Cubiertas inclinadas

Promotejado recuerda las ventajas de la cubierta inclinada


  • Numerosas denuncias han puesto de manifiesto las deficientes instalaciones en algunas instituciones educativas, comerciales o deportivas de España frente a las temperaturas extremas.
  • Gracias a las cubiertas inclinadas se evita la sensación de calor en el interior del edificio, debido a su mayor altura y a que favorecen la ventilación, al poder realizar aperturas superiores para generar una corriente que facilite la expulsión del aire caliente.

Las recientes olas de calor que han sacudido a toda Europa han hecho reflexionar a los ciudadanos sobre la falta de preparación de edificios y ciudades para combatir las altas temperaturas.

En España, los principales medios de comunicación se han hecho eco de las denuncias de varios centros de educación infantil donde tanto el personal como los alumnos han soportado temperaturas extremas de hasta 40 grados en el interior de algunas aulas.

Estas altas temperaturas se deben a la falta de climatización de los centros frente a estos fenómenos meteorológicos adversos, pero también a deficiencias en su construcción como grandes ventanales, paredes acristaladas o cubiertas deficientes que no reúnen unos requisitos mínimos para proporcionar confort térmico a las instalaciones.

Promotejado, la Asociación Nacional de Cubierta Inclinada que aglutina a los principales fabricantes y comercializadores de cubiertas inclinadas, ha querido recordar la importancia de contar con un sistema de cubierta adecuado para este tipo de edificios de uso educativo, deportivo o comercial que siguen en uso pese a las altas temperaturas.

En verano el aire caliente generado en el interior del edificio asciende por convección acumulándose en la parte alta. Cuando la refrigeración de los edificios supone un gasto excesivo o no es posible, las cubiertas inclinadas ventiladas ofrecen un mayor confort que las cubiertas planas. Gracias a ellas se evita la sensación de calor en el interior del edificio, debido a su mayor altura y a que favorecen la ventilación, al poder realizar aperturas superiores para generar una corriente que facilite la expulsión del aire caliente, mejorando así la eficacia del sistema.

Así como la cubierta inclinada protege la fachada del edificio de la radiación solar y de la lluvia, recuerdan en Promotejado, también mejora significativamente el comportamiento térmico de los edificios gracias a la ventilación natural bajo las tejas, que en verano evita el sobrecalentamiento garantizando el máximo confort en el hogar.

El confort térmico interior que se obtiene con la cubierta inclinada es debido no sólo al aislamiento que incorpora, sino también a la posibilidad de elegir la orientación de los faldones, adaptándola a la ubicación y climatología, y de integrar ventanas en la cubierta. La captación de luz cenital y una mejor ventilación natural a través de los huecos de la cubierta aportan calidez, luminosidad y confort en el edificio, produciendo con ello un bienestar a los usuarios.

Los edificios residenciales, ya sean en bloque o en viviendas unifamiliares, pueden beneficiarse de la nueva regulación sobre autoconsumo energético que existe en nuestro país desde el pasado mes de abril, incentivando el uso de paneles solares y fotovoltaicos que se integran a la perfección en las cubiertas inclinadas.