Entradas

  • La proptech líder en cuota de mercado ha recopilado y analizado datos internos de la plataforma relativos a los precios, la oferta y la demanda de los últimos meses a nivel nacional, para conocer cómo está afrontando el sector la crisis provocada por el coronavirus
  • El ajuste de oferta y precios durante este periodo o la dificultad para vender pisos fuera del precio del mercado son algunas de las principales conclusiones que la proptech destaca
  • Aunque, según señalan, los propietarios siguen resistiéndose, algunos empiezan a ser conscientes de la necesidad de hacerlo para poder vender

En el contexto de nueva normalidad en el que nos encontramos, son muchas las dudas que se plantean en el sector inmobiliario: ¿cuáles son las principales consecuencias de la crisis que vivimos? ¿Cómo está afectando la Covid-19 a la compraventa de casas? ¿Cómo evolucionará el sector en los próximos meses? Ante esta situación, desde Housell, la proptech líder en cuota de mercado en España, han decidido responder a algunas de esas preguntas aportando algunos de sus datos internos más interesantes.

Las conclusiones obtenidas del análisis son las siguientes:

1- El volumen de ofertas se recupera tras el fin del confinamiento

De acuerdo a los datos de ofertas de compra realizadas por semana, hubo un valle pronunciado entre mediados de marzo y principios de mayo, coincidentes con los momentos más duros de confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus.

A finales de mayo el número de ofertas presentadas por parte de los compradores empezaron a subir otra vez, hasta alcanzar niveles propios de antes de la pandemia.

Además, destacar que durante esos meses el número reducido de ofertas que se presentaron fueron altamente agresivas, una tendencia que a día de hoy se mantiene.

2- Las viviendas fuera de precio de mercado no encuentran comprador

Tal y como han demostrado los datos, aquellas viviendas que se ponen a la venta con precios similares a los de antes de la pandemia, tardan más en encontrar un comprador. Ante esta situación, aunque algunos vendedores se resistan, ya empiezan a ser conscientes de la situación, algo que, según la proptech, se empezará a ver de manera más clara en el mes de septiembre.

En palabras de Guillermo Llibre, CEO de la compañía “es muy probable que haya más demanda porque todo apuntaba a que los precios iban a bajar. Sin embargo, si los precios continúan sin reducirse como hemos visto hasta ahora, es probable que la demanda sí que lo haga, lo que podría significar que los precios bajarán más a medio-largo plazo y que se produzcan menos transacciones en el corto plazo.” En la actualidad, la realidad refleja que, ante esta situación, todas las viviendas fuera de precio de mercado no están encontrando un comprador fácilmente.

3- El descuento medio sobre el precio de venta en las viviendas que se venden sigue en los mismos valores que antes del Covid (4%)

Las cifras reflejan que los propietarios continúan rechazando aquellas ofertas que, en promedio, se encuentran a más de un 4,2% por debajo del precio publicado. Se refleja asimismo un aumento del número de compradores que intentan hacerse con un inmueble por debajo de su valor inicial, aprovechándose del posible temor de los vendedores. Según el análisis de la proptech, por su parte, los vendedores se resisten ante la situación: tanto antes como después de la pandemia, el descuento promedio es del 4% sobre el precio inicial.

En contra de lo que hacían pensar muchos análisis catastrofistas, parece que el vendedor es consciente de que esta es una crisis circunstancial, y que la contracción de la demanda en el sector no debería prolongarse demasiado en el tiempo” afirma Llibre. “Según las cifras, los vendedores se resisten por el momento a bajar los precios de sus inmuebles, algo que podrían estar empezando a replantearse. Desde Housell ofrecemos un análisis pormenorizado tanto del inmueble como de las demás ventas de la zona en la que se encuentra el mismo, para asegurar al vendedor que el precio que le ponga a su inmueble sea el óptimo para su venta. Además, también ofrecemos un nuevo servicio de hipotecas para ayudar a la hora de negociar las mejores condiciones posibles.

  • El IV Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’, realizado por UCI y SIRA, pone de manifiesto que la nueva normalidad ha traído consigo la estabilidad y moderación de las variables que marcan el sector.
  •  A ojos de los profesionales inmobiliarios aumenta el número de vendedores: la mitad apunta a la estabilidad o al crecimiento moderado de clientes de este perfil. Incremento que se espera sea aún mayor en los próximos meses
  • El componente presencial sigue siendo clave para el sector inmobiliario: más de la mitad de los profesionales inmobiliarios realiza menos del 25% de su actividad en teletrabajo

El sector inmobiliario mantiene su tendencia a la estabilidad desde la recuperación paulatina de la actividad a partir de las diferentes fases de la desescalada. Esta es una de la principales conclusiones del IV Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’, que acaban de presentar UCI y SIRA para analizar la percepción y evolución del sector de la compraventa de inmuebles durante el último mes, marcado ya en gran parte por la vuelta a la ‘nueva realidad’.

Las diferentes oleadas de este Barómetro permiten ver la evolución del mercado de compraventa de inmuebles desde el pasado mes de abril, en pleno periodo de confinamiento, hasta inicios del mes de julio. Además de incluir una proyección de perspectiva futura del sector a ojos de sus profesionales.

El precio de la compraventa de viviendas representa uno de los puntos de análisis y debate por parte del sector. Según este IV Barómetro Inmobiliario, los profesionales apuntan mayoritariamente a la estabilidad (45%) o al descenso moderado (37%); una visión que coincide con la anterior edición de este estudio, centrada en el periodo de desescalada.

En cuanto al pronóstico de precios en los próximos meses, 4 de cada 10 profesionales apuntan a un descenso moderado y 1 de cada 5 a un descenso mayor, de entre un 10-15%; mientras que un 25% cree que se mantendrán estables. Únicamente un 4% considera que los precios aumentarán de forma moderada o alta.

Según este IV Barómetro Inmobiliario, en este último mes, el número de compradores se ha mantenido estable (25%) e incluso ha aumentado de forma moderada (14%). Una situación que prevén se mantenga igual en los próximos meses.

Por la parte de los vendedores, más de la mitad de los inmobiliarios apunta a la estabilidad y moderación de este perfil, sin radicales descensos ni aumentos. No obstante, para los próximos meses, sí esperan un mayor número de vendedores: la mitad de los profesionales inmobiliarios pronostica un aumento en torno a un 5-15%.

A la vista de estos resultados, los profesionales inmobiliarios son optimistas respecto al stock de inmuebles en su cartera. Casi 6 de cada 10 profesionales inmobiliarios apuntan a la estabilidad o a un incremento moderado de su oferta de inmuebles durante este último mes. Incluso son más optimistas de cara a los próximos tres meses, pues la mitad apunta a un aumento moderado.

En cuanto al análisis de operaciones, los profesionales inmobiliarios se muestran más optimistas con la ‘nueva realidad’: un 21% apunta ya a un crecimiento moderado en ofertas tramitadas y casi un 30% se reafirma en la estabilidad.

Respecto al cierre de operaciones, 5 de cada 10 profesionales creen que se ha mantenido estable o aumentado ligeramente en este último mes; constante que se mantendrá en los próximos 3 meses.

Los profesionales se muestran optimistas

A tenor de los datos recogidos, la evolución del mercado inmobiliario refleja una tendencia positiva que coincide con la percepción de los profesionales del sector. Así, en una escala sobre 10 puntos, los profesionales puntúan con un 6,7 su grado de optimismo.

Por comunidades, los profesionales inmobiliarios de Canarias (7,6), Extremadura (7,4) y la Comunidad de Madrid (6,9%) se muestran más optimistas que la media nacional. En el extremo opuesto, los profesionales de Castilla y León (6,0), La Rioja (6,0) y Baleares (6,1) son quienes apuntan un menor grado de optimismo.

Más de la mitad de los profesionales inmobiliarios realiza menos del 25% de su actividad en teletrabajo

El teletrabajo ha adquirido una importancia inédita para muchos sectores debido a las restricciones de movilidad durante la pandemia. Sin embargo, el IV barómetro ha puesto de manifiesto que las formas de trabajo en las agencias inmobiliarias no han cambiado demasiado.

Según manifiestan los profesionales inmobiliarios, el teletrabajo es una fórmula asentada pero el componente presencial sigue pesando mucho: 4 de cada 10 agentes inmobiliarios aseguran que el trabajo en remoto representa actualmente menos del 10% del global.

No es de extrañar, por tanto, que las visitas físicas a los inmuebles sigan teniendo un componente muy importante. El 40% de los profesionales inmobiliarios asegura tener un nivel estable o de aumento moderado de estas visitas, que esperan mantener e incluso aumentar en los próximos meses. Ante estas perspectivas, la situación laboral en las agencias inmobiliarias se mantiene muy estable y casi 7 de cada 10 profesionales del sector prevén que siga siendo así. Incluso 2 de cada 10 encuestados apunta al crecimiento de la plantilla en su agencia.

Para José Manuel Fernández, subdirector general de UCI, “este Barómetro Inmobiliario demuestra que la crisis del Coronavirus supuso un golpe muy fuerte en el sector inmobiliario en los meses anteriores, pero parece que la recuperación de la actividad a nivel general ha devuelto también oxígeno al mercado de compraventa de inmuebles, con pronósticos de futuro en clave positiva”. 

  • Según la consultora esta crisis ha mostrado una gran anomalía frente a las crisis anteriores y es en relación al consumo, que no se vera condicionado por la economía mundial por muy malas que sean las noticias, sino por la reacción de los clientes por el miedo al Covid-19 que hará que se active o se contraiga de manera drástica
  • El Índice nace para ofrecer información sobre el potencial de los locales en la actual situación económica, aportando a propietarios y arrendadores una negociación objetiva en función de los cambios sociales en esta era post Covid.

La afluencia de público en las principales zonas comerciales de Madrid cayó una media del 55% y la de consumidores por encima del 67% respecto a la situación previa a la Covid 19, según la primera entrega del Índice TrueBroker (iTB), publicado el pasado día 20 de junio, que evalúa el valor comercial de los puntos de venta a partir de criterios como la afluencia de público y de consumidores en diferentes zonas de Madrid.

El objetivo del Índice es ofrecer información sobre el potencial comercial real de estos locales en la actual situación económica y ofrecer a propietarios y arrendadores de estos locales una herramienta que facilite una negociación objetiva sobre su relación contractual, en base al potencial comercial de cada local en la era post Covid.

Según la primera entrega del iTB, a fecha del 20 de junio pasado y en comparación con los datos anteriores a la pandemia, la afluencia de público había bajado un 53% y la de consumo un 62% en la Zona Centro de la capital, un 49% y un 44% en el barrio de Salamanca, un 78% y un 77% en las zonas residenciales, y un 72%, en público y en consumidores en las zonas de oficinas. Paradójicamente, en los barrios Singulares la afluencia de público cayó sólo un 24%, mientras que la de consumidores bajo un 81%.

Al analizar la evolución en las Fase 1 y la Fase 2 de la desescalada, se puede observar que la confianza general de Madrid cayo en la fase 1 con respecto a antes del Covid un 55%, y un 67% el consumo. La recuperación de la confianza en la fase 2 mejoró solo muy ligeramente sin embargo el consumo lo hizo de forma clara y decidida. “Tras estos datos -explica Pablo Beltrán CEO de TrueBroker- se esconde una recuperación de la confianza y del consumo en un primer momento de forma polarizada, muy elevada y rápida en las zonas más comerciales y muy ligera en el resto de la ciudad.”

Las zonas más comerciales, lideradas por el barrio Salamanca, seguido por la mitad de la zona Centro, muestran un nivel de confianza mucho mejor, y en ellas la recuperación del consumo será muy rápida. No así en las zonas residenciales y de oficinas.

Según Pablo Beltrán, “los datos recogidos en las calles más comerciales de Madrid, y por tanto más sensibles para detectar la tendencia oculta de cómo reaccionarán los consumidores, en toda la ciudad,  apunta hacía una recuperación meteórica de la confianza y del consumo en todo Madrid tan pronto como desaparezca el miedo, ya que están deseando que se les dé una excusa para salir a consumir, y cuya reacción tiene que ver con el comportamiento de la mente humana, y poco que ver con los datos macroeconómicos. Es decir, qué si hay noticias económicas negativas, y sin embargo se libera el miedo al Covid, la recuperación del consumo será muy rápido. Sin embarga, esa misma sensibilidad en positivo al miedo, existe en el sentido inverso, y la tendencia puede volver a contraerse con la misma velocidad si surgen noticias negativas en los próximos meses”. A más largo plazo, el CEO de TrueBroker señala que “una parte de la contracción de la confianza y del consumo, entorno a un 10 a un 15%, no se recuperarán hasta dentro de 18 meses.

Según Beltrán, “con los datos que publicaremos el 20 de julio, ya podremos tener una idea de en cuantos meses se recuperará en consumo preCovid en cada zona de Madrid”.

Cambio social

Los estudios realizados por TrueBorker antes de la pandemia indicaban ya importantes cambios en los consumidores y la palabra “proximidad”, aparecía como un elemento clave en el retail. Beltran destaca el “comportamiento” comercial del Barrio de Salamanca, que muestra un nivel de confianza y consumo muy por encima de la zona Centro. “Aquí, nuestra recomendación es que sus comercios se atrevan a abrir para que se recupere el consumo, aunque sólo sea durante el fin de semana y el resto de los días en las horas pico de consumo. Creemos que es necesario que los negocios no se queden sin abrir porque entonces corren el riesgo de desaparecer de la mente del consumidor. En el caso de la zona de oficinas, según el CEO de TrueBroker, la recuperación será más lenta a causa del teletrabajo y de la llegada de las vacaciones. Por su parte, las zonas residenciales se han visto golpeadas por la Covid y por la venta online. Tenemos incógnitas profundas sobre su futuro, ya que antes del Covid nuestro estudio mundial del retail señalaba que la mayoría de las calles de estas zonas perderían casi por completo su valor y algunas desaparecerían, y son curiosamente, en las que más locales están quedando disponibles”.

Pablo Beltrán destaca la capacidad de recuperación de la Zona Centro, sobre todo en la afluencia de público, especialmente en Fuencarral, Chueca, Malasaña…  “sin embargo más allá de Sol el comercio aparece asintomática al estar cerradas el 99% de las tiendas”. Finalmente, al analizar los barrios singulares como Chueca, Malasaña, Latina, son los que han experimentado una menor caída del estado de ánimo, pero también donde cayó más, y con diferencia el consumo, haciendo gala del nombre que TrueBroker eligió para definirlas, totalmente singulares y distintas.

  • Demanda “apoyo inicial y urgente” para impulsar, a través de la colaboración público-privada, una “ola de renovación inmobiliaria” que dé respuesta a las necesidades de rehabilitación y renovación urbana y acceso a la vivienda
  • Por su variada estructura empresarial, el sector de la construcción es el segundo mayor generador de empleo en España después de la agricultura

El sector de la construcción y la edificación en España y los sindicatos Comisiones Obreras y UGT reclaman un plan de recuperación que contemple las medidas y recursos necesarios para acelerar su actividad y contribuir “de forma decisiva a una rápida recuperación económica”. Se trata de aprovechar todo su potencial como generador de empleo de calidad para poner en marcha una “ola de renovación inmobiliaria” que responda a las necesidades de rehabilitación y renovación urbana y acceso a la vivienda siguiendo las líneas estratégicas que marcan el Pacto Verde (Green Deal) de la Comisión Europea, la Agenda 2030 de la ONU y la Agenda Urbana Española.

En un comunicado conjunto, suscrito por la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), el Consejo General de la Arquitectura Técnica (CGATE),  la Asociación de Promotores Constructores de España (APCEspaña), CC OO y UGT y el sector subraya que “la mejor manera de conciliar la solución” de eficiencia energética del parque edificatorio para que sea sostenible, accesible y funcional por el bienestar y la salud de las personas y “la necesidad ineludible de superar la crisis económica y contener la pérdida masiva de empleo sobrevenida por la pandemia es utilizar toda la potencialidad de la construcción”.

El presidente de la CNC, Juan Lazcano, destaca la capacidad del sector para ser “motor y base de una recuperación económica duradera”. Para ello, destaca su variada estructura empresarial y la alta proporción de pymes y autónomos, que hacen de la construcción el segundo sector económico generador de empleo después de la agricultura; su capacidad de arrastre sobre otros sectores industriales, puesto que solo importa un 9% de los materiales que utiliza y genera una actividad inducida de 1,92 euros por euro invertido; sus retornos fiscales, cercanos al 50%, y su estructuración en el ámbito laboral en torno a un Convenio Colectivo Nacional, a una Ley de Subcontratación específica y a una Fundación Laboral paritaria con los agentes sociales.

A estas características del sector hay que sumar la realidad del parque de viviendas en nuestro país y la necesidad de alinear las estrategias de recuperación económica con la estrategia europea para transitar hacia una economía verde.

Como se recuerda en el comunicado, los edificios son los mayores consumidores de energía de la UE y responsables del 36% de la emisión de gases de efecto invernadero. En España, en concreto, el 75% del parque inmobiliario se construyó antes de la entrada en vigor de las primeras directivas europeas de eficiencia energética y más de la mitad de los 10 millones de edificios existentes con 26 millones de viviendas no responde a ninguna normativa.

Aparte, un 10% de esos edificios necesita obras de conservación por su estado deficiente; un 50% tiene problemas de accesibilidad y, en general, en pocos casos están adecuadas a las nuevas formas de vida y requerimientos de habitabilidad. Pero, además, a toda esta problemática hay que añadir las dificultades de acceso a la vivienda, con un parque público que no llega al 1,5%. Por eso, el presidente del CSCAE, Lluís Comerón, recalca: “Debemos acometer, urgentemente, una ‘ola de renovación urbana’ para que nuestro parque edificado dé respuesta a las necesidades actuales, alcanzando la tasa de rehabilitación anual del 3% que recomienda la Unión Europea”.

El CGATE también considera irrenunciable sumarse a unas propuestas que tienen como objeto impulsar la reconstrucción del tejido económico del país, aportando la experiencia de todas las entidades y empresas que se quieran sumar y aprovechando las enseñanzas aprendidas durante la crisis del 2008 que “nos enseñaron que otra forma de construir es posible y es preferible hacerlo bajo un paradigma que apueste por la habitabilidad, la sostenibilidad, la seguridad y la salud de los edificios”, afirma Alfredo Sanz, presidente del CGATE.

Puesto que el “pacto de reactivación económica y por el empleo” firmado el viernes, por el Gobierno, la patronal y las principales centrales sindicales da paso ahora a una negociación de fondo, con este comunicado el sector de la construcción y la edificación demanda un “apoyo inicial y urgente, con actuaciones que impulsen y multipliquen la inversión privada con fondos públicos, hasta que puedan ser sustituidos o complementados por los programas de la Unión Europea”. Considera, además, que esta ayuda debe venir acompañada de medidas fiscales y de otras de carácter normativo “para que el escenario económico-jurídico-técnico resultante favorezca el desarrollo de estas actividades de forma estable a largo plazo, contando con la participación de los operadores del sector”.

Otras entidades adheridas

Al comunicado que firman la CNC, el CSCAE, APCEspaña, CC OO, UGT y el CGATE se han adherido ya la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO); la Asociación Nacional de la Industria del Prefabricado de Hormigón (ANDECE); la sociedad pública Navarra de Suelo y Vivienda, S. A. (Nasuvinsa); la Asociación Española del Gas (Sedigas); Acciona; la agrupación empresarial de fabricantes de cemento Oficemen; la Fundación Hàbitat3; la Asociación Madrid Capital Mundial de la Ingeniería, la Construcción y la Arquitectura; el Grupo Saint Gobain Isover y Placo; el Instituto Español del Cemento y sus Aplicaciones (IECA); el Grupo TECMA RED; el Instituto Valenciano de la Edificación (IVE); CEMEX; la Fundación La Casa que Ahorra; el Observatorio Ciudad 3R; Cosentino; Asemas; STO; Rockwool; Savills-Aguirre Newman; el Consejo General de Economistas y el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (CICCP), gracias al impulso del Observatorio 2030 del CSCAE.

  • El mercado de la vivienda de nueva construcción siempre se ha caracterizado por presentar tendencias muy diferentes a las del conjunto del sector inmobiliario.
  •  El aumento del interés por las zonas premium, una mayor presencia en la demanda de segunda residencia de larga duración o buenas oportunidades para invertir, otras claves que marcarán la obra nueva.

El mercado de vivienda de obra nueva siempre se ha caracterizado por presentar tendencias muy diferentes a las del conjunto del sector residencial. Mientras que durante el primer trimestre de 2020 ya se mostraba una caída interanual del 16% en transacciones y un crecimiento del 3,2% en precios, según los datos del INE y del Ministerio de Fomento, los inmuebles de nueva construcción registraban un descenso más moderado en compraventas (-8,4%) y un aumento más acusado en precios (+6,1%). Los datos de la vivienda usada, por su parte, sí están totalmente alineados con la realidad del sector: -16,3% en transacciones y +2,7% en el valor de los inmuebles.

Ahora, después de tres meses de parón en la construcción y en transacciones inmobiliarias a consecuencia de la crisis sanitaria, todo parece indicar que este segmento también presumirá de una tendencia propia. Aunque todavía es pronto para realizar previsiones, sí es posible realizar una estimación aproximada: “en obra nueva, lo más probable es que la demanda se mantenga y el precio se estabilice. La razón es que el producto es cada vez mejor y ahora mismo se adapta perfectamente a los requisitos de vivienda que más se están demandado”, indica Gregorio Martín Montalvo, director general de Solvia.

Para aportar mayor luz al mercado del residencial de nueva construcción, la firma de servicios inmobiliarios establece cinco claves que marcarán este segmento en los próximos meses:

  • Demanda fuerte. La obra nueva es capaz de responder a las necesidades habitacionales que han surgido a raíz del confinamiento: viviendas más grandes y con más habitaciones, espacios abiertos, extras como balcones, terrazas o jardines, buena orientación, mayor eficiencia energética… Los futuros compradores son conscientes de ello y lo buscarán en la obra nueva, aunque para conseguir estas características tengan que pagar más. Por tanto, el resto del año habrá una demanda lo suficientemente fuerte como para absorber el producto que está saliendo al mercado y que ya estaba en oferta.
  • Estabilización de precios. Los expertos de Solvia prevén un decrecimiento del valor de los inmuebles de segunda mano de entre el 10% y el 15% hasta final de año. Sin embargo, la vivienda nueva tenderá a la estabilización y no se verá afectada por este ajuste de precios.
  • Repunte del interés por zonas premium. La necesidad de mayor espacio, luminosidad y extras, así como el buen funcionamiento que está teniendo el teletrabajo en muchas empresas, incrementará el interés por comprar en ubicaciones premium alejadas del centro urbano, tanto en zonas periféricas como en municipios cercanos, como Pozuelo de Alarcón o Alcalá de Henares, en Madrid, o el barrio de Sarriá o Sant Cugat del Vallés, en la provincia de Barcelona.
  • Buena oportunidad para la inversión. Sabiendo que la demanda de inmuebles para el alquiler también seguirá nuevos patrones en cuanto a necesidades de vivienda, ahora será más rentable que nunca comprar obra nueva para aprovecharse de la rentabilidad del arrendamiento. Las mejores zonas para hacerlo serán los barrios con precios asequibles, gran demanda de alquiler y buenas comunicaciones y servicios. Es decir: zonas periféricas, centros de negocios o zonas universitarias.
  • Mayor presencia en la demanda de segunda vivienda de larga duración. El incremento de medidas como el trabajo a distancia provocará que las segundas residencias sean consideradas como un segundo hogar en el que pasar gran parte del año, y no solo en vacaciones o algunos fines de semana. Este hecho llevará a que los requisitos a la hora de adquirir estos inmuebles sean ahora más exigentes y se asemejen mucho a los de una primera vivienda: buen tamaño, espacios exteriores, buenas calidades, altos niveles de eficiencia energética…Algo que solo ofrecen las viviendas nuevas. Además, aunque el ajuste de precios en estos inmuebles no vaya a ser muy pronunciado, habrá grandes oportunidades para la compra. Sitges (Barcelona), Mataró (Barcelona), Altafulla (Tarragona), Cambrils (Tarragona), Almuñécar (Granada), Estepona (Málaga) o Noja (Cantabria) son algunos municipios donde la obra nueva residencial está empezando a tomar protagonismo.
  • El ritmo de crecimiento se frena hasta el +0,8% en el primer semestre
  • Durante el último trimestre, el Índice de Confianza de ST sufre la mayor caída trimestral en su historia, 6,3 puntos, hasta situarse en 43 puntos sobre 100
  • Las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona ven incrementada la oferta de vivienda nueva en un 18,3% y un 45,8%, respectivamente
  • El número de viviendas nuevas en venta en Madrid y Barcelona aumenta hasta 7.476 y 5.249 unidades respectivamente, equivalente a 8,6 y 18,4 meses de demanda
  • Adicionalmente, y dada la excepcional situación causada por la crisis sanitaria, Sociedad de Tasación ha comprobado desde el 14 de marzo el valor de más de 75.000 muestras de mercado, tanto de vivienda nueva como de usada, casi tres veces más que en un periodo normal

Sociedad de Tasación ha publicado hoy una nueva edición del Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario, que incluye información de vivienda nueva correspondiente al primer semestre de 2020. Este estudio se ha realizado en cerca de 400 municipios y analiza los precios de vivienda nueva de las poblaciones más representativas del territorio nacional.

Puedes descargar el informe completo aquí.

De forma paralela, Sociedad de Tasación también ha publicado hoy la edición de 2020 de su estudio Censo ST de Vivienda Nueva, que pone a disposición del mercado información completa y detallada de la oferta de vivienda nueva que está pendiente de venta en el área metropolitana de Madrid y de Barcelona, así como en ambas ciudades. El estudio actualiza la anterior edición del mismo, que data del año 2018, incorporando la nueva oferta generada a lo largo de los dos últimos ejercicios. Además, recoge sus características, precios, superficies, número de dormitorios y ubicación.

Dada la situación de excepcionalidad causada por la pandemia, Sociedad de Tasación ha intensificado su labor de supervisión del mercado y ha comprobado el valor de más de 75.000 muestras de mercado, tanto de vivienda nueva como de usada, desde el 14 de marzo. Una cifra representa un trabajo de campo tres veces superior al de un periodo normal.

El precio de la vivienda modera su crecimiento

El precio medio de la vivienda nueva en el conjunto de las capitales de provincia de España ha aumentado un 3% durante el último año, hasta alcanzar los 2.472 €/m2 construido en junio de 2020, lo que supone un coste de 222.480 € para una vivienda de tipo medio de 90 m2. Sin embargo, es importante matizar que el ritmo de crecimiento de semestres anteriores se ha moderado por tercer año consecutivo y, tras el shock pandémico, la variación al alza desde diciembre de 2019 es de apenas un 0,8%.

Por su parte, el precio medio de la vivienda nueva en el resto de las ciudades estudiadas que no son capitales de provincia se ha situado en 1.674 €/m2. Un importe que representa un aumento del 1,7% con respecto a junio del año pasado.

Si se desglosan los datos por tamaño de población, se observa cómo el precio medio de la vivienda nueva en las ciudades con población superior a 100.000 habitantes que no son capitales de provincia se ha situado en 1.821 €/m2, con una variación anual del 2,2%; y en las ciudades con población de entre 50.000 y 100.000 habitantes en 1.705 €/m2 (+1,9%). Por su parte, en aquellas que tienen entre 25.000 y 50.000 habitantes ha aumentado un 1,6% hasta llegar a los 1.570 €/m2. Por último, las ciudades por debajo de los 25.000 habitantes el precio medio es de 1.535 €/m2 (+0,8%).

A nivel de capitales de provincia, tanto Madrid como Barcelona siguen liderando las subidas, aunque con un ritmo mucho más moderado en esta primera mitad del año. La primera experimenta un crecimiento del precio del 4,2% con relación a junio de 2019 (comparativa anual), pero sólo el 1% con respecto a diciembre del mismo año (semestral), mientras en el caso de Barcelona, la evolución se sitúa en el 4% y el 1,1%, respectivamente.
En el resto de las capitales se observan incrementos anuales más moderados que en periodos anteriores: Valencia, por ejemplo, crece al 3,7%; Logroño al 3,6% y Tenerife al 3%. Sin embargo, a excepción de Barcelona y Cáceres (1,1%), ninguna de ellas supera el 1% de crecimiento semestral, teniendo en cuenta, eso sí, que ninguna entra en cifras negativas.

Por Comunidades Autónomas, de nuevo Cataluña (3.974 €/m2), Madrid (3.663 €/m2) y País Vasco (2.754 €/m2) se sitúan como aquellas con el precio más elevado por m2 construido. Por el contrario, Extremadura (1.208 €/m2), Murcia (1.267 €/m2), y Castilla La Mancha (1.441 €/m2) se mantienen como las comunidades que presentan precios de vivienda nueva más bajos.

En definitiva, el precio de la vivienda nueva continúa la tendencia a la moderación que ya se inició a finales de 2018. La crisis sanitaria de la covid-19 ha podido influir en que esa tendencia haya sido más acusada de lo previsto, pero no se ha producido —al menos por el momento— una inversión del ciclo anterior, de tal forma que se siguen experimentado ligeras subidas.

El Índice de Confianza Inmobiliario de ST sufre una caída de 6,3 puntos

El Índice de Confianza Inmobiliario de Sociedad de Tasación se sitúa en 43 puntos sobre 100 y mantiene una caída constante desde junio de 2018 (58,5 puntos), que se ha acentuado durante el segundo trimestre del año desde el valor de marzo de 2020 (49,3 puntos), previo a la crisis sanitaria. Es decir, este índice ha caído 6,3 puntos en apenas tres meses.

La encuesta de base se ha realizado durante la última semana de vigencia del estado de alarma decretado por el Gobierno de la nación, y es significativo que la valoración realizada para el futuro próximo por los expertos encuestados, mejora sensiblemente los datos de la etapa recién superada, si bien en ninguno de los dos casos se supera el valor medio de 50 puntos (equilibrio entre criterio optimista y pesimista).

Por comunidades autónomas, ninguna supera la barrera de los 50 puntos. Las tres que más se aproximan, pese a la tendencia generalizada a la baja, son Galicia con 45,7 puntos, Andalucía con 44,8 y Asturias con el mismo resultado. Por el contrario, este índice se sitúa en 39,4 puntos en La Rioja, 39,9 en Castilla y León y 40,7 en Baleares.

  • El bilbaíno José Arroyo cuenta con una dilatada experiencia en el campo del interiorismo avalada por 20 años de trabajo. La atemporalidad, el empleo de los materiales nobles y la incorporación de piezas de iluminación y plantas son las características que definen sus proyectos.

Uno de los muchos aprendizajes que se sacan después de los más de dos meses de confinamiento recae sobre el hogar. Mientras que anteriormente era un espacio al que, debido al ritmo frenético de la vida cotidiana no se dedicaba toda la atención que requería, hoy en día, se ha producido un cambio de paradigma que afecta positivamente al interiorismo y a la decoración, haciendo que la disposición, la practicidad, la luminosidad o el correcto equipamiento tecnológico cobren una inmensa importancia.

Así lo esgrime José Arroyo, interiorista bilbaíno con más de 20 años de trayectoria profesional, ya que, en sus palabras, “nos hemos adaptado a interiorizar más, a priorizar más el día a día en nuestros hogares y a equiparlos de modo que dispongamos de todo lo necesario sin necesidad de acudir al exterior”, afirma. De esto modo, José Arroyo explica las tendencias hacia las que se va a orientar la nueva forma de decorar y de organizar estos espacios haciendo hincapié en la correcta distribución y amplitud de los espacios, la funcionalidad de los muebles y dispositivos que en ella se dispongan, el impacto de la luz natural y la correcta incorporación de la tecnología a los hogares.

En los últimos años, los espacios abiertos donde se integran diferentes estancias y, por tanto, se crea mayor convivencia han vivido en auge. En especial, salón y cocina son los dos espacios que cobran más sentido a la hora de unirse ya que se trata de las estancias donde la actividad es mayor, en las que se suele pasar más tiempo junto con el resto de las personas que conviven en la casa o en las que se disponen los invitados. “La fusión de espacios es necesaria hoy en día con el fin de facilitar una mayor comunicación a estas dos estancias, esenciales en los hogares ya que son los espacios donde mayor vida se produce”, explica José Arroyo. Por el contrario, nunca se debe fusionar dormitorios, ya que en éstos es necesario el aislamiento manteniendo la intimidad que requieren.

Aunque estas dos estancias pasen a estar integradas, el concepto de diferenciarlas por ambientes se consolida como una tendencia clave. Así, aunque los espacios estén diferenciados deben de cumplir con su función y, en especial, deben de estar cuidadosamente ordenados ya que, de no estarlo, pueden jugar una mala pasada a la vista y parecer menos amplios debido al desorden.

Respecto a la funcionalidad, ésta también recae sobre los muebles que se dispongan en el hogar, ya que “hoy en día, todo mueble y toda pieza del hogar tiene mayor sentido que anteriormente”, declara José Arroyo. En esta línea, el interiorista afirma que “ahora, por ejemplo, una silla ha pasado de ser un simple elemento en el que sentarse a cobrar importancia no sólo por su funcionalidad, sino por el espacio que ocupa en la casa, su forma, su color, su diseño, etc., aspectos que antes no tenían tanta importancia”, manifiesta.

Otro de los puntos que han adquirido consideración ha sido el impacto de la luz natural. La iluminación de calidad es fundamental para aunar una mayor comodidad en las casas. Existen elementos que, con una cuidada incorporación a la decoración, harán que la proyección de la luz sea mayor. Un claro ejemplo son los cristales y los espejos que sirven para proporcionar amplitud al reflejarse en ellos elementos del hogar, además del correcto uso de textiles y colores. En este sentido, los tonos livianos y ligeros, con menor impacto, ayudan a que la luz sea mejor, además de “arropar a quien viva en el espacio y haciendo que este sea más elegante y sutil que con colores más radicales que cansan a la vista y que pueden tener un impacto negativo en la salud”, afirma José Arroyo.

Asimismo, la vegetación y la incorporación de la tecnología han cobrado gran importancia últimamente. Por un lado, incorporar plantas y flores a los hogares aporta vida a los mismos “ya que la vegetación es el pulmón de los hogares y una forma muy elegante de incorporar dentro de la casa lo que es de fuera”, indica el interiorista. Además, equipar los hogares con tecnología se ha convertido en un punto primordial y, no sólo uno o varios espacios, sino toda la casa debe de estar conectada. “Debemos adaptar todo el hogar con tecnología, sin alcanzar ese punto frío que ésta puede otorgar. Busquemos los dispositivos adecuados, sencillos y discretos, que nos faciliten la rutina y nos hagan vivir de una forma más cómoda sin alterar la decoración de la casa”, sostiene José Arroyo.

En cuanto a la demanda, nos encontramos en un punto en el que se valoran más los productos atemporales, “los muebles para toda la vida” que no sólo ofrecen diseño, sino que vuelcan todos sus esfuerzos en otorgar calidad. Las anteriores tendencias hacia los muebles low-cost -diseño, poca calidad y precio bajo- han dado un giro favoreciendo a las piezas de calidad. “Esto generaba una situación itinerante que permitía renovar y cambiar cada cierto tiempo la decoración. El cliente ahora valora mucho más la producción y los materiales con los que está elaborada la pieza”, afirma José Arroyo. Así, en opinión del interiorista, las piezas que cobran más importancia hoy en día en cualquier hogar son el sofá, la mesa de comedor, la cama, las cortinas y la butaca o sillón de lectura.

  • Una nueva edición del Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’ realizado por UCI y SIRA pone de manifiesto que, tras un periodo de confinamiento donde la actividad se ha reducido notablemente, la fase de desescalada empieza a devolver el ritmo habitual al sector.
  • 3 de cada 10 profesionales inmobiliarios apuntan a la estabilización de las ofertas tramitadas durante la fase de desescalada y un 35% afirma haber cerrado ya operaciones.
  • En los próximos meses, el 20% de estos profesionales apunta a un crecimiento moderado del número de vendedores y un 35% a un descenso moderado del precio de los inmuebles.

Las primeras fases de la desescalada han devuelto un cierto ritmo al mercado inmobiliario. Un ritmo que, aunque pausado, parece mantenerse en una tendencia estable-moderada, según una nueva edición del Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’, realizado por UCI y SIRA para conocer la percepción y evolución del sector de la compraventa de inmuebles según estos profesionales.

El anterior Barómetro Inmobiliario se centró en el mercado inmobiliario durante el periodo de confinamiento. Ahora, analiza la perspectiva del sector en estas últimas semanas donde se han sucedido las diferentes fases de la desescalada.

