La plataforma de crowdfunding inmobiliario Housers ha cerrado la compra de un ático en Madrid a través de una fórmula mixta de financiación, es la primera vez en España que se lleva a cabo este modelo para conseguir financiación en vivienda.

Se trata de la financiación de un ático de 62 metros cuadrados en el barrio madrileño de Malasaña. El valor de compra ha ascendido a 165.000 euros, un 25% por debajo del mercado. El valor de financiación ha alcanzado los 240.500 euros, de los cuales, el 79% de la financiación ha corrido a cargo de 123 inversores por un valor de 191.000 euros y el resto a cargo de una entidad financiera por un valor de 49.500 euros a través de un préstamo hipotecario a un interés fijo del 2,65%.

De esta manera, el inversor,  con un riesgo casi nulo, obtendrá mayor rentabilidad no solo por el capital invertido, sino también gracias al apalancamiento financiero disfrutará del diferencial entre la rentabilidad de la inversión y el coste de la financiación, ya que el coste de la deuda es menor que la rentabilidad. Obteniendo así una Tasa Interna de Rentabilidad (TIR) de más del 19%.

El proyecto prevé la rehabilitación integra del inmueble, convirtiendo el ático en un espacio abierto completamente de diseño, con el atractivo que esto supone para posibles inquilinos. De este modo, se consigue una importante revalorización, con el objetivo de alquilarlo en muy poco tiempo por 1.182 euros al mes. Así, la rentabilidad anual sólo por el alquiler será del 6,7%. Posteriormente se procederá a su venta, obteniendo en cinco años una rentabilidad bruta conjunta, entre alquiler y venta, de más del 67%. En este caso, con financiación bancaria la rentabilidad acumulada para los cinco años es del 71,6%.

housers-santa-ana-4

El crodwfunding inmobiliario es una forma de inversión colectiva donde cada persona decide invertir una pequeña cantidad de dinero en un inmueble, de manera que entre muchos inversores se adquiere la propiedad del mismo para explotarlo económicamente, obteniendo una alta rentabilidad por los alquileres mensuales más la revalorización del inmueble y su posterior venta.

Este sistema es ya una realidad en muchos países, sobre todo en Inglaterra y Estados Unidos. Empresas como Propertymoose, Realty Mogul o Property Partners llevan varios años de recorrido y el sistema está funcionando a pleno rendimiento.

¡Property Partners por ejemplo, cerró una oportunidad de inversión la semana pasada de más de 800.000 libras en 10 minutos!

En España este sistema es completamente novedoso. Housers es una plataforma de crowdfunding inmobiliario en España que cumple a rajatabla con la nueva Ley de Plataformas de Financiación Participativa.

De esta manera, el dinero de los inversores no está depositado en una cuenta a nombre de Housers sino que se encuentra en una entidad de pago a nombre de los propios inversores. De esta manera cualquier persona puede transferir dinero para invertir o retirarlo en cualquier momento con una simple orden de forma totalmente gratuita.

Las ventajas del crowdfunding inmobiliario como forma de inversión, en un sector como el inmobiliario son múltiples.

En primer lugar, este sector tradicionalmente, a pesar de las buenas rentabilidades que ofrece, ha estado restringido a personas con cantidades de capital importantes. El español medio para poder llevar a cabo una inversión en un inmueble (comprar para alquilar) normalmente necesitaba solicitar una hipoteca, lo que suponía un gran riesgo. Se asumía un endeudamiento excesivo y si la inversión no marchaba como estaba prevista se corría el riesgo de llegar a perder todo el patrimonio.

En segundo lugar, el crowdfunding inmobiliario permite diversificar riesgos. Con Housers ya no es necesario que concentres todo el capital en una única inversión. Puedes llevar a cabo pequeñas inversiones en diferentes inmuebles. De esta manera si una inversión marcha mal es compensada con las otras, con lo que el riesgo es muchísimo más bajo.

En resumen, con este sistema ya no es necesario ni endeudarse ni concentrar todo el capital a un solo inmuble.

Además, este tipo de inversión permite acceder a oportunidades que antes estaban completamente fuera del alcance de la mayoría de personas. Se pueden comprar viviendas en el centro de las grandes ciudades y con el tiempo, según vayan surgiendo, aparecerán inversiones que requerirán grandes cantidades de capital y donde todo el mundo podrá participar si quiere.

Al final el crowdfunding inmobiliario es una democratización de la inversión inmobiliaria tradicional y bajo este prisma surgió Housers hace algo menos de un año.

En un principio el objetivo de Tono Brusola y Álvaro Luna fue crear un fondo de inversión colectivo porque el mercado inmobiliario estaba comenzando a cambiar de ciclo y era el momento de que la inversión en el sector comenzase nuevamente a surgir. Durante el desarrollo de esta idea hubo se vio que los inversores en este mercado presentaban todos un mismo factor común: un poder adquisitivo alto.

En ese momento nació la idea de Housers “¿y si creamos un sistema de inversión inmobiliaria en el que cualquier persona desde 100€ pueda invertir en inmuebles?”.