WikiSalamanca

La Zarza de Pumareda es un municipio que pertenece al partido judicial de Vitigudino y a la Mancomunidad Centro Duero.

Geografía

El municipio, situado en la Comarca de Vitigudino, limita al Norte con Aldeadávila de la Ribera y Masueco, al Este con Cabeza del Caballo, al Sur con El Milano y al Oeste con Cerezal de Peñahorcada y Mieza.

El término municipal está bañado por el río Uces.

Economía

La tasa de paro era del 10,53% en 2001 y de la población activa el sector primario ocupaba al 54,9%, la industria y artesanía al 3,92%, la construcción al 11,76% y los servicios al restante 29,42%.

Las explotaciones agrarias, 37 según el censo agrario de 1999, ocupaban 1.689 hectáreas, el 42,3% en propiedad y el 57,7% en arrendamiento. 1.196 ha estaban labradas (herbáceos), 409 se dedicaban a pastos permanentes y 83 ha eran otras tierras no forestales. Del total de explotaciones, 3 tenían menos de 5 ha y 17 superaban las 50 ha. Las unidades ganaderas censadas en 1999 eran 620: 151 de bovino, 451 de ovino, 4 de caprino, 4 de porcino, 8 de equino y 3 de ave.

Historia

García de Ledesma, Leyendas árabes de las Arribes , Romancero medieval de las Arribes, Cancionero salmantino, ,El habla de la Rivera, Picón de Felipe

Lugareños ilustres:

Ana Manuela Torres Vaquero, DѪ Anita: maestra de las niñas entre 1901 y 1938, ejerciendo su profesión con ejemplaridad digna de encomio, como no se ha conocido otra a lo largo de los tiempos en nuestro pueblo.
La maestra, en el ejercicio de sus funciones, no se limitaba solamente a impartir las clases correspondientes a los temas impuestos por la normativa vigente en aquel entonces, sino que, fue una auténtica maestra y no profesora, que instruyó, forjó y formó a las niñas en otras actividades que ella consideraba que les serían útiles a lo largo de sus respectivas vidas, sólo, con la única finalidad de que pudieran integrarse a la sociedad de la que formaban parte, en unas condiciones más favorables que mejoraran su calidad de vida; todo ello, con gran ilusión y cariño; y, gracias a la inmensa paciencia que le caracterizaba, consiguió que todas las niñas de las distintas generaciones que pasaron por sus manos, adquirieran conocimientos de cocina, jardinería, costura, protección de la naturaleza, y un largo etcétera, que hacen de ella una mujer ejemplar con el calificativo de única, siempre poniendo en ello el máximo esfuerzo que las circunstancias le permitían, como no se hacía en ninguna otra escuela, infundiéndole a sus alumnas valores imperecederos.

Fiestas locales:

10 de agosto. San Lorenzo.
Las Madrinas.

Compartir con amigos: