Entradas

  • El buen funcionamiento del teletrabajo ha convertido a las segundas viviendas en una alternativa que ya no solo es posible disfrutar durante los fines de semana o en vacaciones. 
  • La crisis sanitaria podría cambiar las prioridades a la hora de adquirir una segunda residencia: ahora será más importante el espacio, la inclusión de estancias que puedan adaptarse como espacio de trabajo o una decoración de interiores a medida.

La respuesta de la demanda del mercado inmobiliario depende todavía de diversos factores como el desarrollo de las fases de desescalada, la situación financiera de los potenciales compradores, las cifras del empleo, el impacto en la inversión, etcétera. Sin embargo, lo que sí es una certeza es que las necesidades habitacionales han cambiado y que, a raíz del confinamiento, han surgido otras prioridades a considerar a la hora de adquirir un nuevo inmueble. Esto, aparte de afectar a la compra de una vivienda habitual, también comprometerá la demanda de segundas residencias.

El buen funcionamiento del teletrabajo ha convertido a las segundas viviendas en una alternativa que ya no solo es posible disfrutar durante los fines de semana o en vacaciones. Ahora, gracias al previsible incremento de la implantación del trabajo a distancia durante la vuelta a la “nueva normalidad”, este tipo de inmuebles tomarán mayor importancia. Sobre todo, este verano, cuando tras varios meses de cuarentena los propietarios se desplacen a sus segundas residencias a disfrutar del buen tiempo de la época estival.

Este aumento de uso conllevará que los aspectos tradicionales que antes se tenían en cuenta a la hora de valorar su adquisición se modifiquen, dando lugar a la necesidad de mayor espacio, estancias para trabajar, luminosidad o extras. Los expertos de Solvia analizan los principales intereses y motivaciones que marcarán, a partir de ahora, la búsqueda de un segundo inmueble:

  • Del apartamento en la playa al piso espacioso y con una zona para trabajar. Tradicionalmente, las segundas viviendas de costa solían ser pequeños inmuebles de no más de 50 m2 y una habitación. Ahora, la prioridad estará en disponer de más superficie, flexibilidad y, sobre todo, estancias abiertas. Estas no solo aportarán mayor sensación de amplitud, también incrementará la luminosidad de la vivienda y ayudará a crear ambientes más acogedores. Tanto en el caso de los inmuebles de costa como en las casas ubicadas en zonas rurales, también se buscará que incluyan estancias que puedan adaptarse como espacio de trabajo, cuarto de juegos o zona de relajación.
  • Decoración a medida: fin del “reciclaje” de muebles procedentes de la primera vivienda. Uno de los principales fallos de estilo de las segundas viviendas es que su mobiliario y demás elementos proceden de lo reciclado de la vivienda habitual o de donaciones familiares. Así, su diseño tomará personalidad propia y el desembolso en su decoración será mayor, ya que el objetivo es disfrutarlas mucho más tiempo. Para las viviendas de playa, por ejemplo, convendrá elegir una inspiración marinera: blanco y azul como colores predominantes, textiles a rayas, muebles de ratán o de mimbre, elementos marinos (conchas, caracolas, estrellas de mar…). Para las de campo, será clave incluir tonos neutros combinados con la calidez de la madera o con piedra, los tejidos naturales como el algodón o el lino, las flores y las plantas, etc.
  • Extras, como balcones, terrazas o jardines, muy necesarios también en segundas viviendas. Después de semanas de confinamiento, los futuros compradores valoran mucho más el hecho de contar con estancias al aire libre (balcones, terrazas, patios, pequeños jardines…). Tener este tipo de extras de vivienda supone disfrutar de múltiples ventajas: posibilidad de hacer, desde casa, ejercicio al aire libre, plantar un pequeño huerto, organizar reuniones familiares… Esto también se trasladará a las segundas viviendas.
  • La luz natural como fuente de bienestar. La iluminación natural, que anteriormente no era una prioridad absoluta en las segundas residencias, tiene una gran influencia en la salud física y mental, por su papel protagonista en la regulación de gran parte de las funciones vitales del organismo y las buenas sensaciones que aporta, fomentando la concentración a la hora de trabajar y aportando mayor energía para afrontar el día. Por no hablar de que una buena iluminación permitirá obtener el máximo rendimiento de las horas de sol, en detrimento del gasto en electricidad de la luz artificial.
  • Preocupación por la eficiencia energética y por el aislamiento acústico. Ahora que se va a pasar más tiempo en este “segundo hogar”, el ahorro y la disminución de la demanda energética tomará mayor protagonismo. Esto ocasionará que se refuerce la importancia de contar con soluciones como electrodomésticos de bajo consumo, aislamiento térmico, tecnología inteligente con sistemas de localización o programable… También crecerá la instalación de sistemas de aislamiento acústico, a fin de garantizar el mayor ambiente de confort interior posible.
  • Apuesta por materiales que protejan de la contaminación. El tipo de material de construcción y la calidad del mismo es otro de los criterios que afectarán a la elección de una nueva vivienda. El hecho de permanecer más tiempo en casa ha llevado a que aumente la preocupación por la contaminación en espacios cerrados, una consideración que también se verá reflejada en las segundas residencias. Por ello, ahora más que nunca se valorará que un inmueble esté fabricado a base de materiales naturales, libres de tóxicos e inocuos. Así mismo, proliferará el uso de productos (revocos y pinturas) capaces degradar olores y sustancias nocivas para la salud.
  • El piso (52%) de entre 81 y 100 m2 (33%) y con 2 o 3 dormitorios (81%), lo que realmente se demanda a la hora de buscar un nuevo inmueble.
  • Casaktua.com ofrece una selección de inmuebles de interior y costa a precios reducidos para ayudar a los españoles a encontrar su vivienda ideal.

La “vivienda perfecta” suele ser bastante diferente al inmueble que realmente demanda el mercado. En la mayoría de las ocasiones, unas posibilidades económicas insuficientes o unas obligaciones y necesidades (lugar de trabajo, practicidad, etc.) incompatibles impiden acceder al hogar que realmente se querría disfrutar. Según el V Estudio de Casaktua.comLa demanda de vivienda en España. 2019 ¿el año de la estabilización del sector?” la vivienda ideal que se perfila en la mente de los españoles una casa o chalet independiente (46%) ubicado cerca de la playa (34%) o en ciudad de interior (26%), con una superficie de entre 101 y 120 m² (23%) y de tres o más dormitorios (82%).

Unos datos algo distintos si se analiza lo que realmente demandan aquellos que están en búsqueda activa de un nuevo inmueble para comprar o alquilar: piso (52%) de entre 81 y 100 m2 (33%) y con 2 o 3 dormitorios (81%).
En concreto, las 3.000 encuestas realizadas por el portal inmobiliario en todo el territorio nacional reflejan que, a parte del chalé, las tipologías de vivienda más deseadas por los españoles a la hora de plantearse cómo sería su hogar ideal son el piso (20%) y el ático (16%).

Atendiendo al tamaño del inmueble, la gran mayoría de los españoles sueña con inmuebles espaciosos. El 34% querría que tuviese, como máximo, 100 m2, el 42% entre 101 y 150 m2 y el 24% optaría, si pudiese, por una vivienda de más de 150 m2. En cuanto a las habitaciones, el 46% se inclina por 3 o más dormitorios y el 36% por más de tres.

En lo que respecta a los extras más deseados, la practicidad se lleva todo el protagonismo. Tener un garaje privado es, con diferencia, el componente más valorado, con un 82% de adeptos. El top 5 lo completarían: la terraza (67%), el trastero (64%), el jardín (59%) y el aire acondicionado (56%). Una tendencia que cambia respecto a años precedentes, en los que la piscina, las vistas al mar o las zonas ajardinadas eran los extras más anhelados.

La eficiencia energética se ha convertido en otro de los aspectos más apreciados en el hogar. En este sentido, cuando se valora qué elementos debería tener su inmueble deseado para contribuir al cuidado del medioambiente, los españoles optan, principalmente, por el aislamiento térmico (79%). Otras alternativas imprescindibles a nivel de ahorro de energía son: la iluminación LED (72%), los electrodomésticos eficientes (71%) y el aislamiento acústico (69%).

Viviendas de Casaktua.com para encontrar la vivienda ideal con la “vuelta al cole”

Para dar la bienvenida a la “vuelta al cole” y ayudar a los españoles a encontrar su vivienda ideal, Casaktua.com pone a disposición de los futuros compradores durante finales de agosto y el mes de septiembre dos campañas compuestas por inmuebles residenciales ubicados en zonas de interior y costa.

La primera de ellas, compuesta por 2.600 viviendas, incluye pisos y chalés con una hipoteca media de 300€ al mes. Los inmuebles, con una superficie de 128m2 de media y 3 habitaciones de promedio, cuentan con un precio medio de 89.700€, y se encuentran distribuidos principalmente en zonas de interior de Andalucía (410), Aragón (500), Castilla- La Mancha (400), Castilla y León (270), Cataluña (370), Comunidad Valenciana (150), La Rioja (130), Comunidad de Madrid (90), Extremadura (80) y Navarra (60).

Por otro lado, el portal inmobiliario también tiene vigente una campaña de viviendas de costa, compuesta por inmuebles residenciales -también pisos y chalés mayoritariamente- ubicados en Almería (220), Valencia (160), Castellón (130), Cádiz (130), Tarragona (130), Granada (110), Alicante (100), Barcelona (70) y Málaga (50). Estas viviendas tienen un precio promedio de 60.000€ y una superficie media de 84 m2.