Etikalia, la inmobiliaria ética que busca un impacto en la sociedad


En 2014, Roberto Cacho, que fue director del programa Bizigune de alquiler de viviendas vacías del Gobierno Vasco, fundó Etikalia, la primera inmobiliaria ética. La idea era llevar a la gestión inmobiliaria modelos como los de la banca ética o la economía del bien común, es decir, no buscar el máximo beneficio económico, sino también un impacto en la sociedad. Desde entonces no ha dejado de introducir innovaciones en la gestión inmobiliaria buscando fórmulas más eficaces y éticas en la gestión de los alquileres y ventas de inmuebles.

La novedad más reciente ha sido la puesta en marcha de un servicio nuevo de venta de inmuebles que, entre otras cosas, elimina las comisiones en las ventas de viviendas, que suelen estar entre el 3% el 5% del precio de venta. En lugar de eso, Etikalia cobra unos honorarios fijos, por lo que el vendedor puede ahorrarse miles de euros en el pago de comisiones. «Cobramos por nuestro trabajo, no por el resultado financiero que una operación tenga para el vendedor«, explican. El hecho de cobrar menos por la gestión no implica una merma en la calidad del servicio sino, al contrario, se ofrece un servicio de muy alta calidad o, como dice Roberto Cacho, “un servicio premium a precio low cost”.

El servicio busca dar al inmueble la máxima visibilidad y presentarlo de la forma más atractiva para tratar de atraer al máximo de posibles compradores. Para ello hacen una fuerte inversión en publicidad, además de realizar fotografía profesional, vídeo, visita virtual, reforma virtual para pisos que necesiten una actualización, etc. La novedad más reciente de este servicio es la inclusión de técnicas de inteligencia de datos y big data cruzando datos de oferta y demanda que permiten tomar decisiones durante el proceso de venta o de negociación en base a datos reales de comportamientos del mercado y no en base a sensaciones. “Este nuevo sistema nos permite analizar miles de datos para cada inmueble y tomar decisiones que han facilitado cerrar ventas en las mejores condiciones posibles de precio y plazo e incluso cerrar ventas de viviendas que hasta entonces no habían generado interés”, asegura Roberto.

Etikalia también destaca en el ámbito del alquiler, que fue el primer servicio que puso en marcha en 2014. La experiencia de su gerente como director de Bizigune durante 10 años le permitió poner en marcha un servicio que aprovechara las características que hicieron de Bizigune un programa de éxito y que mejorara aquellas otras cuestiones que debían funcionar mejor. Así, Etikalia permite a los arrendadores poder alquilar su vivienda con total tranquilidad, como expresa el eslogan de la empresa y con la garantía de que van a cobrar la renta. La filosofía de Etikalia se basa en un planteamiento rompedor como el de la “gestión preventiva del alquiler”. Según Roberto Cacho, la alta siniestralidad de los alquileres “se debe en gran medida a que generalmente las gestiones se hacen entre particulares, sin una gestión profesional y ante un problema ninguna de las dos partes sabe cómo resolverlo de forma pacífica”. Frente a eso Etikalia hace un primer trabajo de “emparejar” viviendas y futuros inquilinos en base a las características y circunstancias de ambos y se encarga de todo lo que suceda en relación al alquiler hasta la finalización del contrato. Este servicio formó parte del programa de emprendimiento e innovación social de la Diputación Foral de Bizkaia, que apoya proyectos y empresas económicamente viables y que dan una solución novedosa a un problema social como era en este caso el de las viviendas vacías.

4.5
02

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *