Célula de Habitabilidad

En este artículo veremos los mejores trucos para obtener la cédula de habitabilidad sin complicarnos la existencia.
Los trámites con la administración inquietan a todos y nadie quiere ser multado ni tener problemas para algo relativamente sencillo como una licencia de ocupación.

¡Empezamos!

1-Infórmate bien sobre la licencia que se adapta a tus necesidades

En muchas ocasiones la administración no da información concreta de para qué sirve uno u otro trámite.
No todos estamos acostumbrados a lidiar con las licencias y muchas veces no sabemos la diferencia entre un certificado energético, una licencia de ocupación u las licencias de obra, por ejemplo.

Esta entrada de Wikipedia te puede servir de ayuda para saber algo más del trámite, pero en general es necesaria para obtener los suministros de agua, luz o gas o realizar la compraventa de una vivienda.

También te dejamos esta completa guía sobre la cédula de habitabilidad, donde puedes encontrar un paso a paso.
Independientemente de esto, siempre puedes consultarnos si te surgen dudas al respecto, estamos disponibles para cualquier cuestión que te surja en nuestro formulario de contacto o en los comentarios.

2. Reúne toda la documentación que te exigen

Una vez que has confirmado que necesitas la cédula de habitabilidad para tu vivienda, es aconsejable reunir todos los documentos que te piden en tu ayuntamiento.
Normalmente te solicitan lo siguiente:

  • Fotocopia de documento nacional de identidad de los propietarios de la vivienda.
  • Escrituras de la vivienda.
  • Recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles reciente.
  • Certificado de habitabilidad firmado por un arquitecto o arquitecto técnico.

Estos son los documentos genéricos, pero dependerá de tu ayuntamiento el listado definitivo de documentos que te exigirán.

El certificado de habitabilidad será, con toda probabilidad, lo que más trabajo te llevará conseguir.
Lo que nos lleva a nuestro siguiente punto.

3. Obtén el certificado de habitabilidad

El certificado de habitabilidad es un documento firmado por un arquitecto o arquitecto técnico donde se acredita que la vivienda cumple con las condiciones de habitabilidad vigentes y está, por lo tanto, lista para ser habitada.

Entre otras cosas, tendrá que tener la siguiente información:

  • Fecha de construcción de la vivienda.
  • Superficie construida y superficie útil.
  • Relación de estancias.
  • Planimetría de la vivienda, con los alzados correspondientes.

Este certificado se puede obtener en un corto espacio de tiempo, ya que no conlleva especiales cálculos ni problemas, pero sí que puedes tenerlos si el profesional con el que trabajes no es de confianza.

4. Escoge a un profesional de confianza

Nosotros podemos responder por el equipo de Iniziar, ya que estamos comprometidos a ofrecerte la mejor calidad posible, pero hay mucha diversidad de profesionales liberales ahí fuera y no todos son de fiar.
No sería la primera ocasión en la que algún cliente nuestro nos cuenta alguna mala experiencia con algún técnico.
Por ello, te aconsejamos revisar las opiniones en perfiles como Google My Business de la empresa con la que vayas a trabajar, para evitar problemas en el futuro.

5. Presenta toda la documentación al mismo tiempo y abona la tasa

Es una obviedad, pero esto puede retrasar el plazo para conseguir tu licencia e incluso alguna multa-aunque no es habitual.

Actualmente la inmensa mayoría de los ayuntamientos establecen este tipo de licencias como declaraciones responsables.

Ese tipo de licencias no necesitan una aprobación explícita por parte del ayuntamiento, por lo que puedes disfrutar de sus efectos en cuanto presentes toda la documentación.

Perfecto, pero… ¿Dónde está el truco?

Precisamente ahí, en presentar toda la documentación que te exigen.
Necesitarás tanto pagar la tasa como toda la documentación, sino, la licencia no será válida.
No hace falta decir que pagar la tasa es más que obligatorio, esto sí que es indispensable y seguro que lo revisarán en el ayuntamiento.Con esto llegamos al final del artículo. Conseguir cualquier tipo de licencia suele ser complicado, pero si sigues los pasos que comentamos no será un problema.¡Ahora te toca a ti!

Compartir con amigos: