Casa Lis de Salamanca

La Casa Lis, de Vivienda a Museo de Art Nouveau y Art Déco


  • Pequeño palacete modernista sobre la muralla de Salamanca que fue pasando de un propietario a otro hasta terminar casi en la ruina y siendo salvada por el Ayuntamiento de Salamanca en 1981.

La Casa Lis en uno de los cien edificios más importantes de la ciudad de Salamanca, mandado construir por su primer dueño D. Miguel de Lis (1855-1909) y llevaba a cabo por el arquitecto jerezano afincado en Salamanca Joaquín de Vargas y Aguirre (1857-1935), que también diseñó el Mercado de Abastos (Salamanca, 1898).

Joaquín de Varga y Aguirre fue profesor de arquitectura en Madrid a la vez que estudiaba la carrera de Ciencias Exactas. Durante este tiempo también colaboró con el arquitecto Enrique María Repullés y Vargas, representante del eclecticismo de la época y cuya influencia se puede apreciar en las obras de arquitectura racionalista de Eugène Viollet-le-Duc. El comienzo de la carrera de Joaquín coincide con el uso de nuevos materiales en las obras como por ejemplo “la arquitectura de hierro” a finales del siglo XIX, todos estos estilos arquitectónicos recibían el nombre de historicistas.

En 1889 quedó una plaza como arquitecto bacante en Salamanca, fue un año después en 1890 cuando Joaquín logró el puesto y se trasladó a la ciudad. Tres años después se casó con Juana Sánchez y Sánchez, hija del ganadero Ildefonso Sánchez Tabernero. Comenzó a adentrarse en la vida social de la ciudad a raíz de su amistad con el “padre Cámara”, esto hizo que se convirtiera también en el diocesano de Salamanca, Zamora y Ciudad Rodrigo.

Con la construcción en 1898 del Mercado de Abastos de la ciudad de Salamanca, comienza a introducirse en la Arquitectura de hierro, que más tarde también veremos en la Casa Lis. En 1905 realiza el asilo-granja de La Vega y la Casa Lis, introduciendo el modernismo en esta última. También realiza varias obras de restauración en la ciudad, en edificios históricos como la Catedral o la Universidad de Salamanca.

Tanto D. Miguel de Lis como Joaquín de Vargas y Aguirre viajaban con frecuencia por Europa, por lo que ambos eran conocedores de los movimientos artísticos que había. En torno a 1900 apareció un nuevo movimiento artístico en Europa que de forma genérica se denominó como “arte nuevo” aunque en cada nacionalidad europea recibió un nombre distinto. En España a este nuevo movimiento artístico se le llamó Modernismo. La construcción de la vivienda fue rápida ya que se inauguró en 1906 y su fachada norte comenzó a construirse en 1905.

El terreno en el que fue construido el palacete tenía un gran desnivel en el lado sur, irregularidades y estaba encajado en la antigua muralla de la ciudad, todas estas limitaciones fueron resueltas por Joaquín de Vargas. La distribución de la vivienda giraba en torno a un patio interior central, tanto la planta baja como la superior. El espacio contaba con espacios especiales unos para invierno y otros para verano, tanto varios salones como dormitorios. En el caso de estos últimos, las habitaciones para verano se encontraban en la planta baja, mientras que las de invierno se encontraban en la planta superior. También disponía de despacho, comedores, un oratorio y salas de baño con agua frio y caliente, todo ello iluminado con luz eléctrica. La vivienda dispone de dos fachadas totalmente distintas, por un lado tenemos la fachada norte que es uno de los ejemplos de arte moderno de la ciudad. Destaca su puerta de acceso de madera rodeada por una fachada construida con piedra y ladrillo, acompañado por rejas de hierro de Art Nouveau.

Después de D. Miguel de Lis el palacete fue cambiando de propietario desde 1917 con D. Enrique Esprabé de Arteaga (1869-1966), futuro rector de la universidad de Salamanca, hasta los años sesenta cuando quedó cerrada quedando así abandonada. Es en 1981 cuando casi a punto de derrumbarse el Ayuntamiento de Salamanca decide salvar la ruina convirtiéndola en uno de los edificios históricos más importantes de la ciudad. Actualmente la Casa Lis es la sede del Museo de Art Nouveau y Art Déco, en ella se exponen, entre otras muchas obras, la gran donación de D. Manuel Marcos Andrade (1944-1998). Este mismo con motivo de la recuperación de la casa, diseñó una de las grandes vidrieras que se exponen en estos momentos cubriendo su patio central, realizada por el taller Villaplana. Pasando así a ser una de las imágenes más representativas de la ciudad.

Anais Ramos

Fotografías de la Casa Lis de Salamanca:

Las fotografías han sido realizadas por Anais Ramos.








5.0
01