Inmoforum

La primera sesión del encuentro digital INMOFORUM BARCELONA, que organizan SIMAPRO, Prensa Ibérica y El Periódico de Cataluña, se ha centrado en analizar el papel que el sector inmobiliario, con especial atención al segmento residencial, tendrá en la reactivación de la economía de Barcelona. En el encuentro han participado como ponentes Pedro Soria, Director Comercial de Tinsa; Lluís Marsá, presidente de APCE Cataluña; Susana Sandin, socia directora de Sandin Abogados Real Estate; y Jordi Roig, gerente de Promociones en Cataluña de Metrovacesa. Eduard Palomares, redactor El Periódico de Cataluña, moderó el encuentro. INMOFORUM Barcelona, que cuenta el patrocinio de Tinsa y Savills Aguirre Newman, la colaboración de Metrovacesa, y Sandin Abogados Real Estate, y el apoyo de Aimo, APCEspaña, Byzness y casa.com.

El primer encuentro de los previstos se ha centrado en tres asuntos principales: la vivienda social, preferentemente de alquiler, la sostenibilidad y la financiación. Previamente al comienzo del coloquio intervinieron la subdirectora de El Periódico de Cataluña, Gemma Martínez, recordó que con el encuentro de hoy el viernes concluye el tour de INMOFORUM, que con antelación se ha celebrado en Palma de Mallorca, Málaga y Alicante, y Antonio González-Noaín, presidente de Planner Exhibitions, quien destacó el papel de INMOFORUM como herramienta de conocimiento y palanca de decisión estratégica en estos tiempos de cambios constantes.

De los tres temas analizados por el coloquio, la vivienda social es el que ha acaparado más tiempo y debate. Lluis Marsa, presidente de APCE Cataluña, puso las bases de la posterior discusión al afirmar que parte del déficit de la producción de viviendas en Cataluña (“25.000 anuales y estamos un 40% por debajo”) se debía a los  frenos que supone reservar un 30% del suelo a la vivienda protegida y que el precio del módulo “no se haya revisado en Barcelona desde 2005, lo que la hace inviable hace la escalada de los costes del promotor”. En la misma línea se manifestó Jordi Roig, gerente de Promociones en Cataluña @metrovacesa, que reclamó la necesidad de encontrar “un punto de equilibrio” para garantizar la rentabilidad de muchos proyectos residenciales, “que en la actualidad no tienen”.

Pedro Soria, director comercial de Tinsa, señaló las condiciones para asegurar la viabilidad de la vivienda social, con especial incidencia en el alquiler protegido. “más seguridad jurídica, más políticas actividad orientadas a favorecer el acceso a la vivienda y más vivienda en régimen de alquiler”. No obstante, en su intervención Pedro Soria insistió en la necesidad de distinguir y separar el alquiler privado del alquiler social, “que es una responsabilidad de la Administración”, matizó. Un argumento, que con ligeras matizaciones continuó Susana Sandín, socia directora de Sandin Abogados Real Estate, para quien los años venideros serán años de alquiler, tanto para el alquiler libre como para el alquiler social. “Esta es una demanda que se pide desde la sociedad”, recordó. Susana Sandín, que también llamó la atención sobre el hecho de que el porcentaje de viviendas en alquiler sobre el total del parque residencial esté siete puntos por debajo respecto a la media europea (23% frente al 30%).

Para Sandín, la reciente limitación en los precios del alquiler decretada en Cataluña no va a contribuir a reducir esta diferencia, más bien todo lo contrario. “Va a ser contraproducente, como ya se ha demostrado en otros países de nuestro entorno. El problema del precio es un problema de oferta y demanda”. En este sentido, Pedro Soria alertó sobre el impacto que medidas restrictivas como las decretadas en Cataluña puede tener en modelos de negocio con un interesante potencial futuro, como el Built to rent, “sobre todo si tenemos en cuenta que la rentabilidad del alquiler se ha situado en los últimos años en torno al 3%, mientras que la del bono apenas ha llegado al medio punto porcentual”.

Lluís Marsa también se mostró muy crítico con la limitación del precio del alquiler, “innecesaria”, en su opinión, a tenor de la evolución registrada por este en Barcelona en el período 2008-2020. “Descontada la inflación, que ha sido del 13%, en el conjunto de Barcelona el precio del alquiler se ha incrementado un 12%, pero en su área metropolitana solo un 2%”, aseguró. Marsa lamentó también que “estas limitaciones al libre funcionamiento del mercado de la vivienda en alquiler puedan llegar a espantar a los grandes fondos de inversión interesados en este negocio”. A modo de conclusión, Pedro Soria insistió en la autorregulación del mercado como el mejor mecanismo para el control de los precios. “Lo hemos visto en Madrid durante esta pandemia. El reingreso en el mercado convencional de numerosos pisos turísticos ha impulsado a la baja el precio del alquiler”.

Respecto a la sostenibilidad, los cuatro ponentes del coloquio coincidieron en que se trata de una exigencia social que ha llegado al sector para quedarse y que cada vez se configura más como un factor competitivo en la estrategia de posicionamiento de un proyecto residencial. Para Pedro Soria “la sostenibilidad es un coste que ya tiene asumido el promotor y la tendencia a favor de la industrialización del proceso constructivo va también en esta línea”. Lluis Masa, por su parte, criticó que muchos aspectos del actual Código Técnico de Edificación entorpecen una mayor implantación de los principios sostenibles en el sector.

El último de los temas abordados por los ponentes del primer INMOFORUM Barcelona fue el de la financiación, tanto desde la perspectiva del promotor como de la del futuro propietario. Para Susana Sandín, la solución al problema de la financiación pasa no solo por “mejorar los tipos de interés del crédito promotor, sino también por reducir la carga impositiva asociada a la compra de una vivienda”. Por su parte, Lluis Marsa, recogiendo la sugerencia que recientemente propuso la presidenta del banco Santander, Ana Patricia Botín, se mostró partidario de instituir algún tipo de garantía que permita reducir el coste inicial, “la entrada”, de acceder a una vivienda. Una idea que también apoyó Pedro Soria: “Hay que ayudar al sector para que pueda acoger a este grupo de población joven que no tiene para la entrada, pero sí para pagar el crédito”. Sin embargo, y aun reconociendo que se trata de “vasos comunicantes”, el director comercial de Tinsa considera que “es menos importante favorecer el crédito promotor que facilitar el acceso a la vivienda”.

Compartir con amigos: