Entradas

  • El grupo de trabajo lo forman los GBC de España, Alemania, Austria y Dinamarca, junto con un consejo asesor y participantes de más de una docena de entidades
  • El objetivo es analizar hasta qué punto el mercado es capaz de incorporar los criterios de selección de la taxonomía de la UE que identifican las actividades sostenibles en el ámbito inmobiliario y de la construcción
  • La taxonomía servirá para canalizar la inversión hacia actividades que realmente contribuyan a la descarbonización de Europa y evitar el greenwashing

Green Building Council España (GBCe) participa, junto con los GBC de Alemania (DGNB), Dinamarca (DkGBC) y Austria (ÖGNI) en un estudio para definir los criterios que identifican que una actividad es sostenible en el ámbito de la edificación. Este estudio servirá para contribuir a la taxonomía de inversiones sostenibles de la Unión Europea, una iniciativa necesaria para crear un lenguaje común entre todos los estados miembros que identifique aquellas actividades alineadas con los compromisos del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La UE está examinando cómo apoyar esta integración y ha publicado un «Plan de acción de financiación sostenible» para movilizar financiación para el crecimiento sostenible. Una parte del plan de acción de 2018 consistió en establecer un sistema de tipificación claro y detallado y unas exigencias mínimas para las actividades económicas sostenibles (la denominada “taxonomía”). En marzo de 2020, el Grupo de expertos técnicos (TEG), del que forma parte WorldGBC, propuso criterios de evaluación de taxonomía para cuatro actividades económicas asociadas: construcción de nuevos edificios, rehabilitación de edificios, medidas individuales y servicios profesionales, adquisición y propiedad. Se espera que la evaluación del cumplimiento de los criterios de la taxonomía propuestos por la UE sea una pieza central a la hora de aprobar la financiación de proyectos verdes.

La taxonomía aplicada a casos de estudio reales

La implantación de estos criterios en la realidad del mercado desde un punto de vista funcional aún no está clara. Por ello, desde el grupo de trabajo liderado por los GBC de España, Alemania, Austria y Dinamarca se está realizando un análisis que dará lugar al informe Market readiness of the EU Taxonomy Screening Criteria for construction and real estate activities (“Adecuación al mercado de los criterios de selección de la taxonomía de la UE para las actividades de construcción e inmobiliarias”). “Con este estudio queremos hacer una primera exploración acerca de la aplicabilidad, los procedimientos y el coste de esta evaluación taxonómica, tanto a nivel de edificio como de cartera inmobiliaria, para adquirir un conocimiento propio, y para poderlo transmitir a la Unión Europea”, sostiene Bruno Sauer, director general de GBCe.

El objetivo es poder realizar una evaluación sencilla pero consistente, basada en las herramientas de evaluación de sostenibilidad existentes, como la certificación DGNB, desarrollada por el GBC alemán.

Participación de actores implicados

Aunque el proceso se está liderando en cada país desde los GBC, para que el estudio responda a la realidad de los edificios y tenga una profundidad razonable es necesaria la participación de los principales actores implicados, ya sean propietarios de inmuebles, entidades financieras o políticas. En palabras de Sauer: “Para la aplicación práctica de los criterios de taxonomía a edificios o proyectos reales, la experiencia de los profesionales de la construcción sostenible y las organizaciones respectivas proporciona una valiosa fuente de conocimientos y habilidades. Específicamente, la cuestión de si las organizaciones están preparadas para trabajar con los criterios de selección de Taxonomía propuestos”. Por lo tanto, forman parte del equipo de trabajo otras instituciones, propietarios e inversores, como Greenward Partners, el Instituto de la Construcción de Castilla y León (ICCL), ST Sociedad de Tasación, Afi, H.A.U.S. Healthy Buildings, Carlos Valdés, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA), CORESTATE, Neinor Homes, Azora, JLL, Acciona y Clarity AI.

En nuestro país, el estudio se está llevando a cabo analizando siete edificios de obra nueva ubicados en Madrid, Barcelona, Leioa (Bizkaia), Valencia y Córdoba. De la evaluación de cada edificio piloto se elaborará un informe de diagnóstico que, junto con el resto de análisis, arrojarán los resultados necesarios para hacer las recomendaciones a la Comisión Europea, a través de un informe global de conclusiones, que se espera que esté disponible a finales de 2020.

Con este estudio también se pretende mejorar la preparación de las organizaciones para acceder a una futura financiación verde, a justificar el cumplimiento de requisitos y análisis de criterios de Taxonomía con evidencias tangibles y garantizar la fiabilidad de la información sobre la sostenibilidad de sus productos de cara a los clientes y entidades financieras. Esta iniciativa también ayudará a avanzar en el diálogo entre los sectores de la financiación y la edificación.

El sector inmobiliario es crucial para que la transición hacia una economía baja en carbono tenga lugar, ya que representa el 40% del consumo energético mundial y emite aproximadamente la misma cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. Para contener el calentamiento global por debajo de 2 °C, las emisiones relacionadas con los edificios deberán reducirse para 2050 en casi un 80% desde los niveles de 2015 (Acuerdo de París). Esto solo puede lograrse integrando de manera consistente las externalidades ambientales (“riesgos”) en la toma de decisiones financieras.

  • La propuesta sigue las recomendaciones de la última directiva europea de eficiencia energética en edificación con el fin de conseguir el mejor resultado posible en rehabilitaciones llevadas a cabo por fases
  • Se dirige a todos los agentes del sector de la edificación, desde la administración y la industria hasta los habitantes de las viviendas, propietarios e inquilinos
  • Es un instrumento que acompañará a cada comunidad de vecinos a lo largo del proceso de rehabilitación del edificio para mejorar la calidad de vida y reducir su impacto ambiental

Cíclica y Green Building Council España (GBCe) lanzan el PAS-E, Pasaporte del edificio, un instrumento para la rehabilitación profunda por pasos que puede descargarse en la web www.pas-e.es. Se trata de un plan de acompañamiento a la comunidad y un plan de rehabilitación del edificio, que se traduce en una hoja de ruta que marca una secuencia de intervenciones a realizar adaptada a las necesidades de las personas. Incluye ejemplos prácticos e indicaciones para abordar el marco legislativo, operativo, financiero y social.

Con esta herramienta se pretende acelerar la rehabilitación energética de edificios en nuestro país, conforme a la Directiva (UE) 2018/844 relativa a la eficiencia energética, que exige la completa descarbonización del parque edificado de la Unión Europea para 2050 y una tasa de rehabilitación energética integral del parque residencial de un 3% anual hasta esa fecha.

La directiva se enmarca en el conjunto de propuestas políticas del Green Deal o Pacto Verde Europeo, promovido por la Comisión Europea. Entre las medidas concretas que recoge se encuentra la implementación de un sistema de pasaporte del edificio a nivel comunitario. Además de estudiar en profundidad esta propuesta, para la publicación del PAS-E, Pasaporte del edificio también se han estudiado otras iniciativas y experiencias de referencia en varios estados europeos, como Alemania, Francia o los Países Bajos, entre otros.

La propuesta del PAS-E da respuesta a las peticiones y demandas de diversos expertos del sector que creen que para dinamizar la rehabilitación es necesario desarrollar nuevos instrumentos técnicos de alta calidad, útiles y fiables. Integrando las diferentes herramientas y sellos existentes, como el Certificado de Eficiencia Energética, el Libro del Edificio o el Informe de Evaluación del Edificio, deben permitir fijar objetivos concretos de calidad del parque construido en un plazo de tiempo definido y facilitar, fomentar y financiar las actuaciones precisas para alcanzarlos. El Pasaporte del edificio es la respuesta europea a esta necesidad, en forma de instrumento normativo de nueva generación.

Hacia la rehabilitación: más calidad de vida y menos impacto ambiental

El PAS-E, Pasaporte del edificio es un instrumento creado para acompañar a cada comunidad de vecinos a lo largo de todo el proceso de rehabilitación de su edificio. Contempla cinco fases: diagnóstico, planificación, compromiso, ejecución y evaluación.

