Entradas

Housers reparte dividendos a 3.000 inversores únicos

  • Dispone en su plataforma online de 78 inmuebles, de los que 67 ya han sido financiados a través de crowdfunding
  • Logra alquilar 32 inmuebles. La rentabilidad media por su alquiler está alcanzado el 3,19%
  • Esta semana Housers ha vendido su primera vivienda financiada a través de crowdfunding, está en Madrid

Housers está procediendo al reparto de dividendos entre algunos de los inversores que han financiado, a través de crowdfunding, la compra de inmuebles. En este momento dispone en su plataforma online de 78 inmuebles, de los que 67 ya han sido financiados -53  en Madrid, 7 en Barcelona, 6 en Valencia, y 1 en Marbella-, y 11 están en fase de captación de inversión.

De los 67 inmuebles financiados de forma colectiva, ha logrado alquilar 32. Alrededor de 3.000 inversores únicos ya están recibiendo dividendos por su alquiler. La rentabilidad neta media está alcanzado el 3,19%,  logrando en algunos casos el 4,94%, 4,31 % o el 4% por el alquiler.

La mayoría de las viviendas adquiridas han sido reformadas de cara a hacerlas más atractivas, aumentando así el precio de alquiler y, finalmente, el de su venta. Hasta el momento, los alquileres se han visto incrementados en mayor o menor medida respecto a las previsiones iniciales, una media del 10,5 % sobre el precio de alquiler fijado por Housers.

De estos 32 inmuebles alquilados: 23 se sitúan en Madrid capital (3 locales y 20 viviendas residenciales);  6 en la ciudad de Valencia (5 viviendas residenciales y un local), dos en Barcelona capital (una vivienda y un local) y un local en Marbella.

Housers vende su primera vivienda financiada a través de crowdfunding

Hace seis meses, 355 pequeños inversores financiaron íntegramente un proyecto inmobiliario compuesto por dos viviendas situado en el barrio madrileño de Chamberí, situado en la calle Blasco de Garay. Esta semana se ha procedido a la venta de una de ellas.

La primera vivienda de Housers vendida, financiada a través de inversión colectiva o crowdfunding, ha alcanzado un valor de venta de 240.000 euros, obteniéndose un beneficio bruto sobre el total de la inversión del proyecto del 6,53% que se repartirán en dividendos según las aportaciones de inversión realizadas por cada uno. El inmueble de 49 m2 se ha logrado vender en un plazo de 6 meses.

Supera los 16 millones de financiación colectiva

Desde su creación, hace un año y medio, Housers supera ya los 16 millones de euros de financiación colectiva y reúne a una comunidad de pequeños inversores de más de 31.000 usuarios. Se dirige principalmente a la inversión inmobiliaria participativa. Permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la compra de inmuebles, para recibir rentabilidades a través de su posterior alquiler y venta.

Crowdfunding para construir un edificio de viviendas

Housers ha puesto en marcha la captación de financiación, a través de crowdfunding, para la construcción del primer edificio residencial en Madrid financiado por este modelo de inversión compartida y la posterior venta de sus viviendas. Es el primer proyecto inmobiliario de estas características que se realiza en España, donde cualquier persona se puede convertir en promotor inmobiliario mediante el crowdfunding.

El proyecto consiste en la compra del terreno, la demolición de la pequeña vivienda existente, así como la construcción íntegra de un edificio residencial. Constará de cinco viviendas y tres lofts dúplex. La construcción, llave en mano, se iniciará en el momento en que se recaude la financiación y tiene un plazo estimado de 24 meses. Las viviendas se pondrán en venta en el momento en que se inicien las obras.

El coste del proyecto inmobiliario se estima en 1.041.000 euros: 255.228 euros correspondientes al precio de adquisición bruta de la construcción existente, 539.000 euros relativos a la construcción del nuevo edificio, y el resto derivados de gastos de trámites, impuestos y colchón de imprevistos. Se pretende captar 748.000 euros (el 71,8 % del proyecto) mediante crowdfunding, cada inversor puede participar desde 50 euros, y 293.000 euros a través de una hipoteca para mejorar los resultados de los inversores.

El plazo para la venta de todas las viviendas es de 24 meses. En este tiempo, la rentabilidad bruta calculada asciende al 44,06% y la rentabilidad neta alcanzaría el 27,94%, beneficio que se repartirá en dividendos entre todos los inversores participantes. Housers estima que la venta de todas las viviendas del edificio alcance un valor de 1.242.000 euros.

El edificio residencial se situará en Madrid, en el distrito de Tetuán, una zona con un altísimo potencial dada la falta de stock de vivienda nueva. Housers con su modelo permite la regeneracion de los centros urbanos, apostando por la calidad y el diseño en todos sus inmuebles.

Housers diversifica así sus proyectos, dando entrada a operaciones de obra nueva, así como abrirse a proyectos inmobiliarios de oficinas para su posterior alquiler en zonas clave de ciudades como Madrid, Barcelona y Valencia. También prevé atraer inversión extranjera a España.

Un año de Housers:  8.000 inversores y la compra de 38 inmuebles

La mayor comunidad de crowdfunding inmobiliario de España ha cumplido este mes un año. En estos doce meses ha logrado una comunidad de más de 8.000 inversores y 20.000 usuarios a través de su plataforma online. Ha conseguido más de 8.5 millones de euros, mediante aportaciones por el modelo de inversión compartida, para la compra de 38 inmuebles en Madrid, Barcelona, Valencia y Marbella.

Tiene previsto alcanzar entre 90 y 110 inmuebles hasta final de año, así como lograr 25 millones de financiación a través de aportaciones basadas en el modelo de crowdfunding.

Fachada del edificio.

Fachada del edificio.

 

Housers logra una comunidad de crowdfunding inmolibiario de 7.000 inversores en un año

La comunidad de crowdfunding inmobiliario de España, Housers.es, cierra su primer año de vida con más de 7.000 inversores y 17.500 usuarios. El proyecto partió hace doce meses de dos emprendedores, los socios fundadores Álvaro Luna y Tono Brusola. En este tiempo, ha logrado reunir más de 7,7 millones de euros, a través de aportaciones por el modelo de inversión compartida, para la compra de 38 inmuebles: 28 en Madrid, 5 en Valencia y  5 en Barcelona.

El 45% de los inversores diversifican su inversión en varios proyectos inmobiliarios de la plataforma. Los usuarios se convierten en propietarios de diversos inmuebles ante notario. En cada inmueble adquirido están participando una media de 232 personas.

Además, la plataforma está logrando una revalorización media de los activos inmobiliarios adquiridos de alrededor del 17,68 %, una rentabilidad bruta anual del 6,83 %, así como una rentabilidad neta anual del 3,35%.

Housers tiene previsto alcanzar entre 90 y 110 inmuebles hasta final de año, preferentemente en las ciudades de Madrid, Barcelona y Valencia. Y lograr 25 millones de financiación a través de aportaciones basadas en el modelo de crowdfunding.

Desde sus inicios, la plataforma reparte dividendos de cada proyecto inmobiliario adquirido, los usuarios pueden operar libremente a través de cuentas segregadas,  gracias a un acuerdo con una entidad de pagos independiente, autorizada por el Banco de España. Por otra parte, para cada proyecto inmobiliario, se crea una sociedad limitada independiente, por lo que el riesgo disminuye.

Nuevos retos

Entre los nuevos retos fijados para final de año, Housers plantea financiar la construcción de edificios para su posterior alquiler y /o venta, así como otros proyectos inmobiliarios como la adquisición de oficinas para su posterior alquiler. Además, pretende abrir una partida monetaria interna destinada a apoyar aquellos proyectos que lo necesiten, dotando así de una mayor seguridad a sus usuarios: la idea es similar al fondo de garantía de los depósitos que tienen los bancos.  También prevé atraer inversión extranjera a España, posicionando la plataforma online a nivel europeo.

En un año ha aumentado su plantilla, ha pasado de una idea creada por dos emprendedores a formar un equipo actual de 21 personas, con seis departamentos, entre los que destaca el área inmobiliaria: arquitectos, analistas de riesgos, fiscalistas o expertos en derecho inmobiliario.

Housers se dirige principalmente a la inversión de inmobiliaria. Permite a todo el mundo participar de forma fácil y ágil en inmuebles, reservados hasta ahora a los grandes capitales, para recibir rentabilidades a través del alquiler y la venta.

 

El Wellness llega al sector inmobiliario español de la mano del crowdfunding

Privalore es una promotora inmobiliaria española que realiza campañas de crowdfunding a través de las cuales cualquier persona puede invertir en la reforma integral flash de pisos con acabados saludables, está revolucionando el sector inmobiliario. La compañía ha iniciado 5 proyectos de rehabilitación en Barcelona, dos de los cuales ya han sido vendidos con retornos netos para los inversores particulares cercanos al 17%.

l primer proyecto, una pieza única de 75m2 ubicada en la calle Rosellón con Castillejos, y cuya reforma se inició el pasado año, ya fue entregada a su comprador en el mes de marzo, cerrando de este modo todo su ciclo de maduración. Su ubicación céntrica responde a la estrategia inversora de Privalore que, antes de adquirir una vivienda, realiza un estudio previo de valoración de cada uno de los proyectos, apostando por inmuebles consolidados que garanticen una máxima estabilidad y rentabilidad, diluyendo así los riesgos para los inversores. Tras dos meses de reformas para acondicionar el piso siguiendo las directrices Wellness®, éste fue vendido con una rentabilidad neta del 17% anual para los inversores particulares que, entre todos y a través de una campaña de crowdfunding, aportaron los 120.000€ necesarios para llevarla a cabo.

Una vivienda saludable y sostenible ubicada en el centro de Barcelona

Todas las viviendas de Privalore son íntegramente reformadas siguiendo una serie de directrices Wellness® para hacerlas más saludables y medioambientalmente sostenibles. En concreto, para el proyecto de Rosellón con Castillejos se incluyeron, entre otras mejoras, acabados como parqué laminado bajo en VOC’s, termostato inteligente con climatización por conductos, pintura antimicrobiana y anti olores en techos, baños y cocina, en la que también se instaló una encimera antimicrobiana, filtro de aire de alta eficiencia y pinturas decorativas ecológicas. Además, se veló por conservar los elementos originales de la vivienda como las paredes con ladrillo visto recuperado y los suelos de mosaico. A su vez, la reforma fue llevada a cabo de forma sostenible y, como tal, está certificada con huella de carbono neutra por CleanCO2®, cuidando el medioambiente y, por ende, la salud de las familias.

Tras este primer piso, la compañía también ha financiado con éxito, y mediante crowdfunding, otras dos viviendas situadas en Barcelona, en la calle Industria, 153 (130.000€) e Industria, 189 (100.000€). Y es que a medida que esta nueva fórmula de inversión, que puede realizarse fácilmente desde casa y sin complicaciones, se extiende a través del boca-oreja de los propios inversores, tanto el número de proyectos financiados como el de particulares que deciden invertir en ellos, sigue en aumento. Parte del éxito de esta iniciativa, radica también en la garantía y seguridad adicionales que Privalore aporta a sus inversores al adquirir previamente todos los pisos que después ofrece en crowdfunding. De hecho, es la propia compañía la que, en el caso de no reunir la inversión necesaria con la participación de los particulares, desarrolla el proyecto hasta el final, aportando los fondos extra necesarios.

Jorge Marqués, co-fundandor y CEO de Privalore, comenta: “Apostamos al máximo para que la propuesta de Privalore sea innovadora, fresca y transparente, en contraste con un sector, el inmobiliario, habitualmente tradicionalista y percibido como opaco”. Y añade: “Por ello somos la primera promotora inmobiliaria totalmente abierta a cualquiera que, con una inversión mínima de 1.000€, quiera participar como inversor en nuestros proyectos. Nos centramos en la reforma integral flash de pisos céntricos, ubicados en las principales ciudades españolas, y a los que se confieren acabados que cuidan la salud de las familias que posteriormente los adquieren. Privalore consigue que todas aquellas personas que se relacionen con ella se beneficien de un modo u otro”.

El crodwfunding inmobiliario

El crodwfunding inmobiliario es una forma de inversión colectiva donde cada persona decide invertir una pequeña cantidad de dinero en un inmueble, de manera que entre muchos inversores se adquiere la propiedad del mismo para explotarlo económicamente, obteniendo una alta rentabilidad por los alquileres mensuales más la revalorización del inmueble y su posterior venta.

Este sistema es ya una realidad en muchos países, sobre todo en Inglaterra y Estados Unidos. Empresas como Propertymoose, Realty Mogul o Property Partners llevan varios años de recorrido y el sistema está funcionando a pleno rendimiento.

¡Property Partners por ejemplo, cerró una oportunidad de inversión la semana pasada de más de 800.000 libras en 10 minutos!

En España este sistema es completamente novedoso. Housers es una plataforma de crowdfunding inmobiliario en España que cumple a rajatabla con la nueva Ley de Plataformas de Financiación Participativa.

De esta manera, el dinero de los inversores no está depositado en una cuenta a nombre de Housers sino que se encuentra en una entidad de pago a nombre de los propios inversores. De esta manera cualquier persona puede transferir dinero para invertir o retirarlo en cualquier momento con una simple orden de forma totalmente gratuita.

Las ventajas del crowdfunding inmobiliario como forma de inversión, en un sector como el inmobiliario son múltiples.

En primer lugar, este sector tradicionalmente, a pesar de las buenas rentabilidades que ofrece, ha estado restringido a personas con cantidades de capital importantes. El español medio para poder llevar a cabo una inversión en un inmueble (comprar para alquilar) normalmente necesitaba solicitar una hipoteca, lo que suponía un gran riesgo. Se asumía un endeudamiento excesivo y si la inversión no marchaba como estaba prevista se corría el riesgo de llegar a perder todo el patrimonio.

En segundo lugar, el crowdfunding inmobiliario permite diversificar riesgos. Con Housers ya no es necesario que concentres todo el capital en una única inversión. Puedes llevar a cabo pequeñas inversiones en diferentes inmuebles. De esta manera si una inversión marcha mal es compensada con las otras, con lo que el riesgo es muchísimo más bajo.

En resumen, con este sistema ya no es necesario ni endeudarse ni concentrar todo el capital a un solo inmuble.

Además, este tipo de inversión permite acceder a oportunidades que antes estaban completamente fuera del alcance de la mayoría de personas. Se pueden comprar viviendas en el centro de las grandes ciudades y con el tiempo, según vayan surgiendo, aparecerán inversiones que requerirán grandes cantidades de capital y donde todo el mundo podrá participar si quiere.

Al final el crowdfunding inmobiliario es una democratización de la inversión inmobiliaria tradicional y bajo este prisma surgió Housers hace algo menos de un año.

En un principio el objetivo de Tono Brusola y Álvaro Luna fue crear un fondo de inversión colectivo porque el mercado inmobiliario estaba comenzando a cambiar de ciclo y era el momento de que la inversión en el sector comenzase nuevamente a surgir. Durante el desarrollo de esta idea hubo se vio que los inversores en este mercado presentaban todos un mismo factor común: un poder adquisitivo alto.

En ese momento nació la idea de Housers “¿y si creamos un sistema de inversión inmobiliaria en el que cualquier persona desde 100€ pueda invertir en inmuebles?”.