WikiSalamanca

Julián Sánchez, alias el Charro, (Aldea de Muñoz de Huebra, junto a Ciudad Rodrigo el 31 de mayo o 1 de junio de 1774 – Etreros, Segovia, 19 de octubre de 1832), guerrillero salmantino durante la Guerra de la Independencia contra los franceses (1808-1814). Era hijo de Lorenzo Sánchez García y de Inés García Arroyo, labradores acomodados. Sus padres trataron de que estudiara en Puebla de Yeltes, pero el prefirió trabajar con su padre.

Antecedentes Militares

Fue uno de los principales guerrilleros durante la Guerra de Independencia, en la Provincia de Salamanca.

A los diecinueve años, en 1793, se incorporó al Regimiento de Infantería de Mallorca, siendo enviado a la guerra del Rosellón (Contra la Francia revolucionaria), a las órdenes del general Ricardos. Fue herido cuando estaba enrolado en la flota anglo-española que asediaba Tolón en apoyo de los realistas franceses. Con la caída de Tolón, fue hecho prisionero, recobrando la libertad año y medio después, tras la firma de la paz de Basilea.

Tras ser liberado, participa en la defensa de Cádiz, combatiendo ahora contra los ingleses del almirante Nelson, cayendo herido por la explosión de un proyectil. Tras reponerse, se incorporó de nuevo al regimiento de Mallorca en Mérida. En 1801 participa en la breve guerra de las Naranjas contra Portugal. Se licenció ese mismo año (1 de diciembre), tras ocho años de intenso servici militar, regresando a Salamanca, donde contrae matrimonio con Cecilia Muriel y reinicia su actividad de mayoral.

Guerra de la Independencia

Al estallar la Guerra de la Independencia, Julián se incorporó al ejército de nuevo, presentándose el 15 de agosto de 1808 en Ciudad Rodrigo para alistarse en el Regimiento de Caballería que la ciudad estaba preparando; Julián, buscando mayor movilidad y soltura, adoptó el traje y silla de caballista del campo charro, en lugar del uniforme y la silla de ordenanza. Rápidamente ascendió a cabo primero y, un mes después, a sargento. El 13 de febrero de 1809 fue nombrado alférez de Caballería. Entonces inicia sus primeras acciones capitaneando un grupo de doce «lanceros», que en vez de lanzas llevan garrochas de campo. Con sus hombres se dedica a hostigar a los franceses logrando gran éxito, gracias a su gran movilidad y al conocimiento del terreno. El renombre que adquiere que le permite ampliar gradualmente el numero de hombre a sus ordenes. En Diciembre de 1808 se legalizan los guerrilleros siendo Julían Sánchez el más famoso de la Provincia de Salamanca.

Paulatinamente se le une más gente formando el grupo llamado «Los Doscientos de Don Julián», que se adscribe al cuerpo mandado por el general inglés Wilson con el grado de coronel, pero con autonomía propia y aplicando sus propios métodos. Ya en el ejército de Arthur Wellesley, futuro duque de Wellington, el número de guerrilleros bajo su mando se hace tan grande que su partida pasa a denominarse Regimiento Ligero de Lanceros de Castilla, y por último acaba constituyendo la Brigada de Don Julián, denominación que le otorga el ejército a partir de 1810. En 1811 la Brigada es adscrita al ejército regular obligándoles a cambiar su atuendo campero por un uniforme más acorde con el del ejército. En estas condiciones participan el 22 de julio de 1812 en la Batalla de los Arapiles, aunque al no tener una vestimenta distintiva sus acciones pasan hasta cierto punto desapercibidas. Al terminar la guerra es nombrado gobernador militar de Santoña (Cantabria).
Cuando invaden España los Cien mil Hijos de San Luis, en 1823, descontento, retoma su actividad guerrillera, es apresado y encarcelado, aunque finalmente será puesto en libertad.
Ya en el ostracismo, muere el 19 de octubre de 1832 en Etreros. El 30 de mayo de 1981 sus restos fueron trasladados de Etreros a Salamanca como parte de la celebración de la Semana de las Fuerzas Armadas. Los restos fueron depositados en la Torre del Clavero, pero el 19 de enero de 1985 fueron trasladados a Ciudad Rodrigo para darle sepultura junto al monumento erigido en su memoria en 1960.

Compartir con amigos: