Housers, crowdfunding inmobiliario
  • Estas plataformas, supervisadas por CNMV y con informe vinculante y favorable de Banco de España, son los instrumentos perfectos para dotar de financiación a las empresas y autónomos afectados por la COVID-19.
  • La capilaridad y agilidad de este tipo de compañías les permite llegar donde los bancos y otro tipo de entidades financieras no llega.
  • El aval del ICO, de hasta el 80%, incentivaría a inversores a realizar estos préstamos a través de estas plataformas a empresas y autónomos, para que la ayuda llegue directamente a empresas.

Housers, la plataforma de financiación participativa líder en el sur de Europa, reclama que las compañías dedicadas a financiar a empresas, mediante crowdfunding o crowdlending, puedan ayudar a empresas y autónomos en los próximos tramos del programa de avales públicos canalizados a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), para paliar el enorme problema de liquidez, derivado de la COVID-19, al que se enfrentan muchas compañías.

Una línea de avales que, hasta el momento, se canaliza exclusivamente a través de bancos, establecimientos financieros de crédito y entidades de pagos supervisadas por el Banco de España, por lo que Housers pide que se incluya también a entidades como las plataformas de financiación participativa (PFP), que en España operan bajo la regulación de la CNMV.

De este modo, los inversores de estas plataformas podrían realizar préstamos a empresas y pymes, sabiendo que una gran parte de su préstamo (hasta el 80%) está avalado por el Estado, a través del ICO, evitando así que un tecnicismo legal deje fuera a unas plataformas concebidas para financiar empresas y proyectos.

El último Consejo de Ministros aprobó el cuarto tramo de avales para empresas por un importe total de 20.000 millones de euros, destinado a la concesión de créditos que eleva a 84.500 millones de euros el importe movilizado por parte del Ejecutivo (60.000 millones para pymes y autónomos).

Juan Antonio Balcázar, CEO de Housers, explica que “muchas empresas y autónomos se han quedado fuera de estas ayudas por no cumplir con los estrictos criterios de riesgo de las entidades financieras, y esto es un auténtico drama del cual todavía no podemos ver la verdadera dimensión. Las plataformas de financiación participativa como Housers tenemos la ventaja de la capilaridad, de la agilidad y de ser completamente digitales. Ciudadanos prestando a sus empresas y autónomos para evitar que desaparezcan, para mantener el nivel de empleo y la economía. Usuarios de una empresa ayudándola a subsistir. Eso es crowdfunding en estado puro. No sólo queremos democratizar la inversión: también creemos que hay que democratizar el acceso a la financiación”.

De esta forma, Housers se pone a disposición del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, del Tesoro Público y del ICO, para ofrecer su solución tecnológica de cara a ayudar a repartir mejor las ayudas públicas llegando donde las entidades financieras no pueden.

Housers Corporate, una línea de financiación a empresas

A comienzos de 2020, Housers lanzó su nueva línea de negocio Housers Corporate pensada para ofrecer nuevas alternativas de inversión a sus usuarios y también para facilitar a las empresas el acceso al crédito para el desarrollo de proyectos empresariales de toda índole, tanto en España como en mercados internacionales. Al igual que en los proyectos inmobiliarios y de renovables, Housers Corporate es el encargado de seleccionar, tras un profundo estudio de viabilidad y análisis de riesgos por parte de una empresa externa especializada, todos aquellos proyectos antes de ofrecerlos a los inversores.

Hasta la fecha, el volumen de inversión en todo tipo de proyectos canalizados a través de la plataforma de Housers supera los 113 millones de euros, de los que ya se ha procedido a la devolución de 42 millones de euros, en concepto de capital más rendimientos generados, lo que consolida a Housers como la plataforma de crowdfunding más importante de España. La compañía ha alcanzado ya los 120.000 usuarios de más de 155 nacionalidades diferentes y ha llevado a cabo proyectos en España, Italia, Portugal y Polonia. Además, la TIR media de los proyectos que ya se han cerrado se sitúa en el 8,83%.

Compartir con amigos: