Entradas

  • Las conclusiones de la última encuesta realizada por GAD 3 para el Consejo General de la Arquitectura coinciden con el informe elaborado por Mutua de Propietarios en pleno confinamiento.
  • Pese a que el IDAE reconoce la ineficiencia del parque edificado español, según esta encuesta, un 85,7% de la población considera que su domicilio es apropiado para pasar un hipotético segundo confinamiento, con una mínima calidad de vida.
  • Los jóvenes y los desempleados son los colectivos más descontentos con las carencias de sus viviendas y que más estarían dispuestos a cambiar.

Los españoles no son conscientes de las carencias en eficiencia energética de sus propios hogares. Esta falta de concienciación es, a juicio del CGATE, uno de los principales impedimentos para el despegue del sector de la rehabilitación energética de edificios.

La última encuesta de GAD 3 realizada para el CGATE, viene a avalar con datos esta conclusión. Según esta muestra, elaborada tras la realización de 885 entrevistas, un 85,7% de la población considera que su domicilio es apropiado para pasar un hipotético segundo confinamiento, con una mínima calidad de vida.

“Son datos que nos sorprenden”, asegura el presidente del CGATE, Alfredo Sanz, “teniendo en cuenta la radiografía del sector dibujada por el IDAE que estima que 1.200.000 viviendas deben rehabilitarse hasta 2030 y 7,5 millones de hogares tendrán que ser completamente renovados con criterios de eficiencia energética y sostenibilidad antes de 2050”.

Según los datos que desprende este informe, los colectivos más conscientes de las carencias y deficiencias de sus hogares son los jóvenes y los desempleados. Pese a ello, solo tres de cada diez jóvenes creen que su vivienda no cumple los requisitos mínimos para desarrollar una óptima calidad de vida.

Por su parte, la mitad de los estudiantes y el 44% de los desempleados muestran escasa satisfacción con el acondicionamiento básico de sus hogares.

“Los agentes del sector y, por supuesto, nuestra profesión, tienen ante sí el reto de trasladar a la sociedad las ventajas y beneficios, económicos, medioambientales y sociales que supone la rehabilitación energética de los hogares. Para los Arquitectos Técnicos y los profesionales de la edificación en general, la consolidación del sector va a suponer una oportunidad de contribuir eficientemente a la recuperación de la actividad económica. Pero si la demanda no se activa, pese a las ayudas convocadas por la Administración, va a ser complicado que haya un importante despegue económico”, asegura Alfredo Sanz.

Entre los aspectos mejor valorados por los españoles, de sus hogares, están la ventilación de la vivienda – un 49,4% de los encuestados está muy satisfecho – frente a la iluminación natural (48,4%) o la accesibilidad (43,9%).

El dato peor valorado, aunque aprobado con buena nota por parte de los entrevistados, es el nivel de ahorro y eficiencia energética de sus viviendas. Un 30,8% se muestra muy satisfecho y un 48,5%, bastante satisfecho. El 20,7% restante se muestra poco o nada satisfecho con el aislamiento, la calefacción o las ventanas de sus hogares.

El presidente del CGATE afirma que “no es la primera vez que los informes y estudios realizados por nuestra entidad arrojan unos resultados semejantes. Consideramos que los datos con los que contamos no pueden ser una mera coincidencia, tenemos ante nosotros el reto de formar e informar a la sociedad sobre la contribución al cambio climático, el confort, la salubridad, la seguridad y la mejora en la factura energética que supondría para ellos , sometiendo a sus hogares a una rehabilitación energética integral”.

Los resultados de este informe muestran que en este tiempo no ha cambiado mucho la opinión de los españoles en relación a sus viviendas. Según la última encuesta realizada por GAD 3 para el CGATE en pleno confinamiento, el 69% de la población no intervendría en sus hogares para mejorar su calificación energética.

Del mismo modo, el trabajo realizado con Mutua de Propietarios arrojaba a la luz datos significativos. El 69 % de los encuestados no valoraba las iniciativas para mejorar la eficiencia energética de sus viviendas, solo el 55 % conocía el certificado energético y el 71% tiene la percepción de que su vivienda está correctamente aislada.

“Está en nuestra mano cambiar esta falsa sensación de los ciudadanos y explicarles que pueden vivir en hogares mucho mejor preparados. Los datos están ahí: el número de viviendas construidas en España está cerca de los 26 millones, y de ellas más 8 millones son absolutamente ineficientes energéticamente, debido a que se construyeron bajo unas normativas y estándares anteriores a la primera normativa que reguló el aislamiento y la eficiencia energética de los edificios. Es más, algunos estudios indican que de cada diez euros gastados en calefacción o refrigeración, se pierden hasta cuatro por la ineficiencia del edificio. La Arquitectura Técnica tiene el deber de hacer una labor formativa que ayude a mejorar nuestro parque edificado. Todos saldremos ganando”, concluye Sanz.

  • El estudio madrileño, especialista en covivienda y espacios de trabajo, cuenta con 18 años de experiencia en arquitectura regenerativa y ecológica
  • 300 miembros asociados, entre empresas, instituciones y profesionales ya forman parte de la asociación de referencia en edificación sostenible en España

El estudio de arquitectura sAtt se suma a la asociación de referencia en España en edificación sostenible, Green Building Council España (GBCe), para fortalecer vínculos y tejer alianzas con el objetivo de impulsar la sostenibilidad desde la arquitectura.

El estudio madrileño es pionero en la aplicación de criterios ecológicos en el diseño y construcción de edificios. Con casi 20 años de andadura, sAtt acaba de construir el primer cohousing ecológico de Madrid, Entrepatios-Las Carolinas. “Tanto la sostenibilidad como la colaboración están en el ADN de sAtt, por eso estamos orgullosos de unirnos a GBCe”, señala Iñaki Alonso, CEO y arquitecto. Y añade: “Queremos aportar toda nuestra experiencia y establecer vínculos de cooperación que nos permitan superar juntos retos como la descarbonización en la arquitectura”.

Por su parte, Bruno Sauer, director general de GBCe, destaca que “es fundamental que todos los profesionales, empresas y organizaciones del sector trabajemos unidos para lograr una completa transformación del sector hacia un modelo más sostenible. Uno de nuestros pilares en GBCe es trabajar por el ODS 17, que busca alianzas para lograr los objetivos. Por eso, damos la bienvenida a sAtt y esperamos poder sumar fuerzas, experiencia y sinergias en este camino hacia un parque edificado neutro en emisiones y donde las personas sean las protagonistas del espacio que habitan”.

sAtt y GBCe coinciden en su aproximación a la arquitectura desde un punto de vista sostenible, que tiene en cuenta no solo la vertiente medioambiental sino también a las personas y la economía. Es lo que se conoce como Triple Balance o triple beneficio: ambiental, social y económico. Desde esta perspectiva, la sostenibilidad puede medirse también como el impacto positivo que nuestras acciones, en este caso la edificación, tienen sobre la economía, el entorno y las personas.

Con la adhesión de sAtt a GBCe, ya son en torno a 300 los miembros asociados de GBCe, entre empresas, instituciones, entidades y profesionales del sector, que forman parte de la asociación de referencia en edificación sostenible en España.

En estos momentos, GBCe se encuentra inmersa en el desarrollo de su plan estratégico que contempla diversas iniciativas y proyectos desde el ámbito local, autonómico y nacional hasta el desarrollo de proyectos europeos para acelerar la descarbonización del sector, la consecución del Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el cumplimiento de los retos de la Agenda 2030.

Green Building Council España (GBCe), Ecoacsa Reserva de Biodiversidad y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han sellado un acuerdo de colaboración por el que trabajarán conjuntamente para desarrollar acciones que impulsen la edificación sostenible en España y en el marco europeo. Lo harán a través de la incorporación del diseño orientado a la mejora de la biodiversidad (BOP, por su acrónimo en inglés) en los entornos empresariales e industriales.

El convenio se enmarca en los objetivos de los proyectos LIFE Level(s) y LIFE BooGI BOP. El primero de ellos busca promover un marco de evaluación voluntario que permita el incremento de edificios sostenibles en el parque europeo construido. El proyecto también valora la importancia de tener en cuenta el ciclo de vida de los edificios para abordar los riesgos ambientales y climáticos. Por su parte, LIFE BooGI BOP quiere impulsar el diseño BOP para la creación de infraestructuras verdes como corredores de biotopos ecológicos, en especial en zonas urbanas y periurbanas de Europa, lo que contribuirá a mejorar el bienestar de las personas y de la sociedad en su conjunto.

Entre las acciones que se desarrollarán en el marco del acuerdo, las entidades firmantes colaborarán en la organización de jornadas de formación y sensibilización dirigidas al personal de mantenimiento de los edificios, arquitectos, constructores, promotores, fabricantes de materiales de construcción, miembros de asociaciones profesionales y otros expertos del ámbito de la edificación y la construcción.

El contenido de estas sesiones irá dirigido a informar, sensibilizar y capacitar a los asistentes para que favorezcan la protección y el fortalecimiento de la biodiversidad en sus lugares de trabajo y que, al mismo tiempo, hagan más sostenibles los edificios y sus entornos, y mejoren el clima laboral y el bienestar de empleados.

Otra de las líneas comunes de trabajo, vinculada con las herramientas de certificación de GBCe, consistirá en la definición de vías para medir el impacto que la gestión de los sectores de la edificación y la construcción tienen en materia de biodiversidad y servicios ecosistémicos. Es decir, cómo afectan estas actividades a los beneficios que la naturaleza puede aportar a la sociedad en forma de alimentos, madera, fibras, agua y aire limpios, secuestro del carbono, estabilización del suelo y polinización, entre otros.

La investigación es una de las piedras angulares de los dos proyectos LIFE involucrados y sus impulsores han acordado colaboraciones en este ámbito. En concreto, diseñarán actividades tanto a escala nacional como internacional para elaborar métodos que permitan valorar el impacto positivo de la biodiversidad en la arquitectura a escala ambiental, social y económica. De este modo se busca poner en valor las soluciones basadas en la naturaleza como método de impulsar la sostenibilidad en la edificación.

También es uno de los objetivos del acuerdo la colaboración con Administraciones Públicas, universidades, corporaciones profesionales, entidades y asociaciones nacionales e internacionales en la difusión de los principios y buenas prácticas en el diseño y construcción de edificios sostenibles.

Se espera que todas las sinergias, conocimientos y recursos que se compartan para cumplir los propósitos del convenio contribuyan a acelerar la transformación del sector hacia una edificación sostenible.

Los objetivos perseguidos por el acuerdo marco están en línea con los el Pacto Verde Europeo, que aboga por cambios transformadores en todos los ámbitos económicos y sociales, incluida la construcción y la edificación. El Pacto Verde Europeo está alineado con el Acuerdo de París sobre cambio climático y persigue lograr que Europa tenga una economía limpia —con cero emisiones— para mediados de siglo, además de proteger nuestro hábitat natural para mejorar el bienestar de las personas y el ambiente laboral en las empresas. Así mismo, es una parte integral de la estrategia de la UE para implementar la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

  • La entidad bancaria ha trabajado junto a la asociación en la iniciativa EeMAP (Plan de Acción de Hipotecas de Eficiencia Energética).
  • La asociación detecta una mayor sensibilidad por parte de las entidades bancarias e hipotecarias para lanzar nuevos productos acordes a las necesidades del mercado.

Santander se ha convertido, recientemente, en nuevo asociado de Green Building Council España (GBCe). Ambas entidades trabajarán juntas en varios proyectos para el fomento de la edificación sostenible y las hipotecas verdes.

La entidad bancaria entró en contacto con GBCe a raíz de la iniciativa EeMAP (Plan de Acción de Hipotecas de Eficiencia Energética), un proyecto de la Red Europea de GBCe, que la asociación coordinó en España. Santander participó activamente en las jornadas-taller desarrolladas en el marco de este proyecto y, fruto de esta colaboración, decidió asociarse.

El banco mostró un gran interés en esta iniciativa, que contó con fondos de la Unión Europea para su desarrollo, y que pretendía demostrar la viabilidad y los beneficios de que los bancos financien mejoras en la eficiencia energética del parque edificado europeo, responsable del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este sentido, Santander ha puesto en el mercado recientemente una nueva gama de hipotecas con un módulo de bonificación flexible, que permite al cliente beneficiarse, durante toda la vida de la hipoteca, de bonificaciones en los tipos de interés según los productos o servicios que elija contratar, entre ellas bonificaciones en los tipos de interés de acuerdo a la calificación energética del inmueble.

Si la vivienda hipotecada tiene una calificación energética A, A+ o está considerada vivienda sostenible, de acuerdo con los certificados oportunos emitidos por entidades reconocidas del sector, como la certificación VERDE otorgada por GBCe, tendrá una bonificación de 10 puntos básicos sobre el tipo base de la hipoteca.

GBCe se ha mostrado muy satisfecho por la reciente asociación de Santander. No hay que olvidar que las hipotecas representan alrededor de un tercio de los activos del sector bancario europeo, equivalentes a la mitad del PIB de la Unión Europea. El sector financiero tiene un papel clave para el cumplimiento del Acuerdo de París en la lucha contra el cambio climático con la financiación en condiciones especiales de proyectos de edificación, obra nueva o rehabilitación, sostenibles.

Según Bruno Sauer, director general de la asociación, “tradicionalmente se ha identificado la financiación, o más bien la falta de acceso a ella, como una de las principales trabas para el despegue del sector de la edificación sostenible. Sin embargo, cada vez percibimos un mayor interés por parte de las entidades financieras en lanzar nuevos productos que ‘premien’ la sostenibilidad de los proyectos financiados. Es una gran noticia que una entidad como Santander se una a GBCe para encontrar diversas vías de colaboración para el fomento de la edificación sostenible”.

En términos similares se ha expresado Emilio Miguel Mitre, coordinador en España del Proyecto EeMAP y responsable de Relaciones Internacionales de GBCe, que ha manifestado que “uno de los ámbitos de imprescindible desarrollo para el crecimiento de la edificación sostenible es el de su financiación, precisamente por razones de su propio comportamiento energético. La incorporación de Banco Santander como asociado de GBCe nos satisface mucho, y es muy significativa por el acercamiento del sector financiero al de la edificación que representa, y también porque viene acompañada de una solución financiera favorable por razón de la calificación energética, y alineada con el concepto de hipoteca verde”.

Sobre Green Building Council España

GBCe es una asociación sin ánimo de lucro que trabaja para promover la sostenibilidad en la edificación, desarrollar una metodología de apoyo al diseño y evaluación de edificios y barrios, continuar con sus labores de certificación a través de la herramienta VERDE y atender a sus compromisos internacionales en el marco de WorldGBC. La asociación es uno de los referentes para la edificación sostenible en España y tiene vocación de representar los intereses de todas las empresas, asociaciones, entidades o particulares que edifican y rehabilitan con criterios de sostenibilidad y eficiencia energética.

  • El primero de los encuentros de esta serie ha tenido lugar en Barcelona y ha estado moderado por el periodista de La Vanguardia Antonio Cerrillo.
  • Los expertos han coincidido en señalar que el tiempo apremia para buscar soluciones que, como la rehabilitación de edificios, sirvan para luchar contra el cambio climático.
  • Se percibe una mayor concienciación ciudadana y un conocimiento de los profesionales que invitan a la esperanza.

“En el mundo de la rehabilitación nos falta un mayor conocimiento, una mayor profesionalización y, probablemente una regulación más exigente”, con estas palabras que resumen los grandes retos a los que se enfrenta el sector de la rehabilitación de edificios, Ramón Ros, director General de URSA inauguraba el primer encuentro de la serie Diálogos URSA.

El primero de estos encuentros ha tenido lugar en Barcelona y ha estado moderado por Antonio Cerrillo, periodista de la Vanguardia especializado en información medioambiental. Ha contado con la participación como ponentes de Jordi Marrot, responsable de sostenibilidad en el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Barcelona; Bruno Sauer, director General de Green Building Council España (GBCe); Jordi Mas, arquitecto experto en Rehabilitación de Edificios y miembro del Grupo de Trabajo por la Rehabilitación (GTR); Xavier Casanovas, profesor de la Universitat Politècnica de Catalunya y presidente de RehabiMedElvira Carles, directora de la Fundación Empresa y Clima y Josep Sole, responsable Técnico de URSA.

Según datos del Ministerio de Fomento, se rehabilitan unas 25.000 viviendas/año, cuando los expertos calculan que, para cumplir con los compromisos internacionales suscritos en materia ambiental, deberíamos estar rehabilitando, con criterios de eficiencia energética, más de 250.000 hasta 2050. URSA, consciente de que el ritmo rehabilitador de edificios es muy escaso en nuestro país, cree que España necesita un cambio de modelo que le permita cumplir con los compromisos internacionales de lucha contra el Cambio Climático, la reducción de las desigualdades urbanas, la mejora de la salud y de la calidad de vida de los ciudadanos, con viviendas más confortables y accesibles y la creación de empleo. La búsqueda de este cambio ha motivado la organización de este primer encuentro-debate.

Para muchos de los expertos, España no está sabiendo aprovechar las oportunidades y el tiempo juega en su contra. Así lo cree el director General de GBCe, Bruno Sauer, “hemos tardado 10 años para que en obra nueva la sostenibilidad esté presente en el debate. Tenemos que evitar que pasen otros 20 años para que hablemos de este tema en rehabilitación de edificios. Con él coincidió el responsable del Área Técnica de URSA, Josep Solé, aunque aportó una visión más esperanzadora, “las cosas van cambiando poco a poco y soy optimista. Hace 10 o 15 años cuando se hablaba de eficiencia energética, los debates contaban con tres ponentes y dos personas en la sala. Hemos necesitado pasar estas etapas y ahora es el momento en el que encontramos un “feeling” de concienciación que todavía hay que concretar un poco más”.

También positiva se mostró Elvira Carles, directora de la Fundación Empresa y Clima, “volveremos a alinearnos con las políticas europeas. Sin duda alguna, el Acuerdo de París, que sustituirá muy pronto al Protocolo de Kyoto, nos va a marcar un antes y un después de su aplicación. Es necesario que las emisiones estén reguladas porque ahora mismo no lo está ni el 40% de ellas”.

A lo largo de la sesión de debate se abordaron asuntos como las políticas y recursos públicos para el fomento de la rehabilitación, qué modelo público-privado se necesita para movilizar el sector, cómo debería ser el Plan Estatal de Rehabilitación en España, cómo trabajar con las comunidades de propietarios o qué tipo de financiación necesitan estos proyectos entre otros asuntos.

Xavier Casanovas abordó el asunto de las subvenciones a la rehabilitación energética de edificios de las que se declaró “muy poco partidario, tal como están funcionando actualmente”. Según el profesor de la UPC y presidente de Rehabimed, “La subvención incrementa los ingresos, por lo que aproximadamente un 30% vuelve al Ministerio de Hacienda. No hay exenciones de IVA, ni IVA reducido. Hay que pensar en otras fórmulas más útiles y con menos incertidumbres para el ciudadano”.

Las nuevas tecnologías, los materiales y los conocimientos también fueron abordados por los expertos. El responsable de Sostenibilidad del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Barcelona, Jordi Marrot, apuntaba en este sentido, que “no somos el sector más innovador de la industria, pero sí hemos avanzado mucho. Necesitamos la ayuda de las normas, que hoy en día en nuestro país siguen pensando más en obra nueva que en la rehabilitación del parque edificado”.

Jordi Mas, experto en Rehabilitación y miembro del GTR, afirmó que “tenemos que generar proyectos para comunidades de vecinos que sean atractivos y que combinen todas las posibilidades desde aislamiento, fotovoltaica, sensores… etc”.

Diálogos URSA nace para dar respuesta a los principales retos de la edificación sostenible en España. Con un formato muy dinámico y una visión propositiva, estos encuentros servirán para mostrar las opiniones y propuestas de soluciones de los expertos más destacados y de un público muy participativo elegido por sus conocimientos y experiencia en las materias propuestas.

Dialogos URSA Dialogos URSA Dialogos URSA