Entradas

  • 8 motivos para tener un contador eléctrico propio, alquilado o comprado

La luz ha aumentado mucho su precio en los últimos años y esto supone una gran partida en el presupuesto de las empresas que poco a poco retoman la normalidad en España. Es por ello por lo que ahorrar energía eléctrica es ahora una prioridad. Poco a poco han llegado al escenario eléctrico de nuestro país los contadores de energía eléctricos inteligentes, unos nuevos aparatos no exentos de polémica por suponer un encarecimiento en sus facturas.

Para la gran mayoría de empresas, el coste del alquiler del contador de electricidad supone un gasto más a considerar en las facturas de electricidad que se pagan cada mes más si se tiene en cuenta la difícil situación en el que se encuentran algunas empresas.

Según la ley, el consumidor final de la energía tiene la posibilidad de tener el contador eléctrico en propiedad, siempre y cuando éste sea homologado y la distribuidora realice el precintado de este. Actualmente, el coste final del alquiler de un contador depende de la tarifa eléctrica y de la distribuidora, pero éste fluctúa desde los 10 hasta los 120 euros al mes.

“La empresa distribuidora es quien realiza las lecturas del contador y pasa la información a la compañía comercializadora. Esto hace que la información no esté disponible para el cliente, excepto la que aparece en las facturas eléctricas: kWh consumidos, kVArh de reactiva y potencia máxima demandada. Esto es todo lo que el consumidor final obtiene”, mantiene Marta Gomà, Socia de Ipsom.

8 MOTIVOS PARA EL CAMBIO DE ALQUILER A PROPIEDAD

Los expertos de Ipsom señalan principales ventajas de pasar de la modalidad de alquiler a propiedad:

· Medidas en tiempo real: junto con el contador en propiedad, el usuario dispondrá de una plataforma que interprete los datos de forma continua y los muestre de forma sencilla. Por tanto, la telemedida nos permitirá conocer con detalle el consumo realizado minuto a minuto.

· Detección de sobretensiones y cortes de luz: se dispone de toda la información de las curvas de consumo, imprescindible para presentar reclamaciones de calidad de suministro frente a las distribuidoras.

· Detección de excesos de potencia: es posible detectar a tiempo real excesos de potencia que pueden producir penalizaciones en nuestra factura eléctrica.

· Conocimiento del perfil de consumo: el acceso a la información de consumos cuarto-horarios permite saber cuál debe ser la potencia óptima contratada.

· Control de consumo en tiempo real de las ampliaciones de equipos.

· Disponibilidad de medidas: se dispone de medidas certificadas para poder hacer cualquier tipo de reclamación a la compañía eléctrica.

· Ahorro del coste de alquiler del equipo de medida.

· Conservación del historial: no hay pérdida de datos al cambiar de compañía eléctrica.

Aseguran los expertos de Ipsom que una de las principales preocupaciones ante el planteamiento de un cambio de contador para la empresa es si dicho cambio implica o no un corte de tensión que pueda alterar el ritmo de trabajo normal de una compañía. “La respuesta es que no. En la gran mayoría de suministros, con medida indirecta, el cambio de contador no implicará quedarnos sin electricidad en nuestra instalación”, mantiene Marta Gomà.

Por otro lado, la consultora energética señala que el proceso de cambio, que implica la coordinación con la empresa distribuidora para quitar el contador de alquiler e instalar el de propiedad queda íntegramente en manos de la empresa especializada, y no requiere de ninguna gestión directa por parte de la empresa.

A pocos días de finalizar el verano, las altas temperaturas darán paso a otras más suaves, momento idóneo para que los titulares de las instalaciones de calefacción, si no lo han hecho ya, pongan a punto sus calderas y circuitos de calefacción antes de la llegada del frío y del consiguiente encendido.

Para anticiparse a este momento, desde Agremia (Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía) recomiendan seguir una serie de pautas para preparar las instalaciones.

