WikiSalamanca

En el siglo XI las esposas de loa caballeros que partían a luchar contra los musulmanes se refugiaban durante la ausencia de sus esposos en la antigua ermita de Santa Ana, era comun que muchas de ellas se quedaran de por vida debido a la muerte de sus maridos.

En la ermita realizaban practicamente una vida monastica dedicadas a la oración por sus esposos. Los diversos reyes se preocuparon por ellas otorgandoles mercedes y privilegios para la autosuficiencia de estas viudas. Para ellas fundó Martín Alfonso junto asu esposa María Méndez un convento junto a la actual Iglesia de Sancti Spiritus y Alfonso X les concedió en 1282 el título de Comendadoras de la Orden de Santiago.

Para poder ingresar en el convento las mujeres debían ser de noble cuna, no descender ni de judios, moros ni conversos, y no haber trabajado nunca para nadie. Los privilegios de los que gozaba el convento se grabaron en una peidra que puede apreciarse en la fachada de la Iglesia de Sancti Spiritus.

Estas religiosas adoraban al Cristo de los Milagros.

Compartir con amigos: