WikiSalamanca

Alonso de Fonseca y Acevedo, (Salamanca, ? – Santiago de Compostela, 1512), Clérigo y Arzobispo.
También conocido como Alonso II de Fonseca, pues formaba parte de una familia en la que hubo, al menos, tres arzobispos: Alonso de Fonseca (a veces conocido como Alonso I de Fonseca), arzobispo que fue de Sevilla; él mismo, y su hijo Alonso de Fonseca y Ulloa.

Hijo de Diego de Acevedo y Catalina de Fonseca. Estudió en la Universidad de Salamanca de donde marchó para estudiar en Bolonia y en Roma. Su tío, Alonso I de Fonseca, se ocupó de su carrera nombrándolo dean de la catedral de Sevilla. En 1460 regresa a la península con el nombramiento de arzobispo de Santiago de Compostela. Participó activamente en el mundo político, pero sus enemigos le achacaban lo inmoral de su vida para un miembro de la iglesia; de entre los múltiples amorios que protagonizó destaca el de María de Ulloa, con quien sería padre de Alonso de Fonseca y Ulloa.

Nombrado Arzobispo de Santiago de Compostela, tuvo problemas con los nobles gallegos por cuestiones referentes a las prerrogativas de la iglesia en conflico con las de los nobles, hasta el punto de que fué apresado por estos y finalmente liberado, con la condición de renunciar al Arzobispado durante diez años. Para resolver el problema, en 1464 intercambió Sede con su tío Alonso de Fonseca, Arzobispo de Sevilla, yendo cada uno a la sede del otro, como Administradores Apostólicos. Resueltos expeditivamente los problemas por su tío, pudo volver a Santiago en 1469.
En 1481 fue nombrado presidente del Consejo Real de Castilla. En 1507 se retiró sucediéndole en la sede Compostelana, su hijo Alonso de Fonseca y Ulloa, yendo a vivir en Salamanca el resto de sus días, y recibió el título honorífico de Patriarca de Alejandría.

Fundó y dotó (entre 1493 y 1515) el convento de la Encarnación (las Úrsulas) de Salamanca, para la Orden Tercera Franciscana Regular, en cuya iglesia mando construir su mausoleo, donde fue enterrado.

Tuvo dos hijos con María de Ulloa, hermana de Sancho de Ulloa, Conde de Monterrey:

  • Alonso, sucesor suyo en el arzobispado de Santiago.
  • Diego de Acevedo, que casó con Francisca de Zúñiga, heredera de Monterrey y Ulloa, por lo que heredó a los Zúñiga de Monterrey. Al morir terminó logrando convertir a su nieto Alonso de Acevedo y Zúñiga en Conde de Monterrey, situándololo en buena situación entre la nobleza.
Compartir con amigos: