WikiSalamanca

Rollán es un municipio que pertenece al partido judicial de Salamanca y a la Mancomunidad de Municipios de la Comarca de Ledesma.

Geografía

El término municipal limita al Norte con Golpejas, al Este con Torrecilla de Miranda (perteneciente al municipio de Carrascal de Barregas) y Galindo y Perahuy, al Sur con Barbadillo y Canillas de Abajo y al Oeste con La Mata de Ledesma.

Pasa por su casco urbano un regato denominado de las Regueras y de la Guedija, que aunque se encuentra canalizado y está seco gran parte del año, en tiempos ocasionaba inundaciones en las casas situadas en la parte baja del regato.

Economía

Sus principales fuentes de riqueza son la agricultura, la ganadería y el sector de la construcción. Sus principales fuentes de riqueza son la agricultura, la ganadería y el sector de la construcción. La tasa de paro era del 15,66% en 2001 y de la población activa el sector primario ocupaba al 14,29%, la industria y artesanía al 12,86%, la construcción al 30% y los servicios al restante 42,85%.

Las explotaciones agrarias, 71 según el censo agrario de 1999, ocupaban 1.998 hectáreas, el 24,1% en propiedad, el 63,6% en arrendamiento y el 12,3% en régimen de aparcería. 1.388 ha estaban labradas (herbáceos) y 609. Del total de explotaciones, 17 tenían menos de 5 ha y 12 superaban las 50 ha. Las unidades ganaderas censadas en 1999 eran 1.142: 560 de bovino, 187 de ovino, 304 de porcino, 1 de equino y 91 de ave.

Historia

Los primeros restos que se encuentran por esta zona datan del 200 adC: un berraco de la civilización celtíbera.

También hay vestigios romanos como las dos calzadas cercanas, la de Los Mártires y la que unía Ledesma con Cáceres. El arado romano convirtió a la Villa de Rollán en una de las más importantes por su extensión agrícola. Sin embargo, a pesar de esto, no se ha conservado nada en el municipio que demuestre esta superioridad sobre el resto de las poblaciones cercanas.

Los musulmanes llegaron a la provincia de Salamanca en el año 886 y permanecieron en ella hasta que en 1085 Alfonso VI de León los expulsó definitivamente. Durante estos años, las batallas que libraron los caballeros cristianos y los árabes fueron muy numerosas, y diezmaron considerablemente la población de la zona. La ocupación árabe supuso, además de un enriquecimiento de la cultura, la restricción del culto al cristianismo y la prohibición de las procesiones, entre otras cosas.

En 1102, el conde Don Raimundo de Borgoña, casado con la hija mayor de Alfonso VI, inició la reconstrucción y repoblación de Salamanca.

En 1156, algunos caballeros de Salamanca que lucharon contra los musulmanes crearon la Orden Militar de Alcántara, que se encargaría de luchar por el rey y por el cristianismo. La Villa de Rollán perteneció a esta orden, lo que supuso rendirle tributo mediante el pago de la martiniega, a cambio de la cual se recibía protección de tipo militar.

Durante la invasión francesa, algunos hombres de la villa entraron a formar parte de la guerrilla dirigida por Don Julián Sánchez «El Charro», y participaron en escaramuzas apoyados por los vecinos y gentes del lugar.

Al terminar el siglo XIX, Rollán pasó a pertenecer al obispado, dejando atrás el feudalismo de la Orden de Alcántara que, actualmente, sólo tiene carácter honorífico.

Heráldica:
El blasón de la Villa de Rollán está formado por un escudo modelo español y, como timbre, la corona real cerrada española de la monarquía borbónica. El escudo está dividido en dos cuarteles simétricos. En el diestro, de fondo rojo, aparece una corona de infante que responde al señor de la Villa, Don Luis Antonio Jaime, sexto hijo de Felipe V de España. Y en el siniestro, de fondo blanco, aparece la Cruz de la Orden de Alcántara.

Cultura

Tradiciones:

Localidad de arraigadas costumbres, cabe destacar la celebración del Carnaval, en la que los quintos cortan las cabezas de los gallos.
El día 3 de febrero se celebra San Blas, al que se rinde culto para pedir por la salud de nuestras gargantas. El día 5 de este mismo mes las mujeres del pueblo celebran santa Águeda.
La Semana Santa se vive con especial interés, puesto que cuenta con numerosos pasos que salen en procesión el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección. El lunes después al de resurrección es costumbre la celebración del «lunes de aguas», en el que los vecinos de la localidad salen al campo a merendar y pasar un día de ocio.
Gastronomía.
El pueblo cuenta con una gran tradición chacinera, lo que le aporta exquisitos embutidos, los cuales se pueden degustar en las diversas tabernas de la localidad. Allí se podrán tomar los típicos pinchos salmantinos a base de productos de la tierra.

Turismo

Monumentos y lugares de interés:

La Iglesia parroquial de San Lorenzo y dos ermitas, una llamada El Humilladero y otra dedicada a los Santos Mártires, San Sebastián y San Fabián.

Junto a la plaza mayor del pueblo se erige un monumento a los caídos en la guerra civil, rodeado de un pequeño jardín. Los antiguos lavaderos se conservan y junto a ellos se localiza el frontón de pelota, donde jóvenes y adultos practican diversos deportes.

A 2 km de la localidad se encuentran los restos de una villa romana, cuyo estado de conservación no es el adecuado para su importancia.

Fiestas locales:

20 de enero. Los Santos Mártires, San Sebastián y San Fabián.
Fin de semana más próximo al 15 de mayo. Virgen de Fátima o San Isidro Labrador.
10 de agosto. San Lorenzo.

Compartir con amigos: