Incasa Studio, los proyectos de interiorismo más vanguardistas


  • Con la celebración de su primer aniversario, la tienda de decoración Incasa inaugura su nueva área dedicada al interiorismo: Incasa Studio. Las directoras de este proyecto, Kika Payares y Ana María Sánchez, buscan cubrir las necesidades del mercado actual y posicionarse como un referente en el mundo del diseño de interiores en toda España.
  •  Marbella y Madrid son algunos de los lugares donde Incasa Studio ya ha instalado su sello particular. Las piezas de arte, los espacios limpios, las líneas rectas y el protagonismo del color y de las telas son las señas de identidad con las que Incasa Studio pretende atraer a su clientela internacional afincada en España.

La tienda de decoración por excelencia de Madrid, Incasa, inaugura Incasa Studio, su nueva área enfocada al interiorismo. Las responsables, Kika Payares y Ana María Sánchez, con el respaldo de María Eugenia Domínguez y Norah Payares, desarrollan este nuevo proyecto como una evolución natural de Incasa, el enclave del nº 5 de la calle Villanueva. Su objetivo es cubrir las necesidades actuales del mercado y posicionarse como un referente en el mundo del diseño de interiores.

Incasa Studio no es fruto de la casualidad. Las líderes de la tienda de decoración Incasa, que acaba de cumplir un año en el Barrio Salamanca, tienen más 30 años de experiencia en el sector. El concepto Incasa nació en Venezuela como estudio de interiorismo para acabar diversificándose y convirtiéndose también en una tienda de decoración. “Tuvimos dificultades a la hora de encontrar piezas especiales que se necesitaban para la reforma de un piso de una clienta de Caracas. Por eso, nació Incasa en el país latino”, explica Payares. Aquí en España el proceso ha sido el inverso. Al ver que abundaban las tiendas de muebles de diseño, pero sin objetos especiales, se decidieron a abrir Incasa. “El valor de la tienda reside en que ofrecemos piezas exclusivas”, aclara Ana María Sánchez. Piezas que son obras de arte, pero muy enfocadas al consumidor final. “Nuestro proceso de selección es muy minucioso”.

Incasa Studio, que “nació en el mismo momento que la tienda”, se consuma ahora como estudio de interiorismo. Marbella y Madrid son algunos de los lugares donde Incasa Studio ya ha instalado su sello particular. Este sello de identidad viene definido por la trayectoria de Kika y Ana María, que pretenden atraer a su clientela internacional afincada en España. Aunque optan por espacios limpios y líneas rectas, estas profesionales de la decoración afirman que el minimalismo no las representa. “Nuestro estilo podría definirse como racionalista, ecléctico y con toques vintage a la vez que vanguardistas”, afirman. Además, apuestan por el protagonismo del color, la luz y las piezas de arte. “Somos muy conscientes de que diseñamos casas en las que la gente va a vivir”, cuentan las responsables de Incasa Studio.

Los olores, las telas y los materiales naturales también son esenciales en los proyectos de Incasa Studio. Otro de los rasgos distintivos de Kika y Ana María, y que hacen de Incasa Studio un proyecto único, es su empeño por contar la historia de los espacios y de las personas que habitan en ellos. Lo hacen involucrando el pasado, seleccionando objetos antiguos que reforman y completan el diseño total. “Es una forma de dar calidez y personalidad a los proyectos que decoramos. Nos caracteriza un estilo moderno con toques clásicos”, afirma Ana María.

Otro de los sellos de Incasa Studio viene dado por la experiencia y el gusto de sus cuatro responsables: Kika Payares, Ana María Sánchez, Norah Payares y María Eugenia Domínguez. Las dos primeras lideran el proyecto en Madrid y las segundas en Caracas. Debido a que sus impulsoras han viajado por todo el mundo, Incasa Studio también conserva un toque internacional, un criterio distinto “a la hora de elegir las cosas”. Tanto Kika como Ana María se han criado en Venezuela y han tenido que adaptar su estilo y gusto al público español. Lejos de ser una desventaja, esta fusión les ha hecho evolucionar hacia un criterio más exquisito. Así, han traído de su país de origen su preferencia por espacios polivalentes y diáfanos, pensados para compartir estancias. Casas en las que la cocina y el comedor están unidos y en las que los pasillos son más anchos.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *