Blog sobre interiorismo y decoración de inmuebles.

  • El bilbaíno José Arroyo cuenta con una dilatada experiencia en el campo del interiorismo avalada por 20 años de trabajo. La atemporalidad, el empleo de los materiales nobles y la incorporación de piezas de iluminación y plantas son las características que definen sus proyectos.

Uno de los muchos aprendizajes que se sacan después de los más de dos meses de confinamiento recae sobre el hogar. Mientras que anteriormente era un espacio al que, debido al ritmo frenético de la vida cotidiana no se dedicaba toda la atención que requería, hoy en día, se ha producido un cambio de paradigma que afecta positivamente al interiorismo y a la decoración, haciendo que la disposición, la practicidad, la luminosidad o el correcto equipamiento tecnológico cobren una inmensa importancia.

Así lo esgrime José Arroyo, interiorista bilbaíno con más de 20 años de trayectoria profesional, ya que, en sus palabras, “nos hemos adaptado a interiorizar más, a priorizar más el día a día en nuestros hogares y a equiparlos de modo que dispongamos de todo lo necesario sin necesidad de acudir al exterior”, afirma. De esto modo, José Arroyo explica las tendencias hacia las que se va a orientar la nueva forma de decorar y de organizar estos espacios haciendo hincapié en la correcta distribución y amplitud de los espacios, la funcionalidad de los muebles y dispositivos que en ella se dispongan, el impacto de la luz natural y la correcta incorporación de la tecnología a los hogares.

En los últimos años, los espacios abiertos donde se integran diferentes estancias y, por tanto, se crea mayor convivencia han vivido en auge. En especial, salón y cocina son los dos espacios que cobran más sentido a la hora de unirse ya que se trata de las estancias donde la actividad es mayor, en las que se suele pasar más tiempo junto con el resto de las personas que conviven en la casa o en las que se disponen los invitados. “La fusión de espacios es necesaria hoy en día con el fin de facilitar una mayor comunicación a estas dos estancias, esenciales en los hogares ya que son los espacios donde mayor vida se produce”, explica José Arroyo. Por el contrario, nunca se debe fusionar dormitorios, ya que en éstos es necesario el aislamiento manteniendo la intimidad que requieren.

Aunque estas dos estancias pasen a estar integradas, el concepto de diferenciarlas por ambientes se consolida como una tendencia clave. Así, aunque los espacios estén diferenciados deben de cumplir con su función y, en especial, deben de estar cuidadosamente ordenados ya que, de no estarlo, pueden jugar una mala pasada a la vista y parecer menos amplios debido al desorden.

Respecto a la funcionalidad, ésta también recae sobre los muebles que se dispongan en el hogar, ya que “hoy en día, todo mueble y toda pieza del hogar tiene mayor sentido que anteriormente”, declara José Arroyo. En esta línea, el interiorista afirma que “ahora, por ejemplo, una silla ha pasado de ser un simple elemento en el que sentarse a cobrar importancia no sólo por su funcionalidad, sino por el espacio que ocupa en la casa, su forma, su color, su diseño, etc., aspectos que antes no tenían tanta importancia”, manifiesta.

Otro de los puntos que han adquirido consideración ha sido el impacto de la luz natural. La iluminación de calidad es fundamental para aunar una mayor comodidad en las casas. Existen elementos que, con una cuidada incorporación a la decoración, harán que la proyección de la luz sea mayor. Un claro ejemplo son los cristales y los espejos que sirven para proporcionar amplitud al reflejarse en ellos elementos del hogar, además del correcto uso de textiles y colores. En este sentido, los tonos livianos y ligeros, con menor impacto, ayudan a que la luz sea mejor, además de “arropar a quien viva en el espacio y haciendo que este sea más elegante y sutil que con colores más radicales que cansan a la vista y que pueden tener un impacto negativo en la salud”, afirma José Arroyo.

Asimismo, la vegetación y la incorporación de la tecnología han cobrado gran importancia últimamente. Por un lado, incorporar plantas y flores a los hogares aporta vida a los mismos “ya que la vegetación es el pulmón de los hogares y una forma muy elegante de incorporar dentro de la casa lo que es de fuera”, indica el interiorista. Además, equipar los hogares con tecnología se ha convertido en un punto primordial y, no sólo uno o varios espacios, sino toda la casa debe de estar conectada. “Debemos adaptar todo el hogar con tecnología, sin alcanzar ese punto frío que ésta puede otorgar. Busquemos los dispositivos adecuados, sencillos y discretos, que nos faciliten la rutina y nos hagan vivir de una forma más cómoda sin alterar la decoración de la casa”, sostiene José Arroyo.

En cuanto a la demanda, nos encontramos en un punto en el que se valoran más los productos atemporales, “los muebles para toda la vida” que no sólo ofrecen diseño, sino que vuelcan todos sus esfuerzos en otorgar calidad. Las anteriores tendencias hacia los muebles low-cost -diseño, poca calidad y precio bajo- han dado un giro favoreciendo a las piezas de calidad. “Esto generaba una situación itinerante que permitía renovar y cambiar cada cierto tiempo la decoración. El cliente ahora valora mucho más la producción y los materiales con los que está elaborada la pieza”, afirma José Arroyo. Así, en opinión del interiorista, las piezas que cobran más importancia hoy en día en cualquier hogar son el sofá, la mesa de comedor, la cama, las cortinas y la butaca o sillón de lectura.

Alianzas para lograr los objetivos de desarrollo sostenible. Este es el título del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 17, con el que la Agenda 2030 anima a crear acuerdos de colaboración entre instituciones, empresas y administraciones para solucionar problemas relacionados con el desarrollo sostenible, mediante el intercambio de conocimientos, especialización, tecnología y recursos.

Esta necesidad de buscar partners especializados para profundizar en los ODS, ha llevado a habitissimo a asociarse a Green Building Council España (GBCe) para incluir la edificación sostenible y la rehabilitación energética entre los principales servicios, consejos y contenidos que ofrecen a sus clientes a través de su plataforma digital.

La asociación de habitissimo a GBCe coincide, además, con un momento en el que la ciudadanía es más consciente que nunca de las carencias de sus hogares, detectadas durante el confinamiento vivido por la llegada de la COVID-19 a nuestras vidas. Ruidos de vecinos molestos, falta de confort térmico, humedades persistentes, falta de iluminación natural, mala calidad del aire interior… son solo algunos de los problemas que padecen un gran número de hogares en España y que los ciudadanos quieren solventar. De hecho, según un reciente estudio realizado por la plataforma, el 62 % de las personas que habían solicitado realizar una reforma o reparación antes de la COVID-19, se han reafirmado en su intención de llevarla a cabo tras este periodo e introducir nuevas intervenciones para solventar los problemas detectados durante el confinamiento.

“En un momento en el que prevemos que nuestros clientes quieran dar solución a los problemas detectados en sus hogares durante el confinamiento, nos gustaría que todas estas reformas y reparaciones no se realicen con criterios meramente estéticos y que incluyan también un componente de sostenibilidad que, en el medio plazo, mejore el comportamiento energético y la producción de emisiones contaminantes de nuestro parque edificado” asegura Sarah Harmon, CEO de habitissimo.“Para profundizar en cómo nuestro negocio puede mejorar su oferta en sostenibilidad y transmitirlo a nuestros clientes no se me ocurre mejor partner que la asociación de referencia en edificación sostenible, Green Building Council España”, afirma.

Para Bruno Sauer, director general de GBCe “la entrada de habitissimo en nuestra asociación beneficia a las dos partes, ya que nos permitirá compartir conocimientos, actividades y experiencias para avanzar en la transformación del sector hacia la sostenibilidad. Por otro lado, la larga trayectoria que tiene esta plataforma en la digitalización del sector de la construcción, nos va a servir también de ayuda y ejemplo”.

habitissimo pone todo su foco en sus clientes, “queremos que el usuario que accede a nuestra plataforma lo haga con la confianza de que el trabajo que se llevará a cabo, se hará con profesionalidad, siguiendo todos los estándares de calidad e informado de la posibilidad de introducir elementos sostenibles que le permitan mejorar su confort y la eficiencia de su vivienda. Todo esto será justamente valorado por el cliente que lo contrata. Cerrando así la brecha de confianza entre cliente y profesional que tradicionalmente ha existido en este sector”, manifiesta Sarah Harmon.

La compañía, que se encuentra completamente alineada con los objetivos fundacionales de GBCe y su estrategia de trabajo, nacional e internacional, estudiará las posibles vías de colaboración dentro del calendario de actividades de la asociación. Ambas partes ya estudian la posible colaboración de habitissimo en comités de trabajo, webinarios y otras actividades de Green Building Council España.

El uso de las zonas de formación y salas de reuniones en empresas y los protocolos de seguridad e higiene de estos espacios para evitar posibles contagios, plantean no pocos desafíos en las diferentes fases de la desescalada. Se trata de unos espacios imprescindibles para la actividad de las organizaciones cuyo uso se irá incrementado a medida que se recupere la “nueva normalidad”.

Para mantener este uso sin renunciar a la seguridad, Actiu ha elaborado la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el covid19”, que ofrece una serie de recomendaciones y ejemplos prácticos de rediseño de los espacios para evitar cualquier riesgo de contagio en base a las normas dictadas por las autoridades competentes para la prevención de contagios del covid-19 así como su experiencia en equipamiento de espacios

Además de respetar medidas como una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducir la densidad y el aforo, promover una conciencia ecológica, impulsar la transformación digital, disponer de mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos y crear espacios flexibles y polivalentes, la Guía propone protocolos de higiene para los trabajadores y sus puestos de trabajo, señalética que garantice la circulación segura y recomienda nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que eviten el contacto en zonas de uso compartido.

Espacios de formación y aprendizaje

Estos espacios son básicos para el sector de educación – comenta Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu– pero cada vez son también más habituales e importantes en los entornos corporativos. En todos estos ámbitos se van a adoptar cambios en base a las necesidades de los mismos así como los requisitos post covid”. Según Berbegal, ya se estaba abordando un cambio en el modelo de los espacios educativos, cuando llegó la pandemia.  “La idea era pasar poco a poco de espacios a menudo muy rígidos y estáticos, a otros más flexibles, con equipamiento que facilitara la modularidad del espacio y su uso, en los que el aprendizaje por proyectos y la colaboración dotaran a los asistentes de algo más que conocimiento. Ahora los espacios de aprendizaje van a seguir adaptándose con mobiliario polivalente y la combinación de las TIC con actividades presenciales por turnos, aplicando las medidas de aforo, distanciamiento y puntos de higiene recomendadas para todos los espacios colectivos.

Aulas y zonas de formación

  •  Reducir aforo en un 60-70%.
  • Uso obligatorio de mascarilla.
  • Ubicar las mesas o sillas para permitir la correcta circulación y que queden siempre los dos puestos a los lados libres respetando los 2m de distancia.
  •  Uso de pantallas y de elementos que faciliten la conectividad (si el aula es grande, situar otra otra pantalla en la mitad de la sala para que los alumnos puedan seguir la formación adecuadamente y evitar que el profesor se desplace).
  • Realizar clases online al 100% o alternar parte presencial y otra online para reducir la densidad del espacio.
  • Instalación de mamparas y divisorias entre las mesas para aportar más seguridad y poder conseguir un mayor aforo, siempre respetando las medidas de higiene y seguridad.
  •  Respetar el turno en el uso de los pasillos siempre cediendo el paso a la persona que se encuentra recorriéndolo.
  • Acceder y abandonar el puesto ordenadamente y siempre que sea posible por orden de sentada, primero el más lejano a pasillo y así sucesivamente y a la inversa para salir.
  • Al ocupar las mesas si la fila está vacía, ocupar de dentro a fuera, evitar sentarse en el centro y dificultar el acceso a los otros puestos o compañeros.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Situar puntos de higiene en el acceso al aula para desinfectarse antes de entrar y al salir, así como por el resto del espacio para facilitar el acceso sin tener que recorrer grandes distancias.
  • Realizar una correcta ventilación del espacio, mínimo 15 min antes de ocupar.

Zonas de colaboración y reuniones

La aplicación y cumplimiento de medidas de higiene y seguridad resulta más difícil y compleja cuando se habla de los espacios de colaboración y trabajo en equipo, por los que pasan cada día un número muy importante de personas, en los que cuando finaliza acaba una reunión comienza otra.

Según Soledat Berbegal, un espacio común bien diseñado, “además de proteger la salud, debe favorecer los encuentros creativos, permitiendo la transmisión de ideas entre las personas y posibilitar momentos de desconexión entre tareas operativas que requieren concentración”. 

La tipología de estos espacios es variada: zonas de reunión, tanto abiertas como cerradas, puntos que fomentan momentos de encuentro y debate entre compañeros. Un modelo que también estaba en evolución antes de la pandemia, con distintas tipologías de espacios y equipamiento: zonas de sistemas más estáticos con más elementos de apoyo, pizarras y paneles móviles, pantallas, etc., y zonas con productos más flexible, dependiendo del tipo de reunión o encuentro.

En estas zonas seguiremos encontrando mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con producto flexible, que son los que más van a cambiar en su uso e interacción. Estos modelos requieren generar una conciencia y buenas prácticas en el uso y en el tiempo de utilización, además de utilizar más los espacios abiertos, crear salas de reuniones con menos densidad y pantallas de apoyo, reuniones más ágiles y producto que permita configurar el espacio.

Zonas de colaboración y reuniones

  • Reducir la capacidad de las salas a la mitad el aforo o un 60% (ej: de 8 a 4 personas).
  • Utilizar las salas solo cuando sea imprescindible.
  • Uso obligatorio de mascarilla
  •  Apoyo con pantallas para favorecer la conexión del resto de participantes desde casa o en otro punto de la oficina.
  •  Reducir tiempos de reunión, realizando estas más concretas y eficientes. Entre 15-30 min.
  • Acceder respetando distancias y flujo sentándose solo en una silla, dejando la del lado libre o respetando el espacio y no cambiando de puesto.
  •  Situar paneles de protección tanto frontales como laterales para aportar más seguridad a la sala.
  •  Mantener un orden de entrada, los primeros sentándose en las sillas más lejanas a la entrada y los últimos en las más próximas, para salir lo realizaremos a la inversa.
  • No dejarse ningún elemento encima de la mesa que dificulte su limpieza.
  • Situar puntos de higiene a la entrada o cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las salas.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.
  •  Dejar las puertas abiertas en todo momento.
  • Como modo de orientar a las empresas en la tareas de transformación y reorganización de espacios de trabajo, ha elaborado una guía con una treintena de medidas dividas en tres ámbitos de actuación: medidas físicas, técnicas y organizativas

BOD Arquitectura e Ingeniería ha incorporado un nuevo servicio con el que quiere ayudar a las empresas a gestionar la vuelta segura a los centros de trabajo. Para ello, ha desarrollado una metodología basada en tres fases que pasan por la auditoría previa para conocer los procesos organizativos habituales en la empresa; la propuesta de las posibles opciones existentes a partir de los datos del análisis, y la proposición de un proyecto de implantación dentro de las posibilidades de espacio y las instalaciones existentes.

BOD pone al servicio de la vuelta segura al trabajo su experiencia en el diseño de edificios y lugares de trabajo, tanto a nivel de nueva planta como de transformaciones totales o parciales, y en el uso de herramientas de diseño con metodología BIM desde hace más de diez años.

Para orientar a las empresas en sus tareas de transformación y reorganización, BOD ha elaborado una guía que recoge una treintena de propuestas. La guía se divide en tres ámbitos de actuación diferenciados: medidas físicas, medidas técnicas y medidas organizativas.

En relación con las medidas físicas, el documento recoge aquellas actuaciones centradas en la reorganización de las diferentes áreas y espacios físicos con el fin de asegurar las medidas de distanciamiento físico entre personas recomendadas por las autoridades sanitarias. En este sentido, apunta algunas propuestas aplicables a las áreas libres de las oficinas, como la adaptación de los espacios existentes o el estudio de recorridos para minimizar el contacto entre personas; a los despachos y las salas de reuniones, con ideas sobre la limitación de aforo y el marcado de puestos aprovechables; en relación con las zonas comunes de los edificios, con medidas como la señalética de todas las estancias y el refuerzo en los controles de acceso; y en los aseos, con alternativas como el marcado de zonas de espera o de los lavabos utilizables en función de las distancias.

Otro de los ámbitos de actuación para la vuelta segura a los centros de trabajo tiene que ver, según BOD, con las medidas técnicas y el aprovechamiento de los sistemas existentes destinados a combatir el contagio a través de medios aéreos. Así, la guía recoge diferentes recomendaciones sobre mejoras de la calidad del aire en los centros de trabajo, y propone soluciones como los filtros catalíticos, sistemas de purificación del aire o la sustitución de los recuperadores de calor rotativos por recuperadores de placas.

Asimismo, dentro de este ámbito, BOD recomienda la instalación de sistemas para el control de las instalaciones basados en inteligencia artificial, procesos de desinfección continuos o el uso de protecciones personales.

Además de las medidas físicas y técnicas, BOD incluye en su guía un apartado dedicado a las medidas organizativas, que están orientadas a la redacción de protocolos y el comportamiento de los empleados. En este sentido, a su juicio, propuestas de flexibilidad laboral, teletrabajo, organización de accesos y distribución de horarios, serán de gran utilidad en la vuelta de los trabajadores a las oficinas.

  • Las zonas de socialización como recepción, pasillos, áreas de vending o el comedor, son áreas críticas en las empresas a la hora de evitar contagios. Ya que son unos espacios de encuentro más informales, de descanso, de relación personal, donde se baja la guardia.

Evitar contagios en los espacios comunes -espacios de socialización- de las empresas, son el gran desafío en las diferentes fases de la desescalada y la vuelta a la “nueva normalidad” tras covid-19. Unos espacios más informales, de descanso, de relación personal, como recepción, cafetería, áreas de vending… donde también se relajan las medidas de seguridad y se acortan las distancias.

Para mantener esta interacción personal sin renunciar a la seguridad, la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el covid19” de Actiu ofrece una serie de recomendaciones y ejemplos  prácticos de rediseño de los espacios para evitar cualquier riesgo de contagio.

Además de respetar medidas como una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducir la densidad y el aforo, promover una conciencia ecológica, impulsar la transformación digital, disponer de mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos y crear espacios flexibles y polivalentes, la Guía propone protocolos de higiene para los trabajadores y sus puestos de trabajo, señalética que garantice la circulación segura y recomienda nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que eviten el contacto en zonas de uso compartido.

Espacios de socialización

La aplicación y cumplimiento de todas estas medidas resulta más difícil y compleja cuando se habla de los espacios de socialización, según Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu “mantener el control en tu puesto de trabajo resulta más sencillo -comenta- porque es un espacio específico de cada usuario, donde se realizan tareas muy concretas. El reto está en las llamadas zonas de socialización, de relación personal, donde se baja la guardia o desaparecen las reglas.” Para Berbegal, un espacio común bien diseñado, “además de proteger la salud, debe favorecer los encuentros creativos, permitiendo la transmisión de ideas entre las personas y posibilitar momentos de desconexión entre tareas operativas que requieren concentración. En este sentido,las terrazas al aire libre o la implantación de  tecnología con sensores sin contacto cada vez van a adquirir más protagonismo en los entornos corporativos de socialización” concluye Berbegal.

Os adjuntamos algunos Tips de la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid-19”:

Zonas de recepción

  • Delimitar los espacios de espera sin interrumpir la entrada y salida. Si no fuera posible, se debe esperar en la calle respetando la distancia de seguridad, hasta poder acceder al espacio.
  • Mantener la correcta distancia entre los puestos de trabajo/atención respetando los 2m siempre que sea posible.
  • Colocar mamparas frontales para proteger a los usuarios.
  • Mantener las distancias cuando estemos enfrente del mostrador intentando tener el mínimo contacto con las superficies.
  • Marcar en el suelo, con líneas o puntos, la distancia recomendada, así como el acceso y salida.
  • Respetar distancia y turnos para ser atendido, siempre con el uso de mascarilla.
  • Situar puntos de higiene a la vista y en las zonas cercanas al mostrador para su uso.
  • Mantener una correcta limpieza del espacio y del producto periódicamente

Zonas de encuentro soft seating

  • Limitar el uso de estos espacios y del número de personas, reduciendo el aforo al 50% y ampliándolo de manera progresiva.
  • Situar una marca en el suelo del asiento a ocupar para respetar la distancia entre los usuarios. Si es un sillón de 2 personas siempre dejaremos libre el asiento contiguo y, en caso de un sillón de más de 3 plazas, los dos contiguos.
  •  Si disponemos de una zona muy saturada de soft seating, podemos redistribuir dichas zonas ampliando las distancias y generando nuevos espacios con el mismo mobiliario.
  • Respetar distancias mínimas de 2 m entre usuarios.
  • Si tenemos una mesa frontal y dificulta el acceso, las personas sentadas en los laterales, se levantarán y cederán el paso al que está sentado o quiera sentarse, alejándose lo suficiente para que pase sin problema.
  • Retirar mesas frontales de apoyo, despejando así el acceso libre al sillón y no entorpeciendo ni molestando al resto de usuarios.
  • Facilitar fundas biodegradables o elementos para cubrir el asiento y cuando lo abandone tirarlo a una papelera de reciclaje.
  • Ubicar puntos de higiene cerca de las zonas para su uso antes y después de utilizar este espacio.
  • Mantener periódicamente una correcta y exhaustiva limpieza del producto.

Comedores/Cafeterías

  • Reducir el aforo a 4 personas cada 10m2
  • Respetar la medida recomendada de 2m siempre que sea posible.
  • Separar las mesas entre sí con mamparas o elementos divisorios.
  • Ampliar la distancia entre mesas y sillas reduciendo el aforo y mejorando los pasos.
  • Respetar flujos de paso y esperar a que pase la persona sin forzar un encuentro intentando mantener una distancia de 1m como mínimo.
  • Al ser un espacio de alta concurrencia, marcar unas direcciones de paso intentando mantenerlas siempre libres para evitar las aglomeraciones en zonas de circulación, respetando las personas sentadas el turno para levantarse y acceder a estas.
  • Situar puntos de higiene cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las mesas.
  • Mantener una correcta y exhaustiva limpieza del producto y tapizados al ser un espacio de uso por diferentes personas, procurando su limpieza a ser posible entre usos o turnos.
  • No utilizar zonas comunes de lavado ni elementos compartidos, como neveras, cafeteras, cubiertos, etc.

Según un estudio reciente de la OCU, el confinamiento ha provocado que la factura de la luz haya subido un 28%, un incremento que es probable que se dispare en verano con el uso de aparatos eléctricos que permitan hacer frente al calor. Ventiladores y aires acondicionados serán más necesarios que nunca este verano, pues es previsible que las salidas fuera de nuestro domicilio se reduzcan respecto a otros años: la pandemia de la COVID-19 nos mantendrá en casa más tiempo que en temporadas estivales anteriores.

En estas circunstancias, aligerar el gasto de la factura de la luz, el suministro más caro para la economía doméstica, puede ser un reto casi imposible, pero se puede conseguir si analizamos con detenimiento qué soluciones existen en el mercado para mejorar la climtización de nuestra vivienda.

El aire acondicionado es un 400% más caro que un ventilador de techoLa empresa de artículos para el hogar Arteconfort ha elaborado un exhaustivo análisis del consumo energético de dos de los aparatos eléctricos más utilizados: el aire acondicionado y el ventilador de techo  El resultado es que el gasto mensual del primero puede alcanzar los 40,80 euros, frente a los 0,16 euros de los ventiladores de techo. Si a eso se le suma la inversión que hay que hacer en la compra y la instalación de los equipos, el coste total de un aparato de aire acondicionado (800 euros) es un 400% mayor que el de un ventilador de techo (200 euros).

En una comparativa exhaustiva de uno y otro, ambos sistemas son buenas opciones para combatir el calor, y su uso aporta ventajas y desventajas que debemos conocer antes de decidirnos por el que más nos conviene.

A favor de los ventiladores de techo está, sin duda, la inversión económica inicial, que puede ser de menos de 200 euros en ventiladores con motor DC de alta eficiencia. No necesitan mantenimiento y su gasto eléctrico mensual, tal y como ha calculado Arteconfort en su comparativa, es mínimo: 16 céntimos. Se puede utilizar mientras dormimos, ya que no hacen ruido: son prácticamente imperceptibles, hasta 20 dBs en la velocidad 1. Como no resecan el aire, evitan dolores de cabeza, garganta y musculares, y resfriados. También se pueden controlar con mando a distancia y programar su encendido/apagado. Eso sí, presentan una desventaja que no se puede ignorar: no enfrían el aire, sino que lo mueven generando su circulación. La circulación del aire sobre la piel dispersa el calor del cuerpo, hace que se evapore el sudor e intensifica la sensación de frescura, reduciendo así la sensación térmica en unos 6ºC.

La principal ventaja del aire acondicionado es que sí enfría el aire, pudiendo elegir la temperatura deseada, así como programar su funcionamiento. Pero frente al ventilador de techo, presenta una serie de desventajas, empezando por la gran inversión inicial: hay modelos desde unos 500 euros, pero son los menos eficientes y menos recomendados. El gasto mensual es elevado, más de 40 euros, y necesitan una instalación más compleja, con un condensador en el exterior y toma de desagüe. Requieren de un mayor mantenimiento (limpieza de filtros y recarga de gas), resecan el ambiente y generan bacterias que se acumulan en los filtros, empeorando la calidad del aire y afectando a las vías respiratorias, piel y ojos, lo que provoca dolores de garganta, cabeza y musculares, además de resfriados, alergias y neumonías.

El aire acondicionado es un 400% más caro que un ventilador de techo

La comparativa completa está disponible en el siguiente enlace:

http://arteconfort.com/ventilador-de-techo/cuanto-consume-realmente-un-ventilador-de-techo/

  • Muchos propietarios particulares y promotores aplican este método que consiste en realizar una reforma integral de una vivienda para acortar los plazos de venta y revalorizar su precio.

 

  • El confinamiento ha puesto de manifiesto la creciente importancia que otorgan los propietarios o inquilinos de un inmueble de contar con un hogar acorde a sus gustos.

 

  • El Home Staging aporta valor y permiten rehabilitar y renovar el parque de viviendas envejecidas en el centro de las ciudades para dinamizar el sector inmobiliario. 
  • El sector del Home Staging está creciendo de forma exponencial en España, donde el número de compañías especializadas ha pasado de 5 a 100 en los últimos ocho años.

La plataforma de financiación participativa Housers, junto con Constanza Subijana, cofundadora de la Asociación de Home Staging de España (AHSE), han elaborado un documento en el que explican en qué consiste la técnica del Home Staging, cuál es su situación en España y cómo la aplicación de este método permite lograr vender un inmueble en menos tiempo, logrando una rentabilidad más atractiva y con una mayor satisfacción por todas las partes que participan en la transacción.

Sin duda, el confinamiento forzoso, durante casi dos meses, que ha provocado la expansión de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia que la mayoría de propietarios o inquilinos otorgan a contar con una vivienda adecuada a sus gustos y necesidades, por lo que técnicas como el Home Staging permiten adecuar esos activos a las necesidades de cada cliente, lo que permite acelerar el proceso de compra o alquiler.

  • ¿En qué consiste el Home Staging?

El Home Staging (puesta en escena de la casa), es un concepto ideado y registrado por Barb Schwarz. Se trata de una técnica que consiste en desarrollar un proceso de preparación de un activo inmobiliario, de cara a su posterior venta, de forma más rápida y a un mejor precio. El Home Staging llegó a Reino Unido en los años 90 procedente de EE.UU. y se ha ido difundiendo por la Europa continental a lo largo del siglo XXI. El objetivo de esta técnica ha sido desde siempre reconvertir el producto inmobiliario sobre el que actúa para diferenciarlo del resto.

  • ¿Qué tipología de inmueble se adapta a este método?

Existen gran cantidad de inmuebles que pueden ser tratados bajo el método del Home Staging, aunque el perfil suele coincidir con activos inmobiliarios que suponen muy buenas oportunidades de inversión pero que necesitan una reforma integral para luego ser puestos en alquiler o venderse en el corto plazo, con un precio más elevado. Constanza Subijana, que ha participado en el proceso de Home Staging de quince proyectos financiados a través de Housers, explica que este método “revaloriza el precio de las viviendas, permitiendo rehabilitar y renovar inmuebles, dinamizando el sector con diseño, innovación y sostenibilidad y renovar un parque de viviendas envejecido en los centros de las principales ciudades y países”.

  • ¿En qué se diferencia esta técnica del interiorismo?

El interiorismo consiste en preparar una vivienda para un cliente particular concreto, adecuándola a sus gustos y necesidades. El Home Staging prepara una vivienda para que guste al mayor número de potenciales compradores, optimizar el espacio del que dispone el inmueble y eliminar aquellos defectos que puedan ahuyentar a los potenciales compradores del activo. La decoración es más neutra y no tan marcada.

  • ¿Cuál es la situación del Home Staging en España?

El sector del Home Staging está creciendo de forma exponencial en España ya que desde que surgieron los primeros Stagers, hace ocho años, el número de compañías especializadas ha pasado de 5 a 100. No obstante, el mercado está mucho más avanzado en EEUU, donde llevan 30 años de ventaja, ya que ofrecen servicios que en Europa todavía no están muy instaurados, como el alquiler de muebles durante el proceso de comercialización de la vivienda. En el continente europeo, Francia es el país en el que está más desarrollado y Alemania, el más profesionalizado.

  • ¿Quiénes recurren al Home Staging

Por un lado, recurren los usuarios particulares cuando tienen la necesidad de alquilar o vender una vivienda con cierta rapidez, por una herencia o un traslado de residencia. pero sin querer hacerlo a precios por debajo del mercado. Por otro lado, los inversores inmobiliarios que contratan los servicios de un Stager cuando quieren vender un inmueble suelen repetir, por la buena experiencia.

  • ¿Cuáles son las principales funciones del home stager?

El home stager debe conocer con profundidad el activo y prepararlo para su comercialización, realizando una visita a la vivienda para realizar un diagnóstico para la ejecución del proyecto. En las viviendas vacías, los home stagers se encargan de amueblarlas para que se entiendan los espacios con lo que cuenta el activo y, cuando las viviendas ya están habitadas o, al menos, amuebladas, se tiende a neutralizar los espacios para adaptarse al gusto de un mayor número de potenciales arrendadores o compradores.

  • ¿Cuánto puede adelantar esta técnica la venta de un inmueble y cuánto permite revalorizar el activo en cuestión?

Según atestigua la Asociación de Home Staging de España (AHSE), el plazo de venta y alquiler de un inmueble se pueden reducir, de media, de seis meses a un mes y medio. También se produce una revalorización del precio de venta que la AHSE sitúa en un 15% de media en la mitad de los casos. En el peor de los casos, este método permite al vendedor afrontar con mejores garantías el proceso de negociación. En todo caso, la inversión en Home Staging siempre se recupera por parte del inversor, por lo que en ningún caso se considera un servicio de lujo, sino necesario para la venta.

  • La socialización de los usuarios y la readaptación de espacios de formación, concentración, colaboración y de privacidad, son los nuevos conceptos que se barajan y sobre los que se valoran e impulsan nuevas condiciones sanitarias e  higiénicas.
  • Se apuesta por compaginar el trabajo presencial con el teletrabajo como uno de los aspectos claves para evitar la concentración en la empresa. Pero tras la improvisación obligada por el covid19, se hace necesario redefinir los espacios homeoffice bajo la premisa que sean ergonómicos y eficientes.

Son muchas las empresas que empiezan a preparar sus oficinas adaptándolas a la nueva realidad laboral producida por la pandemia de coronavirus. Los nuevos espacios deben garantizar a sus usuarios mantener sus puestos de trabajo una distancia mínima de 2 metros, reducir la densidad y el aforo en sus instalaciones creando turnos de trabajo. Además se impulsa la conciencia ecológica y la transformación digital, el mobiliario ergonómico, las mamparas de seguridad, materiales antibacterianos, así como, espacios flexibles y polivalentes. Se desarrollan también protocolos de higiene para los trabajadores y su puesto de trabajo, señaléticas que garanticen la circulación segura y nuevas tecnologías como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que evitan tocar zonas de uso compartido como ascensores o baños.

Para no dejar nada al azar, Actiu, compañía española líder en diseño y fabricación de mobiliario para espacios de trabajo y hospitality ha puesto a disposición de las empresas la Guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid19” para ayudar a recuperar la nueva normalidad garantizando la seguridad de sus plantillas, sin renunciar a la productividad y eficacia necesarias para superar esta crisis. La guía facilita el rediseño de los entornos de trabajo y socialización a las nuevas condiciones sanitarias e higiénicas, a compaginar el teletrabajo con la oficina tradicional y a garantizar la seguridad y salud en los espacios de coworking y ocio.

Espacios y empresas

La capacidad de reinventar estos entornos, desde el diseño, el mobiliario y la decoración, a las nuevas necesidades, es primordial. En esta reinterpretación post Covid19 de los lugares de trabajo, Actiu aplica su experiencia y su modelo Cool Working a los distintos estilos de trabajo de la oficina,  para facilitar el rediseño de espacios centrados en la salud de los trabajadores:

 

  • Primero, las zonas de concentración de puestos de trabajo son las que están sufriendo mayores cambios de uso.
  • Segundo, además de combinar el trabajo presencial con el teletrabajo, se reducirá la densidad de personas y utilizará el mobiliario para flexibilizar y maximizar seguridad.
  • Tercero, las zonas de socialización -recepción, cafetería…-asistirán a un cambio cultural. Frente a la saturación encontraremos elementos de separación, fijos y móviles, elaborados con materiales resistentes y lavables.
  • Cuarto, en las zonas de aprendizaje distancia, flexibilidad y la modularidad serán  claves junto al elearning. Del mismo modo, las áreas de colaboración, claves en las empresas modernas, alternarán zonas con mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con mobiliario flexible. En ellas cambiará, sobre todo, la manera de utilizarlos e interactuar, basadas en buenas prácticas y tiempo de uso, sin olvidar las reuniones telemáticas.
  • Quinto, los espacios de privacidad personal o de equipo se verán afectados su uso y la interacción del usuario en estos con una tendencia hacia la semi privacidad operativa.

Home Office complementario

En el post Covid19, el ‘home office’ o teletrabajo, se configura como una solución ideal para el control de la densidad en la empresa. El objetivo es optimizar los recursos y garantizar la salud de todos los que regresen a su puesto de trabajo presencial. Pero el resto, deberá seguir trabajando desde casa. Un modelo que contempla alternancias entre la plantillas, tanto en jornada de mañana o tarde o diferentes días de la semana.  Tras la improvisación inicial, conviene ahora crear las condiciones adecuadas para que el home office sea eficiente y satisfactorio, con espacios adhoc, bien iluminados y ventilados, con mobiliario ergonómico y polivalente, cuando el espacio se comparte con la familia. Un entorno para trabajar conectado, con las herramientas adecuadas y lo más atractivo, funcional y cómodo posible para favorecer creatividad y bienestar.

Well frente a Covid19

Actiu fue la primera empresa española que obtuvo la certificación Well V2, que evalúa espacios desde la perspectiva de la salud y el bienestar de las personas dentro de los edificios de acuerdo  a diez elementos: Aire, Agua, Alimentación, Iluminación, Movimiento, Confort térmico, Sonido, Materiales, Mente y Comunidad. Y extiende esta filosofía, más actual que nunca, a todos sus diseños y proyectos. La guía expone los parámetros Well específicos de seguridad antivirus tanto en el aire, agua, movimiento de las personas, la temperatura, los materiales y la comunidad.

Mantenimiento e higiene

El último capítulo de la guía identifica estrategias y protocolos de mantenimiento, higiene y desinfección de las instalaciones y equipamiento, con atención especial a las superficies y materiales de los puestos de trabajo como son las melaminas, metacrilatos, plásticos o el metal.

Algunos Tips de la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid-19” 

Densidad

  • Reducir el número de sillas para reducir la tasa de ocupación
  • Alternar los asientos en los puestos de trabajo
  • Utilizar pantallas de separación como mamparas para divisorias de mesa en los puestos de trabajo
  • Separación entre sillas/puestos para zonas de reunión y colaboración
  • Delimitar zonas de movimiento/circulación
  • Reubicación de mobiliario auxiliar y/o elementos de mayor facilidad de transporte
  • Señalización de zonas de cruce, preferencias y puntos de higiene.

 

Concentración

  • Ampliar de 11m2 a 22m2 por persona.
  • Realizar la incorporación escalonada y progresivamente, 60%-80% (100% en el mejor de los casos).
  • Fomentar el teletrabajo con aquellos perfiles que lo puedan realizar para descongestionar el espacio e ir ocupándolo progresiva y escalonadamente.
  • Turnos de trabajo por equipos a lo largo de la jornada laboral, partiendo equipos en mañana y tarde con el fin de limitar el aforo y evitar aglomeraciones de trabajadores en la oficina

Socialización

  • Reducir el aforo a 4 personas cada 10m2.
  • Respetar la medida recomendada de 2m siempre que sea posible.
  • Separar las mesas entre sí con mamparas o elementos divisorios.
  • Ampliar la distancia entre mesas y sillas reduciendo el aforo y mejorando los pasos.
  • Respetar flujos de paso y esperar a que pase la persona sin forzar un encuentro intentando mantener una distancia de 1m como mínimo.
  • Al ser un espacio de alta concurrencia, marcar unas direcciones de paso intentando mantenerlas siempre libres para evitar las aglomeraciones en zonas de circulación, respetando las personas sentadas el turno para levantarse y acceder a estas.

Aprendizaje

  • Reducir aforo en un 60-70%.
  • Ubicar las mesas o sillas en posiciones que permitan la correcta circulación del espacio y queden siempre los dos puestos a los lados libres.
  • Uso de pantallas y de elementos que faciliten la conectividad
  • Realizar clases online al 100% o alternar parte presencial y otra online para reducir la densidad del espacio.
  • Colocación de mamparas y divisorias entre las mesas para aportar más seguridad y poder conseguir un mayor aforo, siempre respetando las medidas de higiene y seguridad.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Situar puntos de higiene en el acceso al aula para desinfectarse antes de entrar y al salir y ventilar mínimo 15 min antes de ocupar.

Colaboración

  • Reducir la capacidad de las salas a la mitad el aforo o un 60%
  • Utilizar las salas solo cuando sea imprescindible.
  • Apoyo con pantallas para favorecer la conexión del resto de participantes desde casa o en otro punto de la oficina.
  • Reducir tiempos de reunión, realizando estas más concretas y eficientes. Entre 15-30 min
  • Acceder respetando distancias y flujo sentándose solo en una silla, dejando la del lado libre o respetando el espacio y no cambiando de puesto.
  • Situar paneles de protección tanto frontales como laterales para aportar más seguridad a la sala.
  • Mantener un orden de entrada, los primeros sentándose en las sillas más lejanas a la entrada y los últimos en las más próximas, para salir lo realizaremos  a la inversa.
  • No dejar ningún elemento encima de la mesa que dificulte su limpieza.
  • Situar puntos de higiene a la entrada o cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las salas.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.
  • Dejar las puertas abiertas en todo momento.

Privacidad

  • Que sean siempre utilizados por el mismo usuario o restringir su uso a ciertas tareas puntualmente en la jornada.
  • Si dispone de mesa de reunión auxiliar, limitar el aforo al 50-60%, separar sillas de la mesa o situar mamparas frontales para la realización de la reunión.
  • Limitar el uso de confidentes a una persona y siempre utilizando mamparas frontales y ampliando la distancia entre estos.
  • Realizar fuera del despacho todas las tareas que no sean exclusivamente de trabajo en concentración.
  • Respetar turnos para entrar y salir del despacho y realizarlo ordenadamente, al entrar ocupar un sitio para permitir el acceso al siguiente compañero, de igual manera al salir de este.
  • Respetar las distancias mínimas de 2 m, utilizando el espacio y situando a los usuarios dentro de él para respetar estas distancias.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Ubicar punto de higiene cerca de la puerta o en el acceso para su utilización al entrar y salir del despacho.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.

Home Office

  • Saber auto-organizarse para que el hogar no se convierta en una oficina los siete días de la semana.
  • Crear un espacio de oficina dentro de casa: una buena conexión a Internet, un ordenador, una silla ergonómica que cuide de la salud mientras se trabaja, un escritorio y espacio de archivo
  • La elección del mobiliario debe seguir criterios de diseño, funcionalidad y comodidad para facilitar la creatividad, el bienestar y la productividad.
  • Pasamos una media de 9h y 19 minutos en el puesto de trabajo, la gran mayoría, sentados delante de un ordenador. Hay que cuidar  la postura y el ambiente y mantener hábitos saludables en el trabajo.Una mala postura puede ocasionar problemas graves de salud.
  • Si es posible, llevar a casa la silla de la oficina

Mensaje enviado por Porcelanosa:

Para evitar la propagación del COVID-19 y proteger la salud de las personas, PORCELANOSA Grupo ha seguido el protocolo sanitario marcado por el Ministerio de Sanidad y ha decidido cerrar sus tiendas de España y Portugal hasta nuevo aviso.

Ante estas extraordinarias circunstancias y para la tranquilidad de nuestros clientes, ofreceremos un soporte continuo y personalizado a través de nuestra web ( www.porcelanosa.com) y nuestro teléfono de atención al cliente: 901 100 201.

También ponemos a su disposición nuestros catálogos online, nuestros configuradores de ambientes, nuestras visitas virtuales, así como todas las herramientas digitales desarrolladas por esta compañía.

Desde PORCELANOSA Grupo agradecemos el esfuerzo y la dedicación de todos nuestros trabajadores/as y también el de aquellos profesionales sanitarios que están velando por nuestra salud con entrega y valentía.

Apelamos a la responsabilidad social e individual de todos/as nosotros para hacer frente a esta situación y esperamos reabrir nuestras tiendas lo antes posible.

#QuédateEnCasa

BOD Arquitectura ha identificado en un informe las que, a su juicio, son las diez tendencias más importantes que se están registrando en el diseño de espacios de trabajo, que vienen condicionadas por el desarrollo de las nuevas tecnologías a todos los niveles y la eclosión de los conceptos de flexibilidad y sostenibilidad, que recorren, a su vez, el ideario imperante en la sociedad a escala global.

Las nuevas tecnologías van a estar presentes en el proyecto y en el edificio desde su concepción inicial. El edificio deberá prever la implantación de las tecnologías y su constante desarrollo, así como la posibilidad de que los usuarios se adapten a nuevos procesos o modos de actuar que vienen condicionados por éstas”, asegura BOD Arquitectura en su informe.

Otra de las tendencias que adquieren fuerza en el campo del diseño de edificios para oficinas es la opción por el modelo de “multi-inquilino”, en oposición al concepto de grandes sedes corporativas que han seguido históricamente las grandes marcas. Con esta nueva filosofía, los inmuebles están llamados a ser ocupados por una empresa o por muchas con diferentes necesidades y casi siempre en régimen de alquiler. Asimismo, los modelos flex-space y coworking ganan terreno y los edificios tienen que estar pensados para dedicar parte o toda su superficie a estos.

También se impone el uso mixto (uso residencial y empresarial) de los edificios, como ya está ocurriendo en otros países de Europa. “La ausencia de este modelo híbrido en España causa interferencias entre los edificios de oficinas y los de uso residencial y provoca que las zonas de oficinas se encuentren deshabitadas los fines de semana”, se señala en el informe de BOD Arquitectura.

Desde el punto de vista de la concepción del edificio, BOD espera un repunte del diseño más auténtico y radical, menos homogéneo, que transmita con nitidez los valores corporativos, pero también con raíces y referencias más locales en su diseño. Asimismo, cada vez más, el diseño de los edificios se asociará a valores fuertes, como la transparencia y la sostenibilidad.