• Este tipo de inmuebles, por su antigüedad, suelen presentar grandes deficiencias en cuanto a confort, habitabilidad, accesibilidad, consumo de energía o seguridad estructural.
  • Para adaptarlas a las necesidades actuales, la mejor opción es la rehabilitación sostenible, tanto por las ayudas económicas que ofrecen las administraciones públicas, como por sus ventajas: menor demanda energética, mayor durabilidad o incremento del confort.
  • Principales intervenciones: mejorar el aislamiento térmico, sustituir las ventanas por otras más eficientes, eliminar las pinturas plásticas y apostar las naturales no tóxicas o apostar por el acondicionamiento acústico, entre otras.

El auge del teletrabajo está incrementando el interés por disponer de un inmueble en municipios rurales bien comunicados o cercanos a grandes urbes. Una vez perdido el miedo por parte de las empresas de permitir a sus empleados trabajar el remoto, los profesionales del sector inmobiliario ya están percibiendo un aumento de búsquedas en estas ubicaciones alejadas del ruido y la masificación por la posibilidad que ofrecen de poder adquirir una vivienda unifamiliar que cumpla todas las preferencias habitacionales surgidas a raíz del COVID- 19(zonas espaciosas, espacios exteriores, varias habitaciones, luminosidad, tranquilidad, etc.), a precios muy asequibles.  

Este tipo de inmuebles, sin embargo, por su antigüedad, suelen presentar grandes deficiencias en cuanto a confort, habitabilidad, accesibilidad, consumo de energía o seguridad estructural, lo que llevará a la mayoría de estos nuevos inquilinos a emprender diferentesacciones de rehabilitación que permitan adaptar sus viviendas a los requerimientos y necesidades actuales. En este sentido, la opción sosteniblees la mejor elección, tanto por las múltiples facilidades y ayudas económicas que ofrecen actualmente las administraciones públicas, como por las ventajas de este tipo de rehabilitación: menor demanda energética y consumo de residuos, mayor durabilidad frente a los desperfectos ocasionados por el paso del tiempo -grietas, humedades, fugas de calor, desconchamiento de pintura, posibles plagas, etc.-,revalorización de la vivienda, y más confort y salubridad, gracias a que garantiza una mejor la calidad del aire interior o una temperatura ambiente acogedora durante todo el año .

Para contribuir al fomento de este tipo de rehabilitaciones, la compañía Sto, entidad de origen alemán con sede en España especializada en la elaboración de materiales y soluciones para la construcción sostenible, explica los aspectos fundamentales a tener en cuenta:

  • Mejorar el aislamiento térmico de paredes, suelos y techos. Contar con un buen aislamiento térmico puede llegar a suponer un ahorro en costes energéticos de hasta el 60% y, desde un punto de vista sostenible, puede conllevar un ahorro de energía anual de 16 millones de toneladas de gas de combustión. Además, contribuye también al aislamiento acústico de las estancias. En este sentido, lo mejor es utilizar materiales aislantes sostenibles: lana mineral, fibra de madera, espuma rígida mineral,
  • Sustituir las ventanas por otras más eficientes. El doble vidrio con una cámara de aire de al menos 10 mm es lo mejor para un mayor aislamiento térmico y acústico. Asimismo, es preferible que sean de hoja batiente u oscilobatiente, ya que las correderas no son tan herméticas, y que estén fabricadas de madera, aluminio o PVC. Será importante, en este caso, asegurar también el aislamiento de los marcos, para evitar pérdidas de calor.
  • Eliminar las pinturas plásticas y apostar las naturales no tóxicas. La pintura plástica impide la transpiración de las paredes yemite al aire sustancias nocivas, como el formaldehído, un gas tóxico perjudicial para la salud. Por ello, en los últimos años se han desarrollado otras opciones de carácter sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Por ejemplo, las pinturas de cal (impermeables y con capacidad fungicida y antiséptica, que impiden la formación de algas y hongos), de silicato ( gran durabilidad y resistencia a los rayos UV, y también con propiedades antibacterianas, desinfectantes y fungicidas), de arcilla (natural, fácil de aplicar e indicada especialmente para interiores por su poca resistencia al agua) o de vegetales (obtenidas del procesamiento de materia de origen orgánico y mineral, como hojas, corteza de árbol, aceites…, y también indicadas para interior).
  • Apuesta por el acondicionamiento acústico. Teniendo en cuenta que la calidad acústica es un aspecto decisivo para el confort de los usuarios, las intervenciones en ese sentido son, ahora mismo, una gran apuesta. Aunque la aplicación de sistemas de acondicionamiento acústico es más común en recintos dedicados a la música o a la palabra (teatros, salas de concierto, discotecas, restaurantes, aulas o salas de cine), los meses de COVID-19, en los que ha habido más personas de lo habitual en la vivienda durante más tiempo y, además, con videollamadas constantes, han incrementado el interés por este tipo de soluciones en el contexto residencial. Gracias a ellas, es posible absorber el sonido y regular los tiempos de reverberación, eliminando ruidos molestos.
  • Revisión de las instalaciones eléctricas. Inicialmente, las instalaciones eléctricas fueron proyectadas para niveles de consumo inferiores al actual y sus condiciones de seguridad son, en muchas ocasiones, precarias y peligrosas para los usuarios. Por ello, es importantecomprobar si la instalación eléctrica está preparada para la demanda de potencia que se va a precisar, revisar si dispone de toma a tierra para todos los enchufes y de si hay cableados o canalizaciones en mal estado, y, en caso de ser necesario, plantearse uncambio de la instalación eléctrica. Habrá que aprovechar la reforma, además, para la sustitución de bombillas incandescentes y lámparas halógenas por luces LED, y optar por el uso de electrodomésticos con etiqueta energética de bajo consumo.
  • Actualización de las conducciones de fontanería e instalación de soluciones de ahorro de agua. En este sentido, es importantesustituir las antiguas tuberías de plomo y cobre por otras de acero inoxidable, cerámica o, en última instancia, de polietileno o polipropileno. En cuanto a los sistemas de ahorro de agua, habría que plantearse la instalación de grifos con filtros de ahorro, de un descalcificador a la entrada de la instalación para prolongar la vida útil de los electrodomésticos o de sanitarios con cisternas de descarga controlada.
  • Cambiar o mejorar el sistema de calefacción y agua caliente. Lo más común es apostar por la instalación de una caldera de baja emisión de NOx (con un índice de contaminación más bajo que el que exige la normativa europea), de condensación (aparte de recuperar el calor de los gases producidos en la combustión, regula el consumo energético en función de la demanda) o de biomasa (entre ellas, la de pellets, hechos a base de residuos vegetales comprimidos que, al quemarse, no contaminan el medio). No obstante, si se quiere hacer una reforma todavía más sostenible, lo ideal es rechazar las calderas que consumen electricidad o las que queman combustibles fósiles y apostar por las energías renovables, como, por ejemplo, instalar un termosifón solar para el agua caliente y placas fotovoltaicas para generar calor.

En viviendas de obra nueva: la madera, la mejor opción

Si lo que se quiere es un diseño es 100% personalizable, y empezar una construcción desde cero, la opción más económica son las viviendas de madera: ejecución rápida, ligera (peso medio de tan solo 400 Kg/m3, en comparación con el hormigón que tiene un peso aproximado de 2.500 Kg/m3 o el acero con 7.000 Kg/m3.), sostenible (la madera genera un balance positivo de CO2 en el inmueble), de menor coste y con soluciones que consiguen una apariencia y prestaciones similares, o incluso mejores, a las de construcción tradicional.

Algunas de las claves a tener en cuenta a la hora de apostar por este tipo de edificaciones es que tengan una orientación sur, que la obtenciónde la madera sea local o que cuenten con un aislamiento térmico adecuado. Esto se debe a que las casas de madera no son capaces de acumular el calor del sol y, por tanto, el grosor del aislamiento térmico debe ser lo suficientemente capaz de regular la temperatura con un alto grado de efectividad. En general, el espesor más recomendado es el de 15 cm pero, realmente, este estará supeditado al tipo de clima donde se ubique el inmueble.

  • Supondrá unos ahorros cercanos a los 1.100 millones de euros en los próximos cinco años, así como una reducción de 1,05 millones de toneladas de C02 anuales
  • El Gobierno ha fijado un calendario para su implantación siendo la fecha límite 2023

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales de calefacción. En virtud del nuevo Real Decreto, antes del 1 de mayo de 2023 todos los edificios con calefacción central –1,5 millones de hogares en España– deberán instalar contadores de calorías o repartidores de costes de lectura remota. La aplicación de la norma afectará a todos aquellos inmuebles que no resulten exentos de la obligación, por no ser ésta rentable o ser técnicamente inviable. El texto también establece un calendario para llevar a cabo la petición de presupuesto y para su implantación, así como un régimen de sanciones en caso de incumplimiento.

La aplicación de esta medida supondrá importantes ahorros económicos y de emisiones de gases contaminantes. Según datos de ISTA, empresa especializada en medición, reparto y ahorro de consumos de calefacción, líder del sector, la medición individual significará un ahorro cercano a los 1.100 millones de euros en los próximos cinco años, además de una reducción de 1,05 millones de toneladas de CO2 anuales. De media cada hogar podrá ahorrarse unos 250 euros anuales.

“Llevábamos seis años pendientes de la aprobación de este Real Decreto. Con él, España se sitúa por fin dentro del marco europeo en materia de Eficiencia Energética. Además de suponer un importante impulso en la lucha contra el calentamiento global, con su aprobación se incentiva la creación de empleo y la mejora de nuestra economía”, señala Ignacio Abati, director general de ISTA y presidente de Aercca (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción).

En Madrid, obligatorios antes de octubre de 2022; en Barcelona, en 2023

El texto aprobado establece el 1 de mayo de 2023 como fecha límite y se fija un calendario para regular su puesta en marcha de manera gradual, “aunque estamos sobradamente preparados, así se evitará que se produzca un embudo en la instalación de estos dispositivos”, explica Abati.

En concreto, la norma establece dos plazos: primero, la fecha límite para obtener al menos un presupuesto estandarizado; y, segundo, la fecha límite para tener activa la instalación, que será siempre 15 meses después.

Así, los primeros inmuebles sujetos a obligación serán los edificios no residenciales y aquellos bloques situados en la Zona Climática E –la más fría– (Soria, Burgos, León y Ávila) con más de 20 viviendas, que tendrán que obtener al menos un presupuesto acreditativoantes del 1 de febrero de 2021 para dentro de los 15 meses siguientes realizar su implantación. El 1 de julio de 2021 les llegará el turno a los edificios situados en la Zona Climática E con menos de 20 viviendas y aquellos de la Zona D (Madrid, Zaragoza, Valladolid, Lérida, entre otras) con al menos 20 pisos. El 1 de diciembre de 2021 será obligatorio para los edificios en la Zona Climática D con menos de 20 viviendas y los situados en la Zona Climática C (Barcelona, La Coruña, Cantabria, Asturias…) con al menos 20 pisos. Y el1 de febrero de 2022 finalizará el plazo para la obtención de presupuestos en los edificios en la Zona Climática C con menos de 20 viviendas.

Teniendo en cuenta que el propietario de la vivienda deberá proceder a la instalación en un plazo máximo de 15 meses desde las fechas límite para pedir presupuesto, los contadores o repartidores deberán estar activos, respectivamente, no más tarde del 1 de mayo de 2022; 1 de octubre de 2022; 1 de marzo de 2023; y 1 de mayo de 2023.

Así, Soria, por ejemplo, tendrá que tener instalados los contadores antes del 1 de mayo de 2022, mientras que en Madrid serán obligatorios con anterioridad a octubre de ese mismo año. En Barcelona habrá que esperar hasta 2023.

El Real Decreto también establece que quedan exentos de la obligación aquellos edificios situados en las zonas climáticas α, A y B (Islas Baleares, Canarias, Almería, Córdoba, Sevilla, Alicante…), además de los que acrediten que por motivos de viabilidad económica –la inversión a realizar se amortiza en más de 4 años– o técnica no pueden llevar a cabo el cambio.

El Gobierno estima que la aplicación del Real Decreto generará en torno a 2.000 o 3.000 puestos de trabajos, directos e indirectos. Por otro lado, y con el objeto de apoyar a los colectivos más vulnerables en la implantación de esta medida, que favorecerá un consumo más eficiente, el Gobierno habilitará una partida presupuestaria para la concesión de ayudas.

“El objetivo de este Real Decreto, entre otros aspectos, es mejorar la eficiencia energética de los inmuebles ya existentes y con cierta antigüedad. Conocer el consumo de manera puntual o contar con herramientas como las válvulas termostáticas para regular la temperatura, permitirán al usuario controlar su gasto energético, reduciendo tanto el importe de su factura como las emisiones de CO2”, explica Abati.

La entrada en vigor del Real Decreto se producirá tras su publicación en el BOE. A partir de esta fecha, las comunidades de vecinos de las zonas climáticas señaladas deberán proceder a la petición de presupuestos e instalación de los equipos.

El Gobierno español lleva un retraso de 6 años para adaptar su marco normativo al europeo en materia de eficiencia, y ya en el año 2019 Bruselas advirtió que llevaría a España ante el tribunal de Justicia Europeo por esta causa. De esta manera, España se pone al día en materia de contabilización individual de consumos.

  • El verano es el periodo del año con mayor número de rehabilitaciones de inmuebles. UCI, a través de su división Green, especializada en financiación sostenible y rehabilitación, ha elaborado una guía de 10 recomendaciones para sacar el máximo partido a las reformas de edificios de viviendas y hogares particulares en este periodo.
  • Entre las reformas más habituales de las comunidades de propietarios se encuentran obras para mejorar la accesibilidad, sistemas de calefacción, jardinería, garajes o piscinas comunitarias.
  • En cuanto a las propiedades particulares, destacan las renovaciones de puertas y ventanas, fontanería, aislamientos, pintura o instalación de sistemas de seguridad.

El verano es uno de los periodos marcados tradicionalmente en el calendario para la rehabilitación de viviendas particulares y de espacios comunes de inmuebles. Sobre todo en este 2020, tras el parón del sector durante buena parte de los meses de marzo, abril y mayo debido al confinamiento y medidas de seguridad por la Covid-19.

Según datos del sector, este verano, un mayor porcentaje de españoles acometerá obras de rehabilitación en sus hogares ya que al pasar más tiempo en casa se han incrementado las necesidades de mejora.

A esta mayor demanda de reformas en la vivienda habitual, se suma la situación de envejecimiento y falta de eficiencia del parque inmobiliario español, con más de la mitad de inmuebles construidos antes de 1980 y con un 17% de viviendas de los años 60.

Así, según los expertos de UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios, entidad experta en financiación de la vivienda, la mitad de compraventas de viviendas en España durante este año tendrán que pasar por la rehabilitación. El sector estima que 2020 se cerrará con alrededor de 450.000 compraventas de vivienda, de las que alrededor de un 80% será de segunda mano.

Por tanto,  si el año cierra con una media de 400.000 compraventas, 320.000 serán viviendas de segunda mano, de las que unas 160.000 (la mitad) necesitarían reformas y no serán viviendas eficientes por su construcción anterior a 1980.

La elección de la etapa estival para la realización de reformas no es fortuita, responde principalmente al factor clima y al mayor tiempo libre de los propietarios, que necesitan en menor medida una total disponibilidad de su inmueble.

¿Qué factores hay que tener en cuenta para acometer estas obras de rehabilitación con éxito? ¿Cuáles son las más habituales? ¿Y las más rentables? UCI, a través de su división Green, especializada en financiación sostenible y rehabilitación, ha elaborado una guía de 10 recomendaciones para sacar el máximo partido a las reformas de edificios de viviendas y hogares particulares durante este periodo estival para disfrutar del hogar con un mayor confort e invertir en ahorro a medio-largo plazo gracias a las mejoras en el ámbito energético.

 

Reformas en edificios de viviendas

  1. Sistema de calefacción central: aprovechando las altas temperaturas, es común en estas fechas, el cambio de radiadores, sobre todo en edificios con calefacción central. La renovación más habitual es sustituir los antiguos sistemas de calefacción de carbón o gasoil por uno de gas o bomba de calor (aerotermia), que contribuyen a mejorar la eficiencia energética de las viviendas y un ahorro de hasta un 35% en las facturas.
  2. Mejoras en jardinería: entre las reformas más habituales, destaca la colocación de nuevas plantas y setos con sistemas de riego eficientes en urbanizaciones con zonas ajardinadas o piscinas, junto a reformas de vallados en estas áreas. De hecho, cada vez es más común la apuesta por el cuidado paisajístico del exterior del inmueble, ya que supone un aumento de entre un 10-30% del valor de una propiedad.
  1. Acondicionamiento en piscinas comunitarias: la antesala del verano o el fin de este periodo está también marcado en el calendario para la rehabilitación de piscinas, con mejoras que van desde la pintura o alicatados, al acondicionamiento de los bordillos, la instalación de nuevas duchas o depuradoras y la limpieza y buen mantenimiento del agua para evitar el derroche energético. Para estos acondicionamientos, lo recomendable es que la temperatura del agua no sobrepase los 11 – 15º, por lo que es aconsejable hacerlo antes de que el termómetro comience a subir.
  2. Reparación de garajes: el verano sí es un buen momento para reparar el pavimiento de garajes comunitarios e instalar sistema de impermeabilización de sus cubiertas. El precio medio de la impermeabilización ronda los 1.700 euros, pero dependerá en gran medida de la extensión y tipología.
  3. Accesibilidad: todavía sigue siendo difícil encontrar edificios de viviendas libres de barreras arquitectónicas. En España, solo un 0,6% de inmuebles es plenamente accesible. La ausencia de rampas, pasamanos o ascensores, entre otros, es común en los inmuebles españoles y muchas comunidades de vecinos aprovechan el periodo estival para su instalación. Según el informe ‘Movilidad reducida y accesibilidad del edificio’, 100.000 personas con movilidad reducida nunca salen de casa en España por la falta de accesibilidad de su edificio, no en vano un 18% de inmuebles habitados con personas con movilidad reducida no dispone de ascensor.

La cuantía de estas reformas depende, en gran medida, de las necesidades propias de cada comunidad de vecinos. No obstante, la instalación de un ascensor puede ir de los 12.000 a los 80.000 euros; soluciones como plataformas salvaescaleras, entre 7.000 y 15.000 euros, y construir una rampa, entre 200 y 4.000 €.

Dado que la accesibilidad se trata de un derecho fundamental, es posible optar a subvenciones de organismos públicos de carácter nacional, regional y local. En esta línea, UCI ha cerrado recientemente un acuerdo con EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid) para apoyar a la rehabilitación de inmuebles y viviendas con préstamos a particulares y comunidades de propietarios, a través de créditos.com. Además de contar con la hipoteca SUMA, para las reformas de mejora de estética y confort; o Green, para rehabilitaciones a favor de la eficiencia energética.

Reformas en hogares particulares

  1. Renovación de puertas y ventanas: la mayor parte de las filtraciones de frío y calor se producen en los cierres de puertas y ventanas. Las condiciones climatológicas del verano permiten que sea uno de los mejores momentos para obras de renovación de carpintería exterior e interior.

También es buen momento para la instalación de ventanas dobles para aislar el hogar de la temperatura y la contaminación acústica del exterior. La instalación de ventanas con rotura de puente térmico supone un coste de alrededor de alrededor de 700 euros por ventana y evitan hasta un 30% de pérdida de calor.

