Venta de casa histórica en Úbeda
  • Muchas de las personas que habían paralizado la compra de un inmueble por el estado de alarma han retomado su actividad. Se unen a este grupo aquellos propietarios que buscan una vivienda más acorde con sus nuevas necesidades, o los interesados en segundas residencias.
  • Búsqueda de viviendas de reposición, auge de los entornos naturales y rurales o nuevas herramientas digitales de venta, entre las tendencias protagonistas del último trimestre del año.

Si bien el futuro del mercado inmobiliario depende, en gran parte, de cómo evolucione la crisis sanitaria y la situación económica, las cifras de la actividad del sector durante los últimos meses reflejan un panorama positivo para su reactivación. Según los datos ofrecidos por el Consejo General del Notariado, en el mes de julio la compraventa de vivienda se situó en 48.586 transacciones, con una caída interanual de tan solo 5%, una cifra bastante razonable en comparación con las caídas interanuales que se registraron en abril (71,3%), mayo (53,4%) o junio (20,9%). Así, julio se consolida, hasta la fecha, como el mes con mayor número de transacciones de compraventa de vivienda del 2020, manteniendo la tendencia de crecimiento que se ha ido registrando desde abril, mes en el que la actividad se vio drásticamente ralentizada por el período de confinamiento.

Muchas de las personas que habían paralizado la compra de un inmueble por el estado de alarma han retomado su actividad, y a este grupo de interesados, se unen también ahora aquellos que buscan una vivienda de reposición que responda a sus nuevas demandas y necesidades o los que, aprovechando las atractivas condiciones de financiación, se han interesado por la compra de una vivienda en sustitución del alquiler o la adquisición de una segunda residencia.

Los expertos de Instituto de Valoraciones han analizado cómo ha influido la llegada de la pandemia en la evolución y comportamiento del sector, arrojando luz sobre algunos factores que podrían impulsar la actividad inmobiliaria este otoño:

· Búsqueda de viviendas de reposición: con los cambios en el estilo de vida y hábitos que ha ocasionado la llegada de la pandemia, muchas familias se encuentran ahora en busca de un inmueble que sustituya su vivienda actual y que se adecúe en mayor medida a sus necesidades, como pueden ser espacios más amplios o exteriores, más luminosidad… Influye también la nueva concepción de vivienda que se tiene actualmente, la cual ha dejado de ser un lugar donde dormir para ser un lugar donde se pasa mucho tiempo teletrabajando, formándose… Sobre todo, teniendo en cuenta la incertidumbre sobre la duración de la situación actual y las medidas y restricciones que pueda conllevar.

· España como destino para el turismo de salud: con la llegada de la pandemia y tras el período de confinamiento, ha cobrado importancia el cuidado de la salud física, mental y el bienestar en general. En este sentido, el turismo de salud se presenta para muchos como una gran opción para recuperar fuerzas, desconectar y descansar. Este tipo de turismo abre una posible vía para el crecimiento del sector inmobiliario, teniendo en cuenta que podría impulsar la compra de segundas residencias en entornos naturales y rurales, o el alquiler de pisos en zonas estratégicas para poder disfrutar de este turismo que ofrece buenas opciones para todo el año.

· Condiciones de financiación que incentiven la inversión: el mes de septiembre ha cerrado con una nueva bajada del euríbor, lo que plantea una buena oportunidad para todos aquellos interesados en pedir una hipoteca para la compra de una vivienda. A este factor se añaden las condiciones de financiación favorables que ofrecen en la actualidad los bancos, interesados por aumentar el número de operaciones y la mejora de sus márgenes, como pueden ser la eliminación de comisiones, condiciones flexibles de contratación o intereses atractivos.

· El clima, las costas y la naturaleza, un factor a favor: las buenas condiciones climatológicas de España, sus largas costas y sus enclaves naturales y rurales son un factor clave para la reactivación del sector inmobiliario. Las zonas con mayor potencial de costa y naturaleza son puntos de gran interés tanto para la inversión en segunda vivienda como para la inversión extranjera. No obstante, el comportamiento de estos públicos, en lo relativo a la compraventa de vivienda, dependerá de cómo evolucione la situación sanitaria a nivel global y las restricciones que pueda haber para viajar entre países.

· Nuevas herramientas, nuevas facilidades: las nuevas startups Proptech y los servicios digitales ofrecen a los diferentes players del sector mayores facilidades para realizar transacciones y operaciones de forma más cómoda, ágil y eficiente. Este es un factor que tendrá también un papel importante en el proceso de crecimiento del ladrillo. La posibilidad de visitar viviendas a distancia mediante tours virtuales y realidad virtual o la gestión de inmuebles sin contacto físico son solo algunas de las posibilidades que se abren gracias a la digitalización del sector.

Compartir con amigos: