Cómo comprar un piso en Salamanca

Comprar la primera casa es una situación que no nos planteamos hasta que llega el momento de hacerlo. Una vez que nos decidimos a dar el paso de comprar una casa nos pueden surgir multitud de dudas sobre qué es lo que debemos hacer y qué debemos tener en cuenta. Para todos aquellos que tengáis este tipo de dudas vamos a intentar ayudaros a aclararlas para que podáis encontrar el hogar perfecto para vosotros.

Haz números

Ya te has decidido a dar el paso, tienes ahorros y es el momento de hacer cuentas. Lo primero que debemos hacer antes de ponernos a buscar casa: es tener claro cuál es el presupuesto máximo que tenemos para destinar a la compra. Siempre teniendo en cuenta los gastos de las gestiones y sobre todo, que debes contar con el 20% de este presupuesto para la entrada en el momento que encontremos la vivienda adecua. Si no tenemos disponible ese 20% cuando encontremos nuestra casa ideal podríamos perderla por no poder pagar la cuota inicial.

Además, se recomienda que para poder hacernos cargo de los gastos que conlleva poseer un piso, miremos antes nuestros ingresos. La mensualidad ideal a pagar no debe superar el 30% del total de los ingresos, aunque nosotros te recomendamos que sea menor al 25% pues con el tiempo la cuota va a subir. Si no realizas estos cálculos puede que en un futuro no puedas hacer frentes del pago del que ya sería tu hogar.

Tipo de vivienda a elegir

Una vez tenemos claro nuestro presupuesto, ya si podemos comenzar con la búsqueda de nuestro piso. En este momento se nos plantea otro interrogante, ¿Qué tipo de vivienda quiero? Te explicamos las más comunes:

  • Vivienda nueva: Son viviendas donde no ha vivido nunca nadie y están listas para ser estrenadas. Podrás instalarte directamente en el piso sin necesidad de obras o reformas. La calidad y el estado serán mayores pues no han sido utilizadas nunca antes. Su tributación en compra será grabada con un IVA del 10% y los gastos asociados como comunidad suelen ser más elevados.
  • Viviendas de segunda mano: Son viviendas que ya han sido habitadas, por lo que hay que tener en cuenta este factor a la hora de comprobar el estado en el que están y las posibles reformas que puedan necesitar. La calidad y el estado del piso serán menores pero a cambio podrás reformarlo a tu gusto. El precio de venta suele ser mucho menor aunque posiblemente necesites invertir en reformas. Respecto al precio, también debes de tener en cuenta que existen pisos de bancos y de particulares que muchas veces realmente no se han habitado y se encuentran a un buen precio de mercado. Por lo tanto, un precio más bajo no tiene que significar que la vivienda sea antigua o de segunda mano.
  • VPO (Viviendas de Protección Oficial): Son viviendas generalmente nuevas que están financiadas por el Estado. Al pertenecer al Estado los precios son más asequibles a los que hay en el mercado. Estas viviendas tienen un tamaño entre 70-90 m2. Principalmente, se destinan a los sectores de la población que presentan más dificultades para poder acceder a un hogar. Este tipo de inmuebles cuenta con ventajas económicas y fiscales. Para poder acceder a las mismas, hay que cumplir una serie de requisitos económicos y personales.

Pago de la vivienda

Ya sabemos qué presupuesto tenemos y también nos hacemos una idea del tipo de piso que queremos y buscamos, así que ahora tenemos que ver cuáles son nuestras posibilidades de pago. Las dos formas más habituales son pagando al contado o pidiendo una hipoteca al banco.

  • Pago al contado: Supone el desembolso total del precio pactado por el piso con el vendedor. El medio de pago más popular es el cheque pues el propio banco garantizará el cobro de este. Así cuando se vaya a realizar la escritura ante notario habrá pruebas de la venta. Es importante que el comprador guarde una copia de los cheques entregados. También se puede pagar por transferencia bancaria y en el mismo caso, se deben guardar los resguardos de los pagos. Pagando al contado te ahorras los gastos e intereses derivados de abrir una hipoteca o de otros métodos de pago.
  • Hipoteca: El préstamo hipotecario es un producto bancario el cual te permite recibir una cantidad de dinero para la compra de la vivienda. No suelen cubrir el 100% del coste, sino un máximo del 80% así que ese 20% del que hablábamos en el primer punto puede entrar en juego en este momento. La cantidad prestada deberá ser devuelta en cuotas al banco junto a interés en un máximo de 40 años. Para asegurar el pago, el propio banco toma la casa como aval. A la hora de solicitar una hipoteca, es importante que negocias con tu banco para acordar los plazos de devolución del préstamo pues cuanto mayor sea el plazo de devolución los intereses más se incrementaran.

Antes de decidir, te recomendamos que preguntes en diferentes entidades bancarias para ver que te ofrecen y así poder valorar las condiciones económicas y los productos vinculados que en algunos casos solicitan.

Existen otros métodos legales como la donación entre particulares firmada ante notario, la donación, el pago aplazado o la permuta. Elige el que mejor se adapte a tu situación.

Elige el método de compra de la vivienda

Llegados a este punto del proceso es importante tener en cuenta que la negociación y facilidades a la hora de la compra vienen condicionadas por el modo de compra por el que optemos.

  • Si optas por que tu mismo seas quien realice todo el proceso podrás tener un contacto más directo en la venta.
  • Si optas por apoyarte en una inmobiliaria, estás obteniendo un mejor asesoramiento durante el proceso de compra y podrán enseñarte los piso que mejor se adapten a tus necesidades. Es un trato más personalizado y directo, te ahorrará tiempo y esfuerzo.
  • Si optas por las promotoras, éstas te garantizan vivir en una casa nueva aunque muchas veces la elección de la vivienda se hará sobre plano. Es un riesgo que suele crear mucha incertidumbre por la falta de confianza.
  • Finalmente, puedes optar por la compra de viviendas a entidades bancarias las cuales gestionan inmuebles propios a precios más competitivos y en ocasiones, con condiciones especiales de financiación.

Por su profesionalidad, recomendamos siempre la intermediación inmobiliaria. Pueden darte un trato más personalizado ya que buscarán un piso acorde a tus necesidades. Además, cuentan con gran cantidad de recursos inmobiliarios y una gran base de datos de inmuebles en venta. Por ejemplo, como la que ofrecemos nosotros con asesoramiento y acompañándote desde el primer momento hasta que encuentres tu hogar.

Visita la vivienda

Cuando hayas elegido la vivienda es importante que la visites. En la visita tendrás que valorar la adecuación de ésta para ti. Observa cada detalle del piso: la distribución de las habitaciones, la ventilación, la iluminación, el espacio, el baño, los acabados, etc. Cada detalle es importante. Tienes poco tiempo, así que pon los cinco sentidos. Al final de la visita tienes que responderte a ti mismo una pregunta ¿Me imagino viviendo en este piso? Si tu respuesta es positiva el siguiente paso es investigar la zona. Pasea por el barrio para comprobar si tienes en los alrededores todo lo que necesitas en tu día a día: colegios, supermercados, parques, gimnasios. Despues preguntate, ¿Me imagino viviendo en este barrio? Si tu respuesta es positiva y estás ilusionado, has encontrado tu piso.

Realiza una oferta al propietario de la vivienda

Ha llegado el momento. Ya puedes denominarte comprador del piso. Es el momento de hacer una oferta al vendedor. Se inicia el momento de la negociación. Un proceso donde lo más importante es ponerse de acuerdo con el vendedor en el precio y condiciones de compra del piso. La ayuda de un profesional para guiarte y aconsejarte en este momento puede ser clave para conseguir un buen precio y unas buenas condiciones de venta.

Firma el contrato de arras

El contrato de arras es un acuerdo privado que puede introducirse en el futuro contrato de compraventa como cláusula. El contrato de arras podría tomarse como un pre-contrato privado. Las partes pactan la reserva de la compraventa de la vivienda, entregándose como prueba una cantidad de dinero en concepto de señal. En este contrato, se recoge la obligatoriedad de firmar un contrato en el futuro, normalmente en torno a unos 30 días a contar desde la firma.

Firma la escritura

Finalmente, llegó el momento de firmar la escritura. El comprador y el vendedor declaran ante notario su voluntad de comprar y vender respectivamente, así como todas las condiciones de la venta. En este acto de firma, el notario comprueba la legitimidad de ambas partes. En la escritura debe aparecer también la descripción de la vivienda, su estado de cargas, el precio pactado, la forma de pago y el reparto de los gastos de la compra (IVA, ITP, gastos notariales, gastos de inscripción de la vivienda en el registro de la propiedad, etc.).

Desde Iniziar Real Estate te recomendamos que te pongas en manos de profesionales para la compra de tu piso. Es un proceso delicado donde hay que tener en cuenta muchos detalles y donde es muy fácil ser engañado. De la mano de un profesional será mucho más fácil conseguir tu hogar de forma rápida y sin preocupaciones. Puedes contar con nosotros para cualquier gestión inmobiliaria. No dudes en ponerte en contacto sin compromiso ¡Podemos conseguir ese piso que tanto deseas llamar hogar juntos!

Contacta con nosotros para comprar piso en Salamanca:

    He leído y acepto el aviso legal que describe las condiciones de privacidad.

    Compartir con amigos: