• Javier Rubió, quien fue cofundador y presidente de Nauta, lidera la ronda en la que también participan Oriol Tomàs, Grupo Godó, Carlos Blanco y Dídac Lee, entre otros.
  • Housfy, que opera en Barcelona, Madrid y alrededores, ha captado 200 viviendas en medio año con un ahorro medio de 12.000€ por venta.

Housfy, la plataforma digital líder en la compraventa de pisos entre particulares y sin comisiones, ha conseguido 700.000€ de inversión entre financiación pública y privada. La startup, fundada por Albert Bosch, Miquel A. Mora y Carlos Blanco (a través de Nuclio Venture Builder) incorpora a su accionariado reconocidos inversores para expandirse por toda España y saltar, este mismo año, a otro país de Europa.

Javier Rubió, que fue cofundador y presidente de Nauta Capital e inversor en importantes empresas como Social Point o BeMate, lidera la ronda. Le acompañan inversores de la talla de Oriol Tomàs (de la Familia Carulla), Dídac Lee y el propio Carlos Blanco. En la ronda, también ha participado el Grupo Godó en forma de media for equity y los propios fundadores de la startup.

Esta primera ronda de financiación llega tras 6 meses en funcionamiento en los que Housfy ha entrado en el mercado proptech con fuerza: la startup ha captado 200 pisos y ha vendido 20. Housfy promete vender una vivienda en 90 días, pero su equipo está consiguiendo hacerlo en tan solo 28 días. Además, los propietarios se han ahorrado de media 12.000€ en comisiones.

Albert Bosch, cofundador y CEO de Housfy, explica que “en un mercado tan competido como lo es el proptech estamos muy contentos de que importantes inversores confíen en nosotros y se hayan implicado tanto en el proyecto”. Y continúa diciendo que “esta ronda la destinaremos principalmente en marketing y comunicación y tecnología”.

Revolucionando un sector dormido

Housfy es una plataforma online de compraventa de viviendas que permite que vendedores y compradores se conecten directamente evitando las altas comisiones de las agencias tradicionales, que en ciudades como Barcelona o Madrid pueden llegar hasta los 12.000€. Housfy se posiciona como una alternativa clara, económica y transparente a las tradicionales agencias Inmobiliarias ofreciendo tanto a comprador como vendedor:

  • Precio de mercado: Housfy cuenta con una exhaustiva tecnología big data con la que conoce todas las transacciones inmobiliarias que se han realizado en los últimos meses en toda España. De este modo, los profesionales de la startup son capaces de hacer una valoración profesional de cualquier piso y fijar el precio de mercado de cada vivienda que opera.
  • Ventas en 28 días: con el asesoramiento y seguimiento de Housfy y a precio de mercado, los propietarios consiguen vender su piso en 28 días de media.
  • Sin Comisiones: a diferencia de las tradicionales agencias inmobiliarias, Housfy no tiene comisiones de intermediación, sólo cobra un fee fijo a éxito.
  • Transparencia: el propietario tiene, en todo momento, máxima transparencia y control del estado en el que se encuentra el proceso de venta de su vivienda. Se trata de un valor fundamental de la compañía.
  • Servicio 24/7: gran parte de la operativa en un proceso de compraventa se realiza de 19h. a 24h. y fines de semana. Es por ello que Housfy ha incorporado un servicio completo 24/7.

Housfy irrumpió en el mercado proptech justo en el momento en el que el sector inmobiliario estaba despertando: solo el año pasado se vendieron 450.000 viviendas. La startup pretende digitalizar un negocio que hasta ahora controlaban las agencias inmobiliarias con comisiones muy altas, tal y como hicieron startups como eDreams o Amazon hace años en sus respectivos sectores.

  • Inveslar cierra su novena operación de crowdfunding inmobiliario con récord de participantes,
  • La rentabilidad anual estimada del inmueble es de un 10.45 %.
  • En 2016 la compañía fue la primera del Estado en financiar al 100% una casa de obra nueva mediante crowdfunding inmobiliario
  • Inversiones seguras, ahorro a largo plazo, gestión online y sin bancos ni burocracia: claves del éxito del proptech

Inveslar acaba de cerrar su novena operación de crowdfunding inmobiliario. La empresa catalana, la primera en instalar una casa de obra nueva en España financiada completamente mediante crowdfunding -hace apenas un año-, ha adquirido un sobreático cercano al Camp Nou y al Real Club de Polo de Barcelona. Con su novena operación Inveslar ha logrado su propio récord de participantes. Un total de 144 personas han realizado aportaciones económicas para financiar la compra del inmueble por un valor total de 152.100 euros. Con aportaciones a partir de los 100 euros, cada una de las 144 personas pasa a formar parte de una SL, propietaria del inmueble, no hipotecado. Por cada euro aportado, los usuarios reciben una participación social. El piso, que ha sido reformado, consta de 55 metros cuadrados, dos habitaciones y un baño. La rentabilidad anual estimada del inmueble es de un 10,45%.

Pioneros en España

Inveslar inició su actividad en 2016. El verano pasado la compañía instaló en l’Escala (Girona) la primera casa de obra nueva de España financiada completamente mediante crowdfunding inmobiliario. En aquella ocasión, los inversores participantes (un total de 19) lograron una rentabilidad del 12,56% en menos de seis meses, tiempo en el que se vendió la propiedad.

Desde entonces, Inveslar ha cerrado otras ocho operaciones: 2 casas en Girona y 6 pisos en Barcelona, con inversiones desde los 117.000 euros hasta los 261.000, y con rentabilidades mínimas de un 7,28%. Algunas de sus operaciones han superado el 20% de rentabilidad.

Proptech, la industria tecnológica aplicada al sector inmobiliario

Inveslar selecciona propiedades que, tras un profundo y detallado análisis, son consideradas una inversión estratégica. Activos de calidad, que gozan de valor añadido y ofrecen una rentabilidad interesante. Una vez analizado el proyecto, los costes y las rentabilidades futuras, se publica el proyecto en inveslar.com , ofreciendo la oportunidad de participar en la inversión a partir de una aportación mínima, que varía en función del proyecto (a partir de 100 euros). Para cada proyecto, Inveslar crea una sociedad de responsabilidad limitada (SL). Una vez conseguido el 100% del capital para realizar la operación, se hace una ampliación de capital de esta sociedad, y cada inversor recibe una participación social por cada euro que invierte. De este modo aumentan las garantías para el usuario, ya que es titular de la parte de participaciones sociales que le corresponde en función de su inversión. Así, los usuarios son socios entre sí, como en cualquier sociedad limitada convencional. Y es esta sociedad la que compra y comercializa el activo inmobiliario.

Cuando se cierra el proceso de financiación y adquisición, que se realiza 100% online a través de la plataforma tecnológica de Inveslar, el activo se pone en alquiler, y los dividendos que genera se reparten mensualmente entre los inversores. Si se alcanza el precio de venta previamente estipulado en el plan de negocio publicado en la web de Inveslar, el inmueble se vende, y los inversores recuperan su inversión más las plusvalías obtenidas en la venta. La sociedad formada para llevar a cabo esta operación se liquida y se disuelve.

Todo el proceso, para el inversor, se realiza sin salir de Internet, sin bancos, y sin gestiones burocráticas.

Un nuevo concepto de ahorro ( y un nuevo perfil de ahorrador)

Carles Serradell, socio fundador de Inveslar, apunta como principal clave del éxito del crowdfunding inmobiliario el hecho de estar “ democratizando el sector ”. Para Serradell, “los activos inmobiliarios suponen el tipo de inversión más segura; son operaciones de ahorro a largo plazo”. Inveslar, que ha logrado el 100% de financiación en 9 operaciones, tiene en marcha ya la décima: un piso en Barcelona -zona Sagrada Família-, por valor de 349.000,00 €, que prevé aportar un 9,69% de rentabilidad anual. Carles Serradell apunta que el sector ha pasado “ del especulador al milenial; los ahorradores urbanos que apuestan por la economía colaborativa son personas jóvenes, en su mayoría barceloneses, menores de 40 años y que ya cuentan habitualmente con su vivienda. Pero lo que quizás les defina mejor como colectivo es que se trata de personas que han perdido la confianza en los bancos para gestionar sus ahorros ”.

Inveslar cuenta con más de 2.000 usuarios registrados. Cerca de un 60% han diversificado sus ahorros participando en al menos dos de los proyectos financiados a través de crowdfunding inmobiliario. La compañía les propone un tipo de microinversión que el usuario puede efectuar completamente online con todas las garantías legales y societarias. “Que todo el proceso sea online aporta comodidad a la hora de realizar las operaciones y la tranquilidad de poder comparar la inversión con otros productos financieros. Hemos convertido la inversión inmobiliaria en un producto de ahorro. Y, a diferencia de otros productos financieros, este tipo de operaciones son sencillas, comprensibles y cada persona decide dónde quiere invertir su dinero ”, apunta Serradell.

  • Replica su modelo de negocio y abre delegación en Milán
  • Prevé captar para este año 30.000 usuarios en Italia, y 10 millones de financiación para 35 inmuebles en ciudades clave como Milán, Roma y Turín
  • Objetivo a medio plazo: convertirse en la primera plataforma de crowdfunding inmobiliario del sur de Europa y atraer pequeños inversores de diversos países

Housers entra en el mercado inmobiliario italiano y abre delegación en Milán. Replica su modelo de negocio actual y su plataforma online, lo que permitirá a los usuarios invertir fácilmente para financiar proyectos inmobiliarios tanto de Italia como de España.

Con esta estrategia, prevé lograr, para este año, 30.000 usuarios a través de su plataforma online para Italia, Housers.it, y financiar 10 millones de euros para financiar la compra de 35 inmuebles en ciudades clave como Milán, Roma y Turín.

De esta manera, la plataforma de financiación participativa expande su modelo de crowdfunding inmobiliario a otros países del sur de Europa. Según Álvaro Luna, socio fundador de Housers, “la estrategia de negocio a medio plazo es lograr pequeños inversores de diversos países para proyectos inmobiliarios en el sur de Europa. Queremos convertirnos en la primera comunidad de crowdfunding inmobiliario de esta zona geográfica, para ello, en el segundo semestre de este año iniciaremos nuestra expansión a Portugal”.

Milán, ciudad clave

Italia, tras una fuerte recesión del mercado inmobiliario, ha retomado la senda hacía el crecimiento. Milán es claramente la ciudad que más rápido se ha recuperado y que muestra mejores perspectivas en el sector residencial. Es el segundo mercado más grande por volumen, después de Roma y la capital número uno en el ranking de precios de alquiler. En precios de venta, se posiciona como tercera ciudad.

Financia el primer proyecto inmobiliario en Milán

Housers ha lanzado su primer proyecto inmobiliario en Italia, la compra de un dúplex de 80 metros cuadrados en el centro de Milán, en el barrio de “Navigli”. Una inversión que ha ascendido a 413.000 euros, y que ya ha sido financiado, de forma colectiva, en 28 días por 513 pequeños inversores.

Crea una división específica para Italia

Housers ha creado una división específica para el mercado inmobiliario italiano. Ha nombrado a Giovanni Buono CEO de Housers Italia. Ingeniero de Telecomunicaciones, Executive MBA en ESADE, cuenta con más de 15 años de experiencia en consultoría de internacionalización de empresas, sobre todo en el sur Europa y Latam, en sectores como el tecnológico, telecomunicaciones, financiero o start ups.

Además, la estructura detrás de Housers Italia está compuesta inicialmente por un equipo de cuatro personas que se suman a la plantilla que actualmente tiene en España, compuesta por 45 profesionales en nueve departamentos.

Previsión 2017

Housers prevé aumentar el número de usuarios, llegando a final de año a unos 100.000, su expansión internacional es clave para esto. Además, calcula que podrá superar los 75 millones invertidos en inmuebles de España e Italia, para este año.

La plataforma de financiación inmobiliaria participativa superó este mes de junio los 100 inmuebles en su plataforma online.  81 En Madrid, 10 en Barcelona, 8 en Valencia, 2 en Palma de Mallorca, uno en Marbella y uno en Milán (Italia).  Alcanza casi los 50.000 usuarios, pequeños inversores, y más de 25 millones de euros invertidos, a través de la financiación colectiva, para inmuebles.

Además, Housers acaba de dar entrada, por primera vez en España, a conceder préstamos a promotores inmobiliarios a través de crowdfunding o financiación participativa. Se trata de oportunidades a medio plazo, 24 – 36 meses, donde se concede un préstamo a tipo fijo a un promotor inmobiliario. Esta modalidad también será aplicada en Italia.

Housers completó este mes de junio su inscripción definitiva en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con el número 20 como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), tanto en la modalidad de equity como en la modalidad de préstamos. Desde su creación, hace dos años, se dirige principalmente a la inversión inmobiliaria participativa. Permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la compra de inmuebles, para recibir rentabilidades a través de su posterior alquiler y venta.

  • Alcanza en dos años 100 inmuebles para financiación colectiva en su plataforma online, el mayor número de proyectos inmobiliarios que reúne una comunidad de crowdfunding inmobiliario en el Sur de Europa

Housers ha completado su inscripción en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con el número 20 como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), tanto en la modalidad de equity como en la modalidad de préstamos. El pasado mes Housers recibió el visto bueno de la CNMV, ahora ha finalizado los trámites burocráticos para la inscripción definitiva.

Por otro lado, este mes de junio ha superado los 100 inmuebles en su plataforma online para la financiación colaborativa.  81 En Madrid, 10 en Barcelona, 8 en Valencia, 2 en Palma de Mallorca, uno en Marbella y uno en Milán (Italia). Se trata del mayor número de proyectos inmobiliarios que reúne una comunidad de crowdfunding inmobiliario en el Sur de Europa, que ya alcanza casi los 48.000 pequeños inversores y alrededor de 25 millones de euros invertidos, a través de la financiación colectiva, para inmuebles.

Además, Housers acaba de dar entrada, por primera vez en España, a conceder préstamos a promotores inmobiliarios a través de crowdfunding o financiación participativa. Se trata de oportunidades a medio plazo, 24 – 36 meses, donde se concede un préstamo a tipo fijo a un promotor inmobiliario. En este caso, se genera ingresos para el inversor desde el primer mes, en función del interés pactado previamente con el promotor, tras la evaluación de todo el proyecto por parte de los departamentos inmobiliario, legal y financiero. En este tipo de oportunidad de inversión no es necesario esperar a la venta del inmueble, sino que se reciben los intereses mensualmente hasta que el promotor amortice todo el préstamo.

Por otro lado, recientemente Housers firmó un acuerdo marco con el grupo multinacional español, GOC, para implementar la monitorización externa de proyectos, a su plataforma online de crowdfunding inmobiliario. Se trata de la verificación administrativa del destino de los movimientos del cash-flow en función de los hitos que marcan cada fase de los proyectos inmobiliarios que se ponen en marcha, una vez que dichos proyectos han sido financiados por los inversores.

El objetivo es dotar al inversor de un mecanismo más de confianza sobre el correcto destino de las inversiones, mediante un proceso de verificación externa. A corto plazo, se implementará en la concesión de préstamos a tipo fijo a promotores inmobiliarios, a través de crowdfunding.

De este modo, el desarrollo de los proyectos inmobiliarios y el dinero invertido por los inversores estarán doblemente controlado en Housers. Al control que se realiza ya a nivel interno, se suma ahora este control externo por un equipo especializado

Housers incorpora ahora la monitorización de proyectos para aumentar el control desde un equipo especializado externo de los fondos de los inversores desde el inicio del proyecto inmobiliario, una vez financiado, hasta el final del mismo

Los inversores de Housers concederán préstamos de tipo fijo a promotores inmobiliarios a través de la financiación participativa. A corto plazo, este instrumento de control externo se implementará en la concesión de estos préstamos

El desarrollo de los proyectos inmobiliarios y el dinero invertido por los inversores estarán doblemente controlado en Housers. Al control que se realiza ya a nivel interno, se suma ahora un control externo por un equipo especializado.

Housers ha firmado un acuerdo marco con el grupo multinacional español, GOC, para implementar la monitorización de proyectos, a la plataforma online de crowdfunding inmobiliario. Se trata de la verificación administrativa del destino de los movimientos del cash-flow en función de los hitos que marcan cada fase de los proyectos inmobiliarios que se ponen en marcha, una vez que dichos proyectos han sido financiados por los inversores.

El objetivo de Housers con este acuerdo marco es dotar al inversor de un mecanismo más de confianza sobre el correcto destino de las inversiones, mediante un proceso de verificación externa. A corto plazo, se implementará en la concesión de préstamos a tipo fijo a promotores inmobiliarios, a través de crowdfunding. Se trata del primer acuerdo de este tipo en España.

La monitorización de proyectos consiste en el control permanente de cada euro que aporta cada inversor destinado a financiar de forma participativa determinados proyectos inmobiliarios. Este control lo desarrollará un equipo de agentes externos profesionales de GOC, que realizará una monitorización de los proyectos desde el inicio.  De este modo, previo a publicar una oportunidad inmobiliaria en Housers.es, se firmará a partir de ahora un documento en el que se establecen las distintas fases del proyecto en función de los “hitos de pago” que marca cada etapa del mismo.

Por ejemplo, en el caso de que los inversores financien de forma colectiva a un promotor inmobiliario para el desarrollo de un proyecto específico, GOC controlará qué cantidad de dinero se le entrega al promotor vía préstamo y en qué momento. Una vez financiado el proyecto, se creará una cuenta mancomunidad en la que se depositan los fondos. En esta cuenta estarán como autorizados el promotor (el que recibe el préstamo) y la empresa externa encargada.

Cada vez que se produzca uno de los “hitos de pago”, la empresa externa a Housers comprobará, que tanto el hito como el receptor del dinero se encuentran dentro de los establecidos en la planificación inicial, y ambas partes firmarán para que se pueda transferir los fondos referentes a cada hito. Por ejemplo, en la compra del solar se creará un cheque nominativo que irá directamente al vendedor del terreno el día que se estipule la compraventa.

El crowdfunding inmobiliario se abre, por primera vez, a conceder préstamos a promotores

Housers dará entrada por primera vez en España a conceder préstamos a promotores inmobiliarios a través de crowdfunding o financiación participativa. Se trata de oportunidades a medio plazo, 24 – 36 meses, donde se concede un préstamo a tipo fijo a un promotor inmobiliario. En este caso, se genera ingresos para el inversor desde el primer mes, en función del interés pactado previamente con el promotor, tras la evaluación de todo el proyecto por parte de los departamentos inmobiliario, legal y financiero. En este tipo de oportunidad de inversión no es necesario esperar a la venta del inmueble, sino que se reciben los intereses mensualmente hasta que el promotor amortice todo el préstamo.

GOC y Housers

GOC es un grupo multinacional español dedicado desde 1986 a la consultoría, gestión, diseño y supervisión de la construcción en todos los sectores de la edificación y las infraestructuras. Está especializado en prestar servicios a lo largo de todo el ciclo de vida de un proyecto: desde su génesis, hasta la consecución del producto final y su puesta en uso.

Housers reúne a una comunidad de pequeños inversores que supera los 45.000 usuarios. A través de su plataforma online, permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la financiación colectiva de diversos tipos de proyectos inmobiliarios, para recibir rentabilidades de los mismos.

Por otro lado, Housers recibió el pasado mes el visto bueno de la Comisión del Mercado de Valores (CNMV) como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), según la ley 5/2015 de fomento de financiación empresarial, tanto en la modalidad de equity como en la modalidad de préstamos. Es la primera plataforma de “crowdfunding inmobiliario” en lograr dicha autorización.

Por primera vez, una plataforma online de crowdfunding inmobiliario permite al usuario obtener una cartera de inversión diversificada al aglutinar distintos tipos de oportunidades. Combina los llamados proyectos equity, con tres nuevos productos basados en préstamos participativos. Prevé aumentar la rentabilidad de las inversiones entre un 15 y un 25 % sobre la estructura anterior

Housers renueva su plataforma online y la estructura con tres nuevos productos con el que pretende mejorar la eficacia y oportunidad de inversión de los más de 45.000 usuarios que, actualmente, conforman la primera comunidad online de crowdfunding inmobiliario en España.

Coincidiendo con su segundo aniversario desde su constitución, Housers añade tres nuevos tipos de oportunidades que permita mejorar la diversificación de la inversión participativa a través de su plataforma online. A los proyectos con participaciones sociales que hasta ahora ofrecía, los llamados proyectos equity, añade ahora tres productos basados en préstamos participativos. Prevé que con esta nueva estructura aumentar la rentabilidad media de las inversiones de los usuarios entre un 15 y un 25 por ciento respecto a la estructura anterior, posibilitando, además, que el usuario pueda desarrollar un plan de inversión y ahorro basado en el mercado inmobiliario.

En primer lugar, establece un producto llamado “Oportunidades de ahorro”. Se trata de inversiones a largo plazo pensadas para que el usuario poco a poco establezca un patrimonio económico a su ritmo, aportando todos los meses una fuente de ingresos gracias a los alquileres. Por tanto, no se contempla la venta del inmueble a corto plazo.

Por otra parte, las “Oportunidades de inversión, se centra en proyectos de financiación dirigidos a la rehabilitación y mejora de los centros de las ciudades a través de la reforma integral de viviendas o locales comerciales o de construcción de obra nueva. Los beneficios se obtienen a la venta de los activos, sin pasar antes por el alquiler.

Por último, el producto más novedoso en la plataforma Housers es el denominado Oportunidades de préstamo a tipo fijo”. Se trata de oportunidades a medio plazo, 24 – 36 meses, donde se concede un préstamo a tipo fijo a un promotor inmobiliario. En este caso, se genera ingresos desde el primer mes en función del interés pactado previamente con el promotor, tras la evaluación de todo el proyecto por parte de los departamentos inmobiliario, legal y financiero. En este tipo de oportunidad de inversión no es necesario esperar a la venta del inmueble, sino que se reciben los intereses mensualmente hasta que el promotor amortice todo el préstamo.

Por otra parte, ha simplificado las mini-fichas de información y las fichas que acompañan a cada oportunidad para facilitar la selección de oportunidades por parte del usuario y tener más claridad a la hora de diversificar sus inversiones.

Housers, acaba de recibir el visto bueno de la Comisión del Mercado de Valores (CNMV) como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), según la ley 5/2015 de fomento de financiación empresarial, tanto en la modalidad de equity como en la modalidad de préstamos. Es la primera plataforma de “crowdfunding inmobiliario” en lograr dicha autorización.

En la actualidad, Housers reúne ya a una comunidad de pequeños inversores que supera los 45.000 usuarios. El 65% de los inversores de Housers que deciden invertir, repiten y diversifican su inversión en varios proyectos inmobiliarios de la plataforma online. A medio plazo prevé superar los 160.000 usuarios y llegar a los 90 millones de euros de financiación colectiva para la adquisición de 300 inmuebles en España. A través de su plataforma online, permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la financiación colectiva de diversos tipos de proyectos inmobiliarios, para recibir rentabilidades de los mismos.

 

Housers ha recibido el visto bueno de la Comisión del Mercado de Valores (CNMV) como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), según la ley 5/2015 de fomento de financiación empresarial, tanto en la modalidad de equity como en la modalidad de préstamos. Es la primera plataforma de “crowdfunding inmobiliario” en lograr dicha autorización.

Este reconocimiento coincide con su segundo aniversario. Housers, la primera comunidad de inversión participativa en el sector inmobiliario, se constituyó el 27 de abril de 2015. Creada por dos emprendedores, el madrileño, Álvaro Luna y el valenciano Tono Brusola, en este tiempo ha logrado casi 23 millones de euros de financiación colectiva para 92 inmuebles: 73 en Madrid, 9 en Barcelona, 7 en Valencia, 1 en Marbella y 2 en Palma de Mallorca.  La revalorización media de los inmuebles se sitúa en un 12,12 %.

En la actualidad, Housers reúne a una comunidad de pequeños inversores de casi 43.000 usuarios. El 65% de los inversores que deciden invertir, repiten y diversifican su inversión en varios proyectos inmobiliarios de la plataforma online. La rentabilidad neta media está alcanzado el 3,63%, sólo por el alquiler.

En el mes de febrero de este año cerró la mayor operación de crowdfunding inmobiliario logrado hasta el momento en España. 1.278 inversores individuales financiaron de forma compartida, en tan solo 57 días, la construcción de un edificio de obra nueva en Madrid. Una operación de 1,8 millones de euros, de los que 1,2 millones fueron aportados por los inversores.

También en  febrero, captó 2,25 millones de euros en su tercera ampliación de capital. El objetivo de esta operación se dirigió a consolidar su negocio a través de la expansión geográfica y el desarrollo de nuevos productos vinculados a bienes inmobiliarios, diversificando así su oferta a inversores particulares. A medio plazo prevé superar los 160.000 usuarios y llegar a los 90 millones de euros de financiación colectiva para la adquisición de 300 inmuebles en España, para su posterior alquiler y venta.

En estos dos años, Housers ha aumentado su plantilla, ha pasado de una idea creada por dos emprendedores a formar un equipo actual de 42 personas, con nueve departamentos, entre los que destaca el área financiera o el departamento inmobiliario compuesto este último por arquitectos, analistas de riesgos, fiscalistas o expertos en derecho inmobiliario. Desde su creación, se dirige principalmente a la inversión inmobiliaria participativa. Permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la compra de inmuebles, para recibir rentabilidades a través de su posterior alquiler y venta.

Housers ha captado 2,25 millones de euros en su tercera ampliación de capital. Han participado inversores actuales, nuevos inversores individuales, así como un fondo de Media for Equity.

El objetivo de esta operación se dirige a consolidar su negocio a través de la expansión geográfica y el desarrollo de nuevos productos vinculados a bienes inmobiliarios, diversificando así su oferta a inversores particulares.

A medio plazo prevé superar los 160.000 usuarios y llegar a los 90 millones de euros de financiación colectiva para la adquisición de 300 inmuebles en España, para su posterior alquiler y venta.

Desde su creación, en julio de 2015, Housers alcanza ya los 19,5 millones de euros de financiación colectiva y reúne a una comunidad de pequeños inversores que supera los 36.000 usuarios.

83 inmuebles financiados a través de crowdfunding

En este momento, dispone en su plataforma online de 86 inmuebles, de los que 83 ya han sido financiados: 66  en Madrid, 9 en Barcelona, 6 en Valencia, 1 en Marbella y 1 en Palma de Mallorca.  De los 83 inmuebles financiados de forma colectiva, la mayoría en el último semestre de 2016, se ha logrado alquilar 37 y vender 2.

La semana pasada cerró la mayor operación de crowdfunding inmobiliario logrado hasta el momento en España. 1.278 inversores individuales financiaron de forma compartida, en tan solo 57 días, la construcción de una vivienda de obra nueva en Madrid. Una operación de 1,8 millones de euros, de los que 1,2 millones fueron aportados por los inversores.

 

 

1.278 inversores cierran mediante crowdfunding una operación de 1,8 millones, aportando fondos propios por valor de 1,2 millones. Financian en 54 días la construcción de un edificio de diez viviendas en el centro de Madrid.

Housers ha logrado esta semana la financiación para la construcción del segundo edificio de obra nueva que se realiza en España a través de la inversión compartida. Se trata de la mayor operación que consigue una plataforma de crowdfunding en España.

En concreto, 1.278 inversores han cerrado mediante crowdfunding una operación de 1,8 millones, aportando fondos propios por valor de 1,2 millones. El resto se ha completado con una hipoteca de 600.000 euros. El proyecto se ha financiado en 54 días. Además, es la mayor operación de crowdfunding inmobiliario realizada en España.

El edificio residencial se situará en el distrito de Tetuán, una de las zonas de Madrid con mayor potencial de revalorización. El proyecto consiste en 10 viviendas, con 10 plazas de garaje, jardín y piscina, repartidos en 1.200 metros cuadrados.

Tras la compra del terreno, se prevé que la construcción se inicie al mes siguiente de la concesión de la licencia por parte del Ayuntamiento. Durará 24 meses. Las viviendas se pondrán en venta en el momento en que se inicien las obras. Según la estimación conservadora de Housers, se prevé obtener un beneficio bruto por la venta del 30,81% y calcula que la venta de todas las viviendas del edificio alcance un valor de 2,3 millones de euros.

Housers continua diversificando así sus proyectos inmobiliarios, dando entrada a operaciones de obra nueva, con una visión destinada a la regeneración de los centros urbanos, especialmente en ciudades objetivo como Madrid, Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca.

  • Dispone en su plataforma online de 78 inmuebles, de los que 67 ya han sido financiados a través de crowdfunding
  • Logra alquilar 32 inmuebles. La rentabilidad media por su alquiler está alcanzado el 3,19%
  • Esta semana Housers ha vendido su primera vivienda financiada a través de crowdfunding, está en Madrid

Housers está procediendo al reparto de dividendos entre algunos de los inversores que han financiado, a través de crowdfunding, la compra de inmuebles. En este momento dispone en su plataforma online de 78 inmuebles, de los que 67 ya han sido financiados -53  en Madrid, 7 en Barcelona, 6 en Valencia, y 1 en Marbella-, y 11 están en fase de captación de inversión.

De los 67 inmuebles financiados de forma colectiva, ha logrado alquilar 32. Alrededor de 3.000 inversores únicos ya están recibiendo dividendos por su alquiler. La rentabilidad neta media está alcanzado el 3,19%,  logrando en algunos casos el 4,94%, 4,31 % o el 4% por el alquiler.

La mayoría de las viviendas adquiridas han sido reformadas de cara a hacerlas más atractivas, aumentando así el precio de alquiler y, finalmente, el de su venta. Hasta el momento, los alquileres se han visto incrementados en mayor o menor medida respecto a las previsiones iniciales, una media del 10,5 % sobre el precio de alquiler fijado por Housers.

De estos 32 inmuebles alquilados: 23 se sitúan en Madrid capital (3 locales y 20 viviendas residenciales);  6 en la ciudad de Valencia (5 viviendas residenciales y un local), dos en Barcelona capital (una vivienda y un local) y un local en Marbella.

Housers vende su primera vivienda financiada a través de crowdfunding

Hace seis meses, 355 pequeños inversores financiaron íntegramente un proyecto inmobiliario compuesto por dos viviendas situado en el barrio madrileño de Chamberí, situado en la calle Blasco de Garay. Esta semana se ha procedido a la venta de una de ellas.

La primera vivienda de Housers vendida, financiada a través de inversión colectiva o crowdfunding, ha alcanzado un valor de venta de 240.000 euros, obteniéndose un beneficio bruto sobre el total de la inversión del proyecto del 6,53% que se repartirán en dividendos según las aportaciones de inversión realizadas por cada uno. El inmueble de 49 m2 se ha logrado vender en un plazo de 6 meses.

Supera los 16 millones de financiación colectiva

Desde su creación, hace un año y medio, Housers supera ya los 16 millones de euros de financiación colectiva y reúne a una comunidad de pequeños inversores de más de 31.000 usuarios. Se dirige principalmente a la inversión inmobiliaria participativa. Permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la compra de inmuebles, para recibir rentabilidades a través de su posterior alquiler y venta.