• En la agencia de Eduardo Molet ya tienen concertadas cerca de 80 visitas con clientes interesados en comprar vivienda, menos de la mitad de las que se tuvieron que anular tras la declaración del estado de alarma.

Hemos implementado medidas de prevención y formación para los empleados con el fin de reanudar la actividad con todas las garantías, aunque seguimos priorizando el teletrabajo”. En la agencia de Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios, ya han preparado todo lo necesario para poder volver a operar a partir del 4 de mayo. Se han establecido turnos en las oficinas, donde se han instalado mamparas de plástico para separar clientes y trabajadores, además del uso de gel, guantes y mascarillas. Y en cuanto a las visitas físicas, solo se realizarán si son imprescindibles, y en este caso con equipos de protección.

Respecto a la actividad con la que vuelven a la carga, “de momento tenemos muchas visitas para valorar pisos de personas mayores que quieren vender la nuda propiedad, y 78 posibles compradores”. Este dato no se acerca ni a lo mitad del número de visitas que se tuvieron que anular cuando estalló la crisis y se decretó el estado de alarma. “Tuvimos que cancelar 187 visitas de clientes que querían comprar”.

No obstante, y a pesar del descalabro que ha supuesto para el sector la pandemia, Eduardo Molet cree que, poco a poco y con las medidas adecuadas, se saldrá de la crisis y se recuperará el pulso del sector. “En estos días de confinamiento, se han recibido muchas peticiones de interesados en dos productos inmobiliarios que funcionarán muy bien en estos primeros meses de ‘nueva normalidad’: la vivienda de lujo y la nuda propiedad”.

Cómo afecta al COVID-19 al mercado inmobiliario

La previsión que maneja Eduardo Molet es que cerrarán más del 25% de las agencias inmobiliarias, aunque con las políticas de estímulo adecuadas del Gobierno y del Banco Central Europeo, la salida de la crisis se acelerará y la reactivación de la economía se iniciará al comenzar 2021.

Respecto a los precios de la vivienda, Molet apunta hacia una caída del 15%, y el número de transacciones podría reducirse un 28%. Aun así, la previsión es que haya una recuperación mejor de la esperada. “Muchos inversores apostarán por el ladrillo, a lo que habrá que sumar los tipos de interés a cero y las posibles medidas fiscales que se vayan tomando a lo largo de los próximos meses”, concluye Eduardo Molet.

Compartir con amigos: