Entradas

  • En el Día Mundial del Medio Ambiente, la división Green de UCI destaca las reformas clave en las viviendas para contribuir a la sostenibilidad ambiental, que van desde la sustitución de los antiguos sistemas de calefacción, al sellado de puertas y ventanas, el uso de energías limpias o el cambio de electrodomésticos y aparatos electrodomésticos por aquellos de menor consumo.
  • Según un estudio de UCI de 2019, casi la mitad de los españoles estaría dispuesto a realizar reformas en sus viviendas para hacerlas más eficientes.

El confinamiento a causa del covid-19 ha provocado un cambio en las preferencias de vivienda de los españoles, que valoran más la luminosidad o espacios al aire libre, aunque ello suponga renunciar a vivir en el centro de las ciudades. Sin embargo, no siempre es posible plantearse un cambio de vivienda y vivir encerrados en casa durante semanas también ha puesto de manifiesto la necesidad de acometer reformas. Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios, entidad experta en financiación de la vivienda, a través de su división Green, especializada en financiación sostenible y rehabilitación, ha realizado un análisis sobre las reformas más beneficiosas para el medio ambiente, que se podrán llevar a cabo en los próximos meses.

Los meses de primavera y verano suelen ser el mejor momento para realizar trabajos en viviendas e inmuebles. Pero este año, la suspensión de obras de rehabilitación y reforma en edificios habitados ha supuesto un frenazo para estas actividades, que no se han podido llevar a cabo en viviendas particulares habitadas entre el 4 de abril y el 23 de mayo.

Desde el 25 de mayo, la publicación de una Orden Ministerial relaja las medidas con respecto a las obras y reformas, siempre y cuando se mantengan las protecciones adecuadas de higiene y distancia mínima de seguridad de dos metros entre personas.

Este nuevo capítulo en la desescalada permitirá que muchas personas adecúen sus viviendas a nuevas necesidades, como el teletrabajo, o hacerla más sostenible para reducir así el gasto doméstico, ahora que se pasa más tiempo en casa.

Sin duda, optar por una reforma integral permite hacer la vivienda más eficiente y confortable. Pero los precios de este tipo de obras oscilan entre los 30.000 y 40.000 euros de media en un piso de 100m2. No obstante, aunque la reforma integral puede suponer un coste elevado, si podemos acometer pequeñas obras para conseguir un ahorro energético de hasta el 50% y que resulten beneficiosas para el medio ambiente. Entre las más destacadas, la división Green de UCI apunta las siguientes:

  • Sistema de calefacción: sustituir los antiguos sistemas de calefacción de carbón o gasoil por uno de gas o bomba de calor (aerotermia) es imprescindible para mejorar la eficiencia energética de la vivienda. El nuevo Código Técnico de la Edificación impulsa el uso de energías renovables en las viviendas como sustitución de calderas, por lo que los sistemas de aerotermia o bombas de calor estarán en pleno desarrollo en los róximos años y permitirán ahorrar hasta un 35% en las facturas energéticas o hasta un 70% en el caso de hipotéticas subidas del gasóleo. También existen alternativas más eficientes como instalar el suelo radiante. Además, emplear domótica con termostatos inteligentes puede permitir ahorros en la factura de hasta un 30%.
  • Sellado de puertas y ventanas: la mayor parte de las filtraciones de frío y calor se producen en los cierres de puertas y ventanas. La instalación de ventanas con rotura de puente térmico supone un coste de alrededor de alrededor de 700 euros por ventana y evitan hasta un 30% de pérdida de calor. Además, los cristales dobles permiten aislar tanto de la temperatura como de la contaminación acústica del exterior.
  • Iluminación: Sustituir la instalación eléctrica por una más moderna puede suponer en torno a 2.000 o 3.000€ en un piso de 100 metros cuadrados. Obviamente, una vez sustituida es muy recomendable utilizar bombillas LED.
  • Agua: instalar reductores de caudal y sustituir los grifos de frío y calor por monomandos puede suponer un coste de entre 30 y 200€ si elegimos grifos con termostato. No será muy costoso y será un primer paso para aumentar la eficiencia de la vivienda.
  • Aislamiento térmico: esta reforma podría incluirse dentro de las clasificadas como integrales, pero es una de las grandes mejoras de eficiencia energética en una vivienda, con un coste estimado de entre 2.000 y 3.000 euros. Instalar suelos de madera y colocar una base de aislante térmico es la mejor solución para aislar el suelo. En el caso de paredes y techos, una solución rápida y asequible puede ser el empleo de pinturas térmicas, que podrían mejorar el aislamiento hasta en un 25%.
  • Energía limpia: para hacer aún más eficiente la vivienda es recomendable utilizar energías renovables. En concreto, la opción más habitual son las placas fotovoltaicas. Según un reciente estudio del portal inmobiliario Idealista, el 78% de los edificios de nuestro país son viables para la instalación de placas fotovoltaicas.
  • Renovar aparatos eléctricos y electrodomésticos: la sustitución de electrodomésticos por aparatos de bajo consumo y eficientes es una de las renovaciones más sencillas y que supone un gran beneficio para el ahorro doméstico y el medio ambiente. Pasar de una etiqueta “D” a una A+++ supone un 25% menos de consumo.

Acometer alguna o varias de estas reformas contribuirá al ahorro doméstico y beneficiará también al medio ambiente. De hecho, los expertos calculan que aproximadamente 26 millones de viviendas pierden cada año más de 12.000 millones de euros en un derroche energético que podría evitarse con soluciones de rehabilitación energética adecuadas.

El 46% de los españoles realizaría mejoras en su vivienda para hacerla más eficiente

A finales de 2019, UCI realizaba un análisis sobre cómo se percibe la eficiencia energética de las viviendas. Sobre la posibilidad de realizar mejoras en su vivienda, un 46% de los españoles consultados aseguraba que sí realizaría mejoras, mientras que un 8% no realizaría ninguna. En cuanto a la financiación para las obras de rehabilitación, un 54% estaría dispuesto a contratar un préstamo para realizar mejoras en su hogar.

En este estudio, también se ponían de manifiesto las razones por las que los compradores descartarían contratar un préstamo para mejorar la eficiencia energética de su vivienda: el principal obstáculo es no querer asumir un préstamo adicional (21%), seguido de la preocupación por tener que asumir un mayor gasto mensual en su economía doméstica (8%), no poder asumir un préstamo (8%) o porque ya tienen planificada la compra de una vivienda eficiente (8%).

Otras razones son no querer reducir el consumo energético de la casa (5%) porque resulta complejo (3%) o porque sería complicado realizar una reforma (3%).

 

  • Greenward Partners publica el manifiesto Rehabilitar el Futuro, para promover la rehabilitación energética de edificios como motor de la recuperación y de la lucha contra el cambio climático.
  • Esta iniciativa cuenta con la participación de A3E, ANESE y GBCe, que representan a más de 500 empresas del sector.
  • El 80% de los edificios en España es ineficiente y es responsable del 40% del consumo de energía y de un tercio de las emisiones de CO2.

Greenward Partners, la primera empresa de activación de capital ecológico en España, ha hecho público hoy un manifiesto, al que se han adherido las principales asociaciones del sector de la eficiencia energética en la edificación y en el que se insta a las Administraciones Púbicas a adoptar veinte medidas que permitan aprovechar todo el potencial de la rehabilitación energética de los edificios como motor de la recuperación económica y como herramienta para la lucha contra el cambio climático.

Además de Greenward, el manifiesto, que tiene como lema Rehabilitar el Futuro, cuenta como primeros firmantes con la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos (ANESE), la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3e) y Green Building Council España (GBCe), que aglutinan a medio millar de empresas, asociaciones profesionales y empresariales, centros de investigación, instituciones académicas y centros tecnológicos, entre otros, de toda la cadena de valor del sector de la eficiencia energética en la construcción y rehabilitación de edificios.

Rehabilitar el Futuro propone al Gobierno desarrollar 20 líneas de actuación, encabezadas por el reconocimiento de la eficiencia energética de los edificios como un interés general prioritario en la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 19 de mayo y que ahora comienza su tramitación parlamentaria.

La eficiencia energética es la primera fuente de energía sostenible en el mundo y un 30% de dicho potencial se esconde en los edificios. El parque inmobiliario es uno de los elementos que más contribuyen al calentamiento del planeta y a la contaminación: es responsable del 40% del consumo de energía final y de un tercio de las emisiones de CO2.

En España, el 80% de los edificios es ineficiente en términos energéticos (certificación energética E, F o G). Asimismo, más de la mitad del parque edificatorio tiene más de 40 años y es anterior a la introducción de cualquier normativa en materia de aislamiento energético.

La rehabilitación energética de edificios genera de forma inmediata un volumen importante de puestos de trabajo -que, además, no se pueden deslocalizar-, al tiempo que reduce las emisiones y mejora la calidad de vida de los ciudadanos. El plan de rehabilitación anunciado por el Gobierno español antes de la epidemia del coronavirus contemplaba la necesidad de movilizar 45.000 millones de euros en ahorro y eficiencia energética para renovar, entre otras tipologías de inmuebles, 1,2 millones de viviendas y crear entre 42.000 y 80.000 empleos cada año hasta 2030.

De todas las líneas de actuación en la lucha contra el cambio climático, la rehabilitación energética es la que mayor número de puestos de trabajo genera por cada millón de euros invertidos (entre 24 y 27 empleos creados y mantenidos al año, según la CEOE).

Por su parte, la primera prioridad de la política de recuperación económica de la Unión Europea es lo que la Comisión Europea ha llamado una “oleada de renovación inmobiliaria”, con un presupuesto de inversión anual de 250.000 millones de euros, que será cubierto en una quinta parte con financiación pública a través de fondos estructurales y del Banco Europeo de Inversiones, y el resto, supuestamente con financiación privada.

España cuenta con la voluntad política, la tecnología, el tejido empresarial y los recursos privados para cubrir las necesidades de financiación que los fondos públicos no pueden cubrir”, señala el manifiesto.

“Tenemos la oportunidad de aprovechar el potencial de la rehabilitación energética para afrontar de forma unida estos dos grandes retos a los que nos enfrentamos: la recuperación económica tras la pandemia y la lucha contra la emergencia climática”, añade.

El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica que el Gobierno ha remitido al Congreso de los diputados es “ambicioso en sus objetivos” y eleva hasta un mínimo del 35% el ahorro en el consumo de energías primarias que se tiene que producir por la aplicación de medidas de mejora de la eficiencia (con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria).

“Desde Rehabilitar el Futuro, aplaudimos la firme decisión con la que las administraciones públicas están situando la lucha contra el cambio climático en el centro de sus políticas. Una vez establecidos los objetivos, es necesario el desarrollo de las políticas e instrumentos efectivos que permitan alcanzarlos. Es hora de pasar de la emergencia climática a la emergencia legislativa; de las palabras y compromisos, a los hechos y los medios”, afirma el comunicado.

Además del citado reconocimiento del carácter de interés general de la mejora de la eficiencia energética, las propuestas de Rehabilitar el Futuro incluyen medidas fiscales, administrativas, financieras y de certificación y seguimiento, entre otras, en un marco de colaboración público-privada, con el objetivo de maximizar la contribución de la rehabilitación energética a la recuperación económica y a la lucha contra el cambio climático, con el mínimo impacto en las cuentas públicas, y favoreciendo los esquemas de autofinanciación a través de los ahorros energéticos.

  • El acuerdo permitirá financiar la construcción de edificios de alta eficiencia energética y la rehabilitación de viviendas existentes.
  • El Proyecto creará 1.230 puestos de trabajo durante su ejecución y contribuirá a un ahorro de energía de cerca de 44 Gwh al año.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) financiarán inversiones verdes en la península Ibérica, en concreto la renovación de edificios existentes y la construcción de inmuebles con consumo de energía casi nulo. Estas inversiones serán posible gracias a la financiación en forma de préstamos hipotecarios verdes y de préstamos al consumo que UCI se compromete a poner en el mercado.

El acuerdo permitirá a UCI constituir una nueva cartera de financiación verde de al menos 100 millones de euros en España y Portugal, que incluirá hipotecas, préstamos a particulares y préstamos a comunidades. Para ello, el BEI participará en el tramo senior de una titulización de créditos hipotecarios por un importe total de aproximadamente 100 millones de euros. La cartera titulizada ha sido creada por UCI y está compuesta por préstamos hipotecarios portugueses ya existentes. Esta operación reforzará la capacidad de financiación de UCI para lanzar y comercializar activamente nuevas líneas de productos verdes, ampliando así su capacidad de financiación en lo que se refiere a los préstamos de eficiencia energética en la región. Este es el primer proyecto apoyado por el BEI que supone la creación de una cartera de nuevos préstamos para la eficiencia energética, que cumplen los requisitos establecidos, tanto por el banco de la UE como por Plan de Acción de Hipotecas de Eficiencia Energética (EeMAP), una iniciativa dirigida por la Federación Hipotecaria Europea y fomentada por la Comisión Europea.

El apoyo del BEI permitirá a UCI financiar tanto la construcción de edificios con consumo de energía casi nulo como la rehabilitación energética de viviendas en España y Portugal. Los particulares y las comunidades de propietarios serán los beneficiarios últimos de la financiación de UCI. El proyecto ayudará a cumplir los objetivos climáticos y de ahorro de energía de ambos países, así como a atraer inversiones en el campo de la eficiencia energética, al tiempo que se promueve el mercado de títulos representativos de créditos hipotecarios (Residential Mortgage-Backed Securities ó RMBS, por sus sigla en inglés) en la península Ibérica, especialmente en Portugal, donde las inversiones en este campo han sido modestas desde la última crisis financiera.

Se estima que, en España y Portugal, este acuerdo contribuirá a la construcción de unos 25.000 m2 de nuevos edificios y a la rehabilitación de otros 450.000 m2 de propiedades existentes. Más de 3.000 personas se beneficiarán de estas inversiones y el ahorro energético total final se estima en 43,7 GWh al año a partir del momento en que esté operativo todo el proyecto. Adicionalmente, se espera que los sub-proyectos financiados por UCI con el apoyo del BEI creen 1.230 puestos de trabajo durante el periodo de construcción.

Emma Navarro, vicepresidenta del BEI responsable de la actividad en España y Portugal y de la acción climática del Banco, declaró: «A pesar de las dificultades a las que nos enfrentamos y de la prioridad que estamos dando a la lucha contra la COVID-19, el BEI mantiene firme su compromiso de impulsar la transición de Europa hacia una economía y una sociedad bajas en carbono. Nos complace apoyar esta operación innovadora que promueve las inversiones en eficiencia energética en España y Portugal y que constituye una muestra más de nuestro compromiso de seguir apoyando proyectos verdes. Haremos todo lo posible para que la recuperación de la economía europea tras la emergencia sanitaria se centre en la acción climática y en la protección del medio ambiente.»

Roberto Colomer, director general de UCI, declaró «Nuestra colaboración con el BEI en el marco del proyecto EEMI (Hipotecas Eficientes en Energía) de la Federación Hipotecaria Europea (EMF) nos permitirá seguir fomentando la eficiencia energética y una vivienda más sostenible en España y Portugal. La rehabilitación de viviendas y otros edificios en Europa es fundamental si queremos cumplir los objetivos de Horizonte 2030 para el desarrollo sostenible de la UE, con los que UCI está plenamente comprometida».

«La recuperación de la crisis derivada de la COVID-19 debe basarse en un nuevo paradigma verde que consolide unas nuevas actitudes económicas y sociales. El punto de partida será una nueva evaluación del espacio y del medio ambiente en que vivimos, desde una perspectiva completamente diferente y, lo que es más importante, sostenible. Las inversiones verdes en edificaciones serán el engranaje central de un mecanismo que alimentará una nueva cultura en el mercado», afirmó Luca Bertalot, secretario general de la Federación Hipotecaria Europea.

UCI ofrecerá cuatro líneas de productos diferentes: préstamos personales verdes para la rehabilitación de edificios de propiedad horizontal; préstamos personales verdes para la rehabilitación de propiedades individuales; préstamos hipotecarios verdes para edificios de nueva construcción (categoría energética A o B) y préstamos hipotecarios verdes para la compra y rehabilitación de propiedades existentes.

  • Impulsada por la financiera UCI y CONCOVI, junto a IDAE (Instituto para la diversificación y ahorro de energía) y el Ayuntamiento de Barcelona, su objetivo es servir como manual de recomendaciones e instrumento de trabajo a profesionales del sector inmobiliario y propietarios de viviendas.
  • La guía explica desde las tipologías de viviendas en función de su eficiencia energética hasta las medidas, pasivas y activas, para un buen mantenimiento de la temperatura interior y para un consumo energético eficiente y eficaz, lo que se traduce en un ahorro del gasto doméstico, especialmente necesario ahora que se pasa un mayor tiempo en el hogar.

Este 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra. Una conmemoración ideada para tomar conciencia de los problemas de sobrepoblación, contaminación o conservación de la biodiversidad que afectan al planeta y de la necesidad de tomar medidas para su protección.

Medidas que atañen a organismos públicos y privados y también individualmente a cada ser humano en muchos ámbitos de su vida social, laboral y personal. Uno de los espacios para la protección del planeta son los hogares, en los que ahora pasamos más tiempo del habitual debido al confinamiento a causa del Covid-19. En las viviendas se genera un importante derroche de energía, ya que se puede llegar a perder un 30% por las ventanas, un 25% por los muros y un 2% por el suelo. Además, en su conjunto, los hogares generan más del 50% de la contaminación de las ciudades, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Los hogares españoles están lejos de lograr el 32,5% de mejora de la eficiencia energética exigida por la Comisión Europea para 2030, pues más de un 80% de las viviendas en España no cuentan con calificación energética y más de la mitad de nuestro parque inmobiliario tiene una antigüedad mayor a 40 años.

En este contexto de necesidad de rehabilitación de inmuebles para contribuir a la protección del planeta Tierra, la división Green de UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios, entidad especialista en financiación de la vivienda, junto a CONCOVI (Confederación de cooperativas de viviendas y rehabilitación en España) y con el apoyo del IDAE (Instituto para la diversificación y ahorro de energía) y el Ayuntamiento de Barcelona han puesto en marcha la Guía de rehabilitación de viviendas a favor de la eficiencia energética. Un proyecto informativo con las claves para la renovación energética de los inmuebles dirigido a propietarios actuales o futuros de viviendas y profesionales inmobiliarios.

En palabras de Roberto Colomer, director general de UCI, “a través de esta guía queremos sentar las bases necesarias para mejorar la salud de una vivienda y reducir su consumo energético, al mismo tiempo que mejoramos nuestro propio confort y bienestar en el hogar. Invertir en rehabilitación del hogar es hacerlo en ahorro y salud”.

¿Qué es un edificio eficiente energéticamente? ¿Cómo lograr una casa con poco consumo energético? ¿Qué beneficios aporta a los inquilinos vivir en inmuebles renovados a favor de la sostenibilidad energética? ¿Existen ayudas para la rehabilitación energética? Estas y otras preguntas constituyen el grueso de la Guía de rehabilitación de viviendas a favor de la eficiencia energética.

Puedes descargar la guía en este enlace.

 

  • El nuevo año será el del Big Data aplicado al sector inmobiliario, también se instaurarán simuladores para mejorar los procesos de venta, facilitando las transacciones, automatizando procesos, y agilizando gestiones. Todo ello para dar mejor experiencia al cliente y abaratar costes. 
  • La estrategia Build to Rent se consolida como consecuencia de falta de suelo finalista en las principales capitales de provincia.

Este nuevo año estará marcado por la estabilización del mercado y de los precios, lo que se verá reflejado en la oferta y también en la demanda. El año que dejamos, cerró con un gran dinamismo y un buen ritmo en el cierre de operaciones, tendencia que seguirá durante este año gracias a la moderación de los precios y al auge de una nueva demanda, la cual es cada vez más exigente, y empieza a desplazarse a las periferias de las grandes urbes.

Todos los indicadores apuntan a que 2020 será un año con un crecimiento situado, entre un 5% y 6%, siguiendo la tendencia registrada en los últimos meses de 2019, tal y como recoge Solvia Market View. En este sentido, 2020 también será el año de los retos que estarán impulsados por el nuevo perfil de consumidores, la tecnología, la sostenibilidad o la apertura a nuevos mercados. De esta forma, se dará respuesta a situaciones complejas como el precio del alquiler, las nuevas políticas de vivienda o el acceso a la vivienda social. Sólo se conseguirá crecimiento de las compraventas, si el sector es capaz de dar respuesta a todos estos retos, en forma de una oferta competitiva.

Ante este escenario, los expertos de Solvia han resumido en cinco puntos, cuáles serán los retos más próximos a los que el sector inmobiliario tendrá que hacer frente:

  • Estabilización en el mercado e impulso de la demanda. Este paradigma vendrá de la mano de la producción de vivienda nueva que la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE) estima entre 110.000 y 115.000 unidades durante este nuevo año, una producción muy parecida a la que se registró durante 2019. El reto será hacer frente a los tiempos y procesos de compra. La nueva Ley Hipotecaria ha retrasado la obtención de financiación entre 30 y 50 días.
  • La innovación tecnológica es ya una realidad. Durante los últimos años la inversión en tecnología ha crecido exponencialmente, no solo para ofrecer una experiencia al cliente más gratificante, sino también, para hacer más funcional tanto el proceso de selección y compra de inmuebles, como la funcionalidad y accesibilidad de los mismos. En este sentido, 2020 será el año del Big Data aplicado al sector inmobiliario, también se instaurarán simuladores para mejorar los procesos de venta, y de esta forma facilitar las transacciones, automatizar los procesos, abaratar costes y agilizar las gestiones.
  • Buscar nuevas vías de eficiencia y sostenibilidad. El futuro de las viviendas e inmuebles durante este nuevo año se verá marcado por la normativa europea ‘Energy Performance of Buildings Directive’, que establece la hoja de ruta hasta 2050, e indicando que todos los edificios deberán de tener un consumo energético prácticamente nulo y que la energía que se consuma en las viviendas deberá de ser producida por fuentes renovables propias o externas.
  • Impulsar la demanda hacia los más jóvenes. Según el último estudio de la OCDE sobre la Economía en España, los jóvenes tienen mayores obstáculos para la emancipación, esto se debe a diferentes factores socioeconómicos como la situación política o laboral del país. En concreto, la institución señala que los españoles dedican a la vivienda un 21’7% de sus ingresos a la vivienda. Y que se registraron diferencias notables entre quienes cuentan con una vivienda en propiedad (un 16%) y los inquilinos (un 25%). Ante este escenario, el reto para el nuevo año será incentivar la demanda de este sector de la sociedad, tanto con ayudas público -privadas, como en la mejora de la oferta inmobiliaria, otorgando facilidades en, por ejemplo, los trámites de la propiedad.
  • Una demanda más exigente. Aunque la tendencia continua hacia un comportamiento más racional de la demanda, frente a unos precios al alza y una mayor oferta disponible en el mercado, el nuevo consumidor se tomará más tiempo para encontrar una vivienda, principalmente por dos motivos: primero que la elección de vivienda se ajuste a su presupuesto disponible, y que la vivienda disponga de todo el equipamiento tecnológico, además de cumplir con las normativas de eficiencia energética.
  • Build to Rent. Esta estrategia de inversión en residencias ya venía ganando protagonismo durante 2019, pero será en 2020 cuando se consolide en nuestro país consecuencia de la falta de suelo disponible en las principales capitales de provincia. En España, cada vez son más los inversores atraídos por esta forma de construcción, ya que es una inversión que otorga fuentes de ingresos seguras.

 

  • Además del diseño, la tecnología, la industrialización y la innovación de materiales, la sostenibilidad y la eficiencia energética son dos ejes clave de esta cumbre de la edificación en España
  • Michael Weinstock, Amaia Celaya, Marwan Halabi, Marlén López, Estefanía Alcarazo o Claudia Pasquero entre los más de 280 expertos internacionales que participarán esta semana en el congreso de arquitectura avanzada de Madrid

Dos de los ejes clave que coparán gran parte de la agenda de REBUILD 2019 son la sostenibilidad y la eficiencia energética dado el creciente interés como necesidad imperante que demanda el consumidor. “El futuro de nuestro planeta pasa, sin duda, por una mayor sostenibilidad. Para ello resultan imprescindibles dos factores: por un lado, crear una mayor concienciación en la sociedad en general, y en las compañías en particular, por reducir el consumo energético de las viviendas. Y, por otro, debemos cambiar la situación actual donde el sector de la construcción afecta más al medio ambiente cuando existe una oportunidad para contribuir a mejorarlo. Todas las industrias implicadas en el sector de la edificación deberán dar un paso adelante con la implantación de iniciativas y la puesta en marcha de proyectos constructivos más sostenibles. Puede ser con la incorporación de nuevos materiales y procesos medioambientalmente más respetuosos, un mayor aprovechamiento de los recursos naturales o la apuesta por las energías renovables en los inmuebles, etc. Solo si todos los eslabones del ciclo constructivo remamos en la misma dirección, la sostenibilidad y la eficiencia energética serán dos atributos intrínsecos a cualquier edificación en el medio y largo plazo”, afirma Ignasi Pérez Arnal, director del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 que se celebra en el marco de REBUILD, el evento en la confluencia con la innovación, la digitalización, la industrialización y la sostenibilidad de los materiales para el sector de la edificación que reunirá a más de 8.000 profesionales del 17 al 19 de septiembre en IFEMA.

Son numerosos protagonistas del sector de la arquitectura avanzada y la construcción 4.0 los que desde hace unos años, y vaticinando lo que sería el presente y futuro de la edificación, empezaron a dar los primeros pasos en construir edificios más ecológicos y cuidadosos con el entorno. Muchos de ellos estarán presentes en REBUILD a lo largo de los tres días que dura el evento a través de diferentes ponencias orientadas a poner en valor lo que ya se está llevando a cabo en el mundo de la edificación enmarcado en el ámbito de la sostenibilidad y la eficiencia energética. ­­­

Es el caso de Amaia Celaya, arquitecta urbanista experta en modelos de gestión de riesgos y resiliencia urbana que ha desarrollado los indicadores de Naciones Unidas; la arquitecta Estefanía Alcarazo, al frente de la estrategia de industrialización, la innovación en modelos de vivienda y la sostenibilidad de Metrovacesa; o Teresa Batlle, presidenta del Comité Científico de la Asociación Arquitectura y Sostenibilidad, además de cofundadora junto a Felipe Pich-Aguilera del estudio de arquitectura  especializado en sostenibilidad PichArchitects. Felipe será también el encargado de presentar en REBUILD 2019 el caso de éxito del Edificio Sócrates como ejemplo pionero de economía circular aplicada a la edificación –algo muy novedoso en España- caracterizado por su arquitectura sostenible y el empleo de materiales libres de tóxicos, dando lugar a un espacio saludable para sus usuarios y respetuoso con el medioambiente.

Ante el nuevo escenario que plantean los Edificios de Consumo Casi Nulo (ECCN) o los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, son numerosos los expertos presentes en REBUILD que abordarán este año temas relacionados sobre cómo reducir el consumo energético en España, cómo disminuir el nivel de emisiones de CO2 a nivel mundial, cómo puede la construcción contribuir al cumplimiento de los ODS en pro de proteger el planeta o cómo los diferentes actores han de integrar la sostenibilidad en el ciclo de la edificación. Ejemplo de ello será la celebración del debate Aproximaciones a la Eficiencia Energética’,  liderado por Marlén López, otra de las expertas que desde la Universidad de Oviedo estará presente en REBUILD 2019 y quien ya desde su tesis doctoral “Envolventes arquitectónicas vivas que interactúan con su entorno” propone un nuevo tipo de diseño arquitectónico a partir del estudio de las adaptaciones de las plantas a los diferentes climas europeos con el objetivo de mejorar la eficiencia energética de los edificios.

Por su parte, Michael Weinstock, profesor de la prestigiosa Architectural Association de Londres, donde dirige el programa de tecnologías emergentes, será el encargado de compartir su visión sobre Urban Ecologies y de debatir junto a Claudia Pasquero, codirectora del ecoLogicStudio, sobre modelos contemporáneos de actuación arquitectónica, junto a otros expertos. En este mismo sentido se celebrarán encuentros como, por ejemplo, ‘La gestión moderna a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible’, en la que participará el Dr. Marwan Halabi, profesor de la BAU-Beirut Arab University especializado en el diseño paramétrico digitalizado acercando características del estilo arquitectónico de Gaudí al alcance de cualquier arquitecto, y que será presentada por Ignasi Pérez Arnal, quien afirma que “uno de los principales retos que nos plantea la edificación en el presente y en el futuro es cómo hacer la arquitectura más eficiente para construir entornos más sostenibles y ciudades más saludables para los que habitamos en ellas. La aprobación de los ODS mostró hace años las deficiencias en materia de sostenibilidad que tenían todas las industrias, y la construcción y la arquitectura no se quedaban atrás. Ahora que se ha ampliado el plazo de cumplimiento de 2020 a 2030 debemos tomarlo en serio, ya que se está abriendo ante nosotros un nuevo paradigma donde la inacción no tiene cabida dados los riesgos que entrañaría una mala gestión de la sostenibilidad y el consumo de agua y energía en el sector de la edificación”.  

De hecho, según el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, buscar modelos de negocios sostenibles e inclusivos podría llegar a desbloquear oportunidades económicas por un valor de al menos 10 billones de euros al año para 2030.

  • El Congreso se celebrará en el Auditorio de la Nave de Madrid el próximo 23 de octubre.
  • BMI fabrica sistemas y soluciones encaminados a reducir la demanda energética de los edificios. La compañía se siente plenamente identificada con los objetivos y estrategias de este encuentro entre profesionales.

BMI, va a ser uno de los patrocinadores del VI Congreso de Edificios de Energía Casi Nulo (EECN), que tendrá lugar en el auditorio de la Nave en Madrid el próximo 23 de octubre. Este encuentro es uno de los principales foros profesionales para el análisis del estado actual de los Edificios con alta eficiencia energética y sus implicaciones para el sector de la edificación, la construcción, la arquitectura y los servicios relacionados con la adopción total de las Directivas europeas relativas a la Eficiencia Energética de los Edificios.

El lema principal de esta nueva edición del Congreso es “¿Y después del EECN qué? Una visión de futuro”. Con ese enfoque, el VI Congreso Edificios Energía Casi Nula abordará los aspectos clave de los Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo en España desde un punto de vista integral y multidisciplinar. Estarán presentes temas muy variados, contemplando soluciones tanto para la Nueva Edificación como para la Rehabilitación.

Como patrocinador oro, BMI dispondrá de un punto de encuentro con los visitantes en el hall de acceso al auditorio. La compañía lleva años trabajando para que los sistemas y soluciones de cubierta que comercializa, contribuyan al menor consumo de energía en aquellos edificios en los que se instalan. Según el responsable del departamento técnico de BMI, José Hermindo Prieto, “No sólo diseñamos y fabricamos nuestros sistemas pensando en cumplir con las normativas nacionales e internacionales. En BMI vamos más allá y estamos convencidos de que el ahorro energético influye positivamente en el medio ambiente y, en este sentido, los edificios EECN son la mejor manera de conseguir un parque de edificado eficiente, racional, generador de ahorros y sostenible”.

En pasadas ediciones del Congreso se han abordado distintas temáticas y áreas de trabajo como las estrategias para fomentar los EECN, su viabilidad económica, su diseño y soluciones arquitectónicas, los proyectos en rehabilitación de edificios, o su uso, gestión y mantenimiento. Además, en la presente convocatoria se van a tratar temas de gran actualidad como el punto de vista de los usuarios de edificios EECN, las nuevas soluciones Arquitectónicas y Constructivas o la integración de Energías Renovables.

  • Las hipotecas verdes son uno de los mecanismos que se están poniendo en marcha para fomentar la construcción o rehabilitación de viviendas energéticamente eficientes.
  • Gracias a la directiva europea, que obliga a que en 2020 todos los edificios nuevos sean de consumo casi nulo, los próximos años se presentan como el momento propicio para optar por una vivienda de estas características.

El compromiso con la eficiencia energética en la construcción está captando la atención de muchos sectores. Entre ellos, el inmobiliario. Hace apenas unos años surgió lo que se conoce como “hipotecas verdes”, un tipo de financiación que favorece la compra, construcción o rehabilitación de viviendas energéticamente eficientes (sobre todo, las correspondientes a calificaciones A, B o C) a través de unas condiciones preferentes: tipos de interés más atractivos, diferenciales más bajos, menores comisiones, requisitos de vinculación poco exigentes…

Aunque su oferta y demanda en España todavía es muy incipiente, ya que solo unas pocas entidades las conceden y la nueva normativa hipotecaria todavía no las regula, la proliferación de este producto está ayudando a que la concienciación medioambiental en el contexto de la vivienda crezca. Según los expertos del sector, fomentar la compra, rehabilitación y edificación de este tipo de inmuebles, no solo ayudaría a disminuir el gasto medio de los hogares en más de 4.000 euros, también reduciría enormemente la contaminación procedente del sector de la construcción, estimada en un 40%.

Si a esto le sumamos la normativa europea ya vigente, que exige que a partir de 2020 que toda obra nueva se construya bajo los estándares de consumo energético “casi nulo”, los próximos años se presentan como el momento propicio para la construcción de viviendas sostenibles. Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), los expertos de Sto analizan sus ventajas:

  • Mayor valor de tasación, menor consumo y más ahorro. Un inmueble que cumple con unos estándares óptimos de eficiencia garantiza un consumo energético hasta un 80% inferior al de la vivienda tradicional, disminuye la demanda de agua en un 40%, reduce los gastos de funcionamiento y mantenimiento un 7%-8% y aumenta el valor de tasación por la calidad de su construcción hasta un 25% en el caso de la rehabilitación.
  • Envolvente térmica óptima y sin filtraciones de aire. Constan de una envolvente térmica dispuesta de aislamiento térmico, ya sea a través de SATE o fachada ventilada, y de unas carpinterías de altas prestaciones (ventanas de doble acristalamiento, cámara de aire y vidrios con bajas emisiones).
  • Instalaciones eficientes: calefacción, iluminación y domótica. En lo que respecta a la calefacción, hay varias alternativas: calderas de biomasa, calderas de condensación, bombas de calor aire-agua o calefacción por suelo radiante. En cuanto a la iluminación,
    la apuesta principal es el uso de elementos de bajo consumo tipo halógeno. A estos
    componentes se suelen añadir electrodomésticos de bajo consumo y paquetes de
    domótica que permiten la automatización en el uso de las instalaciones.
  • Autosuficiencia energética y sistemas de ahorro de agua. La autosuficiencia es una de
    sus principales características, y se consigue gracias a la colocación de placas
    fotovoltaicas, generadores eólicos, colectores solares, bombas de calor geotérmicas, etc.
    En cuanto al ahorro de agua, algunos sistemas que suelen utilizar son los aireadores en
    los grifos que limitan el caudal saliente, grifos monomando, inodoros de doble descarga,
    sistemas de reutilización de agua de la ducha y lavabo…
  • Formas sencillas y compactas y orientación adecuada. El diseño determina gran parte del comportamiento térmico y acústico de un inmueble. Por ello, este tipo de viviendas
    suelen optar por formas sencillas y compactas, ya que las pérdidas de energía se
    producen, sobre todo, a través de las fachadas y cubiertas. Otro aspecto importante es la orientación: en climas fríos, se orientará hacia el sur, y en climas cálidos se aprovecharán de sombras de árboles u otros edificios para mantener los rayos de sol a raya. También suelen añadirse otros elementos como ventanas bien dimensionadas y localizadas, mecanismos para evitar deslumbramientos o ganancias de calor no deseadas, sistemas de aprovechamiento de la luz natural, etc.
  • Ventilación diferente que garantiza la calidad de aire interior. Para conseguirlo, cuentan
    con un sistema de ventilación mecánica o natural que permite mantener un ambiente
    interior respirable y fresco, aportando aire limpio, por un lado, y eliminando los
    contaminantes generados in situ, por otro.
  • Materiales respetuosos a lo largo de su vida útil. Más allá de su origen natural, los
    materiales utilizados tienen un impacto ambiental reducido desde su producción,
    transporte, uso y eliminación. En el caso de rehabilitaciones, se aprovecha parte o la
    totalidad de los elementos que componen la construcción original (cimentación, muros
    de fachada, tabiquería…) o se opta por la reutilización.

Apostar por la innovación en el sector inmobiliario requiere impulsar el talento y crear
un ecosistema innovador, apoyado por las empresas inmobiliarias que realmente trabajen en proyectos disruptivos, que se anticipen al futuro. Esta es la principal conclusión de la primera mesa redonda dedicada a la innovación en el sector inmobiliario en el marco de la Conferencia Inmobiliaria de Madrid de #SIMAPRO2019, el evento profesional paralelo a #SIMA2019.

En esta sección, presentada por Águeda Uña, Directora General de Gestiono, participaron Diego García, Digital Customer Intelligence Lead de EY; Arístides Senra, CEO Innovation & Entrepreneurship de UPM Technology Innovation Center; Guillermo Estévez de Cominges, Director de Estrategia de Desarrollo de Negocio y Consultoría de Solvia; y Servando Álvarez, catedrático del Departamento de Ingeniería Energética de la Universidad de Sevilla.

Diego García, Digital Customer Intelligence Lead de EY, mencionó las tendencias clave del sector inmobiliario, desde la importancia de actuar en local, al problema del envejecimiento de la población, pasando por el crecimiento de los centros urbanos, la sostenibilidad y la concentración de la actividad de la construcción en mercados emergentes. Asimismo, apuntó que la tecnología será el factor que más influye e influirá en el negocio de la construcción, promoción y compraventa de vivienda.

Según García, la tecnología tendrá un impacto claro en la atención y la gestión del cliente, para responder a la demanda de inmediatez y personalización y a los cambios vinculados a la economía colaborativa y la eficiencia energética. En su opinión, también contribuirá en el desarrollo de edificios y obras conectadas y en la automatización de procesos, impulsará avances en la gestión de datos y en la analítica predictiva para mejorar la productividad, la eficiencia y la seguridad y ofrecerá mayores garantías a la cadena de valor inmobiliaria gracias a la digitalización integrada con blockchain entre todos los actores vinculados a una
promoción.

Por su parte, Arístides Senra, CEO Innovation & Entrepreneurship de UPM Technology Innovation Center, recalcó que “no puede haber innovación si no hay talento dispuesto a desarrollarlo y entidades que la apoyen, y si estas innovaciones no son útiles para el usuario final”. Senra hizo hincapié en la necesidad de desarrollar un “ecosistema” que fomente la colaboración entre centros de conocimiento a nivel mundial, que impulse startups y nuevos negocios, no solo desde la universidad sino también desde las empresas
inmobiliarias, un paso fundamental para “cambiar la mentalidad” del sector y del mercado, factor fundamental que permite adoptar los cambios y evolucionar.

El talento, que según Senra “existe en todas partes, y especialmente en España”, es también para Guillermo Estévez de Cominges, Director de Estrategia de Desarrollo de Negocio y Consultoría de Solvia, un valor fundamental, que debe “diversificarse”, dando cabida a profesionales de otros sectores productivos. “La innovación española se valora y aprecia a nivel internacional”, recalcó el representante de Solvia, quién también subrayó la importancia del ecosistema como vehículo para impulsar la innovación.

Según Guillermo Estévez de Comingesel inmobiliario español ya ha innovado en diversos aspectos, desde el organizacional y el financiero, a los procesos y la gestión del cliente”, pero aún puede avanzar más, respondiendo a la demanda de estos clientes que esperan “más eficiencia de costes y mayor optimización de las operaciones”. Invitó al sector a asumir “este cambio cultural, a liderar la innovación y a consolidar el ecosistema de startups”, capaces de ofrecer a las empresas de mayores dimensiones la posibilidad de
contar con servicios especializados en áreas más concretas y específicas.

Innovación para adaptarse al futuro

La eficiencia energética centró la intervención de Servando Álvarez, catedrático del Departamento de Ingeniería Energética de la Universidad de Sevilla, quien puso el foco en el marco reglamentario “cada vez más exigente” que tiende hacia la construcción y promoción de edificios de consumo de energía casi nulo.

Álvarez señaló que la transposición de las directivas europeas en materia de eficiencia energética es “la realidad actual del sector y lo que le espera a la industria a finales de 2020”, que camina hacia un endurecimiento de la reglamentación sobre la calidad energética de los edificios para el que es fundamental estar preparado desde el punto de vista legal, técnico y operativo.

Precisamente, con el objetivo de prepararse para los cambios regulatorios, del mercado, de la demanda y de los hábitos de uso y consumo, todos los participantes en el debate insistieron en la importancia de fomentar relaciones de colaboración entre startups y empresas para adaptarse “a un mundo que cambia con rapidez”, como señaló Arístides Senra, de UPM Technology Innovation Center. “Si no lo hacemos al mismo ritmo, a nivel europeo, otros lo harán y se nos adelantarán, especialmente en China y estados
Unidos”, recalcó.

En este sentido, Guillermo Estévez de Cominges de Solvia, subrayó que siempre falta tiempo para trabajar en profundidad con las startups pero “no hay otra opción que hacerlo” y, en este sentido, las universidades cumplen un rol fundamental. “Las empresas debemos colaborar con ellas, contratar talento y apoyar la inversión en innovación disruptiva, a pesar de que los recursos son limitados”, porque este ecosistema innovador contribuye a fomentar la especialización, a encontrar nuevas áreas de negocio y nuevas fórmulas de rentabilidad.