La recuperación paulatina del ritmo de trabajo en las agencias inmobiliarias se ha traducido también en datos que reflejan un mayor movimiento en el sector de la compraventa de inmuebles. La recuperación del componente presencial de algunas actividades y procesos se ha notado en estas últimas semanas.

Así, mientras en el periodo de confinamiento, 6 de cada 10 profesionales inmobiliarios apuntaban a un descenso alto e incluso radical de las ofertas tramitadas, en la fase de desescalada, casi un 30% de profesionales habla de estabilización de estas operaciones. Además, los profesionales se muestran optimistas: un 25% espera un crecimiento moderado y más de un 10% un crecimiento medio de ofertas tramitadas en los próximos meses.

Lo mismo ocurre con el cierre de operaciones, si el 40% de los profesionales inmobiliarios aseguraba un descenso radical durante el confinamiento, en las últimas semanas la tendencia es a la estabilización, según apunta un 35%. Además, un 20% cree que seguirá así e incluso mejorará en los próximos meses.

En cuanto al número de compradores interesados en adquirir una vivienda, mientras un 35% de estos profesionales apuntaba a un descenso de compradores de más del 50% durante el periodo de confinamiento, en la desescalada esta bajada radical solo es compartida por un 10% de los profesionales inmobiliarios, que apuestan por la estabilización y un aumento moderado de clientes interesados en la compra, con una proyección similar para los próximos tres meses.

Por el lado de los vendedores de inmuebles, como ya se observó en el anterior Barómetro Inmobiliario, la tendencia se mantiene en la estabilidad: un 37% (frente al 29% del estudio anterior) de estos profesionales ve la situación estable. Incluso, un 20% apunta a un crecimiento moderado. Es más, en los próximos meses se espera un aumento más notable del perfil de vendedores: un 32% augura un aumento moderado y un 15% un crecimiento medio.

En estas últimas semanas, parece que la cartera de inmuebles se ha mantenido estable para un 40% de estos profesionales. Siguiendo la tendencia de crecimiento moderado y medio del número de vendedores, también estiman que se replique en el stock de inmuebles para los próximos meses. Una situación de estabilidad y tendencia al crecimiento moderado que permitirá, según los profesionales inmobiliarios, seguir contando con la plantilla habitual de sus agencias.

Preguntados por el precio, casi la mitad de los profesionales apunta a la estabilidad y un 35% a un descenso moderado, que esperan sea la tendencia en los próximos meses.

Para José Manuel Fernández, subdirector general de UCI, “este Barómetro Inmobiliario es una gran noticia para el sector porque refleja que una vez se va recuperando la actividad presencial, los descensos en el mercado de la compraventa de inmuebles se traducen en estabilización y crecimiento moderado de las operaciones cerradas y otras variables clave en el proceso”.

Barómetro Inmobiliario: Consulta el informe completo.

El uso de las zonas de formación y salas de reuniones en empresas y los protocolos de seguridad e higiene de estos espacios para evitar posibles contagios, plantean no pocos desafíos en las diferentes fases de la desescalada. Se trata de unos espacios imprescindibles para la actividad de las organizaciones cuyo uso se irá incrementado a medida que se recupere la “nueva normalidad”.

Para mantener este uso sin renunciar a la seguridad, Actiu ha elaborado la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el covid19”, que ofrece una serie de recomendaciones y ejemplos prácticos de rediseño de los espacios para evitar cualquier riesgo de contagio en base a las normas dictadas por las autoridades competentes para la prevención de contagios del covid-19 así como su experiencia en equipamiento de espacios

Además de respetar medidas como una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducir la densidad y el aforo, promover una conciencia ecológica, impulsar la transformación digital, disponer de mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos y crear espacios flexibles y polivalentes, la Guía propone protocolos de higiene para los trabajadores y sus puestos de trabajo, señalética que garantice la circulación segura y recomienda nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que eviten el contacto en zonas de uso compartido.

Espacios de formación y aprendizaje

Estos espacios son básicos para el sector de educación – comenta Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu– pero cada vez son también más habituales e importantes en los entornos corporativos. En todos estos ámbitos se van a adoptar cambios en base a las necesidades de los mismos así como los requisitos post covid”. Según Berbegal, ya se estaba abordando un cambio en el modelo de los espacios educativos, cuando llegó la pandemia.  “La idea era pasar poco a poco de espacios a menudo muy rígidos y estáticos, a otros más flexibles, con equipamiento que facilitara la modularidad del espacio y su uso, en los que el aprendizaje por proyectos y la colaboración dotaran a los asistentes de algo más que conocimiento. Ahora los espacios de aprendizaje van a seguir adaptándose con mobiliario polivalente y la combinación de las TIC con actividades presenciales por turnos, aplicando las medidas de aforo, distanciamiento y puntos de higiene recomendadas para todos los espacios colectivos.

Aulas y zonas de formación

  •  Reducir aforo en un 60-70%.
  • Uso obligatorio de mascarilla.
  • Ubicar las mesas o sillas para permitir la correcta circulación y que queden siempre los dos puestos a los lados libres respetando los 2m de distancia.
  •  Uso de pantallas y de elementos que faciliten la conectividad (si el aula es grande, situar otra otra pantalla en la mitad de la sala para que los alumnos puedan seguir la formación adecuadamente y evitar que el profesor se desplace).
  • Realizar clases online al 100% o alternar parte presencial y otra online para reducir la densidad del espacio.
  • Instalación de mamparas y divisorias entre las mesas para aportar más seguridad y poder conseguir un mayor aforo, siempre respetando las medidas de higiene y seguridad.
  •  Respetar el turno en el uso de los pasillos siempre cediendo el paso a la persona que se encuentra recorriéndolo.
  • Acceder y abandonar el puesto ordenadamente y siempre que sea posible por orden de sentada, primero el más lejano a pasillo y así sucesivamente y a la inversa para salir.
  • Al ocupar las mesas si la fila está vacía, ocupar de dentro a fuera, evitar sentarse en el centro y dificultar el acceso a los otros puestos o compañeros.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Situar puntos de higiene en el acceso al aula para desinfectarse antes de entrar y al salir, así como por el resto del espacio para facilitar el acceso sin tener que recorrer grandes distancias.
  • Realizar una correcta ventilación del espacio, mínimo 15 min antes de ocupar.

