WikiSalamanca

Geografía

Este pueblo se encuentra situado en la Sierra de Francia. El centro del pueblo es la Plaza Mayor, al sur se este se encuentra el Barrio Nuevo y al norte el Barrio del Castillo el cual se encuentra sobre un castro prerromano.

Historia

La población ya estaba asentada en La Alberca desde antes de la llegada de los romanos, como demuestra el castro preromano bajo el cual se asienta una parte del pueblo. De la época visigoda hay pocos datos, no obstante se sabe que se reutilizó material de estos momentos para construir la Ermita de Majadas Viejas.

En los dinteles de las puertas suele haber inscripciones religiosas, esto podría indicar que sus pobladores eran conversos y utilizaban este método para reafirmar su fe.

En el siglo XIII La Alberca era un villa dependiente de la corona, siendo de los pocos lugares de la Sierra de Francia que no pertenecía al Condado de Miranda. Pero en el siglo XV, Juan II de Castilla hizo que la villa de La Alberca pasará a depender de la Casa de Alba quien años despues logró el control de parte de la Sierra de Francia con el favor de Fernando el Católico agrupando estos dominios bajo la jurisdicción de la villa cacereña de Granadilla. No obstante La Alberca logró mantener gran autonomía respecto a Granadilla, llegando a tener sus propias ordenanzas en 1515 y a ser Las Hurdes una dehesa de La Alberca hasta 1835.

Otro hecho importante de la historia de La Alberca, según cuenta la tradición en 1465 las mujeres albercanas vencieron a las tropas portuguesas del Prior de Ocrato, en esta victoria se arrebató a los portugueses el pendón, que aún hoy se conserva en el pueblo, esta victoria se festeja el segundo día de la pascua de resurreción.

En el pasado, en un paraje conocido como Vegamosquín, hubo un convento de monjas, del cual el único vestigio es un topónimo de un pequeño arroyo conocido como «regato las monjas».

En 1940 el pueblo se convirtió en Monumento Histórico Nacional, facilitando la conservacion del casco urbano.

Lugareños Ilustres: José Luis Puerto

Cultura

Etimologia:
El nombre de La Alberca procede de la palabra hebrea «bereka», combinada con el artículo árabe «al», el nombre Al-Beneka significa lugar de aguas.

Fiestas:
Durante el 15 de agosto, se celebra en La Alberca el Ofertorio, fiesta en honor a la Virgen de la Asunción, llena de esplendor barroco y donde se podrán ver los coloridos trajes regionales y el folclore típico. El día siguiente se representa la loa, una comedia popular que mezcla elementos religiosos y profanos. Estas fiestas estan declaradas de ínteres turístico nacional.

El 8 de septiembre se celebra la romería a la Peña de Francia y el sabado anterior a pentecostés se celebra la romería a Majadas Viejas.

En La Alberca se tiene la tradición de tener un cerdo suelto por las calles del pueblo que es alimentado por los vecinos. El cerdo, llamado «marrano de San Antón», es bendecido el 13 de junio (día de San Antonio de Padua) y liberado por las calles del pueblo. El 17 de enero, día de San Antonio Abad (San Antón), el cerdo es rifado ante las puertas de la iglesia. Los beneficios van destinados a la cofradía de San Antón.

En noviembre se ha retomado la Calbochada, esta consiste es asar castañas en la plaza del pueblo mientras se muestra el folclore de la zona.

El 2 de febrero se celebra la festividad de Las Candelas con una procesión con la Virgen de la Asunción.

Leyendas:
La Virgen de Maralviejas o Majadas Viejas, se habría encontrado entre peñas por un ermitaño llamado Frailán.
El Cristo del Sudor, dice la tradición que sudó sangre el 1 de septiembre de 1655, y al día siguiente sangró por la herida del costado.

Turismo

La Alberca fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1940 siendo el primer municipio de la Sierra de Francia al que se le concedió tal distinción.

Dentro de la población destacan las propias casas de piedra con dos pisos con facha exterior de colos blanco, dando un color característico de la Alberca. En la plaza se encuentra una cruz de piedra con los símbolos de la Pasión. Cerca de la plaza está la iglesia reformada en el siglo XVIII y en cuyo interior se encuentran imágenes de San Pedro, Santa Ana con la Virgen y el niño, la de Nuestra Señora de la Soledad.

La Alberca conserva en uso, es decir que todavía se utiliza, el traje de novia y ofertorio más antiguo de Europa. Además de en las bodas serranas, el traje aparece en la festividad de diagosto y en las fiestas del Corpus. El problema de su uso es el ritual para ponérselo, el cual dura dos horas.

Es el Traje de Vistas el cual data del Siglo XVI, pero con elementos que se remontan al Siglo VIII. En el traje destaca sobre todo su joyería compuesta por múltipmes collares de plata con relicarios y cruces y otros símbolos religiosos. Los collares reciben nombres como «manojitos de coral», collar con tres vueltas o «la vuelta grande».

Su origen es semítico, con elementos de los diferentes pueblos que han habitado la Sierra de Francia.

Compartir con amigos: