Entradas

  • La promotora continúa potenciando la sostenibilidad de sus promociones en aras de la conservación de los recursos naturales

Habitat Inmobiliaria, promotora de referencia en el mercado inmobiliario español, continúa con su compromiso con el entorno y el respeto al medioambiente y apuesta por la utilización de energías renovables en todas sus promociones. La compañía consolida así su apuesta por el cuidado ambiental y hace de las energías renovables y la sostenibilidad su seña de identidad, implementando distintas soluciones, como los paneles solares, recuperadores de calor o sistemas de aerotermia.

Habitat Inmobiliaria continúa así reforzando su liderazgo en materia medioambiental, siempre con una clara visión de futuro y un alto compromiso con la sociedad. Desde la fase de diseño, la promotora busca que las viviendas tengan un consumo casi nulo, dotándolas de lo necesario para ello, como sistemas de fachada, carpinterías y aislamientos que favorecen la reducción del consumo de energía primaria, una de las principales causas de contaminación y del efecto invernadero.

De este modo, la compañía prima la sostenibilidad como un elemento transversal a toda su actividad y pone foco en la conservación de los recursos naturales, una maximización en la reutilización de los materiales y la gestión eficiente del ciclo de vida de los componentes de la vivienda.

Para lograr estos objetivos, Habitat Inmobiliaria ha tomado medidas como priorizar la contratación de constructoras que tienen su centro de trabajo cercano al lugar previsto de construcción, reduciendo así las emisiones en desplazamientos y combustibles utilizados. En este sentido incorporan cláusulas verdes a los contratos con las empresas constructoras en las que se les requiere información de los consumos realizados en agua, luz y combustibles, que identifiquen los impactos ambientales o que indiquen el aprovechamiento de materiales procedentes de la excavación, entre otras cosas. También hace un seguimiento de la correcta gestión de los residuos de construcción y analiza la reducción de su generación desde la fase de proyecto.

“Para nosotros, innovación, sostenibilidad y eficiencia van de la mano. Sólo con los sistemas más innovadores podremos lograr que nuestras promociones cuiden de los entornos y alcancen la máxima eficiencia, reduciendo el gasto energético. Gracias a esta apuesta por la innovación, conseguimos viviendas eficientes, con un consumo casi nulo y que suponen no solo un ahorro para los compradores, sino también para el ecosistema”, afirma Carlos Heijnen, director de producto e innovación de Habitat Inmobiliaria.

Recientemente, además, Habitat Inmobiliaria reforzó este compromiso medioambiental con un acuerdo con la empresa ONADIS, para la elaboración del mobiliario 100% ecológico de las zonas comunes de sus promociones.

Así, la compañía, presidida por Juan María Nin y dirigida por José Carlos Saz, tiene en la actualidad 42 promociones, y más de 4.000 viviendas en comercialización en todo el ámbito nacional y busca seguir creciendo con la sostenibilidad, la innovación y la eficiencia como ejes estratégicos fundamentales.

  • La luz artificial también permite configurar espacios y controlar aforos para evitar aglomeraciones y frenar la transmisión del coronavirus

La actividad en las calles y en los espacios de trabajo va volviendo poco a poco a la normalidad, o a la nueva normalidad. Cada vez se conoce más del virus SARS-CoV-2, causante de la crisis mundial actual, y eso nos hace sentirnos más seguros a la hora de retomar nuestras anteriores rutinas o proyectos.

Existen diferentes fórmulas o elementos que pueden ayudar a que esta seguridad se vea incrementada. La empresa española Artesolar Iluminación cuenta con algunos productos que pueden facilitar los procesos en la lucha contra las infecciones producidas por el coronavirus, tanto a nivel educativo, en centros de enseñanza, como profesional, en oficinas y espacios de trabajo.

Desinfección de espacios con luz ultravioleta

Para contribuir en la lucha contra la COVID-19, Artesolar ha lanzado recientemente una nueva luminaria LED, modelo NEUTRAL. Se trata de una solución que realiza tres funciones: iluminar con su zona central del panel, desinfectar de polvo, gases y filtración y favorecer que no aparezcan virus mediante sus filtros de aire que se encuentra en los laterales, y completar la desinfección con una luz ultravioleta.

El proceso de desinfección mediante UV sería el siguiente: el ion plata reacciona con el ion sulfuro de hidrogeno en las bacterias e inhibe su reproducción. Produce superóxido libre de radicales y descompone la bacteria. La superficie del material tiene activos que tiran de las membranas de las bacterias rompiéndolas.

Iluminación para reconfigurar espacios

El control del aforo de las salas y de los espacios es una buena medida para evitar aglomeraciones innecesarias y de potencial riesgo para nuestra salud. El uso de sensores o de luminarias con sensores incorporados permiten reconfigurar espacios teniendo en cuenta la ocupación y el distanciamiento entre personas, evitando el riesgo de contagio de la COVID-19.

Numerosas luminarias ofrecen la posibilidad de incorporar de forma adicional o nativa un sensor de presencia que, además de encenderla o apagarla si se detecta o no movimiento, también nos podría indicar si la sala se encuentra o no ocupada y así poder reorientar la visita o reunión a otra zona de la oficina. Un ejemplo de las posibilidades que ofrecen sería la Luminaria TENVIA de Artesolar.

El ser humano como eje del espacio a iluminar

La utilización de luz artificial mediante la recreación del ciclo circadiano ayuda a mejorar el bienestar de enfermos, el rendimiento de estudiantes y profesores, o a mejorar las condiciones de trabajo en las oficinas.

El ritmo circadiano es el reloj biológico que regula nuestras horas de sueño y vigilia. La exposición a la luz natural del sol tiene muchos beneficios para nuestra salud, como mejorar el rendimiento escolar, facilitar el descanso nocturno o, incluso, reducir significativamente las posibilidades de padecer enfermedades mentales en edades avanzadas.

Es el caso del panel LED CASE de Artesolar, que cuenta con una regulación de temperatura de color desde 2700K hasta 6500K, para fomentar tanto la tranquilidad como la concentración, y facilitar el trabajo mediante contraste y reconocimiento de detalles. También se puede regular la intensidad en función de la necesidad por trabajo y ocupación. Todo ello se complementa con un índice de deslumbramiento bajo, para impedir molestias en zonas de trabajo. Se trata de un panel LED que respeta el well being en cualquier entorno. Tanto es así que, según el estudio “Chroma Zenit Circadian lighting 2003 de la Universidad del Hospital de Copenhague”, la iluminación con regulación circadiana puede reducir el grado de depresión y somnolencia en los pacientes.

  • En el Día Mundial del Medio Ambiente, la división Green de UCI destaca las reformas clave en las viviendas para contribuir a la sostenibilidad ambiental, que van desde la sustitución de los antiguos sistemas de calefacción, al sellado de puertas y ventanas, el uso de energías limpias o el cambio de electrodomésticos y aparatos electrodomésticos por aquellos de menor consumo.
  • Según un estudio de UCI de 2019, casi la mitad de los españoles estaría dispuesto a realizar reformas en sus viviendas para hacerlas más eficientes.

El confinamiento a causa del covid-19 ha provocado un cambio en las preferencias de vivienda de los españoles, que valoran más la luminosidad o espacios al aire libre, aunque ello suponga renunciar a vivir en el centro de las ciudades. Sin embargo, no siempre es posible plantearse un cambio de vivienda y vivir encerrados en casa durante semanas también ha puesto de manifiesto la necesidad de acometer reformas. Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios, entidad experta en financiación de la vivienda, a través de su división Green, especializada en financiación sostenible y rehabilitación, ha realizado un análisis sobre las reformas más beneficiosas para el medio ambiente, que se podrán llevar a cabo en los próximos meses.

Los meses de primavera y verano suelen ser el mejor momento para realizar trabajos en viviendas e inmuebles. Pero este año, la suspensión de obras de rehabilitación y reforma en edificios habitados ha supuesto un frenazo para estas actividades, que no se han podido llevar a cabo en viviendas particulares habitadas entre el 4 de abril y el 23 de mayo.

Desde el 25 de mayo, la publicación de una Orden Ministerial relaja las medidas con respecto a las obras y reformas, siempre y cuando se mantengan las protecciones adecuadas de higiene y distancia mínima de seguridad de dos metros entre personas.

Este nuevo capítulo en la desescalada permitirá que muchas personas adecúen sus viviendas a nuevas necesidades, como el teletrabajo, o hacerla más sostenible para reducir así el gasto doméstico, ahora que se pasa más tiempo en casa.

Sin duda, optar por una reforma integral permite hacer la vivienda más eficiente y confortable. Pero los precios de este tipo de obras oscilan entre los 30.000 y 40.000 euros de media en un piso de 100m2. No obstante, aunque la reforma integral puede suponer un coste elevado, si podemos acometer pequeñas obras para conseguir un ahorro energético de hasta el 50% y que resulten beneficiosas para el medio ambiente. Entre las más destacadas, la división Green de UCI apunta las siguientes:

  • Sistema de calefacción: sustituir los antiguos sistemas de calefacción de carbón o gasoil por uno de gas o bomba de calor (aerotermia) es imprescindible para mejorar la eficiencia energética de la vivienda. El nuevo Código Técnico de la Edificación impulsa el uso de energías renovables en las viviendas como sustitución de calderas, por lo que los sistemas de aerotermia o bombas de calor estarán en pleno desarrollo en los róximos años y permitirán ahorrar hasta un 35% en las facturas energéticas o hasta un 70% en el caso de hipotéticas subidas del gasóleo. También existen alternativas más eficientes como instalar el suelo radiante. Además, emplear domótica con termostatos inteligentes puede permitir ahorros en la factura de hasta un 30%.
  • Sellado de puertas y ventanas: la mayor parte de las filtraciones de frío y calor se producen en los cierres de puertas y ventanas. La instalación de ventanas con rotura de puente térmico supone un coste de alrededor de alrededor de 700 euros por ventana y evitan hasta un 30% de pérdida de calor. Además, los cristales dobles permiten aislar tanto de la temperatura como de la contaminación acústica del exterior.
  • Iluminación: Sustituir la instalación eléctrica por una más moderna puede suponer en torno a 2.000 o 3.000€ en un piso de 100 metros cuadrados. Obviamente, una vez sustituida es muy recomendable utilizar bombillas LED.
  • Agua: instalar reductores de caudal y sustituir los grifos de frío y calor por monomandos puede suponer un coste de entre 30 y 200€ si elegimos grifos con termostato. No será muy costoso y será un primer paso para aumentar la eficiencia de la vivienda.
  • Aislamiento térmico: esta reforma podría incluirse dentro de las clasificadas como integrales, pero es una de las grandes mejoras de eficiencia energética en una vivienda, con un coste estimado de entre 2.000 y 3.000 euros. Instalar suelos de madera y colocar una base de aislante térmico es la mejor solución para aislar el suelo. En el caso de paredes y techos, una solución rápida y asequible puede ser el empleo de pinturas térmicas, que podrían mejorar el aislamiento hasta en un 25%.
  • Energía limpia: para hacer aún más eficiente la vivienda es recomendable utilizar energías renovables. En concreto, la opción más habitual son las placas fotovoltaicas. Según un reciente estudio del portal inmobiliario Idealista, el 78% de los edificios de nuestro país son viables para la instalación de placas fotovoltaicas.
  • Renovar aparatos eléctricos y electrodomésticos: la sustitución de electrodomésticos por aparatos de bajo consumo y eficientes es una de las renovaciones más sencillas y que supone un gran beneficio para el ahorro doméstico y el medio ambiente. Pasar de una etiqueta “D” a una A+++ supone un 25% menos de consumo.

Acometer alguna o varias de estas reformas contribuirá al ahorro doméstico y beneficiará también al medio ambiente. De hecho, los expertos calculan que aproximadamente 26 millones de viviendas pierden cada año más de 12.000 millones de euros en un derroche energético que podría evitarse con soluciones de rehabilitación energética adecuadas.

El 46% de los españoles realizaría mejoras en su vivienda para hacerla más eficiente

A finales de 2019, UCI realizaba un análisis sobre cómo se percibe la eficiencia energética de las viviendas. Sobre la posibilidad de realizar mejoras en su vivienda, un 46% de los españoles consultados aseguraba que sí realizaría mejoras, mientras que un 8% no realizaría ninguna. En cuanto a la financiación para las obras de rehabilitación, un 54% estaría dispuesto a contratar un préstamo para realizar mejoras en su hogar.

En este estudio, también se ponían de manifiesto las razones por las que los compradores descartarían contratar un préstamo para mejorar la eficiencia energética de su vivienda: el principal obstáculo es no querer asumir un préstamo adicional (21%), seguido de la preocupación por tener que asumir un mayor gasto mensual en su economía doméstica (8%), no poder asumir un préstamo (8%) o porque ya tienen planificada la compra de una vivienda eficiente (8%).

Otras razones son no querer reducir el consumo energético de la casa (5%) porque resulta complejo (3%) o porque sería complicado realizar una reforma (3%).

 

  • Con el apoyo de más de 80 organizaciones, el nuevo informe del World Green Building Council describe acciones para llevar a los sectores de la edificación y de la construcción hacia un futuro con emisiones netas cero, mediante la eliminación de las emisiones de carbono incorporadas.

Como parte de la 10ª Semana Mundial de la Edificación Sostenible, World Green Building Week, World Green Building Council (WorldGBC) ha publicado un nuevo informe que explica cómo los edificios y las infraestructuras en todo el mundo podrán conseguir una reducción del 40% de emisiones de carbono incorporadas en 2030, y llegar al 100% de edificios descarbonizados para 2050.

Juntos, los edificios y las infraestructuras, son responsables del 39% de todas las emisiones de carbono en el mundo. De este 39%, un 28% corresponde a las emisiones operativas, es decir aquellas que se producen al calentar, enfríar o iluminar los edificios. El 11% restante proviene de las emisiones de carbono incorporadas o iniciales que están asociadas con los materiales y procesos de construcción. Según World GBC para descarbonizar completamente el sector es imprescindible eliminar ambas emisiones.

El informe ‘Bringing embodied carbon upfront’ (las emisiones contaminantes incorporadas en el punto de mira) propone este ambicioso objetivo junto con soluciones que sirvan para acelerar el proceso e involucrar a todos los agentes del sector. El trabajo y sus objetivos están respaldados por compañías promotoras y constructoras de todo el mundo, entidades financieras, ciudades, administraciones, asociaciones y fabricantes de materiales, entre otros muchos actores.

El informe propone desmitificar la dificultad de abordar las emisiones de CO2 presentes en la propia edificación, utilizando una terminología sencilla y creando un lenguaje común que permita establecer una definición de consenso para los edificios con cero carbono incorporado.

Las emisiones de carbono asociadas a la construcción no se han tenido en cuenta en el pasado, como lo demuestra la investigación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), pero solo teniéndolas en cuenta será posible conseguir recortes drásticos en todas las emisiones contaminantes durante las próximas décadas y así mantener el aumento de la temperatura global en 1.5ºC.

Abordar las emisiones incorporadas o iniciales será también fundamental para combatir el cambio climático, ya que se estima que las nuevas viviendas dupliquen las existentes en 2060, con el consiguiente efecto sobre la contaminación si no se actúa de inmediato. El informe de World GBC pide acciones coordinadas de todo el sector para cambiar drásticamente el efecto sobre las emisiones a lo largo de todo el proceso constructivo, desde el diseño a la eventual demolición.

En el documento, la organización mundial, de la que GBC España es miembro estable permanente, presenta una hoja de ruta clara para que todos los agentes (planificadores, inversores, fabricantes de materiales, administraciones, Gobiernos, ONG´s e investigadores) actúen para acelerar la descarbonización. Para ello, los principales actores del sector tendrán que superar las barreras actuales del mercado y desarrollar soluciones alternativas bajas en carbono. Sin embargo, el informe advierte de que la transformación del mercado no sucederá a menos que haya un cambio radical en los métodos de trabajo de la industria.

Además, la transición hacia estándares de cero carbono neto requerirá una acción inmediata por parte del sector para lograr también una mayor concienciación entre la ciudadanía, afán por la innovación de la industria y un avance en los procesos para calcular, rastrear e informar sobre las emisiones de carbono incorporadas en los procesos de edificación. Del mismo modo se necesitará el compromiso de las empresas del sector para reducir de forma voluntaria sus emisiones y la implementación de nueva normativa a nivel local, nacional y regional.

La aplicación de principios de economía circular será también muy importante: se necesitan enfoques sobre cómo maximizar el uso de los activos existentes, promover la rehabilitación en lugar de la demolición y buscar nuevos modelos de negocio circulares que reduzcan la dependencia de las materias primas. Para poner en marcha la colaboración intersectorial, WorldGBC solicita la creación de nuevas hojas de ruta nacionales y sectoriales, como las que, con un apoyo decidido de la industria y los políticos, se han llevado a cabo en Finlandia, Noruega y Suecia.

Para demostrar la viabilidad de los objetivos planteados, el informe está respaldado por casos de éxito y buenas prácticas de compañías como Skanska, HeidelbergCement o Dalmia Bharat Cement.

Las ciudades también serán fundamentales para impulsar nuevos enfoques para descarbonizar sus edificios. Es el caso de Oslo  (Noruega) o de Vancouver (Canadá) que ha legislado para que las emisiones incorporadas a los edificios nuevos se reduzcan un 40% para 2030, como parte de su estrategia regulatoria para hacer frente a la emergencia climática.

Cristina Gamboa, CEO de World Green Building Council, ha afirmado que “nuestro nuevo informe da una respuesta a la necesidad urgente de reducir significativamente las emisiones iniciales en el proceso constructivo de los edificios y las infraestructuras y demandar acciones a la industria para que reduzcan las emisiones en la fabricación de materiales. Con el apoyo de nuestra red global y el respaldo que hemos recibido para realizar el informe, estamos seguros de que podemos estimular la demanda del mercado y facilitar una colaboración decidida en toda la cadena de valor que será verdaderamente transformadora y beneficiará tanto a las personas como al planeta”.

«Aceleraremos la acción para lograr nuestro objetivo de reducir el carbono incorporado en un 40% para 2030 y asegurar una tasa neta cero en la emisión para 2050, además de nuestros objetivos de carbono operativo neto cero«, concluye la CEO de World GBC.

Por su parte, Mark Watts, Director Ejecutivo de C40 ha manifestado que «la mayoría de la población mundial vive en ciudades, se prevé que aumente al 70% para 2050. A medida que las ciudades continúan creciendo y las temperaturas aumentan peligrosamente, es crucial que los sectores de la edificación y la construcción lideren el cambio sobre la acción climática. Debido a que el sector es responsable de una gran cantidad de emisiones globales, al mismo tiempo hay un enorme potencial de reducción. Es una excelente noticia que las vías apuntadas por World Green Building Council establezcan un objetivo provisional para 2030, ya que sabemos lo importante que es esta fecha para poder limitar el aumento de las temperaturas globales a 1.5ºC. Ahora el sector necesita movilizarse de inmediato para poner en práctica estos cambios en beneficio global. La colaboración entre sectores, industria y administraciones será clave para lograr esta transformación, y en C40 esperamos apoyar a las ciudades para que sea una realidad ”.