Entradas

La Plaza Mayor de Salamanca fue construida entre 1724 y 1755 y se tiene por la más bella de España, modelo de plaza monumental porticada, de estilo barroco, del XVIII, con la característica decoración española de placas recortadas.

Historia

Nació de modo natural junto a la antigua Puerta del Sol de la muralla y, por encontrarse allí la iglesia de San Martín fue conocida como Plaza de San Martín o Plaza de Oriente.

Por entonces era mucho más grande y se extendía no solamente por la actual plaza, sino que comprendía la Plaza del Mercado, la del Corrillo y la del Poeta Iglesias, siendo considerada como «La plaza más grande de la cristiandad», en la cual se realizaban simultáneamente todas las funciones de una plaza (fiestas, mercado, etc.). Las fuentes de la época la consideraban La Plaza más grande de la Cristiandad. En el solar además de estar la Plaza de San Martín presidida por la Iglesia de San Martín, se encontraba el ayuntamiento y diversas casas y puestos utilizados como mercado. Estas casas fueron derribadas para construir la plaza con esta nueva construcción el consistorio buscaba un edificio no solo para utilizarlo como ayuntamiento, mercado protegido del mal tiempo con los soportales o lugar de festejos, sino también para mostrar la grandeza de la ciudad.

La Plaza se construyó en dos etapas, de 1729 a 1735 y de 1750 a 1755 debido a las dificultades con los propietarios de los solares contiguos, ya que estos perdían terreno y fachada de sus casas.

En 1724 se segrega la plaza actual y se comienza a construir su perímetro por el arquitecto Alberto de Churriguera, trasladándose a ella el Ayuntamiento (las Casas Consistoriales) lo que le da el rango de Plaza Mayor. Muerto Churriguera, continua las obras su sobrino, Manuel de Lara Churriguera. De 1751 a 1755 se reinician las obras tras lograr llegar a un acuerdo con los propietarios en 1741. Ya en ese año se intentó reiniciar las obras dirigidas por Manuel de Lara Churriguera, pero fue destituido debido a unos problemas legales que plantean los vecinos, respecto al proyecto de Lara. Finalmente el consistorio encarga la terminación de la obra a Andrés García de Quiñones quien reactivaría el proyecto lográndose en 1755 cerrar la plaza. Aunque desde entonces ha sufrido diversas modificaciones.

La plaza fue declarada en 1935 Monumento Nacional y en 1973 Monumento Histórico-Artístico.

Construcción

En la primera fase, de 1729 a 1735 se construyó el Pabellón Real y el Pabellón de San Martín, construidos sobre terrenos propiedad del ayuntamiento. El Pabellón real se llama así por estar consagrado a la monarquía, encima de su arco principal puede verse una placa con la inscripción de su fundación. Este aro está flanqueado por los medallones de los monarcas reinantes en ese momento; Felipe V e Isabel de Farnesio. La placa está debajo de la figura de San Fernando, patrón de la monarquía española con los atributos del globo terráqueo y la espada. Ambos pabellones se complementan con una serie de medallones que representan a los reyes hispanos a conquistadores y caballeros.

Los pórticos se hallan formados por 88 arcos de medio punto, sobre robustos pilares. En esta plaza se encuentra el Ayuntamiento y se desarrolla la mayor parte de la vida estudiantil y ciudadana. El edificio del Ayuntamiento es obra de Andrés García de Quiñones. El Pabellón Real se construyó para que los reyes presidieran los torneos y festejos, cosa que al parecer nunca ha ocurrido.

El aspecto actual, en lo que se refiere al pavimento (baldosas de granito gris, con marcas de granito rosa) se hizo hacia 1952. Hasta entonces tenía un jardín central, con árboles, arriates de flor y un quiosco de música en su centro. Una calle adoquinada lo contorneaba. Destacan el ala Norte (Ayuntamiento) y el ala este (Pabellón Real).

Pabellones

Pabellón Real (80,60 metros, 22 arcos).
Pabellón de San Martín (75,60 metros, 20 arcos).
Pabellón del Ayuntamiento (82,60, 21 arcos).
Pabellón de Petrineros ( 81,60, 21 metros).

Anecdotario

  • La Mariseca
  • Las Casas Consistoriales nunca se terminaron: faltan dos torres sobre las alas laterales, que el arquitecto (Andrés García de Quiñones) no se atrevió a construir por considerar poco sólido su asentamiento, pero se conserva la maqueta de 1745.
  • Todos los años se coloca La Mariseca sobre el ayuntamiento con motivo de las fiestas que comienzan el 8 de septiembre.
  • Hay tres medallones dedicados a Felipe V uno por ser el monarca que autorizó su construcción y dos por sus dos reindaos, el primero de 1700 a 1724 y el segundo tras la muerte de su hijo Luis en quien había abdicado de 1724 a 1746.
  • El reloj del Ayuntamiento se instaló en 1852.

Medallones

La tradición de los medallones no era nueva en Salamanca, otros muchos edificios de la ciudad estan decorados con medallones en las fachadas, sobre todo los edificios del Renacimiento. Al construir la plaza se recuperó esta tradición. El ala este, muestra entre sus arcos medallones con el busto de algunos reyes de España. Este ala fue la primera que se construyó, ya que servía como muro de contención para hacer horizontal el suelo de la nueva plaza, los medallones de este ala son obra de Alejandro Carnicero entre 1730-1732, excepto el de Fernando VI que es posterior. El medallon de Carlos III data de 1782 y se atribuye a Gregorio Carnicero, rompe el planteaminato inicial al no estar enel pabellón real. En las otras alas los medallones representan a otros personajes ilustres (santos, sabios, descubridores, etc). En 1936 se colocó el polémico medallón de Franco y no será hasta 1967 cuando se vuelvan a esculpir medallones.

Los medallones pertenecen a :

Fernando III, Felipe V, Isabel de Farnesio, Francisco Franco (ya retirado), Alfonso XI, Pedro I El Cruel, Enrique II, Juan I, Enrique III, Juan II, Enrique IV, Reyes Católicos, Juana y Felipe I, Carlos V, Felipe II, Felipe III, Felipe IV, Carlos II, Felipe V, Luis I, Felipe V, Fernando VI, Bernardo del Carpio, Fernán González, García Fernández, El Cid Ruy Díaz, El portugués Pelayo García Correa, Alonso de Guzmán, Juan Pacheco, Rodrigo Ponce de León, Rodrigo Téllez Girón, Gonzalo Fernández de Córdoba, Cristóbal Colón, Hernán Cortes, Francisco Pizarro, Fernando Álvarez de Toledo, Rodrigo Dávalos, Sancho Dávila, Antonio de Leyva, Diego López de Haro, Alonso de Aragón, Alonso de Aguilar, Manuel de Godoy, Miguel de Cervantes Saavedra, Santa Teresa de Ávila, Francisco de Vitoria, San Juan de Sahagún, Miguel de Unamuno, Antonio de Nebrija, Fray Luis de León, Duque de Wellington, Julián Sánchez «El Charro», Tomás Bretón, Francisco Vázquez Coronado, Juan Maldonado y Ordóñez de Villaquirán, Rodrigo Caballero y Llanes, Alberto de Churriguera, Juan Carlos I y Sofía de Grecia y Carlos III.

La Plaza admirada por todos

La Plaza Mayor de Salamanca es la más bella de España y una de las cuatro mejores del mundo entero. (James Michener)

Mil locuras en piedra. (Pedro Antonio de Alarcón)

La hermosa Plaza achica a todas las bellezas locales. Todos los habitantes de Salamanca están enamorados de ella. (Ilya Ebrenburg)

Éste es el corazón, henchido de sol y de aire, de la ciudad; el templo civil, sin otra bóveda que la del cielo.
(Miguel de Unamuno)

Oh, Plaza Mayor de Salamanca; lonja, circo taurino, patio y sala de recibir, a la vez, de todos; escenario de motines y de revoluciones, de festejos, de solemnidades; es paseo y recreo de generaciones, novia, madre y corazón de la ciudad. (Belvedere)

La Plaza Mayor de Salamanca no añade ninguna solución nueva al gran tema de las plazas mayores españolas, pero es como la máxima, bella y florida culminación de todas ellas. (Fernando Chueca)

La gran Plaza zumba, gira y canta. (Ilya Ebrenburg)

Apartamentos turísticos en la Plaza Mayor de Salamanca

En Iniziar Real Estate disponemos de varios apartamentos vacacionales en la misma Plaza Mayor. Vive una experiencia única desde aquí.

Plaza Mayor de Salamanca Plaza Mayor de Salamanca

La Iglesia del Espíritu Santo es la Iglesia del Colegio del Espíritu Santo, concebida por los Reyes Felipe III (+ 1621) y Margarita de Austria (+ 1611) comenzada a construir en 5alamanca para la Compañía de Jesús, el año 1617. 5e llama también Clerecía, porque, al ser Expulsados los jesuitas de España (1767) por el Rey Carlos III, se hizo cargo del culto la llamada Real Clerecía de San Marcos.

El trazado y los planos de la Clerecía fueron obra del arquitecto real Juan Gómez de Mora, sobrino de Francisco de Mora, ayudante y sucesor de Juan de Herrera en la construcción del Monasterio de El Escorial (Madrid). Probablemente esto explique las reminiscencias del estilo herreriano que puede contemplarse en las columnas interiores y en la fachada inferior.

La imponente cúpula central (1650) y el segundo cuerpo de la fachada (1657) se deben al arquitecto Jesuita Pedro Mato. El cuerpo alto de la fachada, la espadaña y las torres (1750-1754) son obra de Andrés García de Quiñones, arquitecto salmantino que completó el Patio Barroco y la Plaza Mayor de Salamanca.

Está formada por una gran nave central con forma de cruz latina y de 24 metros de altura, coronada por una gran cúpula que asciende hasta los 51 metros y está rematada por una linterna, que se eleva 8 metros más.

En el presbiterio está el altar, mesa del banquete de la fraternidad y ara del sacrificio de Cristo, la mesa de la palabra de Dios (el ambón), la sede que representa a Cristo presidiendo la asamblea de creyentes que se reúnen como comunidad de fe, amor y esperanza, Iglesia viva y caminante.

El expositor central acoge el sagrario, lugar de la presencia de Cristo, Eucaristía permanente. Apoyándose en el estilo herreriano de fa parte inferior, el templo se hace barroco en su elevación hasta culminar en cúpula majestuosa, impresionante, que se abre al cielo de la luz y nos invita a la acogida del misterio que nos envuelve y recrea.

Retablo e Imágenes

El Altar Mayor (1673-1679) presenta la escena de Pentecostés: el Espíritu Santo, en forma de paloma, vuela sobre la Virgen María, las mujeres y los doce Apóstoles. En el cuadro más alto se halla la Santísima Trinidad, ante la cual se hallan las estatuas de la Virgen María y de San Ignacio de Loyola (de rodillas).

A los lados, cuatro figuras sentadas representan a los Evangelistas: San Mateo (con un ángel), San Lucas (con un toro), San Marcos (con un león) y San Juan (con un águila).

En la parte baja del retablo y en el presbiterio se halla representado el Sacramento de la Eucaristía: con mesa de altar. tabernáculo y expositor, recordando el banquete, la Presencia sacramental y el culto eucarístico.

Entre las columnas salomónicas, cuatro estatuas gigantes representan a los grandes Padres Latinos: San Gregorio Magno y San Ambrosio (a la izquierda) y San Agustín y San Jerónimo (a la derecha). Todas estas tallas -Evangelistas y Padres de la Iglesia- son de Juan Rodríguez, discípulo de Gregorio Fernández y de Juan Peti.

Los altares del crucero están dedicados a San Ignacio y a San Francisco Javier y se hallan coronados por las estatuas de San Fernando y San Hermenegildo. En el Crucero de la izquierda mora el Santísimo Cristo de la Luz del siglo XVII, venerado por la Cofradía Universitaria, es un bellísimo Crucificado de la escuela de Gregorio Fernández.

La Iglesia de la Clerecía de Salamanca La Iglesia de la Clerecía de Salamanca La Iglesia de la Clerecía de Salamanca

Fachada de la Iglesia

Verdadero tapiz renacentista-plateresco realizado en piedra y enmarcado bajo un gran arco triunfal, cuya bóveda de medio cañón lleva una decoración en artesonado de estilo español o hispano. En el centro se destaca el martirio de san Esteban, titular de la iglesia, obra de Juan Antonio Ceroni, de Como, en 1610, esta representación es como el núcleo central alrededor del cual convergen, sirviéndole de cortejo triunfal, estatuas de santos y beatos, en su mayoría de la Orden dominicana. La parte superior de la fachada, más renacentista, separada de la inferior por unos finísimos relieves, se centra en tomo a un Calvario debido a la mano de Ceroni. Nos encontramos ante una obra maestra en la que se combinan sin fricciones estridentes de estilo los arcos renacentistas, los doseles flamígeros del gótico, con los grutescos y medallones característicos del mejor renacimiento español.

Pórtico del convento

Es un conjunto renacentista de inspiración toscana al estilo de las logias italianas de la época. Es obra de Juan del Ribero Rada. Los medallones de las enjutas se deben al escultor Martín Rodríguez. La fecha de realización se sitúa entre 1590 y 1592. Contrasta por su sencillez y sobriedad con la rica decoración de la portada renacentista con la que forma ángulo.

  1. Claustro de procesiones o de los Reyes

La obra se inició hacia 1533 y se concluyó en 1544. Su autor fue Fray Martín de Santiago, religioso de este convento. En la parte baja tiene 20 grandes arcos renacentistas, pero tratados al estilo gótico tardío; cada ventanal está dividido por tres maineles con capiteles angulares tallados con grutescos, monstruos, putti, etc.

Los pilares están decorados con medallones de profetas del Antiguo Testamento, en su mayor parte mutilados. En cada ángulo hay una hornacina con representaciones de la infancia de Cristo. La bóveda de crucería, de estilo gótico tardío, está construida a base de nervios sencillos que arrancan de ménsulas decoradas hasta llegar a entrelazarse.

En la planta baja hay además varias puertas barrocas (s. XVII), así como vestigios del antiguo claustro (de los s. XIII y XIV).

El piso superior está cerrado con madera sencilla. Sus 40 arcos de medio punto descansan sobre pilastras de sección cuadrada. Los capiteles se decoran con esculturas de inspiración clásica. El exterior está decorado con medallones en los que están representados guerreros, monjes y alguna mujer. Las pilastras se rematan con putti, Hércules y Venus de cuerpo entero que portan florones y otros objetos. La decoración del ala Este es mucho más sencilla debido a que se derrumbó en 1591 y fue reparada entre 1594 y 1595.

  1. Capítulo antiguo

Lo que se conserva de la antigua sala capitular es obra del s. XIV con arreglos del XV y XVI. Se utilizó hasta 1634. Tenía dos partes separadas por una reja a distinto nivel: la más elevada era capilla, donde se enterraban los hijos más preclaros del convento. Ahí descansan los restos de los teólogos dominicos más ilustres de la Universidad de Salamanca: Francisco de Vitoria, Domingo de Soto, Pedro de Sotomayor, Mancio de Corpus Christi, Bartolomé de Medina y otros. La parte inferior era la que ocupaban los frailes en sus reuniones y donde se enterraban los demás religiosos. La techumbre, del s. XV, es un artesonado de madera muy sencillo.

  1. Capítulo nuevo

Se entra en esta sala por una puerta de estilo barroco, enmarcada por pilastras estriadas, arquitrabe, friso y cornisa, y rematada por un ático que contiene una hornacina con la escultura exenta de san Esteban (de Antonio de Paz). El interior es de traza similar a la Sacristía y se debe a los mismos arquitectos: Juan Moreno y Alonso Sardiña. La obra comenzó en 1627 y concluyó en 1634. Su mecenas fue Fray Iñigo de Brizuela, obispo de Segovia. En su estado actual resulta incompleta, pues falta la decoración proyectada.

  1. Escalera de Soto

Se llama así por haber sido costeada por Fray Domingo de Soto, gran teólogo y confesor de Carlos V. La obra se inició en 1553 y concluyó en 1556. El arquitecto fue Rodrigo Gil de Hontañón. A la belleza y grandiosidad de esta obra se une una técnica atrevida y revolucionaria: la novedad consiste en que el tramo inferior soporta a todos los demás, que no descargan su fuerza sobre los muros, sino que éstos contrarrestan su empuje. Es tal vez la primera que se construyó siguiendo esta técnica. Los tres tramos visibles están decorados a base de casetones floreados. En el último tramo, hacia el interior, puede apreciarse un relieve en piedra policromada que representa a santa María Magdalena, recostada, meditando sobre un libro y una calavera. La bóveda es de crucería, bastante plana, y arranca de ménsulas colocadas en las esquinas. Cada muro está decorado con medallones.

  1. Sacristía

Su mecenas fue Fray Pedro de Herrera, catedrático de la Universidad de Salamanca, prior del convento, obispo de Canarias, Tuy y Tarazona; en la parte izquierda se encuentra su estatua orante y enfrente su sepulcro. La obra se inició en 1627. En sus muros podemos apreciar los arcos embebidos, las pilastras estriadas con sus capiteles corintios, los frontones partidos, con frisos decorados con motivos vegetales, los pináculos rematados por bolas y los escudos del mecenas. El friso superior está formado por triglifos y metopas con alternancia de tarjetas y esculturas de alto relieve. Sobre una enorme y airosa cornisa descansa la bóveda de medio punto, con lunetos y profusamente decorada.

  1. Iglesia

Monumental recinto en forma de cruz latina, de una sola nave, majestuosa y muy luminosa. Sus dimensiones son de 84 m. de largo por 14,50 de ancho, 21 de alto en la nave y 44 en el cimborrio. Desde el crucero hasta los pies, la nave es de estilo gótico tardío, con arcos apuntados, pilares de baquetones y bóveda de crucería complicada; en cambio, el crucero, cimborrio y presbiterio son de estilo renacentista. El mecenas de la iglesia fue el cardenal Fray Juan Álvarez de Toledo, hijo de los segundos duques de Alba. La obra la comenzó Juan de Álava en 1524; luego pasó a Fray Martín de Santiago a quien sucedió Rodrigo Gil de Hontañón. En 1610 se inauguró con gran solemnidad.

El Retablo del altar mayor, concluido en 1693, es la obra más colosal de José de Churriguera. las grandiosas columnas salomónicas recubiertas de pámpanos y racimos forman un verdadero cortejo de luz dorada en torno al gran expositor central. Entre ellas hay dos estatuas: una de santo Domingo de Guzmán y la otra de san Francisco de Asís, ambas atribuidas al autor del retablo; como coronación de todo el conjunto podemos apreciar el cuadro de Claudio Coello que representa el martirio de san Esteban.

Los retablos laterales del crucero, también de estilo barroco, se deben a los discípulos inmediatos de José de Churriguera. En el retablo de la izquierda, dedicado a santo Domingo de Guzmán, hay una magnífica escultura del santo, obra de Salvador Carmona. El cuadro superior, que representa a santo Domingo y san Francisco en oración, se atribuye a Manuel Petit (o Piti), pintor salmantino de finales del s. XVII y principios del XVIII. Enfrente de este retablo hay un gran cuadro de la escuela de Rubens que representa a Jesús camino del calvario. El retablo de la capilla del Rosario es obra de José de Churriguera. La imagen de la Virgen del Rosario fue regalada por el papa Pío V. El gran fresco que está sobre el arco triunfal que cobija esta capilla, representa el misterio de la Coronación de la Virgen y es obra de Antonio de Villamor. El retablo de la derecha está dedicado a santo Tomás de Aquino; la escultura del santo es de José Larra Domínguez y los cuadros de Antonio Palomino. Enfrente de este altar hay un cuadro anónimo del s. XVII que representa la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní; y al lado de la bella portada renacentista que da acceso al claustro de procesiones, dedicada a san José, hay otro gran cuadro, de estilo italiano, que representa el coloquio de Jesús con la Samaritana.

La ornamentación de las otras capillas laterales está sin terminar. En la que está dedicada a san Jacinto de Polonia, hacia la mitad del lado derecho, hay un sepulcro renacentista con una estatua yacente, que representa a López Fernández de Paz. Junto a ésta hay otra capilla que fue decorada por Antonio de Villamor, a principios del s. XVII, con escenas de la pasión. En ella puede apreciarse un calvario en madera policromada, de factura gótica y el confesonario donde se confesaba santa Teresa de Jesús. En la primera capilla del lado izquierdo hay una bellísima escultura, del s. XVI, de san Juan Bautista. Es muy interesante la Anunciación situada hacia la mitad de la nave, de columna a columna, obra de Fray Martín de Santiago.

El coro se halla asentado sobre un arco escarzano atrevidísimo, rematado por una pesada balaustrada de piedra. La sillería, obra de Alonso de Balbás (concluida en 1655), es de estilo clasicista. En la crestería y en las misericordias, que son las partes más decoradas, trabajó el tallista Juan de Mondravilla; a él se debe también el enorme facistol o atril que hay en medio del coro, pieza fantástica, no sólo por sus dimensiones, sino también por la ejecución de la talla. Lo más interesante del coro es el gran fresco de Antonio Palomino que representa a La Iglesia Militante y Triunfante (1705). La parte inferior está dedicada a la Iglesia militante, representada por una mujer vestida de pontifical que va montada en una carroza. A su lado está santo Tomás de Aquino; avanzando un poco más en la carroza están representadas simbólicamente las cuatro virtudes cardinales: la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia; después vienen las tres virtudes teologales: la fe, la esperanza y el amor a Dios y a los hombres. Pisoteados por los caballos blancos y negros hay tres personajes que representan a la ignorancia, el error y la herejía. Bajo las ruedas de la carroza están representados por animales los siete pecados capitales: el oso (la ira), el avestruz (la gula), el pavo (la soberbia), el lobo (la avaricia), la cabra (la lujuria), el perro (la envidia) y la tortuga (la pereza). En la parte superior está representada la Iglesia Triunfante, presidida por la Trinidad; entre los numerosos santos destacan principalmente las figuras de la Virgen María, de santo Domingo de Guzmán, de san Esteban, de san Juan Bautista y de san Antonino de Florencia.

Convento de San Esteban (Dominicos) Convento de San Esteban (Dominicos) Convento de San Esteban (Dominicos)

Esta ruta parte también de la Plaza Mayor por la Calle del Prior hasta la Plaza de las Agustinas, donde está el Convento de las Agustinas, o la Purísima (17) y el Palacio de Monterrey (18). A la izquierda por la calle Ramón y Cajal se encuentra el Colegio Fonseca (19) y, pasando por el Campo de San Francisco, llegamos al Convento de las Úrsulas (20), en la calle del mismo nombre y hacia la Casa de las Muertes (21). Subiendo por la calle de los Condes de Crespo Rascón, a la izquierda encontramos la Plaza de San Juan Bautista, con la Iglesia de San Juan de Barbalos (22) y a la derecha la Plaza de Santa Teresa, donde se halla la casa de Santa Teresa (23), al final de Crespo Rascón llegamos a la Iglesia de San Marcos (24).

Pasamos a una breve descripción de los monumentos que tienes que ver:

17. Convento de Las Agustinas (La Purísima)

Es este templo el que con más pureza refleja los cánones italianos de todos los construidos en España en el siglo XVII. Encierra cinco retablos, de mármol napolitano, formando un conjunto de gran interés estético. El de la Capilla Mayor lleva en su centro un cuadro de la Purísima Concepción, firmado: “Jusepe de Ribera, español, valenciano, F. 1.635”

En otro retablo, el célebre San Genaro de Ribera, es otra de las obras más bellas de este genial pintor.

18. Palacio de Monterrey

Es el Palacio más popular de toda la arquitectura civil española del renacimiento. Ha quedado como el prototipo de la vivienda prócer de la España renacentista. Lo existente es solo la cuarta parte de lo que pudo ser, pues solo se construyó un ala. Es una de las obras más representativas del plateresco español. Su edificación data de 1539. Pertenece a la casa ducal de Alba.

19. Colegio Fonseca

Llamado del Arzobispo y luego de los Irlandeses, resume lo más selecto de la arquitectura plateresca. Se comenzó a construir en 1527 y destacan, su fachada y el patio, lleno de gracia y esbeltez. La Iglesia es de tipo gótico de los Reyes Católicos. En el interior se encuentra un retablo de Alonso Berruguete.

20. Convento de Las Úrsulas

Fundado en 1512 por D. Alfonso de Fonseca. Se encuentra en uno de los más bellos y evocadores parajes salmantinos. La iglesia es gótica, de una nave, con bóvedas de crucería estrellada y absidal. Destaca la decoración de la hornacina con medallones, fichas, flameros y columnas del arte de Diego Siloé. Esta iglesia tiene dos coros: el superior lo vela una rica reja gótica, el inferior tiene dos artesonados, con algunas tablas del siglo XVI.

21. Casa de las Muertes

Bello ejemplar del estilo plateresco. Levantado en los primeros años del siglo XVI. Las puertas y ventanas están ornamentadas con finas labores. Sus autores son los mismos que los de la fachada de la Universidad.

22. San Juan de Barbalos

Iglesia románica del siglo XII. Fundada por varios caballeros de la orden del hospital de Jerusalén. Destaca el retablo mayor, Churrigueresco, con una imagen de la virgen, del siglo XVI.

23. Casa de Santa Teresa

De severa apariencia, sin más ornamentos que los dos escudos de los Ovalle. Residencia de Sta. Teresa cuando ésta vino a Salamanca en 1570 a fundar el convento de San José. Aquí la Santa escribió el poema: “Vivo sin vivir en mí…”.

24. Iglesia de San Marcos

Interesantísimo ejemplar de iglesia románica circular. Fundada en 1178. Parece ser uno de los cubos defensivos de la puerta de Zamora. Tiene una hermosa escultura de la Virgen, del siglo XVI.

25. Iglesia de Sancti Spiritus

Típica construcción de iglesia española del siglo XVI. Conserva la estructura gótica y se encuentra, sin embargo, ornamentada con formas italianas. Destaca el retablo del altar, de gran lirismo, la escultura de San Rafael y el coro.

26. Iglesia de San Julián

Fundada en 1107 de la época románica conserva las torres y la portada norte. El interior de la nave es de estilo barroco, excepto la cubierta de la capilla mayor.

27. Iglesia de Santo Tomás de Canterbury

Iglesia románica, llamada también Santo Tomás Cantuariense. Fundada en 1175. Es de cruz latina y tres ábsides.

28. Antigua Iglesia de las Bernardas

Fundada por Doña. María de Anaya en 1522 y construida por Rodrigo Gil de Hontañón y Martín Navarro. puede considerarse como prototipo de los templos de modalidad típicamente salmantina.

29. Calatrava

Fundado por las órdenes militares en 1522. Comenzado por Joaquín Churriguera en 1717 y reformado por Jovellanos en 1790. Este edificio es del más desenfrenado barroquismo. Hoy es el Seminario de los Padres Agustinos.

30. Iglesia de Santiago

Es la muestra de la influencia morisca en Salamanca. Situada en la ruta de la peregrinación a Compostela, conserva los ábsides de arquería con ladrillo.

31. Convento de Las Claras

Convento cuyos orígenes se remontan al beaterio de la ermita de Sta. María en 1250. En su interior cabe destacar el coro y el retablo mayor, churrigueresco, de insólita calidad.

32. Casa Lis

Antigua Mansión privada de estilo modernista, actualmente restaurada y propiedad del Ayuntamiento.

Visita también la Ruta 1 por lugares de interés de Salamanca.

El convento de la Anunciación de Carmelitas Descalzas de Alba de Tormes es el octavo de los diecisiete fundados por Santa Teresa de Jesús. Fue promovido por Teresa de Laíz y su marido Francisco Velázquez, contador del duque de Alba. Se dijo la primera misa el 25 de enero de 1571 y en él, en 1582, murió la Madre Teresa de Jesús en una celda que hoy se visita (se accede desde la iglesia con la entrada de la visita a CARMUS) y fue enterrada en el mismo templo, donde hoy es venerada en el centro del retablo mayor.

La estrecha vinculación del Carmelo de Alba con Santa Teresa es evidente en la celda y en el camarín sepulcral en el que se veneran su cuerpo, brazo y corazón, y en las piezas con valor religioso, histórico y artístico expuestas en el templo y el nuevo Museo Carmelitano. Piezas que proceden una parte de los primeros años de vida conventual y otra, la mayor, son reflejo de la devoción a la Santa en su monasterio, incrementada tras su beatificación y su canonización: 1614 y 1622.

Tras un largo esfuerzo restaurador la iglesia de la Anunciación de Nuestra Señora del Carmen es un remozado santuario teresiano. Desde ella se accede a la Sala de Santa Teresa que ofrece un singular acercamiento a la misma y a su reforma del Carmelo, a su familia y a quienes fueron su familia espiritual. Desde el camarín alto, integrado en el nuevo Museo, los peregrinos y visitantes pueden llegar al más preciado tesoro de las carmelitas: sepulcro,brazo y corazón de Santa Teresa.

Desde las ocho salas del Museo abierto en junio de zot4 puede conocerse el legado religioso y cultural que el convento guarda desde su fundación. Recoger la riqueza que atesora e inventariar sus más de 8oo piezas es aquí imposible. Se exponen esculturas de Mena y Algardi; pinturas de Rizi, Morales, Palmezano…; grabados de temática teresiana, dos salas con una colección de óleos sobre cobre; otra de orfebrería presidida por su altar de plata; una sala de ornamentos con un paño de brocado del XVI y valiosas casullas, dalmáticas y capas pluviales; otra singular de estandartes, entre ellos el que en t6zz presidió su canonización en el Vaticano; una buena colección de objetos de la vida conventual que mezcla alfarería y cerámica, la coleccíón de planchas de la sacristía y de tijeras-despabiladeras….

Museo Carmelitano
Museo Carmelitano
El palacio de Monterrey se construyó por voluntad del III conde de Monterrey, don Alonso de Acevedo y Zúñiga, quien encargó el proyecto a los arquitectos Rodrigo Gil de Hontañón y a fray Martín de Santiago en 1539. Hoy se aprecia la fachada meridional del palacio, puesto que previsto debido a su alto costo. En plan inicial pudo haber albergado un imponente edificio con dos o cuatro fachadas en forma cuadrangular con patios porticados y torres en sus extremos.
Todo este conjunto hace del Palacio de Monterrey un edificio singular y único dentro del panorama arquitectónico y turístico salmantino
Declarado Monumento Nacional en 1929, el estilo arquitectónico del palacio responde a uno de los máximos exponentes del plateresco español, formado de tres cuerpos coronados con dos torres y decorado con bellas cresterías y chimeneas. En las esquinas superiores de los torreones figuran los escudos de armas del III conde de Monterrey. La parte construida y conservada, muestra un cuerpo inferior de impronta medieval que contrasta con la parte superior bellamente decorada. Este palacio renacentista sirvió de inspiración para otras construcciones.

El interior del Palacio

En el interior, la esencia de una casa habitada y cuidada, distribuida en varios niveles. La planta baja se dedica a la zona de servicio doméstico, mientras que la escalera principal nos conduce a las plantas superiores destinadas al uso privado. Parte de la colección de la Fundación Casa de Alba, decora las salas y espacios del recorrido, como los famosísimos paisajes de José de Ribera, el retrato del III duque de Alba por Sanchez Coello, el de la Santa Teresa de Carreño de Miranda u óleos de Salvatore Rosa, Tiziano y otros artistas españoles y extranjeros. La pinacoteca es acompañada de un rico conjunto de artes decorativas: piezas de porcelana y azulejos de Talavera de la Reina, reposteros con escudos heráldicos, bustos familiares, mobiliario de taracea, muebles barrocos mezclados con piezas italianas y artesonados mudéjares, entre otras muchas obras de arte. En el siglo XX se realizaron importantes obras de acondicionamiento y restauración del edificio, por iniciativa primero del XVII duque de Alba, continuado en los años 50 por su hija doña Cayetana Fitz-James Stuart junto a su marido don Luis Martínez de Irujo y Artázcoz, y ya en 2017 se efectúa la última intervención por el actual duque de Alba, dotando al monumento del esplendor que hoy goza.

Ubicación y visitas

Situado en el centro de la ciudad de Salamanca, entre la Plaza de Monterrey y la Plaza de las Agustinas, y a solo 50 metros de la Plaza Mayor.
La venta de entradas para su visitase se compran en la Oficina de Información Turística de Salamanca (Plaza Mayor, 19). Teléfono de información: 923 21 83 42.
Los precios: 5€ entrada general, 3€ reducida y visitas gratuitas los lunes.
  • Único edificio en Salamanca completamente decorado en estilo Churrigueresco. Arquitectura, pintura, escultura y artes decorativas. Origen y raíz de la Semana Santa de Salamanca.

La Iglesia de la Vera Cruz fue levantada por la cofradía del mismo nombre en el S. XVI en el lugar donde los cofrades realizaban la penitencia o disciplina. La portada fue trazada por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón. El interior fue remodelado al gusto barroco por Joaquín de Churriguera en el S. XVIII. Tiene planta de cruz en una sola nave con bóveda de medio punto con fajones y lunetos y cúpula ciega sobre pechinas. El coro se levanta sobre arco carpanel a los pies de la iglesia.

El humilladero que se alza junto a la portada marca el lugar donde desde 1615 la Vera Cruz realiza el Acto del Descendimiento, acto señero de la Semana Santa.

  • Retablo. Joaquín de Churriguera, 1713-1714. Tiene tres calles: la central alberga la imponente imagen de la Inmaculada Concepción. Sobre ésta, en el ático, monumental conjunto de la Exaltación de la Cruz, atribuido al imaginero salmantino José de Larra.
  • Frontal de Altar. Anónimo, 1714-1717. Realizado en concha contiene 44 escenas de la Pasión de Cristo y la vida de la Virgen pintadas al óleo sobre espejos.
  • Ornamentación de la iglesia. Joaquín de Churriguera, 1713-1714. Exuberante decoración vegetal a base de yeserías policromadas y doradas con motivos vegetales que constituyen un ejemplo único de estilo churrigueresco en la ciudad de Salamanca.

Destaca la profusión de ángeles serafines por todo el edificio, más de cien, siendo los serafines los protectores de la orden franciscana, origen de la cofradía de la Vera Cruz. Su presencia señala que la cofradía los toma también como protectores por ser los ángeles que están más cerca de Dios en el cielo.

La iglesia alberga un valioso patrimonio artístico del que podemos destacar:

  • Cruz Relicario del Lignum Crucis. Pedro Benítez, Cristóbal de Honorato y Domingo Nieto, 1675. Hornacina principal del muro del Evangelio. Magnífica pieza de orfebrería que alberga entre sus brazos la reliquia de la Verdadera Cruz de Cristo, que da nombre a la cofradía y a la iglesia. Se custodia y venera aquí desde que fue traída de Roma a finales del S. XVII.
  • El Juicio de Cristo. Anónimo S. XVII. Óleo sobre lienzo. Gran lienzo situado sobre el coro de la iglesia que recoge en una sola escena el proceso de Cristo que narra la biblia.
  • La Inmaculada Concepción. Talla en madera policromada obra de Gregorio Fernández, 1620, que ocupa la hornacina central del Retablo, majestuosa imagen titular de la cofradía y única obra del autor en Salamanca.
  • Cristo Resucitado. Talla en madera policromada de Alejandro Carnicero (atrib.), 1724, muestra un perfecto estudio anatómico y una exquisita expresión de dulzura. Ocupa la hornacina principal del muro de la epístola. Protagoniza la Procesión del Encuentro el Domingo de Resurrección.

Capilla de los dolores

Se sitúa adosada a la cabecera de la nave. Es de planta cuadrada y alberga un rico camarín con vidrieras y lámparas donde se aloja la imagen de la Virgen Dolorosa. Antigua sacristía de la iglesia, de la que se conservan las yeserías del techo, albergó la capilla de las insignias procesionales y desde 1718 la venerada efigie de la Stma. Virgen de los Dolores. El retablo, altar y camarín actuales fueron realizados por las Escuelas Salesianas de Sarriá, Barcelona, en 1924. Siendo de estilo modernista, está perfectamente integrado con el resto del edificio. Costeó esta obra Dña. Gonzala Santana, gran benefactora de la cofradía.

Destaca en la capilla la impresionante talla en madera policromada de la Stma. Virgen de los Dolores obra atribuida a Felipe del Corral, 1718. Devoción principal de la cofradía, representa a María a los pies de la Cruz y con el corazón traspasado de siete espadas de plata, donación de Dña. Teresa Zúñiga. Posee un rico ajuar de pañuelos y sudarios que superan en algunos casos los cien años de antigüedad.

Ilustre Cofradía de la Vera Cruz

Fundada en 1506, es la más antigua de la ciudad. Custodia y protege un rico patrimonio artístico que puede admirarse en su iglesia. En el año 1525 se fusionó con la Cofradía de la Purísima, dando origen a su doble devoción a la Santa Cruz y a la Inmaculada Concepción de la Virgen. La Vera Cruz también es depositaria de las señas de identidad de la Semana Santa Salmantina, declarada de Interés Turístico Internacional en 2003. Es la única de las cofradías salmantinas que posee un templo propio en el que desarrolla sus cultos y desde donde organiza sus cuatro desfiles procesionales con catorce pasos durante la Semana Santa.

Fuente: Oficina de Información Turística de Salamanca
www.salamanca.es

Iglesia de la Vera Cruz de Salamanca