Las ventajas e inconvenientes de vivir en un piso de estudiantes

107
Ventajas de pisos de estudiantes

Llega septiembre, siempre el temido septiembre, pero el año que empiezas la universidad es diferente, ese septiembre es todo lo que has ido saboreando durante tanto tiempo, y es que por fin te vas a la universidad, te vas de tu casa, dejas atrás a los amigos de siempre, la comodidad y te vas, por qué quizás sea la primera vez que de verdad TE VAS de un sitio.

Normalmente eliges entre Colegio mayor o piso compartido. Los menos arriesgados primero probamos suerte en un Colegio Mayor. Allí conoces a tu grupo de amigos, formado por un grupo de personas como se suele decir cada uno “de su padre y de su madre”. Los primeros meses o primer año te crees que vives en un eterno campamento de verano, 80 personas en un mismo edificio, sin sus padres por primera vez, sin horarios más que ir a clase cuando cuadra, no asegura muchas horas de paz.

Sin embargo, llega un punto en el que todo estudiante que vive en un Colegio Mayor se siente “más adulto”, y decide qué necesita su sofá, su espacio, su “tranquilidad”…necesita su piso de estudiantes, y es cuando comienza el primer drama: ¿con quién me voy?. Cuando por fin esta incógnita está resuelta tras mucho debate con tus amigos, llega la otra gran pregunta, ¿donde vamos a vivir?.

En este punto te imaginas tu casa de tus sueños, sacada de un catálogo de Ikea, dejamos volar nuestra imaginación pero la realidad es muy diferente, y nos encontramos con un cúmulo de muebles que nuestro querido casero ha ido coleccionando, creando un piso que podría ser el decorado perfecto de Cuéntame. Pero en el fondo te da igual, ya que se abre un mundo de posibilidades decorativas donde todo vale, carteles de conciertos qué no quieres olvidar, señales de tráfico, de obras, conos, cuadros del “Picasso” del piso y demás “objetos” que van apareciendo por la vida de todos los integrantes del piso, creando una estampa de piso donde no se diferencia si es arte o el ejemplo de lo que significa síndrome de diógenes.

Otro punto importante y qué va a dar más de una discusión en todo piso de estudiantes es la temida palabra LIMPIEZA. Todo comienza las primeras semanas, todo lleno de buenas intenciones y falsas esperanzas, se crea el primer de muchos plannings de limpieza, que se quedaran en más carteles que decoran nuestras paredes. En este momento llega a casa el último inquilino, el desorden, junto a sus amigos los platos sucios o las pelusas de polvo de un tamaño nuevo para ti.

Sin embargo en un piso de estudiantes aprendes, y mucho, aprendes a vivir con personas que son completamente diferentes a ti, aprendes a tolerar, aprendes a cocinar, a poner lavadoras, a limpiar “de verdad”, por qué si, para nuestra desgracia no todo son risas. Y conoces, en un piso de estudiantes conoces y mucho, conoces a amigos de amigos de amigos, a personas que te sorprenden, y te sorprendes a ti mismo, pasando horas y horas hablando, con la cerveza más barata, en ese salon sacado de Cuéntame, pero feliz, feliz de pensar que dentro de esas paredes de tu amado piso, durante cuatro años, no entran preocupaciones.

Firmado: Una estudiante en piso compartido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here