certificacion energetica hogar
  • Un 40% de los profesionales inmobiliarios coincide en que, en la última década, la preocupación por los parámetros energéticos de un inmueble “ha mejorado algo pero sin cambios significativos”.
  • La media del valor que otorga un futuro comprador de un inmueble a su eficiencia energética aprueba con un raspado, un 5 sobre 10.
  • Además, 6 de cada 10 vendedores ignoran que contar con un certificado energético favorable permite la revalorización de su inmueble.
  • Estos datos se obtienen de una encuesta realizada en el marco de Greenmociónate, el encuentro virtual, organizado por UCI y SIRA, cuyo objetivo es ayudar a los agentes inmobiliarios a liderar la transición ecológica de las viviendas en España.

La última jornada celebrada de Greenmociónate, el encuentro virtual organizado por UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios), entidad especialista en la financiación sostenible de la vivienda, y su área de desarrollo para profesionales inmobiliarios, SIRA, ha puesto de manifiesto cómo la eficiencia energética en los hogares españoles sigue siendo una importante asignatura pendiente.

Los más de 400 agentes inmobiliarios participantes en Greenmociónate coincidieron en que el futuro del sector pasa por el Green para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 y el compromiso de descarbonización de las ciudades. De hecho, se calcula que en España más de 1,2 de millones de inmuebles deberán rehabilitarse antes de 2030 y 7 millones tendrán que ser renovados antes de 2050. Objetivos a favor de la sostenibilidad y la eficiencia energética sobre los que los propietarios españoles parecen no estar concienciados. Según se desprende de una encuesta realizada a los inmobiliarios participantes en Greenmociónate, la eficiencia energética es una de las grandes olvidadas en las operaciones de compra-venta de inmuebles por parte de compradores y vendedores.

Si bien es cierto que se ha incrementado el interés y la preocupación por los parámetros energéticos de los hogares en esta última década, tanto para vendedores como para compradores, un 40% de los agentes inmobiliarios coinciden en que “ha mejorado algo pero sin cambios significativos”.

La media del valor que otorga un futuro comprador de un inmueble a su eficiencia energética aprueba con un raspado, un 5 sobre 10. La principal motivación esgrimida es el ahorro, pocos son los que piensan exclusivamente en el respeto al medio ambiente (por debajo del 5%).

Por si eso fuera poco, en la primera visita a una agencia inmobiliaria, casi la mitad de los futuros propietarios afirma desconocer la existencia de ayudas y subvenciones públicas para contribuir a la rehabilitación de sus inmuebles. Y el 30% afirma saber de estas ayudas pero desconocen totalmente su modus operandi.

Respecto a los elementos de la vivienda por cuyo gasto energético y condiciones más se interesan los futuros propietarios, se sitúan, por orden de prioridad: ventanas, sistemas de calefacción, electrodomésticos, iluminación, paneles solares y el uso de recursos relacionados con la jardinería. Igualmente, ventanas y sistemas de calefacción son considerados factores prioritarios a la hora de pensar en una reforma tras la compra.

 

En cuanto a los vendedores de inmuebles que acuden a una agencia inmobiliaria para tramitar la venta de su vivienda, 6 de cada 10 ignoran que contar con un certificado energético favorable permite la revalorización de su inmueble.

Compartir con amigos: