Entradas

El undécimo encuentro de SIMAPRO HomeEdition, que organiza Planner Exhibitions, ha analizado cómo será la vivienda y el modelo de ciudad en la era post COVID-19. En la cita de hoy han intervenido como ponentes María José Aranguren. ARANGUREN+GALLEGOS ARQUITECTOS, Rafael de La-Hoz. ESTUDIO RAFAEL DE LA-HOZ, Carlos Lamela. ESTUDIO LAMELA, y Carme Pinós. ESTUDIO CARME PINÓS. José Antonio Granero. CGR ARQUITECTOS, ha moderado el coloquio.

El encuentro digital Vivienda post COVID-19: la visión de los arquitectos, que ha contado con la colaboración de AIRLITE, ha marcado un récord de audiencia en la serie de eventos programados hasta la fecha por SIMAPRO Home Edition, con más de 1.000 asistentes únicos y picos de seguimiento de hasta 670 usuarios simultáneos.

María José Aranguren, de ARANGUREN+GALLEGOS ARQUITECTOS, ha comenzado su intervención haciendo un elogio de la ciudad. “Nunca desaparecerá. Cambiaremos nuestra manera de relacionarnos, pero esta crisis en algún momento terminará. En cambio, creo que esta pandemia va a impulsar una huida hacia la periferia lejana, no al extrarradio. Y esta tendencia sí será más duradera”. En su opinión, esta situación será un foco de nuevas oportunidades no solo de negocio, sino además de nuevos esquemas urbanísticos, para lo que es necesario “dejarnos guiar por nuevas expectativas y dar la palabra a los más jóvenes, que vienen con otro concepto de ciudad y de movilidad”.

Aranguren no ha ahorrado críticas a la idea de una vivienda post COVID-19 tan en boga. “¿Qué pasa? ¿Vamos a tener que hacer un concepto de vivienda adaptado a cada nuevo virus? Pues no. Tenemos que hacer buenas viviendas, como siempre se han hecho. Tenemos que aprender mucho de la arquitectura de los años cincuenta”, En su argumentación, la arquitecta ha mencionado los ejemplos del madrileño Barrio de Salamanca, con sus casas “de portales espaciosos, sus piezas amplias y profundas y con unas azoteas pensadas para los niños”. Para Aranguren, la clave no está en inventar, sino en recuperar lo que ya está inventado y funciona. “Necesitamos que las promotoras confíen en nosotros, los arquitectos, que nos dejen avanzar un paso más allá en el concepto de vivienda”, ha dicho.

María José Aranguren también ha lamentado la obsesión de las administraciones con los códigos técnicos, que, más que ayudar, en su opinión solo ponen obstáculos. “Tenemos un código técnico de la edificación inspirado en los países nórdicos y no mediterráneos. Ellos necesitan estanqueidad y nosotros ventilar. Tenemos que dar marcha atrás y hacer una arquitectura más ecológica y eficiente. Y este es un buen momento para que los arquitectos tomemos las riendas de esta vuelta a una arquitectura racional”.

Por su parte, Carlos Lamela, de ESTUDIO LAMELA, ha insistido en el hecho de que esta pandemia es una llamada de atención a la reflexión. “Somos más vulnerables de lo que pensábamos y cualquier problema que surge, por pequeño que sea, acaba convirtiéndose en global”, ha dicho. En este sentido, Lamela ha lamentado que Madrid haya perdido “en los últimos treinta años numerosas oportunidades para hacer un modelo de ciudad viable. El último acierto fue el ensanche de la Castellana”.

Al igual que Aranguren, Carlos Lamela cree que en el mundo de la vivienda todo está inventado. “Es muy difícil innovar, pero para hacer un buen proyecto se necesita un buen arquitecto y un buen promotor”. En su opinión esta situación ha mejorado notablemente en los últimos años, no solo por la mejora en la formación de los promotores, sino también por el acceso a este gremio de “numeroso arquitectos, que aportan una visión de la vivienda completamente diferente”. Pasos hacia adelante que, sin embargo, se ven dificultados por una burocracia asfixiante. “No podemos tener un plan general de urbanismo que ni siquiera cabe en una habitación y que es el causante de nuestro desastroso modelo de ciudad. En otros países, este plan cabe en una A4. Hay que simplificar y, sobre todo, tener más sentido común”, ha exigido Lamela.

Las reflexiones de Carme Pinós, del ESTUDIO CARME PINÓS, se han centrado en la crítica de un modelo económico que, en su opinión, “es el verdadero causante de la situación a la que hemos llegado”. Para Pinós, resulta imprescindible replantearse “críticamente” este modelo. “La autorregulación del mercado es una falacia”, ha afirmado. Como todo, esta arquitecta ve aspectos positivos en la actual crisis. “Ha puesto de manifiesto que sin colaboración entre todos no hay solución. El enemigo está afuera y no es hora de mirar el ombligo”.

Pinós no ha querido dejar pasar la oportunidad para poner en valor la figura del arquitecto, en línea con lo expuesto por Aranguren. “Ahora parece que el arquitecto es mucho más cómplice del mercado, a pesar de que las ordenanzas estén basadas en una desconfianza absoluta hacia él”, ha dicho. Es esta situación, en su opinión, la que esta dificultando la realización de más vivienda social en España, ya que “la ingente normativa nos encorseta”.

Aún así, para esta arquitecta lo esencial no es solucionar el problema de la vivienda, sino el de los barrios. “Nuestro compromiso tiene que consistir en configurar los espacios públicos y no únicamente los privados”. En este sentido, Carme Pinós ha lamentado la excesiva mercantilización a la que está sometida la vivienda. “Antes, el inmueble pertenecía al promotor y era parte de su patrimonio. Sin embargo, hoy en día, el promotor se deshace inmediatamente de su producto y esta situación tiene consecuencias tanto en su diseño como en su calidad”.

Rafael de La-Hoz, del ESTUDIO RAFAEL DE LA-HOZ, ha centrado su intervención en las ciudades, para señalar una curiosa contradicción. “Admiramos todo lo que no construimos. Admiramos Barcelona, pero nuestras ciudades se construyen según el modelo urbanístico de Dallas”, ha afirmado. Este arquitecto ha sido también muy crítico con el papel que el Estado juega en la definición de las ciudades y de su renovación urbanística.

“Necesitamos menos Estado y menos regulación”, ha aseverado. No obstante, Rafael de La-Hoz cree que esta pandemia lo que nos va a traer “es más Estado, pero con menos regulación. Y esta idea me encanta. Ya estamos empezando a verlo con la eliminación de algunas licencias en Madrid”, ha apuntado, no sin ocultar ciertas reservas. “Lamentablemente, el dinero destinado a la vivienda no es rentable lectoralmente porque sus réditos tardan en ser visibles. Quizás esto explique el hecho de que todavía no haya ningún organismo dedicado a supervisar a qué se va a dedicar el dinero que la Unión Europa nos va a conceder para llevar a cabo unas políticas más activas en materia de vivienda”, ha concluido.

Contacta con nosotros para vender o alquilar tu casa:

He leído y acepto el aviso legal que describe las condiciones de privacidad.

  • Castellana Properties lleva semanas trabajando en los protocolos relacionados con la operativa, limpieza y distancia social para garantizar la seguridad a todos sus empleados y clientes
  • Las medidas se aplicarán especialmente en los puntos de intervención de cada uno de los centros, que incluyen los accesos a vehículos y parkings, accesos peatonales, aseos, ascensores y áreas de descanso, entre muchos otros. En total, se han detectado una media de 18 puntos en cada uno de los centros comerciales

Castellana Properties, especialista en la adquisición, gestión y rehabilitación de activos inmobiliarios en el sector retail que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MaB), aplicará más de 200 medidas de higiene y salud, distanciamiento social y concienciación en cada uno de sus centros comerciales en cuanto las autoridades pertinentes permitan su reapertura. El objetivo de estos protocolos es garantizar la máxima seguridad y la salud para empleados y clientes.

Para elaborar el plan de acción ad hoc para cada centro, adaptado a su casuística y características, Castellana Properties ha llevado a cabo un análisis de los puntos a los que prestar mayor atención debido a la posible concentración de personas, que incluyen los accesos a vehículos y parkings; accesos peatonales; aseos; salas de lactancia; ascensores; áreas de descanso y de personal; zonas infantiles y escaleras mecánicas, entre otros. En total, se han detectado una media de 18 puntos en cada uno de los centros, donde se hará especial hincapié en la aplicación de estas medidas de seguridad. Además de estos espacios, se llevarán a cabo diversas acciones ya planificadas a lo largo de cada uno de los centros comerciales de la firma y se intensificarán las tareas de limpieza en todas las superficies y áreas.

Medidas para garantizar la seguridad

Las medidas que se aplicarán incluyen un aumento del protocolo de limpieza con desinfecciones continuas; la distinción de flujos entrada y salida así como del sentido de circulación de los pasillos con vinilos y cartelería en puertas y suelos; dispensadores de geles hidroalcohólicos en accesos, aseos y varios puntos del centro comercial; alfombras de desinfección de calzado en los accesos peatonales; colocación de papeleras especiales para EPIS desechables; la desinfección de las salas de lactancia tras cada uso; la mejora de la filtración y calidad del aire o el aumento del espacio de terrazas para los locales de restauración, entre otras muchas iniciativas.

Asimismo, en cada centro se llevará a cabo un control del aforo para cumplir con las normativas acordadas con la instalación de un sistema automático. Concretamente, en los parkings se establecerá un protocolo de mayor ventilación, así como la desinfección de las superficies y se fomentará el uso del “click & collect” dadas las facilidades que ofrece a nivel operativo. Se priorizará, también, el uso de las zonas de descanso para las personas de riesgo como ancianos o mujeres embarazadas.

Además, se recomendará el uso de mascarilla y guantes para todos los clientes y empleados y, en el caso de que acudan sin estos materiales o se extravíen, el propio centro comercial se los facilitará para garantizar la seguridad en todo el espacio.

Julio García, Chief Operations Officer de Castellana Properties, asegura que “llevamos trabajando varias semanas en la reapertura de nuestros centros elaborando unos planes muy detallados para garantizar la máxima seguridad. Lo más importante para nosotros es que nuestros inquilinos puedan retomar lo más pronto posible su actividad ofreciendo un servicio de máxima calidad a sus clientes con unas medidas de higiene y salud excelentes. Es una situación incierta y complicada, pero entre todos, la superaremos. Desde Castellana tendemos la mano a todos nuestros inquilinos y queremos transmitirles que para cualquier cosa que necesiten estamos de su lado”.

  • La socialización de los usuarios y la readaptación de espacios de formación, concentración, colaboración y de privacidad, son los nuevos conceptos que se barajan y sobre los que se valoran e impulsan nuevas condiciones sanitarias e  higiénicas.
  • Se apuesta por compaginar el trabajo presencial con el teletrabajo como uno de los aspectos claves para evitar la concentración en la empresa. Pero tras la improvisación obligada por el covid19, se hace necesario redefinir los espacios homeoffice bajo la premisa que sean ergonómicos y eficientes.

Son muchas las empresas que empiezan a preparar sus oficinas adaptándolas a la nueva realidad laboral producida por la pandemia de coronavirus. Los nuevos espacios deben garantizar a sus usuarios mantener sus puestos de trabajo una distancia mínima de 2 metros, reducir la densidad y el aforo en sus instalaciones creando turnos de trabajo. Además se impulsa la conciencia ecológica y la transformación digital, el mobiliario ergonómico, las mamparas de seguridad, materiales antibacterianos, así como, espacios flexibles y polivalentes. Se desarrollan también protocolos de higiene para los trabajadores y su puesto de trabajo, señaléticas que garanticen la circulación segura y nuevas tecnologías como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que evitan tocar zonas de uso compartido como ascensores o baños.

Para no dejar nada al azar, Actiu, compañía española líder en diseño y fabricación de mobiliario para espacios de trabajo y hospitality ha puesto a disposición de las empresas la Guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid19” para ayudar a recuperar la nueva normalidad garantizando la seguridad de sus plantillas, sin renunciar a la productividad y eficacia necesarias para superar esta crisis. La guía facilita el rediseño de los entornos de trabajo y socialización a las nuevas condiciones sanitarias e higiénicas, a compaginar el teletrabajo con la oficina tradicional y a garantizar la seguridad y salud en los espacios de coworking y ocio.

Espacios y empresas

La capacidad de reinventar estos entornos, desde el diseño, el mobiliario y la decoración, a las nuevas necesidades, es primordial. En esta reinterpretación post Covid19 de los lugares de trabajo, Actiu aplica su experiencia y su modelo Cool Working a los distintos estilos de trabajo de la oficina,  para facilitar el rediseño de espacios centrados en la salud de los trabajadores:

 

  • Primero, las zonas de concentración de puestos de trabajo son las que están sufriendo mayores cambios de uso.
  • Segundo, además de combinar el trabajo presencial con el teletrabajo, se reducirá la densidad de personas y utilizará el mobiliario para flexibilizar y maximizar seguridad.
  • Tercero, las zonas de socialización -recepción, cafetería…-asistirán a un cambio cultural. Frente a la saturación encontraremos elementos de separación, fijos y móviles, elaborados con materiales resistentes y lavables.
  • Cuarto, en las zonas de aprendizaje distancia, flexibilidad y la modularidad serán  claves junto al elearning. Del mismo modo, las áreas de colaboración, claves en las empresas modernas, alternarán zonas con mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con mobiliario flexible. En ellas cambiará, sobre todo, la manera de utilizarlos e interactuar, basadas en buenas prácticas y tiempo de uso, sin olvidar las reuniones telemáticas.
  • Quinto, los espacios de privacidad personal o de equipo se verán afectados su uso y la interacción del usuario en estos con una tendencia hacia la semi privacidad operativa.

Home Office complementario

En el post Covid19, el ‘home office’ o teletrabajo, se configura como una solución ideal para el control de la densidad en la empresa. El objetivo es optimizar los recursos y garantizar la salud de todos los que regresen a su puesto de trabajo presencial. Pero el resto, deberá seguir trabajando desde casa. Un modelo que contempla alternancias entre la plantillas, tanto en jornada de mañana o tarde o diferentes días de la semana.  Tras la improvisación inicial, conviene ahora crear las condiciones adecuadas para que el home office sea eficiente y satisfactorio, con espacios adhoc, bien iluminados y ventilados, con mobiliario ergonómico y polivalente, cuando el espacio se comparte con la familia. Un entorno para trabajar conectado, con las herramientas adecuadas y lo más atractivo, funcional y cómodo posible para favorecer creatividad y bienestar.

Well frente a Covid19

Actiu fue la primera empresa española que obtuvo la certificación Well V2, que evalúa espacios desde la perspectiva de la salud y el bienestar de las personas dentro de los edificios de acuerdo  a diez elementos: Aire, Agua, Alimentación, Iluminación, Movimiento, Confort térmico, Sonido, Materiales, Mente y Comunidad. Y extiende esta filosofía, más actual que nunca, a todos sus diseños y proyectos. La guía expone los parámetros Well específicos de seguridad antivirus tanto en el aire, agua, movimiento de las personas, la temperatura, los materiales y la comunidad.

Mantenimiento e higiene

El último capítulo de la guía identifica estrategias y protocolos de mantenimiento, higiene y desinfección de las instalaciones y equipamiento, con atención especial a las superficies y materiales de los puestos de trabajo como son las melaminas, metacrilatos, plásticos o el metal.

Algunos Tips de la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid-19” 

Densidad

  • Reducir el número de sillas para reducir la tasa de ocupación
  • Alternar los asientos en los puestos de trabajo
  • Utilizar pantallas de separación como mamparas para divisorias de mesa en los puestos de trabajo
  • Separación entre sillas/puestos para zonas de reunión y colaboración
  • Delimitar zonas de movimiento/circulación
  • Reubicación de mobiliario auxiliar y/o elementos de mayor facilidad de transporte
  • Señalización de zonas de cruce, preferencias y puntos de higiene.

 

Concentración

  • Ampliar de 11m2 a 22m2 por persona.
  • Realizar la incorporación escalonada y progresivamente, 60%-80% (100% en el mejor de los casos).
  • Fomentar el teletrabajo con aquellos perfiles que lo puedan realizar para descongestionar el espacio e ir ocupándolo progresiva y escalonadamente.
  • Turnos de trabajo por equipos a lo largo de la jornada laboral, partiendo equipos en mañana y tarde con el fin de limitar el aforo y evitar aglomeraciones de trabajadores en la oficina

Socialización

  • Reducir el aforo a 4 personas cada 10m2.
  • Respetar la medida recomendada de 2m siempre que sea posible.
  • Separar las mesas entre sí con mamparas o elementos divisorios.
  • Ampliar la distancia entre mesas y sillas reduciendo el aforo y mejorando los pasos.
  • Respetar flujos de paso y esperar a que pase la persona sin forzar un encuentro intentando mantener una distancia de 1m como mínimo.
  • Al ser un espacio de alta concurrencia, marcar unas direcciones de paso intentando mantenerlas siempre libres para evitar las aglomeraciones en zonas de circulación, respetando las personas sentadas el turno para levantarse y acceder a estas.

Aprendizaje

  • Reducir aforo en un 60-70%.
  • Ubicar las mesas o sillas en posiciones que permitan la correcta circulación del espacio y queden siempre los dos puestos a los lados libres.
  • Uso de pantallas y de elementos que faciliten la conectividad
  • Realizar clases online al 100% o alternar parte presencial y otra online para reducir la densidad del espacio.
  • Colocación de mamparas y divisorias entre las mesas para aportar más seguridad y poder conseguir un mayor aforo, siempre respetando las medidas de higiene y seguridad.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Situar puntos de higiene en el acceso al aula para desinfectarse antes de entrar y al salir y ventilar mínimo 15 min antes de ocupar.

Colaboración

  • Reducir la capacidad de las salas a la mitad el aforo o un 60%
  • Utilizar las salas solo cuando sea imprescindible.
  • Apoyo con pantallas para favorecer la conexión del resto de participantes desde casa o en otro punto de la oficina.
  • Reducir tiempos de reunión, realizando estas más concretas y eficientes. Entre 15-30 min
  • Acceder respetando distancias y flujo sentándose solo en una silla, dejando la del lado libre o respetando el espacio y no cambiando de puesto.
  • Situar paneles de protección tanto frontales como laterales para aportar más seguridad a la sala.
  • Mantener un orden de entrada, los primeros sentándose en las sillas más lejanas a la entrada y los últimos en las más próximas, para salir lo realizaremos  a la inversa.
  • No dejar ningún elemento encima de la mesa que dificulte su limpieza.
  • Situar puntos de higiene a la entrada o cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las salas.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.
  • Dejar las puertas abiertas en todo momento.

Privacidad

  • Que sean siempre utilizados por el mismo usuario o restringir su uso a ciertas tareas puntualmente en la jornada.
  • Si dispone de mesa de reunión auxiliar, limitar el aforo al 50-60%, separar sillas de la mesa o situar mamparas frontales para la realización de la reunión.
  • Limitar el uso de confidentes a una persona y siempre utilizando mamparas frontales y ampliando la distancia entre estos.
  • Realizar fuera del despacho todas las tareas que no sean exclusivamente de trabajo en concentración.
  • Respetar turnos para entrar y salir del despacho y realizarlo ordenadamente, al entrar ocupar un sitio para permitir el acceso al siguiente compañero, de igual manera al salir de este.
  • Respetar las distancias mínimas de 2 m, utilizando el espacio y situando a los usuarios dentro de él para respetar estas distancias.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Ubicar punto de higiene cerca de la puerta o en el acceso para su utilización al entrar y salir del despacho.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.

Home Office

  • Saber auto-organizarse para que el hogar no se convierta en una oficina los siete días de la semana.
  • Crear un espacio de oficina dentro de casa: una buena conexión a Internet, un ordenador, una silla ergonómica que cuide de la salud mientras se trabaja, un escritorio y espacio de archivo
  • La elección del mobiliario debe seguir criterios de diseño, funcionalidad y comodidad para facilitar la creatividad, el bienestar y la productividad.
  • Pasamos una media de 9h y 19 minutos en el puesto de trabajo, la gran mayoría, sentados delante de un ordenador. Hay que cuidar  la postura y el ambiente y mantener hábitos saludables en el trabajo.Una mala postura puede ocasionar problemas graves de salud.
  • Si es posible, llevar a casa la silla de la oficina
  • El sector prevé un lento crecimiento de la actividad derivada de la crisis sanitaria, pero teme que las pérdidas económicas y la destrucción de empleo continúe a causa del parón de estos meses y del modelo de desescalada que plantea el gobierno

 A diferencia de la construcción, el sector de las reformas en el interior de un espacio laboral encara una lenta normalización de la actividad tras estos meses de parón. La destrucción de empleo, que ha sido una constante, y las pérdidas económicas de muchas empresas, así lo demuestran. Y es que, el sector prevé que, una vez se vuelva a la normalidad, la recuperación podrá ser algo más rápida pero haciendo hincapié especialmente en aquellas empresas que hayan tenido más capacidad para soportar este frenazo.

En palabras de Jose Antonio Marta, CEO de Splacing, “desde las administraciones se está gestionando sin falta de previsión; lanzamientos de protocolos y órdenes en el BOE a horas de la apertura de locales y espacios laborales, y falta de información o protocolos específicos en ámbitos de limpieza e higiene. Hay una sensación muy generalizada en el tejido industrial de dejar en manos de las empresas, y su consenso con los trabajadores, una serie de procedimientos que deberían venir marcados y prefijados con antelación para evitar y mantener el mejor clima laboral posible en estos momentos de incertidumbre por parte de todos.  Los empresarios y empleados quieren tener bien definida la manera de actuar ante esta nueva situación que aparece desde la óptica de la nueva convivencia en nuestros espacios de trabajo”.

De hecho, tal y como explican desde la buildtech Splacing, el Marketplace con proveedores de confianza para la realización de reformas en cualquier espacio laboral, el sector industrial y residencial son los más afectados.

El industrial, obra nueva interior y reforma, entendido como no promoción de obra nueva, se ha visto resentido especialmente por los sectores con los que trabaja el marketplace.

  • Los hoteles. Cerca del 80% del sector ha visto parada su actividad por la pandemia por ser zonas de pública concurrencia. Se prevé un año complicado con aforo de los espacios en porcentajes progresivos en función de la desescalada que propone el gobierno, y por el impacto a causa del turismo exterior que estará limitado por vuelos y cancelaciones por los gobiernos, como es el caso de Alemania.
  • Industrial. Caída del 50-60% del sector, como automoción, o maquinaria entre otros. Más enfocado y expuesto a servicios que durante la pandemia se han congelado. Sin embargo, un 40-50% del sector químico, alimentación o logística está creciendo por un incremento de la demanda. Se prevé una salida de cada actividad progresiva y la expectativa de la demanda industrial.
  • Oficina. El 75% del sector se ha visto afectado por el movimiento del personal en modo teletrabajo. Asimismo, se estima una salida progresiva y se reforzará el “espacio flexible” tipo bussiness center, o coworking, por poner un ejemplo.
  • REtail/comercial. Un 80% del sector que no sea bien de primera necesidad está afectado y la vuelta se presiente complicada por el modelo de desescalada que plantea el gobierno en cuanto a las fases y aforo de los espacios.

El sector residencial. También ha sufrido la huella de esta crisis según explican desde Splacing. La vuelta será volátil a la expectativa del mercado de empleo para activar o retomar la demanda. ERTE y desempleo. Un gran número de reformas e intervenciones en viviendas se han paralizado esperando evolución. Esto impide llevar a cabo reformas por la complejidad de conciliar obra y familia, sin olvidar la falta de recursos para gestionar la propia reforma (contenedores, compra de material, o logística en general).

“Es por ello, que en estos momentos la digitalización está cobrando especial protagonismo. Y es que, ya sea en nuestro caso, a través de nuestra plataforma, así como otras herramientas que existen en el mercado, han tomado una posición mucha más relevante puesto que facilitan el teletrabajo. En nuestro caso Splacing permite captar nuevos proyectos y clientes sin necesidad de salir de casa, y esto permite mantener una actividad constante a la hora de encontrar nuevas oportunidades de negocio de una forma fácil, ágil además de evitar desplazamientos y posibles contagios”, explica Marta.

  • Partiendo de 1.462,5€ que era el precio medio del metro cuadro al cierre de 2019 en España, si no se hubiera llegado el coronavirus, el precio esperado para finales de 2020 habría sido de 1.490€.
  •  En un escenario de recuperación rápida, el que sigue las variables macroeconómicas esperadas por el FMI, el precio al cierre de 2020 se reduciría hasta los 1.450,5€/m2. No obstante, en un escenario donde esa recuperación no fuera tan rápida, se podría rebajar hasta 1.215€/m2.
  •  La caída de precios respecto a 2019 podría ser de entre el 15% y el 20% en los próximos 5 años, si la recuperación económica no es tan rápida como se espera.

 Los precios de la vivienda en España podrían verse muy afectados a causa de la pandemia de la Covid-19 y según un informe de la Consultora AIS Group, especialista en análisis de datos y construcción de modelos predictivos para sectores como el inmobiliario, “tardaremos entre 2 y 7 años en recuperar los valores de 2019”.

Partiendo de las previsiones de evolución de factores macroeconómicos (el PIB, el IPC, la tasa de paro, los tipos de interés, entre otros) AIS Group ha aplicado su modelo predictivo de evolución de precios del mercado inmobiliario a dos posibles escenarios: uno esperado, que toma las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) con una caída del PIB del 8%, pero una recuperación rápida; y otro, estresado o pesimista, generado siguiendo el criterio de los expertos de AIS, que muestra una recuperación más lenta, es decir, en forma de “U”.

Durante la primera semana de confinamiento, los peores escenarios de evolución del PIB consultados por FUNCAS corregían el valor esperado pre-COVID, desde un 1.9% hasta un 1.3%. Durante la segunda y tercera semanas, las principales agencias de rating ya preveían una caída del PIB de 3.5 puntos porcentuales, situándolo a finales de 2020 en valores negativos (-1.8%). Al cabo de un mes, el FMI situó la previsión en -8%.

Aun así, estimaban una rápida recuperación durante 2021, con crecimiento del PIB muy superior al 2%. Por ejemplo, la última previsión del FMI sitúa el crecimiento del PIB para 2021 en un +4.3%. Pero estas rápidas recuperaciones están cada vez más en cuestión, y ya hay quien opina que la curva del PIB no tendrá forma de “V” (gran caída e inmediata recuperación), sino de “U”, “de ahí nuestra decisión a la hora de plantear los escenarios”, explica José Luis Talló, Director de Negocio de AIS Group para España y Portugal.

Efecto del COVID-19 en el precio de la vivienda

Ante estos escenarios, ¿qué puede pasar con el precio de la vivienda residencial en España? En un escenario previo al Coronavirus, la previsión era a mantener la continuidad de la recuperación de precios, tras la caída sufrida entre 2008 y 2013. Sin embargo, la irrupción del COVID-19 y el impacto económico derivado de las medidas para contener la pandemia reflejan que los precios van a caer de nuevo. La cuestión es cuánto.

El informe revela que partiendo de 1.462,5€ que era el precio medio del metro cuadro al cierre de 2019 en España, si no se hubiera llegado el coronavirus, el precio esperado para finales de 2020 habría sido de 1.490€. No obstante, de acuerdo al escenario planteado en el informe como de recuperación rápida (el que sigue las variables macroeconómicas esperadas por el FMI), el precio se reduciría hasta los 1.450,5€/m2, perdiendo así valor respecto al año anterior. No obstante, en un escenario donde esa recuperación no fuera tan rápida, el precio del metro cuadrado se podría rebajar hasta los 1.215€.

Aunque a corto plazo la diferencia entre escenarios ya es considerable, las cifras a 5 años vista muestran realidades bastante más alejadas. Así, a cierre de 2025, hasta hace unos meses esperábamos poder estar hablando de precios de casi 1.910€/m2, mientras que lo esperado tras el COVID-19, hace prever una cifra más cercana a los 1.750€/m2. Y en el caso de mayor estrés de las condiciones, donde la recuperación sea más lenta, no llegaría a 1.325€/m2.

“Esto quiere decir que si antes de la crisis actual esperábamos recuperar el nivel máximo de precios de inmuebles residenciales de 2008 durante 2025, la aparición del coronavirus va a retrasar entre 2 y 5 años esa meta”, afirma José Luis Talló.

Bajo este escenario tan cambiante e impreciso, el ejecutivo de AIS Group recomienda a tasadoras, servicers inmobiliarios y socimis ser capaces de trabajar la simulación de escenarios macroeconómicos y tener herramientas que les permitan realizar proyecciones sobre la evolución prevista del precio del m2 en base a ellos. Talló señala que “la aplicación de modelos Machine Learning les va a facilitar una recogida inmediata de las fluctuaciones del precio de la vivienda, lo que contribuirá a que puedan tomar mejores decisiones a nivel de desarrollo del negocio inmobiliario”.

Venta viviendas 2020

  • La promotora, consciente de la gravedad de la actual crisis sanitaria derivada del COVID-19, ha analizado la cobertura de su seguro BE SAFE, en colaboración con el mediador de seguros Slora y corroborado por CNP Partners, compañía aseguradora del riesgo
  • El seguro cubrirá a aquellos clientes que se vean perjudicados por la crisis sanitaria actual por un ERE e incluso por un ERTE, siempre que éste afecte al 50% o más de su retribución, todo ello a partir de 30 días en esa situación y por el tiempo que se prolongue la situación de desempleo

Metrovacesa, promotora inmobiliaria con más de 100 años de historia, ha analizado la cobertura de su seguro de protección de pagos BE SAFE, consciente de las dificultades que atraviesan algunas familias por la crisis sanitaria actual derivada del COVID-19. De esta manera, el seguro cubrirá los pagos de aquellos clientes de la promotora en condición de autónomos o funcionarios con Incapacidad Temporal causada por Coronavirus y de aquellos que, en condición de trabajadores indefinidos por cuenta ajena, se vean afectados por un ERE o ERTE provocado por esta situación y que afecte al 50% o más de su retribución.
Este seguro, en acuerdo con la compañía aseguradora CNP Partners y el mediador Slora, fue diseñado para proteger a los compradores de sus viviendas ante las posibles circunstancias que les puedan surgir durante el periodo comprendido entre la firma del contrato de compra hasta que se hace efectiva la entrega de llaves.

Metrovacesa, a través de BE SAFE, cubre dependiendo de la residencia, estas circunstancias de desempleo e incapacidad temporal en las que abonaría hasta un máximo de 12 mensualidades pendientes de pago. En situaciones más graves como el fallecimiento por accidente o incapacidad permanente absoluta por accidente de alguno de los compradores, Metrovacesa asumiría su parte correspondiente del pago pendiente de la vivienda. Ver información comercial en Web Metrovacesa (Seguro BE SAFE).

Con esta iniciativa, la promotora refuerza su compromiso por aportar nuevas soluciones ante el contexto tan complicado que estamos viviendo actualmente y ayudar así a sus clientes a sobrellevar la pérdida económica o la incapacidad de hacerse cargo de los pagos.

Aquellos clientes que se encuentren en esta situación y dispongan de su Seguro BE SAFE, podrán contactar con Metrovacesa a través del número de teléfono +34 900 55 25 25, donde se le indicarán los pasos a seguir para la solicitud de su prestación.

  • “El futuro lo construimos todos” es el lema que la compañía ha elegido para esta iniciativa que tiene como objetivo poner en valor a todas las personas que están ayudando para construir un futuro mejor y lanzar un mensaje de optimismo.
  • TM ha puesto en marcha varias iniciativas para apoyar a todos sus grupos de interés, entre ellas destaca el pago de 8 millones de euros a sus proveedores para inyectarles liquidez y el apoyo en forma de donaciones a residencias de la tercera edad en Torrevieja o la apertura de dos comedores sociales para empleados y familiares de sus hoteles en México.

TM Grupo Inmobiliario, compañía alicantina de turismo residencial, especialista en la construcción y promoción de segunda residencia a lo largo de la costa mediterránea y con presencia en el Caribe mexicano, ha puesto en marcha la campaña “El futuro lo construimos todos”,para poner en valor a todas aquellas personas que, cada una en su ámbito, están ayudando a construir la solución a la pandemia Covid-19 y lanzar un mensaje de optimismo a la sociedad.

Con motivo de la situación tan difícil que estamos atravesando, la compañía ha lanzado su campaña para dar visibilidad y destacar como entre todos, a base de esfuerzo, adopción de hábitos y responsabilidad grupal, estamos poniendo los cimientos para alcanzar una solución ante esta crisis sanitaria. Una forma de hacernos ver, que trabajando juntos por un objetivo común, estamos construyendo nuestro futuro.

Esta acción se acompaña de un vídeo muy emotivo, que nos muestra como las acciones de hoy, son la consecuencia directa de lo que nos espera mañana: la vuelta a la vida, a los planes, a recuperar la ilusión…

Personal sanitario, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, miles de profesionales de otros sectores que se han comprometido frente a este desafío; todos ellos son los protagonistas de esta campaña. Así como, por supuesto, cada una de las personas que día a día colaboran con la situación quedándose en casa y cumpliendo las normativas establecidas hasta el momento.

La compañía alicantina ha puesto en marcha varias acciones dirigidas a sus grupos de interés: empleados, proveedores, clientes y a la comunidad. Entre las más destacadas, señalar el pago de 8 millones de euros a sus proveedores para inyectarles liquidez y proporcionarles solvencia, la puesta en marcha de dos comedores sociales para los empleados y familias del Grupo en México, y el apoyo con diferentes donaciones a residencias de la tercera edad de la localidad de Torrevieja.

 

La gran bajada en la actividad empresarial en España una vez el Gobierno ha decretado el día 14 de marzo el estado de alarma por la crisis del coronavirus provocará una oleada de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por parte de las empresas de la construcción y la reforma, aunque el RDL no contempla el cierre total de todas las obras de construcción.

A lo largo de la primera semana de confinamiento todas las empresas del sector de la construcción han ido actuando conforme avanzaban los días porque es una situación que pilló a todos desprevenidos. A nivel estatal, el sector de la construcción, como tantos otros están sometidos a incertidumbre, y están a la espera de que una vez finalice este periodo.

Los empleados del sector denuncian que están trabajando sin las medidas de seguridad necesarias en obras que no son imprescindibles y reclaman al Gobierno que ordene la paralización de toda aquella obra que no responda a un sector esencial.

Un ERTE,regulado por el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores, es la adopción por parte de la empresa de una suspensión  temporal de la relación laboral con una parte concreta de sus trabajadores. O lo que es lo mismo, cuando una firma decide despedir a una parte importante de sus trabajadores por un periodo de tiempo. Existen dos tipos de ERTE: la suspensión de empleo o, por el contrario, una reducción de la jornada en caso de que no se necesite el despido de los trabajadores.

En cuanto al cobro, el procedimiento funciona igual que en caso de despido ‘normal’, los afectados por los despidos del coronavirus no necesitarán acumular ese trabajo previo de 360 días por año trabajado y tendrán derecho a una pensión por desempleo que será del 70% de la base reguladora durante los primeros seis meses y del 50% a partir de ese momento. Desde Comisiones Obreras instan al Gobierno a que nos se pierdan los puesto de trabajo y a la empresa que no despida a los trabajadores.

El Gobierno prohíbe los despidos y perseguirá el fraude en los ERTE durante la crisis del coronavirus. Se simplifican los trámites para presentar un ERTE. Así, bastará con que las empresas rellenen un formulario sencillo. Para su tramitación rápida, además, el SEPE asumirá la presunción legal de desempleo de los trabajadores. Este nuevo procedimiento permitirá agilizar el cobro de dichas prestaciones, según ha indicado la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

El sector de la construcción e industria no están utilizando los ERTE: un 95% de empresas están activas. Los sindicatos denuncian que la mayoría de pymes trabajan al 100%. Muchas no pueden hacer ajustes por «fuerza mayor» al no estar cara al público. La mayoría sigue trabajando salvo en casos puntuales en los que no se podía garantizar las condiciones de seguridad porque los trabajadores estaban muy cerca unos de otros o situaciones así.

En breve iremos publicamos más datos según vayan avanzando los días… mientras tanto #QuédateEnCasa

 

 

Planner Exhibitions acaba de anunciar que las ediciones 2020 de SIMA, la feria inmobiliaria de referencia en nuestro país, y SIMAPRO, el evento B2B más importante del sector, cambian su fecha de celebración a la segunda semana de noviembre. En concreto, SIMAPRO tendrá lugar del 11 al 13 de noviembre, mientras que SIMA lo hará del 12 al 15 del mismo mes.

Planner ha optado por esta medida ante la creciente preocupación motivada por la epidemia de coronavirus (Covid-19), que podría afectar el normal desarrollo de estas dos citas que acogen una importantísima presencia de compradores particulares y de profesionales españoles e internacionales.

El aplazamiento de SIMA y SIMAPRO es la opción más responsable y que mejor preserva los intereses de patrocinadores, expositores, partners, colaboradores y visitantes”, ha declarado Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions, empresa organizadora de SIMA y SIMAPRO.