Entradas

  • La pandemia ha tenido una repercusión directa en el coste de los servicios para las empresas, aumentando el número de personas que deciden abrir una franquicia para sobrevivir a la crisis
  • Los proveedores de servicios para el franquiciado están realizando descuentos de hasta un 10%, especialmente en lo respectivo a obras y adaptaciones

Según el VII Mapa de emprendimiento, elaborado por South Summit, 2 de cada 3 emprendedores han decidido crear un nuevo negocio desde marzo del año pasado a pesar de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19. De hecho, son muchos los pequeños emprendedores que decidieron invertir en una franquicia en 2020 como vía de escape.

A raíz de esta situación, tal y como han podido observar desde Jeff, el modelo de emprender a través de una franquicia se ha convertido en una de las mejores maneras de solventar la actual crisis. Entre los principales factores de esta tendencia se encuentran la disminución de los alquileres y la bajada de los precios por parte de los proveedores, así como la reducción del riesgo de emprender de forma asesorada gracias a un modelo corroborado como el de franquicias.

En lo que respecta al primer punto, el precio del alquiler para pequeño y mediano comercio (retail, hostelería, etc.) ha caído hasta en un 25% en los principales mercados, un factor muy positivo ya que es uno de los escollos más importantes que debe superar un emprendedor, dándoles la oportunidad de negociar más agresivamente uno de los principales costes estructurales.

Esta situación, sumada a la fuerza de una franquicia, ha generado posibilidades extra de negociación, ya que las franquicias van ligadas a marcas reconocidas y dan más seguridad al arrendador, lo cual facilita las contrataciones”, declaran desde Jeff, la solución global para emprendedores.

Por otro lado, ante la crisis devenida del COVID, los principales proveedores de servicios para el franquiciado han ajustado sus precios, especialmente en lo respectivo a obras y adaptaciones, siendo en algunos casos rebajas de hasta un 10%. De igual manera, han empezado a adoptar políticas más accesibles, con incentivos más favorables por compras de gran volumen.

Formar parte de una franquicia facilita este tipo de negociaciones, al haber acuerdos preestablecidos que aumentan la confianza del proveedor. Un ejemplo muy claro lo vemos en el sector del motor, que se ha adaptado a esta nueva situación, facilitando nuevas opciones de acceso y financiación para el transporte comercial, o el sector eléctrico que ha lanzado agresivos descuentos superiores al 15%”, afirma Marc Vicente, COO de Jeff.

 

  • JS Brokers prevé que las operaciones se tripliquen en el segundo semestre de 2021 cuando los precios se ajusten a los requerimientos de los fondos de inversión
  • Barcelona y Madrid son las ciudades donde mayor número de ventas se producirán
  • Según Javier Sánchez, el sector está ‘dopado’ pero con la finalización de los ICOs en marzo, las deudas y la incertidumbre pesarán en el ánimo de los empresarios

La pandemia ha provocado una grave crisis en el sector HORECA de nuestro país. El cierre prolongado ha abocado a muchos hoteles y restaurantes a colgar el cartel de ‘Se vende’ al experimentar fuertes dificultades económicas. A pesar de estar inmersos en un escenario de expedientes de regulación de empleo (ERTE), de créditos ICO y de moratorias de hipotecas, las deudas contraídas y un futuro incierto han hecho que hoteleros y hosteleros se interesen por deshacerse de activos en las distintas ciudades españolas.

“2020 ha sido un año más que complicado para todos los sectores y las empresas, sobre todo para el turismo y la restauración. Hay muchos negocios que todavía no han abierto y que lamentablemente no volverán a abrir”, explica Javier Sánchez, director de JS Brokers. En este sentido, Javier Sánchez especifica que, entre todas las ciudades españolas, “Barcelona que es una de las más dependientes del turismo y que más ha sufrido esta situación. Sin embargo, no es la única porque Madrid, que tradicionalmente no es muy dependiente, sí que ha experimentado la caída al limitarse también el turismo nacional”.

Los expertos del sector prevén que en la ciudad condal un 30% de los restaurantes y hoteles no volverán a abrir sus puertas. “El turismo y la restauración de Barcelona lleva tres años muy complicados con las secuelas de los atentados, el ‘procés’ y una política municipal con serias limitaciones para el sector. A todo esto, el coronavirus ha sido la estocada final para muchos negocios que ya venían tocados”, afirma el director de JS Brokers.

Lo cierto es que la prueba de fuego para hoteles y restaurantes será a partir de marzo cuando tengan que empezar a devolver a los créditos ICOs. “Muchos clientes nos comentan que llegado marzo ven muy complicado seguir y se preguntan que van a hacer. También los fondos de inversión han empezado a llamarnos para comprar hoteles y cadenas de restaurantes, pero como hay liquidez no se ha producido el ajuste de precios para que se cierren las operaciones”, apunta Javier Sánchez. Este experto añade que “realmente las operaciones que se han ido cerrando son aquellas iniciadas antes de la crisis, pero desde mayo-junio los grandes fondos han empezado a buscar ‘gangas’ sin encontrar nada a buen precio y es que siguen moviéndose en horquillas de antes de que España echará el cierre”.

La previsión de JS Brokers es que se ajusten los precios a partir de 2021. “A partir del segundo semestre del próximo ejercicio comenzaremos a ver una leve recuperación, pero no será hasta finales 2022 y principios 2023 cuando alcanzaremos niveles previos a la crisis y los establecimientos empiecen a generar beneficios”, señalan desde la agencia de brokers especializados en operaciones de venta, traspaso y alquiler de restaurantes y hoteles.

En este escenario, Javier Sánchez calcula que el número de operaciones se duplicaran e, incluso, pueden llegar a triplicarse. “En el mercado hay dinero a la espera que la situación se normalice, así que cuando empecemos a ver luz la final del túnel, la previsión es que todos aquellos inversores que ahora se están interesado, empiecen a cerrar operaciones”, señala.

Además, este experto especifica sobre el perfil de hoteles y restaurantes que los establecimientos más propensos a este tipo de operaciones, “serán aquellos grupos pequeños, medianos y familiares que tienen más difícil el acceso a préstamos. Al no tener liquidez para afrontar esta situación deberán salir a la venta y aceptar los ajustes de precio que ofrecerá el mercado”. También lo sufrirán aquellos modelos de negocio que estaban obsoletos pero que aún resistían y es que esta situación ha precipitado el adelantar decisiones.

  • Se adelantan las reformas que antes se realizaban con la llegada de la primavera. El mayor tiempo que pasamos en casa y el miedo a no encontrar profesionales con disponibilidad por las nuevas restricciones, son algunas de las razones que están favoreciendo este cambio

Las obras de reformas tanto en el hogar como en espacios laborales y oficinas se adelantan este invierno ante las nuevas necesidades surgidas a raíz del coronavirus.

Desde Splacing.com, Marketplace especializado en conectar proyectos de espacios interiores y profesionales, despachos de arquitectura, ingenierías y especialmente decoradores e interioristas, constatan que el nivel de trabajo de profesionales del sector reformas se ha incrementado notablemente en comparación con años anteriores.

Este incremento se ha podido observar en categorías como:

  • Pequeñas reparaciones (eléctrico, clima) con incrementos del 45%. Esta categoría ha crecido bastante durante la pandemia
  • Pintura con incrementos del 35%.
  • Reformas del hogar con incrementos del 10% mensual consolidado.

Reformas que antes se hacían con la llegada del buen tiempo

Cambiar la carpintería exterior, pintar zonas concretas o la totalidad de las vivienda y especialmente la reforma de zonas comunes como pueden ser baños y cocina, son algunas de las reformas más demandadas en estos días. Asimismo, también hay una mayor demanda a nivel de limpieza en general (>23 %), ya sea porque se pasa mayor tiempo en casa o en la oficina, o bien por las nuevas medidas de desescalada para evitar posibles contagios antes y durante esta Navidad.

Muchas empresas y particulares han decidido adelantar la inversión en reformas que normalmente hacían con la llegada de la primavera. La razón es que, ante las nuevas restricciones y el miedo a no encontrar profesionales disponibles, ven ahora el momento para adaptar los espacios a las nuevas necesidades que no se habían planteado antes de la llegada del coronavirus

“Ahora es un buen momento para comenzar a analizar posibles reformas que se quieran llevar a cabo durante los próximos meses para evitar que la estacionalidad de algunas intervenciones obligue a no encontrar profesionales. En estos días que disponemos de más tiempo en nuestro espacio por la falta de luz y la escasez de contacto social es interesante valorar y solicitar presupuestos para aquellas reformas más comunes que se suelen realizar en los meses de primavera, como baños, pintura, o cocina por poner unos ejemplos. Muchos de los profesionales de estas categorías están más disponibles y esto nos permite contar con tres o cuatro ofertas debidamente realizadas para la toma de decisión cuando llegue el momento”, añade Jose Antonio Marta CEO de splacing.com.

  • Un 18% está pensando cambiar de localidad de residencia y casi el 50% ha realizado algún tipo de reforma para crear un espacio específico para el teletrabajo.
  • Un 14% de los españoles que tenía previsto comprar una vivienda a principios de 2020 ha aplazado esta decisión por la crisis de la COVID-19 y un 28% está a la espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos.
  • Uno de cada cuatro españoles tiene pagada su vivienda. El 37% destina menos del 25% de sus ingresos mensuales al pago de la vivienda mientras que un 31% tiene que dedicar entre un 25% y el 50%.

Tres de cada diez españoles han cambiado o tienen previsto cambiar de vivienda a raíz de la crisis de la COVID-19 y el 18% está pensando cambiar de localidad de residencia (si no lo ha hecho ya). Por otro lado, casi la mitad de los españoles (47%) ha realizado algún tipo de reforma en su vivienda durante los últimos meses para crear un espacio específico para el teletrabajo y el 16% ha creado o incrementado el espacio dedicado para hacer deporte o disfrutar del tiempo de ocio en su vivienda.

Esta es una de las principales conclusiones del I Estudio Housers sobre hábitos de vivienda e inversión en el sector inmobiliario elaborado por la plataforma de financiación participativa Housers, líder en el sur de Europa.

Tres de cada diez consultados por Housers creen que en los próximos años se incrementará la vivienda en alquiler, afianzándose una tendencia mucho más integrada en otros países europeos. En 2018, según datos de Eurostat, el 23,9% de los españoles vivía en régimen de alquiler, frente al 35% de Reino Unido y Francia o casi el 50% en el caso de Alemania. Por el contrario, un 19% de los encuestados considera que será la vivienda en propiedad la que se verá favorecida de este escenario de crisis mundial. Para más de un tercio, esta situación coyuntural no alterará los hábitos de los españoles sobre el consumo de vivienda, aunque existe un significativo 16% que cree que este escenario propiciará que se fomenten otros modelos alternativos como el coliving (vivienda en comunidad).

Por otro lado, de entre los españoles que se estaban planteando la compra de una vivienda a inicios de 2020, un 14% ha aplazado la decisión de comprar una vivienda por la crisis de la COVID-19 y un 28% está a la espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos, antes de tomar una decisión, frente a un 6% que ha acelerado este proceso ante la explosión de la pandemia.

El estudio elaborado por Housers permite extraer otros datos relevantes con respecto a los aspectos que tienen en cuenta los españoles a la hora de comprar una vivienda. Casi la mitad (44%) tiene claro que la ubicación es el factor más importante, valorando en primer lugar la cercanía al centro de trabajo y a la familia, el 21% evalúa como primera opción los servicios públicos, culturales y comerciales que ofrece la zona, mientras que dos de cada diez muestran un mayor interés por que la vivienda cuente con elementos exteriores como terraza, jardín o piscina. Solo el 14% valora como primera opción la calidad de los materiales y zonas comunes como clave para decantarse por una propiedad u otra.

Pero, ¿cuánto destinan los españoles a su vivienda habitual, ya sea vía alquiler o vía pago de hipoteca? Uno de cada cuatro españoles tiene pagada su casa, el 37% destina menos del 25% de sus ingresos mensuales y un 31% tiene que dedicar entre un 25% y el 50%. Solo un 5% emplea más de la mitad de su renta mensual al pago de su vivienda habitual.

Álvaro Luna, fundador y director Real Estate de Housers, explica que “la pandemia mundial como consecuencia de la crisis de la COVID-19 ha provocado que muchos españoles se planteen un cambio en su vivienda para adaptarse a las nuevas circunstancias e incluso que se fomenten nuevos hábitos con los que los españoles no están tan familiarizados, como normalizar el hecho de vivir de alquiler o explorar otras nuevas formas como el coliving”.

El sector inmobiliario, clave para diversificar las carteras de inversión

El 49% de los inversores en inmobiliario elige esta tipología de inversión para diversificar su cartera frente a uno de cada cuatro que apunta al hecho de que ofrezca mejores rentabilidades esperadas que otros productos financieros y un 18% que se decanta por la inversión en Real Estate por las distintas oportunidades que ofrece (vivienda, garaje, local comercial, oficina), adaptadas a todo tipo de inversores, según su poder adquisitivo. La mayoría de los consultados (75%) cuenta con menos de una cuarta parte de sus ahorros invertidos en inmobiliario, aunque uno de cada diez concentra más de la mitad de sus inversiones en Real Estate. Para el 18% de los españoles, el mercado inmobiliario en España es sólido y ofrece grandes garantías a la hora de invertir, mientras que seis de cada diez lo ven interesante, pero reconocen que les genera una cierta inseguridad.

Además del inmobiliario, la mitad de los inversores apuesta por los fondos o la inversión directa en Bolsa, el 18% en planes de pensiones u otros productos de ahorro para la jubilación, mientras que otras opciones planteadas son los depósitos y cuentas corrientes, o las criptomonedas y otras inversiones alternativas, 16% y 13%, respectivamente.

Hombre, millennial y residente en una gran ciudad

La mayoría de los españoles que invierte en plataformas online (financiación participativa) concentra menos del 20% de sus ahorros en este tipo de activos, frente a un 10% que apuesta por canalizar más de la mitad a través de estas plataformas. Las facilidades a la hora de invertir desde pequeñas cantidades son fundamentales para un tercio de los inversores en plataformas online y la mitad suele diversificar sus inversiones en diversos sectores.

El perfil del inversor en plataformas de financiación participativa corresponde a un hombre, de la generación Millennial (entre 26 y 39 años), que vive en una ciudad de más de 500.000 habitantes e invierte más de 1.500 euros. Cuenta con unos ingresos anuales de entre 20.000€ y 50.000€ y principalmente valora las facilidades a la hora de invertir desde pequeñas cantidades y en diferentes proyectos.

Álvaro Luna explica que “resulta muy relevante que los inversores en plataformas de financiación participativa apuesten por la diversificación en muchos proyectos, una de las claves para aspirar a obtener rentabilidades en el corto y largo plazo. No obstante, esta tipología de inversión tiene que marcarse un reto de cara al futuro más cercano: penetrar en el ámbito rural y de las ciudades pequeñas, así como en el inversor femenino, puesto que todavía existe un gap muy elevado por género”.

  • Un 7,3% de los encuestados, lo que equivale a 1,3 millones de hogares, dice haberse cambiado de vivienda este 2020 tras el confinamiento por el Covid-19, principalmente para ganar espacio, tener jardín o terraza y disponer de espacios verdes y transporte público cerca.
  • Además, dos de cada 10 propietarios han optado por reformar su casa a raíz de la pandemia. Sobre todo, baños, cocinas o habitaciones (59%) o mejorar el aislamiento (25%). Asimismo, más del 17% ha hecho cambios sin reforma en su hogar para adaptarlo al confinamiento.
  • Uno de los cambios experimentados por los hogares este año es que se ha convertido para muchos en el lugar de trabajo. Un 21% de los trabajadores afirma que su escenario ideal sería quedarse exclusivamente con esta fórmula de teletrabajo y un 24% aboga por un modelo mixto.
  • No obstante, estar en casa es sinónimo de ahorro, y a pesar de que 11,8 millones de hogares han visto cómo han aumentado sus gastos durante la pandemia, la mitad de ellos ha ahorrado más que en años anteriores.

Si a principiosde este año nos hubieran dicho que trabajaríamos, tendríamos ocio, haríamos la compra, iríamos a un concierto, veríamos una película y estaríamos en contacto con nuestros familiares y amigos sin movernos de casa, difícilmente lo habríamos creído. Este 2020 ha traído consigo nuevos comportamientos a los que la pandemia nos ha obligado a acostumbrarnos y a recrear un hogar mucho más allá del concepto tradicional de vivienda. En este año la vivienda se ha convertido en el lugar donde se hace todo y esto ha hecho que las familias se replanteen qué tipo de hogar quieren y necesitan.

Tanto es así que la pandemia ha reactivado las mudanzas: un 7,3% de los encuestados, lo que equivale a 1,3 millones de hogares españoles, reconoce haberse mudado de vivienda tras el confinamiento vivido en los meses de marzo y abril. Entre los motivos para este cambio, los más recurrentes son contar con más espacio (27%), tener jardín o terraza (22%) y disponer de espacios verdes cerca (18%). Esta es una de las conclusiones del estudio ‘Generación Covid-19: Cómo han cambiado los hogares españoles durante la pandemia’ realizado por la División de Hogar de Línea Directa Aseguradora.

Los baleares, andaluces y extremeños, los que más se han mudado este 2020

Por Comunidades Autónomas, los que más han podido cambiarse de vivienda son los baleares (11%), seguidos por andaluces (10,8%) y extremeños (10,4%).

En el lado opuesto, se encuentran madrileños (3,4%), castellano-leoneses (3,8%) y vascos (4%).  

