Entradas

La quinta jornada de SIMAPRO 2020 ha concluido con un panel en el que Christopher Hütwohl, Managing Director de CORESTATE CAPITAL ADVISORS SPAIN, Jeffrey Sújar, Managing Partner Alternative Investments de URBANIA, y David Vega, CEO de LEXINGTON WORKSPACES, moderados por Antonio Mochón, CEO & Socio Fundador de EXCEM SOCIMI SIR, han conversado sobre sharing spaces y alternative housing. En la sesión también ha participado como invitado Carlos Olmos, Founder & Managing Director uDA.

Para Christopher Hütwohl, el creciente interés de los fondos institucionales por los espacios de trabajo compartidos, como el coworking, y habitacionales, como el coliving, principalmente residencias de estudiantes e inmuebles destinados a primera vivienda, confirma su éxito y aceptación. “La digitalización, el sharing economy o la concentración urbana han impulsado estos productos, haciéndolos cada vez menos alternativos, pero será la gestión lo que verdaderamente acabará definiéndolos”. En su opinión, el coliving ya no es un producto alternativo, sino un producto con unas características determinadas y válido tanto para treintañeros como para jubilados.

El panel también ha analizado la influencia que en el desarrollo de estos modelos ha tenido y seguirá teniendo el cambio de hábitos de las nuevas generaciones, cada vez más partidarias de usos compartidos. Para Jeffrey Sújar resulta evidente que este es un sector que se está beneficiando de un cambio de mentalidad en sus usuarios, ya sean particulares, como en el caso del coliving, o corporativos, como en el caso del coworking. “Con esta segunda ola, todos, gestores y usuarios también hemos aprendido a gestionar de otra manera los imprevistos y a repensar como queremos que sean los espacios comunes en el futuro. El COVID nos ha dejado una lección: los espacios lo definen los usuarios, no los arquitectos”.

Otro de los temas debatidos ha sido el pequeño numero de players que, por el momento, están jugando en el tablero nacional de estos modelos alternativos. ¿Hay una excesiva concentración de operadores? “Por una parte, sí,”, ha afirmado Jeffrey Sújar. En su opinión, es cierto que hay pocos operadores, pero “poco a poco entrarán otros nuevos”. La entrada de estos operadores acelerará una segmentación futura del mercado, que todavía no existe. “Por ejemplo, las residencias de estudiantes se abrirán a grupos con un perfil socioeconómico más bajo que el actual. Esto obligará a replantearnos la cantidad y calidad de los espacios que crean comunidad en nuestras residencias. En este nuevo enfoque nos va a ayudar la digitalización”, ha concluido.

Por su parte, David Vega cree el sector tenderá a concentrarse mediante fusiones y compras. “Esto es inevitable en un sector cada vez más maduro y el COVID va a acelerar este proceso. También aparecerán nuevos modelos alternativos al calor de la sharing economy, sin descartar la propia transformación de los modelos alternativos que ya existen. Por ejemplo, resolviendo cómo podemos trasladar a los espacios rentables de los coworking los altos costes de los espacios que crean comunidad, lo que probablemente nos llevará a un replanteamiento radical basado es un uso más intensivo de la tecnología”.

En este sentido, Carlos Olmos ha insistido en el papel esencial que la tecnología va a tener en la extensión de estos modelos colaborativos a otros nichos de negocio, como el de los seniors. “La tecnología va ser una palanca disruptiva en la redefinición de la cadena de valor de estos modelos de negocios alternativos”, ha concluido.

SIMAPRO 2020 está organizado por Planner Exhibitions y cuenta como partners principales con ST Sociedad de Tasación (Knowledge Partner), Servihabitat (Leading Partner), Básico Homes y Gloval (Silver Partners), Habitat y Kronos Homes (Bronze Partners) y Tinsa Digital (Data Partner). Una relación completa de los partners de SIMAPRO 2020 puede consultarse en el este enlace.

  • Esta es una de las principales conclusiones de la primera sesión de #SIMATECH, la sección de #SIMAPRO dedicada a repasar todas las disciplinas de proptech que están transformando el sector inmobiliario, desde la promoción inmobiliaria a la inversión, pasando por el marketing, la gestión del cliente y las ventas.

La evolución tecnológica, la innovación y la transformación digital del sector inmobiliario son los asuntos que abordará #SIMATECH, la sesión de la tarde de #SIMAPRO2019
dedicada al ecosistema digital inmobiliario, que comenzó con el análisis de la situación actual de las proptech en España, a cargo de Rodrigo García de la Cruz, CEO de Finnovating que presentó los resultados de los Observatorios de Proptech y del Sector Inmobiliario en torno a la innovación y las nuevas tecnologías.

Sobre el actual panorama de startups en el sector inmobiliario, García destacó su crecimiento en los últimos doce meses, que ha dado lugar a uno de los mayores ecosistemas de Europa. No obstante, 40% de las startups en España no han obtenido rondas de inversión, mientras que el 21% han levantado más de un millón de euros, esencialmente de capital extranjero. Destacó que 29% de las proptech están en fase de captación de capital y un 35% lo estarán en el futuro, lo que supone una gran oportunidad de inversión.

Por otra parte, el CEO de Finnovating señaló que el 75% de las proptech colaboran con
compañías del sector (el 63% colaboran con tres o más firmas); y que, aunque consideran que la relación no es tan fluida como debería, sus formas de colaboración predilectas son la inversión directa, el acceso a su base de clientes y la integración de su producto en el funcionamiento de la empresa.

Para contar con un panorama más completo sobre la transformación digital del sector,
Finnovating ha puesto en marcha, en colaboración con SIMA, un Observatorio que analiza el punto de vista de las empresas del sector que, entre otras cosas, muestra que una de cada cuatro empresas considera que las proptech cambiarán radicalmente su negocio, razón por la que al menos el 50% de estas compañías han desarrollado una estrategia global clara sacarles partido.

Este estudio muestra que, según las grandes corporaciones inmobiliarias, el marketing, la
experiencia de usuario, las ventas y los estudios de mercado serán las áreas que más se
transformarán en el próximo año por efecto de las nuevas tecnologías, por esto, la mayoría de las inmobiliarias ve la transformación digital como una oportunidad, desarrollando estrategias de innovación abierta.

La experiencia ya no es garantía frente a la innovación

Tras el análisis del mercado español, Jens-Peter Schulz, CEO de Dresdner Real Estate Investment Holding GMBH moderó una mesa que abordó la transformación digital en el inmobiliario europeo, en la que participaron Idriss Goossens, fundador de Proptech House; Wolfgang Moderegger, fundador de Real Estate Innovation Network y Alfredo Díaz-Araque, bloguero autor de spanishproptech.es y experto en transformación digital en el sector inmobiliario. Díaz-Araque apuntó que las proptechs españolas tienen, como fortalezas, un ecosistema de innovación fuerte y amplio, que actúan en diversos puntos de la cadena de valor; aunque deben trabajar en su mayor debilidad, que es la colaboración con las empresas del sector. Señaló que muchas de las más de 300 startups inmobiliarias españolas están concentradas en residencial, y “se debe trabajar más en los segmentos de retail y de oficinas, donde las aplicaciones orientadas a los usuarios parecen menos claras, pero que en cambio tienen muchas posibilidades, como demuestran experiencias en otros mercados, como el estadounidense”.

Por su parte, Idriss Goossens, de Proptech House, record que las proptech no solo empresas tecnológicas, también lo son aquellas que crean nuevos modelos de negocio que, en su opinión, tienden hacia la economía de servicios. En este sentido, tanto Goossens como Wolfgang Moderegger, de Real Estate Innovation Network, insistieron en la importancia de los modelos de gestión, que aumentan el valor de los activos y permiten explorar otros modelos de negocio, como el pago por uso en vez de la compra, en formatos similares a los coches de tiempo compartido, “un desafío y una pregunta que vale la pena hacerse”, apuntó Goossens.

Díaz-Araque mencionó también nuevos productos “que vale la pena explorar por su espectacular crecimiento”, como las residencias de estudiantes, o las promociones para usos como el coworking, el coliving o residencias de tercera edad para una generación más activa que tienen en la gestión operativa, como indicó Moderegger, su garantía de valor y futuro.

Preguntados por el potencial de blockchain en la cadena de valor inmobiliaria, los ponentes
ofrecieron opiniones dispares. Mientras Díaz-Araque aseguró que “en cinco años habrá cambiado la forma en la que trabajamos”, Moderegger consideró que su aplicación aún no está del todo clara en el sector inmobiliario, porque falta comprender qué tipo de problemas podría solucionar.

¿Es necesaria una “gran crisis” que impulse la innovación?

La financiación es un aspecto crítico para la existencia de un ecosistema innovador, y su papel es fomentarlo asegurando su calidad, y” las rondas de financiación refuerzan las apuestas sobre determinadas estrategias de innovación”, como muestran los casos de Badi o Spotahome, citados por Goossens. Como apuntó Moderegger, se siguen creando numerosas startups, aunque “son necesarias más empresas que desarrollen innovaciones en business-to-business, ya que el segmento business-to-consumer está más explotado”.

A pesar de la eclosión de las proptech en España y en Europa, estos expertos reconocen que el sector aún no ha asumido, de forma generalizada, la necesidad de una transformación digital profunda. “Quizás una crisis, que la tecnología contribuya a solucionar, sea el impulso definitivo para crear modelos corporativos sectoriales”, vaticinó Moderegger; una afirmación que suscribió Díaz-Araque, quien recalcó que este es un “momento de oportunidad” para crear redes de colaboración globales e invertir en transformación digital, para estar preparados para futuras crisis, “que serán mayores y más largas”.

La amenaza es seguir haciendo el trabajo tal y como se ha hecho hasta ahora, porque muchas empresas de base tecnológica, como Google, están entrando en el sector inmobiliario, y la experiencia y el conocimiento ya no nos blindarán” frente a estos potenciales competidores, concluyó Goossens.