• En España ya hay propietarios que están sacando sus viviendas en alquiler del mercado, según Eduardo Molet

Hace unas horas se hacían públicas las primeras cifras sobre cómo está afectando al mercado inmobiliario de Berlín la reciente entrada en vigor de la regulación del precio del alquiler: han aumentado las ventas de viviendas y, al mismo tiempo, la oferta de inmuebles en alquiler ha caído. Son datos de la plataforma inmobiliaria alemana ImmoScout24.

Esto es una foto fija de cómo afectará una posible regulación similar a la de Berlín en las principales ciudades españolas, como Madrid o Barcelona”, sentencia Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios.

Molet cree que el conjunto del mercado inmobiliario, tanto el de venta como el de alquiler, se deteriorará si se pone techo al precio de los alquileres. “Pasaría lo mismo que en Berlín: no solo se reducirá lo oferta de viviendas en alquiler, sino que también se deteriorará lo que quede, porque nadie querrá hacer reformas en un piso o en una casa sin saber si va a recuperar la inversión, y con alquileres regulados, eso es imposible. Actualmente ya hay propietarios de pisos en alquiler que están dejando de sacar el producto al mercado en previsión de que entre en vigor una ley parecida a la de Berlín”.

Según el consultor, muchos de estos propietarios intentarán deshacerse de las viviendas que tengan en alquiler poniéndolas a la venta. El aumento de la oferta de vivienda de segunda mano en venta tendrá otra consecuencia que perjudicará al sector: los precios caerán considerablemente.

  • El precio medio del alquiler de una habitación en España en 2019 fue de 396 euros mientras que en europa la media se emplaza en los 550 euros.
  • La oferta de alquiler en España ha aumentado cuatro puntos porcentuales en los últimos diez años concentrado en la actualidad un 24% de la oferta total de vivienda.
  • La diferencia del precio entre oferta y la demanda en el alquiler de una habitación es de un 7% en España frente al alquiler tradicional, que se sitúa en un 52,5%.
  • El perfil de usuario que alquila una habitación son particulares, trabajadores y con una media de edad de 32 años.

Badi, la app líder de alquiler de habitaciones a largo plazo, ha presentado hoy la primera radiografía del alquiler de habitaciones en España en 2019.

En los últimos años, la oferta de vivienda en alquiler tradicional se ha incrementado significativamente. Concretamente, en los últimos diez años la oferta de alquiler tradicional en España ha aumentado cuatro puntos porcentuales y representa en la actualidad un 24% del total de la oferta de vivienda disponible. Sin embargo, en Europa la oferta de vivienda en alquiler aún mayor y copa un 30% de la oferta total. Los países nórdicos lideran la lista con Suiza, Dinamarca, y Austria que alcanzaron la cifra de 58%, 40% y 45% respectivamente.

Estos datos confirman el gran potencial de crecimiento para la vivienda de alquiler en España, donde la gran mayoría de la demanda (36,72%) se concentra en las ciudades de Madrid y Barcelona.

El estudio de Badi identifica también un incremento en los últimos cinco años en el precio del alquiler tradicional tanto en la ciudad de Barcelona (37,5%) como en la de Madrid (38,8%).

La tendencia al alza del precio del alquiler responde al desequilibrio que existe hoy en día entre la oferta de vivienda – que es escasa –  y la alta demanda. Como consecuencia a esta descompensación del mercado de alquiler tradicional, nace el auge del alquiler de las habitaciones, como una solución para desbloquear la oferta actual de vivienda en las grandes ciudades. De hecho, el alquiler de habitaciones ha aumentado desde 2015 en el mercado de Barcelona – uno de los mercados principales de Badi – un 46% y se estima que en los próximos tres años crezca un 32.

Esta es una de las primeras conclusiones de la Radiografía del alquiler de habitaciones en España 2019 elaborada por Badi y que analiza el estado del mercado del alquiler de habitaciones a largo plazo en el último año así como identifica las posibles soluciones en el sector para configurar ciudades más accesibles y acordes con los nuevos modelos de vida.

La diferencia del precio de la oferta y lo que está dispuesta a pagar la demanda en España es de un 7% en el alquiler de habitaciones, frente a un 52,5% en el alquiler tradicional.

El estudio de Badi concluye también que la diferencia entre  la oferta actual y el precio que la demanda está dispuesta a pagar para alquilar una habitación en España es de un 7%, lo que significa que existe un equilibro en el mercado del alquiler de habitaciones. En las ciudades de Barcelona y Madrid la diferencia es de un 12%.

Este equilibrio no se mantiene en el alquiler tradicional, donde la diferencia de precio entre la oferta y la demanda es de un 52,5%. Estas cifras revelan que el alquiler de habitaciones emerge como una solución que se adapta al modelo de vida y a las necesidades de los ciudadanos actuales a la vez que permite desbloquear la oferta existente para satisfacer a una gran demanda en aumento.

El precio medio del alquiler de una habitación en España es de 396 euros.

El precio medio de alquiler de una habitación en España en 2019 fue de 396 euros. Concretamente, un 28% inferior a la media europea que alcanzó los 550 euros en el último año.

A nivel nacional, ciudades como Madrid o Palma se encuentran en la media, mientras que la ciudad de Barcelona se sitúa un 12% por encima del resto de ciudades españolas como resultado de la alta demanda existente.

Valencia, Málaga y Sevilla se emplazan un 27% por debajo mientras que Granada y Murcia en un 40%.

La demanda de las principales ciudades españolas proviene de inquilinos de la misma ciudad.

Barcelona es la ciudad donde existe más demanda de alquiler de habitaciones, concentrando un 43,2% del total. Le siguen en el ranking de top ciudades españolas con más demanda, Madrid con un 29,8% y Valencia con un 5%.

Por lo que se refiere al origen de la demanda, proviene principalmente de la misma ciudad. En el caso de la ciudad de Barcelona, el 58% de la demanda es nacional de la cual el 66% vive en Barcelona y el tercio restante procede de los países europeos de Francia, Reino Unido, Italia y Alemania. En Madrid, más de la mitad de la demanda – concretamente el 77% – vive en España, de la cual el 64% procede de la ciudad de Madrid y un 36% proviene de Reino Unido y Francia y de los países latinoamericanos de México, Colombia y Argentina.

El 90% de los usuarios que alquilan una habitación son particulares. 

El perfil de usuario que pone una habitación en alquiler son en el 90% de los casos, particulares que viven en el piso. En su gran mayoría son mujeres (57%), trabajadores (70%) y tienen 32 años de media. Su motivo principal para compartir piso es vivir experiencias positivas y significativas al mismo tiempo que les brinda la oportunidad de ahorrar en costes y mantener una vivienda en el centro de la ciudad.

Descarga el informe completo en el siguiente enlace: https://bit.ly/2uAdrzO

 

Spotahome, la plataforma digital líder de alquiler de viviendas para estancias de media y larga duración, y ShBarcelona, compañía de servicios inmobiliarios especializada en el alquiler a particulares y a empresas, han llegado a un acuerdo para incorporar todos los inmuebles disponibles en la agencia catalana en la modalidad de Alquiler de Temporada dentro de la plataforma proptech.

De esta manera, las más de 1.500 viviendas que ShBarcelona -considerada la principal gestora de propiedades de Temporada en Barcelona- tiene en alquiler residencial en Barcelona estarán disponibles en la web de Spotahome. Por tanto, podrán ser alquiladas a través de un proceso 100% online, sin visitas, suponiendo así un importante ahorro de tiempo y dinero.

“La firma de este acuerdo nos permite redoblar nuestra apuesta de crecimiento por el alquiler de apartamentos en Barcelona. Mientras ShBarcelona pasa a convertirse en un partner estratégico para Spotahome, esta colaboración demuestra la confianza que el mercado ha depositado en nuestra propuesta de valor así como la oportunidad de colaboración entre agencias inmobiliarias y empresas proptech”, afirma Eduardo Garbayo, director general de Spotahome en España.

Por su lado, Franck Anaïs, director general de ShBarcelona comenta: “nuestro compromiso con la calidad y con la atención al cliente, certificadas con la ISO9001, continúan intactas. Demostrando que se puede cuidar a los inquilinos y a los propietarios, incluso en una transacción totalmente online.

Spotahome, que actualmente dispone de más de 60.000 propiedades en alquiler residencial en 11 ciudades de 8 países, aumentará un 20% su cartera de inmuebles en Barcelona, donde actualmente dispone de más de 6.500 viviendas.

  • La falta de confianza, las restricciones a la demanda y las dificultades operativas también suponen un gran escollo para un funcionamiento óptimo del mercado

Durante los cuatro años previos a 2019 se produjo una constante escalada de precios, y respecto al año pasado, diversas fuentes coinciden en que el alquiler alcanzó un techo que evidencia síntomas de fatiga y tendencia hacia la estabilización de precios durante este 2020 e, incluso, un descenso en algunas comunidades autónomas.

Esta estabilización podría verse alterada si apuntamos a medidas que se vienen entreviendo desde la última regulación de marzo ligadas a la limitación de los precios. Todos los análisis, así como ejemplos en otras ciudades europeas, hacen prever que esto podría restringir la oferta y generar nuevas distorsiones. No obstante, esta es una situación que podría amortiguarse con la creación de nuevas viviendas y la mejora de la calidad de oferta existente. Ante este escenario, empresas especializadas como Avalisto se preguntan si el precio, indicador tantas veces empleado como principal exponente de la situación del alquiler, es en realidad el único reflejo de las dificultades a las que se enfrentan propietarios e inquilinos.

La confianza en sus horas más bajas

Cerca de 100 desahucios al día. Es la cifra alarmante que ofreció el Consejo General del Poder Judicial en octubre. Pero esta cifra representa una pequeña cantidad de todos aquellos propietarios, particulares o profesionales que sufren morosidad. Según el Fichero de Inquilino de Morosos (FIM), durante 2018 la deuda media de los inquilinos en ciudades como Madrid rozó los 10.000 euros.

Todo ello redunda en una falta de confianza en los propietarios que no supone necesariamente un incremento directo del precio, pero sí de las fianzas, aunque la cantidad máxima exigible se rebajó en el Real Decreto de marzo de Medidas Urgentes en Materia de Vivienda y Alquiler, y de las garantías solicitadas a los inquilinos para poder alquilar. Esta necesidad de generar certeza ha llevado a los propietarios a adoptar soluciones propuestas por empresas que buscan garantizar el cobro de las rentas a costa de la rentabilidad del alquiler, y también ha dificultado a los inquilinos el acceso a los inmuebles.

Puedo permitirme el alquiler, pero no las garantías

En una situación donde existe más demanda que oferta esta cuestión se ha difuminado. “Hay garantías que no son fianzas al uso y que exigen al inquilino el desembolso de unas cantidades de dinero de las que a veces no dispone y, otras veces, teniendo en cuenta los gastos asociados a una mudanza, son ineficientes. Para nosotros, asegurar a un propietario el cobro de sus rentas y la seguridad del inmueble es indispensable, pero esto puede implicar perder tiempo y oportunidades buscando inquilinos que, además de capacidad de pago, puedan desembolsar estos costes. Además, vemos situaciones en las que garantías de estas características ni siquiera llegan a cubrir el año de contrato”, señala Jaime Villalonga, CEO de Avalisto.  Es un claro ejemplo de que no solo el precio dificulta que una operación que es viable se materialice.

El estrés de la fase documental

Que propietario e inquilino lleguen a un acuerdo económico no es el final del proceso. A partir de ahí comienza una fase contractual que debe recoger los términos del alquiler conforme a la ley y que sea equilibrada para las partes para prevenir problemas futuros. Cuestiones como si se permite tener mascotas o un listado del mobiliario y su estado son tan importantes como fijar el día en el que se abonarán las rentas. Muchos propietarios ya disponen de un documento de referencia que posiblemente les haya originado gastos legales y de gestoría, y cuya recopilación de firmas y negociación de términos genere nuevos aumentos de plazos. Además de requerir la participación de los involucrados.

El tiempo también importa

Teniendo en cuenta todo lo anterior, alquilar un inmueble en España es un proceso que puede demorarse varios meses. El precio que se fija a la hora de sacar al mercado una propiedad busca obtener una rentabilidad que justifique la inversión que se ha llevado a cabo por dicho inmueble. Tener un activo sin ocupar, incluso cuando su calidad favorece que el tiempo para alquilarlo se reduzca a semanas, perjudica gravemente esa rentabilidad y, lo que es peor, origina gastos.

En este contexto se hacen deseables soluciones que permitan dinamizar el mercado ocupándose de todas las fases que lo integran. La plataforma de Avalisto, lanzada al mercado en enero de 2020, es un ejemplo de cómo la tecnología puede simplificar y ayudar a reducir muchas de las fricciones que se han expuesto. “Sencillez y capacidad de respuesta en tiempo real es lo que hemos conseguido con nuestra herramienta. Tener en un mismo soporte, 100% online, servicios que permiten a los propietarios garantizar la solvencia de los inquilinos que eligen para sus inmuebles, y protegerse frente a impagos, y a los inquilinos disfrutar de un acceso económico y rápido, supone una ventaja muy clara frente a otros productos más tradicionales. Creemos que nuestros clientes van a encontrar en nuestra plataforma un sistema confiable y simplificado con el principal añadido de la inmediatez de todos los procesos relacionados con el alquiler”, destacan desde la startup.

 

  • Los diferentes portales inmobiliarios estiman que no habrá grandes subidas en el precio del alquiler, a excepción de las grandes ciudades, donde se incrementará en torno a un 10%.
  • Pintar, cambiar ventanas y suelos, sustituir muebles básicos y renovar baños y cocina, algunas de las reformas para aumentar el valor de la vivienda.

Las previsiones de diferentes portales inmobiliarios señalan que no habrá grandes subidas en el precio del alquiler, a excepción de las grandes ciudades, donde se incrementará en torno a un 10%. Muchos propietarios se plantean reformar sus viviendas para hacerlas más atractivas, ya que la primera impresión que se lleven los futuros inquilinos es muy importante a la hora de tomar una decisión.

La renovación de alguno de los aspectos de la casa no tiene por qué suponer un coste elevado. Hoy en día existen soluciones adaptadas a todos los presupuestos. Por ello, Multihelpers, la plataforma online más rápida en la búsqueda de manitas y profesionales para mejorar y reparar tu hogar, analiza 6 reformas low cost para aumentar el valor de una vivienda y alquilarla en tiempo récord en 2020:

  1. Chapa y pintura. La primera impresión es lo que cuenta, por lo que a nadie le extraña que la pintura sea una de las reformas más demandas para un primer lavado de cara de la vivienda. Apostar por tonalidades neutras (beiges, ocres y colores tierra) dotará a las estancias de confort y de mayor calidez. Además, si no hay que quitar gotelé de las paredes, el polvo será mínimo, por lo que, en pocos días se puede entrar a vivir.
  2. Un suelo nuevo. Igualmente, el suelo es una de las zonas de la vivienda que más sufre por el uso diario. Por ello, es conveniente pulir la superficie o cambiar totalmente la imagen y apostar por poner tarima o suelo porcelánico que imita madera y que está tan de moda.
  3. Muebles ya usados como nuevos. Los muebles son uno de los elementos del hogar que más deterioro sufren debido al uso, que se aprecia tanto en el brillo como el color. Para darles un aire nuevo, se puede optar por cambiarlos o pintarlos con esmaltes específicos según el material con el que estén fabricados. Existe una amplia gama de colores disponibles y con diferentes acabados: mate, satinado o brillo.
  4. Renovar baño y cocina. El buen estado de ambas estancias suele ser fundamental a la hora de tomar una decisión por parte de los futuros inquilinos. Aunque acometer una renovación completa puede suponer un gran desembolso, dar un aire nuevo al baño es posible renovando el espejo y los sanitarios, pintando los azulejos, cambiando la cortina de la bañera o sustituyéndola por una práctica ducha. Con respecto a la cocina, en Multihelpers recomiendan pulir y barnizar las puertas y los tiradores de los armarios o incluso pintarlos, renovar la encimera o sustituir los electrodomésticos viejos por otros más eficientes.
  5. Cambiar ventanas. Si la calefacción no es suficiente para mantener calientes las estancias de la vivienda, suele ser por la pérdida de calor del interior a través de las ventanas, al no tener una buena perfilería. Desde Multihelpers recomiendan sustituirlas por unas nuevas con un buen aislamiento térmico y acústico. Además, este cambio se traduce en ahorro energético y en una factura de la luz más económica, algo muy de agradecer tanto para los propietarios como para los futuros inquilinos.
  6. Apostar por una vivienda más sostenible. Cada vez son más las personas que están comprometidas con el medio ambiente y buscan viviendas más sostenibles. Para reducir el consumo energético en el hogar, es importante apostar por pequeñas soluciones como: sustituir la caldera por una más eficiente, poner suelo radiante, instalar paneles solares, adaptar la casa a un sistema de iluminación de bajo consumo o sacar el máximo partido a la luz natural según la orientación de la vivienda, entre otros.
  • Los medios para conseguir vivienda se multiplican abarcando ahora las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea.
  • Para conseguir “la vivienda ideal” en un mercado ocupado se necesita tiempo, paciencia,
    previsión económica, un contrato de trabajo o aval y cumplir con los requisitos de los
    propietarios y de los inquilinos en caso de pisos compartidos.

Los precios del alquiler han tocado techo y con el nuevo año se cree que habrá una estabilización de las rentas. No obstante, la oferta de viviendas sigue siendo limitada, – en parte debido a la escasez de nuevas construcciones- al menos en el centro de las grandes ciudades como Barcelona o Madrid, zonas con alta demanda por ser ubicaciones estratégicas con más oferta de empleo o de carreras universitarias.

Concretamente los jóvenes que se desplazan hacia las ciudades principales del país para cursar sus estudios universitarios, por ejemplo, se encuentran ante un panorama muy difícil a la hora de encontrar una vivienda que cumpla con sus necesidades, que esté ubicada en su zona de preferencia y que, además, sea asequible. Si a esto le añadimos que en la gran parte de los casos los interesados deben pagar una comisión de agencia, algunas cuotas en concepto de fianza, y otros gastos iniciales, el proceso de encontrar “la casa ideal” se complica aún más. Ante este panorama, y para hacer más fácil este proceso, los expertos de la plataforma inmobiliaria Vitrio, explican algunos factores a tener en cuenta para emprender la búsqueda de un piso en un mercado ocupado.

  •  En las RRSS se pueden encontrar ofertas atractivas. Hoy en día la oferta inmobiliaria se reparte entre diversos medios: portales inmobiliarios online, agencias inmobiliarias, apps de venta de artículos de segunda mano, etc., y como canal protagonista entre los jóvenes están las redes sociales. Ya no sorprende ver un post en Instagram de alguien ofreciendo una habitación en su piso, pasar mensajes masivos por Whatsapp informando que se busca vivienda o estar en grupos de Facebook donde se publican ofertas de viviendas. Los medios son múltiples y la experiencia puede resultar frustrante. Por eso, para conseguir la vivienda ideal, se recomienda controlar todas estas plataformas, actualizando constantemente la búsqueda.
  • Ser previsor con los gastos que conlleva el alquiler. Al momento de firmar un contrato de alquiler no basta solo con tener ahorrada la primera cuota mensual. Generalmente el primer pago incluye dos o incluso tres mensualidades, según los requisitos de los propietarios y dependiendo de si la gestión se hace o no mediante una agencia inmobiliaria. Alquilar a un particular suele ser más barato: no hay comisiones de agencia y en algunos casos, al haber una relación directa entre arrendador y arrendatario, es más fácil negociar las condiciones. No obstante, si se cuenta con el presupuesto para pagar la gestión de una agencia inmobiliaria (que suele ser de una mensualidad + IVA), esta opción puede resultar mucho más cómoda y
    fiable. Además, lo más común es que para arrendar el inmueble haya que pagar -aparte del mes en  curso- una “fianza” (generalmente una cuota mensual), que el propietario deberá registrar para garantizar su cobertura en caso de que el inquilino no pague a tiempo.
  • Los arrendatarios cada vez imponen más requisitos: contrato de trabajo o aval. Ante la alta
    demanda de viviendas en alquiler que registran las principales ciudades españolas, los propietarios exigen cada vez más requisitos que les ayudan a elegir entre los candidatos interesados. Las exigencias más comunes son un contrato de trabajo y las últimas nóminas del arrendador, o en caso de que no trabaje, un aval. Sin embargo, en muchos casos se encuentran otras exigencias más “particulares” como: solo familias, no estudiantes o un salario mínimo fijado por el propietario.
  • ¿Compartir piso? Primero, un proceso de selección de los inquilinos. La edad de emancipación es cada vez mayor, teniendo en cuenta que los jóvenes se dejan de media el 91,2% de su sueldo en el pago mensual de un alquiler, según el Consejo de la Juventud. Así, una alternativa para salir del hogar familiar es compartiendo piso, pero en este caso, la búsqueda de la vivienda ideal también es un reto. Ya no es solo necesario cumplir con las exigencias del propietario de la vivienda, sino que en este caso también se debe pasar el filtro de los inquilinos. En gran parte de los casos, para entrar a vivir en un piso compartido, los ya residentes tienen que dar el aprobado al nuevo compañero. Para esto generalmente se hacen entrevistas, ya sea en la propia vivienda o en algún punto social como bares, que permita a los inquilinos actuales conocer los gustos, hábitos y comportamientos del nuevo compañero.
  • Para los extranjeros, aún más obstáculos. El primer reto al que se enfrentan los extranjeros que buscan vivienda desde fuera del país es la rapidez del mercado. En ciudades como Madrid, un piso que se anuncia por la mañana probablemente por la tarde ya no esté disponible y, si no se está físicamente en la ubicación en cuestión, el visitar la vivienda se hace más difícil. Más allá de este factor, los extranjeros deben tener todos sus papeles en regla a la hora de alquilar un inmueble: residencia legal, con su respectivo permiso o visa, y un documento de identidad oficial. Además, por lo general, también deberán poder demostrar que tienen solvencia económica para costear los gastos del alquiler.
  • Cuidado con la letra pequeña de los contratos. Una vez que se haya conseguido el inmueble deseado, llega la hora de firmar el contrato. Para ello, la recomendación es revisar dicho documento con un profesional y aclarar desde el principio algunos factores como qué parte será el responsable de gastos fijos como la comunidad, el IBI, o el impuesto de basura, si se deberá hacer traspaso en los contratos de servicios de luz y agua, etc.
  •  Lo más importante, tiempo y paciencia. Para buscar una vivienda en alquiler se debe estar mentalizado de que es un proceso que lleva tiempo -aproximadamente entre 2,5 y 4 meses y estar dispuesto para ver gran cantidad de pisos e invertir muchas horas para encontrar opción adecuada. Una alternativa para reducir este tiempo es utilizar los portales inmobiliarios más innovadores como por ejemplo Vitrio, que, gracias a la realidad virtual, permite visitar casas en 360º de forma inmersiva desde cualquier dispositivo y en cualquier momento y lugar, sin necesidad de desplazamientos.
  • Avalisto, la startup española que se encuentra detrás de este servicio, busca agilizar, simplificar y abaratar las gestiones vinculadas al mercado del alquiler

La escalada de precios del alquiler es la parte visible de un mercado que en España presenta deficiencias en su funcionamiento y que esconde una realidad mucho más compleja. Fuentes como el INE o el Banco de España vienen alertando de ello en los últimos años: aumenta el tiempo necesario para alquilar, los inquilinos tienen dificultades para acceder al mercado… Son factores que generan desconfianza e inseguridad.

A pesar de ello, el alquiler en España es un mercado exponencial debido a la rentabilidad que puede ofrecer a los propietarios y a que no compromete al inquilino a largo plazo, además de no necesitar destinar el mismo nivel de ahorro que requiere la compra del inmueble.

En este contexto de problema y necesidad, la empresa tecnológica Avalisto ha desarrollado una plataforma que ofrece un servicio online que cubre las necesidades de propietarios e inquilinos y subsanando estas ineficiencias de funcionamiento del mercado. Esta herramienta cuenta con múltiples funcionalidades para gestionar de manera sencilla y completa la contratación de un alquiler, aportando ventajas adicionales.

Hacemos muchas cosas que ya se venían aplicando en el sector, pero apoyándonos en la innovación y en la tecnología para mejorarlas. Además, aunamos todos los servicios, como el análisis de solvencia de inquilinos en tiempo real, la gestión documental o la emisión de protecciones para el alquiler bajo un mismo techo, lo que permite recortar plazos, ofrecer precios competitivos y hacer más sencillo alquiler una vivienda para inquilino y propietario”, señala Jaime Villalonga, CEO de Avalisto.

La idea surgió cuando un miembro de nuestro actual equipo tuvo que cambiarse de ciudad por motivos laborales y buscar piso de alquiler. Sabía qué precios podía permitirse, pero después le exigían un montón de garantías que, además de encarecer la operación, parecían complicadísimas de cumplir. Al final por cada piso que visitaba, podía necesitar un mes entero solo para saber si disponía de aval o de soluciones para reducir los costes asociados,  un tiempo del que no disponía. El propio mercado y el miedo al impago, y no nivel de renta, limitaban los inmuebles a los que podía acceder. Eso no beneficiaba al propietario ni tampoco al inquilino y, entonces, supimos que ahí había una oportunidad para mejorar”.

Desde la propia startup subrayan en que el ahorro de tiempo y desembolso inicial, junto a la simplicidad del servicio, serán muy perceptibles y aportarán grandes ventajas a sus clientes. “Una vez que se genera un cruce de solicitudes entre arrendador y arrendatario, podemos cerrar una operación de alquiler con cualquiera de los niveles de servicio que ofrecemos tiempo real”, aseguran desde la plataforma.

La solución de Avalisto llega al mercado de la mano de fondos y gestoras de bienes inmuebles que buscan proteger la rentabilidad de su parque, y también al mercado de particulares gracias a colaboraciones con inmobiliarias además de su propia plataforma online, cuyo portfolio de servicios está en continua evolución para añadir nuevas funcionalidades.

 

  • No hacerse cargo de una reparación (48%), retener la fianza sin motivo (25%), y pedir “pagos en negro” (20%), son algunas de las principales desavenencias entre inquilinos y propietarios. Además, casi 7 de cada 10 arrendatarios acusan a los caseros de alquilar viviendas “descuidadas” y sin las reformas necesarias.
  • 3 de cada 10 inquilinos españoles reconocen haber tenido en alguna ocasión conflictos con su casero y, además, el mismo porcentaje afirma que la razón fue por una subida del precio del alquiler, que llegan a considerar “abusiva e injustificada”.
  • Casi el 50% de los españoles que viven de alquiler confiesa hacerlo por no poder permitirse comprar una vivienda. Y un 64% admite haber tenido dificultades para encontrar un piso.

En la última década el mercado del alquiler en España ha experimentado un crecimiento moderado. Así, entre 2007 y 2017, se han incrementado los alquileres un 3,3%, alcanzando ya los 3,5 millones de viviendas (el 18% del total). Esto es debido, fundamentalmente, a la situación económica, la dificultad de acceso a las hipotecas o el cambio de la propia mentalidad de los españoles, entre otros motivos. La subida de precios y la disminución de la oferta disponible son otros de los inconvenientes que se encuentran a la hora de buscar un piso.

Casi el 30% de los inquilinos españoles reconoce haber tenido un conflicto con su casero por una subida que llegan a considerar “abusiva e injustificada” del precio del alquiler. En este sentido, las disputas entre arrendatarios y arrendadores parecen ser habituales, ya que 3 de cada 10 personas que viven de alquiler en España afirma que ha sufrido, en alguna ocasión, algún conflicto con el propietario de la casa que renta.

No hacerse cargo de una reparación (48%), retener la fianza sin motivo (25%) y pedir “pagos en negro” (20%) son algunas de las desavenencias más comunes entre inquilinos y caseros españoles. Además, 7 de cada 10 arrendatarios españoles acusan a los caseros de alquilar viviendas “descuidadas” y sin las reformas necesarias.

Aunque no es algo habitual, en los casos más extremos, 1 de cada 10 inquilinos ha tenido que acudir a un procedimiento de mediación o arbitraje por desacuerdos con su casero.

Estas son algunas de las principales conclusiones extraídas del informe “Inquilinos vs Caseros. Los conflictos en la vivienda de alquiler en España (2019)”, realizado por la División de Hogar de Línea Directa Aseguradora y basado en una encuesta realizada a más de 1.700 personas de todo el país y que viven en régimen de alquiler.

El 60% de las viviendas en alquiler en España, sin seguro de hogar

A pesar de ser uno de nuestros bienes más valiosos, asegurar la vivienda sigue sin ser una prioridad para los españoles; incluso para quienes deciden poner su propiedad en el mercado del alquiler. De hecho, la División de Hogar de Línea Directa estima que en España hay aproximadamente 2,2 millones de viviendas residenciales alquiladas sin seguro del hogar, lo que supone el 63% del total. Un fenómeno que, quizás, sea debido al desconocimiento que existe en relación al aseguramiento de una vivienda alquilada: el propietario tiende a asegurar la propiedad que alquila (el continente) y el inquilino sus muebles y enseres (el contenido).

Este desconocimiento va más allá y casi el 30% de los inquilinos españoles declara ignorar por completo si la casa en la que viven está asegurada, especialmente los más jóvenes (18-29 años) quienes muestran un menor grado de conocimiento sobre estas cuestiones.

Respecto a la accidentalidad en el hogar, el 23% de los inquilinos afirma haber sufrido algún siniestro estando de alquiler. Los más comunes en estos hogares son los daños por agua o inundaciones (60%), los daños eléctricos (21%) y las roturas de cristales (16%). Asimismo, un 4% de los siniestros en las viviendas de alquiler españolas fueron causados por la típica decoración de Navidad.

Además de los dolores de cabeza que conllevan, estos siniestros también son una importante causa de conflicto. Tal es así, que el 55% de los españoles que viven en alquiler asegura haber tenido problemas con su arrendador por algún siniestro. Entre las razones más frecuentes se encuentra el no tener contratado un seguro del hogar, y así lo asegura 1 de cada 5 inquilinos.

Andalucía, la Comunidad Autónoma con más conflictos

Una de las principales conclusiones de la encuesta realizada por la División de Hogar de Línea Directa es que el 34% de los inquilinos españoles reconoce haber tenido algún problema con su casero.

Ahora bien, no todas las Comunidades Autónomas presentan el mismo grado de conflictividad entre arrendadores y arrendatarios. En este sentido, los territorios con más desavenencias son Andalucía (44%), Galicia (42%) y Extremadura (41%). En el lado contrario se sitúan La Rioja (14%), Navarra (24%) y País Vasco (28%), donde inquilinos y caseros se “llevan mejor”.

Limitar de los precios y más oferta, principales demandas

Según los datos que arroja la encuesta, casi el 50% de los españoles que vive de alquiler lo hace porque no le queda más remedio, al no poder permitirse económicamente adquirir una vivienda en propiedad. Y en esta situación, un 64% admite haber tenido dificultades para acceder al alquiler, ya fuera por el precio del inmueble o por los requisitos exigidos por los caseros.

El pasado septiembre el Ministerio de Fomento publicó el boletín del Observatorio de Vivienda y Suelo, en el que señalaba el precio medio real de alquilar una vivienda en las principales ciudades españolas: 819€ en el caso de Madrid y 769€ en Barcelona. Además, el Banco de España afirma que los precios de los alquileres se han disparado un 50% de media en los últimos cinco años.

¿Qué puede haber causado esta situación? Según los propios arrendatarios, los responsables son: con matices contrapuestos, el gobierno por no limitar los precios o no fomentar la oferta (58%), el auge de los alquileres turísticos (39%) y los propios caseros por querer especular con la vivienda (38%).

Ante este panorama, no es de extrañar que los inquilinos exijan soluciones. Entre sus propuestas, algunas son más intervencionistas como, por ejemplo, pedir mayores ayudas económicas (49%) o la intervención del mercado, regulando los precios (45%); y otras, menos intervencionistas, como proponer una legislación más dura que proteja a los propietarios de morosos (33%).También se dan otras posibles soluciones como aumentar la vivienda pública destinada al alquiler (52%), entre otras opciones.

 

Para Francisco Valencia, Director de Gobierno Corporativo de Línea Directa Aseguradora: “La situación actual en la que se encuentra el mercado de la vivienda de alquiler no es del todo satisfactoria. Por eso, Línea Directa ha querido analizar los principales conflictos que se producen en las viviendas en régimen de alquiler y sus consecuencias en distintos niveles: el aseguramiento o la tensión en los precios de estos alquileres, entre otros”.

  • Los usuarios que reservan una habitación a través de Badi tienen una estancia media de seis meses
  • Badi confirma que los usuarios que reservan a través de su plataforma lo hacen a largo plazo para vivir en grandes ciudades.
  • La plataforma ha anunciado recientemente también un nuevo sistema de reservas que ofrece mayor seguridad, trazabilidad y simplicidad en el proceso de reserva de una habitación.

Badi, la plataforma líder en alquiler de habitaciones a largo plazo, ha confirmado hoy que los usuarios que reservan a través de su plataforma lo hacen para estancias de larga duración con una permanencia media de seis meses.

Badi afianza su posición líder en el alquiler de larga estancia en España después de anunciar el pasado mes de octubre la mejora de su sistema de reservas de habitaciones. El objetivo de la plataforma con esta nueva actualización es contribuir a solucionar el problema actual de acceso a la vivienda  dinamizando las grandes ciudades y ofreciendo una solución segura y trazable con un solo clic.

Algunos de los beneficios para los anunciantes, gracias a la actualización del nuevo sistema de reservas son:

  • Cancelación de último minuto – esta nueva política de cancelación protege contra los cambios de última hora. Si la reserva se cancela en el último minuto, el propietario seguirá recibiendo el importe equivalente del alquiler correspondiente a la primera mensualidad.
  • Daños en la propiedad – si el inquilino causa algún daño en la propiedad durante su estancia, Badi proporciona una cobertura adicional a la fianza de hasta 400€, siempre que cumplan todas las condiciones del contrato.
  • Salida anticipada – si el inquilino se muda antes de la fecha acordada, Badi compensará al propietario con hasta un mes de alquiler mientras busca un inquilino nuevo.

Por otro lado, los beneficios para los inquilinos son:

  • Seguridad en el pago – desde la plataforma se transferirá́ el dinero 48 horas después de la entrada del nuevo inquilino, dando un plazo de tiempo al usuario para verificar la habitación e informar de posibles discordancias de la habitación respecto al anuncio.
  • Cancelación de último minuto – si el propietario cancela en el último minuto, desde la plataforma proporcionarán todo el apoyo necesario para encontrar otro alojamiento el mismo día.

Carlos Pierre, Founder y CEO de Badi comenta: “El hecho de disponer de un sistema de reservas de habitaciones 100% online no solo ayuda a los ciudadanos en la búsqueda de un lugar seguro donde vivir, sino que les permite abrirse a nuevas oportunidades que antes no hubieran podido hacer tan fácilmente sin la ayuda de la tecnología.”

“Nuestro objetivo fundacional ha sido siempre colaborar a dinamizar las ciudades; adaptándonos a un nuevo estilo de vida flexible y cambiante marcado por el crecimiento de oportunidades laborales en todo el mundo y la aparición de nuevos modelos y estilos de vida. Badi permite deshacerte de todas las preocupaciones tradicionales derivadas de una mudanza haciendo este proceso seguro, sencillo y trazable a través de su mejorado sistema de reservas de habitaciones. 

“De hecho, las transacciones en todas las verticales  del sector inmobiliario se basan exactamente en las mismas características: confianza y seguridad. Y creemos que con esta actualización, hemos llegado al nivel óptimo necesario para satisfacer esta demanda creciente de nuestros usuarios y simplificando a su vez todo el proceso.”

El perfil que reserva una habitación a través de Badi son jóvenes profesionales con una media de edad de 32 años. Concretamente, más de la mitad el total de usuarios se sitúa entre los 25 y los 35 años de edad.

Barcelona, Madrid y Valencia lideran el top tres de ciudades con más demanda concentrando el 95% del total de reservas de Badi en el mercado español.

En cuanto a nacionalidades de los usuarios, Barcelona sigue siendo la ciudad más internacional de España, con un 30% de usuarios provenientes de toda Europa (Francia, Italia, UK y Alemania principalmente) que han reservado habitación a través de la plataforma. En contraposición Madrid es la ciudad preferida para los españoles con un 55% del total de usuarios.

  • HousingAnywhere automatiza el pago del alquiler con un nuevo producto pionero en el mercado inmobiliario
  • Con esta nueva solución, propietarios e inquilinos ahorrarán tiempo en la gestión de alquiler de una vivienda
  • Además, la plataforma ha lanzado una nueva API para que los administradores de propiedades y HousingAnywhere puedan compartir datos e información de las viviendas

HousingAnywhere, la plataforma de alquiler de viviendas ha desarrollado un nuevo producto para facilitar la vida de los propietarios e inquilinos. Se trata de un sistema de pago automatizado y seguro, con el que los propietarios cobran el alquiler al día y sin costes adicionales por los pagos internacionales. Por su parte, los inquilinos disponen de opciones de pago digitales con las que ya están familiarizados, como iDeal.

El nuevo sistema de pago, pionero en el mercado immobiliario, es una solución sencilla de utilizar, ya que ambas partes ahorran mucho tiempo a la hora de realizar los procesos de gestión. En este sentido, toda la información relevante, como el nombre, la dirección o los detalles bancarios se completan previamente, por lo que la transacción es mucho más sencilla.

Las incidencias administrativas ya no son un problema

Con este nuevo sistema, los propietarios no tendrán que ir persiguiendo a los inquilinos para cobrar el alquiler mensual. Según la fecha de vencimiento del alquiler, los inquilinos recibirán recordatorios con una semana de antelación. En total, recibirán tres recordatorios: 7 días de anticipación, 3 días de anticipación y el día de vencimiento del pago para que puedan pagar el alquiler a tiempo, también se enviará una notificación mediante la plataforma cuando el alquiler haya vencido.

Por otro lado, los propietarios también tienen acceso en la plataforma a una descripción general de todos los pagos. Pueden filtrarlos por estado, anuncio, inquilino y fecha de vencimiento, lo que permite tener controlados qué alquileres se han pagado y cuáles no.