Construir una piscina

Las piscinas siempre han estado en nuestro día a día y han tenido muchos aficionados. Sin embargo, a raíz de la reciente pandemia de COVID-19, su popularidad está por las nubes.

Por eso en Iniziar hemos pensado en contaros todo el proceso para construirla en tu vivienda y no perder los nervios en el proceso.

¡Comenzamos!

1. Coste de construcción de una piscina en vivienda unifamiliar.

Al empezar a idear una reforma en nuestra casa, la primera pregunta que viene a la cabeza es el coste.

Por eso, queremos ver el coste aproximado de construir una piscina en primer lugar, para que puedas hacer los cálculos antes de pensar nada más.

Vamos a dar precios aproximados en base al metro cuadrado en planta, de piscina construida. Siempre dependerá de los acabados, pero aproximadamente:

  • En piscinas descubiertas: El coste partirá en los 325€/m2 hasta los 475€/m2 en las mejores calidades. Así, una piscina de 8 metros de largo por 4 metros de ancho -algo más que cómodo en una vivienda unifamiliar- tendrá un presupuesto general de 32m2x400€/m2=12.800€.
  • El caso de las piscinas cubiertas es considerablemente más caro. El rango de precios irá desde los 650€/m2 hasta los 900€/m2. La misma piscina duplicará el precio, yendo hasta los 25.000€.

En estos casos hay que tener en cuenta que la piscina cubierta necesitará la construcción de toda la cubierta sobre la propia piscina.

Además, tendremos que tener en cuenta el coste de la tasa de construcción y otros posibles costes como la fianza del ayuntamiento.

2. Primer paso: Selección de arquitecto y redacción del proyecto

El segundo paso tras comprobar que nos podemos permitir la construcción de la piscina, es la contratación de un arquitecto.

Este tipo de obras deben tener relacionadas un proyecto de ejecución y, normalmente, una licencia urbanística para su construcción.

El arquitecto deberá realizar todos los cálculos y la documentación y posteriormente visar el proyecto en su Colegio Oficial de Arquitectos correspondiente.

Tras el visado, podrás solicitar la licencia correspondiente. Lo habitual es que se trate de una licencia urbanística-tarda varios meses en concederse- pero también puede que te exijan una declaración responsable de obras. En este último caso no tienes que esperar y puedes empezar con las obras directamente.

3.Segundo paso: Construcción de la piscina

Tras recibir la aprobación de la licencia por parte del ayuntamiento y haber escogido una empresa constructora para realizar las obras, podremos empezar con nuestra ansiada piscina.

Antes de comenzar se debe formar la llamada dirección de obra, que habitualmente estará formada por un arquitecto y un aparejador. Estos técnicos dirigirán la obra y la coordinarán junto a la empresa constructora.

La obra en este tipo de casos no se suele alargar más de algunas semanas, por lo que es sencilla y poco problemática de realizar.

4. Tercer paso: Finalización de las obras

Una vez finalizada la obra, aún quedan algunas gestiones que realizar.

Finalizada la obra es imprescindible la redacción del certificado final de la obra y la gestión de residuos final. Es importante porque sin estos documentos no te devolverán la fianza.

La fianza puede ascender a varios miles de euros, por lo que entendemos que te interesa recibirla de nuevo del ayuntamiento.

Una vez realizadas estas últimas gestiones podrás dar por concluida la construcción de tu piscina y comenzar a disfrutar de ella. ¡Enhorabuena!

Esperamos que te haya gustado este artículo. Si tienes alguna duda, escríbenos y te responderemos cuanto antes.

 

Compartir con amigos: