• Con un tamaño superior al principado de Mónaco, el terreno conforma uno de los mayores ámbitos urbanísticos de la Comunidad de
  • El Plan Parcial del terreno prevé un área total edificable de 147.000m2 para la construcción de cerca de 650 viviendas y un hotel de 7.350m2.
  • La zona donde se ubica el terreno ha sido elegida como lugar de segunda residencia por personas famosas y de alto nivel social.
  • Es la última inversión realizada por Reuben Brothers en España, tras la reciente compra del hotel Pachá en Ibiza y la adquisición de suelos adicionales para desarrollar en Mallorca.

Reuben Brothers, la firma de private equity, real estate y debt financing, ha anunciado hoy la adquisición de unas 250 hectáreas en el municipio de San Martín de Valdeiglesias que, con un tamaño superior al Principado de Mónaco, conforman uno de los mayores ámbitos urbanísticos de la Comunidad de Madrid.

El terreno linda en dos kilómetros y medio con la costa del Embalse de San Juan, el único pantano navegable a motor y vela de la Comunidad de Madrid, y donde se ubica además la playa Virgen de la Nueva: la primera playa con bandera azul en la Comunidad de Madrid.

Alrededor de 90 hectáreas del terreno han sido clasificadas como suelo urbano de uso residencial y hotelero, con lo que cerca de 147.000m2 podrán utilizarse para la construcción de 650 viviendas y un hotel de 7.350m2.

En los últimos años, la zona ha sido elegida como segunda residencia por varias personas famosas y familias de alto nivel social al tratarse de una zona consolidada, cercana a la capital de España y donde se pueden realizar un gran número de actividades como navegación a vela y motor, esquí náutico, wakeboard, deportes de moto, equitación, senderismo y flyboard, etc.

Algunos de los personajes famosos que tienen su segunda residencia en la zona son el piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz, el entrenador del Real Madrid y ex jugador de fútbol Zinedine Zidane, el presidente del Atlético de Madrid Enrique Cerezo y la familia real de Bulgaria, entre otros.

Además, el terreno se encuentra estratégicamente situado a menos de una hora en coche de la capital Madrid (a unos 74km de distancia), así como de Ávila (54km) y Toledo (79km), dos ciudades que son Patrimonio de la Humanidad.

Estamos comprometidos con la inversión en España en el sector inmobiliario, con un enfoque en activos de calidad y en el desarrollo de nuevos proyectos de valor añadido. Nos complace haber encontrado un terreno idóneo en una ubicación tan excepcional y cercana a la capital. Confiamos en que el desarrollo de Canto Redondo sea un éxito más que complemente nuestra cartera mientras continuamos explorando nuevas oportunidades en el mercado español”, ha afirmado un portavoz de Reuben Brothers.

La adquisición de la urbanización de 250 hectáreas en Canto Redondo, en el municipio madrileño de San Martín de Valdeiglesias, es la última inversión realizada por Reuben Brothers en España, tras la reciente compra del hotel Pachá en Ibiza y de 364 hectáreas en Cala Figuera, Mallorca. En total, Reuben Brothers es propietario en España de unas 815 hectáreas en Mallorca y cerca de 180 hectáreas en Ibiza.

  • La consultora de gestión de patrimonios inmobiliarios de Family Office e inversores extranjeros ha cerrado la venta de un local comercial en la Diagonal de Barcelona a pesar de la situación excepcional de alerta sanitaria

La inversión en retail, especialmente en locales comerciales ubicados en zonas prime, no se detiene a pesar de la situación de alarma por la Covid-19. El interés de inversores y family offices por la inversión en inmuebles en Barcelona como valor refugio, sigue en aumento.

Tanto es así, que la inmobiliaria Cat Real Estate, consolidada como una de las consultoras más activas en el sector del retail, especialmente en locales comerciales en zona prime de ciudades como Madrid o Barcelona, sigue plenamente operativa y vende un local comercial en la zona alta de Barcelona por más de un millón de euros en plena crisis del Covid-19.

Se trata de un local comercial ubicado en la Diagonal de Barcelona con una fachada de 20 metros, una superficie de 350 m2 a una Yield del 5,5%. En la actualidad, el local está alquilado a un operador. A pesar de la situación excepcional de alarma, Cat Real Estate sigue ofreciendo una cobertura completa a los inversores y propietarios que quieren vender o invertir en la capital catalana.

La consultora, que es uno de los referentes en la administración de patrimonios inmobiliarios de Family Office e inversores extranjeros con más de 700 millones € en activos inmobiliarios administrados, tiene el mandato para continuar invirtiendo en activos inmobiliarios como locales, oficinas y residencial. De hecho, un 90 % están en Barcelona y un 10 % en Madrid, y la previsión del grupo es continuar con su plan de expansión.

Paralelamente, Cat Real Estate, siguiendo su estrategia de dar un servicio personalizado, ha creado un servicio enfocado para grandes patrimonios inmobiliarios. Para ello, cuenta con la nueva división Cat Real Estate Premium, una banca privada inmobiliaria especializada en grandes tenedores de inmuebles.

El grupo avanza en el sector inmobiliario dando una cobertura completa a los inversores y propietarios de viviendas en todas sus divisiones de negocio: gestión, inversión y compra venta de inmuebles.

Paralelamente, el grupo está realizando una potente acción en innovación inmobiliaria con el avance de su incubadora digital Cat Real Estate Proptech. En ella se están desarrollando nuevos proyectos proptech entre los que destacan los progresos de Melibero y Rentando con crecimientos en ventas de dos dígitos anualmente.

“Se ha podido demostrar que con la pandemia que estamos viviendo actualmente, la tecnología es un apoyo clave para el desarrollo de los negocios, por este motivo Cat Real Estate sigue apostando por la innovación tecnológica dando cobertura y recursos a nuevos emprendedores que quieran desarrollar proyectos inmobiliarios con enfoque proptech”, añaden desde la consultora.

  • El I Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’ pone de manifiesto que tras un periodo de confinamiento donde la actividad se ha reducido notablemente, los profesionales inmobiliarios ven con optimismo el futuro más inmediato.
  •  El 55% de los profesionales inmobiliarios apunta a la estabilización y crecimiento moderado en las operaciones de compraventa de viviendas en los próximos meses.
  •  El 53% de estos profesionales asegura que el precio de las viviendas no ha sufrido grandes descensos, mientras que el 29% indica caídas de entre el 5 y el 10%.
  •  La plantilla de 7 de cada 10 agencias se ha mantenido estable desde el inicio del Estado de Alarma.

Coincidiendo con los primeros inicios de la actividad presencial de las agencias inmobiliarias en estas primeras fases de la desescalada y la paulatina vuelta a la normalidad en el mercado de compraventa de viviendas tras el confinamiento por el Covid-19, UCI y SIRA han puesto en marcha el I Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’.

Se trata de un estudio que, de forma quincenal, analizará la percepción de estos profesionales. En concreto, esta edición analiza el sector durante la etapa de confinamiento, así como una proyección de la evolución de este mercado en los tres próximos meses.

¿Cuánto se ha paralizado la compraventa de inmuebles en España durante el periodo de confinamiento? ¿Cómo evolucionará la actividad en los próximos meses? ¿Cómo lo están viviendo las agencias inmobiliarias?

La percepción de una situación de cierto estancamiento en el sector durante el periodo de confinamiento y una perspectiva de futuro optimista son las principales conclusiones de este informe, realizado sobre una muestra de más de 1.100 profesionales inmobiliarios de diversos puntos del país.

El mercado inmobiliario durante el confinamiento

Como ha ocurrido en todos los sectores económicos, la paralización de la actividad durante estos dos últimos meses también ha incidido en el mercado inmobiliario. De hecho, la mayoría de los profesionales del sector asegura una caída en el número de clientes compradores de viviendas en este período. Así, un 35% de estos profesionales apunta que el descenso de compradores es de más del 50%.

Por su parte, los vendedores de viviendas durante el confinamiento han estado en situación de standby. Si bien no ha aumentado la perspectiva de venta, tampoco ha caído notablemente y para un 29% de profesionales inmobiliarios se ha mantenido estable. Como consecuencia, la cartera de inmuebles no se ha visto gravemente afectada; solo un 11% de estos profesionales asegura un descenso del 50% de su cartera habitual.

Un indicador positivo es que se confirma la estabilidad en el número de personas que trabajan en 7 de cada 10 agencias inmobiliarias.

El periodo de confinamiento y la reducción de la movilidad han afectado más a aquellos procesos y actividades que tienen una componente presencial. Las ofertas tramitadas: 6 de cada 10 profesionales del sector apuntan a un descenso alto e incluso radical. Asimismo, un 40% señala una reducción de más de la mitad de lo habitual en el cierre de operaciones. La buena noticia es que los precios no han sufrido grandes variaciones, según la percepción de un 53% de profesionales; mientras que un 29% apunta a un descenso moderado, de entre un 5 y un 10%.

¿Cómo será el futuro del sector inmobiliario en estos próximos tres meses?

Los profesionales del sector se muestran optimistas. En torno a la mitad cree que el interés de futuros compradores y vendedores de inmuebles se mantendrá estable o experimentarán un aumento entre un 5 y un 15% para ambos perfiles. La evolución de las carteras de inmuebles también se ve en clave positiva: un 65% apunta al aumento de entre un 5% y un 25% del número de inmuebles en sus carteras.

Además, la vuelta a la ‘nueva normalidad’ apunta también a un mejor escenario para las ofertas tramitadas, muchas de ellas paralizadas a causa del confinamiento: 6 de cada 10 profesionales estiman que estos trámites se estabilizarán y además son optimistas con la recuperación del número de visitas a inmuebles en los próximos tres meses. Ante este escenario, un 55% de los profesionales espera una estabilización e, incluso, un aumento de entre un 5 y un 15%, del cierre efectivo de operaciones en un futuro próximo.

Igualmente, un 55% de los encuestados apunta a una estabilización o descenso moderado del precio de los inmuebles. Y otra buena noticia, de acuerdo con esta visión, 3 de cada 5 profesionales inmobiliarios consideran que no habrá grandes cambios en las actuales plantillas de las agencias inmobiliarias.

Para Roberto Colomer, director general de UCI, “ahora es el momento de buscar nuevas herramientas y soportes que lleven a estos profesionales al cierre efectivo de sus operaciones. Los datos de este I Barómetro ponen de manifiesto que el mercado de compraventa de inmuebles sigue latente y no habrá grandes cambios. Durante esta fase de desescalada y en los próximos meses continuaremos analizando el comportamiento del mercado para ofrecer un nuevo análisis del sector”. Además, Colomer recuerda que “en cuanto a hipotecas se refiere, en UCI seguiremos trabajando, ahora más si cabe, para ofrecer soluciones personalizadas a cada cliente”.

Sobre la oportunidad e interés de este barómetro se ha manifestado Gerard Duelo, presidente del Consejo General de COAPIS quien valora “muy positivamente la iniciativa de UCI-SIRA para conocer de primera mano de los agentes inmobiliarios, cuál va a ser a su entender el comportamiento del mercado en las próximas semanas, y me alegran las buenas expectativas que el barómetro presenta”.

Por su parte, Alex Escudero Manager of Global Alliances and Business Development en la NAR (National Asociation of Realtors), la asociación de profesionales inmobiliarios más numerosa y con más prestigio de USA, ha destacado la relevancia de este estudio que tiene en cuenta “la opinión de los profesionales inmobiliarios españoles, protagonistas principales de esta industria, entre los cuales además, hoy contamos ya con el mayor número de miembros REALTOR en Europa, que son referencia en sus respectivos mercados por su formación, dedicación, pasión y profesionalismo”.

  • Auge de modelos como el Build-to-rent impulsados por la previsión del aumento del alquiler.
  • Cambio en la demanda, tomando protagonismo los espacios más grandes, terrazas o jardines y la periferia de las ciudades.
  • El reto para las empresas del sector se basa en la digitalización de sus procesos de negocio y
    la capacidad de ofrecer al cliente lo que demanda, facilitándole todas las gestiones que
    conlleva una transacción inmobiliaria.

La situación actual está afectando a particulares y a empresas y está teniendo un impacto notable en todos los sectores, entre ellos, el inmobiliario. Según los últimos datos del Consejo General del Notariado, la compraventa de vivienda en España se redujo en marzo un 37,5% interanual (con 32.332 transacciones). Durante este mes, que estuvo marcado por la llegada inminente del COVID-19 al territorio nacional, se comenzó a notar un cambio en el comportamiento de la actividad. No obstante, el precio medio de las viviendas vendidas en este período reflejó una ligera caída de tan solo 2,2%, situándose en 1.396€/m2, factor que demuestra que el mercado aún tiene un largo recorrido.

Si bien es cierto que antes de la llegada de la pandemia el sector comenzaba a mostrar signos de madurez, se ha pasado súbitamente de un mercado muy activo a una actividad más moderada, lo que provoca que ahora los profesionales inmobiliarios deban volver a enfocar sus esfuerzos en atraer a los potenciales compradores en un mercado en el que, hasta hace unos meses, las viviendas en las zonas céntricas de las ciudades más ocupadas como Madrid y Barcelona se vendían casi solas.

Los expertos de Instituto de Valoraciones explican que el mayor reto ahora para los profesionales es ofrecer al cliente lo que demanda facilitándole -en la medida de lo posible- todas las gestiones que conlleva una transacción inmobiliaria y afrontando un importante proceso de digitalización. Así, la entidad de tasación ha analizado el status quo del sector en España, arrojando luz sobre el impacto del COVID-19 en el sector ahora y de cara a futuro.

Nuevos formatos de vivienda para satisfacer las necesidades de la población

Desde ya hace años comenzaban a aparecer nuevos formatos en el ámbito inmobiliario en línea con los hábitos de vida de la población. Modelos de vivienda como el coliving o de entorno profesional como el coworking cobraban auge dando respuesta a la tan demandada “flexibilidad” de públicos como el emprendedor o los millennials. Otro formato novedoso que ya comenzaba a ganar nombre es el Build-to-rent, un modelo que consiste en construcción de inmuebles destinados para el alquiler en lugar de venta. Ahora, se prevé que este modelo siga cobrando auge pues se adapta perfectamente a la tendencia que se plantea para el futuro próximo en el sector: más alquiler.

Ante la incertidumbre, más meditación para las grandes inversiones

Debido al estado de alarma y las medias de confinamiento impuestas por el gobierno, la actividad del sector inmobiliario en España se ha reducido inevitablemente, aunque gracias a la digitalización, se siguen realizando actividades como las visitas virtuales a viviendas, las valoraciones automatizadas (AVM) o incluso el cierre de transacciones mediante la firma de contratos online.

Si bien la decisión de adquirir un inmueble suele ser muy meditada, en este contexto, todo indica que el tiempo de toma de decisión a la hora de hacer inversiones grandes será mayor, influyendo en consecuencia en el ritmo de las transacciones que se venían registrando en los primeros meses del año.

Muy posiblemente esta previsión incidirá con mayor intensidad en lo que respecta a inversión extranjera, o la inversión de viviendas destinadas a segunda residencia. No obstante, las previsiones para el comportamiento de los inversores no es la misma. Se espera que este grupo, que cuenta con liquidez para invertir, sea un factor importante en la fase de reactivación del sector.

Auge de las viviendas de periferia con más espacio exterior

Si bien es cierto que la actividad del mercado ha disminuido durante el confinamiento, la búsqueda de la “vivienda soñada” sigue activa en los portales inmobiliarios, aunque ahora, han cambiado las preferencias de los consumidores. “Se aprecia un alto número de búsquedas, sobre todo de viviendas con jardín a las afueras de los núcleos urbanos. Este escenario, aunque no acelera la decisión de compra, sí hace que aumente el número de leads de las bases de datos de las comercializadoras y promotoras de activos, lo que nos da esperanza para la reactivación del mercado en un corto-medio plazo”, explica Ismael Ruiz, director técnico en Instituto de Valoraciones.

La tendencia se dirige hacia un cambio en las prioridades de aquellos interesados en vivienda, destacando las terrazas y jardines privados, lo que podría provocar un repunte de las viviendas unifamiliares. También, previsiblemente, en las grandes urbes, la periferia cogerá fuelle sobre el centro de las ciudades, por ofrecer viviendas con espacios más amplios y con espacios naturales y al aire libre próximas a ellas.

Digitalización del sector hacia el entorno online

La digitalización se presenta para todos los players del mercado como un aspecto ineludible para poder seguir con la actividad normal. La tendencia en el Real Estate se dirige hacia más presencia en el entorno online, menos dependencia física y más actividad digital en las transacciones, contexto que se muestra evidente sobre todo con la situación actual. Ya se ve, por ejemplo, cómo se ha incorporado en este escenario la posibilidad de realizar transacciones completamente online, desde el tour virtual de la vivienda hasta la firma de contratos de alquiler 100% online; o cómo las entidades de tasación impulsan sus servicios digitales. La transformación digital es ya una necesidad imperiosa, actuando como detonante para que el sector aproveche los beneficios de la tecnología hacia el éxito en el nuevo entorno.

  • Las firmas apuestan por la flexibilización de los requerimientos administrativos y el impulso del alquiler y el Build-to-Rent para incentivar la inversión y la demanda
  • La vuelta a la actividad inmobiliaria contribuirá a la recuperación de la economía española

Las consultoras inmobiliarias, con el objetivo de mitigar los efectos negativos derivados de la expansión del COVID-19, consideran imprescindible poner en marcha una serie de medidas para impulsar la reactivación de la actividad y el sector inmobiliario.

En España, la actividad inmobiliaria supone el 9,5% del PIB y las empresas de este sector emplean a 125.000 trabajadores, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este peso tan relevante en la generación de riqueza y empleo conlleva que su recuperación sea clave para el mercado y para la dinamización de la economía española en su conjunto.

En la actual coyuntura, las consultoras consideran necesario promover iniciativas que faciliten la continuidad de los proyectos que ya estaban en marcha o a punto de iniciarse antes de la crisis. En este sentido, la agilización de trámites administrativos como la obtención de licencia de obra y de primera ocupación permitiría acortar los plazos y generar confianza en los inversores, un factor fundamental en momentos de incertidumbre.

También, el acceso a liquidez resulta determinante para asegurar el futuro de muchas empresas del sector. Por ello, ACI considera clave que las líneas de crédito creadas con motivo de la pandemia estén disponibles para promotores y empresas de construcción en las mismas condiciones de las que disfrutan otras actividades.

En paralelo a la recuperación de la actividad, la Asociación apuesta por medidas que incentiven la compra de viviendas de obra nueva, como ofrecer unas tasas accesibles de los impuestos asociados o facilitar avales y garantías públicas para un porcentaje del pago inicial. Se favorecería así a un segmento de la población que es solvente pero que no dispone del ahorro necesario para afrontarlo.

Reformas estructurales para afrontar un cambio de tendencia

El impacto de la crisis del COVID-19 ha modificado algunas tendencias que ya estaban despuntando en el sector y también ha puesto de manifiesto algunas carencias importantes. La coyuntura actual puede ser una oportunidad para llevar a cabo las reformas estructurales necesarias para dar respuesta a la transformación que se está viviendo en términos inmobiliarios.

Entre las principales ineficiencias del sector inmobiliario español destaca, sin duda, la ausencia de suficientes viviendas públicas en alquiler. Para hacer frente a esta situación, la construcción de un parque de viviendas bajo un modelo de colaboración público-privada debe ser una prioridad. Este proyecto es esencial para equiparar España a otros países europeos, como también lo es apostar por iniciativas implantadas con éxito como el Build to Rent. Este modelo tiene una gran capacidad para dinamizar el mercado en el corto plazo y ofrece una gestión profesional de los inmuebles que aumentaría la oferta inmobiliaria y con ello el interés de inversores e inquilinos. De forma complementaria, ampliar las ayudas ya existentes para el acceso a viviendas en alquiler, tanto a nivel autonómico como nacional, ayudaría a amortiguar a corto y medio plazo el impacto de la crisis del COVID-19 en este mercado.

El sector inmobiliario español ha recorrido un camino de crecimiento sostenible en los últimos años. La solidez de este mercado y su profesionalización han sido reconocidos tanto en España como en otros países y han colocado al mercado inmobiliario español entre los destinos preferidos por los inversores para desarrollar todo tipo de proyectos. En estos momentos, apostar por medidas efectivas determinará que la industria inmobiliaria vuelva a colocarse como un motor económico del país.

Las consultoras inmobiliarias mantienen su actividad

En línea con las medidas recomendadas por las autoridades, las consultoras están aplicando todos los protocolos para minimizar el riesgo de contagio de sus plantillas por COVID-19 durante el ejercicio de su actividad.   E igualmente están preparadas para proteger a sus clientes una vez esté permitida la actividad presencial.

Y van a continuar bridando el apoyo y conocimiento necesarios para ayudarles en la toma de decisiones en la actual coyuntura, con la finalidad de seguir impulsando el avance de la economía y la sociedad. En este sentido, cabe destacar que las compañías que integran la Asociación de Consultoras Inmobiliarias emplean de forma directa en España a más de 2.200 personas y a más de 180.000 a nivel internacional. Catella, CBRE, JLL, Knight Frank, BNP Paribas Real Estate, Cushman & Wakefield y Savills Aguirre Newman representan en conjunto más del 90% del mercado.

 

  • PATRIZIA ha logrado unos ingresos operativos de 24,7 millones de euros en el primer trimestre de 2020: un 2,9% más en comparación con el de 2019.
  • Los activos bajo gestión aumentan hasta 45.300 millones de euros respecto a los 44.500 millones registrados a cierre de 2019.
  • La compañía presenta un balance sólido, confirma el pago previsto de dividendos del año fiscal 2019, de 0,29 euros por acción, y continúa su programa de recompra de acciones.
  • Las perspectivas de ingresos operativos para 2020 se ha ampliado a entre 100.000 y 140.000 millones de euros, para reflejar la incertidumbre del impacto del COVID-19 en la inversión inmobiliaria europea en lo que resta de año.
  • PATRIZIA, como socio comercial estable y fiable, ayuda a todos sus grupos de interés a gestionar la crisis del COVID-19.

PATRIZIA AG, socio global para la inversión inmobiliaria paneuropea, ha registrado unos ingresos operativos de 24,7 millones de euros en el 1T 2020: un aumento del 2,9% respecto al mismo período del año pasado. El mayor volumen de activos bajo gestión y la continuidad en el cierre de transacciones inmobiliarias exitosas para los clientes del grupo en los primeros tres meses del año impulsaron un sólido crecimiento interanual en honorarios de gestión o vinculados a transacciones. Las comisiones de rendimiento siguieron contribuyendo de manera estable a los resultados financieros, solo ligeramente por debajo de los niveles del año pasado. Los ingresos totales por comisiones de servicio, que combinan honorarios por gestión o relacionados con transacciones o rendimientos, aumentaron un 13,1%, de 71,1 millones de euros en el primer trimestre de 2019 a 80,4 millones en el mismo periodo de 2020.

Karim Bohn, CFO de PATRIZIA AG, ha apuntado que: “Hemos registrado un arranque sólido en 2020 y creemos firmemente que PATRIZIA superará con éxito la crisis del COVID-19 gracias a un modelo de negocio resiliente, a un balance sólido y a una buena posición de liquidez, El COVID-19 ha desacelerado significativamente la actividad en el mercado de inversión inmobiliaria, pero esperamos una recuperación material de la actividad transaccional para el final del tercer trimestre de 2020, como pronto. Para reflejar estas continuas incertidumbres, hemos ampliado nuestras perspectivas de ingresos operativos para el año 2020 a entre 100.000 y 140.000 millones de euros”.

Sobre la base de la ejecución exitosa de una serie de transacciones para sus clientes globales en 2020, la compañía ya cuenta con suficiente visibilidad sobre el desarrollo de sus ingresos operativos en el primer semestre de 2020, y confía en poder cumplir con su perspectiva ampliada a pesar de las incertidumbres macroeconómicas todavía vigentes.

Asimismo, PATRIZIA reafirma el pago del dividendo propuesto para el ejercicio fiscal 2019 de 0,29 euros por acción, que supone un aumento del 7,4% respecto al año pasado, con motivo de su Junta General de Accionistas, prevista para el 1 de julio de 2020. La compañía también continuará con su programa de recompra de acciones, que comenzó a finales de marzo de 2020.

Wolfgang Egger, CEO de PATRIZIA AG, indica que: “estamos muy en contacto con todos nuestros grupos de interés. Saben que somos un socio comercial fuerte y fiable que les está ayudando a superar esta crisis. Estamos familiarizados con la compleja situación de nuestros inquilinos, y equilibramos cuidadosamente sus necesidades para mantener una base estable en las comunidades en las que operamos y cumplir con las obligaciones con nuestros clientes institucionales y privados».

 

  • Castellana Properties lleva semanas trabajando en los protocolos relacionados con la operativa, limpieza y distancia social para garantizar la seguridad a todos sus empleados y clientes
  • Las medidas se aplicarán especialmente en los puntos de intervención de cada uno de los centros, que incluyen los accesos a vehículos y parkings, accesos peatonales, aseos, ascensores y áreas de descanso, entre muchos otros. En total, se han detectado una media de 18 puntos en cada uno de los centros comerciales

Castellana Properties, especialista en la adquisición, gestión y rehabilitación de activos inmobiliarios en el sector retail que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MaB), aplicará más de 200 medidas de higiene y salud, distanciamiento social y concienciación en cada uno de sus centros comerciales en cuanto las autoridades pertinentes permitan su reapertura. El objetivo de estos protocolos es garantizar la máxima seguridad y la salud para empleados y clientes.

Para elaborar el plan de acción ad hoc para cada centro, adaptado a su casuística y características, Castellana Properties ha llevado a cabo un análisis de los puntos a los que prestar mayor atención debido a la posible concentración de personas, que incluyen los accesos a vehículos y parkings; accesos peatonales; aseos; salas de lactancia; ascensores; áreas de descanso y de personal; zonas infantiles y escaleras mecánicas, entre otros. En total, se han detectado una media de 18 puntos en cada uno de los centros, donde se hará especial hincapié en la aplicación de estas medidas de seguridad. Además de estos espacios, se llevarán a cabo diversas acciones ya planificadas a lo largo de cada uno de los centros comerciales de la firma y se intensificarán las tareas de limpieza en todas las superficies y áreas.

Medidas para garantizar la seguridad

Las medidas que se aplicarán incluyen un aumento del protocolo de limpieza con desinfecciones continuas; la distinción de flujos entrada y salida así como del sentido de circulación de los pasillos con vinilos y cartelería en puertas y suelos; dispensadores de geles hidroalcohólicos en accesos, aseos y varios puntos del centro comercial; alfombras de desinfección de calzado en los accesos peatonales; colocación de papeleras especiales para EPIS desechables; la desinfección de las salas de lactancia tras cada uso; la mejora de la filtración y calidad del aire o el aumento del espacio de terrazas para los locales de restauración, entre otras muchas iniciativas.

Asimismo, en cada centro se llevará a cabo un control del aforo para cumplir con las normativas acordadas con la instalación de un sistema automático. Concretamente, en los parkings se establecerá un protocolo de mayor ventilación, así como la desinfección de las superficies y se fomentará el uso del “click & collect” dadas las facilidades que ofrece a nivel operativo. Se priorizará, también, el uso de las zonas de descanso para las personas de riesgo como ancianos o mujeres embarazadas.

Además, se recomendará el uso de mascarilla y guantes para todos los clientes y empleados y, en el caso de que acudan sin estos materiales o se extravíen, el propio centro comercial se los facilitará para garantizar la seguridad en todo el espacio.

Julio García, Chief Operations Officer de Castellana Properties, asegura que “llevamos trabajando varias semanas en la reapertura de nuestros centros elaborando unos planes muy detallados para garantizar la máxima seguridad. Lo más importante para nosotros es que nuestros inquilinos puedan retomar lo más pronto posible su actividad ofreciendo un servicio de máxima calidad a sus clientes con unas medidas de higiene y salud excelentes. Es una situación incierta y complicada, pero entre todos, la superaremos. Desde Castellana tendemos la mano a todos nuestros inquilinos y queremos transmitirles que para cualquier cosa que necesiten estamos de su lado”.

El décimo encuentro de SIMAPRO HomeEdition ha analizado cómo será la financiación del negocio residencial y de los clientes en la era post COVID-19. En la cita de hoy han intervenido como ponentes Ángel Berges, Vicepresidente de AFI, Roberto Rey, Presidente y CEO de GLOVAL y Santos González, Presidente de la ASOCIACIÓN HIPOTECARIA ESPAÑOLA. José Luis Suárez, Profesor Ordinario del Departamento de Dirección Financiera y Director del Campus del IESE, ha moderado el coloquio.

Tres han sido los temas tratados por los ponentes reunidos por SIMAPRO Home Edition. En primer lugar, la naturaleza de la actual crisis. La segunda, el impacto que puede tener en la decisión de comprar una vivienda. Y por ultimo, el papel de los socimis y de la inversión alternativa.

Respecto al primero de estos temas, los tres ponentes han coincido en calificar esta crisis de sobrevenida. En palabras de Ángel Berges, Vicepresidente de AFI, “es una crisis inesperada, que emerge de un contagio y que para frenar su expansión las autoridades de todo el mundo han decidido confinar a la población”. En estos momentos, ha recordado Berges, “la mitad de la población mundial esta sujeta a un frenazo económico”. Berges también ha adelantado el probable impacto que esta crisis va a tener en las magnitudes básicas de la economía española. “Prevemos una caída del 9-10% en el PIB, picos de paro hasta el 30%, si bien acabaremos el año en torno al 18-19%, y una deuda pública del 112-115%”, ha dicho.

Estamos en un momento de incertidumbre con letras mayúsculas, con un impacto muy concentrado en el tiempo y causado por un patógeno exógeno”, ha afirmado Roberto Rey, Presidente y CEO de GLOVAL. En su opinión, “si conseguimos controlar la situación sanitaria y económica saldremos de esta crisis adecuadamente. En este tránsito, la situación saneada de los bancos va a ser de gran ayuda”. Continuando con este último argumento, Santos González, Presidente de la ASOCIACIÓN HIPOTECARIA ESPAÑOLA, ha insistido en que “después de la crisis del 2008, tenemos un sistema financiero líquido, saneado y especialmente solvente. Es probable que por la crisis las cuentas de las entidades no sean especialmente buenas, pero la solvencia del sistema financiero está fuera de toda duda, por lo que estoy seguro de que será un apoyo esencial en la recuperación de nuestra economía”.

En este sentido, González ha manifestado su confianza en que, al menos este año, la cartera de créditos hipotecaria funcionará de manera razonable. “Otra cosa es el riesgo que se deriva de la valoración de esta incertidumbre. ¿Incertidumbre solo este año o prolongada hasta el 2023? Si la crisis se prolonga afectará a los inicios de obra y a las nuevas licencias, puesto que el promotor descuenta expectativas. No va ser lo mismo una recuperación en V que en U o en V asimétrica”. Con todo, para Roberto Rey, el inmobiliario seguirá siendo un valor refugio para la inversión, “dado que los tipos de interés seguirán siendo muy bajos”. En su opinión, no es esta la única ventaja competitiva del sector en estos momentos de turbulencia. “El sector promotor se ha profesionalizado notablemente y, a diferencia de la anterior crisis, es muy solvente, con independencia del tamaño de las empresas. Las capacidades de los players actuales es mucho mayor”.

En cuanto al impacto que esta crisis puede tener en la decisión de comprar una vivienda, los tres ponentes se han mostrado moderadamente optimistas. Según Ángel Berges, “la renta bruta de las familias está cayendo mucho, pero la tasa de ahorro está aumentando fuertemente, simplemente porque no hay pocas opciones de gastar. Y obviamente, uno de los productos de la cesta de la compra que más se ha visto afectado es la vivienda”. No obstante, Berges está convencido que “tras esta caída a plomo vendrá un fuerte rebote, porque hay una importante demanda embalsada”. Un argumento que también ha compartido Santos González, que coincide en la existencia de esta “demanda expectante” que tan solo está esperando la mejor oportunidad “para regresar de nuevo al mercado, lo que dependerá en buena media de las señales de confianza que transmita nuestro Gobierno”.

En este punto, Roberto Rey ha llevado el coloquio hasta las oportunidades de negocio que ofrece esta crisis, que “como todas las crisis más que propiciar cambios nuevos acelera las tendencias que ya estaban en curso”. En su opinión, “hay mucha gente que no puede comprar una vivienda y hay que darle una alternativa. Ahora mismo hay una necesidad muy importante de vivienda social, para lo que es imprescindible la colaboración público-privada”. Además, este “cambio de paradigma”, como ha definido la equiparación con el mercado residencial español al europeo, “donde el alquiler supone entre el 25% y el 30% del parque total”, va a reclamar que “se deje a un lado los prejuicios ideológicos y se ponga en valor la cuestión económica, si una u otra actuación supone un beneficio intangible para determinados colectivos que por otros medios no podrían acceder a una vivienda”. Roberto Rey ha concluido su análisis con la siguiente afirmación: “mientras no entramos en una crisis estructural, encontraremos aspectos positivos en la actual situación”.

El encuentro de hoy ha concluido con el análisis del rol jugado por los fondos de inversión en la dinamización del sector inmobiliario de nuestro país, que, en opinión de Santos González, ha sido “providencial”, no solo para dinamizarlo, sino también para modernizarlo. “Hay una parte del negocio inmobiliario que precisa de inversión alternativa. El sector financiero tradicional no puede absorber toda la deuda hipotecaria”, ha apuntado. Una valoración que también comparte Ángel Berges, con independencia de que, “en momentos puntuales”, algunos de estos fondos “hayan recalentado ciertos segmentos del mercado”. No obstante, ha continuando Berges, “España sigue teniendo una gran potencial y atractivo para los inversores internacionales”. Un atractivo que, según Roberto Rey, `pasa por ofrecer “seguridad jurídica a los inversores. No podemos seguir cuestionando consensos ya establecidos, puesto que esto solo puede generar incertidumbre y desconfianza”, ha concluido.

  • El índice general, que todavía no refleja una variación estadísticamente significativa, registra en abril una subida anual del 4,2 %, tras aumentar un 0,5 % respecto a marzo.
  • La costa mediterránea muestra descensos tanto en tasa anual como mensual, dentro de una tendencia de estabilidad.
  • El valor medio en España se ha incrementado un 18, 4 % desde mínimos y acumula una caída del 32,1 % desde los máximos de 2007. 

El índice general de la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados muestra en abril un incremento interanual del 4,2 %, tras aumentar un 0,5% respecto al mes precedente.  El impacto de la COVID-19 afecta al cálculo en lo que respecta a la muestra de tasaciones empleada. “A pesar de la reducción de la actividad, la agregación de grandes grupos geográficos cuenta con muestra suficiente para la obtención de estadísticos significativos en lo que a evolución de valores medios se refiere. Las tasaciones irán reflejando paulatinamente las variaciones que la presente coyuntura produzca, dado que en abril los valores medios aún no muestran una variación estadísticamente significativa respecto a la evolución reciente”, apunta Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

Tanto las capitales y grandes ciudades (+5,3 % interanual) como las islas (+5,2 %) y las localidades de interior agrupadas en ‘Resto de municipios’ (+6,9 %) siguen mostrando precios medios superiores a los de hace un año.  Por el contrario, “la costa mediterránea registra en abril una variación negativa tanto en términos anuales como mensuales, tras un periodo de oscilaciones dentro de una tendencia de estabilidad», afirma Rafael Gil.

En el último mes, registraron variaciones negativas la costa mediterránea (-8,9 %), el grupo ‘Baleares y Canarias’ (-6,2 %) y las áreas metropolitanas (-1,1 %), en tanto que las capitales y grandes ciudades y ‘Resto de municipios’ mostraron aumentos del 4,8 % y del 2,4 %, respectivamente, en comparación con el mes de marzo.

Variación desde mínimos y máximos

El precio medio en España se ha incrementado un 18,5 % desde el mínimo registrado en febrero de 2015 y acumula un descenso del 32,1 % respecto a los máximos alcanzados en 2007.  Tanto en las capitales y grandes ciudades como en los territorios insulares la revalorización de la vivienda desde sus mínimos supera la media española con un 29,2 % y un 25,8 %, respectivamente. Por debajo, está la evolución de las áreas metropolitanas (+14 %), de la costa mediterránea (+10,3 %) y de las localidades más pequeñas de interior, agrupadas en ‘Resto de municipios’ (+11,2 %).

Si se compara con los precios máximos alcanzados en 2007, La costa mediterránea y las áreas metropolitanas mantienen la mayor diferencia de precio, con una caída acumulada del 46 % y del 39 %, respetivamente. Un escenario muy diferente al de las islas, donde la caída acumulada se limita al 17,6%.  Tanto en las capitales y grandes ciudades (-30,9 %) como en ‘Resto de municipios’ (-31, 5%) el ajuste acumulado desde máximos se sitúa en el entorno de la media española.

Otros indicadores

El índice Tinsa IMIE General y Grandes Mercados incluye una selección de otros indicadores inmobiliarios y económicos relevantes para analizar la evolución y perspectivas del sector residencial. Este es el Flash de Mercado con los últimos datos disponibles hasta el día de hoy.

*Evolución interanual, excepto en la oferta neta en portales inmobiliarios (trimestral), Euríbor y tasa de dudosidad.

Los datos absolutos de cada indicador y su variación, así como la perspectiva histórica de los datos de precios medios, están disponibles en la ficha IMIE General y Grandes Mercados en la siguiente dirección:

https://www.tinsa.es/wp-content/uploads/informes/2020/1-ficha-imie-abril-2020.pdf

 

  • Los ponentes reunidos en el noveno encuentro de SIMAPRO Home Edition apuestan por la colaboración público-privada y el activismo empresarial para salir de la actual crisis.

El noveno encuentro de SIMAPRO HomeEdition ha analizado el papel que el sector inmobiliario puede jugar en la reconstrucción económica y social de nuestro país en la era post COVID-19. En la cita de hoy han intervenido como ponentes Ismael Clemente, CEO de MERLIN PROPERTIES, Daniel Cuervo, Director General de ASPRIMA, Javier Rodríguez Heredia, Socio de AZORA y Fátima Sáez del Cano, Managing Director Spain de GROSVENOR EUROPE. Juan Fernández-Aceytuno. Consejero Delegado de ST SOCIEDAD DE TASACIÓN, ha moderado el coloquio.

Dos temas han centrado las reflexiones de los ponentes del encuentro organizado por SIMAPRO Home Edition. Por una parte, el análisis de las características específicas de la actual crisis y sus diferencias con la de 2008, tanto a nivel sectorial como empresarial. Y por otra, el papel que el asociacionismo del sector debe jugar en la definición de las políticas gubernamentales para hacer frente a esta crisis.

Técnicamente, la anterior fue una crisis de oferta y bastante endógena, generada por el propio sector. La de ahora es una crisis exógena y de fuerte caída de la demanda. En este sentido se trata de una crisis mucho más profunda que las anteriores”, ha opinado Ismael Clemente, CEO de MERLIN PROPERTIES. En la misma línea se ha expresado Javier Rodríguez Heredia, Socio de AZORA, para quien la diferencia con la anterior crisis es que “entonces el cisne negro lo tenía el sector en su interior, mientras que ahora este cisne negro ha venido de fuera, pero ahora nos coge con mejor estructura”. Para Fátima Sáez del Cano, Managing Director Spain de GROSVENOR EUROPE, “esta crisis ha sido una situación tan sobrevenida y rápida que al principio nos costó mucho aceptarla”.

Refiriéndose concretamente al sector residencial, Daniel Cuervo, Director General de ASPRIMA, ha precisado que una de las diferencias entre ambas crisis está en la producción. “Ahora estamos haciendo mucha menos vivienda que la que se debería hacer. Estamos en cifras inferiores, en lo que a producción se refiere, que en 1992 o 1993. Además, la deuda familiar es bastante menor y las entidades financieras están mucho más saneadas que en 2008”. Y son precisamente estas diferencias, según Sáez del Cano, las que comienzan a abrir nuevas oportunidades de negocio. “Es probable que el ‘location, location’ de las oficinas en los centros masificados deje de ser una prioridad en beneficio de los parques empresariales y de los lugares de trabajo espaciosos y con parking. Y esta nueva realidad abre oportunidades de inversión”, ha puntualizado. “Esta crisis va a marcar el fin de la oficina granja de pollos, de la macrodensificación de los lugares de trabajo y de las praderas repleta de mesas y empleados. Esta es una tendencia que se va a acelerar”, ha concluido Clemente.

Los ponentes también han debatido la previsible duración de la crisis y las medidas que deberían tomarse para acelerar el paso hacía una ‘nueva normalidad’. “Nos coge más entrenados, tanto a nosotros como a los organismos internacionales. Además, el sistema financiero internacional está muy saneado, con una provisión de liquidez muy activa”, ha afirmado Ismael Clemente, que ha apostado también por la necesidad de implementar “políticas de inspiración keynesiana” que den un fuerte empuje a la obra pública y al empleo. Daniel Cuervo también ha demandado una mayor implicación de las administraciones, en especial del Gobierno central. “La clave de esta crisis pasa por incentivar la demanda con medidas gubernamentales, ya sea mejorando la fiscalidad de la compra de una vivienda o mediante avales que faciliten su financiación”, ha dicho.

Esta es una situación temporal y no creo vaya a terminar con los mega trends en materia de inversión” ha puntualizado Javier Rodríguez Heredia. Socio de AZORA, quien no ha dudado en asegurar que incluso algunos negocios, como el residencial de alquiler, saldrán beneficiados, “pues esta crisis va a suponer una mejora de sus fundamentales”. Rodríguez Heredia se ha atrevido incluso a poner fecha de cierre a la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19. “Esta fecha va a depender de cuánto tardemos empresas y Gobierno en posicionarnos como generadores de confianza, porque esta crisis sobrevenida tiene un fuerte componente psicológico”. Dependiendo de la capacidad para conseguirlo, el directivo de Azora maneja las fechas de 2021 o 2023. Para Fátima Sáez del Cano, en cambio, el principal peligro no esta un déficit de percepción o de expectativas frustradas, sino “en que perdamos el control sobre los costes de producción”. En cualquier caso, «no esperamos un wait & see eterno, ni siquiera para este año«, Con todo, Rodríguez Heredia espera que “la ‘nueva normalidad’ se quede en un simple palabro y que el sector y el conjunto de la economía vuelvan simplemente a la normalidad”.

El valor del asociacionismo

Los ponentes del noveno encuentro de SIMAPRO Home Edition también han analizado el rol que el asociacionismo del sector tiene que jugar en momentos tan críticos como los actuales, en los que, además, como ha remarcado Ismael Clemente, “la polarización política en la que el país se encuentra hace doblemente difícil encontrar vías de solución a esta crisis”. Solución que, de acuerdo con Javier Rodríguez Heredia solo puede venir desde “una verdadera colaboración público-privada”, aunque para ello todas las partes tengan que perder sus prejuicios recíprocos, ha dicho.

Para Fátima Sáez del Cano, “la anterior crisis purgó el sector de agentes poco profesionales, favoreciendo una concentración empresarial que siempre aporta más transparencia y credibilidad”. Y es esta concentración, en su opinión, la que tiene que hacer “mucho más operativa en estos momentos la labor de las asociaciones del sector”, ya que, como apunta Javier Rodríguez Heredia, “la capacidad del sector público para actuar anticíclicamente es muy limitada, por lo que el esfuerzo para salir de ella va a corresponder a las familias y las empresas” Por ello resulta imprescindible que “desde las asociaciones del sector se haga activismo empresarial y que empiecen a tener un importante papel en los procesos de decisión política, aportando su cocimiento de la realidad y su capacidad para resolver cuestiones técnicas”.