  1. Seguridad: la proliferación de okupas en los últimos meses y la ausencia del hogar habitual durante el verano está llevando a muchos propietarios a la instalación de sistemas de alarma y vigilancia y a la renovación de cerraduras.
  2. Renovación de fontanería: durante el periodo estival, es habitual realizar obras de renovación de tuberías. Asimismo, en los últimos años ha aumentado la apuesta por la instalación de reductores de caudal y la sustitución de grifería de monomandos para ahorrar entre 30 y 200 euros en la factura del agua.
  3. Impermeabilizaciones y aislamientos: la opción más recomendable para aislar el suelo es instalar suelos de madera y colocar una base de aislamiento térmico. Para el aislamiento de paredes y techos se recomienda el uso de pinturas térmicas, para aislarlo hasta un 25%. Un aislamiento térmico integral tiene un coste estimado de entre 2.000 y 3.000 euros.
  4. Pintura: es, por excelencia, la renovación del verano en los hogares. Aunque no se trata de una gran reforma, el verano es el momento idóneo para la reparación de fisuras, cambio de pinturas de gotelé a lisas o reparaciones de fachada.

 

 

En cualquier caso, sin importar el tipo de reforma a realizar es importante seguir los consejos de un profesional en la materia para una buena elección de los materiales y sistemas y su correspondiente ejecución. Además, de manera previa, es recomendable fijar claramente los objetivos y necesidades de la reforma para ajustarse al presupuesto y tiempos definidos. En esta línea, es también importante valorar si es necesario solicitar un préstamo y mirar bien en qué condiciones sería. En el caso de créditos.com al realizar reformas a favor de la eficiencia energética se reduce el tipo de interés.

 

Los españoles están más dispuestos a hacer reformas que sus vecinos europeos, según la patronal de la reforma Andimac a partir del informe de USP, del que se desprende que el porcentaje de interesados en mejorar sus viviendas en nuestro país supera en 10 puntos la media comunitaria, alcanzado al 61% de los hogares de España.
Asimismo, el 91% de los encuestados afirma pasar más tiempo en casa del que pasaría en circunstancias normales. Por ello, la patronal sostiene que los españoles han podido percatarse de las deficiencias en sus viviendas y plantearse futuras mejoras, al margen de que posiblemente su uso intensivo haya deteriorado el estado de determinadas estancias. Asimismo, añade que si tradicionalmente el periodo estival es el más propicio para llevar a cabo las reformas, al coincidir con las vacaciones, este año podrían aumentar estos trabajos debido también a la pretensión de recuperar viviendas de campo o casas de familia poco utilizadas para disfrutar de las vacaciones, además de al mayor tiempo que pasaremos en casa y en segundas residencias.

Andimac advierte de que el temor a futuros rebrotes está impulsando, mayoritariamente, actuaciones relacionadas con las piscinas, los aires acondicionados y la jardinería, además de las principales reformas de interior como los baños y acondicionamientos de fachadas y ventanas. En este sentido, los resultados de un reciente informe sitúan las terrazas y los espacios abiertos y recreativos entre las principales preferencias para las viviendas españolas posconfinamiento.

Comportamiento mejor del esperado

En cualquier caso, la patronal sostiene que el sector de los materiales de construcción registró un comportamiento mejor del esperado durante el primer semestre del año, pese a sufrir una caída media del 10% como consecuencia de la temporal paralización de la actividad.

Prueba de ello es que si en pleno confinamiento la intención de hacer reformas en mayo escaló 9 puntos, llegados a este mes se incrementó en 10 puntos la previsión para junio. Un mes en el que el volumen de negocio del mercado alcanzó los niveles de años anteriores, incluso superándolo en algunas categorías. Esta mayor disposición a llevar a cabo obras de mejora y mantenimiento contrasta con los datos registrados en el trimestre anterior, en el que el sector sufrió abultadas caídas continuadas del 35% en marzo y del 75% en abril, que se suavizaron hasta el 10% en mayo.

De cara al futuro, la patronal supedita el comportamiento del mercado a la evolución de la pandemia, al control de los rebrotes y a la situación del mercado laboral una vez finalizada la prórroga de los ERTE. Sea como fuese, para avivar el sector, Andimac considera importante agilizar la concesión de licencias de obra nueva y rehabilitación a nivel municipal con medidas limitadas en el tiempo, respetando siempre las medidas de prevención, y a impulsar y fomentar los programas de rehabilitación y reforma: sectores que representan más del 40% del valor de los materiales del conjunto de la construcción.

Según el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, “esta tendencia pone sobre la mesa la importancia de generar instrumentos prácticos como el implementado por la Comunidad Valenciana bajo el denominado Plan Renhata”.

  • Los Administradores de Fincas colegiados recibirán información de CAFMadrid y la Fundación de la Energía para informar sobre las mejores medidas energéticas en los edificios y las ayudas a las que pueden acceder.
  • Ambas entidades pretenden promover la implantación, uso y adecuado mantenimiento de instalaciones de aprovechamiento de energías renovables.

El Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) ha firmado un acuerdo de colaboración con la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid para impulsar y contribuir en el desarrollo de la política energética regional entre las comunidades de propietarios.

Este Convenio establece un marco de cooperación mutua y fomento de la realización de actuaciones conjuntas, para concienciar a los propietarios de viviendas en el uso eficiente de la energía y difundir medidas de ahorro en los edificios residenciales de la Comunidad de Madrid.

Iniciativas como la mejora de la envolvente, la sustitución de sistemas centrales de calefacción y agua caliente por otros energéticamente más eficientes, la instalación de sistemas de contaje de energía, el aumento de la eficiencia energética de los motores de los ascensores, la reforma de la iluminación de las zonas comunes, entre otras, son recomendaciones que desde CAFMadrid podemos transmitir a través de nuestros colegiados y ser determinantes ante distintas actuaciones que pretendan realizar las comunidades de propietarios”, señala Isabel Bajo, presidenta de CAFMadrid.

Ambas entidades tienen como prioridad promover la implantación, uso y adecuado mantenimiento de instalaciones de aprovechamiento de energías renovables ubicadas en los edificios, como la energía solar o la instalación de puntos de recarga en las plazas de garaje, acercando así las mejoras en el ámbito de la seguridad y del medio ambiente que pueden suponer este tipo de instalaciones. Además, otro de los objetivos que se recogen en este convenio es que los administradores de fincas informen a las comunidades de propietarios de los posibles programas de ayuda disponibles que aporten medidas de apoyo económico para llevar a cabo estas actuaciones.

La Fundación de la Energía está impulsando y poniendo en marcha varias ayudas tanto autonómicas, mediante los Planes Renove de ascensores y salas de calderas, como del Estado para la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en los garajes de edificios residenciales y, muy posiblemente, otras ayudas para mejorar la envolvente térmica y la eficiencia energética y de energías renovables en las instalaciones térmicas de calefacción, climatización, ventilación y agua caliente sanitaria. Para informar sobre los beneficios de estas actuaciones la figura del administrador de fincas colegiado nos parece determinante a la hora de informar de los beneficios de estas actuaciones”, comenta Pedro Vila-Belda, director gerente de la Fundación de la Energía.

En este artículo veremos los mejores trucos para obtener la cédula de habitabilidad sin complicarnos la existencia.
Los trámites con la administración inquietan a todos y nadie quiere ser multado ni tener problemas para algo relativamente sencillo como una licencia de ocupación.

¡Empezamos!

1-Infórmate bien sobre la licencia que se adapta a tus necesidades

En muchas ocasiones la administración no da información concreta de para qué sirve uno u otro trámite.
No todos estamos acostumbrados a lidiar con las licencias y muchas veces no sabemos la diferencia entre un certificado energético, una licencia de ocupación u las licencias de obra, por ejemplo.

Esta entrada de Wikipedia te puede servir de ayuda para saber algo más del trámite, pero en general es necesaria para obtener los suministros de agua, luz o gas o realizar la compraventa de una vivienda.

También te dejamos esta completa guía sobre la cédula de habitabilidad, donde puedes encontrar un paso a paso.
Independientemente de esto, siempre puedes consultarnos si te surgen dudas al respecto, estamos disponibles para cualquier cuestión que te surja en nuestro formulario de contacto o en los comentarios.

2. Reúne toda la documentación que te exigen

Una vez que has confirmado que necesitas la cédula de habitabilidad para tu vivienda, es aconsejable reunir todos los documentos que te piden en tu ayuntamiento.
Normalmente te solicitan lo siguiente:

  • Fotocopia de documento nacional de identidad de los propietarios de la vivienda.
  • Escrituras de la vivienda.
  • Recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles reciente.
  • Certificado de habitabilidad firmado por un arquitecto o arquitecto técnico.

Estos son los documentos genéricos, pero dependerá de tu ayuntamiento el listado definitivo de documentos que te exigirán.

El certificado de habitabilidad será, con toda probabilidad, lo que más trabajo te llevará conseguir.
Lo que nos lleva a nuestro siguiente punto.

3. Obtén el certificado de habitabilidad

El certificado de habitabilidad es un documento firmado por un arquitecto o arquitecto técnico donde se acredita que la vivienda cumple con las condiciones de habitabilidad vigentes y está, por lo tanto, lista para ser habitada.

Entre otras cosas, tendrá que tener la siguiente información:

  • Fecha de construcción de la vivienda.
  • Superficie construida y superficie útil.
  • Relación de estancias.
  • Planimetría de la vivienda, con los alzados correspondientes.

Este certificado se puede obtener en un corto espacio de tiempo, ya que no conlleva especiales cálculos ni problemas, pero sí que puedes tenerlos si el profesional con el que trabajes no es de confianza.

4. Escoge a un profesional de confianza

Nosotros podemos responder por el equipo de Iniziar, ya que estamos comprometidos a ofrecerte la mejor calidad posible, pero hay mucha diversidad de profesionales liberales ahí fuera y no todos son de fiar.
No sería la primera ocasión en la que algún cliente nuestro nos cuenta alguna mala experiencia con algún técnico.
Por ello, te aconsejamos revisar las opiniones en perfiles como Google My Business de la empresa con la que vayas a trabajar, para evitar problemas en el futuro.

5. Presenta toda la documentación al mismo tiempo y abona la tasa

Es una obviedad, pero esto puede retrasar el plazo para conseguir tu licencia e incluso alguna multa-aunque no es habitual.

Actualmente la inmensa mayoría de los ayuntamientos establecen este tipo de licencias como declaraciones responsables.

Ese tipo de licencias no necesitan una aprobación explícita por parte del ayuntamiento, por lo que puedes disfrutar de sus efectos en cuanto presentes toda la documentación.

Perfecto, pero… ¿Dónde está el truco?

Precisamente ahí, en presentar toda la documentación que te exigen.
Necesitarás tanto pagar la tasa como toda la documentación, sino, la licencia no será válida.
No hace falta decir que pagar la tasa es más que obligatorio, esto sí que es indispensable y seguro que lo revisarán en el ayuntamiento.Con esto llegamos al final del artículo. Conseguir cualquier tipo de licencia suele ser complicado, pero si sigues los pasos que comentamos no será un problema.¡Ahora te toca a ti!

  • Los emplazamientos muy ruidosos incrementan las posibilidades de contagio ya que se acorta la distancia con el acompañante y se eleva la voz, proyectándose microgotas de saliva que pueden contener partículas virales y que perduran varios minutos en el ambiente.
  • Se calcula que el aire interior tiene más de 900 compuestos contaminantes y algunos pueden estar entre 2 y 5 veces más concentrados que en el exterior. Las pinturas especiales son una de las soluciones para combatirlos.

A pesar de que los expertos llevan varios años alertando sobre el peligro de la contaminación interior, hasta ahora apenas se había tenido en cuenta la salubridad que caracteriza a algunos emplazamientos cerrados. Contar con ambientes higiénicos, libres de virus y bacterias, y disponer de elementos que ayuden a evitar su propagación es, a raíz de la crisis del coronavirus, más importante que nunca. Y no es para menos: se calcula que el aire interior tiene más de 900 compuestos contaminantes y algunos pueden estar entre 2 y 5 veces más concentrados que en el exterior.

Teniendo en cuenta que pasamos cerca del 90% del tiempo en espacios interiores, la arquitectura y el diseño de interiores llevan mucho tiempo investigando soluciones que ayuden a la creación de espacios saludables, reduciendo las sustancias nocivas del ambiente y de las superficies. Aunque muchas de ellas no son la receta mágica contra la actual pandemia de coronavirus, sí permiten extremar precauciones de cara al futuro, creando estancias confortables, eficientes, sostenibles y, sobre todo, seguras desde el punto de vista de la salud.

La compañía Sto, entidad de origen alemán con sede en España especializada en la elaboración de materiales y soluciones constructivas, expone algunas de las soluciones que están ganando protagonismo:

  • Acondicionar acústicamente los espacios para evitar alzar la voz. Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EEUU, hablar en voz alta puede generar el equivalente por minuto de más de 1.000 gotas contaminadas capaces de permanecer suspendidas en el aire durante 8 minutos o más en un espacio cerrado. Por ello, una de las principales recomendaciones que se están dando para restaurantes, museos, salas de eventos, locales u oficinas es la de evitar que haya una sobrexposición al ruido. Y es que la consecuencia directa de esta situación es acortar la distancia con el acompañante y alzar la voz, lo que podría ser determinante en la propagación, ya que en este caso la proyección de microgotas de saliva que pueden contener partículas virales es mayor. De ahí que, ahora más que nunca, se estén promoviendo las soluciones de acondicionamiento acústico. Estas, a través de la instalación de elementos fonoabsorbentes, reducen el nivel de ruido de los espacios, así como la inteligibilidad de los mismos.
  • Pinturas que limpian el aire interior de contaminantes. El mercado ya ofrece algunas pinturas con capacidades purificantes del aire gracias al efecto de la luz natural, descomponiendo eficazmente los olores y neutralizando sustancias nocivas, cuya exposición puede llegar a causar graves daños en la salud. Incluso algunas compañías, como Sto, ya ofrecen productos de este tipo que lo hacen sin necesidad de luz solar, siendo la iluminación estándar suficiente para iniciar el proceso de limpieza.
  • Superficies que neutralizan las bacterias. Las superficies y elementos que conforman los espacios alojan bacterias de todo tipo, y su nivel de adherencia depende directamente de su composición. Por ello, también están comenzando a proliferar el uso de encimeras, baldosas, tiradores o pomos con capacidad de frenar la proliferación de bacterias. Sus grandes beneficios están haciendo que se valore su uso en lugares públicos como bares, restaurantes, cines, hoteles, escuelas, tiendas, espacios de exposición, consultorios médicos … Aunque también son muy útiles en el hogar, sobre todo en cocinas, baños y habitaciones infantiles.
  • Sensores de movimiento o soluciones capaces de medir la temperatura de los visitantes. La actual crisis de sanitaria ha empezado a poner de moda en lugares públicos la instalación de accesorios con sensores o detectores de proximidad que limitan el contacto con puertas, interruptores, pomos, pulsadores etc. Así mismo, también se está barajando la posibilidad de incluir en el diseño de las entradas de los edificios soluciones capaces de combinar la inteligencia artificial con la termografía para detectar la temperatura de las personas.
  • Elementos constructivos que favorezcan una mayor entrada de luz solar como elemento antibacteriano. La luz natural no solo es buena para la salud, sino que también se ha demostrado su capacidad para eliminar las bacterias que viven en el polvo. Así lo demuestran algunos estudios, como el realizado por la Universidad de Oregón (EE.UU.), que revela que, en las habitaciones oscuras, el 12% de las bacterias permanecen vivas, pudiendo reproducirse. Sin embargo, este porcentaje se reduciría al 6,8% en estancias expuestas a la luz del día. Según estos investigadores, el polvo mantenido en la oscuridad contiene organismos estrechamente relacionados con especies vinculadas a enfermedades respiratorias, que en gran parte están ausentes en el polvo expuesto a la luz del día.
  • Uso de biombos, paneles o mamparas separadoras. La obligatoriedad de mantener una distancia de seguridad de 2 metros también está haciendo que aumente el diseño de mamparas, paneles separadores o biombos en tiendas, restaurantes, oficinas o bancos públicos, para, así, evitar el contacto entre los usuarios. Incluso hay algunos emplazamientos que están comenzando a idear pequeñas cabinas de aislamiento.
  • Cambios de mantenimiento y operación de las instalaciones de climatización y ventilación. Se ha confirmado que en la actual pandemia el aire es uno de los vectores de transmisión. Por ello, y aunque varias sociedades médicas han subrayado la falta de evidencias científicas sobre la posibilidad de que los sistemas de climatización faciliten la propagación del coronavirus, sí se está recomendando tomar ciertas medidas. En este sentido, desde la Federation of European Heating, Ventilation and Air Conditioning aconsejan realizar cambios en las condiciones de mantenimiento y operación de las instalaciones: asegurar la ventilación de los espacios con aire exterior, poner la ventilación a una potencia media al menos dos horas antes de la apertura del edificio, apostar regularmente por la ventilación natural, incrementar la eficacia de la filtración, etc.

 

  • En el Día Mundial del Medio Ambiente, la división Green de UCI destaca las reformas clave en las viviendas para contribuir a la sostenibilidad ambiental, que van desde la sustitución de los antiguos sistemas de calefacción, al sellado de puertas y ventanas, el uso de energías limpias o el cambio de electrodomésticos y aparatos electrodomésticos por aquellos de menor consumo.
  • Según un estudio de UCI de 2019, casi la mitad de los españoles estaría dispuesto a realizar reformas en sus viviendas para hacerlas más eficientes.

El confinamiento a causa del covid-19 ha provocado un cambio en las preferencias de vivienda de los españoles, que valoran más la luminosidad o espacios al aire libre, aunque ello suponga renunciar a vivir en el centro de las ciudades. Sin embargo, no siempre es posible plantearse un cambio de vivienda y vivir encerrados en casa durante semanas también ha puesto de manifiesto la necesidad de acometer reformas. Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios, entidad experta en financiación de la vivienda, a través de su división Green, especializada en financiación sostenible y rehabilitación, ha realizado un análisis sobre las reformas más beneficiosas para el medio ambiente, que se podrán llevar a cabo en los próximos meses.

Los meses de primavera y verano suelen ser el mejor momento para realizar trabajos en viviendas e inmuebles. Pero este año, la suspensión de obras de rehabilitación y reforma en edificios habitados ha supuesto un frenazo para estas actividades, que no se han podido llevar a cabo en viviendas particulares habitadas entre el 4 de abril y el 23 de mayo.

Desde el 25 de mayo, la publicación de una Orden Ministerial relaja las medidas con respecto a las obras y reformas, siempre y cuando se mantengan las protecciones adecuadas de higiene y distancia mínima de seguridad de dos metros entre personas.

Este nuevo capítulo en la desescalada permitirá que muchas personas adecúen sus viviendas a nuevas necesidades, como el teletrabajo, o hacerla más sostenible para reducir así el gasto doméstico, ahora que se pasa más tiempo en casa.

Sin duda, optar por una reforma integral permite hacer la vivienda más eficiente y confortable. Pero los precios de este tipo de obras oscilan entre los 30.000 y 40.000 euros de media en un piso de 100m2. No obstante, aunque la reforma integral puede suponer un coste elevado, si podemos acometer pequeñas obras para conseguir un ahorro energético de hasta el 50% y que resulten beneficiosas para el medio ambiente. Entre las más destacadas, la división Green de UCI apunta las siguientes:

  • Sistema de calefacción: sustituir los antiguos sistemas de calefacción de carbón o gasoil por uno de gas o bomba de calor (aerotermia) es imprescindible para mejorar la eficiencia energética de la vivienda. El nuevo Código Técnico de la Edificación impulsa el uso de energías renovables en las viviendas como sustitución de calderas, por lo que los sistemas de aerotermia o bombas de calor estarán en pleno desarrollo en los róximos años y permitirán ahorrar hasta un 35% en las facturas energéticas o hasta un 70% en el caso de hipotéticas subidas del gasóleo. También existen alternativas más eficientes como instalar el suelo radiante. Además, emplear domótica con termostatos inteligentes puede permitir ahorros en la factura de hasta un 30%.
  • Sellado de puertas y ventanas: la mayor parte de las filtraciones de frío y calor se producen en los cierres de puertas y ventanas. La instalación de ventanas con rotura de puente térmico supone un coste de alrededor de alrededor de 700 euros por ventana y evitan hasta un 30% de pérdida de calor. Además, los cristales dobles permiten aislar tanto de la temperatura como de la contaminación acústica del exterior.
  • Iluminación: Sustituir la instalación eléctrica por una más moderna puede suponer en torno a 2.000 o 3.000€ en un piso de 100 metros cuadrados. Obviamente, una vez sustituida es muy recomendable utilizar bombillas LED.
  • Agua: instalar reductores de caudal y sustituir los grifos de frío y calor por monomandos puede suponer un coste de entre 30 y 200€ si elegimos grifos con termostato. No será muy costoso y será un primer paso para aumentar la eficiencia de la vivienda.
  • Aislamiento térmico: esta reforma podría incluirse dentro de las clasificadas como integrales, pero es una de las grandes mejoras de eficiencia energética en una vivienda, con un coste estimado de entre 2.000 y 3.000 euros. Instalar suelos de madera y colocar una base de aislante térmico es la mejor solución para aislar el suelo. En el caso de paredes y techos, una solución rápida y asequible puede ser el empleo de pinturas térmicas, que podrían mejorar el aislamiento hasta en un 25%.
  • Energía limpia: para hacer aún más eficiente la vivienda es recomendable utilizar energías renovables. En concreto, la opción más habitual son las placas fotovoltaicas. Según un reciente estudio del portal inmobiliario Idealista, el 78% de los edificios de nuestro país son viables para la instalación de placas fotovoltaicas.
  • Renovar aparatos eléctricos y electrodomésticos: la sustitución de electrodomésticos por aparatos de bajo consumo y eficientes es una de las renovaciones más sencillas y que supone un gran beneficio para el ahorro doméstico y el medio ambiente. Pasar de una etiqueta “D” a una A+++ supone un 25% menos de consumo.

Acometer alguna o varias de estas reformas contribuirá al ahorro doméstico y beneficiará también al medio ambiente. De hecho, los expertos calculan que aproximadamente 26 millones de viviendas pierden cada año más de 12.000 millones de euros en un derroche energético que podría evitarse con soluciones de rehabilitación energética adecuadas.

El 46% de los españoles realizaría mejoras en su vivienda para hacerla más eficiente

A finales de 2019, UCI realizaba un análisis sobre cómo se percibe la eficiencia energética de las viviendas. Sobre la posibilidad de realizar mejoras en su vivienda, un 46% de los españoles consultados aseguraba que sí realizaría mejoras, mientras que un 8% no realizaría ninguna. En cuanto a la financiación para las obras de rehabilitación, un 54% estaría dispuesto a contratar un préstamo para realizar mejoras en su hogar.

En este estudio, también se ponían de manifiesto las razones por las que los compradores descartarían contratar un préstamo para mejorar la eficiencia energética de su vivienda: el principal obstáculo es no querer asumir un préstamo adicional (21%), seguido de la preocupación por tener que asumir un mayor gasto mensual en su economía doméstica (8%), no poder asumir un préstamo (8%) o porque ya tienen planificada la compra de una vivienda eficiente (8%).

Otras razones son no querer reducir el consumo energético de la casa (5%) porque resulta complejo (3%) o porque sería complicado realizar una reforma (3%).

 

  • Recomiendan a los usuarios contactar con un profesional competente para que compruebe el peso que es capaz de soportar la estructura del edificio
  • “Sin comprobar la viabilidad de la instalación pueden producirse daños en las estructuras de los edificios y que la seguridad de las personas se vea amenazada”
  • La instalación requiere el permiso de la junta de propietarios porque supone alterar elementos comunes de los inmuebles

En pleno proceso de desescalada del confinamiento para prevenir los contagios por coronavirus, con la llegada del calor está proliferando la venta de piscinas hinchables y prefabricadas. El Consejo General de los Colegios de Administradores de Fincas de España (CGCAFE), el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) y el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) alertan, en un comunicado conjunto, de los riesgos que puede implicar su instalación de estas piscinas en terrazas, balcones y azoteas de los edificios sin un criterio técnico que lo avale.

Como indica el secretario general del CSCAE, Laureano Matas: “Sin la necesaria supervisión de un profesional competente, que constate la viabilidad de la instalación, pueden producirse daños en las estructuras de los edificios y, en el peor de los casos, que la seguridad de las personas se vea amenazada. Afortunadamente, el asesoramiento experto evita riesgos y, en función del tipo de piscina, hay casos en los que es posible reforzar la estructura de una forma asequible”.

Por eso, antes de adquirir una piscina, recomiendan a los usuarios que se pongan en contacto con un arquitecto o un arquitecto técnico para que compruebe el peso que es capaz de soportar la estructura de la terraza de su vivienda. De esta manera, sabrá si es viable instalar una piscina y el volumen de agua que puede soportar. En concreto, una cubierta que inicialmente no estaba calculada para este sobrepeso, puede soportar entre 100 y 200 kilos por metro cuadrado, lo que equivale a una lámina de agua entre 10 y 20 centímetros de altura, se indica en el comunicado.

El presidente del CGATE, Alfredo Sanz Corma, insiste en que un edificio está calculado para unos usos determinados. “Si introducimos variables que los alteren -advierte-, puede verse comprometida alguna parte de su estructura. Es imprescindible que, antes de instalar una piscina portátil en un forjado, se consulte con un técnico competente, para no comprometer la estabilidad del forjado y, sobre todo, y más importante, la seguridad y salud de las personas. Estamos empezando a lamentar accidentes y, antes de que estos sean algo recurrente, es necesario concienciar a la sociedad de que acuda a los profesionales competentes, aparejadores y arquitectos”.

El forjado que sustenta esa estructura es un elemento común del edificio. Por lo tanto, el deseo de instalar una piscina en la azotea debe comunicarse a la comunidad de propietarios desde el primer momento, junto con el informe técnico correspondiente. Además, en aquellas piscinas que pudieran ser objeto de uso comunitario este informe técnico contará con las especificaciones propias sobre las limitaciones de uso, aforo y sanitarias.

Salvador Díez, presidente del CGCAFE, recuerda que, además de cumplir con las condiciones técnicas recomendadas, no se puede modificar ningún elemento común de la finca para la instalación de una piscina. “Si un vecino quiere instalar o instala una piscina y esto supone la alteración de algún elemento común, no puede hacerlo sin la autorización previa de la Junta de Propietarios, y esta autorización ha de ser por unanimidad y siempre que no suponga ningún riesgo para la finca ni para los vecinos. Si la intención es instalar una piscina portátil en una terraza, no es necesario el acuerdo de la Junta de Propietarios, pero si es conveniente comunicarlo a la Comunidad de Propietarios y acompañar un informe técnico que garantice que no se va a ver afectado ningún elemento y que la instalación es técnicamente viable”.

  • Solo un 23% de los hogares con personas mayores ha cambiado sus hábi-tos de ventilación, lo que podría ocasionar graves perjuicios a su salud si se superan ciertos niveles de concentración de C02
  • Un 10% de los españoles ha adaptado su vivienda para cubrir las nuevas necesidades, como el teletrabajo, el estudio o la práctica de deporte
  • Las soluciones modulares, como los tabiques móviles, permitirían la adap-tación de los espacios de la vivienda a diferentes prestaciones

Cuando una gran parte de España se adentra en la Fase I de desescalada, es hora de analizar cómo ha sido nuestra relación con el hogar y cómo han variado nuestros hábitos durante el confinamiento. De acuerdo con el estudio “La salud de tu hogar en tiempos de confinamiento” realizado por el Grupo Mutua de Propietarios y el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE), un 74% de los españoles asegura haberse adaptado bastante bien o muy bien a vivir confinado, aunque esta percepción varía de forma considerable en fun-ción de la edad, los habitantes de una casa y sus metros cuadrados.

Sin embargo, aunque en general se ha asumido la nueva situación, el informe des-vela que se han cometido algunos errores que pueden influir de forma negativa en nuestra salud, especialmente en los hogares con personas de más de 70 años.

“Este periodo de confinamiento nos ha permitido conocer cómo se encuentran nues-tras casas y edificios, y nos ayudará a tomar decisiones que nos permitirán mejorar su habitabilidad en caso de que debamos volver a permanecer en el hogar”, afirma el Director General del Grupo Mutua de Propietarios, Christopher Bunzl.

De acuerdo con el informe, aunque el número de veces que se ventila ha sido prác-ticamente el mismo antes y durante el periodo de confinamiento -pasa de 1,3 a 1,5 veces al día, sí ha incrementado en 17 minutos la ventilación del hogar durante el confinamiento. Sin embargo, las personas mayores son las que menos han variado sus hábitos de ventilación respecto a antes del confinamiento: 23% frente al 62% de los hogares de 18 a 35 años.

“La calidad del aire interior de las viviendas puede afectar directamente a la salud de las personas que las habitan, especialmente a las más vulnerables, por lo que venti-lar adecuadamente tu casa de forma diaria, preferiblemente varias veces al día en periodos cortos de 10 – 15 minutos, que no incidan muy negativamente sobre la inercia térmica de la casa es esencial”, explica Alfredo Sanz, presidente del CGATE.

En relación al grado de adaptación al estado de confinamiento, el informe destaca que, en general, las personas mayores (76%), las viviendas con mayor número de personas (81% si viven más de 6) y los que viven en casas unifamiliares o con más metros cuadrados (95% si es superior a 150 m2), son las que en mayor proporción se han adaptado mejor a vivir en esta situación.

“Durante este periodo nuestra vivienda ha asumido el papel de refugio, poniéndose de manifiesto la necesidad de contar con elementos tan básicos como un correcto mantenimiento del inmueble; que la vivienda sea accesible para las personas con movilidad reducida y que, además, sea sostenible mediante la adoptación de medi-das que permitan reducir el consumo energético”, señala Bunzl.

Adaptación de la vivienda

Aunque el informe recoge un alto grado de adaptación, no todas las viviendas gozan de una adecuada salubridad. Según Alfredo Sanz, “afortunadamente, en esta oca-sión la pandemia nos ha sorprendido en primavera que es la estación más benigna del año. Pero si vuelve a suceder en invierno o en pleno verano la percepción sería muy diferente, ya que nuestro parque edificado no está preparado para ser habita-do en condiciones extremas”.

De hecho, el número de viviendas construidas en España está cerca de los 26 millo-nes, y de ellas más 8 millones son absolutamente ineficientes energéticamente, de-bido a que se construyeron bajo unas normativas y estándares anteriores a la pri-mera normativa que regulo el aislamiento y eficiencia energética de los edificios, la NBE-CT-97.

Para adaptarse al estado de confinamiento, un 10% de los españoles ha realizado modificaciones o adaptaciones en sus viviendas para poder cubrir las nuevas necesi-dades. Los dormitorios (50%) y los comedores (45%) son los espacios más poliva-lentes para acoger nuevas funciones, entre las que destaca el teletrabajo (65%), seguido de los estudios (36%) y la práctica de deporte (31%).

En este sentido, Sanz asegura que “es necesario que empecemos a plantearnos ciertas soluciones modulares que den respuesta a las nuevas necesidades y permitan sectorizaciones que hagan posible la adaptación de la vivienda a otras prestaciones, como el teletrabajo entre otras. Es posible diseñar sistemas modulares, tales como tabiques móviles, que permitan crear espacios diferenciados lo largo de la jornada en función de las necesidades de los habitantes de las viviendas, por ejemplo com-partimentado las zonas de estar para conseguir mayor independencia, y abriéndolas cuando de lo que se trate sea de disfrutar de tiempo en familia”.

Entre los perfiles que han tenido que realizar modificaciones o adaptaciones de es-pacios en mayor proporción destacan las personas más jóvenes (23% vs 0 en el caso de los mayores de 70 años), los hogares con más de 6 personas (26% vs 5% si solo reside una persona) y las viviendas de menos de 30 m2 (37% vs 13% de las de más de 150 m2). Los hogares con alguna persona con problemas respiratorios también han sufrido modificaciones en un mayor porcentaje, en este caso por moti-vos más relacionados a la prevención del COVID-19 (22% vs 7% si no hay personas con problemas respiratorios).

Modificación de hábitos de los españoles

De acuerdo con el informe “La salud de tu hogar en tiempos de confinamiento”, los españoles reconocen haber intensificado algunos hábitos durante este periodo, entre los que destacan los relacionados con la prevención del COVID-19: lavarse las manos (un 88% asegura hacerlo con más frecuencia); limpiar más (55%); ventilar las habi-taciones (45%); los hábitos saludables como hacer ejercicio en casa (un 49% hace más ejercicio) y aquellos consecuencia del confinamiento como pasar más tiempo en la cocina (48%).

Asimismo, el tiempo de sueño también ha variado, incrementándose en una media de 23 minutos, hasta alcanzar las 7 horas 45 minutos. Son las personas jóvenes las que admiten dormir mucho más en este periodo de confinamiento (42% frente al 15% de los mayores de 70 años). Asimismo, el tiempo que se pasa en el dormitorio sin dormir también crece hasta las 2 horas y 22 minutos.