¿Qué es el senior cohousing?

81
Senior Cohousing para jubilados

Las cooperativas de viviendas o cohousing se están abriendo paso en España, posicionándose como una alternativa a la compra o al alquiler de viviendas a nivel individual. Es un modo de vida que cada vez cuenta con más adeptos por toda Europa y que en nuestro país ya suma algunos casos de éxito. Se trata de un concepto ideado por unos jóvenes de Dinamarca en los años 60 que ya está totalmente implantado en Estados Unidos.

Cohousing significa co-habitar/compartir casa/coexistir en un espacio de viviendas compartidas. La idea consiste básicamente en que un grupo de personas decide vivir en comunidad, en una urbanización o edificio, en el que se construyen viviendas privadas y espacios comunitarios que han de ser compartidos por los habitantes, y a la vez, todo el proceso desde la construcción hasta las normas de convivencia han de ser gestionadas por el grupo. Pues de eso se trata: de decidir todo entre todos, desde la forma de financiación de sus viviendas hasta los materiales de construcción, las zonas comunes o los servicios que cubrirán sus necesidades diarias.

Las personas que habitan la comunidad no solo comparten espacios comunes, sino también servicios como la atención a la invalidez o actividades de ocio, entre otras cosas. Son ellos los que van decidiendo sobre la marcha qué necesitan y cómo proveerse de ello. Se buscan soluciones colectivas a problemas individuales y los espacios comunes son un alto porcentaje de la superficie del edificio, pero no es una comuna. Cada uno tiene su espacio privado y se cuida mucho la transición del ámbito privado al común, de forma que cada uno cuenta con su casa o su parcela,

Estas personas entienden la vivienda no como un objeto de especulación, sino como un bien basado en el derecho de uso: un concepto a medio camino entre la compra y el alquiler, con la seguridad de la primera (lo vas a poder disfrutar siempre) y la flexibilidad del segundo. Es la cooperativa la que tiene la propiedad de todo el conjunto y va cediendo los espacios a los socios. A diferencia que las cooperativas tradicionales, en las que la propiedad se subdivide entre ellos, que pasan a ostentar la propiedad de sus viviendas, aquí la propiedad es común y los socios adquieren el derecho de uso de por vida. Bajo esta fórmula, el cooperativista adquiere el derecho de uso de la vivienda y los espacios comunes, mientras que la propiedad del inmueble es de la cooperativa. Este derecho de uso puede ser indefinido, transmitido o heredado.

El cohousing cuestiona la propiedad privada, el individualismo, incide contra la especulación inmobiliaria, y está basado profundamente en los valores del cooperativismo.

Cohousing para mayores

En nuestro país la opción del cohousing se está focalizando sobre todo en el colectivo de las personas mayores, jubiladas o próximas a su jubilación. La comunidad Senior quiere pensar y programar su vejez desde la autonomía y, sobre todo, compartirla con otros congéneres.

La soledad, junto con un estado de salud que no nos permita ser totalmente autónomos, son los mayores problemas a los que nos enfrentamos todos cuando llegamos a la vejez. Por ello el sistema cohousing resulta tan atractivo para las personas mayores, ya que les permite vivir de manera comunitaria pero con vivienda independientes

En nuestro país ya hay varios proyectos de cohousing senior, soluciones habitacionales que no pasan por la compra ni por el alquiler, sino por el derecho de uso y que nada tienen que ver con las residencias de la tercera edad.