Entradas

  • Según el consultor Eduardo Molet, ya se están empezando a cancelar operaciones de compraventa. “La administración pública debe tomar medidas urgentes para que el impacto económico de la epidemia se contenga”.

La evolución en el número de contagiados por coronavirus en España y en los países europeos está comenzando a sembrar la inquietud en los principales sectores económicos del país, entre ellos el inmobiliario.

Hasta hace pocos días, los principales actores del mercado de la vivienda se mostraban tranquilos. Según Eduardo Molet,ni siquiera se hablaba del tema entre los profesionales, reinando la tranquilidad, pues no se preveía ningún impacto económico significativo en el sector. La situación cambiaría en caso de extenderse como en otros países (China o Italia)”.

En estos momentos, y ante un aumento significativo de los contagiados, “el sector se muestra cada vez más vulnerable. Hasta febrero, ni bajaban los precios ni había una disminución de inversores. Incluso los inversores chinos continuaban con sus planes de inversión en el mercado inmobiliario. Pero la situación está cambiando a cada momento, y ya se puede empezar a hablar de las primeras cancelaciones de operaciones de compraventa”. Según el consultor, esto se debe a que las empresas en general están quedando en una situación muy vulnerable, y los trabajadores están aplazando la decisión de compra. “El parón por el momento se deja notar especialmente en Madrid, que ya es uno de los principales focos de la epidemia en el mundo”.

Está claro que el alarmismo es lo más peligroso de esta epidemia, que puede tener efectos muy negativos para la economía. Si la situación se prolonga en el tiempo y geográficamente, el crecimiento se reducirá”, sentencia Molet.

El sector más importante de nuestra economía, el turismo, es el más sensible a la epidemia. En mi opinión, hay que actuar rápidamente frente al coronavirus apoyando al sistema sanitario y a las empresas vulnerables”, concluye Eduardo Molet, que cree que, si cae el sector turístico, acabará arrastrando al resto.

Planner Exhibitions acaba de anunciar que las ediciones 2020 de SIMA, la feria inmobiliaria de referencia en nuestro país, y SIMAPRO, el evento B2B más importante del sector, cambian su fecha de celebración a la segunda semana de noviembre. En concreto, SIMAPRO tendrá lugar del 11 al 13 de noviembre, mientras que SIMA lo hará del 12 al 15 del mismo mes.

Planner ha optado por esta medida ante la creciente preocupación motivada por la epidemia de coronavirus (Covid-19), que podría afectar el normal desarrollo de estas dos citas que acogen una importantísima presencia de compradores particulares y de profesionales españoles e internacionales.

El aplazamiento de SIMA y SIMAPRO es la opción más responsable y que mejor preserva los intereses de patrocinadores, expositores, partners, colaboradores y visitantes”, ha declarado Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions, empresa organizadora de SIMA y SIMAPRO.