Junto con aquellos que han optado directamente por cambiar de vivienda, 3,9 millones de hogares españoles (21%) han realizado alguna reforma en su propiedad o la hará próximamente. Reformas que, lejos de lo que se podría pensar tras el confinamiento prolongado que vivimos durante el primer semestre del año, no buscan tanto ganar espacio exterior, ampliando la zona de la terraza o el balcón (23%), o recrear un espacio de trabajo en casa (20%), como reformar el baño, cocina y habitaciones (59%) y mejorar el aislamiento (25%). Además, el 17,3% de los ciudadanos ha hecho algún tipo de cambio en su hogar, sin necesidad de obra, para adaptarlo al confinamiento: la mayoría ha optado por cambiar la distribución del mobiliario (65,1%) y comprar mesas de escritorios para teletrabajar (31,4%) u otros muebles (26,5%).

Por edades, los jóvenes son los más inconformistas con su hogar y los que más reformas y cambios han realizado. Si tenemos en cuenta el género, los hombres prefieren mudarse mientras que las mujeres optan más por cambiar la decoración de la casa.

Trabajar sin moverse de casa gana adeptos en España: Hogar y el teletrabajo

A partir de este análisis se desprende que el teletrabajo ha sido uno de los factores más significativos en los cambios generados en la percepción del hogar este 2020. Así, según se desprende de la encuesta, un 42% de los trabajadores en activo dice haber vuelto al trabajo presencial según el estudio realizado, todavía un 9% de españoles afirma contar con una fórmula de trabajo mixta y otro 9% dice hacerlo únicamente en remoto.

Estos datos contrastan con la situación ideal para los encuestados: 1 de cada 3 españoles prefiere trabajar de forma presencial, un 24% aboga por un modelo mixto y el 21% se queda con el trabajo en remoto. Si hablamos de los gastos derivados del teletrabajo, 8 de cada 10 españoles piensan que deberían ser las empresas quienes paguen una parte importante, una opinión muy extendida entre los más jóvenes. Por regiones, navarros, baleares y canarios son los que más apuestan por esta medida, siendo riojanos y aragoneses los que menos.

No es de extrañar que los gastos asociados al trabajo en remoto representen uno de los principales debates del mercado laboral actual, si tenemos en cuenta que 11,8 millones de hogares afirman que sus gastos en casa han aumentado durante la pandemia, desde las facturas de luz o gas al carrito de la compra, pasando por la comida a domicilio o los productos relacionados con el ocio. Aun así, la mitad de ellos ha ahorrado más que en años anteriores.

La conciliación ha sido también uno de los quebraderos de cabeza en esta era del teletrabajo para casi 5 millones de hogares en España, especialmente para las mujeres y hogares con hijos, ya que la mitad apunta a la incompatibilidad de trabajar en remoto con el cuidado de los niños.

El mayor tiempo que han pasado en casa los españoles este año y las nuevas actividades desarrolladas en el núcleo del hogar han provocado también mayores percances y daños en las viviendas. Más de dos millones de hogares han sufrido algún accidente casero, y, para su reparación se ha recurrido notablemente a la asistencia telefónica y virtual, en un 34% de los casos, aunque la solución presencial tradicional ha supuesto el doble.

Hábitos de ocio en casa y valoración del Covid-19 en los hogares españoles

En paralelo a los cambios a nivel estructural y habitacional, los españoles han adquirido también nuevos hábitos en cuanto a ocio y consumo en casa. Durante el periodo de confinamiento, más de la mitad de los hogares en España se estrenaron en las compras y suscripciones online y, actualmente, siguen manteniendo principalmente la práctica del e-commerce y el abono a plataformas digitales de contenidos.

La pandemia ha tenido luces y sombras en los hogares españoles. 8 de cada 10 españoles han sacado algo positivo del mayor tiempo pasado en casa este 2020, sobre todo el poder disfrutar de más tiempo en familia (37%), mientras que el 66% cree que esta crisis sanitaria ha tenido muchas consecuencias negativas. Así, para 1 de cada 5 españoles la pandemia ha sido dramática a nivel psicológico, sobre todo durante el confinamiento, a un 23% le ha afectado en el terrero laboral, sobre todo por las horas extras trabajadas o para aquellos que han perdido su puesto de trabajo, y un 7% han terminado divorciándose o acudiendo a terapias de pareja o familia.

Inmersos en esta situación y con las Navidades a la vuelta de la esquina, los españoles tienen claro lo que más echan de menos de la era pre-Covid: 3 de cada 4 afirman que quedar y pasar tiempo como antes con sus familiares y amigos, seguido de viajar (65%).

Para Francisco Valencia, Director del Área de Comunicación y Sostenibilidad de Línea Directa Aseguradora: “Para muchas familias, la pandemia del Covid-19 ha transformado el concepto de hogar dado que han pasado mucho más tiempo en casa de lo habitual. Por eso, Línea Directa ha querido analizar cómo ha cambiado el hogar durante la crisis sanitaria, cómo las familias se han encontrado en sus viviendas durante los meses de confinamiento y cuáles han sido las consecuencias para ellos, así como los cambios de hábitos de trabajo, consumo y gastos”.

  • Expertos de Steelcase reivindican los espacios flexibles que permitan elegir dónde trabajar en cada momento del día. Conseguir espacios resilientes adaptados a las necesidades de las organizaciones y equipos de trabajo será el gran desafío para las organizaciones, especialmente tras el cambio que ha traído consigo la COVID-19 en los flujos de socialización.
  • El diseño de las oficinas, una de las claves para garantizar entornos seguros que protejan a los trabajadores en esta paulatina vuelta a la normalidad laboral en 2021.

Según el INE, 3 millones de personas tuvieron que cesar el trabajo presencial de manera repentina, y pasar a trabajar en remoto durante la época de pandemia COVID-19 más dura, coincidiendo con el confinamiento en España. Hasta entonces, el teletrabajo no había tenido una gran implantación en España y las empresas improvisaron su adaptación a esta nueva forma. La actividad laboral desde casa demostró su gran utilidad y se reveló como una herramienta para la ansiada flexibilización y conciliación en nuestro país. Sin embargo, también ha destapado carencias que repercuten en el bienestar de los equipos y en la productividad de las organizaciones.

Las razones son claras. La oficina es uno de los puntos clave de la socialización de las personas y esto tiene unos beneficios conocidos para las empresas: el sentimiento de pertenencia al grupo aumenta el bienestar y el compromiso de los trabajadores. En el corto plazo, el trabajo desde casa puede ser suficiente para la continuidad de la actividad, pero a la larga, las organizaciones tienen muy complicada su supervivencia sin estos factores.

Las compañías líderes están incorporando esta perspectiva, entendiendo el espacio de trabajo como una de las herramientas críticas para seguir siendo competitivas. Es la palanca que fomenta la innovación y el crecimiento que solo se puede lograr cuando las personas trabajan juntas de manera efectiva, elevando su creatividad al máximo. Y los empleados coindicen: según una encuesta realizada por Gensler Research Institute en Estados Unidos y recogida por Steelcase, alrededor de un 90% de los trabajadores quiere volver a trabajar en una oficina.

Así lo revelan las investigaciones de Steelcase, compañía líder en la consultoría de espacios: “Las empresas tienen que tomar conciencia de que sus espacios de trabajo representan un activo esencial para su productividad, son el corazón de toda organización. Por ello, es necesario reinterpretarlos para convertirlos en espacios de cambio y de punto de encuentro de la creatividad y productividad”, asegura Alejandro Pociña, presidente de Steelcase Iberia.

El futuro del trabajo: flexibilidad para ser más productivos

El fin del trabajo en remoto, de manera generalizada, aún está por llegar. No está claro cuándo ni cómo se producirá, ni bajo qué medidas o protocolos concretos. Lo que sí es seguro es que el modelo de actividad presencial de las compañías deberá evolucionar hacia algo distinto del pasado.

En el largo plazo, las necesidades de las empresas pasan por reinventar los espacios de trabajo. La densidad de la oficina ya no será la prioridad, sino la capacidad de adaptarse fácilmente a posibles cambios económicos, climáticos o sanitario. Esto comienza por entender bien qué tipo de edificio hace falta, analizar sus instalaciones, y luego diseñarlo y acondicionarlo de manera que ayude a las personas a desarrollar todo su potencial creativo. Espacios que se expanden y se contraen, que ayudan a crear comunidad y promueven un sentido de pertenencia.

“Si el espacio de trabajo no se diseña pensando en las nuevas necesidades de la era post-Covid y en las personas que trabajan en él, respondiendo a sus necesidades de bienestar físico, emocional y cognitivo, entonces no cumplirá con su papel de contribuir a generar esas relaciones interpersonales que tanto estamos echando de menos en estos momentos ni servirá para garantizar la calidad del trabajo de nuestros empleados y colaboradores”, advierte el presidente de Steelcase Iberia.

Las ‘4P de la Productividad’ para volver a la oficina en 2021

Con todo, siguiendo las recomendaciones de los distintos expertos de Steelcase, los principios de diseño para este tipo de espacios se basan en 4 claves en torno al concepto productivity spaces, sobre el que pivota la compañía:

  • Proximidad: La proximidad persona-tecnología es fundamental para conseguir la incorporación de participantes remotos y la proximidad persona-espacio se basa en ofrecer una variedad de espacios que aporte la elección y control necesarios a lo largo del día.
  • Privacidad: Todas las formas de privacidad (acústica, visual, territorial e informativa) contribuyen a crear una sensación de comodidad y seguridad psicológica, ayudando a las personas a sentirse cómodas y libres para compartir ideas y exponer sus trabajos.
  • Posturas: Facilitar la adopción de varios tipos de posturas permite la realización de distintos modos de trabajo de manera más efectiva y contribuye a la salud y el bienestar.
  • Personalidad: Los espacios flexibles ayudan a configurar el tono de la marca y la cultura de una organización. Esa conexión con la identidad es un atractivo para los trabajadores.
  • La proptech líder en cuota de mercado ha recopilado y analizado datos internos de la plataforma relativos a los precios, la oferta y la demanda de los últimos meses a nivel nacional, para conocer cómo está afrontando el sector la crisis provocada por el coronavirus
  • El ajuste de oferta y precios durante este periodo o la dificultad para vender pisos fuera del precio del mercado son algunas de las principales conclusiones que la proptech destaca
  • Aunque, según señalan, los propietarios siguen resistiéndose, algunos empiezan a ser conscientes de la necesidad de hacerlo para poder vender

En el contexto de nueva normalidad en el que nos encontramos, son muchas las dudas que se plantean en el sector inmobiliario: ¿cuáles son las principales consecuencias de la crisis que vivimos? ¿Cómo está afectando la Covid-19 a la compraventa de casas? ¿Cómo evolucionará el sector en los próximos meses? Ante esta situación, desde Housell, la proptech líder en cuota de mercado en España, han decidido responder a algunas de esas preguntas aportando algunos de sus datos internos más interesantes.

Las conclusiones obtenidas del análisis son las siguientes:

1- El volumen de ofertas se recupera tras el fin del confinamiento

De acuerdo a los datos de ofertas de compra realizadas por semana, hubo un valle pronunciado entre mediados de marzo y principios de mayo, coincidentes con los momentos más duros de confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus.

A finales de mayo el número de ofertas presentadas por parte de los compradores empezaron a subir otra vez, hasta alcanzar niveles propios de antes de la pandemia.

Además, destacar que durante esos meses el número reducido de ofertas que se presentaron fueron altamente agresivas, una tendencia que a día de hoy se mantiene.

2- Las viviendas fuera de precio de mercado no encuentran comprador

Tal y como han demostrado los datos, aquellas viviendas que se ponen a la venta con precios similares a los de antes de la pandemia, tardan más en encontrar un comprador. Ante esta situación, aunque algunos vendedores se resistan, ya empiezan a ser conscientes de la situación, algo que, según la proptech, se empezará a ver de manera más clara en el mes de septiembre.

En palabras de Guillermo Llibre, CEO de la compañía “es muy probable que haya más demanda porque todo apuntaba a que los precios iban a bajar. Sin embargo, si los precios continúan sin reducirse como hemos visto hasta ahora, es probable que la demanda sí que lo haga, lo que podría significar que los precios bajarán más a medio-largo plazo y que se produzcan menos transacciones en el corto plazo.” En la actualidad, la realidad refleja que, ante esta situación, todas las viviendas fuera de precio de mercado no están encontrando un comprador fácilmente.

3- El descuento medio sobre el precio de venta en las viviendas que se venden sigue en los mismos valores que antes del Covid (4%)

Las cifras reflejan que los propietarios continúan rechazando aquellas ofertas que, en promedio, se encuentran a más de un 4,2% por debajo del precio publicado. Se refleja asimismo un aumento del número de compradores que intentan hacerse con un inmueble por debajo de su valor inicial, aprovechándose del posible temor de los vendedores. Según el análisis de la proptech, por su parte, los vendedores se resisten ante la situación: tanto antes como después de la pandemia, el descuento promedio es del 4% sobre el precio inicial.

En contra de lo que hacían pensar muchos análisis catastrofistas, parece que el vendedor es consciente de que esta es una crisis circunstancial, y que la contracción de la demanda en el sector no debería prolongarse demasiado en el tiempo” afirma Llibre. “Según las cifras, los vendedores se resisten por el momento a bajar los precios de sus inmuebles, algo que podrían estar empezando a replantearse. Desde Housell ofrecemos un análisis pormenorizado tanto del inmueble como de las demás ventas de la zona en la que se encuentra el mismo, para asegurar al vendedor que el precio que le ponga a su inmueble sea el óptimo para su venta. Además, también ofrecemos un nuevo servicio de hipotecas para ayudar a la hora de negociar las mejores condiciones posibles.

  • El IV Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’, realizado por UCI y SIRA, pone de manifiesto que la nueva normalidad ha traído consigo la estabilidad y moderación de las variables que marcan el sector.
  •  A ojos de los profesionales inmobiliarios aumenta el número de vendedores: la mitad apunta a la estabilidad o al crecimiento moderado de clientes de este perfil. Incremento que se espera sea aún mayor en los próximos meses
  • El componente presencial sigue siendo clave para el sector inmobiliario: más de la mitad de los profesionales inmobiliarios realiza menos del 25% de su actividad en teletrabajo

El sector inmobiliario mantiene su tendencia a la estabilidad desde la recuperación paulatina de la actividad a partir de las diferentes fases de la desescalada. Esta es una de la principales conclusiones del IV Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’, que acaban de presentar UCI y SIRA para analizar la percepción y evolución del sector de la compraventa de inmuebles durante el último mes, marcado ya en gran parte por la vuelta a la ‘nueva realidad’.

Las diferentes oleadas de este Barómetro permiten ver la evolución del mercado de compraventa de inmuebles desde el pasado mes de abril, en pleno periodo de confinamiento, hasta inicios del mes de julio. Además de incluir una proyección de perspectiva futura del sector a ojos de sus profesionales.

El precio de la compraventa de viviendas representa uno de los puntos de análisis y debate por parte del sector. Según este IV Barómetro Inmobiliario, los profesionales apuntan mayoritariamente a la estabilidad (45%) o al descenso moderado (37%); una visión que coincide con la anterior edición de este estudio, centrada en el periodo de desescalada.

En cuanto al pronóstico de precios en los próximos meses, 4 de cada 10 profesionales apuntan a un descenso moderado y 1 de cada 5 a un descenso mayor, de entre un 10-15%; mientras que un 25% cree que se mantendrán estables. Únicamente un 4% considera que los precios aumentarán de forma moderada o alta.

Según este IV Barómetro Inmobiliario, en este último mes, el número de compradores se ha mantenido estable (25%) e incluso ha aumentado de forma moderada (14%). Una situación que prevén se mantenga igual en los próximos meses.

Por la parte de los vendedores, más de la mitad de los inmobiliarios apunta a la estabilidad y moderación de este perfil, sin radicales descensos ni aumentos. No obstante, para los próximos meses, sí esperan un mayor número de vendedores: la mitad de los profesionales inmobiliarios pronostica un aumento en torno a un 5-15%.

A la vista de estos resultados, los profesionales inmobiliarios son optimistas respecto al stock de inmuebles en su cartera. Casi 6 de cada 10 profesionales inmobiliarios apuntan a la estabilidad o a un incremento moderado de su oferta de inmuebles durante este último mes. Incluso son más optimistas de cara a los próximos tres meses, pues la mitad apunta a un aumento moderado.

En cuanto al análisis de operaciones, los profesionales inmobiliarios se muestran más optimistas con la ‘nueva realidad’: un 21% apunta ya a un crecimiento moderado en ofertas tramitadas y casi un 30% se reafirma en la estabilidad.

Respecto al cierre de operaciones, 5 de cada 10 profesionales creen que se ha mantenido estable o aumentado ligeramente en este último mes; constante que se mantendrá en los próximos 3 meses.

Los profesionales se muestran optimistas

A tenor de los datos recogidos, la evolución del mercado inmobiliario refleja una tendencia positiva que coincide con la percepción de los profesionales del sector. Así, en una escala sobre 10 puntos, los profesionales puntúan con un 6,7 su grado de optimismo.

Por comunidades, los profesionales inmobiliarios de Canarias (7,6), Extremadura (7,4) y la Comunidad de Madrid (6,9%) se muestran más optimistas que la media nacional. En el extremo opuesto, los profesionales de Castilla y León (6,0), La Rioja (6,0) y Baleares (6,1) son quienes apuntan un menor grado de optimismo.

Más de la mitad de los profesionales inmobiliarios realiza menos del 25% de su actividad en teletrabajo

El teletrabajo ha adquirido una importancia inédita para muchos sectores debido a las restricciones de movilidad durante la pandemia. Sin embargo, el IV barómetro ha puesto de manifiesto que las formas de trabajo en las agencias inmobiliarias no han cambiado demasiado.

Según manifiestan los profesionales inmobiliarios, el teletrabajo es una fórmula asentada pero el componente presencial sigue pesando mucho: 4 de cada 10 agentes inmobiliarios aseguran que el trabajo en remoto representa actualmente menos del 10% del global.

No es de extrañar, por tanto, que las visitas físicas a los inmuebles sigan teniendo un componente muy importante. El 40% de los profesionales inmobiliarios asegura tener un nivel estable o de aumento moderado de estas visitas, que esperan mantener e incluso aumentar en los próximos meses. Ante estas perspectivas, la situación laboral en las agencias inmobiliarias se mantiene muy estable y casi 7 de cada 10 profesionales del sector prevén que siga siendo así. Incluso 2 de cada 10 encuestados apunta al crecimiento de la plantilla en su agencia.

Para José Manuel Fernández, subdirector general de UCI, “este Barómetro Inmobiliario demuestra que la crisis del Coronavirus supuso un golpe muy fuerte en el sector inmobiliario en los meses anteriores, pero parece que la recuperación de la actividad a nivel general ha devuelto también oxígeno al mercado de compraventa de inmuebles, con pronósticos de futuro en clave positiva”. 

  • Según la consultora esta crisis ha mostrado una gran anomalía frente a las crisis anteriores y es en relación al consumo, que no se vera condicionado por la economía mundial por muy malas que sean las noticias, sino por la reacción de los clientes por el miedo al Covid-19 que hará que se active o se contraiga de manera drástica
  • El Índice nace para ofrecer información sobre el potencial de los locales en la actual situación económica, aportando a propietarios y arrendadores una negociación objetiva en función de los cambios sociales en esta era post Covid.

La afluencia de público en las principales zonas comerciales de Madrid cayó una media del 55% y la de consumidores por encima del 67% respecto a la situación previa a la Covid 19, según la primera entrega del Índice TrueBroker (iTB), publicado el pasado día 20 de junio, que evalúa el valor comercial de los puntos de venta a partir de criterios como la afluencia de público y de consumidores en diferentes zonas de Madrid.

El objetivo del Índice es ofrecer información sobre el potencial comercial real de estos locales en la actual situación económica y ofrecer a propietarios y arrendadores de estos locales una herramienta que facilite una negociación objetiva sobre su relación contractual, en base al potencial comercial de cada local en la era post Covid.

Según la primera entrega del iTB, a fecha del 20 de junio pasado y en comparación con los datos anteriores a la pandemia, la afluencia de público había bajado un 53% y la de consumo un 62% en la Zona Centro de la capital, un 49% y un 44% en el barrio de Salamanca, un 78% y un 77% en las zonas residenciales, y un 72%, en público y en consumidores en las zonas de oficinas. Paradójicamente, en los barrios Singulares la afluencia de público cayó sólo un 24%, mientras que la de consumidores bajo un 81%.

Al analizar la evolución en las Fase 1 y la Fase 2 de la desescalada, se puede observar que la confianza general de Madrid cayo en la fase 1 con respecto a antes del Covid un 55%, y un 67% el consumo. La recuperación de la confianza en la fase 2 mejoró solo muy ligeramente sin embargo el consumo lo hizo de forma clara y decidida. “Tras estos datos -explica Pablo Beltrán CEO de TrueBroker- se esconde una recuperación de la confianza y del consumo en un primer momento de forma polarizada, muy elevada y rápida en las zonas más comerciales y muy ligera en el resto de la ciudad.”

Las zonas más comerciales, lideradas por el barrio Salamanca, seguido por la mitad de la zona Centro, muestran un nivel de confianza mucho mejor, y en ellas la recuperación del consumo será muy rápida. No así en las zonas residenciales y de oficinas.

Según Pablo Beltrán, “los datos recogidos en las calles más comerciales de Madrid, y por tanto más sensibles para detectar la tendencia oculta de cómo reaccionarán los consumidores, en toda la ciudad,  apunta hacía una recuperación meteórica de la confianza y del consumo en todo Madrid tan pronto como desaparezca el miedo, ya que están deseando que se les dé una excusa para salir a consumir, y cuya reacción tiene que ver con el comportamiento de la mente humana, y poco que ver con los datos macroeconómicos. Es decir, qué si hay noticias económicas negativas, y sin embargo se libera el miedo al Covid, la recuperación del consumo será muy rápido. Sin embarga, esa misma sensibilidad en positivo al miedo, existe en el sentido inverso, y la tendencia puede volver a contraerse con la misma velocidad si surgen noticias negativas en los próximos meses”. A más largo plazo, el CEO de TrueBroker señala que “una parte de la contracción de la confianza y del consumo, entorno a un 10 a un 15%, no se recuperarán hasta dentro de 18 meses.

Según Beltrán, “con los datos que publicaremos el 20 de julio, ya podremos tener una idea de en cuantos meses se recuperará en consumo preCovid en cada zona de Madrid”.

Cambio social

Los estudios realizados por TrueBorker antes de la pandemia indicaban ya importantes cambios en los consumidores y la palabra “proximidad”, aparecía como un elemento clave en el retail. Beltran destaca el “comportamiento” comercial del Barrio de Salamanca, que muestra un nivel de confianza y consumo muy por encima de la zona Centro. “Aquí, nuestra recomendación es que sus comercios se atrevan a abrir para que se recupere el consumo, aunque sólo sea durante el fin de semana y el resto de los días en las horas pico de consumo. Creemos que es necesario que los negocios no se queden sin abrir porque entonces corren el riesgo de desaparecer de la mente del consumidor. En el caso de la zona de oficinas, según el CEO de TrueBroker, la recuperación será más lenta a causa del teletrabajo y de la llegada de las vacaciones. Por su parte, las zonas residenciales se han visto golpeadas por la Covid y por la venta online. Tenemos incógnitas profundas sobre su futuro, ya que antes del Covid nuestro estudio mundial del retail señalaba que la mayoría de las calles de estas zonas perderían casi por completo su valor y algunas desaparecerían, y son curiosamente, en las que más locales están quedando disponibles”.

