Como alquilar un piso en Salamanca siendo un inquilino

Alquilar un piso puede ser un proceso difícil si nunca antes lo has realizado el proceso de alquiler. Es un proceso largo, con mil horas de búsqueda, anuncios reales y falsos, precios desorbitados y contratos que no sabes ni por donde empezar a leer. Buscar un piso puede ser complicado y muy estresante.

Salamanca es una zona con una gran cultura de alquiler. En la ciudad, los alquileres también han subido de precios como en la gran parte de España. Sin embargo, esa subida ha sido menor. Debido a la crisis sanitaria actual, se espera que los alquileres bajen en la ciudad debido a la falta de estudiantes y turismo que tienden a ocupar las viviendas en estas épocas del año, lo que hará que gran parte de los pisos los pongan en alquiler rápidamente para intentar sacarle una rentabilidad. Habrá más pisos en alquiler y por precios menores. Por lo tanto, se abre un mercado del alquiler lleno de oportunidades en Salamanca. Si estás pensando en alquilar te queremos ayudar presentandote los pasos que debes seguir para encontrar tu piso ideal.

Estudia tu presupuesto

Un primer error que se suele cometer a la hora de lanzarse a la búsqueda de un piso para el alquiler es no tener claro cual es tu presupuesto. Puedes caer en alquileres más caros de los que puedes hacer frente y verte obligado a dejar el piso teniendo que volver a comenzar el proceso de búsqueda perdiendo así dinero con mudanzas y entradas extra. Por otro lado, puedes caer en alquileres muy baratos y verte en un piso que no se adapta a lo que necesitas.

Te recomendamos que te tomes unos minutos para pensar en tu presupuesto para el alquiler. La tasa mensual no debería superar al 30% de tus ingresos. En una ciudad como Salamanca esta cifra es suficiente para encontrar un buen piso en alquiler y vivir. A parte de este 30% tienes que tener en cuenta que vas a tener otros gastos como la fianza y quizás algún contratiempo más. El lado bueno del alquiler es que siempre puedes intentar negociar el precio y las condiciones con el arrendatario.

¿Qué tipos de arrendadores puedes encontrar?

En Salamanca puedes encontrar del lado del arrendatario de un piso a varios tipos de figuras. Normalmente te encontrarás una persona particular o una inmobiliaria. Sin embargo, te vamos a presentar las diferentes figuras de arrendatario con las que te vas a encontrar:

  • Particular: Una parte de los arrendatarios son personas particulares que tienen un inmueble y deciden alquilar su piso por sí mismos. Cuando tratas con este tipo de arrendatario es más sencillo negociar el precio y las condiciones del alquiler. También corres el riesgo de ser engañado dentro de un proceso que han denominado legal y libre. Hay que tener mucho cuidado porque puedes verte involucrado en un proceso fraudulento de alquiler sin darte cuenta.
  • Inmobiliarias: Estas empresas pueden tener pisos propios en alquiler o ser intermediarios entre arrendatario e inquilino. Tendrás la seguridad de que todo se realiza bajo la más estricta legalidad y el proceso será limpio. Estos se encargan de todos los trámites, ahorrandote tiempo. Con este tipo de intermediario suele requerirse una comisión cuando alquilas la vivienda por sus servicios.
  • Promotoras y Constructoras: En algunos casos, los inmuebles que las promotoras inmobiliarias o constructoras no han conseguido vender los ponen en alquiler para rentabilizar la inversión. Son viviendas nuevas con precios menores y una gran calidad y estado de la vivienda. Estos agente suelen ser inflexibles en cuanto a precio y condiciones. Las negociaciones son muy complicadas. Olvídate de bajar el precio o pedir mejoras en las condiciones del alquiler.
  • Bancos: Estas empresas cada vez tienen más inmuebles que deciden poner en alquiler a precios más competitivos, aunque suelen localizarse en zonas menos atractivas. Dan buenas condiciones de alquiler pero suelen actuar según su parecer en decisiones sobre el piso sin consultar al inquilino. El trato al cliente será menos satisfactorio. Además, si alguna vez has intentado negociar con un banco, ya habrás descubierto lo inflexibles que son y autoritarios en cada decisión y norma establecida.

Cuando busques tienes que tener muy presente con qué tipo de arrendatario estás tratando para sopesar las ventajas e inconvenientes que vas a tener que sortear con éste. Al final, el arrendatario siempre va a estar ahí hasta que tu estancia en el piso finalice.

