Entradas

  • La proptech ha reflexionado sobre los cambios en todos los aspectos de la compra venta de casas en una mesa redonda virtual junto con otros players como; PayFit, Idealista, Badi y Kasaz
  • Guillermo Llibre, CEO de Housell, ha apuntado que “las nuevas oportunidades para la tecnología abrirán un nuevo mundo”

Housell, la proptech líder en cuota de mercado, de la mano de su CEO, Guillermo Llibre ha analizado el papel diferenciador y clave de la tecnología para la continuidad del sector inmobiliario tras las crisis del Covid-19.

Desde la compañía se ha reflexionado sobre los cambios en el ámbito de la compraventa de casas en una mesa redonda virtual organizada por PayFit y moderada por su Country Manager, Yoann Artus. El acto también ha contado con la participación de Carlos Rueda, Sales Manager de Idealista; Ignasi Giralt, General Manager de Badi y Sebastién Marion, CEO de Kasaz.

Guillermo Llibre, CEO de Housell, se ha referido a esta crisis como “la crisis de la línea de costes, porque, gracias a la llegada del teletrabajo, se van a recortar gastos en viajes y reuniones innecesarias”. Respecto al futuro del sector, ha afirmado que “a corto plazo, nuestra oferta encaja con la coyuntura actual: bajar precios y hacer la transacción más meritocrática y transparente. A largo plazo, el teletrabajo va a aumentar la demanda de inmuebles los pueblos y las afueras, ya que no va a ser necesario vivir cerca del centro para ir a trabajar. Es fascinante ver los cambios que habrá a largo plazo, aunque el corto plazo va a ser complejo.”

En una línea parecida se ha pronunciado Carlos Rueda, Sales Manager de Idealista. “Lo primero que va a cambiar es el teletrabajo. El sector tendrá que acoger con la mano más abierta a las nuevas tecnologías y el usuario tendrá que estar abierto a visitar o comprar una vivienda de manera distinta”. En esta línea, Sebastién Marion, CEO de Kasaz, ha observado que “las agencias también tendrán que cambiar; minimizar el número de visitas y aumentar la calidad de cada una”.

Por su parte, Ignasi Giralt, General Manager de Badi ha explicado que “en un contexto de economía “contactless, tanto el usuario como el propietario buscará seguridad y flexibilidad para realizar sus transacciones

Yoann Artus, Country Manager de PayFit establece que “esta pandemia ha puesto de manifiesto las necesidades que tiene la empresa española de llevar a cabo un proceso de digitalización completo”. Según la compañía, ”el cambio que millones de españoles están experimentando con la implementación del teletrabajo en sus empresas, está íntimamente ligado a un nuevo modelo de vida.”

Cabe destacar que, ante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, Housell ha mantenido su actividad garantizando la seguridad de sus empleados y usuarios, gracias a su propuesta tecnológica que permite hacer las gestiones a distancia e incluso hacer visitas virtuales a los inmuebles. Además, durante la cuarentena ha abierto un nuevo servicio, Hipotecas, para ayudar a sus usuarios a la hora de negociar la hipoteca de su inmueble.

 

  • Según Eduardo Molet, la apertura de este expediente al portal inmobiliario y otras firmas como Remax o Look & Find por pactar precios, no se sostiene. “Hace 20 años que trabajo con algunas de estas empresas y jamás he visto que lleven a cabo esta práctica. Es imposible hacerlo”.

Hace pocas horas se hacía público que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) había abierto un expediente sancionador contra siete empresas, entre ellas Idealista, Remax y Look & Find, por pactar precios. Según la investigación, utilizarían un algoritmo para una “posible coordinación de precios y otras condiciones comerciales en sus actividades”.

Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios, asegura que, en los más de 20 años que lleva en el sector jamás había tenido noticias de algo parecido a esto. “Llevo más de dos décadas colaborando con algunas de estas empresas, y he sacado a la venta y alquiler decenas de miles de pisos a través de sus plataformas y agencias, y esta acusación no se sostiene. Me he reunido con ellos muchas veces, y esto del algoritmo es falso y, además, imposible”. Molet explica que siempre son los propietarios los que fijan el precio, pudiendo atender o no a la recomendación del experto o agente inmobiliario. “Además, en más del 80% de las ocasiones, la oferta que acepta el propietario es la que hace el comprador, así que al final, el que fija el precio, es el que compra, no el que vende. En definitiva, el mercado se regula solo y es imposible pactar precios”.

El consultor opina que detrás de este expediente se ocultan otras intenciones. “Podría ser la excusa perfecta para que el gobierno regule los precios, algo que está en su programa y de lo que llevan avisando desde hace meses, y que tendría consecuencias adversas para el sector”.

El efecto Berlín

Regular el precio del alquiler deteriorará todo el mercado inmobiliario, igual que en Berlín. De hecho, según explica Eduardo Molet, en España ya hay propietarios que están sacando sus viviendas en alquiler del mercado. “En la capital alemana, la reciente entrada en vigor de la regulación del precio del alquiler ha hecho que aumenten las ventas de viviendas y, al mismo tiempo, la oferta de inmuebles en alquiler ha caído. Esto es una foto fija de cómo afectará una posible regulación en las principales ciudades españolas, como Madrid o Barcelona”. Molet cree que el conjunto del mercado inmobiliario, tanto el de venta como el de alquiler, se deteriorará si se pone techo al precio de los alquileres. “Pasaría lo mismo que en Berlín: no solo se reducirá lo oferta de viviendas en alquiler, sino que también se deteriorará lo que quede, porque nadie querrá hacer reformas en un piso o en una casa sin saber si va a recuperar la inversión, y con alquileres regulados, eso es imposible. Actualmente ya hay propietarios de pisos en alquiler que están dejando de sacar el producto al mercado en previsión de que entre en vigor una ley parecida a la de Berlín”.

Según el consultor, muchos de estos propietarios intentarán deshacerse de las viviendas que tengan en alquiler poniéndolas a la venta. El aumento de la oferta de vivienda de segunda mano en venta tendrá otra consecuencia que perjudicará al sector: los precios caerán considerablemente.