– Revisión y limpieza de las calderas. El verano y principio del otoño, con las calderas aún apagadas, es la mejor época del año para acometer la limpieza y revisión de estos equipos, sea cual sea el combustible que utilicen, y realizar un análisis de combustión, de tal manera que garantice que la misma es correcta y que la evacuación de los gases se realiza correctamente al exterior. Todo ello contribuirá a garantizar la seguridad de nuestra instalación y optimizar el consumo energético de la misma reduciendo el gasto derivado de su utilización durante todo el invierno.

– Realizar las mejoras necesarias y una revisión previa al encendido de todo el circuito de calefacción. Para evitar incidencias en el sistema, es conveniente comunicar a la empresa mantenedora los posibles inconvenientes que hayan aparecido durante el final de la temporada anterior o el verano para darles solución antes de comenzar la temporada de frío. Asimismo, y aunque no es obligatorio, sí es recomendable que el mantenedor realice una revisión del circuito previa al encendido. En dicha revisión deberá vigilarse el correcto funcionamiento de las válvulas o llaves de los radiadores, ya que podrán detectarse fugas en radiadores, y la ausencia de aire en el interior de los mismos que pueda provocar ruidos molestos, o cualquier otra anomalía en el funcionamiento de nuestro sistema de calefacción.

– Aprovechar las subvenciones que existen para la sustitución de calderas no eficientes. Es recomendable consultar en el ayuntamiento o comunidad autónoma donde se ubique la finca las ayudas existentes. En estos momentos, por ejemplo, explican desde Agremia, para calderas centrales, están vigentes en la Comunidad de Madrid el Plan Renove Privado de Salas de Calderas de (www.cambiatucaldera.com), que incentiva reformas de instalaciones térmicas comunitarias que sustituyan el combustible utilizado por gas natural, y el Plan Renove Público de Salas de Calderas, que es compatible con el anterior (www.fenercom.com). Y en breve también estará operativo el Plan Cambia 360 del Ayuntamiento de Madrid.

– En el caso de instalaciones comunes, solicitar a la comunidad de propietarios, cuando sea necesario, la instalación obligatoria de repartidores de costes de calefacción o contadores de energía. Además de las operaciones periódicas de mantenimiento que resultan del contrato que tenga suscrita la comunidad con su empresa mantenedora, Agremia recuerda que en agosto entró en vigor la regulación de la contabilización de consumos individuales en comunidades con calefacción central. Esta nueva normativa obliga, de acuerdo a un calendario prefijado según la zona climática donde se ubique el edificio, a instalar contadores de energía individuales o repartidores de coste de calefacción en los radiadores de las habitaciones, siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable, de manera que se permita a dicho usuario final conocer y optimizar su consumo real de energía.

Desde Agremia también se recomienda a los usuarios instalar en los radiadores válvulas termostáticas (manuales o programables) para regular la temperatura de cada estancia.

  • Supondrá unos ahorros cercanos a los 1.100 millones de euros en los próximos cinco años, así como una reducción de 1,05 millones de toneladas de C02 anuales
  • El Gobierno ha fijado un calendario para su implantación siendo la fecha límite 2023

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales de calefacción. En virtud del nuevo Real Decreto, antes del 1 de mayo de 2023 todos los edificios con calefacción central –1,5 millones de hogares en España– deberán instalar contadores de calorías o repartidores de costes de lectura remota. La aplicación de la norma afectará a todos aquellos inmuebles que no resulten exentos de la obligación, por no ser ésta rentable o ser técnicamente inviable. El texto también establece un calendario para llevar a cabo la petición de presupuesto y para su implantación, así como un régimen de sanciones en caso de incumplimiento.

La aplicación de esta medida supondrá importantes ahorros económicos y de emisiones de gases contaminantes. Según datos de ISTA, empresa especializada en medición, reparto y ahorro de consumos de calefacción, líder del sector, la medición individual significará un ahorro cercano a los 1.100 millones de euros en los próximos cinco años, además de una reducción de 1,05 millones de toneladas de CO2 anuales. De media cada hogar podrá ahorrarse unos 250 euros anuales.

“Llevábamos seis años pendientes de la aprobación de este Real Decreto. Con él, España se sitúa por fin dentro del marco europeo en materia de Eficiencia Energética. Además de suponer un importante impulso en la lucha contra el calentamiento global, con su aprobación se incentiva la creación de empleo y la mejora de nuestra economía”, señala Ignacio Abati, director general de ISTA y presidente de Aercca (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción).

En Madrid, obligatorios antes de octubre de 2022; en Barcelona, en 2023

El texto aprobado establece el 1 de mayo de 2023 como fecha límite y se fija un calendario para regular su puesta en marcha de manera gradual, “aunque estamos sobradamente preparados, así se evitará que se produzca un embudo en la instalación de estos dispositivos”, explica Abati.

En concreto, la norma establece dos plazos: primero, la fecha límite para obtener al menos un presupuesto estandarizado; y, segundo, la fecha límite para tener activa la instalación, que será siempre 15 meses después.

Así, los primeros inmuebles sujetos a obligación serán los edificios no residenciales y aquellos bloques situados en la Zona Climática E –la más fría– (Soria, Burgos, León y Ávila) con más de 20 viviendas, que tendrán que obtener al menos un presupuesto acreditativoantes del 1 de febrero de 2021 para dentro de los 15 meses siguientes realizar su implantación. El 1 de julio de 2021 les llegará el turno a los edificios situados en la Zona Climática E con menos de 20 viviendas y aquellos de la Zona D (Madrid, Zaragoza, Valladolid, Lérida, entre otras) con al menos 20 pisos. El 1 de diciembre de 2021 será obligatorio para los edificios en la Zona Climática D con menos de 20 viviendas y los situados en la Zona Climática C (Barcelona, La Coruña, Cantabria, Asturias…) con al menos 20 pisos. Y el1 de febrero de 2022 finalizará el plazo para la obtención de presupuestos en los edificios en la Zona Climática C con menos de 20 viviendas.

Teniendo en cuenta que el propietario de la vivienda deberá proceder a la instalación en un plazo máximo de 15 meses desde las fechas límite para pedir presupuesto, los contadores o repartidores deberán estar activos, respectivamente, no más tarde del 1 de mayo de 2022; 1 de octubre de 2022; 1 de marzo de 2023; y 1 de mayo de 2023.

Así, Soria, por ejemplo, tendrá que tener instalados los contadores antes del 1 de mayo de 2022, mientras que en Madrid serán obligatorios con anterioridad a octubre de ese mismo año. En Barcelona habrá que esperar hasta 2023.

El Real Decreto también establece que quedan exentos de la obligación aquellos edificios situados en las zonas climáticas α, A y B (Islas Baleares, Canarias, Almería, Córdoba, Sevilla, Alicante…), además de los que acrediten que por motivos de viabilidad económica –la inversión a realizar se amortiza en más de 4 años– o técnica no pueden llevar a cabo el cambio.

El Gobierno estima que la aplicación del Real Decreto generará en torno a 2.000 o 3.000 puestos de trabajos, directos e indirectos. Por otro lado, y con el objeto de apoyar a los colectivos más vulnerables en la implantación de esta medida, que favorecerá un consumo más eficiente, el Gobierno habilitará una partida presupuestaria para la concesión de ayudas.

“El objetivo de este Real Decreto, entre otros aspectos, es mejorar la eficiencia energética de los inmuebles ya existentes y con cierta antigüedad. Conocer el consumo de manera puntual o contar con herramientas como las válvulas termostáticas para regular la temperatura, permitirán al usuario controlar su gasto energético, reduciendo tanto el importe de su factura como las emisiones de CO2”, explica Abati.

La entrada en vigor del Real Decreto se producirá tras su publicación en el BOE. A partir de esta fecha, las comunidades de vecinos de las zonas climáticas señaladas deberán proceder a la petición de presupuestos e instalación de los equipos.

El Gobierno español lleva un retraso de 6 años para adaptar su marco normativo al europeo en materia de eficiencia, y ya en el año 2019 Bruselas advirtió que llevaría a España ante el tribunal de Justicia Europeo por esta causa. De esta manera, España se pone al día en materia de contabilización individual de consumos.

  • El nuevo RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios), que todavía es un borrador, obligará a una lectura remota de los contadores de agua caliente y calefacción antes de 2027 y a una información más precisa en la facturación.

Con la nueva normativa (borrador del RD de contabilización de consumos individualizados de instalaciones térmicas y la revisión RITE), pendiente de aprobarse este año, el consumidor dispondrá de una información más completa sobre sus consumos energéticos, de manera gratuita y por internet. Esta es una de las principales conclusiones de la Jornada online “Instalaciones térmicas centralizadas en edificios. Sistemas y medidas de ahorro energético”, organizada por la Fundación de Energía de la Comunidad de Madrid (Fenercom), y en la que participó ISTA.

El nuevo RITE, además de obligar a la contabilización de consumos de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria (ACS), establecerá la necesidad de disponer antes de 2027 de una lectura remota de estos equipos y de una información más precisa en la facturación.

A partir de 2020, los vecinos recibirán sus liquidaciones de ACS y calefacción al menos una vez al mes, exigencia que desde hace años nuestra empresa ya tiene asimilado como un servicio esencial”, explicó Ignacio Abati, director general de ISTA. “De esta manera, el usuario podrá tener un acceso adecuado y gratuito a los datos de su consumo, pero además podrá compararlos con otros vecinos de referencia de la misma categoría, por ejemplo, en función del número de metros cuadrados que tenga su vivienda”, añadió.

ISTA tiene más de un millón de contadores de agua y calefacción con lectura remota instalados en España. Según Abati, “con este sistema de liquidación el cliente puede saber cómo, cuándo y dónde consume calefacción y agua caliente sanitaria, lo que le permite ahorrar en función de sus necesidades”. “En cambio, las facturas de luz y gas no aportan datos comparados suficientes para motivar que el usuario cambie sus hábitos de consumo”, argumentó el director general de ISTA.

En la jornada online “Instalaciones térmicas centralizadas en edificios. Sistemas y medidas de ahorro energético” se recordó la importancia de incorporar mejoras tecnológicas (repartidores de costes de calefacción, válvulas termostáticas, bombas a caudal variable…) a este tipo de instalaciones para reducir los costes económicos de la calefacción y el ACS de las viviendas, que representan aproximadamente el 60% de la energía consumida en los edificios.

Instalaciones de calefacción

Instalaciones de calefacción

 

  • Ista y Viessmann organizan una jornada sobre generación, medición y ahorro de energía en sistemas de calefacción centralizada
  • La jornada contará con la colaboración de Fenercom (Comunidad de Madrid) y el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España

La calefacción y el agua caliente sanitaria (ACS) de las viviendas representan aproximadamente el 60% de la energía consumida en los edificios, según los datos aportados por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía).

En una gran parte de las viviendas, el consumo de energía es superior al realmente necesario y en otra gran parte es ineficaz. Por eso, además de un uso responsable, hace falta la integración de soluciones tecnológicas que permitan producir importantes ahorros energéticos y económicos.

En la actualidad, la tecnología (calderas de condensación, repartidores de costes de calefacción, válvulas termostáticas…) ya está desarrollada; solo falta una mayor cultura del mantenimiento que facilite la mejora en los sistemas de calefacción de las comunidades de propietarios.

Con el objetivo de poner en valor la realización de este tipo de actuaciones en los edificios residenciales y las viviendas, ista Metering Service España y Viessmann han organizado una jornada sobre generación, medición y ahorro de energía en instalaciones térmicas comunitarias.

Este evento, que tendrá lugar el próximo 12 de febrero, está dirigido a administradores de fincas, instaladores y mantenedores, y cuenta con el respaldo de la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid (Fenercom), representada por su director-gerente, Pedro Vila-Belda Martí, y por el presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España (CGCAFE), Salvador Díez.

Durante el desarrollo de la jornada, tanto ista como Viessmann pondrán de manifiesto la necesidad de incorporar los equipos más eficientes en los edificios para que los vecinos puedan alcanzar el bienestar térmico en sus viviendas y ahorrar en su factura energética. Estiman que los hogares españoles con calderas eficientes y contadores de energía pueden ahorrar hasta 300 euros anuales en calefacción central.

En ista recuerdan que, “aunque es inminente”, todavía está pendiente de publicación el Real Decreto por el que se Regula la Contabilización de Consumos Individuales de Calefacción, que obliga a la instalación de contadores de energía o de repartidores de costes en aquellos edificios con calefacción central – y que no estén exentos por no ser rentable o técnicamente viable-.

Con la instalación de repartidores de costes en los radiadores de las viviendas, los hogares españoles pueden ahorrar hasta 220 euros al año en bloques con calefacción central. Solo en la Comunidad de Madrid, se han instalado estos pequeños aparatos en 60.000 viviendas durante el último semestre de 2019, pero todavía 540.000 familias madrileñas pueden beneficiarse de esta medida”, explica Sofía Flores De Haro, directora Comercial ista.

Esta normativa, que afectará a cerca de 1,5 millones de hogares en toda España (el 6,9% del total), busca que cada vecino pague por lo que realmente consume, contribuyendo con ello a un mayor ahorro económico y a una reducción de emisiones contaminantes. Se calcula que se podría evitar la emisión de un millón de toneladas de CO2 anuales en España.

Por su parte, Eduardo Elejabeitia, responsable de Producto Caldera Pequeña y Mediana Potencia de Viessmann, destaca los ahorros generados con la transformación de calderas. “El cambio de una caldera estándar por otra de condensación puede generar un ahorro de entre el 20 y el 25% por su mayor rendimiento. Si el cambio es de una de baja temperatura a una de condensación, el ahorro puede ser de entre un 15% y un 20%, aunque si se adapta en función de la temperatura exterior, estos porcentajes pueden aumentar entre un 5 y un 10%”, mantiene.

Lugar: Casa Cantabria. Calle de Pío Baroja, 10, 28009 Madrid

Horario: 13:00h a 15:30h

Inscripción gratuita aquí, plazas limitadas.

  • Mediante un acuerdo firmado entre CONAIF e ISTA, se garantizará la cualificación y homologación de las empresas asociadas a Conaif como instaladores de repartidores de costes de ISTA, acreditados gracias a su nuevo Campus online.
  • La instalación de repartidores de costes y válvulas termostáticas va a suponer, en tan solo tres años, un volumen de negocio de unos 150 millones de euros para el colectivo de los profesionales en instalaciones térmicas en España.
  • Los instaladores de CONAIF tendrán un descuento especial del 30% para la obtención de esta acreditación.

Cumpliendo con su objetivo de promocionar la implantación de los dispositivos de medición que posibiliten el control individualizado de gastos de calefacción, ista ha firmado un importante acuerdo con la Confederación Nacional de Asociaciones de Instaladores y Fluidos (Conaif) para que los instaladores de las más de 20.000 empresas asociadas puedan certificarse, en condiciones ventajosas, como instaladores de repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas a través del Campus de Formación ista.

Los instaladores de Conaif tendrán un descuento especial del 30% en este curso de formación que, que con una duración de 6 horas, les permitirá certificarse en la instalación de los repartidores de costes de la empresa líder del mercado, con una experiencia acreditada en repartidores de costes de más de 30 años y con más de 1 millón de dispositivos instalados en España. Tras la realización de un examen final, el profesional recibirá un carnet de instalador homologado por la empresa.

Cerca del 90% de las reclamaciones y consultas de los clientes a las empresas de servicios de contabilización de consumos individuales de calefacción están motivadas por los problemas derivados de una instalación mal ejecutada de los repartidores de costes, calculan desde ista. “Este es el principal motivo que nos ha llevado a ofrecer los cursos que homologa nuestro Campus de Formación al resto de empresas asociadas a Conaif”, señala Ignacio Abati, Director general de ista.

Esta certificación abrirá, asimismo, las puertas a las 1,5 millones de viviendas que se verán afectadas por la directiva europea 2012/27/UE que regula la contabilización de los consumos individuales de calefacción, un negocio estimado en 150 millones de euros en los próximos tres años en España.

Acceder a esta formación es muy sencillo, tan sólo hay que entrar en la página

https://campusista.iformalia.es, seleccionar el “Curso de instalador homologado en repartidores de costes de calefacción Doprimo” y registrarse. ISTA pone a disposición del profesional interesado toda la documentación sobre el curso: duración, modalidad, contenidos, precio, etc., así como un teléfono y un correo electrónico donde poder solicitar información adicional si fuera necesario (91 701 24 70/ formacion@ista.es).

Los alumnos de estos cursos de formación recibirán asesoramiento y formación continuada a través de esta plataforma.

  • Tres de cada cinco españoles hacen frente a las subidas de la luz tratando de consumir menos
  • El 74% de los españoles desconoce o está equivocado acerca de cuál es el electrodoméstico que más gasta
  • El autoconsumo se impone como una opción para ahorrar en el recibo de la luz, de hecho, de los españoles que se han informado sobre ello, la mitad paga de media más de 80 euros

Durante las últimas semanas de enero el precio de la electricidad, es decir del kilovatio hora, se ha disparado casi un 40% en comparación con las cifras de enero del año pasado, apuntando a un fuerte incremento en el recibo de la luz del primer mes de 2019*. Una de las consecuencias de esta subida en el valor de la electricidad, se ve reflejada en un encarecimiento del recibo de la luz en un 8%*.

La factura de la luz, temida y desconocida, es una de las grandes dificultades de la economía doméstica en España. De hecho, según el estudio “Situación el Autoconsumo en España” de SotySolar, startup asturiana que integra en su plataforma todos los servicios del mercado fotovoltaico, el 59% de los españoles disminuye el consumo en sus hogares ante las subidas de la luz.

Uno de cada tres españoles no sabe ‘leer’ el recibo de la luz

Sin embargo, ¿entienden los consumidores la factura de la luz? Según revela este estudio de Sotysolar, casi un tercio de los españoles no, cifra que supera el 60% en el caso de los menores de 30 años. Los encuestados afirman desconocer el significado de la terminología que aparece en su factura de la luz.

Si bien el consumo eléctrico varía en base a muchos factores -tipo de vivienda, la localización, calificación energética, etc.- un 55% de la electricidad que se gasta en los hogares deviene del uso de los electrodomésticos*. Pese a ello, según apunta “Situación el Autoconsumo en España” de SotySolar, un 74% de los españoles desconoce o está equivocado acerca de cuál es el electrodoméstico que más gasta. El 50% de los españoles cree que es el horno, el 27% la nevera y el 10% la caldera. Sin embargo, es la nevera la responsable del mayor porcentaje de gasto de la factura de la luz, aunque depende de la clasificación energética.

El autoconsumo energético, una tendencia que gana adeptos frente a las subidas de la luz

Ante las crecientes subidas de la luz y el reciente anuncio de la derogación del ‘impuesto al sol’, muchos son los españoles que quieren pasarse al autoconsumo eléctrico. Concretamente, más de la mitad de los españoles que se están informando de ello pagan de media en su factura de la luz más de 80 euros. El 27% paga menos de 60 euros. Aunque como es lógico este gasto cambia en función del tipo de vivienda ya que, en el caso de los encuestados con una vivienda tipo apartamento, el 45% afirma tener importe medio la factura de la luz de menos de 60 euros, mientras que para el 62% de encuestados con una casa unifamiliar tipo chalet, la factura media de la luz asciende a más de 80 euros.

Ahora los consumidores empiezan a ver el autoconsumo fotovoltaico como una opción real de ahorro. Con los cambios anunciados por el Gobierno se reducen los costes, y si ya era rentable optar por el autoconsumo, ahora el beneficio es mayor. En materia de autoconsumo creemos que los próximos meses serán de vital importancia para ver hacia donde nos movemos en materia de transición energética. Desde SotySolar tratamos de concienciar de que pasarse al autoconsumo puede ser tan sencillo como reservar un viaje online”, apunta Daniel Fernández cofundador de SotySolar.

Con el claro objetivo de impulsar el autoconsumo energético, SotySolar integra en su plataforma todos los servicios del mercado fotovoltaico para que pasarse al autoconsumo fotovoltaico sea sencillo y accesible para todos: particulares, comunidades de vecinos o empresas. A través de su plataforma facilita soluciones de autoconsumo con instaladores de placas solares certificados en toda España y las islas.
* Datos recogidos a partir del simulador de la CNMC, IDAE