Analiza el precio medio de alquiler en Salamanca

Una vez reunes la información necesaria sobre tu presupuesto y las posibilidades de arrendatarios con los que puedes toparte para alquilar en Salamanca, toca investigar el precio que nos podemos encontrar en el mercado. Necesitas estudiar el precio medio de alquiler general en Salamanca y en las zonas que te interesen. Descarta aquellas zonas que no se adapten a tus necesidades o gustos.

El precio medio del alquiler en Salamanca en abril de 2020 giraba entorno a 743€ al mes. En Salamanca tenemos la zona más cara de Castilla y León que es la Plaza mayor. Hay zonas más baratas y más caras. La zona céntrica siempre será más cara que el resto. Sin embargo, en Salamanca puedes encontrar gran cantidad de barrios con mucho encanto como La prosperidad o el Barrio del Oeste. También puedes encontrarte zonas cercanas a Salamanca como Santa Marta, Villamayor o Doñinos de Salamanca donde puedes encontrar pisos y casa de alquiler más baratos y con buenas comunicaciones con el centro.

El precio varia por zona pero también por los metros cuadrados del piso, la antigüedad, su estado o la calidad general del inmueble. Cuanta más información logres recopilar más oportunidades tendrás de encontrar un buen piso donde tu deseas y más fácil será la negociación.

Buscar y visitar ¡No queda otra!

Tienes que tener claro que necesitas y que te gusta antes de lanzarte a buscar tu piso ideal. Tienes que pensar sobre las características que necesita tener el inmueble, la zona, la antigüedad del piso o en qué tipo de piso quieres.

Una vez tengas claro qué quieres, llega el momento de la búsqueda. Buscar por internet, date un paseo, pregunta a tus amigos o ayúdate de una inmobiliaria. Esta última opción es la más sencilla y efectiva. Sí te pones en contacto con una inmobiliaria podrán asesorarte sobre los pisos del mercado y cual se podría adaptar mejor a tus intereses y necesidades. Además, ahorrarás tiempo y estrés.

Te recomendamos que cuando veas un piso que, a priori, pueda cubrir tus necesidades no dudes en visitarlo. No vas a encontrar tu piso si no visitas las diferentes opciones compatibles que se te presentan. Busca, busca, visita y sigue buscando hasta que encuentres el piso para alquilar indicado para ti.

Infórmate y examina la vivienda minuciosamente

Vas a vivir mucho tiempo en este piso por lo que te recomendamos que lo analices muy bien para comprobar que encaja contigo. Visita el piso las veces que lo necesites para comprobar su estado y sus características. Analiza cómo está distribuido, que muebles trae, la iluminación, que ventanas y balcones tienes, las puertas, los armarios,… mira cada rincón del piso.

También te recomendamos que pidas toda la información de la vivienda, necesitas estar seguro de que el proceso sea totalmente transparente para llevar a buen puerto el alquiler. No te reprimas y pregunta todas las dudas que tengas: metros cuadrados, suministros que incluye y no incluye en el precios, tipo de calefacción, las condiciones de alquiler,. Es importante que lo sepas todo para poder tomar una decisión correcta y duradera en el tiempo. No te olvides de estudiar la situación legal del piso como las cargas económicas, certificados o quienes son sus propietarios reales.

Firma el contrato de alquiler

En algunas ocasiones algunos propietarios te presentarán la opción de no realizar ningún contrato de alquiler. En todo caso, rechazalo. Puede parecer interesante por el ahorro de las dos partes pero realmente sin contrato te encuentras desprotegido y sin ningún tipo de derechos frente al piso que estás alquilando. Asegurate siempre de firmar un contrato y este sea legal, válido y estés conforme con lo que en él se refleja. Firma, recoge tus llaves y empieza tu nueva etapa en el piso.

Como puedes ver, alquilar es un proceso largo que requiere mucho tiempo y esfuerzo y en el que tienes que poner los cinco sentidos para no ser estafado. Si todo sale bien, es un proceso muy bonito donde llegarás a descubrir el que será tu hogar por un tiempo. Para asegurar que llegas a encontrar ese hogar te proponemos que te dejes ayudar por profesionales. Estos conocen cada rincón de la ciudad y podrán hacerlo todo más fácil. En Iniziar Real Estate queremos ayudarte a encontrar tu piso en Salamanca. Ponte en contacto con nosotros y empezamos la búsqueda juntos.

Contacta con nosotros para alquilar un piso en Salamanca:

He leído y acepto el aviso legal que describe las condiciones de privacidad.

Compartir con amigos: