Entradas

Badi analiza la tendencia de movilidad de los españoles y europeos

  • La mayoría de población que se muda a Barcelona o Madrid lo hace por motivos laborales
  • La edad media de los usuarios que buscan habitación en Madrid y Barcelona está comprendida entre 18-35 años, siendo un claro reflejo de que la práctica del co-living ya no es solo para estudiantes
  • La mayor parte de los usuarios alquilan las habitaciones por un periodo de tiempo superior a seis meses

El mundo, la sociedad y las formas de vida están cambiando de manera constante. En el contexto actual, la flexibilidad es un aspecto clave en ámbitos del día a día como el trabajo, la movilidad o la vivienda. Son muchos sociólogos los que definen la población actual como una sociedad líquida, adaptable a los cambios, abierta de mente, con ganas de saber y conocer. Las necesidades de cada individuo son diversas y por ello, el estilo de vida tiende a ser flexible.

Son muchos los estudios que aseguran que esta nueva forma de vivir es más satisfactoria, pues permite hacer y estar a cada uno dónde quiere cuándo quiere. Por ello, el co-living o flatsharing son dos soluciones alineadas con las necesidades actuales de la sociedad, pues permiten tener una vivienda en un sitio determinado sin perder la flexibilidad de poder moverte a otra parte cuando las necesidades cambien. Badi, la plataforma de alquiler de habitaciones de larga estancia, ha sido pionera en identificar esta tendencia, poniendo a disposición de la población las facilidades para encontrar vivienda en las grandes ciudades.

En España, Barcelona y Madrid son las urbes más cosmopolitas y con mayor población del país. No es de extrañar que españoles de otras ciudades decidan mudarse a vivir a la Ciudad Condal o a la capital para encontrar trabajo, estudiar o simplemente vivir nuevas experiencias cerca de su tierra natal. Badi, ha analizado el movimiento de sus usuarios a nivel nacional e internacional, comparando quiénes prefieren vivir en Barcelona y quiénes en Madrid.

¿Por cuál se decantan los valencianos, sevillanos y malagueños?

La plataforma ha analizado los movimientos de los valencianos, sevillanos y malagueños a la Ciudad Condal o a la capital apoyándose en sus datos internos. Como resultado de este análisis, podemos concluir que un 67% de los usuarios valencianos que buscan habitación en badi tienden a moverse a la ciudad catalana, debido a la similitud y cercanía geográfica de la región, pues ambas se ubican en el mar Mediterráneo.

Por el contrario, el 64% de los sevillanos que buscan habitación en piso compartido a través de la app tiende a moverse hacia Madrid, un hecho que nos permite determinar que la proximidad a la ciudad natal es un factor clave a la hora de mudarse por temas laborales. Así mismo, para los malagueños ambas ciudades son atractivas para mudarse a trabajar, pues el 49% se decantan por Barcelona y el 51% restante de los usuarios malagueños de badi opta por Madrid.

Movilidad en España

Barcelona, la TechCity que sigue atrayendo talento

Según datos de los usuarios internacionales de badi, Barcelona se posiciona por encima de Madrid a la hora de acoger expats que deciden mudarse a España por razones laborales, traduciéndose en más de 70% de solicitudes registradas en la app por parte de ciudadanos de Londres, París y Roma que escogen la Ciudad Condal antes que la capital.

Y es que Barcelona se está posicionando como la cuarta ciudad mundial más atractiva para conquistar talento, por detrás de Londres, Nueva York o Berlín, avanzando tres posiciones en solo cinco años, según un estudio elaborado por EAE Business School. Este hecho es un reflejo del Startup Hub Tecnológico europeo en el que se está convirtiendo la Ciudad Condal, además, hay otros factores que influyen, como la calidad de vida, el clima Mediterráneo, los menores costes de vida en comparación con otras capitales europeas pues, a pesar de tener la misma calidad de vida que Londres, Barcelona es un 41% más barata -según el ranking elaborado por Mercer (la consultora de recursos humanos más grande del mundo)-.

Además, la constante innovación que la ciudad está experimentando, refuerza el ecosistema digital y tecnológico que está avanzando a pasos agigantados, aspirando a ser el Silicon Valley del Mediterráneo. La capital catalana se está convirtiendo en el lugar de acogida de numerosos emprendedores internacionales y está considerada como un Hub esencial al reunir talento, inversión y experiencia.

Evolucionando hacia nuevas formas de convivir

Teniendo en cuenta los datos de los usuarios de badi, la plataforma líder de alquiler de habitaciones de larga estancia que permite a cualquier persona publicar, encontrar y reservar de forma segura habitaciones desde cualquier lugar del mundo, está siendo testigo de cómo la sociedad está evolucionando hacia un nuevo modelo de convivencia. Los usuarios que más tienden a buscar una habitación en Barcelona o Madrid lo hace por motivos laborables, pues representa un 81% de los usuarios de la plataforma, mientras que el 19% restante son los estudiantes. Estos resultados ponen de manifiesto que el hecho de compartir piso ha dejado de ser una cuestión de estudiantes, puesto que, en las grandes ciudades como Barcelona y Madrid, la población comprendida entre los 26 y 35 años son la franja de edad más activa en badi y son más flexibles a la hora de mudarse y buscar una nueva habitación.

En la actualidad, estamos percibiendo cómo las ciudades están creciendo a un ritmo frenético. Por un lado, las urbes experimentan la tendencia de la población de vivir en el centro, cuya consecuencia es la disminución de espacios disponibles, que da como resultado una urbanización masiva. Por otro lado, la sociedad ya no concibe la propiedad como una prioridad, sino que la economía colaborativa y el hecho de compartir bienes y servicios entre sí se está convirtiendo en una práctica cada vez más extendida. Además, vivimos en un ecosistema donde las fronteras se han ido eliminando y se ha dado paso a una mayor conectividad global, permite que cualquier persona pueda trabajar en oportunidades laborales a nivel global, fomentando la movilidad geográfica.

Badi y Savills Aguirre Newman presentan el primer estudio sobre la rentabilidad del alquiler de habitaciones en España

  • La oferta de la vivienda urbana es escasa a nivel mundial: el 54% de la población mundial de 7,200 millones de habitantes vive en ciudades, y, para el 2050, se espera que este número aumente hasta el 66% de una población mundial pronosticada de 9.600 millones.
  • La demanda urbana necesita alternativas de vivienda más asequibles y
    por ello el mercado de alquiler de habitaciones se presenta como una
    solución alternativa a este problema

Hoy, en el marco de la edición de este año de SimaPro2019, badi, la app líder en alquiler de habitaciones a largo plazo, junto con Savills Aguirre Newman, reconocida consultora inmobiliaria, han presentado el primer estudio que analiza cómo se ha convertido el alquiler de habitaciones en pisos compartidos y el co-living en la solución para que las personas puedan acceder a la vivienda en el centro de las ciudades.

Ventajas del flatsharing vs mercado tradicional

En este sentido, el estudio ha llegado a la conclusión y a través de los datos recopilados, que de forma objetiva el alquiler de habitaciones es más rentable que el alquiler de propiedades a través del modelo tradicional.

Las principales conclusiones son:

  1. El mercado de alquiler de habitaciones no sólo presenta rentabilidades mucho más interesantes a los propietarios / inversores en comparación al mercado residencial tradicional, sino que también se presenta como una solución económica para la demanda dado que existe un balance mucho más equilibrado entre los precios que solicita la oferta y los precios que la demanda está dispuesta a pagar.
  2. Este mercado se ha desarrollado durante los últimos años con un crecimiento notable implicando una mayor rapidez a la hora de encontrar un espacio garantizando porcentajes de ocupación más elevados. Asimismo, el riesgo de impago disminuye ya que se diversifica en más de un inquilino.
  3. En determinadas zonas geográficas, se observan unas medias de rentabilidad de hasta un 40% superiores al mercado residencial tradicional en España. Así pues, en un contexto con altos niveles de demanda, la mayor rotación del mercado de habitaciones frente al convencional ya no supone una ocupación más baja.

En definitiva, la tendencia es clara: a día de hoy, en Barcelona, alquilar por habitaciones un piso de 3 o más habitaciones es más rentable en el 90% de los barrios de la ciudad que alquilarlo de forma tradicional. En Madrid, se observa la misma tendencia alcista.

La actualidad del mercado español

La industria española se encuentra anticuada en diversos aspectos, por ejemplo, es
uno de los sectores donde la adaptación tecnología está siendo más lenta y se encuentra en una etapa inicial, lo que propicia a que se genere el momento ideal para presenciar una mejora con el nacimiento del Proptech.

Pero ¿cómo la tecnología puede ayudar al sector? A través del análisis de los datos (Big Data) se espera que mejoren la calidad de vida y la productividad de las ciudades a largo plazo, asimismo, también ayudará a simplificar el proceso para encontrar una vivienda y lo que antes requería semanas o meses se podrá conseguir en tan solo días.

El proceso de búsqueda de propiedades será un servicio altamente específico y personalizado. Se podrán aprovechar grandes cantidades de datos de todo tipo, desde el historial web hasta las interacciones sociales. Tanto a arrendadores como arrendatarios se les presentarán perfiles psicográficos detallados con foco en su personalidad y estilo de vida.

Además de la tecnología, otro de los factores que está cambiando el sector es el auge de la economía colaborativa y los nuevos modelos de convivencia: el co-living y el flatsharing nacen como la alternativa al gran crecimiento de la demanda, especialmente jóvenes profesionales en las principales ciudades del todo mundo. Esta evolución está directamente relacionada con los cambios sociológicos liderados por la sociedad millennial: mayor movilidad geográfica, educación financiera, flexibilidad laboral, entre otros.