Pablo Beltrán destaca la capacidad de recuperación de la Zona Centro, sobre todo en la afluencia de público, especialmente en Fuencarral, Chueca, Malasaña…  “sin embargo más allá de Sol el comercio aparece asintomática al estar cerradas el 99% de las tiendas”. Finalmente, al analizar los barrios singulares como Chueca, Malasaña, Latina, son los que han experimentado una menor caída del estado de ánimo, pero también donde cayó más, y con diferencia el consumo, haciendo gala del nombre que TrueBroker eligió para definirlas, totalmente singulares y distintas.

  • Demanda “apoyo inicial y urgente” para impulsar, a través de la colaboración público-privada, una “ola de renovación inmobiliaria” que dé respuesta a las necesidades de rehabilitación y renovación urbana y acceso a la vivienda
  • Por su variada estructura empresarial, el sector de la construcción es el segundo mayor generador de empleo en España después de la agricultura

El sector de la construcción y la edificación en España y los sindicatos Comisiones Obreras y UGT reclaman un plan de recuperación que contemple las medidas y recursos necesarios para acelerar su actividad y contribuir “de forma decisiva a una rápida recuperación económica”. Se trata de aprovechar todo su potencial como generador de empleo de calidad para poner en marcha una “ola de renovación inmobiliaria” que responda a las necesidades de rehabilitación y renovación urbana y acceso a la vivienda siguiendo las líneas estratégicas que marcan el Pacto Verde (Green Deal) de la Comisión Europea, la Agenda 2030 de la ONU y la Agenda Urbana Española.

En un comunicado conjunto, suscrito por la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), el Consejo General de la Arquitectura Técnica (CGATE),  la Asociación de Promotores Constructores de España (APCEspaña), CC OO y UGT y el sector subraya que “la mejor manera de conciliar la solución” de eficiencia energética del parque edificatorio para que sea sostenible, accesible y funcional por el bienestar y la salud de las personas y “la necesidad ineludible de superar la crisis económica y contener la pérdida masiva de empleo sobrevenida por la pandemia es utilizar toda la potencialidad de la construcción”.

El presidente de la CNC, Juan Lazcano, destaca la capacidad del sector para ser “motor y base de una recuperación económica duradera”. Para ello, destaca su variada estructura empresarial y la alta proporción de pymes y autónomos, que hacen de la construcción el segundo sector económico generador de empleo después de la agricultura; su capacidad de arrastre sobre otros sectores industriales, puesto que solo importa un 9% de los materiales que utiliza y genera una actividad inducida de 1,92 euros por euro invertido; sus retornos fiscales, cercanos al 50%, y su estructuración en el ámbito laboral en torno a un Convenio Colectivo Nacional, a una Ley de Subcontratación específica y a una Fundación Laboral paritaria con los agentes sociales.

A estas características del sector hay que sumar la realidad del parque de viviendas en nuestro país y la necesidad de alinear las estrategias de recuperación económica con la estrategia europea para transitar hacia una economía verde.

Como se recuerda en el comunicado, los edificios son los mayores consumidores de energía de la UE y responsables del 36% de la emisión de gases de efecto invernadero. En España, en concreto, el 75% del parque inmobiliario se construyó antes de la entrada en vigor de las primeras directivas europeas de eficiencia energética y más de la mitad de los 10 millones de edificios existentes con 26 millones de viviendas no responde a ninguna normativa.

Aparte, un 10% de esos edificios necesita obras de conservación por su estado deficiente; un 50% tiene problemas de accesibilidad y, en general, en pocos casos están adecuadas a las nuevas formas de vida y requerimientos de habitabilidad. Pero, además, a toda esta problemática hay que añadir las dificultades de acceso a la vivienda, con un parque público que no llega al 1,5%. Por eso, el presidente del CSCAE, Lluís Comerón, recalca: “Debemos acometer, urgentemente, una ‘ola de renovación urbana’ para que nuestro parque edificado dé respuesta a las necesidades actuales, alcanzando la tasa de rehabilitación anual del 3% que recomienda la Unión Europea”.

El CGATE también considera irrenunciable sumarse a unas propuestas que tienen como objeto impulsar la reconstrucción del tejido económico del país, aportando la experiencia de todas las entidades y empresas que se quieran sumar y aprovechando las enseñanzas aprendidas durante la crisis del 2008 que “nos enseñaron que otra forma de construir es posible y es preferible hacerlo bajo un paradigma que apueste por la habitabilidad, la sostenibilidad, la seguridad y la salud de los edificios”, afirma Alfredo Sanz, presidente del CGATE.

Puesto que el “pacto de reactivación económica y por el empleo” firmado el viernes, por el Gobierno, la patronal y las principales centrales sindicales da paso ahora a una negociación de fondo, con este comunicado el sector de la construcción y la edificación demanda un “apoyo inicial y urgente, con actuaciones que impulsen y multipliquen la inversión privada con fondos públicos, hasta que puedan ser sustituidos o complementados por los programas de la Unión Europea”. Considera, además, que esta ayuda debe venir acompañada de medidas fiscales y de otras de carácter normativo “para que el escenario económico-jurídico-técnico resultante favorezca el desarrollo de estas actividades de forma estable a largo plazo, contando con la participación de los operadores del sector”.

Otras entidades adheridas

Al comunicado que firman la CNC, el CSCAE, APCEspaña, CC OO, UGT y el CGATE se han adherido ya la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO); la Asociación Nacional de la Industria del Prefabricado de Hormigón (ANDECE); la sociedad pública Navarra de Suelo y Vivienda, S. A. (Nasuvinsa); la Asociación Española del Gas (Sedigas); Acciona; la agrupación empresarial de fabricantes de cemento Oficemen; la Fundación Hàbitat3; la Asociación Madrid Capital Mundial de la Ingeniería, la Construcción y la Arquitectura; el Grupo Saint Gobain Isover y Placo; el Instituto Español del Cemento y sus Aplicaciones (IECA); el Grupo TECMA RED; el Instituto Valenciano de la Edificación (IVE); CEMEX; la Fundación La Casa que Ahorra; el Observatorio Ciudad 3R; Cosentino; Asemas; STO; Rockwool; Savills-Aguirre Newman; el Consejo General de Economistas y el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (CICCP), gracias al impulso del Observatorio 2030 del CSCAE.