Portugal Housers
  • Housers, la plataforma de financiación participativa de referencia en el Sur de Europa, analiza las oportunidades que ofrece el sector Real Estate en el país vecino, tras celebrar tres años de su llegada al mercado luso.
  • Los incentivos fiscales, la calidad de vida y la estabilidad política, junto con la mejoría de los indicadores económicos en los últimos años, han convertido al Real Estate portugués en uno de los mercados más atractivos de Europa. 

Housers, la plataforma de financiación participativa líder en el sur de Europa que opera desde 2017 en Portugal y donde posee licencia de la CMVMha elaborado un documento donde analiza por qué el mercado inmobiliario portugués sigue siendo una buena alternativa de inversión. La plataforma trabaja en el mercado luso desde hace más de tres años y, el resultado, incluso en tiempos de COVID-19, ha sido positivo. Durante todo este tiempo, se han desarrollado 30 proyectos inmobiliarios en Portugal, con un volumen de 7 millones de euros.

  • A lo largo de los cinco últimos años, el mercado inmobiliario en Portugal ha vivido un intenso repunte de las transacciones de inmuebles y un crecimiento de los precios de la vivienda, con una acentuación de aproximadamente el 40% desde 2013. Este incremento de los precios de la vivienda es el resultado de una escasa oferta de inmuebles y un aumento notable de la demanda.
  • El crecimiento de la economía y la calidad de vida son algunos de los factores que están dando una mayor visibilidad a Portugal como destino internacional para trabajadores, estudiantes, promotores e inversores.
  • Menores limitaciones ante la COVID-19. La crisis sanitaria y económica originada por la pandemia también ha afectado al país luso, aunque la gestión desde el inicio de la crisis de la COVID-19 ha permitido contener la crisis. Además, los proyectos inmobiliarios en Portugal solo permanecieron parados durante 15 días, lo que ha significado que las fechas de finalización de las obras no se han visto muy perjudicadas.
  • La entrada de inversores extranjeros gracias a la adopción de medidas fiscales y la concesión de permisos de residencia, así como la pujanza de la actividad turística de los últimos años, ha tenido un papel clave en la revitalización del mercado inmobiliario portugués.
  • Los incentivos fiscales del país luso para la renovación urbana, los regímenes estables para inversiones, tras la última reforma de la ley de alquiler, así como la amplia oferta de edificios con necesidad de renovación y la fuerte demanda de compradores, tanto nacionales como internacionales, ofrecen recorrido para el mercado Real Estate para los próximos años.  Lisboa y Oporto están viviendo una auténtica transformación urbana del centro y las zonas más privilegiadas, acogiendo a nuevas empresas, gracias al impulso del turismo y la estabilidad económica del país.
  • Además, la reciente creación de las SIGI, figura similar a las SOCIMI españolas, abre una nueva vía para los grandes inversores. Este vehículo apuesta por los activos destinados al alquiler de oficinas, viviendas, hoteles o espacios dedicados al retail o a la logística, con jugosas ventajas fiscales, mejorando el régimen de las SOCIMI, ya que plantean una tributación por dividendo del 10% a los accionistas no residentes, en comparación al 19% de sus homólogas españolas.
  • El buen tiempo, la estabilidad política, y la mejora de los indicadores económicos de los últimos años están incentivando la inversión extranjera en los últimos años. Solo en el sector inmobiliario se alcanzaron los 3.000 millones de euros en 2019.
  • Lisboa fue considerada la ciudad más atractiva para invertir en 2019, según el estudio Emerging Trends in Real Estate Europe 2019, realizado por la consultora PwC, situándola por delante de ciudades como París, Londres o Berlín ante los inversores en Real Estate.
Compartir con amigos: