Entradas

Badi y Savills Aguirre Newman presentan el primer estudio sobre la rentabilidad del alquiler de habitaciones en España

  • La oferta de la vivienda urbana es escasa a nivel mundial: el 54% de la población mundial de 7,200 millones de habitantes vive en ciudades, y, para el 2050, se espera que este número aumente hasta el 66% de una población mundial pronosticada de 9.600 millones.
  • La demanda urbana necesita alternativas de vivienda más asequibles y
    por ello el mercado de alquiler de habitaciones se presenta como una
    solución alternativa a este problema

Hoy, en el marco de la edición de este año de SimaPro2019, badi, la app líder en alquiler de habitaciones a largo plazo, junto con Savills Aguirre Newman, reconocida consultora inmobiliaria, han presentado el primer estudio que analiza cómo se ha convertido el alquiler de habitaciones en pisos compartidos y el co-living en la solución para que las personas puedan acceder a la vivienda en el centro de las ciudades.

Ventajas del flatsharing vs mercado tradicional

En este sentido, el estudio ha llegado a la conclusión y a través de los datos recopilados, que de forma objetiva el alquiler de habitaciones es más rentable que el alquiler de propiedades a través del modelo tradicional.

Las principales conclusiones son:

  1. El mercado de alquiler de habitaciones no sólo presenta rentabilidades mucho más interesantes a los propietarios / inversores en comparación al mercado residencial tradicional, sino que también se presenta como una solución económica para la demanda dado que existe un balance mucho más equilibrado entre los precios que solicita la oferta y los precios que la demanda está dispuesta a pagar.
  2. Este mercado se ha desarrollado durante los últimos años con un crecimiento notable implicando una mayor rapidez a la hora de encontrar un espacio garantizando porcentajes de ocupación más elevados. Asimismo, el riesgo de impago disminuye ya que se diversifica en más de un inquilino.
  3. En determinadas zonas geográficas, se observan unas medias de rentabilidad de hasta un 40% superiores al mercado residencial tradicional en España. Así pues, en un contexto con altos niveles de demanda, la mayor rotación del mercado de habitaciones frente al convencional ya no supone una ocupación más baja.

En definitiva, la tendencia es clara: a día de hoy, en Barcelona, alquilar por habitaciones un piso de 3 o más habitaciones es más rentable en el 90% de los barrios de la ciudad que alquilarlo de forma tradicional. En Madrid, se observa la misma tendencia alcista.

La actualidad del mercado español

La industria española se encuentra anticuada en diversos aspectos, por ejemplo, es
uno de los sectores donde la adaptación tecnología está siendo más lenta y se encuentra en una etapa inicial, lo que propicia a que se genere el momento ideal para presenciar una mejora con el nacimiento del Proptech.

Pero ¿cómo la tecnología puede ayudar al sector? A través del análisis de los datos (Big Data) se espera que mejoren la calidad de vida y la productividad de las ciudades a largo plazo, asimismo, también ayudará a simplificar el proceso para encontrar una vivienda y lo que antes requería semanas o meses se podrá conseguir en tan solo días.

El proceso de búsqueda de propiedades será un servicio altamente específico y personalizado. Se podrán aprovechar grandes cantidades de datos de todo tipo, desde el historial web hasta las interacciones sociales. Tanto a arrendadores como arrendatarios se les presentarán perfiles psicográficos detallados con foco en su personalidad y estilo de vida.

Además de la tecnología, otro de los factores que está cambiando el sector es el auge de la economía colaborativa y los nuevos modelos de convivencia: el co-living y el flatsharing nacen como la alternativa al gran crecimiento de la demanda, especialmente jóvenes profesionales en las principales ciudades del todo mundo. Esta evolución está directamente relacionada con los cambios sociológicos liderados por la sociedad millennial: mayor movilidad geográfica, educación financiera, flexibilidad laboral, entre otros.

Las proptech cambiarán radicalmente el negocio inmobiliario

  • Esta es una de las principales conclusiones de la primera sesión de #SIMATECH, la sección de #SIMAPRO dedicada a repasar todas las disciplinas de proptech que están transformando el sector inmobiliario, desde la promoción inmobiliaria a la inversión, pasando por el marketing, la gestión del cliente y las ventas.

La evolución tecnológica, la innovación y la transformación digital del sector inmobiliario son los asuntos que abordará #SIMATECH, la sesión de la tarde de #SIMAPRO2019
dedicada al ecosistema digital inmobiliario, que comenzó con el análisis de la situación actual de las proptech en España, a cargo de Rodrigo García de la Cruz, CEO de Finnovating que presentó los resultados de los Observatorios de Proptech y del Sector Inmobiliario en torno a la innovación y las nuevas tecnologías.

Sobre el actual panorama de startups en el sector inmobiliario, García destacó su crecimiento en los últimos doce meses, que ha dado lugar a uno de los mayores ecosistemas de Europa. No obstante, 40% de las startups en España no han obtenido rondas de inversión, mientras que el 21% han levantado más de un millón de euros, esencialmente de capital extranjero. Destacó que 29% de las proptech están en fase de captación de capital y un 35% lo estarán en el futuro, lo que supone una gran oportunidad de inversión.

Por otra parte, el CEO de Finnovating señaló que el 75% de las proptech colaboran con
compañías del sector (el 63% colaboran con tres o más firmas); y que, aunque consideran que la relación no es tan fluida como debería, sus formas de colaboración predilectas son la inversión directa, el acceso a su base de clientes y la integración de su producto en el funcionamiento de la empresa.

Para contar con un panorama más completo sobre la transformación digital del sector,
Finnovating ha puesto en marcha, en colaboración con SIMA, un Observatorio que analiza el punto de vista de las empresas del sector que, entre otras cosas, muestra que una de cada cuatro empresas considera que las proptech cambiarán radicalmente su negocio, razón por la que al menos el 50% de estas compañías han desarrollado una estrategia global clara sacarles partido.

Este estudio muestra que, según las grandes corporaciones inmobiliarias, el marketing, la
experiencia de usuario, las ventas y los estudios de mercado serán las áreas que más se
transformarán en el próximo año por efecto de las nuevas tecnologías, por esto, la mayoría de las inmobiliarias ve la transformación digital como una oportunidad, desarrollando estrategias de innovación abierta.

La experiencia ya no es garantía frente a la innovación

Tras el análisis del mercado español, Jens-Peter Schulz, CEO de Dresdner Real Estate Investment Holding GMBH moderó una mesa que abordó la transformación digital en el inmobiliario europeo, en la que participaron Idriss Goossens, fundador de Proptech House; Wolfgang Moderegger, fundador de Real Estate Innovation Network y Alfredo Díaz-Araque, bloguero autor de spanishproptech.es y experto en transformación digital en el sector inmobiliario. Díaz-Araque apuntó que las proptechs españolas tienen, como fortalezas, un ecosistema de innovación fuerte y amplio, que actúan en diversos puntos de la cadena de valor; aunque deben trabajar en su mayor debilidad, que es la colaboración con las empresas del sector. Señaló que muchas de las más de 300 startups inmobiliarias españolas están concentradas en residencial, y “se debe trabajar más en los segmentos de retail y de oficinas, donde las aplicaciones orientadas a los usuarios parecen menos claras, pero que en cambio tienen muchas posibilidades, como demuestran experiencias en otros mercados, como el estadounidense”.

Por su parte, Idriss Goossens, de Proptech House, record que las proptech no solo empresas tecnológicas, también lo son aquellas que crean nuevos modelos de negocio que, en su opinión, tienden hacia la economía de servicios. En este sentido, tanto Goossens como Wolfgang Moderegger, de Real Estate Innovation Network, insistieron en la importancia de los modelos de gestión, que aumentan el valor de los activos y permiten explorar otros modelos de negocio, como el pago por uso en vez de la compra, en formatos similares a los coches de tiempo compartido, “un desafío y una pregunta que vale la pena hacerse”, apuntó Goossens.

Díaz-Araque mencionó también nuevos productos “que vale la pena explorar por su espectacular crecimiento”, como las residencias de estudiantes, o las promociones para usos como el coworking, el coliving o residencias de tercera edad para una generación más activa que tienen en la gestión operativa, como indicó Moderegger, su garantía de valor y futuro.

Preguntados por el potencial de blockchain en la cadena de valor inmobiliaria, los ponentes
ofrecieron opiniones dispares. Mientras Díaz-Araque aseguró que “en cinco años habrá cambiado la forma en la que trabajamos”, Moderegger consideró que su aplicación aún no está del todo clara en el sector inmobiliario, porque falta comprender qué tipo de problemas podría solucionar.

¿Es necesaria una “gran crisis” que impulse la innovación?

La financiación es un aspecto crítico para la existencia de un ecosistema innovador, y su papel es fomentarlo asegurando su calidad, y” las rondas de financiación refuerzan las apuestas sobre determinadas estrategias de innovación”, como muestran los casos de Badi o Spotahome, citados por Goossens. Como apuntó Moderegger, se siguen creando numerosas startups, aunque “son necesarias más empresas que desarrollen innovaciones en business-to-business, ya que el segmento business-to-consumer está más explotado”.

A pesar de la eclosión de las proptech en España y en Europa, estos expertos reconocen que el sector aún no ha asumido, de forma generalizada, la necesidad de una transformación digital profunda. “Quizás una crisis, que la tecnología contribuya a solucionar, sea el impulso definitivo para crear modelos corporativos sectoriales”, vaticinó Moderegger; una afirmación que suscribió Díaz-Araque, quien recalcó que este es un “momento de oportunidad” para crear redes de colaboración globales e invertir en transformación digital, para estar preparados para futuras crisis, “que serán mayores y más largas”.

La amenaza es seguir haciendo el trabajo tal y como se ha hecho hasta ahora, porque muchas empresas de base tecnológica, como Google, están entrando en el sector inmobiliario, y la experiencia y el conocimiento ya no nos blindarán” frente a estos potenciales competidores, concluyó Goossens.

Las innovaciones tecnológicas que están cambiando el sector inmobiliario

  • En las principales ciudades europeas la población sigue creciendo, este
    hecho supone una demanda mucho mayor a la oferta de viviendas, ante
    este escenario, el sector inmobiliario necesita dar una respuesta
  • Una solución lógica es aprovechar las ventajas y oportunidades que nos
    ofrece el uso de la tecnología y la Inteligencia Artificial

La tecnología y la Inteligencia Artificial (IA) cada vez más forman parte de nuestra vida cotidiana transformando nuestros hábitos de conducta y mejorando nuestra calidad de vida. Badi, la app de alquiler de habitaciones a largo plazo, se basa en estas dos innovaciones tecnológicas para proporcionar una solución más precisa, única y rápida a las crecientes necesidades de vivienda en las grandes ciudades.

Los modelos anteriores que facilitan el alquiler de habitaciones se han centrado en el
inquilino y en el potencial del piso, dejando de lado la importancia de la convivencia
entre las personas. Pero el éxito de los pisos compartidos suele estar determinado por
las personas, más que por las características del piso. Por ello, Guillem Pons, CDO de
badi, y Miguel Andrés, CTO de badi, explican qué tecnología se ha desarrollado desde
la plataforma para estar a la cabeza de la evolución natural que el sector necesita.

La tecnología que transforma el sector inmobiliario

Badi surgió de la idea de estimar las probabilidades de match entre los inquilinos y
propietarios, incluso antes de interactuar o conocerse entre sí. Por ello, la plataforma
desde sus inicios desarrolló e implementó 8 algoritmos de machine learning con la
finalidad de maximizar la probabilidad de coincidencia entre los propietarios y los
inquilinos.

Con esta tecnología, han conseguido generar casi 20 millones de exitosas
recomendaciones por parte de sus usuarios. Sin embargo, siempre van un paso más
allá puesto que, constantemente están desarrollando ingeniería basada en
características de los usuarios para mejorar las predicciones. Una de las últimas
características que badi ha incluido es la dinámica de la coincidencia en el tiempo,
que analizando los datos históricos llegan a entender mejor y a estimar las
probabilidades de match en un futuro. Este sistema de recomendación
puede predecir los “matches” antes de que ocurran agilizando el proceso de la
búsqueda de habitaciones.

Inteligencia Artificial (IA)

Esta tecnología nunca ha intentado profundizar sobre el comportamiento colectivo,
pero ha resultado ser la manera más eficiente para hacerlo. La sociedad se encuentra
en la era de la regulación general de protección de datos (GDPR), por ello, el
comportamiento colectivo es la manera a través de la cual se pueden comprender las
preferencias del consumidor y la IA es lo que permite sin interferir con el
comportamiento individual.

Una de las áreas en la que la IA ha sido particularmente beneficiosa es conectando a
las personas entre sí en base a sus intereses. Mientras que antes dos personas se
debían de conocer para unirse, la tecnología ofrece la opción de ir más allá, uniendo a
personas que tienen afinidades comunes, pero no se conocen entre sí.

En badi utilizan algoritmos inteligentes para asociar a propietarios e inquilinos. Tras el
análisis de los datos la app muestra una versión más verdadera de cuáles son las
preferencias. Por ejemplo, una persona puede pensar que prefiere vivir con un hombre
que trabaja, pero en realidad sus peticiones muestran que prefiere vivir con una mujer
que trabaja. Cuando se trata de emparejar a los compañeros de piso; el hecho de
entender cómo y por qué se empareja la gente, permite que la plataforma modifique
aún más la IA y se dirija a personas que sabe que serán un buen compañero de piso
para los demás.

A pesar de que desde sus inicios el propósito de la disciplina no es proporcionar datos
sobre preferencias de la sociedad, las respuestas individuales ‘anónimas’ permiten
conocer el comportamiento de los colectivos y definir nuevas tendencias.

La lucha contra el fraude

El entorno digital ha propiciado nuevas e ingeniosas prácticas para cometer fraude a
empresas y ciudadanos. Para badi uno de los objetivos es erradicar todas las
actividades fraudulentas de la app y proteger a sus usuarios. Su Sistema de Fraude
está compuesto por dos piezas tecnológicas diferentes para prevenir este tipo de mal
comportamiento, cada una de ellas enfocada en una etapa diferente del viaje del
usuario.

La plataforma ha desarrollado un sistema de detección que utiliza datos históricos
sobre estafadores (desde IP y dominio de correo electrónico hasta datos de
comportamiento) para interferir en la probabilidad de que un nuevo usuario sea
fraudulento desde la fase inicial (registro/identificación).

Badi, la plataforma de alquiler de habitaciones

  • La población en las urbes continúa creciendo en las grandes ciudades europeas
    mientras que la oferta del sector inmobiliario está estancada
  • La falta de alojamientos disponibles va en consecuencia del aumento de los
    precios del sector para comprar y alquilar
  • Actualmente no se encuentran suficientes ofertas de alojamientos disponibles
    para acceder a las grandes ciudades, por lo que se debería cambiar la oferta del
    sector inmobiliario de una manera estructural

El crecimiento de la población en las principales ciudades europeas ha experimentado un incremento notable en los últimos años, por el contrario, la oferta de las viviendas se ha estancado. Se calcula que en el 2050 siete de cada diez personas vivirán en las zonas urbanas, un 12% más que en la actualidad. Este hecho pone de manifiesto la necesidad de evolución del sector inmobiliario, no solo en las ciudades españolas, sino también en el resto de las grandes ciudades europeas como París, Londres, Berlín o Roma.

En este contexto, cabe destacar que cada vez es más difícil el acceso a la vivienda disponible en las grandes zonas urbanas, lo que inevitablemente conduce a un aumento de los precios de compra y alquiler de viviendas. Los precios del alquiler han aumentado un 45% en Barcelona, un 30,7% en Madrid y un 42,7% en Valencia desde el 2013. Por este motivo hoy en día, el alquiler de habitaciones, el co-living, o vivir en pisos compartidos son las alternativas en España.

Actualmente, España se encuentra en las últimas posiciones del ranking europeo de países con menos vivienda de alquiler. Algunos países como Alemania disponen del 50% de viviendas de alquiler, o en UK o Francia, que disponen de un 35-36% de vivienda de alquiler sobre toda la oferta inmobiliaria. Desde el 2013, los sueldos en España han aumentado sólo 2% pero, en contraposición, los precios de los alquileres han subido como, por ejemplo, en Barcelona un 41.9 % desde 2013 hasta 2017; 16.3% en Madrid y 4.8% en Valencia.

El sector inmobiliario está cambiando, y también sus principales agentes, viendo la necesidad de adaptarse a los cambios que presentan los ecosistemas sociales, económicos y culturales actuales. Badi, la plataforma líder en alquiler de habitaciones, tiene como objetivo facilitar el acceso a la vivienda a los centros urbanos de las principales capitales europeas y posicionarse como un facilitador para que este modelo sea la solución al problema. Convirtiéndose en uno de los protagonistas de la transformación que el mercado inmobiliario está viviendo en la actualidad.

¿Compartir? Una tendencia imparable en el sector

La tendencia de compartir piso nació para satisfacer las necesidades de los estudiantes, pero en los últimos años se han incluido múltiples perfiles de población, cuyas circunstancias, lleva a acogerse a este modelo de convivencia. El incremento de las familias monoparentales, el aumento del número de personas mayores, a menudo solas, que viven en el centro de las grandes urbes y cada vez más personas con movilidad profesional, son algunos ejemplos de la clara tendencia hacia esta nueva forma de convivencia.

Asimismo, cabe añadir a esta tendencia el auge de la economía colaborativa, que ha dejado de ser una tendencia para pasar a ser una realidad que, junto a la tecnología, está redefiniendo las industrias más tradicionales y optimizando los servicios en las grandes ciudades. Este movimiento permite que la gente comparta activos de la ciudad, como la vivienda, a través de plataformas que proporcionan mayor seguridad tanto a los usuarios como los propietarios de estos activos.

Esta evolución lógica de la demanda de la población dentro del sector proporciona a los propietarios de los pisos una gran oportunidad de rendimiento, tomando consciencia de que los apartamentos de más de dos habitaciones o los pisos grandes de más de cuatro dormitorios son una oportunidad para generar ingresos adicionales de entre el 20% y el 40% en comparación a un alquiler tradicional.

Por ello, los inversores inmobiliarios ven a España como un mercado competitivo, están experimentando un gran crecimiento en cuanto a población, potencial de empresas y exportaciones.