Su objetivo final es aumentar la calidad de los edificios rehabilitados con una visión integral, con el fin de mejorar las condiciones de vida y reducir el impacto ambiental en todo su ciclo. Es, por tanto, un plan individualizado para cada edificio unifamiliar o plurifamiliar que considera de forma holística los tres ámbitos relacionados con la mejora de la habitabilidad: la calidad técnica de los sistemas constructivos y las instalaciones, la calidad funcional de las viviendas y la eficiencia en el uso de los recursos, especialmente los energéticos e hídricos.

“La intención no es tanto proporcionar un modelo perfectamente definido, como abrir un debate a nivel nacional sobre la oportunidad de aprovechar el impulso europeo para acelerar la regeneración urbana en España, que representa el segundo objetivo estratégico de la Agenda Urbana Española. En los próximos meses, seguiremos trabajando en ese sentido”, señala Dolores Huerta, secretaria técnica de GBCe. Por ello, el Pasaporte está dirigido a todos los agentes del sector de la edificación, desde la administración y la industria, hasta los propios usuarios y propietarios de los inmuebles.

Por su parte, Joaquim Arcas, presidente de Cíclica, recuerda que “activar el sector de la rehabilitación es clave, pero sin duda depende de nosotros desarrollar las medidas e instrumentos necesarios para acelerar la transición. De ahí la importancia de contar con una herramienta como el PAS-E, pasaporte del edificio”.

Red de apoyo al Pasaporte del edificio

La iniciativa del Pasaporte del edificio en España cuenta con el apoyo de instituciones, empresas y profesionales pertenecientes o con fuertes vínculos con el sector de la edificación. Conjuntamente, forman la red de apoyo sobre la que iniciar el proceso participativo de definición e implementación de este nuevo instrumento. “Únicamente desde la colaboración y el consenso entre todos los agentes es posible alcanzar un modelo de Pasaporte del edificio útil y eficaz que permita hacer realidad la regeneración urbana en clave de calidad de vida y sostenibilidad”, concluye Arcas.

  • Uno de los primeros trabajos será la elaboración de un estudio que analice las variables que afectan a la salud de las personas en los edificios.
  • Justo Orgaz y Alfredo Sanz, presidentes de GBCe y el CGATE, firmantes del convenio, han resaltado la importancia de que los agentes del sector trabajen de forma coordinada y con objetivos comunes. 
  • Las dos entidades llevan tiempo trabajando en el fomento de la salubridad, seguridad, calidad y sostenibilidad de los edificios, en los que se calcula que las personas pasan algo más del 80% de su tiempo.

Green Building Council España (GBCe) y el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) han suscrito un convenio de colaboración que recoge la voluntad de las dos entidades de fomentar una edificación saludable a través de acciones conjuntas de carácter formativo y divulgativo.

Uno de los primeros trabajos en común será la elaboración de un documento conjunto de carácter técnico que estudie las variables que afectan a la salud de los usuarios en los edificios y que, además, informe de sus valores límite. El estudio abordará aspectos tan importantes para garantizar la salud de las personas como el bienestar térmico, la calidad del aire interior, la protección frente al gas radón, los materiales biocompatibles, el confort acústico, la iluminación, la contaminación electromagnética, la seguridad, la calidad del agua o la ergonomía, movilidad y accesibilidad.

Este completo informe será realizado por un grupo de trabajo formado por expertos en cada una de las materias. Las conclusiones serán presentadas en una jornada pública ante profesionales y técnicos del sector de la edificación.

Durante la firma del convenio, Alfredo Sanz, presidente del CGATE ha afirmado: “En materia de la salubridad y la calidad de nuestros edificios, principalmente del parque edificado, debemos acostumbrarnos a trascender una normativa, que es claramente de mínimos”. Sanz ha recordado que la salud será el eje en torno al cual giren los contenidos del congreso CONTART (Ibiza, mayo 2020), donde se celebrará una mesa en la que participarán agentes sociales y también del sector de la edificación.

Por su parte, el presidente de GBCe, Justo Orgaz, ha destacado la importancia de que las dos entidades se unan para promover este tipo de actuaciones y aprovechar las sinergias y los intereses entre los distintos agentes del sector: “Hay que unir fuerzas y no duplicar esfuerzos para dar respuestas eficaces a las demandas ciudadanas en materia de salubridad y seguridad de los edificios. La salud es una parte fundamental del desarrollo sostenible y, al promoverla, se contribuye a la consecución del tercero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) recogidos en la Agenda 2030”.

Con la firma de este convenio las dos entidades profundizan en sus líneas de actuación relacionadas con la salubridad de los edificios y la salud de sus ocupantes que, hay que recordar, según la OMS, permanecen en su interior entre un 80% y un 90% de su tiempo.

GBCe coordina desde hace unos meses un grupo técnico de trabajo sobre edificación y salud. Por su parte, el CGATE ha editado recientemente, en colaboración con el Consejo General de Colegios de Médicos de España (CGCOM), la guía “Edificios y salud. Siete llaves para un edificio saludable”, en la que se abordan, desde el punto de vista técnico, las áreas centrales que pueden afectar a la salud de los usuarios de los edificios.

  • Tinsa colaborará junto a GBCe en la promoción de la Hipoteca Verde Europea en el marco del proyecto EeMAP

Tinsa, compañía de la valoración de inmuebles y consultoría en Europa y Latinoamérica, se ha convertido en nuevo asociado de Green Building Council España (GBCe) para trabajar con la asociación en la promoción y fomento de la edificación sostenible y aportar su visión y experiencia en algunos temas destacados como la financiación de proyectos de eficiencia energética o rehabilitación energética de edificios.

Desde mediados del pasado año las dos entidades ya están colaborando en el proyecto piloto de Hipotecas a la Eficiencia Energética (Energy Efficient Mortgages Pilot Scheme), junto a otras entidades como Triodos Bank, Caja Rural de Navarra o el Ayuntamiento de Madrid.

Este trabajo pretende incentivar la creación de una hipoteca europea que parta del convencimiento de que la eficiencia energética tiene un efecto de mitigación de riesgos para los bancos y un aumento en el valor de la propiedad.

Tinsa, que cuenta con un área especializada en consultoría energética, llega además a GBCe con el propósito de colaborar con las iniciativas de promoción y fomento de la edificación sostenible en las que está inmersa la asociación. Para el director General de GBCe, Bruno Sauer, “Uno de los mayores problemas que tiene el subsector de la rehabilitación de edificios (con criterios de eficiencia energética y sostenibilidad) es la falta de financiación que ayude a que los proyectos se concreten y materialicen. En este sentido, la asociación a GBCe de una empresa con tanta experiencia como Tinsa nos aporta una visión estratégica sobre cómo la eficiencia energética puede mejorar la valoración de los inmuebles y, reducir por tanto, el riesgo crediticio de sus hipotecas”.

En su doble faceta de experto en consultoría energética y en valoración de inmuebles, Tinsa lleva años concienciada de la importancia de edificar y rehabilitar el parque existente con criterios de eficiencia energética y sostenibilidad. “La demostrada experiencia de Tinsa en la realización de auditorías energéticas, certificados energéticos y asesoramiento para la eficiencia, nos permite identificar las oportunidades de ahorro en los inmuebles del parque existente y controlar el nivel de eficiencia en aquellos de obra nueva. La colaboración con GBCe impulsa nuestra apuesta por la sostenibilidad y subraya la importancia de incorporar criterios de eficiencia en el valor”, afirma Diego Soldevilla, director de la Consultoría Energética e Industrial de Tinsa.

GBCe y Tinsa trabajarán juntas en la iniciativa EeMAP, subvencionada por la Unión Europea y cuyo principal objetivo es demostrar la viabilidad y los beneficios de que los bancos financien mejoras en la eficiencia energética del parque edificado europeo, responsable de cerca del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Las hipotecas representan alrededor de un tercio de los activos del sector bancario europeo, equivalente a la mitad del PIB de la UE (7 billones de euros al final de 2016), por lo que se ha convertido en un sector clave para el cumplimiento de los acuerdos europeos de lucha contra el cambio climático.