WikiSalamanca

La Catedral Nueva de Salamanca, es la sede del Obispado de Salamanca y está bajo la advocación de la Asunción de la Virgen.

Historia

Se inició su construcción en el siglo XVI, cuando se decidió que la Catedral Vieja se había quedado pequeña para las necesidades de la ciudad, y se terminó en el siglo XVIII, en dos etapas muy diferentes, puesto que durante el siglo XVII apenas se avanzó en las obras. En principio se pensó dejar la Vieja para usarla mientras se construía la Nueva pero, muy probablemente debido a la retraso, al final se acordó mantenerla en pie.

La peritación del solar y las primeras trazas las hicieron, a instancias de Fernando el Católico, Alonso de Covarrubias, Alfonso Rodríguez y Antón Egas, hacia 1512. Se inician las obras en 1513 siendo el obispo Francisco de Bobadilla el encargado de poner la primera piedra el 12 de mayo. El primer arquitecto fue Juan Gil de Hontañón, a su muerte le sucedió Juan de Álava entre 1534 y 1537, y Rodrigo Gil de Hontañón hasta 1577. En 1560 se habían terminado las naves hasta el crucero. Las obras siguieron y se cambió el diseño de la cabecera original, con girola gótica, por la solución actual, plana, de Juan Ribero de Rada en 1589.

Las obras se interrumpieron durante un siglo y las recomenzó José Benito de Churriguera (1713-24), al que siguieron Alberto de Churriguera (1725-38), José de Lara Churriguera (1741-1751) y Juan de Sagarvinaga (1752-1766), quién tuvo que reconstruir el cimborrio muy dañado tras el terremoto de Lisboa de 1755. También la torre sufrió daños por el terremoto y hubo de ser reforzada en su parte inferior, según proyecto del ingeniero francés Baltasar Devreton y dirigiendo la obra Jerónimo García de Quiñones. Originalmente debía parecerse a la de la catedral de Segovia.

Aunque aun quedaban cosas por hacer, el templo fue inaugurado el 15 de agosto de 1733, siendo obispo de Salamanca, José Sancho Granado.

La Catedral Nueva combina los estilos gótico y renacentista con elementos barrocos, y sus fachadas exhiben complicados trabajos. Junto con la de Segovia, es una de las últimas manifestaciones del gótico pero con una interpretación particular del estilo. Destacan la fachada principal, un alarde de ornamentación, con las puertas del obispo, del Nacimiento y de San Clemente y en el lado norte, la puerta de Ramos y la del Crucero. En su interior la decoración es rica y elegante y destaca la Capilla Dorada, la del Sudario, la de San Roque… Detrás del Altar Mayor, se halla la Capilla del Cristo de las Batallas, con la imagen que llevaba a las batallas Jerónimo de Perigord, primer obispo salmantino de la reconquista, que se dice estuvo con el Cid Campeador.

La catedral fue declarado monumento por Real Orden el 17 de junio de 1887.

Exterior

Aunque la catedral tiene elementos básicamente góticos como los arbotantes, pináculos y gárgolas, posee otros barrocos como el cimborrio o la torre de las campanas.

La fachada se caracteriza por sus grandes arcos, típicos del plateresco, abundantemente decorados mediante las representaciones de santos, y los relieves con motivos vegetales y animales fantásticos, escudos, además de relieves que representan la vida de cristo. Son tres arcos, cada uno por cada nave de la catedral.

En un lateral de la catedral se encuentra situada la Puerta de Ramos (4) llamada de esta manera por tener encima de la entrada un relieve que muestra a Jesús sobre la borriquilla, el Domingo de Ramos. Esta puerta se suele utilizar para la salida de los cofrades. En una restauración del siglo XX se incluyó quizás una característica popular: la figura de un astronauta en la decoración lateral, junto a otros elementos innovadores como un mono comiendo helado o una cigueña.. Fue diseñada por Juan Gil de Hontañón. Además de la imagen de cristo en su parte superior, en los laterales hay diversas representaciones, la más famosa es la del astronauta, pero también hay representación de cuatro evangelistas en los pilares, realizadas por Juan Rodríguez.

La torre original de Rodrigo Gil de Hontañón sufrió importantes destrozos en un incendio, y fue restaurada en 1705 por Pantaleón del Portón Hubo que restaurarla de nuevo tras el Terremoto de Lisboa de 1755. De esta restauración se ocupó Jerónimo García de Quiñones, siguiendo una idea estructural del ingeniero francés Baltasar Devreton .

La cúpula original era obra de Joaquín de Churriguera, pero el terremoto de Lisboa obligó a reemplazarla por la actual. Está fue diseñada por Juan de Sagarvinaga y conserva de la original las trompas decoradas con ángeles.

Interior

La catedral tiene forma rectangular siguiendo un modelo conocido como Planta Salón. Sus medidas son 150 metros de largo, 50 de ancho y la altura de la cúpula es de 80 metros. El interior tiene tres naves y diecinueve capillas entre los contrafuertes; la cúpula del crucero es otro elemento destacado.

El coro se sitúa, como es habitual en las catedrales españolas, cortando la nave central, frente al altar; se construyó entre 1732 y 1738 por Alberto de Churriguera. Del trascoro es necesario destacar las representaciones de San Juan Bautista y Santa Ana, obra de Juan de Juni. En la sillería trabajaron hombres como Manuel de Lara Churriguera y Juan de Múgica. Hay noventa y ocho asientos decorados con relieves de los apóstoles y doctores de la iglesia; la silla del obispo tiene imágenes de Cristo y de María Inmaculada. También hay en el coro hay dos órganos; uno, obra de Luis Damián (1568) y otro, obra de Pedro Echevarría (1745) construido a instancias del obispo Sancho Granado.

Destacamos el organo de la catedral.

Compartir con amigos: