Entradas

  • El tercer encuentro digital de SIMAPRO HomeEdition ha abordado cómo los grandes propietarios de activos no residenciales están enfrentando la crisis del coronavirus.

El tercer encuentro digital de SIMAPRO HomeEdition, que se ha celebrado hoy, ha pasado revista a cómo los grandes propietarios de activos hoteleros, comerciales y de oficinas están gestionando la crisis motivada por la pandemia del COVID-19 y la relación con sus arrendatarios en un contexto de parálisis de la actividad económica y, por tanto, de los flujos de caja. En el encuentro han participado como ponentes Javier Illán, Presidente y Consejero Delegado de MILLENIUM HOTELS REAL ESTATE, Miguel Pereda, CEO de GRUPO LAR, y Leticia Ponz, Head Representative Office Spain y Senior Asset Manager Spain and Mexico de UNION INVESTMENT. Joaquín López-Chicheri. Presidente y Consejero Delegado de VITRUVIO ha moderado el coloquio.

Javier Illán, Presidente y Consejero Delegado de MILLENIUM HOTELS REAL ESTATE, ha abierto este tercer coloquio digital organizado por SIMAPRO HomeEdition, llamando atención sobre el carácter totalmente “imprevisible” de la actual pandemia y abogando por una revisión de las actuales cláusulas contractuales con el objetivo de que empiecen a incluir estos imprevistos, “al igual que ya se contemplan las guerras o las catástrofes naturales”.

Javier Illán ha insistido en que esta circunstancia está lastrando la relación arrendador-arrendatario durante esta crisis en la medida en que no existe un referente normativo en el que apoyarse. “En el caso de Millenium, lo que estamos renegociando son aplazamientos con nuestros operadores, pero no condonaciones. Cargar el peso de la crisis sobre el propietario no es acertado”. Javier Illán ha justificado esta decisión de la siguiente manera: “Nuestra función es defender a nuestros accionistas, y puesto que no hay una regulación clara arrendador-arrendatario, lo lógico es repartir los costes de esta crisis. Entender que esto solo tiene que golpear a una de las dos partes ni es justo ni es lógico”.

El Presidente de Millenium Hotels Real Estate concluyó su intervención recordando las reglas de juego de inversión inmobiliaria, que “siempre es a medio y largo plazo, por lo que hay que contextualizar esta crisis en esta perspectiva temporal”.

Para Miguel Pereda, CEO de GRUPO LAR, el impacto de la actual crisis va a ser solo relativo. En su opinión, “hay que diferenciar el impacto coyuntural del cambio estructural. No creo que la gente vaya a cambiar sus hábitos de consumo presencial. En todo caso, acelerará cambios que ya están en curso, por lo que deberemos estar atentos a esta evolución para identificar nuevas oportunidades de inversión”.

Al igual que en el caso de Millenium, Grupo Lar ha optado por posponer el cobro de los alquileres de marzo en los centros comerciales de su propiedad. “Posponer, ni condonar, ni bonificar”, ha recalcado Miguel Pereda, que ha avanzado que en los dos primeros meses del año, antes de la que la pandemia eclosionara en nuestro país, sus centros comerciales habían experimentado una evolución muy positiva, con crecimientos del 5% en afluencia de público, del 7% en ventas y con una ocupación del 95%. “El impacto de esta crisis solo se va resolver con mucha transparencia entre el arrendador y el arrendatario y con mucho diálogo, aunque a veces este sea muy tenso”, ha concluido Miguel Pereda.

Por su parte, Leticia Ponz, Head Representative Office Spain y Senior Asset Manager Spain and Mexico de UNION INVESTMENT, centró su intervención en el coloquio de SIMAPRO HomeEdition en los efectos de la actual parálisis de la actividad económica y los nuevos hábitos de trabajo como resultado de las medidas de confinamiento. “El teletrabajo impulsado por esta pandemia está alimentando la inquietud de algunos propietarios de oficinas ante el escenario de una reorganización del trabajo presencial de acuerdo a criterios más racionales y flexibles”.

En su opinión, se trata de un temor exagerado, con independencia de que la ratio de deslocalización del puesto de trabajo presencial, “que en nuestros activos está en torno al 5%”, llegue en un plazo razonable de tiempo hasta “el 25% o incluso el 30%, como algunos expertos prevén”. Aunque no comparte la opinión cada vez más generalizada del profundo impacto que esta pandemia va a tener tanto en los espacios de trabajo como en su organización, Leticia Ponz sí cree que la actual crisis cambiará algunos de los paradigmas imperante. “Vamos a seguir acudiendo a las oficinas, pero ahora pediremos que estas sean más seguras, que también haya más distancia física entre nosotros y menos flexibilidad en la rotación del puesto físico”.

 

 

  • Lleida, Toledo, Valencia y Segovia, las provincias más rentables a cierre de 2019.
  • El 2019 se cerró con 110.000 visados, una cifra 11% superior a la del año anterior. Madrid y Barcelona, provincias que han aglutinado el 31% de las licencias, seguido de Málaga (6%) y Valencia (5%).
  • Madrid, Álava y Málaga las provincias en las que se cierra más rápidamente las operaciones inmobiliarias, entre dos y tres meses.

El precio del alquiler presentó una tasa de evolución anual del 2,4% en 2019 y a lo largo de este año se verá como los alquileres se estabilizarán en torno a los niveles actuales de 9€/ m2. Pese a esta estabilización en el precio, la rentabilidad media del alquiler al cierre de 2019 se ha situado en torno al 7%, un punto porcentual más de lo que se registró en 2018 (6%). No obstante, habrá que esperar a los resultados del primer trimestre de 2020 y observar cómo afectará al sector inmobiliario la actual situación de pandemia mundial y la consecuente paralización de la economía.

Aquellas zonas donde la compra de inmuebles cuenta con mayor dificultad debido a la escasez de oferta y altos precios, la opción del alquiler suele ofrecer una mayor rentabilidad para los inversores, por ejemplo, las zonas ubicadas en grandes urbes españolas, y ciudades situadas en la costa. Pero, tal y como refleja el IV Solvia Market View 2019, también ciudades como Lleida (7,97%), Toledo (7,47%), Valencia (6,65%) y Segovia (6,61%), han presentado mayor rentabilidad a cierre de 2019. Esto se debe a que en estas ciudades todavía se pueden adquirir inmuebles a precios económicos y, por su localización, el alquiler es una buena opción a la hora de sacarle rendimiento a la inversión. En contraposición se sitúa Barcelona como la provincia que cuenta con menor rentabilidad ante los altos precios de compraventa con los que cuenta la Ciudad Condal.

En relación con la demanda de alquiler, el ritmo de cierre de operaciones se mantiene en plazos muy positivos. Durante 2019 se firmaron 500.000 contratos, gracias a que la demanda sigue siendo muy elevada, a pesar de que el mercado no puede absorber mayores subidas en las rentas. Sin embargo, los datos muestran que hay provincias donde los precios aún tienen recorrido como es el caso de Lleida (12%), Huesca (11%) o Soria (7%).

Madrid y Barcelona aglutinan el 31% de visados de obra nueva

El 2019 se caracterizó por una mayor actividad promotora y dinamismo a la hora de conseguir licencias de construcción, cerrando el año con 110.000 viviendas visadas, una cifra 11% superior que en 2018. Esto se debe gracias al alto interés de la demanda por la oferta de vivienda nueva, especialmente en las grandes ciudades españolas, como son Barcelona y Madrid, que aglutinaron el 31% de las licencias de construcción, seguidas de Málaga (6%) y Valencia (5%).

La capital española es donde más viviendas se visaron, con un total de 8.000 inmuebles. Por su parte, en la Ciudad Condal se registraron 4.000 licencias. En el resto de las grandes provincias españolas como Málaga, Valencia, Sevilla o Zaragoza se concentraron el 48% de los visados.

Respecto al precio de obra nueva, los datos que reflejan el IV Solvia Market View 2019 muestran que existe un crecimiento anual del 5% respecto al año anterior, situándose el precio medio en 2.200 €/m2, aunque se observan grandes diferencias entre provincias, como es el caso de Guipúzcoa, Islas Baleares y Barcelona que siguen liderando el ranking superando los 3.200€/m2.

Alicante, Valencia y Málaga las ciudades con mayor stock de obra nueva

Actualmente, la oferta residencial en España tanto en compra como en alquiler se sitúa en 3.173.300 inmuebles, de los cuales un 80% representa el mercado de compraventa, centrando el mayor stock en las grandes provincias españolas: Barcelona (15%), Madrid (11%), Alicante (8%), Valencia (8%) y Málaga (7%). Este porcentaje se debe en su mayoría a que España es un país de compradores, de hecho, según los datos que refleja el informe el 87% de la población viven en esta modalidad, gracias a que existen factores culturales y sociodemográficos que impulsan la preferencia por la vivienda en propiedad frente al alquiler.

En cuanto a la tipología de vivienda, la demanda prefiere obra nueva respecto a obra de segunda mano, no obstante, esta demanda se ve condicionada por la escasez de oferta de viviendas de nueva construcción.

Por su parte, en el cuarto trimestre de 2019 se tardó una media de seis meses en vender una vivienda, siendo Madrid, Álava, Málaga y Barcelona, las provincias en las que se cierran con mayor celeridad las operaciones inmobiliarias, entre dos y tres meses. Por el contrario, en provincias como Orense, Cantabria y León se puede llegar a tardar una media de doce meses.

Respecto a las grandes ciudades, la ciudad de Madrid sumó la mitad de las transacciones realizadas en la Comunidad (53%), gozando de una gran liquidez y registrando el plazo de media en venta de un inmueble no superior a los dos meses y medio. Por su parte, la ciudad de Barcelona ha mostrado signos de agotamiento en el dinamismo de mercado y liquidez, situándose entre los cinco y seis meses.

  • Existen soluciones más coherentes y comprometidas con el largo plazo

 La pasada intervención en el Congreso del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana José Luis Ábalos sirvió para que el alto cargo del Gobierno anticipase algunos planes de regulación del mercado del alquiler. También sirvió para que se identificase el cuándo (antes de verano) y el porqué de esta medida “oportuna, ponderada, tasada y proporcional”.

Estas declaraciones se produjeron menos de una semana después de la apertura del expediente sancionador contra Idealista por parte de la CNMC por, presuntamente, alterar al alza los precios. Un contexto propicio para que los portavoces autorizados decidan emprender medidas.

Entorno de crecimiento de los precios

Si atendemos precisamente a los datos obtenidos del portal inmobiliario Idealista, a las cifras que recoge el Banco de España y fuentes expertas en el sector, podemos comprobar cómo la escalada de precios ha venido siendo una constante en el último lustro. En datos concretos, la tasa de esfuerzo de ciudades como Madrid o Barcelona se sitúan en un 40% y en un 44% respectivamente, a las que se suman ciudades como Sevilla (32%) y Bilbao (33%), entre otras, que superan el tope recomendado del 30%. Visto así, pudiese parecer que la realidad a la que se enfrentan cada vez más ciudadanos es la de unos precios impracticables y a tener que prescindir de metros cuadrados para afrontar con holgura el pago de las rentas.

No obstante, cabe preguntarse si una regulación de precios como las que propone el ministro Ábalos es una solución en sí, o esta medida podría acabar ahondando más en la coyuntura que soporta el ecosistema de propietarios e inquilinos que participan en el alquiler. Máxime en un momento en el que la subida de precios comenzaba a dar síntomas de agotamiento.

El espejo en que nos miramos

Durante las últimas semanas, el ejemplo de Berlín ha estado en el punto de mira de detractores y partidarios de la regulación estamental de un mercado como el alquiler. Cabe destacar que la capital alemana no es la única que se ha acogido a estas medidas puesto que también ciudades como San Francisco o París, con la llamada Ley Alur que se aplicó en 2015, han regulado sus alquileres, pero el ejemplo berlinés es especialmente relevante al tratarse del país de UE con mayor número de habitantes viviendo de alquiler (48,6%) según el Banco de España. 

En la capital germana, a pesar de haberse ratificado en la congelación del alquiler por cinco años, se ha podido contrastar cómo surgían alternativas para interpretar cada fleco posible de la ley: desde realizar ciertas reformas en el inmueble para quedar exentos de aplicarla, a alquilar facilidades de la vivienda como la plaza de garaje o los trasteros a precios desorbitados, o el temido auge del mercado negro. A ello hay que sumar la disminución de la oferta, palpable en el descenso en un 40% de los permisos nuevos de construcción, que empieza a evidenciar que los propietarios alemanes retiran del alquiler sus inmuebles.

¿Por qué el precio no debería ser el único foco del debate?

La ineficiencia reside en el concepto en sí. El precio no es, ni debe ser, un indicador a batir per se. El debate que se debiera proponer pasa por tratar de favorecer que los ciudadanos que quieran vivir de alquiler dispongan de las alternativas necesarias para poder hacerlo. “Hemos percibido que el tratamiento que se hace de la cuestión está deliberadamente enfocado a hacer una caricatura de los propietarios como entes avariciosos que suben los precios unilateralmente para perjudicar al inquilino, y no es así. Existe también un público representativo que es arrendador y arrendatario a la vez que debe estar en una situación de incertidumbre importante. Creemos que hay favorecer una responsabilidad que describa con precisión la situación y no atomizar el mercado para enfrentar a los participantes”, declara Javier Millán, CMO de Avalisto, una plataforma especializada en servicios que agilizan los trámites del alquiler.

En este sentido, aumentar la oferta de la vivienda, tanto libre, como de alquileres sociales para los ciudadanos con menos recursos, se postula como una solución más coherente y saludable para con el largo plazo. Existe un ejemplo muy representativo de esta afirmación en el sudeste de Madrid. A medida que el alquiler en la almendra central se ha ido enfriando al encontrar topes, los inquilinos han ido centrando sus búsquedas en la periferia. El Ensanche de Vallecas ha visto cómo en los últimos años se disparaba el precio por metro cuadrado hasta más de 11€. Sin embargo, escasos kilómetros de este barrio se encuentra el proyecto urbanístico de Los Berrocales, parado durante años, y que habría ayudado a sostener este aumento de la demanda para que el incremento de los precios no se concentrase en estos puntos.

Entonces, ¿qué se puede esperar del aumento de precios?

Como toda medida, requerirá tiempo y datos poder analizar sus efectos concretos en la economía de las familias. No obstante, a priori, las experiencias cercanas no esbozan unos resultados equilibrados. Si aquellas personas que poseen una vivienda deciden dejar de alquilarla o venderla, será una opción menos que exista en el mercado. Y, en ese contexto, por mucho que se haya fijado un determinado precio, el resultado será el de una parte arrendataria que quiera y no pueda encontrar vivienda y una parte arrendadora que deje de valorar como buena la opción del alquiler. Y este sí es un “precio” que no sería bueno tener que valorar.

  • Según Sergio Gonzálvez, CEO de Garantify, fijar un techo de precio en el mercado del alquiler es tendencia en otros países europeos
  •  En un contexto de incertidumbre política, Garantify ofrece tranquilidad con su certificado al mercado de la compra y el alquiler

En 2019 se ha vivido una desaceleración de los precios de la vivienda, pero este próximo año se espera que estos sigan al alza con moderación, con una subida entre un 2% y 3%”. Es la previsión de Sergio Gonzálvez, CEO de Garantify, la startup del sector Fintech y Protech que ha desarrollado un certificado del solvencia para el inquilino. Según explica, “seguimos por encima de la media europea y no se puede hablar de bajadas significativas, sino más bien de ajustes. Aunque la situación varía entre las grandes urbes y zonas más despobladas. Lo que sí se espera es que la actividad promotora aumente alrededor de un 5%”.

Con la formación del primer gobierno de coalición en España, la incertidumbre se ha extendido entre los expertos del sector inmobiliario, pero desde Garantify confían en que el alquiler experimente un gran cambio en los próximos meses. “Aunque sobrevuelan algunas dudas por el posible establecimiento de precios máximos en los alquileres, modificando el Plan Nacional de Vivienda con políticas más sociales e intervencionistas, es importante ampliar la mirada y tener en cuenta que fijar un techo de precio en mercados tensionados es tendencia en algunas ciudades europeas. Hay que estar muy atento a qué medidas concretas se tomarán y ver qué recorrido tienen. También hay que tener en cuenta cómo afectará la limitación de ventajas fiscales y económicas a las Socimis. Únicamente, cambios extremos en la política de la vivienda podrían traer sorpresas negativas que, hoy por hoy, no se esperan”.

Desde Garantify auguran que la vivienda seguirá siendo una opción elegida por los inversores que huyen de los tipos cero o negativos. El ladrillo en España es también parte cultural, pero sigue siendo una buena opción para muchos inversores que aprovechan la situación de crecimiento para buscar mayor rentabilidad a medio y largo plazo.

En este contexto de incertidumbre, Garantify se posiciona como una opción que ofrece tranquilidad al mercado de la compra y el alquiler con su certificado. “Somos la proptech de referencia en el alquiler y compra de viviendas a través de un scoring o certificado financiero que se obtiene fácilmente a través de nuestra web. En 48 horas el futuro comprador de una vivienda o arrendatario puede conocer cuál es su capacidad financiera, que es analizada por nuestro equipo de expertos y así saber a qué vivienda puede optar evitándose pérdidas de tiempo innecesarias. La demanda cada día es mayor, porque Garantify es una herramienta útil para dar tranquilidad y confianza en el mercado inmobiliario. Y ahora es más necesaria que nunca”.

La ‘start-up’ que reduce los quebraderos de cabeza en el alquiler y compra de vivienda

En 2017 nace Garantify, pionera en la certificación de perfiles financieros de personas, realizados a través de un riguroso ‘scoring’ y que se concede para la compra o alquiler de una vivienda. Su objetivo es simplificar la tarea de buscar una casa para comprar o alquilar.

La idea surgió por una necesidad pasada del actual CEO de la firma, Sergio Gonzálvez. En el momento de ir a realizar el arrendamiento de una casa, vivió las dificultades por las que se suele pasar y los numerosos dosieres financieros que deben realizarse para lograr acceder al alquiler.

  • La falta de confianza, las restricciones a la demanda y las dificultades operativas también suponen un gran escollo para un funcionamiento óptimo del mercado

Durante los cuatro años previos a 2019 se produjo una constante escalada de precios, y respecto al año pasado, diversas fuentes coinciden en que el alquiler alcanzó un techo que evidencia síntomas de fatiga y tendencia hacia la estabilización de precios durante este 2020 e, incluso, un descenso en algunas comunidades autónomas.

Esta estabilización podría verse alterada si apuntamos a medidas que se vienen entreviendo desde la última regulación de marzo ligadas a la limitación de los precios. Todos los análisis, así como ejemplos en otras ciudades europeas, hacen prever que esto podría restringir la oferta y generar nuevas distorsiones. No obstante, esta es una situación que podría amortiguarse con la creación de nuevas viviendas y la mejora de la calidad de oferta existente. Ante este escenario, empresas especializadas como Avalisto se preguntan si el precio, indicador tantas veces empleado como principal exponente de la situación del alquiler, es en realidad el único reflejo de las dificultades a las que se enfrentan propietarios e inquilinos.

La confianza en sus horas más bajas

Cerca de 100 desahucios al día. Es la cifra alarmante que ofreció el Consejo General del Poder Judicial en octubre. Pero esta cifra representa una pequeña cantidad de todos aquellos propietarios, particulares o profesionales que sufren morosidad. Según el Fichero de Inquilino de Morosos (FIM), durante 2018 la deuda media de los inquilinos en ciudades como Madrid rozó los 10.000 euros.

Todo ello redunda en una falta de confianza en los propietarios que no supone necesariamente un incremento directo del precio, pero sí de las fianzas, aunque la cantidad máxima exigible se rebajó en el Real Decreto de marzo de Medidas Urgentes en Materia de Vivienda y Alquiler, y de las garantías solicitadas a los inquilinos para poder alquilar. Esta necesidad de generar certeza ha llevado a los propietarios a adoptar soluciones propuestas por empresas que buscan garantizar el cobro de las rentas a costa de la rentabilidad del alquiler, y también ha dificultado a los inquilinos el acceso a los inmuebles.

Puedo permitirme el alquiler, pero no las garantías

En una situación donde existe más demanda que oferta esta cuestión se ha difuminado. “Hay garantías que no son fianzas al uso y que exigen al inquilino el desembolso de unas cantidades de dinero de las que a veces no dispone y, otras veces, teniendo en cuenta los gastos asociados a una mudanza, son ineficientes. Para nosotros, asegurar a un propietario el cobro de sus rentas y la seguridad del inmueble es indispensable, pero esto puede implicar perder tiempo y oportunidades buscando inquilinos que, además de capacidad de pago, puedan desembolsar estos costes. Además, vemos situaciones en las que garantías de estas características ni siquiera llegan a cubrir el año de contrato”, señala Jaime Villalonga, CEO de Avalisto.  Es un claro ejemplo de que no solo el precio dificulta que una operación que es viable se materialice.

El estrés de la fase documental

Que propietario e inquilino lleguen a un acuerdo económico no es el final del proceso. A partir de ahí comienza una fase contractual que debe recoger los términos del alquiler conforme a la ley y que sea equilibrada para las partes para prevenir problemas futuros. Cuestiones como si se permite tener mascotas o un listado del mobiliario y su estado son tan importantes como fijar el día en el que se abonarán las rentas. Muchos propietarios ya disponen de un documento de referencia que posiblemente les haya originado gastos legales y de gestoría, y cuya recopilación de firmas y negociación de términos genere nuevos aumentos de plazos. Además de requerir la participación de los involucrados.

El tiempo también importa

Teniendo en cuenta todo lo anterior, alquilar un inmueble en España es un proceso que puede demorarse varios meses. El precio que se fija a la hora de sacar al mercado una propiedad busca obtener una rentabilidad que justifique la inversión que se ha llevado a cabo por dicho inmueble. Tener un activo sin ocupar, incluso cuando su calidad favorece que el tiempo para alquilarlo se reduzca a semanas, perjudica gravemente esa rentabilidad y, lo que es peor, origina gastos.

En este contexto se hacen deseables soluciones que permitan dinamizar el mercado ocupándose de todas las fases que lo integran. La plataforma de Avalisto, lanzada al mercado en enero de 2020, es un ejemplo de cómo la tecnología puede simplificar y ayudar a reducir muchas de las fricciones que se han expuesto. “Sencillez y capacidad de respuesta en tiempo real es lo que hemos conseguido con nuestra herramienta. Tener en un mismo soporte, 100% online, servicios que permiten a los propietarios garantizar la solvencia de los inquilinos que eligen para sus inmuebles, y protegerse frente a impagos, y a los inquilinos disfrutar de un acceso económico y rápido, supone una ventaja muy clara frente a otros productos más tradicionales. Creemos que nuestros clientes van a encontrar en nuestra plataforma un sistema confiable y simplificado con el principal añadido de la inmediatez de todos los procesos relacionados con el alquiler”, destacan desde la startup.

 

  • Los medios para conseguir vivienda se multiplican abarcando ahora las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea.
  • Para conseguir “la vivienda ideal” en un mercado ocupado se necesita tiempo, paciencia,
    previsión económica, un contrato de trabajo o aval y cumplir con los requisitos de los
    propietarios y de los inquilinos en caso de pisos compartidos.

Los precios del alquiler han tocado techo y con el nuevo año se cree que habrá una estabilización de las rentas. No obstante, la oferta de viviendas sigue siendo limitada, – en parte debido a la escasez de nuevas construcciones- al menos en el centro de las grandes ciudades como Barcelona o Madrid, zonas con alta demanda por ser ubicaciones estratégicas con más oferta de empleo o de carreras universitarias.

Concretamente los jóvenes que se desplazan hacia las ciudades principales del país para cursar sus estudios universitarios, por ejemplo, se encuentran ante un panorama muy difícil a la hora de encontrar una vivienda que cumpla con sus necesidades, que esté ubicada en su zona de preferencia y que, además, sea asequible. Si a esto le añadimos que en la gran parte de los casos los interesados deben pagar una comisión de agencia, algunas cuotas en concepto de fianza, y otros gastos iniciales, el proceso de encontrar “la casa ideal” se complica aún más. Ante este panorama, y para hacer más fácil este proceso, los expertos de la plataforma inmobiliaria Vitrio, explican algunos factores a tener en cuenta para emprender la búsqueda de un piso en un mercado ocupado.

  •  En las RRSS se pueden encontrar ofertas atractivas. Hoy en día la oferta inmobiliaria se reparte entre diversos medios: portales inmobiliarios online, agencias inmobiliarias, apps de venta de artículos de segunda mano, etc., y como canal protagonista entre los jóvenes están las redes sociales. Ya no sorprende ver un post en Instagram de alguien ofreciendo una habitación en su piso, pasar mensajes masivos por Whatsapp informando que se busca vivienda o estar en grupos de Facebook donde se publican ofertas de viviendas. Los medios son múltiples y la experiencia puede resultar frustrante. Por eso, para conseguir la vivienda ideal, se recomienda controlar todas estas plataformas, actualizando constantemente la búsqueda.
  • Ser previsor con los gastos que conlleva el alquiler. Al momento de firmar un contrato de alquiler no basta solo con tener ahorrada la primera cuota mensual. Generalmente el primer pago incluye dos o incluso tres mensualidades, según los requisitos de los propietarios y dependiendo de si la gestión se hace o no mediante una agencia inmobiliaria. Alquilar a un particular suele ser más barato: no hay comisiones de agencia y en algunos casos, al haber una relación directa entre arrendador y arrendatario, es más fácil negociar las condiciones. No obstante, si se cuenta con el presupuesto para pagar la gestión de una agencia inmobiliaria (que suele ser de una mensualidad + IVA), esta opción puede resultar mucho más cómoda y
    fiable. Además, lo más común es que para arrendar el inmueble haya que pagar -aparte del mes en  curso- una “fianza” (generalmente una cuota mensual), que el propietario deberá registrar para garantizar su cobertura en caso de que el inquilino no pague a tiempo.
  • Los arrendatarios cada vez imponen más requisitos: contrato de trabajo o aval. Ante la alta
    demanda de viviendas en alquiler que registran las principales ciudades españolas, los propietarios exigen cada vez más requisitos que les ayudan a elegir entre los candidatos interesados. Las exigencias más comunes son un contrato de trabajo y las últimas nóminas del arrendador, o en caso de que no trabaje, un aval. Sin embargo, en muchos casos se encuentran otras exigencias más “particulares” como: solo familias, no estudiantes o un salario mínimo fijado por el propietario.
  • ¿Compartir piso? Primero, un proceso de selección de los inquilinos. La edad de emancipación es cada vez mayor, teniendo en cuenta que los jóvenes se dejan de media el 91,2% de su sueldo en el pago mensual de un alquiler, según el Consejo de la Juventud. Así, una alternativa para salir del hogar familiar es compartiendo piso, pero en este caso, la búsqueda de la vivienda ideal también es un reto. Ya no es solo necesario cumplir con las exigencias del propietario de la vivienda, sino que en este caso también se debe pasar el filtro de los inquilinos. En gran parte de los casos, para entrar a vivir en un piso compartido, los ya residentes tienen que dar el aprobado al nuevo compañero. Para esto generalmente se hacen entrevistas, ya sea en la propia vivienda o en algún punto social como bares, que permita a los inquilinos actuales conocer los gustos, hábitos y comportamientos del nuevo compañero.
  • Para los extranjeros, aún más obstáculos. El primer reto al que se enfrentan los extranjeros que buscan vivienda desde fuera del país es la rapidez del mercado. En ciudades como Madrid, un piso que se anuncia por la mañana probablemente por la tarde ya no esté disponible y, si no se está físicamente en la ubicación en cuestión, el visitar la vivienda se hace más difícil. Más allá de este factor, los extranjeros deben tener todos sus papeles en regla a la hora de alquilar un inmueble: residencia legal, con su respectivo permiso o visa, y un documento de identidad oficial. Además, por lo general, también deberán poder demostrar que tienen solvencia económica para costear los gastos del alquiler.
  • Cuidado con la letra pequeña de los contratos. Una vez que se haya conseguido el inmueble deseado, llega la hora de firmar el contrato. Para ello, la recomendación es revisar dicho documento con un profesional y aclarar desde el principio algunos factores como qué parte será el responsable de gastos fijos como la comunidad, el IBI, o el impuesto de basura, si se deberá hacer traspaso en los contratos de servicios de luz y agua, etc.
  •  Lo más importante, tiempo y paciencia. Para buscar una vivienda en alquiler se debe estar mentalizado de que es un proceso que lleva tiempo -aproximadamente entre 2,5 y 4 meses y estar dispuesto para ver gran cantidad de pisos e invertir muchas horas para encontrar opción adecuada. Una alternativa para reducir este tiempo es utilizar los portales inmobiliarios más innovadores como por ejemplo Vitrio, que, gracias a la realidad virtual, permite visitar casas en 360º de forma inmersiva desde cualquier dispositivo y en cualquier momento y lugar, sin necesidad de desplazamientos.
  • Como nativos digitales, las nuevas generaciones utilizan los portales de vivienda online a la hora de buscar inmuebles.
  • Tecnológicos, inconformistas, con bajas tasas de ahorro y más atraídos por las experiencias que por lo material. Así son los jóvenes que están cambiando el mercado inmobiliario.
  • Las zonas de la periferia y los barrios adyacentes de las grandes ciudades se presentan como zonas viables para inversión de viviendas de calidad a precios más asequibles que el centro.

Los jóvenes son el motor de la economía. Aquellos con edades comprendidas entre 25 y 35 años han entrado al mundo laboral con y tras la crisis de 2008, por lo cual, se han encontrado con muchos más obstáculos para ahorrar dinero y, en consecuencia, están más limitados a la hora de realizar inversiones inmobiliarias.

Según el censo del INE, en España son más de 5 millones de personas las que actualmente entran dentro de esta franja de edad y que presentan ciertas peculiaridades. Son nativos digitales, pues han crecido a la vez que el desarrollo tecnológico; son inconformistas y no tienen miedo a los cambios; prefieren invertir en experiencias que en bienes materiales y suelen tener tasas de ahorro muy bajas pues, entre otras cosas, siguen la filosofía “YOLO”, You Only Live Once, lo que se traduce en “solo se vive una vez”.

Ante este panorama y tomando en cuenta las características de la población joven, Vitrio, la plataforma que se está imponiendo entre los profesionales inmobiliarios como gestor integral de inmuebles, ha analizado las tendencias de comportamiento de este grupo nuevo en el mercado inmobiliario. Qué buscan, cómo lo buscan y cuánto están dispuestos a pagar por ello.

El extrarradio de las grandes ciudades atrae a los más jóvenes

Parte de esta población se ubica en las grandes ciudades del país por ser centros de alto desarrollo económico y por sus posibilidades de empleo y crecimiento profesional. Sin embargo, los elevados precios que presentan los inmuebles en estas urbes han hecho que este grupo de personas que buscan una primera propiedad para emanciparse o para formar una familia, se inclinen hacia las opciones más asequibles que ofrece el extrarradio, viviendas de mayor tamaño y obras nuevas en buen estado.

En el caso de Madrid capital, por ejemplo, el precio del suelo en el primer trimestre del 2019 se situó en 3.239,6€/m2, registrando una variación interanual del 10,8%, según el Ministerio de Fomento; lo que ha hecho que las viviendas en el centro puedan estar perdiendo atractivo frente a otros municipios periféricos o zonas adyacentes a la capital.

Más allá de las zonas donde buscan vivienda, otro de los aspectos que atraen la atención de esta nueva generación dependiente de las tecnologías es el aspecto “Smart” de las propiedades. Las viviendas inteligentes y equipadas con domótica podrían atraer más su atención pues cumplen con la necesidad de rapidez, inmediatez y agilidad de los jóvenes.

Las agencias inmobiliarias deben modernizarse ante el dominio online

Las tendencias de uso de Internet de los más jóvenes, que según Emarketer pasan más de 50 horas a la semana conectados, junto al auge de las Proptech están revolucionando el sector inmobiliario. Como nativos digitales, los jóvenes utilizan sus dispositivos electrónicos para buscar casas, tanto para alquiler como para compra, siendo el móvil el dispositivo que hoy en día genera más tráfico en la búsqueda de viviendas, gracias a las diversas apps disponibles para esta labor. Las plataformas inmobiliarias online les permiten explorar todas sus opciones desde la comodidad de su casa y contactar simplemente con aquellos propietarios o vendedores cuyas ofertas realmente les interesen.

Además, con las nuevas tecnologías de realidad virtual, como la que ofrece Vitrio, en muchos casos pueden ver exactamente cómo es la propiedad mediante un recorrido virtual sin tener que desplazarse a hacer una visita presencial de la vivienda, lo cual les facilita el proceso de búsqueda y les permite dedicar su tiempo a otras actividades de ocio.

Los jóvenes quieren rapidez en sus transacciones. En Internet la oferta es casi infinita, y es que con la constante actualización que permite esta herramienta, los que buscan una vivienda están expuestos a una gran cantidad de opciones. Ante esta amplia oferta, deberán filtrar cuáles son las opciones que realmente les interesan basándose en si cumplen con sus necesidades y el valor añadido y la facilidad de gestión que les ofrezcan.

Pagar el menor precio por la mejor opción disponible, ¿es posible?

Actualmente, los precios del alquiler están en constante aumento y no es sorpresa para nadie. Esta situación, junto con las facilidades hipotecarias que ofrecen los bancos actualmente, especialmente para jóvenes menores de 35 años, han hecho que algunos jóvenes, cansados de pagar alquiler y de las constantes subidas de precios en cada renovación, se decanten por la compra de viviendas, habiendo un 26,5% de aquellos entre 16 y 29 años en régimen de propiedad de vivienda, según datos de 2017 del INE. Sin embargo, con un salario de entre 16.000 y 20.000 euros al año, según la misma fuente, los jóvenes tienen cada vez más difícil el ahorrar para poder pagar la inicial de una propiedad y su consiguiente hipoteca.

Según datos del 2015 de Urban Institute, en el periodo de edades comprendido entre los 25 y 34 años, solo un 37% de los jóvenes de hoy en día poseen una vivienda, mientras que, de las generaciones anteriores, como los Baby Boomers o la Generación X, el porcentaje de propiedad de vivienda en ese periodo de edad era de 8 puntos más. Las preferencias de los más jóvenes por vivir en el centro de las grandes urbes, que son zonas más caras, es uno de los factores que influye en el retraso de este grupo de personas en dar el paso hacia la compra, según el informe.

Los jóvenes menores de 30 años destinan entre un 30% y 33% de sus sueldos al pago de la vivienda y gastos asociados, según indica un estudio de Habits Big Data. Ante este panorama, y frente a un mercado de altos precios, buscan opciones para vivir en el centro de la ciudad y en pisos en buenas condiciones a un precio asequible, ante lo que surge la solución de compartir piso. Con sus parejas, con amigos o incluso con desconocidos, el alquiler por habitaciones es cada vez más común y, para ello, han surgido diversas plataformas innovadoras que contribuyen a la economía colaborativa del sector inmobiliario, facilitando la conexión entre aquellos que buscan compañeros de piso y los que necesitan una habitación para vivir.

Los más afectados por las subidas del alquiler son los jóvenes de Cataluña, Madrid (9,3 €/m2.mes), País Vasco y Baleares (6,8 €/m2.mes), zonas que presentan rentas de alquiler más elevadas, según el “Observatorio de Vivienda y Suelo. Alquiler residencial 2018” del Ministerio de Fomento. Mientras que, por otro lado, las comunidades autónomas como Extremadura, Castilla La Mancha, Castilla y León y Galicia están entre las menores rentas de alquiler en España, con cifras medias iguales o inferiores a los 5€/m2.mes.

  • La mayoría de población que se muda a Barcelona o Madrid lo hace por motivos laborales
  • La edad media de los usuarios que buscan habitación en Madrid y Barcelona está comprendida entre 18-35 años, siendo un claro reflejo de que la práctica del co-living ya no es solo para estudiantes
  • La mayor parte de los usuarios alquilan las habitaciones por un periodo de tiempo superior a seis meses

El mundo, la sociedad y las formas de vida están cambiando de manera constante. En el contexto actual, la flexibilidad es un aspecto clave en ámbitos del día a día como el trabajo, la movilidad o la vivienda. Son muchos sociólogos los que definen la población actual como una sociedad líquida, adaptable a los cambios, abierta de mente, con ganas de saber y conocer. Las necesidades de cada individuo son diversas y por ello, el estilo de vida tiende a ser flexible.

Son muchos los estudios que aseguran que esta nueva forma de vivir es más satisfactoria, pues permite hacer y estar a cada uno dónde quiere cuándo quiere. Por ello, el co-living o flatsharing son dos soluciones alineadas con las necesidades actuales de la sociedad, pues permiten tener una vivienda en un sitio determinado sin perder la flexibilidad de poder moverte a otra parte cuando las necesidades cambien. Badi, la plataforma de alquiler de habitaciones de larga estancia, ha sido pionera en identificar esta tendencia, poniendo a disposición de la población las facilidades para encontrar vivienda en las grandes ciudades.

En España, Barcelona y Madrid son las urbes más cosmopolitas y con mayor población del país. No es de extrañar que españoles de otras ciudades decidan mudarse a vivir a la Ciudad Condal o a la capital para encontrar trabajo, estudiar o simplemente vivir nuevas experiencias cerca de su tierra natal. Badi, ha analizado el movimiento de sus usuarios a nivel nacional e internacional, comparando quiénes prefieren vivir en Barcelona y quiénes en Madrid.

¿Por cuál se decantan los valencianos, sevillanos y malagueños?

La plataforma ha analizado los movimientos de los valencianos, sevillanos y malagueños a la Ciudad Condal o a la capital apoyándose en sus datos internos. Como resultado de este análisis, podemos concluir que un 67% de los usuarios valencianos que buscan habitación en badi tienden a moverse a la ciudad catalana, debido a la similitud y cercanía geográfica de la región, pues ambas se ubican en el mar Mediterráneo.

Por el contrario, el 64% de los sevillanos que buscan habitación en piso compartido a través de la app tiende a moverse hacia Madrid, un hecho que nos permite determinar que la proximidad a la ciudad natal es un factor clave a la hora de mudarse por temas laborales. Así mismo, para los malagueños ambas ciudades son atractivas para mudarse a trabajar, pues el 49% se decantan por Barcelona y el 51% restante de los usuarios malagueños de badi opta por Madrid.

Movilidad en España

Barcelona, la TechCity que sigue atrayendo talento

Según datos de los usuarios internacionales de badi, Barcelona se posiciona por encima de Madrid a la hora de acoger expats que deciden mudarse a España por razones laborales, traduciéndose en más de 70% de solicitudes registradas en la app por parte de ciudadanos de Londres, París y Roma que escogen la Ciudad Condal antes que la capital.

Y es que Barcelona se está posicionando como la cuarta ciudad mundial más atractiva para conquistar talento, por detrás de Londres, Nueva York o Berlín, avanzando tres posiciones en solo cinco años, según un estudio elaborado por EAE Business School. Este hecho es un reflejo del Startup Hub Tecnológico europeo en el que se está convirtiendo la Ciudad Condal, además, hay otros factores que influyen, como la calidad de vida, el clima Mediterráneo, los menores costes de vida en comparación con otras capitales europeas pues, a pesar de tener la misma calidad de vida que Londres, Barcelona es un 41% más barata -según el ranking elaborado por Mercer (la consultora de recursos humanos más grande del mundo)-.

Además, la constante innovación que la ciudad está experimentando, refuerza el ecosistema digital y tecnológico que está avanzando a pasos agigantados, aspirando a ser el Silicon Valley del Mediterráneo. La capital catalana se está convirtiendo en el lugar de acogida de numerosos emprendedores internacionales y está considerada como un Hub esencial al reunir talento, inversión y experiencia.

Evolucionando hacia nuevas formas de convivir

Teniendo en cuenta los datos de los usuarios de badi, la plataforma líder de alquiler de habitaciones de larga estancia que permite a cualquier persona publicar, encontrar y reservar de forma segura habitaciones desde cualquier lugar del mundo, está siendo testigo de cómo la sociedad está evolucionando hacia un nuevo modelo de convivencia. Los usuarios que más tienden a buscar una habitación en Barcelona o Madrid lo hace por motivos laborables, pues representa un 81% de los usuarios de la plataforma, mientras que el 19% restante son los estudiantes. Estos resultados ponen de manifiesto que el hecho de compartir piso ha dejado de ser una cuestión de estudiantes, puesto que, en las grandes ciudades como Barcelona y Madrid, la población comprendida entre los 26 y 35 años son la franja de edad más activa en badi y son más flexibles a la hora de mudarse y buscar una nueva habitación.

En la actualidad, estamos percibiendo cómo las ciudades están creciendo a un ritmo frenético. Por un lado, las urbes experimentan la tendencia de la población de vivir en el centro, cuya consecuencia es la disminución de espacios disponibles, que da como resultado una urbanización masiva. Por otro lado, la sociedad ya no concibe la propiedad como una prioridad, sino que la economía colaborativa y el hecho de compartir bienes y servicios entre sí se está convirtiendo en una práctica cada vez más extendida. Además, vivimos en un ecosistema donde las fronteras se han ido eliminando y se ha dado paso a una mayor conectividad global, permite que cualquier persona pueda trabajar en oportunidades laborales a nivel global, fomentando la movilidad geográfica.

  • La startup española de PropTech confía en el directivo español para dirigir la división española de la compañía, tras la contratación de cuatro de los principales directivos de Nivel C durante los últimos 7 meses
  • Del mismo modo, también se han contratado directores generales para algunos de los mercados en los que está presente la compañía: Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y Portugal

La startup española de alquiler de viviendas para estancias de media y larga duración, Spotahome, ha nombrado a Eduardo Garbayo como su nuevo director general en España con el objetivo de liderar el desarrollo del mercado nacional de la compañía. Eduardo llega procedente del BBVA, donde como Director de estrategia de la Unidad de Nuevos Negocios Digitales ha ayudado a BBVA a dirigir, crecer y maximizar el valor de su portfolio de start ups digitales.

Ingeniero industrial y MBA por el IE, Eduardo Garbayo ha estado dirigiendo diferentes proyectos digitales a lo largo de su trayectoria profesional. Además del BBVA, también ha sido director de estrategia, programas y procesos en Eagle Hills, una compañía de inversión y desarrollo inmobiliario con sede en Abu Dhabi, en la que Eduardo entró cuando aún era una startup y ayudó a crecer y consolidar su presencia en múltiples países. Previamente, trabajó durante 8 años en consultoría estratégica, principalmente en The Boston Consulting Group, donde lideró numerosos proyectos de estrategia, crecimiento y transformación de compañías tanto en Europa como en Oriente Medio.

Desde Spotahome voy a poder participar en la transformación del sector del alquiler de larga duración, en una startup que ya ha conseguido demostrar grandes resultados y un gran potencial en muy poco tiempo y con un equipo líder. La combinación del empuje, talento y experiencia de Alejandro y el equipo de fundadores con el nuevo equipo de ejecutivos que está formando la compañía es una receta para el éxito”, afirma Eduardo Garbayo, director general de Spotahome en España.

Garbayo se une a Spotahome con el objetivo de liderar la estrategia y ejecución del negocio y cuenta de resultados de Spotahome en España, posición desde la cual será responsable del crecimiento de propietarios, reservas e ingresos en España. De igual manera, se encargará de definir e implementar la estrategia de crecimiento, las necesidades de contratación y el plan operativo y de marketing.

La experiencia de Eduardo, no solo en España sino también a nivel internacional, trae un enfoque muy estratégico a nuestro modelo, del cuál se van a beneficiar tanto propietarios en España como los inquilinos que nos usen. Eduardo trae consigo grandes ideas para mejorar la experiencia de nuestros usuarios aportando cada día más valor en lo que hacemos. Estamos muy ilusionados por la cooperación de Eduardo y Cleo con vistas a contribuir positivamente al mercado inmobiliario y laboral de nuestro país”, señala Alejandro Artacho, CEO y co-fundador de Spotahome.

Spotahome también nombra nuevos directores generales para otros mercados

Spotahome está reinventando la forma en que el sector del alquiler de larga duración trabaja, midiendo la eficacia del mercado mediante los indicadores clave de rendimiento digital que giran en torno a la experiencia del cliente. Al igual que en España, la firma de PropTech ha anunciado el nombramiento de nuevos directores generales para algunos de los mercados en los que está presente, siendo estos Portugal, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania.

Estos nombramientos son un paso más en la apuesta de Spotahome de consolidar un equipo líder, tras las incorporaciones de los últimos 7 meses en el equipo directivo de la ex directora de Operaciones de Uber EMEA Cleo Sham (COO), el ex ejecutivo de Amazon y SVP Hello Fresh, Balaji Nageswaran (CPO), el ex director de Búsquedas de Amazon, Ángel Azcárraga (CTO) y la ex vicepresidenta del área de Vacation Rental Marketing de TripAdvisor, Amanda Symonds (CGO). Del mismo modo, se unirán próximamente un responsable de Recursos Humanos (CHRO) y de Finanzas (CFO).

Además, cumpliendo los objetivos marcados por su última ronda de inversión y su plan de crecimiento, la firma de PropTech ha anunciado que prevé duplicar su plantilla durante el año 2019, entre otros, con la contratación de 200 ingenieros, demostrando su compromiso y ambición para transformar el mercado de los alquileres.

  • Los precios son similares a los de hace dos años mientras que el tamaño de los pisos ha variado ya que cada vez se alquilan pisos más pequeños por habitaciones: de 4 o 5 habitaciones, que solía ser lo más común, ahora ya son desde tres
  • Los pisos compartidos son generalmente alquilados por gente joven por debajo de los 30 años, siendo en su mayoría estudiantes, jóvenes y expatriados
  • Uno de cada tres alquileres de habitaciones de larga duración se produce durante los meses de verano, con el objetivo de comenzar a vivir en septiembre

En los últimos años ha crecido exponencialmente el número de viviendas alquiladas por habitaciones, frente al alquiler del total de la propiedad, ya que es una modalidad que reporta más y mejores beneficios al arrendador. De hecho, según un análisis de Spotahome, alquilar una propiedad por habitaciones reporta un 17% más de ingresos que alquilarla al completo.

En estos momentos, el precio medio de alquilar una habitación se sitúa entre los 250 y los 500€, cifras similares a las de hace 2 años, que estaban entre los 200 y 550€. Sin embargo, destaca que los pisos que se alquilan por habitaciones son ahora más pequeños. En concreto, mientras hace dos años los pisos alquilados por habitaciones eran grandes, de 4 y 5 habitaciones, en estos momentos, hay un mayor número de pisos de 3 habitaciones, con un tamaño de unos 115m2.

En lo que respecta al tipo de público que prefiere alquilar por habitaciones, siguen siendo los más jóvenes, de en torno a 25 años, los que se decantan por esta modalidad, sobre todo, estudiantes, jóvenes y expatriados. De hecho, con respecto a los expatriados, destaca la gran cantidad de nacionalidades que alquilan pisos compartidos; desde franceses, italianos o alemanes, hasta norteamericanos y sudamericanos.

Con este perfil, no es de extrañar que el tiempo medio de alquiler se sitúe próximo al medio año, ya que un alto porcentaje de inquilinos de pisos compartidos son estudiantes Erasmus o de máster. De igual manera los barrios con mayor número de alquileres de este tipo son los más céntricos; Salamanca, Malasaña y Chamberí, en Madrid; Paseo de Gracia y La Barceloneta, en Barcelona; Ciutat Vella, el Eixample y Campanar, en Valencia. Por último, hay que destacar que los meses con mayor número de solicitudes de alquiler son los de verano, que concentran el 37% de los alquileres de habitaciones, con el objetivo de adelantarse y no quedarse sin sitio para el mes de septiembre, a la vuelta del verano.

El alquiler por habitaciones está al alza entre los propietarios gracias a ventajas clave como: recuperar la vivienda con mayor facilidad en caso de necesidad, una menor tasa de morosidad en este tipo de inquilinos que, generalmente, se ponen de acuerdo entre ellos para pagar el alquiler o dependen de sus progenitores, y la involucración de los propios inquilinos a la hora de encontrar sustituto cuando una habitación queda libre”, afirma Alejandro Artacho, CEO y cofundador de Spotahome.