Zonas de colaboración y reuniones

La aplicación y cumplimiento de medidas de higiene y seguridad resulta más difícil y compleja cuando se habla de los espacios de colaboración y trabajo en equipo, por los que pasan cada día un número muy importante de personas, en los que cuando finaliza acaba una reunión comienza otra.

Según Soledat Berbegal, un espacio común bien diseñado, “además de proteger la salud, debe favorecer los encuentros creativos, permitiendo la transmisión de ideas entre las personas y posibilitar momentos de desconexión entre tareas operativas que requieren concentración”. 

La tipología de estos espacios es variada: zonas de reunión, tanto abiertas como cerradas, puntos que fomentan momentos de encuentro y debate entre compañeros. Un modelo que también estaba en evolución antes de la pandemia, con distintas tipologías de espacios y equipamiento: zonas de sistemas más estáticos con más elementos de apoyo, pizarras y paneles móviles, pantallas, etc., y zonas con productos más flexible, dependiendo del tipo de reunión o encuentro.

En estas zonas seguiremos encontrando mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con producto flexible, que son los que más van a cambiar en su uso e interacción. Estos modelos requieren generar una conciencia y buenas prácticas en el uso y en el tiempo de utilización, además de utilizar más los espacios abiertos, crear salas de reuniones con menos densidad y pantallas de apoyo, reuniones más ágiles y producto que permita configurar el espacio.

Zonas de colaboración y reuniones

  • Reducir la capacidad de las salas a la mitad el aforo o un 60% (ej: de 8 a 4 personas).
  • Utilizar las salas solo cuando sea imprescindible.
  • Uso obligatorio de mascarilla
  •  Apoyo con pantallas para favorecer la conexión del resto de participantes desde casa o en otro punto de la oficina.
  •  Reducir tiempos de reunión, realizando estas más concretas y eficientes. Entre 15-30 min.
  • Acceder respetando distancias y flujo sentándose solo en una silla, dejando la del lado libre o respetando el espacio y no cambiando de puesto.
  •  Situar paneles de protección tanto frontales como laterales para aportar más seguridad a la sala.
  •  Mantener un orden de entrada, los primeros sentándose en las sillas más lejanas a la entrada y los últimos en las más próximas, para salir lo realizaremos a la inversa.
  • No dejarse ningún elemento encima de la mesa que dificulte su limpieza.
  • Situar puntos de higiene a la entrada o cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las salas.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.
  •  Dejar las puertas abiertas en todo momento.

En esta ‘nueva normalidad’ post COVID-19, la digitalización en las comunidades de propietarios es fundamental, ya que aporta seguridad a muchas acciones que antes se hacían de forma presencial.

Las relaciones entre los vecinos y los administradores de fincas son un ejemplo. Las juntas donde coinciden en un local grupos grandes de propietarios, o la reserva de pista en una hoja compartida por todos, han quedado atrás gracias a TucomunidApp. Incluso incorpora un sistema para controlar el aforo de las piscinas de las comunidades.

Esta aplicación, desarrollada por IESA Comunidades Tecnológicas, permite reunir en tu móvil todas esas funciones que antes se hacían de forma presencial.

Como propietario, solamente tienes que aceptar la invitación de tu administrador y descargar la app en tu móvil (o acceder a tucomunidapp.com). Así, podrás acceder a todos los temas que afectan a la comunidad de forma muy sencilla.

Somos conscientes de que los administradores de fincas y los propietarios demandaban otra manera de gestionar los temas relacionados con las comunidades de propietarios. TucomunidApp es la app que, de manera sencilla e inmediata, da respuesta a esta demanda. Además de poder realizar todo tipo de gestiones, los propietarios tendrán acceso a toda la información de la comunidad: incidencias, actas de juntas, cuentas anuales, estatutos y normas, entre otros. Se trata de una herramienta tecnológica que en estos momentos, en los que las reuniones y juntas deben evitarse, y es necesario controlar los aforos de las piscinas, se convierte en un gran aliado”, asegura Enrique Sánchez, director general de IESA, creadora de TucomunidApp.

Juntas virtuales

Las reuniones entre vecinos y sus administradores también se han visto afectadas y obligadas a aplazarse a un momento todavía incierto.

Cuando el administrador convoca una junta, cada propietario recibe una notificación en TucomunidApp, con acceso a todos los detalles y documentos. Desde ese momento, puede votar su apoyo o no a cada punto, y delegar el voto al administrador, con esas preferencias. A todos los efectos, es como si ese propietario hubiera asistido y votado en la junta.

Por otra parte, IESA Comunidades Tecnológicas pone a disposición de los administradores de fincas un programa de realización de juntas con asistencia virtual en el momento, votaciones online y evidencias fehacientes soportadas con blockchain.

TucomunidApp ha llegado en el momento oportuno para ayudar en esta situación, y se quedará para siempre, evolucionando la forma en la que tomamos las decisiones en las comunidades de vecinos.

Aforo de piscinas controlado

Otra de las funcionalidades con las que cuenta esta aplicación es la de reservas de espacios comunes. A través de la app, los vecinos podrán gestionar las reservas de la pista de pádel, la sala polivalente o de cualquier zona de la comunidad que sea reservable.

Entre estas zonas reservables puede estar la piscina de la comunidad, que tendrá un aforo limitado para, dadas las circunstancias generadas por la pandemia, garantizar la seguridad de todos los vecinos.

Con esta solución se minimiza el tiempo en los procesos de reserva y las molestias a los vecinos, además de poder ver en todo momento la ocupación o disponibilidad de los espacios para evitar riesgos de contagio.

Comunicaciones entre vecinos

Es un canal que mejora las relaciones entre vecinos, que tanta solidaridad han mostrado entre ellos durante esta época de cuarentena provocada por el COVID-19.

TucomunidApp Tiene un espacio llamado Comunidad Social, dedicado a publicar necesidades y ofrecimientos de ayuda dentro de cada comunidad.

Los administradores de fincas, los verdaderos protagonistas

Son los administradores de fincas los que ponen a disposición de sus comunidades esta aplicación, ya que son ellos los que configuran las opciones para cada comunidad, mantienen todo el contenido, y gestionan los usuarios. Una labor que seguro los vecinos agradecerán enormemente.