Entradas

  • El mercado de la vivienda de nueva construcción siempre se ha caracterizado por presentar tendencias muy diferentes a las del conjunto del sector inmobiliario.
  •  El aumento del interés por las zonas premium, una mayor presencia en la demanda de segunda residencia de larga duración o buenas oportunidades para invertir, otras claves que marcarán la obra nueva.

El mercado de vivienda de obra nueva siempre se ha caracterizado por presentar tendencias muy diferentes a las del conjunto del sector residencial. Mientras que durante el primer trimestre de 2020 ya se mostraba una caída interanual del 16% en transacciones y un crecimiento del 3,2% en precios, según los datos del INE y del Ministerio de Fomento, los inmuebles de nueva construcción registraban un descenso más moderado en compraventas (-8,4%) y un aumento más acusado en precios (+6,1%). Los datos de la vivienda usada, por su parte, sí están totalmente alineados con la realidad del sector: -16,3% en transacciones y +2,7% en el valor de los inmuebles.

Ahora, después de tres meses de parón en la construcción y en transacciones inmobiliarias a consecuencia de la crisis sanitaria, todo parece indicar que este segmento también presumirá de una tendencia propia. Aunque todavía es pronto para realizar previsiones, sí es posible realizar una estimación aproximada: “en obra nueva, lo más probable es que la demanda se mantenga y el precio se estabilice. La razón es que el producto es cada vez mejor y ahora mismo se adapta perfectamente a los requisitos de vivienda que más se están demandado”, indica Gregorio Martín Montalvo, director general de Solvia.

Para aportar mayor luz al mercado del residencial de nueva construcción, la firma de servicios inmobiliarios establece cinco claves que marcarán este segmento en los próximos meses:

  • Demanda fuerte. La obra nueva es capaz de responder a las necesidades habitacionales que han surgido a raíz del confinamiento: viviendas más grandes y con más habitaciones, espacios abiertos, extras como balcones, terrazas o jardines, buena orientación, mayor eficiencia energética… Los futuros compradores son conscientes de ello y lo buscarán en la obra nueva, aunque para conseguir estas características tengan que pagar más. Por tanto, el resto del año habrá una demanda lo suficientemente fuerte como para absorber el producto que está saliendo al mercado y que ya estaba en oferta.
  • Estabilización de precios. Los expertos de Solvia prevén un decrecimiento del valor de los inmuebles de segunda mano de entre el 10% y el 15% hasta final de año. Sin embargo, la vivienda nueva tenderá a la estabilización y no se verá afectada por este ajuste de precios.
  • Repunte del interés por zonas premium. La necesidad de mayor espacio, luminosidad y extras, así como el buen funcionamiento que está teniendo el teletrabajo en muchas empresas, incrementará el interés por comprar en ubicaciones premium alejadas del centro urbano, tanto en zonas periféricas como en municipios cercanos, como Pozuelo de Alarcón o Alcalá de Henares, en Madrid, o el barrio de Sarriá o Sant Cugat del Vallés, en la provincia de Barcelona.
  • Buena oportunidad para la inversión. Sabiendo que la demanda de inmuebles para el alquiler también seguirá nuevos patrones en cuanto a necesidades de vivienda, ahora será más rentable que nunca comprar obra nueva para aprovecharse de la rentabilidad del arrendamiento. Las mejores zonas para hacerlo serán los barrios con precios asequibles, gran demanda de alquiler y buenas comunicaciones y servicios. Es decir: zonas periféricas, centros de negocios o zonas universitarias.
  • Mayor presencia en la demanda de segunda vivienda de larga duración. El incremento de medidas como el trabajo a distancia provocará que las segundas residencias sean consideradas como un segundo hogar en el que pasar gran parte del año, y no solo en vacaciones o algunos fines de semana. Este hecho llevará a que los requisitos a la hora de adquirir estos inmuebles sean ahora más exigentes y se asemejen mucho a los de una primera vivienda: buen tamaño, espacios exteriores, buenas calidades, altos niveles de eficiencia energética…Algo que solo ofrecen las viviendas nuevas. Además, aunque el ajuste de precios en estos inmuebles no vaya a ser muy pronunciado, habrá grandes oportunidades para la compra. Sitges (Barcelona), Mataró (Barcelona), Altafulla (Tarragona), Cambrils (Tarragona), Almuñécar (Granada), Estepona (Málaga) o Noja (Cantabria) son algunos municipios donde la obra nueva residencial está empezando a tomar protagonismo.
  • El ritmo de crecimiento se frena hasta el +0,8% en el primer semestre
  • Durante el último trimestre, el Índice de Confianza de ST sufre la mayor caída trimestral en su historia, 6,3 puntos, hasta situarse en 43 puntos sobre 100
  • Las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona ven incrementada la oferta de vivienda nueva en un 18,3% y un 45,8%, respectivamente
  • El número de viviendas nuevas en venta en Madrid y Barcelona aumenta hasta 7.476 y 5.249 unidades respectivamente, equivalente a 8,6 y 18,4 meses de demanda
  • Adicionalmente, y dada la excepcional situación causada por la crisis sanitaria, Sociedad de Tasación ha comprobado desde el 14 de marzo el valor de más de 75.000 muestras de mercado, tanto de vivienda nueva como de usada, casi tres veces más que en un periodo normal

Sociedad de Tasación ha publicado hoy una nueva edición del Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario, que incluye información de vivienda nueva correspondiente al primer semestre de 2020. Este estudio se ha realizado en cerca de 400 municipios y analiza los precios de vivienda nueva de las poblaciones más representativas del territorio nacional.

Puedes descargar el informe completo aquí.

De forma paralela, Sociedad de Tasación también ha publicado hoy la edición de 2020 de su estudio Censo ST de Vivienda Nueva, que pone a disposición del mercado información completa y detallada de la oferta de vivienda nueva que está pendiente de venta en el área metropolitana de Madrid y de Barcelona, así como en ambas ciudades. El estudio actualiza la anterior edición del mismo, que data del año 2018, incorporando la nueva oferta generada a lo largo de los dos últimos ejercicios. Además, recoge sus características, precios, superficies, número de dormitorios y ubicación.

Dada la situación de excepcionalidad causada por la pandemia, Sociedad de Tasación ha intensificado su labor de supervisión del mercado y ha comprobado el valor de más de 75.000 muestras de mercado, tanto de vivienda nueva como de usada, desde el 14 de marzo. Una cifra representa un trabajo de campo tres veces superior al de un periodo normal.

El precio de la vivienda modera su crecimiento

El precio medio de la vivienda nueva en el conjunto de las capitales de provincia de España ha aumentado un 3% durante el último año, hasta alcanzar los 2.472 €/m2 construido en junio de 2020, lo que supone un coste de 222.480 € para una vivienda de tipo medio de 90 m2. Sin embargo, es importante matizar que el ritmo de crecimiento de semestres anteriores se ha moderado por tercer año consecutivo y, tras el shock pandémico, la variación al alza desde diciembre de 2019 es de apenas un 0,8%.

Por su parte, el precio medio de la vivienda nueva en el resto de las ciudades estudiadas que no son capitales de provincia se ha situado en 1.674 €/m2. Un importe que representa un aumento del 1,7% con respecto a junio del año pasado.

Si se desglosan los datos por tamaño de población, se observa cómo el precio medio de la vivienda nueva en las ciudades con población superior a 100.000 habitantes que no son capitales de provincia se ha situado en 1.821 €/m2, con una variación anual del 2,2%; y en las ciudades con población de entre 50.000 y 100.000 habitantes en 1.705 €/m2 (+1,9%). Por su parte, en aquellas que tienen entre 25.000 y 50.000 habitantes ha aumentado un 1,6% hasta llegar a los 1.570 €/m2. Por último, las ciudades por debajo de los 25.000 habitantes el precio medio es de 1.535 €/m2 (+0,8%).

A nivel de capitales de provincia, tanto Madrid como Barcelona siguen liderando las subidas, aunque con un ritmo mucho más moderado en esta primera mitad del año. La primera experimenta un crecimiento del precio del 4,2% con relación a junio de 2019 (comparativa anual), pero sólo el 1% con respecto a diciembre del mismo año (semestral), mientras en el caso de Barcelona, la evolución se sitúa en el 4% y el 1,1%, respectivamente.
En el resto de las capitales se observan incrementos anuales más moderados que en periodos anteriores: Valencia, por ejemplo, crece al 3,7%; Logroño al 3,6% y Tenerife al 3%. Sin embargo, a excepción de Barcelona y Cáceres (1,1%), ninguna de ellas supera el 1% de crecimiento semestral, teniendo en cuenta, eso sí, que ninguna entra en cifras negativas.

Por Comunidades Autónomas, de nuevo Cataluña (3.974 €/m2), Madrid (3.663 €/m2) y País Vasco (2.754 €/m2) se sitúan como aquellas con el precio más elevado por m2 construido. Por el contrario, Extremadura (1.208 €/m2), Murcia (1.267 €/m2), y Castilla La Mancha (1.441 €/m2) se mantienen como las comunidades que presentan precios de vivienda nueva más bajos.

En definitiva, el precio de la vivienda nueva continúa la tendencia a la moderación que ya se inició a finales de 2018. La crisis sanitaria de la covid-19 ha podido influir en que esa tendencia haya sido más acusada de lo previsto, pero no se ha producido —al menos por el momento— una inversión del ciclo anterior, de tal forma que se siguen experimentado ligeras subidas.

El Índice de Confianza Inmobiliario de ST sufre una caída de 6,3 puntos

El Índice de Confianza Inmobiliario de Sociedad de Tasación se sitúa en 43 puntos sobre 100 y mantiene una caída constante desde junio de 2018 (58,5 puntos), que se ha acentuado durante el segundo trimestre del año desde el valor de marzo de 2020 (49,3 puntos), previo a la crisis sanitaria. Es decir, este índice ha caído 6,3 puntos en apenas tres meses.

La encuesta de base se ha realizado durante la última semana de vigencia del estado de alarma decretado por el Gobierno de la nación, y es significativo que la valoración realizada para el futuro próximo por los expertos encuestados, mejora sensiblemente los datos de la etapa recién superada, si bien en ninguno de los dos casos se supera el valor medio de 50 puntos (equilibrio entre criterio optimista y pesimista).

Por comunidades autónomas, ninguna supera la barrera de los 50 puntos. Las tres que más se aproximan, pese a la tendencia generalizada a la baja, son Galicia con 45,7 puntos, Andalucía con 44,8 y Asturias con el mismo resultado. Por el contrario, este índice se sitúa en 39,4 puntos en La Rioja, 39,9 en Castilla y León y 40,7 en Baleares.

  • El bilbaíno José Arroyo cuenta con una dilatada experiencia en el campo del interiorismo avalada por 20 años de trabajo. La atemporalidad, el empleo de los materiales nobles y la incorporación de piezas de iluminación y plantas son las características que definen sus proyectos.

Uno de los muchos aprendizajes que se sacan después de los más de dos meses de confinamiento recae sobre el hogar. Mientras que anteriormente era un espacio al que, debido al ritmo frenético de la vida cotidiana no se dedicaba toda la atención que requería, hoy en día, se ha producido un cambio de paradigma que afecta positivamente al interiorismo y a la decoración, haciendo que la disposición, la practicidad, la luminosidad o el correcto equipamiento tecnológico cobren una inmensa importancia.

Así lo esgrime José Arroyo, interiorista bilbaíno con más de 20 años de trayectoria profesional, ya que, en sus palabras, “nos hemos adaptado a interiorizar más, a priorizar más el día a día en nuestros hogares y a equiparlos de modo que dispongamos de todo lo necesario sin necesidad de acudir al exterior”, afirma. De esto modo, José Arroyo explica las tendencias hacia las que se va a orientar la nueva forma de decorar y de organizar estos espacios haciendo hincapié en la correcta distribución y amplitud de los espacios, la funcionalidad de los muebles y dispositivos que en ella se dispongan, el impacto de la luz natural y la correcta incorporación de la tecnología a los hogares.

En los últimos años, los espacios abiertos donde se integran diferentes estancias y, por tanto, se crea mayor convivencia han vivido en auge. En especial, salón y cocina son los dos espacios que cobran más sentido a la hora de unirse ya que se trata de las estancias donde la actividad es mayor, en las que se suele pasar más tiempo junto con el resto de las personas que conviven en la casa o en las que se disponen los invitados. “La fusión de espacios es necesaria hoy en día con el fin de facilitar una mayor comunicación a estas dos estancias, esenciales en los hogares ya que son los espacios donde mayor vida se produce”, explica José Arroyo. Por el contrario, nunca se debe fusionar dormitorios, ya que en éstos es necesario el aislamiento manteniendo la intimidad que requieren.

Aunque estas dos estancias pasen a estar integradas, el concepto de diferenciarlas por ambientes se consolida como una tendencia clave. Así, aunque los espacios estén diferenciados deben de cumplir con su función y, en especial, deben de estar cuidadosamente ordenados ya que, de no estarlo, pueden jugar una mala pasada a la vista y parecer menos amplios debido al desorden.

Respecto a la funcionalidad, ésta también recae sobre los muebles que se dispongan en el hogar, ya que “hoy en día, todo mueble y toda pieza del hogar tiene mayor sentido que anteriormente”, declara José Arroyo. En esta línea, el interiorista afirma que “ahora, por ejemplo, una silla ha pasado de ser un simple elemento en el que sentarse a cobrar importancia no sólo por su funcionalidad, sino por el espacio que ocupa en la casa, su forma, su color, su diseño, etc., aspectos que antes no tenían tanta importancia”, manifiesta.

Otro de los puntos que han adquirido consideración ha sido el impacto de la luz natural. La iluminación de calidad es fundamental para aunar una mayor comodidad en las casas. Existen elementos que, con una cuidada incorporación a la decoración, harán que la proyección de la luz sea mayor. Un claro ejemplo son los cristales y los espejos que sirven para proporcionar amplitud al reflejarse en ellos elementos del hogar, además del correcto uso de textiles y colores. En este sentido, los tonos livianos y ligeros, con menor impacto, ayudan a que la luz sea mejor, además de “arropar a quien viva en el espacio y haciendo que este sea más elegante y sutil que con colores más radicales que cansan a la vista y que pueden tener un impacto negativo en la salud”, afirma José Arroyo.

Asimismo, la vegetación y la incorporación de la tecnología han cobrado gran importancia últimamente. Por un lado, incorporar plantas y flores a los hogares aporta vida a los mismos “ya que la vegetación es el pulmón de los hogares y una forma muy elegante de incorporar dentro de la casa lo que es de fuera”, indica el interiorista. Además, equipar los hogares con tecnología se ha convertido en un punto primordial y, no sólo uno o varios espacios, sino toda la casa debe de estar conectada. “Debemos adaptar todo el hogar con tecnología, sin alcanzar ese punto frío que ésta puede otorgar. Busquemos los dispositivos adecuados, sencillos y discretos, que nos faciliten la rutina y nos hagan vivir de una forma más cómoda sin alterar la decoración de la casa”, sostiene José Arroyo.

En cuanto a la demanda, nos encontramos en un punto en el que se valoran más los productos atemporales, “los muebles para toda la vida” que no sólo ofrecen diseño, sino que vuelcan todos sus esfuerzos en otorgar calidad. Las anteriores tendencias hacia los muebles low-cost -diseño, poca calidad y precio bajo- han dado un giro favoreciendo a las piezas de calidad. “Esto generaba una situación itinerante que permitía renovar y cambiar cada cierto tiempo la decoración. El cliente ahora valora mucho más la producción y los materiales con los que está elaborada la pieza”, afirma José Arroyo. Así, en opinión del interiorista, las piezas que cobran más importancia hoy en día en cualquier hogar son el sofá, la mesa de comedor, la cama, las cortinas y la butaca o sillón de lectura.

  • Una nueva edición del Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’ realizado por UCI y SIRA pone de manifiesto que, tras un periodo de confinamiento donde la actividad se ha reducido notablemente, la fase de desescalada empieza a devolver el ritmo habitual al sector.
  • 3 de cada 10 profesionales inmobiliarios apuntan a la estabilización de las ofertas tramitadas durante la fase de desescalada y un 35% afirma haber cerrado ya operaciones.
  • En los próximos meses, el 20% de estos profesionales apunta a un crecimiento moderado del número de vendedores y un 35% a un descenso moderado del precio de los inmuebles.

Las primeras fases de la desescalada han devuelto un cierto ritmo al mercado inmobiliario. Un ritmo que, aunque pausado, parece mantenerse en una tendencia estable-moderada, según una nueva edición del Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’, realizado por UCI y SIRA para conocer la percepción y evolución del sector de la compraventa de inmuebles según estos profesionales.

El anterior Barómetro Inmobiliario se centró en el mercado inmobiliario durante el periodo de confinamiento. Ahora, analiza la perspectiva del sector en estas últimas semanas donde se han sucedido las diferentes fases de la desescalada.

La recuperación paulatina del ritmo de trabajo en las agencias inmobiliarias se ha traducido también en datos que reflejan un mayor movimiento en el sector de la compraventa de inmuebles. La recuperación del componente presencial de algunas actividades y procesos se ha notado en estas últimas semanas.

Así, mientras en el periodo de confinamiento, 6 de cada 10 profesionales inmobiliarios apuntaban a un descenso alto e incluso radical de las ofertas tramitadas, en la fase de desescalada, casi un 30% de profesionales habla de estabilización de estas operaciones. Además, los profesionales se muestran optimistas: un 25% espera un crecimiento moderado y más de un 10% un crecimiento medio de ofertas tramitadas en los próximos meses.

Lo mismo ocurre con el cierre de operaciones, si el 40% de los profesionales inmobiliarios aseguraba un descenso radical durante el confinamiento, en las últimas semanas la tendencia es a la estabilización, según apunta un 35%. Además, un 20% cree que seguirá así e incluso mejorará en los próximos meses.

En cuanto al número de compradores interesados en adquirir una vivienda, mientras un 35% de estos profesionales apuntaba a un descenso de compradores de más del 50% durante el periodo de confinamiento, en la desescalada esta bajada radical solo es compartida por un 10% de los profesionales inmobiliarios, que apuestan por la estabilización y un aumento moderado de clientes interesados en la compra, con una proyección similar para los próximos tres meses.

Por el lado de los vendedores de inmuebles, como ya se observó en el anterior Barómetro Inmobiliario, la tendencia se mantiene en la estabilidad: un 37% (frente al 29% del estudio anterior) de estos profesionales ve la situación estable. Incluso, un 20% apunta a un crecimiento moderado. Es más, en los próximos meses se espera un aumento más notable del perfil de vendedores: un 32% augura un aumento moderado y un 15% un crecimiento medio.

En estas últimas semanas, parece que la cartera de inmuebles se ha mantenido estable para un 40% de estos profesionales. Siguiendo la tendencia de crecimiento moderado y medio del número de vendedores, también estiman que se replique en el stock de inmuebles para los próximos meses. Una situación de estabilidad y tendencia al crecimiento moderado que permitirá, según los profesionales inmobiliarios, seguir contando con la plantilla habitual de sus agencias.

Preguntados por el precio, casi la mitad de los profesionales apunta a la estabilidad y un 35% a un descenso moderado, que esperan sea la tendencia en los próximos meses.

Para José Manuel Fernández, subdirector general de UCI, “este Barómetro Inmobiliario es una gran noticia para el sector porque refleja que una vez se va recuperando la actividad presencial, los descensos en el mercado de la compraventa de inmuebles se traducen en estabilización y crecimiento moderado de las operaciones cerradas y otras variables clave en el proceso”.

Barómetro Inmobiliario: Consulta el informe completo.

El uso de las zonas de formación y salas de reuniones en empresas y los protocolos de seguridad e higiene de estos espacios para evitar posibles contagios, plantean no pocos desafíos en las diferentes fases de la desescalada. Se trata de unos espacios imprescindibles para la actividad de las organizaciones cuyo uso se irá incrementado a medida que se recupere la “nueva normalidad”.

Para mantener este uso sin renunciar a la seguridad, Actiu ha elaborado la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el covid19”, que ofrece una serie de recomendaciones y ejemplos prácticos de rediseño de los espacios para evitar cualquier riesgo de contagio en base a las normas dictadas por las autoridades competentes para la prevención de contagios del covid-19 así como su experiencia en equipamiento de espacios

Además de respetar medidas como una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducir la densidad y el aforo, promover una conciencia ecológica, impulsar la transformación digital, disponer de mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos y crear espacios flexibles y polivalentes, la Guía propone protocolos de higiene para los trabajadores y sus puestos de trabajo, señalética que garantice la circulación segura y recomienda nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que eviten el contacto en zonas de uso compartido.

Espacios de formación y aprendizaje

Estos espacios son básicos para el sector de educación – comenta Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu– pero cada vez son también más habituales e importantes en los entornos corporativos. En todos estos ámbitos se van a adoptar cambios en base a las necesidades de los mismos así como los requisitos post covid”. Según Berbegal, ya se estaba abordando un cambio en el modelo de los espacios educativos, cuando llegó la pandemia.  “La idea era pasar poco a poco de espacios a menudo muy rígidos y estáticos, a otros más flexibles, con equipamiento que facilitara la modularidad del espacio y su uso, en los que el aprendizaje por proyectos y la colaboración dotaran a los asistentes de algo más que conocimiento. Ahora los espacios de aprendizaje van a seguir adaptándose con mobiliario polivalente y la combinación de las TIC con actividades presenciales por turnos, aplicando las medidas de aforo, distanciamiento y puntos de higiene recomendadas para todos los espacios colectivos.

Aulas y zonas de formación

  •  Reducir aforo en un 60-70%.
  • Uso obligatorio de mascarilla.
  • Ubicar las mesas o sillas para permitir la correcta circulación y que queden siempre los dos puestos a los lados libres respetando los 2m de distancia.
  •  Uso de pantallas y de elementos que faciliten la conectividad (si el aula es grande, situar otra otra pantalla en la mitad de la sala para que los alumnos puedan seguir la formación adecuadamente y evitar que el profesor se desplace).
  • Realizar clases online al 100% o alternar parte presencial y otra online para reducir la densidad del espacio.
  • Instalación de mamparas y divisorias entre las mesas para aportar más seguridad y poder conseguir un mayor aforo, siempre respetando las medidas de higiene y seguridad.
  •  Respetar el turno en el uso de los pasillos siempre cediendo el paso a la persona que se encuentra recorriéndolo.
  • Acceder y abandonar el puesto ordenadamente y siempre que sea posible por orden de sentada, primero el más lejano a pasillo y así sucesivamente y a la inversa para salir.
  • Al ocupar las mesas si la fila está vacía, ocupar de dentro a fuera, evitar sentarse en el centro y dificultar el acceso a los otros puestos o compañeros.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Situar puntos de higiene en el acceso al aula para desinfectarse antes de entrar y al salir, así como por el resto del espacio para facilitar el acceso sin tener que recorrer grandes distancias.
  • Realizar una correcta ventilación del espacio, mínimo 15 min antes de ocupar.

Zonas de colaboración y reuniones

La aplicación y cumplimiento de medidas de higiene y seguridad resulta más difícil y compleja cuando se habla de los espacios de colaboración y trabajo en equipo, por los que pasan cada día un número muy importante de personas, en los que cuando finaliza acaba una reunión comienza otra.

Según Soledat Berbegal, un espacio común bien diseñado, “además de proteger la salud, debe favorecer los encuentros creativos, permitiendo la transmisión de ideas entre las personas y posibilitar momentos de desconexión entre tareas operativas que requieren concentración”. 

La tipología de estos espacios es variada: zonas de reunión, tanto abiertas como cerradas, puntos que fomentan momentos de encuentro y debate entre compañeros. Un modelo que también estaba en evolución antes de la pandemia, con distintas tipologías de espacios y equipamiento: zonas de sistemas más estáticos con más elementos de apoyo, pizarras y paneles móviles, pantallas, etc., y zonas con productos más flexible, dependiendo del tipo de reunión o encuentro.

En estas zonas seguiremos encontrando mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con producto flexible, que son los que más van a cambiar en su uso e interacción. Estos modelos requieren generar una conciencia y buenas prácticas en el uso y en el tiempo de utilización, además de utilizar más los espacios abiertos, crear salas de reuniones con menos densidad y pantallas de apoyo, reuniones más ágiles y producto que permita configurar el espacio.

Zonas de colaboración y reuniones

  • Reducir la capacidad de las salas a la mitad el aforo o un 60% (ej: de 8 a 4 personas).
  • Utilizar las salas solo cuando sea imprescindible.
  • Uso obligatorio de mascarilla
  •  Apoyo con pantallas para favorecer la conexión del resto de participantes desde casa o en otro punto de la oficina.
  •  Reducir tiempos de reunión, realizando estas más concretas y eficientes. Entre 15-30 min.
  • Acceder respetando distancias y flujo sentándose solo en una silla, dejando la del lado libre o respetando el espacio y no cambiando de puesto.
  •  Situar paneles de protección tanto frontales como laterales para aportar más seguridad a la sala.
  •  Mantener un orden de entrada, los primeros sentándose en las sillas más lejanas a la entrada y los últimos en las más próximas, para salir lo realizaremos a la inversa.
  • No dejarse ningún elemento encima de la mesa que dificulte su limpieza.
  • Situar puntos de higiene a la entrada o cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las salas.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.
  •  Dejar las puertas abiertas en todo momento.

En esta ‘nueva normalidad’ post COVID-19, la digitalización en las comunidades de propietarios es fundamental, ya que aporta seguridad a muchas acciones que antes se hacían de forma presencial.

Las relaciones entre los vecinos y los administradores de fincas son un ejemplo. Las juntas donde coinciden en un local grupos grandes de propietarios, o la reserva de pista en una hoja compartida por todos, han quedado atrás gracias a TucomunidApp. Incluso incorpora un sistema para controlar el aforo de las piscinas de las comunidades.

Esta aplicación, desarrollada por IESA Comunidades Tecnológicas, permite reunir en tu móvil todas esas funciones que antes se hacían de forma presencial.

Como propietario, solamente tienes que aceptar la invitación de tu administrador y descargar la app en tu móvil (o acceder a tucomunidapp.com). Así, podrás acceder a todos los temas que afectan a la comunidad de forma muy sencilla.

Somos conscientes de que los administradores de fincas y los propietarios demandaban otra manera de gestionar los temas relacionados con las comunidades de propietarios. TucomunidApp es la app que, de manera sencilla e inmediata, da respuesta a esta demanda. Además de poder realizar todo tipo de gestiones, los propietarios tendrán acceso a toda la información de la comunidad: incidencias, actas de juntas, cuentas anuales, estatutos y normas, entre otros. Se trata de una herramienta tecnológica que en estos momentos, en los que las reuniones y juntas deben evitarse, y es necesario controlar los aforos de las piscinas, se convierte en un gran aliado”, asegura Enrique Sánchez, director general de IESA, creadora de TucomunidApp.

Juntas virtuales

Las reuniones entre vecinos y sus administradores también se han visto afectadas y obligadas a aplazarse a un momento todavía incierto.

Cuando el administrador convoca una junta, cada propietario recibe una notificación en TucomunidApp, con acceso a todos los detalles y documentos. Desde ese momento, puede votar su apoyo o no a cada punto, y delegar el voto al administrador, con esas preferencias. A todos los efectos, es como si ese propietario hubiera asistido y votado en la junta.

Por otra parte, IESA Comunidades Tecnológicas pone a disposición de los administradores de fincas un programa de realización de juntas con asistencia virtual en el momento, votaciones online y evidencias fehacientes soportadas con blockchain.

TucomunidApp ha llegado en el momento oportuno para ayudar en esta situación, y se quedará para siempre, evolucionando la forma en la que tomamos las decisiones en las comunidades de vecinos.

Aforo de piscinas controlado

Otra de las funcionalidades con las que cuenta esta aplicación es la de reservas de espacios comunes. A través de la app, los vecinos podrán gestionar las reservas de la pista de pádel, la sala polivalente o de cualquier zona de la comunidad que sea reservable.

Entre estas zonas reservables puede estar la piscina de la comunidad, que tendrá un aforo limitado para, dadas las circunstancias generadas por la pandemia, garantizar la seguridad de todos los vecinos.

Con esta solución se minimiza el tiempo en los procesos de reserva y las molestias a los vecinos, además de poder ver en todo momento la ocupación o disponibilidad de los espacios para evitar riesgos de contagio.

Comunicaciones entre vecinos

Es un canal que mejora las relaciones entre vecinos, que tanta solidaridad han mostrado entre ellos durante esta época de cuarentena provocada por el COVID-19.

TucomunidApp Tiene un espacio llamado Comunidad Social, dedicado a publicar necesidades y ofrecimientos de ayuda dentro de cada comunidad.

Los administradores de fincas, los verdaderos protagonistas

Son los administradores de fincas los que ponen a disposición de sus comunidades esta aplicación, ya que son ellos los que configuran las opciones para cada comunidad, mantienen todo el contenido, y gestionan los usuarios. Una labor que seguro los vecinos agradecerán enormemente.

  • El precio medio del metro cuadrado a nivel nacional descenderá desde los 1.653 euros en 2019 hasta los 1.570 en 2022
  • El modelo desarrollado por Euroval y el INSTAI prevé una reducción de hasta el 1.625 en 2022
  • En cuanto al stock de vivienda, la proyección de Euroval y el INSTAI arroja
    una reducción lineal del 10%, similar a la de estos últimos años

La curva alcista en los precios del parque residencial español se frena en seco después de cinco años de subidas continuas para entrar en caída. Es la principal conclusión de una proyección realizada por la tasadora Euroval y su Instituto de Análisis Inmobiliario (INSTAI) en base a un modelo predictivo de cuatro variables clave en la formación del valor de una vivienda: el tipo medio bancario, el stock residencial existente, la tasa de empleo y la propia evolución de los precios residenciales.

De acuerdo con la proyección generada por el modelo, Euroval y el INSTAI concluyen que el precio medio del metro cuadrado a nivel nacional no dejará de bajar durante el trienio
2020-2022, de manera moderada el primer año y más acusadamente en el segundo y tercero. Así, el precio medio del metro cuadrado a nivel nacional descenderá hasta los 1.606 euros en el cuatro trimestre de 2020, hasta los 1.563 euros en el cuarto trimestre de 2021 y los 1.570 euros por metro cuadrado en el cuarto trimestre de 2022 con respecto al valor del cuarto trimestre de 2019, que fue de 1.653 euros/m2.

A fecha de hoy y con los datos disponibles resulta imposible concretar como afectará el nuevo contexto provocado por la pandemia de la COVID-19 cada uno de los diferentes mercados territoriales de nuestro país. En opinión de Alejandro Belchí, Analista Principal del INSTAI, “cabe suponer que la vivienda nueva seguirá desarrollándose conforme a la previsión que tenía antes del parón de la actividad económica. Como además se trata de operaciones que en su mayoría ya están pre contratadas es difícil que acuse variaciones significativas”.

La situación es muy distinta para el caso de la vivienda usada, que además supone en torno al 80% del volumen total de compraventas en España. “La caída en su número de compraventas ya es un hecho, con independencia de que este dato no se pueda extrapolar ni a todo el territorio nacional ni a los tres años de nuestra proyección. No obstante, cabe suponer que el efecto negativo en los precios será más intenso en la vivienda usada que en la nueva, y más acusado en las pequeñas ciudades que en las grandes urbes”.

De las variables consideradas en el modelo predictivo de Euroval y el Instai, el tipo medio hipotecario y la tasa de empleo son las que tienen un peso más significativo en su proyección de precios. En cuanto a la primera, y partiendo de un tipo medio hipotecario de 1,805 en el último trimestre de 2019, el modelo prevé una reducción de hasta el 1,700 en 2020, del 1,650 para 2021 y del 1.625 para 2022.

En lo que respecta a la variable desempleo, Euroval y el INSTAI han tomado como referencia las proyecciones del documento Actualización del escenario económico 2020-2021, elaborado por el Departamento de Economía de la CEOE, que ofrece los siguientes porcentajes medios de desempleo en el trienio analizado: 19,5% para 2020, 21% para 2021 y un 20% para 2022, si bien este último dato es una aproximación propia, pues el documento de la CEOE no ofrece estimaciones para ese año.

En cuanto al stock de vivienda, expresado como la diferencia entre el stock actual y el existente en 2004, el cálculo de la proyección de Euroval y el INSTAI arroja una reducción lineal del 10%, similar a la de estos últimos años. Además, también se ha tenido en cuenta la ralentización que podría darse tanto en la promoción como en la construcción residenciales. Y puesto que el stock ya se encuentra en un nivel relativamente bajo, incluso una merma limitada del mismo permite suponer que su porcentaje de reducción se mantendrá constante.

En total, la caída media en el precio medio de la vivienda a nivel nacional será de un 3% en 2020, de un 5,5% en 2021 y de un 5% en 2022. El descenso más significativo se registrará en 2021, iniciándose a partir de entonces una recuperación del valor de las viviendas, pero sin alcanzar los niveles del último trimestre de 2019”, concluye Alejandro Belchí.

El segundo INMOFORUM Málaga ha reunido a cuatro expertos que han analizado las oportunidades en promoción residencial e inversión de este singular destino turístico. INMOFORUM Málaga fue patrocinado por Tinsa y Caixabank, y contó con la colaboración de Metrovacesa.

 

[Madrid 5-6-2020] El segundo INMOFORUM Málaga ha sido inaugurado por Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga, quien ha destacado la privilegiada posición que la provincia de Málaga ocupa con respecto a otros territorios y su capacidad para ofrecer amplias oportunidades de inversión en el sector inmobiliario y ser uno de los destinos favoritos de Europa para la inversión en turismo residencial y búsqueda de segunda residencia. «El sector inmobiliario y de la construcción va a seguir siendo, junto con el turismo, uno de los grandes motores de nuestra economía, y lo que es incluso más importante desde el punto de vista de una administración pública como es la Diputación: un motor de empleo», ha afirmado Francisco Salado.

A continuación intervino Antonio González-Noaín, presidente de Planner Exhibitions, empresa organizadora de las ferias SIMA, quien calificó la iniciativa de INMOFORUM Málaga como “parte de nuestro compromiso por crear herramientas que permitan acceder a un mejor conocimiento del sector y ayuden a la toma de decisiones estratégicas a sus profesionales”.

En este segundo INMOFORUM Málaga han participado como ponentes Pedro Soria, director comercial de Tinsa, José Ignacio Carrión, delegado territorial en la Delegación de Andalucía Oriental de Metrovacesa, Ignacio Peinado, presidente del grupo de Promotores de ACP Málaga, y Ángel F. García Lechuga, director comercial de Banca de Empresas de CaixaBank en Andalucía Oriental y Murcia, moderados por el director de La Opinión de Málaga, José Ramón Mendaza.

Los cuatro ponentes han realizado un exhaustivo análisis de la situación económica e inmobiliaria que se abre en la Costa del Sol tras la pandemia del Covid-19, coincidiendo en señalar, entre otros aspectos, que la ya casi inminente movilidad entre países, traerá nuevos inversores inmobiliarios a Málaga y su provincia. Además, señalaron los expertos, la importancia de la colaboración público-privada para reactivar la actividad inmobiliaria en nuestra región y la necesidad de revisar la fiscalidad que se aplica a los inversores extranjeros.

Pedro Soria ha afirmado que él modelo actual del sector es mucho más sano y sostenible que en la anterior crisis, y con el cliente el centro de su estrategia”. En su opinión, el COVID-19 está teniendo un significativo impacto tanto en la economía como en la actividad residencial, lo que va a traducirse en una crisis de demanda cuya intensidad es difícil de predecir con los datos de los que disponemos por el momento”.

Para el director comercial de Tinsa, “esta es una crisis sanitaria y solo cuando encontremos la vacuna podremos empezar a ver una salida a esta crisis de demanda, pero me resulta imposible decir cuándo”. No obstante, cree que “en el momento actual no está habiendo una corrección de precios en la vivienda nueva, aunque es previsible que la habrá en el futuro, pero mucho más moderada que la de la vivienda usada”. Pedro Soria ha concluido sus palabras con un mensaje esperanzador: “la demanda de vivienda turística se verá afectada, pero no tengo duda que será una demanda embalsada que regresará cuando se recupere la confianza”.

Por su parte, José Ignacio Carrión, delegado territorial en la Delegación de Andalucía Oriental de Metrovacesa, ha afirmado que, “con independencia de los efectos de esta crisis, creo que pronto vamos a recuperar los ritmos de ventas que teníamos antes de la irrupción de la pandemia”. También ha recordado que “es muy importante que la Administración agilice los plazos de las licencias, porque son claves para paliar los posibles retrasos derivados de esta crisis”. Aunque no refiriéndose expresamente a la Costa del Sol, Carrión también ha señalado que para paliar los efectos negativos de esta crisis “desde Metrovacesa estamos estudiando fórmulas que faciliten el acceso a la vivienda de los jóvenes, para lo que se necesita la colaboración de las administraciones, facilitando suelo público”.

José Ignacio Carrión coincidió con Pedro Soria en señalar las diferencias de esta crisis con la de 2008 y advirtió que la parte dedicada al comprador extranjero tardará un poco más en salir por las restricciones a la movilidad. En este sentido, señaló la importancia de la evolución del mercado post brexit, muy asentado en la Costa del Sol, y que en los últimos tres años “había sufrido un parón de inversiones”

José Ignacio Carrión también se ha mostrado cauto con las posibilidades comerciales de las nuevas tecnologías, que “te facilitan la comercialización de una vivienda pero en una fase muy inicial. A partir de ahí es imposible seguir sin la relación personal”.

En su intervención, Ignacio Peinado, presidente del grupo de Promotores de ACP Málaga, afirmó que “el negocio inmobiliario en Andalucía mueve 5.000 millones de euros, lo que significa el 3% del PIB. Además, Peinado indicó que un 30% de esa cuota son inversiones procedentes del extranjero y exigió medidas “por parte de promotores, Gobierno y el resto de las administraciones” para superar esta crisis.

La dificultas de acceder a una vivienda fue otra de las cuestiones en las que centró su intervención el presidente de los promotores malacitanos. “La verdadera barrera de entrada a la vivienda es el ahorro. Necesitamos programas de ayuda pública mediante préstamos avalados que faciliten este acceso a los jóvenes”. Peinado expreso su deseo de “corregir el precio de la vivienda y eso lo están haciendo los promotores”. Asimismo. Afirmo como lago imposible que los jóvenes dispongan de un 30% del montante final del precio de una vivienda y adelanto que los promotores van a pedir que la administración avale esa cantidad.

Para el presidente de ACP Málaga, el principal objetivo frente a esta crisis “pasa por recuperar la demanda y por encontrar otra demanda que antes ni siquiera teníamos”. Para ello es imprescindible una actitud más participativa de la Administración. “En temas de tramitación de licencias hemos mejorado los plazos en Andalucía, pero aún queda mucho por hacer, sobre todo en cuestiones de colaboración público-privada”.

Por último, Ángel F. García Lechuga, director comercial de Banca de Empresas de CaixaBank en Andalucía Oriental y Murcia valoró el impacto que términos financieros estaba teniendo la crisis en el crédito al promotor. “En estos meses no ha habido grandes demandas de liquidez por los promotores, aunque en algunos casos sí hemos aplicado moratorias”.

García Lechuga ha comentado que “el sector inmobiliario tiene necesariamente que formar parte de la recuperación económica de nuestra provincia”. Una recuperación, que, en su opinión, precisa de fórmulas que, basadas también en marco de colaboración público-privada, favorezcan el acceso a la vivienda a amplias capas de la población, en especial a los más jóvenes”.

Los participantes en INMOFORUM Málaga también señalaron la importancia de mejorar la seguridad jurídica para los inversores, el atractivo, que se mantiene intacto, de la Costa del Sol como destino de turístico y de inversión, el dinamismo de los sectores productivos del conjunto de la provincia de Málaga y la necesidad de trabajar conjuntamente con la administración para equiparar la fiscalidad que se aplica a estos inversores a la de países como Portugal. Asimismo, se recordó que este año 2020 Málaga posee la capitalidad europea del Turismo Inteligente.

INMOFORUM Málaga, organizado por Prensa Ibérica, La Opinión de Málaga y SIMAPRO, es una serie de dos encuentros celebrados los días 2 y 4 de junio para analizar el papel del sector inmobiliario en la reactivación económica de la provincia. El encuentro del 2 de junio se centró en Málaga capital y el del día 4 de junio en la Costa del Sol.

 

 

  • Las zonas de socialización como recepción, pasillos, áreas de vending o el comedor, son áreas críticas en las empresas a la hora de evitar contagios. Ya que son unos espacios de encuentro más informales, de descanso, de relación personal, donde se baja la guardia.

Evitar contagios en los espacios comunes -espacios de socialización- de las empresas, son el gran desafío en las diferentes fases de la desescalada y la vuelta a la “nueva normalidad” tras covid-19. Unos espacios más informales, de descanso, de relación personal, como recepción, cafetería, áreas de vending… donde también se relajan las medidas de seguridad y se acortan las distancias.

Para mantener esta interacción personal sin renunciar a la seguridad, la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el covid19” de Actiu ofrece una serie de recomendaciones y ejemplos  prácticos de rediseño de los espacios para evitar cualquier riesgo de contagio.

Además de respetar medidas como una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducir la densidad y el aforo, promover una conciencia ecológica, impulsar la transformación digital, disponer de mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos y crear espacios flexibles y polivalentes, la Guía propone protocolos de higiene para los trabajadores y sus puestos de trabajo, señalética que garantice la circulación segura y recomienda nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que eviten el contacto en zonas de uso compartido.

Espacios de socialización

La aplicación y cumplimiento de todas estas medidas resulta más difícil y compleja cuando se habla de los espacios de socialización, según Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu “mantener el control en tu puesto de trabajo resulta más sencillo -comenta- porque es un espacio específico de cada usuario, donde se realizan tareas muy concretas. El reto está en las llamadas zonas de socialización, de relación personal, donde se baja la guardia o desaparecen las reglas.” Para Berbegal, un espacio común bien diseñado, “además de proteger la salud, debe favorecer los encuentros creativos, permitiendo la transmisión de ideas entre las personas y posibilitar momentos de desconexión entre tareas operativas que requieren concentración. En este sentido,las terrazas al aire libre o la implantación de  tecnología con sensores sin contacto cada vez van a adquirir más protagonismo en los entornos corporativos de socialización” concluye Berbegal.

Os adjuntamos algunos Tips de la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid-19”:

Zonas de recepción

  • Delimitar los espacios de espera sin interrumpir la entrada y salida. Si no fuera posible, se debe esperar en la calle respetando la distancia de seguridad, hasta poder acceder al espacio.
  • Mantener la correcta distancia entre los puestos de trabajo/atención respetando los 2m siempre que sea posible.
  • Colocar mamparas frontales para proteger a los usuarios.
  • Mantener las distancias cuando estemos enfrente del mostrador intentando tener el mínimo contacto con las superficies.
  • Marcar en el suelo, con líneas o puntos, la distancia recomendada, así como el acceso y salida.
  • Respetar distancia y turnos para ser atendido, siempre con el uso de mascarilla.
  • Situar puntos de higiene a la vista y en las zonas cercanas al mostrador para su uso.
  • Mantener una correcta limpieza del espacio y del producto periódicamente

Zonas de encuentro soft seating

  • Limitar el uso de estos espacios y del número de personas, reduciendo el aforo al 50% y ampliándolo de manera progresiva.
  • Situar una marca en el suelo del asiento a ocupar para respetar la distancia entre los usuarios. Si es un sillón de 2 personas siempre dejaremos libre el asiento contiguo y, en caso de un sillón de más de 3 plazas, los dos contiguos.
  •  Si disponemos de una zona muy saturada de soft seating, podemos redistribuir dichas zonas ampliando las distancias y generando nuevos espacios con el mismo mobiliario.
  • Respetar distancias mínimas de 2 m entre usuarios.
  • Si tenemos una mesa frontal y dificulta el acceso, las personas sentadas en los laterales, se levantarán y cederán el paso al que está sentado o quiera sentarse, alejándose lo suficiente para que pase sin problema.
  • Retirar mesas frontales de apoyo, despejando así el acceso libre al sillón y no entorpeciendo ni molestando al resto de usuarios.
  • Facilitar fundas biodegradables o elementos para cubrir el asiento y cuando lo abandone tirarlo a una papelera de reciclaje.
  • Ubicar puntos de higiene cerca de las zonas para su uso antes y después de utilizar este espacio.
  • Mantener periódicamente una correcta y exhaustiva limpieza del producto.

Comedores/Cafeterías

  • Reducir el aforo a 4 personas cada 10m2
  • Respetar la medida recomendada de 2m siempre que sea posible.
  • Separar las mesas entre sí con mamparas o elementos divisorios.
  • Ampliar la distancia entre mesas y sillas reduciendo el aforo y mejorando los pasos.
  • Respetar flujos de paso y esperar a que pase la persona sin forzar un encuentro intentando mantener una distancia de 1m como mínimo.
  • Al ser un espacio de alta concurrencia, marcar unas direcciones de paso intentando mantenerlas siempre libres para evitar las aglomeraciones en zonas de circulación, respetando las personas sentadas el turno para levantarse y acceder a estas.
  • Situar puntos de higiene cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las mesas.
  • Mantener una correcta y exhaustiva limpieza del producto y tapizados al ser un espacio de uso por diferentes personas, procurando su limpieza a ser posible entre usos o turnos.
  • No utilizar zonas comunes de lavado ni elementos compartidos, como neveras, cafeteras, cubiertos, etc.
  • La proptech ha reflexionado sobre los cambios en todos los aspectos de la compra venta de casas en una mesa redonda virtual junto con otros players como; PayFit, Idealista, Badi y Kasaz
  • Guillermo Llibre, CEO de Housell, ha apuntado que “las nuevas oportunidades para la tecnología abrirán un nuevo mundo”

Housell, la proptech líder en cuota de mercado, de la mano de su CEO, Guillermo Llibre ha analizado el papel diferenciador y clave de la tecnología para la continuidad del sector inmobiliario tras las crisis del Covid-19.

Desde la compañía se ha reflexionado sobre los cambios en el ámbito de la compraventa de casas en una mesa redonda virtual organizada por PayFit y moderada por su Country Manager, Yoann Artus. El acto también ha contado con la participación de Carlos Rueda, Sales Manager de Idealista; Ignasi Giralt, General Manager de Badi y Sebastién Marion, CEO de Kasaz.

Guillermo Llibre, CEO de Housell, se ha referido a esta crisis como “la crisis de la línea de costes, porque, gracias a la llegada del teletrabajo, se van a recortar gastos en viajes y reuniones innecesarias”. Respecto al futuro del sector, ha afirmado que “a corto plazo, nuestra oferta encaja con la coyuntura actual: bajar precios y hacer la transacción más meritocrática y transparente. A largo plazo, el teletrabajo va a aumentar la demanda de inmuebles los pueblos y las afueras, ya que no va a ser necesario vivir cerca del centro para ir a trabajar. Es fascinante ver los cambios que habrá a largo plazo, aunque el corto plazo va a ser complejo.”

En una línea parecida se ha pronunciado Carlos Rueda, Sales Manager de Idealista. “Lo primero que va a cambiar es el teletrabajo. El sector tendrá que acoger con la mano más abierta a las nuevas tecnologías y el usuario tendrá que estar abierto a visitar o comprar una vivienda de manera distinta”. En esta línea, Sebastién Marion, CEO de Kasaz, ha observado que “las agencias también tendrán que cambiar; minimizar el número de visitas y aumentar la calidad de cada una”.

Por su parte, Ignasi Giralt, General Manager de Badi ha explicado que “en un contexto de economía “contactless, tanto el usuario como el propietario buscará seguridad y flexibilidad para realizar sus transacciones

Yoann Artus, Country Manager de PayFit establece que “esta pandemia ha puesto de manifiesto las necesidades que tiene la empresa española de llevar a cabo un proceso de digitalización completo”. Según la compañía, ”el cambio que millones de españoles están experimentando con la implementación del teletrabajo en sus empresas, está íntimamente ligado a un nuevo modelo de vida.”

Cabe destacar que, ante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, Housell ha mantenido su actividad garantizando la seguridad de sus empleados y usuarios, gracias a su propuesta tecnológica que permite hacer las gestiones a distancia e incluso hacer visitas virtuales a los inmuebles. Además, durante la cuarentena ha abierto un nuevo servicio, Hipotecas, para ayudar a sus usuarios a la hora de negociar la hipoteca de su inmueble.