Instalaci´n de placas solares

Producir tu propia energía renovable mediante paneles fotovoltaicos es actualmente más asequible que nunca. Hay diferentes tipos de placas solares, instalaciones y modalidades por lo que conviene informarse antes de dar un paso precipitadamente. Desde la derogación del conocido como “impuesto al sol” y tras la aprobación del Real Decreto Ley 15/2018 de 5 de octubre, destinado a introducir medidas urgentes para la transición energética, la rentabilidad de las placas solares ha dejado de estar en entredicho.

Energía Solar para Autoconsumo

La energía solar proporciona un importante ahorro energético siendo abundante, limpia y renovable. España se encuentra en una ubicación geográfica privilegiada para la generación de energía solar. Así que si dispones de espacio suficiente en tu tejado, terreno o posibilidad de alquilar la cubierta de tu vecino, te interesa saber cómo aprovecharlo.

Si hablamos de energía solar, se define como autoconsumo a las instalaciones que generan electricidad o agua caliente sanitaria para consumir en el mismo lugar donde se produce.

Las placas solares térmicas o también llamadas colectores térmicos sirven para producir agua caliente sanitaria y los paneles fotovoltaicos producen electricidad. Existen también placas solares híbridas o paneles mixtos, no tan comunes, que permiten las dos funciones a la vez.

Costes iniciales en la instalación de placas solares

Los costes de poner placas solares en una vivienda (como explican en este artículo) dependerán de varios factores. Instalar placas solares en tu casa o negocio tiene un coste inicial que varía en función de tus necesidades energéticas, del propósito de la instalación, de la calidad del kit solar y otros muchos factores.

En primer lugar, has de costear los componentes, como los paneles, los inversores, la batería, el cableado, el generador, etc. Por otro lado, también debes hacer frente a los gastos de instalación

También debemos tener muy en cuenta por un lado el mantenimiento de las placas solares, en este caso, a pesar de que muchas empresas nos hagan pensar lo contrario, una instalación en una vivienda no requiere de un mantenimiento exhaustivo ni periódico, ya que con limpiar los paneles con una manguera periódicamente y asegurar que no hay elementos externos sobre y bajo los paneles, es suficiente.

En la última década el coste del vatio en las células solares se ha abaratado en un 94%. Nos encontramos, por tanto, en un momento óptimo para apostar por este tipo de energía sostenible y renovable, pues el precio de placas fotovoltaicas se ha reducido mucho.

¿Invertir en Energía Solar es Rentable?

La inversión en paneles fotovoltaicos está dirigida tanto a empresas como a particulares, que sin tener conocimientos sobre este sector deseen invertir en energías renovables. Producir tu propia energía te da independencia de la volatilidad de los precios de suministro. Además, sobre todo, reduce el impacto ambiental, favorece la transición energética y ayuda a luchar contra el cambio climático al no consumir combustibles fósiles.

Invertir en una instalación solar es muy rentable si está bien dimensionada. A mayor número de placas, adecuadas a la climatología, mejor orientadas, más electricidad producirás. Si produces más de lo que consumes, más excedente conseguirás. Con más excedente, más puedes reducir la factura y antes se recuperará la inversión.

La rentabilidad de las placas solares para el autoconsumo está dada principalmente por:

  • el precio de los paneles y de la instalación
  • el extenso tiempo de vida de la instalación
  • el bajo mantenimiento
  • el ahorro en la factura de la luz que ronda el 50% del consumo
  • la compensación de excedentes
  • las subvenciones recibidas

En conclusión podemos decir que la instalación de placas solares y baterías como una inversión comparable a un negocio. A diferencia de la compra de un coche (que se devalúa), una instalación solar reduce el gasto futuro, genera ingresos y revaloriza el valor de la vivienda para una posterior venta.

Compartir con amigos: