Entradas

El diseño de oficinas, colegios, gimnasios y demás espacios cerrados ha cambiado sustancialmente durante estos últimos meses.

No solo se ha tratado de buscar la forma de adaptarse a las normativas sanitarias, sino de buscar el confort de quienes necesitan estar en estos espacios a través de aislamientos, colores, decoraciones y demás infraestructura interior.

El hecho de evitar ecos, distorsiones acústicas mientras se realizan ahora las reuniones de forma remota o incluso el hecho de que haya menos gente constantemente en las zonas de trabajo, ha llevado a necesitar reestructurar espacios y a agilizar reformas que garanticen una mejora no solo del sonido, sino del resto de aislamientos, ayudando también a delimitar zonas, espacios y, visualmente, incluso zonas restringidas.

Es ahora, con las mascarillas y con espacios diáfanos más vacíos cuando se ha puesto en valor el haber apostado por paneles en oficinas, colegios o incluso gimnasios. No solo han ayudado a delimitar espacios de una forma más inteligente, creando distintas alturas, efectos arquitectónicos o incluso nuevas divisiones verticales, sino que también han favorecido el bienestar de los trabajadores, que no necesitan levantar la voz, por ejemplo, o, aprovechando la originalidad y posibilidades cromáticas, hacer que los clientes vivan una experiencia única en sus locales” explican desde Eurocoustic.

Las tendencias cromáticas de 2021 para los techos

La ventaja de apostar por paneles de distintas medidas para los techos permite que, a la vez que se dividen estancias y aíslan de forma acústica, se pueda jugar con la psicología del color.

Desde Saint-Gobain Eurocoustic tienen claro que, introducir el color dentro de las áreas de trabajo u ocio es todo un acierto que permite, no solo personalizar gracias al servicio de impresión, sino también con sus colecciones de colores, donde hay más de 40, que permiten la integración de techos y paredes con la decoración integral.

Mientras que para espacios como oficinas, restaurantes o lugares que demandan seriedad se buscan tonos disponibles en gamas como las denominadas Métalliques, Désertiques o Polaires, es para centros escolares o gimnasios donde se aprovecha para introducir colores mucho más vivos, que inviten a la actividad, al buen humor y a ese espíritu vivo que requieren.

Poca gente se fija, pero los cines, que son uno de los espacios que mejor aislamiento necesitan, tienen claro que es necesario integrar el color dentro de su propio concepto de proyección. De ahí que, como otros locales de entretenimiento, apuesten por el todo al negro” concluyen.

Y es cierto, solo cuando todo está integrado, llama la atención para hacer de la experiencia, algo aún más positivo.

  • Este año se prevé que el mercado inmobiliario capte en torno a 9.200 millones de euros de inversión en España, un 18% más que en 2020 y, entre los segmentos que más inversión atraerán, se encuentran las oficinas.
  • Según Splacing.com será un año de cambios estructurales en las oficinas, preparándose el sector para crecimientos del 10%. Tanto es así, que se darán incrementos superiores a un 20-25% de solicitudes y ejecuciones de proyectos en los entornos de las oficinas, sobre todo en los polos principales de concentración como Barcelona y Madrid.

Uno de los sectores más cuestionados en 2020 fueron los espacios laborales terciarios o lo que es lo mismo, las oficinas. Y es que, la actual situación de crisis ha obligado a las empresas a tener un alto grado de flexibilidad y, en otros casos, a transportar la oficina al hogar.

Reinventando el concepto de oficinas

Debido a ello, el mercado se ha cuestionado si realmente es necesario el concepto oficinas como actualmente se conoce: excesivos metros cuadrados en muchos casos inaprovechados, falta de espacios flexibles para gestiones puntuales por parte de los diferentes equipos de las empresas, elementos internos (divisorias, mobiliario…) que no permiten una rápida respuesta de cambio y reestructuración ante la situación pandémica.

Según explican desde Splacing.com, Marketplace especializado en conectar proyectos de espacios interiores y profesionales, despachos de arquitectura, ingenierías y especialmente decoradores e interioristas, 2020 ha sido un año en el que de nuevo la pandemia ha vuelto a dar otra vuelta de tuerca a las oficinas y espacios de trabajo. Se demanda mayor grado de flexibilidad a los elementos que la componen, y esto obliga a crecer tecnológicamente a salas que seguían aportando poco valor a los equipos internos de las compañías, con elevados costes tanto a nivel de metros cuadrados consumidos como rentas optimizables a nivel económico.

Incrementos de un 25% en solicitudes y ejecuciones de proyectos de oficinas

Todo esto se traducirá en un crecimiento de nuevas peticiones de reformas e intervenciones de oficinas para que realmente estén alineadas con la situación ya no presente, sino futura, así como aquellos espacios que realmente no quieran evolucionar se verán perjudicados a la hora de captar nuevos clientes o empresas para sus edificios.

 

“Este incremento en las reformas de las oficinas no sólo vendrá de la mano de esta situación de pandemia, también será por el movimiento eco-sostenible que ha llegado dónde se reclama que los materiales utilizados generen el mínimo impacto medioambiental y tenga el máximo grado de recuperabilidad en la vida de sus productos. Creo firmemente que 2021 será un año de cambios estructurales en las oficinas, preparándose el sector para crecimientos del 10%.

Tanto es así, que se darán incrementos superiores a 20-25% de solicitudes y ejecuciones de proyectos en los entornos de las oficinas especialmente en los polos principales de concentración como son Barcelona y Madrid, aunque también aparecerán otras zonas y ciudades donde la demanda será altamente visible como Valencia o Málaga, por poner un ejemplo”, añade Jose Antonio Marta CEO de Splacing.com y con amplia experiencia nacional e internacional en entornos laborales y equipamiento de interiores.

Diferentes asociaciones con las que Splacing.com colabora como Prowork Spaces (asociación oficinas flexibles) se han visto perjudicadas por la situación actual siendo los Business Center juntamente con los coworking los modelos más flexibles donde alojar una startup o compañía en cualquiera de sus múltiples ubicaciones. Ni que decir del modelo de oficina estática altamente compartimentada y sin espacios comunes que ha sido objeto de estudio por parte del sector para intentar reubicarla en la nueva normalidad laboral que exige espacios totalmente diferentes. Se ha visto también incrementado el concepto de “box” o cajas cerradas totalmente equipadas, siendo elementos independientes de los espacios altamente tecnificados y que constituyen en sí mismos un espacio de trabajo independiente y óptimo para cada necesidad de las compañías.

  • Este año se prevé que el mercado inmobiliario capte en torno a 9.200 millones de euros de inversión en España, un 18% más que en 2020 y, entre los segmentos que más inversión atraerán, se encuentran las oficinas.
  • Según Splacing.com será un año de cambios estructurales en las oficinas con incrementos superiores a un 20-25% de solicitudes y ejecuciones de proyectos en los entornos de las oficinas, sobre todo en los polos principales de concentración como Barcelona y Madrid.

Uno de los sectores más cuestionados en 2020 fueron los espacios laborales terciarios o lo que es lo mismo, las oficinas. Y es que, la actual situación de crisis ha obligado a las empresas a tener un alto grado de flexibilidad y, en otros casos, a transportar la oficina al hogar.

Reinventando el concepto de oficinas

Debido a ello, el mercado se ha cuestionado si realmente es necesario el concepto oficinas como actualmente se conoce: excesivos metros cuadrados en muchos casos inaprovechados, falta de espacios flexibles para gestiones puntuales por parte de los diferentes equipos de las empresas, elementos internos (divisorias, mobiliario…) que no permiten una rápida respuesta de cambio y reestructuración ante la situación pandémica.

Según explican desde Splacing.com, Marketplace especializado en conectar proyectos de espacios interiores y profesionales, despachos de arquitectura, ingenierías y especialmente decoradores e interioristas, 2020 ha sido un año en el que de nuevo la pandemia ha vuelto a dar otra vuelta de tuerca a las oficinas y espacios de trabajo. Se demanda mayor grado de flexibilidad a los elementos que la componen, y esto obliga a crecer tecnológicamente a salas que seguían aportando poco valor a los equipos internos de las compañías, con elevados costes tanto a nivel de metros cuadrados consumidos como rentas optimizables a nivel económico.

Incrementos de un 25% en solicitudes y ejecuciones de proyectos de oficinas

Todo esto se traducirá en un crecimiento de nuevas peticiones de reformas e intervenciones de oficinas para que realmente estén alineadas con la situación ya no presente, sino futura, así como aquellos espacios que realmente no quieran evolucionar se verán perjudicados a la hora de captar nuevos clientes o empresas para sus edificios.

“Este incremento en las reformas de las oficinas no sólo vendrá de la mano de esta situación de pandemia, también será por el movimiento eco-sostenible que ha llegado dónde se reclama que los materiales utilizados generen el mínimo impacto medioambiental y tenga el máximo grado de recuperabilidad en la vida de sus productos. Creo firmemente que 2021 será un año de cambios estructurales en las oficinas y por tanto veremos incrementos superiores a 20-25% de solicitudes y ejecuciones de proyectos en los entornos de las oficinas especialmente en los polos principales de concentración como son Barcelona y Madrid, aunque también aparecerán otras zonas y ciudades donde la demanda será altamente visible como Valencia o Málaga, por poner un ejemplo”, añade Jose Antonio Marta CEO de Splacing.com y con amplia experiencia nacional e internacional en entornos laborales y equipamiento de interiores.

Diferentes asociaciones con las que Splacing.com colabora como Prowork Spaces (asociación oficinas flexibles) se han visto perjudicadas por la situación actual siendo los Business Center juntamente con los coworking los modelos más flexibles donde alojar una startup o compañía en cualquiera de sus múltiples ubicaciones. Ni que decir del modelo de oficina estática altamente compartimentada y sin espacios comunes que ha sido objeto de estudio por parte del sector para intentar reubicarla en la nueva normalidad laboral que exige espacios totalmente diferentes. Se ha visto también incrementado el concepto de “box” o cajas cerradas totalmente equipadas, siendo elementos independientes de los espacios altamente tecnificados y que constituyen en sí mismos un espacio de trabajo independiente y óptimo para cada necesidad de las compañías.

Actualmente Splacing.com, que se consolida en el sector de las reformas de espacios gracias a su política de innovación y desarrollo, cuenta con una previsión de crecimiento superior al 18% de la facturación y un 25 % de profesionales inscritos en su plataforma para el ejercicio 2021.

  • Se adelantan las reformas que antes se realizaban con la llegada de la primavera. El mayor tiempo que pasamos en casa y el miedo a no encontrar profesionales con disponibilidad por las nuevas restricciones, son algunas de las razones que están favoreciendo este cambio

Las obras de reformas tanto en el hogar como en espacios laborales y oficinas se adelantan este invierno ante las nuevas necesidades surgidas a raíz del coronavirus.

Desde Splacing.com, Marketplace especializado en conectar proyectos de espacios interiores y profesionales, despachos de arquitectura, ingenierías y especialmente decoradores e interioristas, constatan que el nivel de trabajo de profesionales del sector reformas se ha incrementado notablemente en comparación con años anteriores.

Este incremento se ha podido observar en categorías como:

  • Pequeñas reparaciones (eléctrico, clima) con incrementos del 45%. Esta categoría ha crecido bastante durante la pandemia
  • Pintura con incrementos del 35%.
  • Reformas del hogar con incrementos del 10% mensual consolidado.

Reformas que antes se hacían con la llegada del buen tiempo

Cambiar la carpintería exterior, pintar zonas concretas o la totalidad de las vivienda y especialmente la reforma de zonas comunes como pueden ser baños y cocina, son algunas de las reformas más demandadas en estos días. Asimismo, también hay una mayor demanda a nivel de limpieza en general (>23 %), ya sea porque se pasa mayor tiempo en casa o en la oficina, o bien por las nuevas medidas de desescalada para evitar posibles contagios antes y durante esta Navidad.

Muchas empresas y particulares han decidido adelantar la inversión en reformas que normalmente hacían con la llegada de la primavera. La razón es que, ante las nuevas restricciones y el miedo a no encontrar profesionales disponibles, ven ahora el momento para adaptar los espacios a las nuevas necesidades que no se habían planteado antes de la llegada del coronavirus

“Ahora es un buen momento para comenzar a analizar posibles reformas que se quieran llevar a cabo durante los próximos meses para evitar que la estacionalidad de algunas intervenciones obligue a no encontrar profesionales. En estos días que disponemos de más tiempo en nuestro espacio por la falta de luz y la escasez de contacto social es interesante valorar y solicitar presupuestos para aquellas reformas más comunes que se suelen realizar en los meses de primavera, como baños, pintura, o cocina por poner unos ejemplos. Muchos de los profesionales de estas categorías están más disponibles y esto nos permite contar con tres o cuatro ofertas debidamente realizadas para la toma de decisión cuando llegue el momento”, añade Jose Antonio Marta CEO de splacing.com.

  • Expertos de Steelcase reivindican los espacios flexibles que permitan elegir dónde trabajar en cada momento del día. Conseguir espacios resilientes adaptados a las necesidades de las organizaciones y equipos de trabajo será el gran desafío para las organizaciones, especialmente tras el cambio que ha traído consigo la COVID-19 en los flujos de socialización.
  • El diseño de las oficinas, una de las claves para garantizar entornos seguros que protejan a los trabajadores en esta paulatina vuelta a la normalidad laboral en 2021.

Según el INE, 3 millones de personas tuvieron que cesar el trabajo presencial de manera repentina, y pasar a trabajar en remoto durante la época de pandemia COVID-19 más dura, coincidiendo con el confinamiento en España. Hasta entonces, el teletrabajo no había tenido una gran implantación en España y las empresas improvisaron su adaptación a esta nueva forma. La actividad laboral desde casa demostró su gran utilidad y se reveló como una herramienta para la ansiada flexibilización y conciliación en nuestro país. Sin embargo, también ha destapado carencias que repercuten en el bienestar de los equipos y en la productividad de las organizaciones.

Las razones son claras. La oficina es uno de los puntos clave de la socialización de las personas y esto tiene unos beneficios conocidos para las empresas: el sentimiento de pertenencia al grupo aumenta el bienestar y el compromiso de los trabajadores. En el corto plazo, el trabajo desde casa puede ser suficiente para la continuidad de la actividad, pero a la larga, las organizaciones tienen muy complicada su supervivencia sin estos factores.

Las compañías líderes están incorporando esta perspectiva, entendiendo el espacio de trabajo como una de las herramientas críticas para seguir siendo competitivas. Es la palanca que fomenta la innovación y el crecimiento que solo se puede lograr cuando las personas trabajan juntas de manera efectiva, elevando su creatividad al máximo. Y los empleados coindicen: según una encuesta realizada por Gensler Research Institute en Estados Unidos y recogida por Steelcase, alrededor de un 90% de los trabajadores quiere volver a trabajar en una oficina.

Así lo revelan las investigaciones de Steelcase, compañía líder en la consultoría de espacios: “Las empresas tienen que tomar conciencia de que sus espacios de trabajo representan un activo esencial para su productividad, son el corazón de toda organización. Por ello, es necesario reinterpretarlos para convertirlos en espacios de cambio y de punto de encuentro de la creatividad y productividad”, asegura Alejandro Pociña, presidente de Steelcase Iberia.

El futuro del trabajo: flexibilidad para ser más productivos

El fin del trabajo en remoto, de manera generalizada, aún está por llegar. No está claro cuándo ni cómo se producirá, ni bajo qué medidas o protocolos concretos. Lo que sí es seguro es que el modelo de actividad presencial de las compañías deberá evolucionar hacia algo distinto del pasado.

En el largo plazo, las necesidades de las empresas pasan por reinventar los espacios de trabajo. La densidad de la oficina ya no será la prioridad, sino la capacidad de adaptarse fácilmente a posibles cambios económicos, climáticos o sanitario. Esto comienza por entender bien qué tipo de edificio hace falta, analizar sus instalaciones, y luego diseñarlo y acondicionarlo de manera que ayude a las personas a desarrollar todo su potencial creativo. Espacios que se expanden y se contraen, que ayudan a crear comunidad y promueven un sentido de pertenencia.

“Si el espacio de trabajo no se diseña pensando en las nuevas necesidades de la era post-Covid y en las personas que trabajan en él, respondiendo a sus necesidades de bienestar físico, emocional y cognitivo, entonces no cumplirá con su papel de contribuir a generar esas relaciones interpersonales que tanto estamos echando de menos en estos momentos ni servirá para garantizar la calidad del trabajo de nuestros empleados y colaboradores”, advierte el presidente de Steelcase Iberia.

Las ‘4P de la Productividad’ para volver a la oficina en 2021

Con todo, siguiendo las recomendaciones de los distintos expertos de Steelcase, los principios de diseño para este tipo de espacios se basan en 4 claves en torno al concepto productivity spaces, sobre el que pivota la compañía:

  • Proximidad: La proximidad persona-tecnología es fundamental para conseguir la incorporación de participantes remotos y la proximidad persona-espacio se basa en ofrecer una variedad de espacios que aporte la elección y control necesarios a lo largo del día.
  • Privacidad: Todas las formas de privacidad (acústica, visual, territorial e informativa) contribuyen a crear una sensación de comodidad y seguridad psicológica, ayudando a las personas a sentirse cómodas y libres para compartir ideas y exponer sus trabajos.
  • Posturas: Facilitar la adopción de varios tipos de posturas permite la realización de distintos modos de trabajo de manera más efectiva y contribuye a la salud y el bienestar.
  • Personalidad: Los espacios flexibles ayudan a configurar el tono de la marca y la cultura de una organización. Esa conexión con la identidad es un atractivo para los trabajadores.

Sin lugar a duda estamos viviendo una situación sanitaria y económica que ninguno de nosotros podría haber llegado a imaginar que sucedería, ni siquiera en la ficción.

Pero la realidad es que hoy nuestro mundo es otro, nuestra realidad diaria ha cambiado y lo que antes parecía ilógico hoy es lo más normal del mundo. Por poner un ejemplo obvio ¿quién de nosotros no se sorprendía al ver un asiático con mascarilla en un aeropuerto? De esto, hace tan solo año.

Y ahora, son muchas las personas que se preguntan y quieren saber cómo está influyendo la crisis actual de la #Covid en el mercado inmobiliario.

La primera respuesta que doy siempre es que todavía es demasiado reciente todo para poder facilitar una valoración con datos objetivos. Sin embargo, sí puedo explicar, bajo mi punto de vista, lo que está sucediendo hoy por hoy en el mercado de oficinas y lo que puede llegar, especialmente en la ciudad de Barcelona.

En pleno confinamiento ya nos percatamos de que el mercado de oficinas iba a tener afecciones, pero en ningún caso que se iba a parar. De hecho, en nuestro grupo llevamos a cabo visitas virtuales a algunas oficinas y cerramos dos operaciones, una en Portal del Àngel para la empresa de gafas The Nordic Projekt, y la otra en Rbla Catalunya. Obviamente las oficinas se visitaron con los clientes posteriormente al confinamiento.

¿El teletrabajo hará desaparecer las oficinas físicas?

Mi respuesta es rotunda: no. Pero lo que sí es cierto es que las oficinas deben repensarse con espacios más abiertos, terrazas exteriores, lugares donde poder reunirse al aire libre, parquin para bicis y patinetes, o más zonas verdes, por poner algunos ejemplos. Hoy en día una oficina con terraza exterior ha aumentado su valor.

El edificio de Diagonal 472 de Barcelona, en el que trasladamos nuestras oficinas hace un año, estaba prohibido entrar con bici hasta el ascensor. Se tuvo que plantear en la reunión de propietarios que no podía llegar en bici hasta mi hall. Como propietario de las oficinas este era un aspecto importante para mí y para las personas que forman mi equipo. Y es que, varios de los jóvenes que están en nuestra incubadora poseen un patinete, y para ellos es capital poder subirlo a la oficina.

Con la Covid, estos aspectos van a ser importantes, puesto que los edificios que no se adapten a la nueva realidad van a quedar obsoletos.

 

 

En concreto en #Barcelona, la demanda de empresas #tech continúa activa y es que la ciudad debe de aprovechar estar crisis para convertirse más si cabe en un referente líder de Europa de esta tipo de economía.

Es ya una realidad que el teletrabajo ha llegado para quedarse, pero las empresas precisan tener un lugar donde recibir a sus clientes, formar a sus empleados y trasmitir imagen de marca. En las grandes empresas institucionales sí es posible que haya una reducción de espacio, y posiblemente de trabajadores. No obstante, este tipo de empresas no representan la mayoría de las compañías que conforman el tejido empresarial que hoy tenemos en Barcelona.

En relación con los precios, hasta la fecha, en la capital catalana no han descendido. De hecho, sucede lo contrario: actualmente estamos en una operación de alquiler de oficinas en la que el precio que estamos negociando es un 10% superior. Sin embargo, sí que es cierto que hay casos especiales de los inmuebles que administramos donde hemos tenido que ajustar la renda durante la crisis por la tipología del inquilino al dedicarse al turismo.

Como conclusión hay que destacar que la demanda se ha visto afectada algo a la baja, pero ya se está reactivando y las oficinas van a continuar existiendo, pero con una utilidad de los espacios diferente. Obviamente todo está por escribir y dependerá de la evolución de la crisis sanitaria para obtener más datos y ser así más objetivo con el análisis de esta situación.

Nacho Castella, Director General de Cat Real Estate

  • El portfolio de oficinas de PATRIZIA en España supera los 370 millones de euros y representa un tercio de su cartera en nuestro país.

PATRIZIA, socio global para la inversión inmobiliaria, sigue apostando por la inversión en activos de primer nivel en mercados clave de España y Portugal con la adquisición de un edificio de oficinas en la calle Fray Luis de León, 11, en el distrito de Arganzuela de la ciudad de Madrid. El activo cuenta con 15.000 metros cuadrados, ocupados en su mayoría por una empresa de telecomunicaciones líder bajo un contrato de arrendamiento de largo plazo.

Con esta última operación, el portfolio de PATRIZIA en el segmento de oficinas en España asciende a 91.000 metros cuadrados y refuerza su compromiso con este mercado. Las oficinas ya representan un tercio de los activos bajo gestión de la compañía en la demarcación.

Para Eduardo de Roda, Country Manager de PATRIZIA en Iberia, “esta operación acredita nuestra clara y continúa apuesta por el mercado español y por el dinámico segmento de oficinas en Madrid. La localización de este edificio, sus excelentes conexiones de transporte y la solidez de su actual inquilino conforman un activo extraordinario y una excelente incorporación a nuestro portfolio en Iberia. Confiamos en seguir originando operaciones de primer nivel como esta para nuestros clientes institucionales en el futuro”.

Knight Frank ha asesorado en la operación de compraventa. Según el último informe sobre el mercado de oficinas de la consultora, en el primer semestre del año se han firmado en España operaciones por valor de 1.300 millones de euros. Con un segundo trimestre condicionado por el COVID-19, esta cifra estaría alineada con las cifras alcanzadas en los últimos años.

El uso de las zonas de formación y salas de reuniones en empresas y los protocolos de seguridad e higiene de estos espacios para evitar posibles contagios, plantean no pocos desafíos en las diferentes fases de la desescalada. Se trata de unos espacios imprescindibles para la actividad de las organizaciones cuyo uso se irá incrementado a medida que se recupere la “nueva normalidad”.

Para mantener este uso sin renunciar a la seguridad, Actiu ha elaborado la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el covid19”, que ofrece una serie de recomendaciones y ejemplos prácticos de rediseño de los espacios para evitar cualquier riesgo de contagio en base a las normas dictadas por las autoridades competentes para la prevención de contagios del covid-19 así como su experiencia en equipamiento de espacios

Además de respetar medidas como una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducir la densidad y el aforo, promover una conciencia ecológica, impulsar la transformación digital, disponer de mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos y crear espacios flexibles y polivalentes, la Guía propone protocolos de higiene para los trabajadores y sus puestos de trabajo, señalética que garantice la circulación segura y recomienda nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que eviten el contacto en zonas de uso compartido.

Espacios de formación y aprendizaje

Estos espacios son básicos para el sector de educación – comenta Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu– pero cada vez son también más habituales e importantes en los entornos corporativos. En todos estos ámbitos se van a adoptar cambios en base a las necesidades de los mismos así como los requisitos post covid”. Según Berbegal, ya se estaba abordando un cambio en el modelo de los espacios educativos, cuando llegó la pandemia.  “La idea era pasar poco a poco de espacios a menudo muy rígidos y estáticos, a otros más flexibles, con equipamiento que facilitara la modularidad del espacio y su uso, en los que el aprendizaje por proyectos y la colaboración dotaran a los asistentes de algo más que conocimiento. Ahora los espacios de aprendizaje van a seguir adaptándose con mobiliario polivalente y la combinación de las TIC con actividades presenciales por turnos, aplicando las medidas de aforo, distanciamiento y puntos de higiene recomendadas para todos los espacios colectivos.

Aulas y zonas de formación

  •  Reducir aforo en un 60-70%.
  • Uso obligatorio de mascarilla.
  • Ubicar las mesas o sillas para permitir la correcta circulación y que queden siempre los dos puestos a los lados libres respetando los 2m de distancia.
  •  Uso de pantallas y de elementos que faciliten la conectividad (si el aula es grande, situar otra otra pantalla en la mitad de la sala para que los alumnos puedan seguir la formación adecuadamente y evitar que el profesor se desplace).
  • Realizar clases online al 100% o alternar parte presencial y otra online para reducir la densidad del espacio.
  • Instalación de mamparas y divisorias entre las mesas para aportar más seguridad y poder conseguir un mayor aforo, siempre respetando las medidas de higiene y seguridad.
  •  Respetar el turno en el uso de los pasillos siempre cediendo el paso a la persona que se encuentra recorriéndolo.
  • Acceder y abandonar el puesto ordenadamente y siempre que sea posible por orden de sentada, primero el más lejano a pasillo y así sucesivamente y a la inversa para salir.
  • Al ocupar las mesas si la fila está vacía, ocupar de dentro a fuera, evitar sentarse en el centro y dificultar el acceso a los otros puestos o compañeros.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Situar puntos de higiene en el acceso al aula para desinfectarse antes de entrar y al salir, así como por el resto del espacio para facilitar el acceso sin tener que recorrer grandes distancias.
  • Realizar una correcta ventilación del espacio, mínimo 15 min antes de ocupar.

Zonas de colaboración y reuniones

La aplicación y cumplimiento de medidas de higiene y seguridad resulta más difícil y compleja cuando se habla de los espacios de colaboración y trabajo en equipo, por los que pasan cada día un número muy importante de personas, en los que cuando finaliza acaba una reunión comienza otra.

Según Soledat Berbegal, un espacio común bien diseñado, “además de proteger la salud, debe favorecer los encuentros creativos, permitiendo la transmisión de ideas entre las personas y posibilitar momentos de desconexión entre tareas operativas que requieren concentración”. 

La tipología de estos espacios es variada: zonas de reunión, tanto abiertas como cerradas, puntos que fomentan momentos de encuentro y debate entre compañeros. Un modelo que también estaba en evolución antes de la pandemia, con distintas tipologías de espacios y equipamiento: zonas de sistemas más estáticos con más elementos de apoyo, pizarras y paneles móviles, pantallas, etc., y zonas con productos más flexible, dependiendo del tipo de reunión o encuentro.

En estas zonas seguiremos encontrando mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con producto flexible, que son los que más van a cambiar en su uso e interacción. Estos modelos requieren generar una conciencia y buenas prácticas en el uso y en el tiempo de utilización, además de utilizar más los espacios abiertos, crear salas de reuniones con menos densidad y pantallas de apoyo, reuniones más ágiles y producto que permita configurar el espacio.

Zonas de colaboración y reuniones

  • Reducir la capacidad de las salas a la mitad el aforo o un 60% (ej: de 8 a 4 personas).
  • Utilizar las salas solo cuando sea imprescindible.
  • Uso obligatorio de mascarilla
  •  Apoyo con pantallas para favorecer la conexión del resto de participantes desde casa o en otro punto de la oficina.
  •  Reducir tiempos de reunión, realizando estas más concretas y eficientes. Entre 15-30 min.
  • Acceder respetando distancias y flujo sentándose solo en una silla, dejando la del lado libre o respetando el espacio y no cambiando de puesto.
  •  Situar paneles de protección tanto frontales como laterales para aportar más seguridad a la sala.
  •  Mantener un orden de entrada, los primeros sentándose en las sillas más lejanas a la entrada y los últimos en las más próximas, para salir lo realizaremos a la inversa.
  • No dejarse ningún elemento encima de la mesa que dificulte su limpieza.
  • Situar puntos de higiene a la entrada o cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las salas.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.
  •  Dejar las puertas abiertas en todo momento.
  • Las zonas de socialización como recepción, pasillos, áreas de vending o el comedor, son áreas críticas en las empresas a la hora de evitar contagios. Ya que son unos espacios de encuentro más informales, de descanso, de relación personal, donde se baja la guardia.

Evitar contagios en los espacios comunes -espacios de socialización- de las empresas, son el gran desafío en las diferentes fases de la desescalada y la vuelta a la “nueva normalidad” tras covid-19. Unos espacios más informales, de descanso, de relación personal, como recepción, cafetería, áreas de vending… donde también se relajan las medidas de seguridad y se acortan las distancias.

Para mantener esta interacción personal sin renunciar a la seguridad, la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el covid19” de Actiu ofrece una serie de recomendaciones y ejemplos  prácticos de rediseño de los espacios para evitar cualquier riesgo de contagio.

Además de respetar medidas como una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducir la densidad y el aforo, promover una conciencia ecológica, impulsar la transformación digital, disponer de mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos y crear espacios flexibles y polivalentes, la Guía propone protocolos de higiene para los trabajadores y sus puestos de trabajo, señalética que garantice la circulación segura y recomienda nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que eviten el contacto en zonas de uso compartido.

Espacios de socialización

La aplicación y cumplimiento de todas estas medidas resulta más difícil y compleja cuando se habla de los espacios de socialización, según Soledat Berbegal, Consejera y directora de reputación de marca de Actiu “mantener el control en tu puesto de trabajo resulta más sencillo -comenta- porque es un espacio específico de cada usuario, donde se realizan tareas muy concretas. El reto está en las llamadas zonas de socialización, de relación personal, donde se baja la guardia o desaparecen las reglas.” Para Berbegal, un espacio común bien diseñado, “además de proteger la salud, debe favorecer los encuentros creativos, permitiendo la transmisión de ideas entre las personas y posibilitar momentos de desconexión entre tareas operativas que requieren concentración. En este sentido,las terrazas al aire libre o la implantación de  tecnología con sensores sin contacto cada vez van a adquirir más protagonismo en los entornos corporativos de socialización” concluye Berbegal.

Os adjuntamos algunos Tips de la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid-19”:

Zonas de recepción

  • Delimitar los espacios de espera sin interrumpir la entrada y salida. Si no fuera posible, se debe esperar en la calle respetando la distancia de seguridad, hasta poder acceder al espacio.
  • Mantener la correcta distancia entre los puestos de trabajo/atención respetando los 2m siempre que sea posible.
  • Colocar mamparas frontales para proteger a los usuarios.
  • Mantener las distancias cuando estemos enfrente del mostrador intentando tener el mínimo contacto con las superficies.
  • Marcar en el suelo, con líneas o puntos, la distancia recomendada, así como el acceso y salida.
  • Respetar distancia y turnos para ser atendido, siempre con el uso de mascarilla.
  • Situar puntos de higiene a la vista y en las zonas cercanas al mostrador para su uso.
  • Mantener una correcta limpieza del espacio y del producto periódicamente

Zonas de encuentro soft seating

  • Limitar el uso de estos espacios y del número de personas, reduciendo el aforo al 50% y ampliándolo de manera progresiva.
  • Situar una marca en el suelo del asiento a ocupar para respetar la distancia entre los usuarios. Si es un sillón de 2 personas siempre dejaremos libre el asiento contiguo y, en caso de un sillón de más de 3 plazas, los dos contiguos.
  •  Si disponemos de una zona muy saturada de soft seating, podemos redistribuir dichas zonas ampliando las distancias y generando nuevos espacios con el mismo mobiliario.
  • Respetar distancias mínimas de 2 m entre usuarios.
  • Si tenemos una mesa frontal y dificulta el acceso, las personas sentadas en los laterales, se levantarán y cederán el paso al que está sentado o quiera sentarse, alejándose lo suficiente para que pase sin problema.
  • Retirar mesas frontales de apoyo, despejando así el acceso libre al sillón y no entorpeciendo ni molestando al resto de usuarios.
  • Facilitar fundas biodegradables o elementos para cubrir el asiento y cuando lo abandone tirarlo a una papelera de reciclaje.
  • Ubicar puntos de higiene cerca de las zonas para su uso antes y después de utilizar este espacio.
  • Mantener periódicamente una correcta y exhaustiva limpieza del producto.

Comedores/Cafeterías

  • Reducir el aforo a 4 personas cada 10m2
  • Respetar la medida recomendada de 2m siempre que sea posible.
  • Separar las mesas entre sí con mamparas o elementos divisorios.
  • Ampliar la distancia entre mesas y sillas reduciendo el aforo y mejorando los pasos.
  • Respetar flujos de paso y esperar a que pase la persona sin forzar un encuentro intentando mantener una distancia de 1m como mínimo.
  • Al ser un espacio de alta concurrencia, marcar unas direcciones de paso intentando mantenerlas siempre libres para evitar las aglomeraciones en zonas de circulación, respetando las personas sentadas el turno para levantarse y acceder a estas.
  • Situar puntos de higiene cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las mesas.
  • Mantener una correcta y exhaustiva limpieza del producto y tapizados al ser un espacio de uso por diferentes personas, procurando su limpieza a ser posible entre usos o turnos.
  • No utilizar zonas comunes de lavado ni elementos compartidos, como neveras, cafeteras, cubiertos, etc.
  • La socialización de los usuarios y la readaptación de espacios de formación, concentración, colaboración y de privacidad, son los nuevos conceptos que se barajan y sobre los que se valoran e impulsan nuevas condiciones sanitarias e  higiénicas.
  • Se apuesta por compaginar el trabajo presencial con el teletrabajo como uno de los aspectos claves para evitar la concentración en la empresa. Pero tras la improvisación obligada por el covid19, se hace necesario redefinir los espacios homeoffice bajo la premisa que sean ergonómicos y eficientes.
  • La nueva filosofía de la certificación Well irrumpe de manera más impactante en estos entornos a través de 10 parámetros clave en su diseño: Aire, Agua, Alimentación, Iluminación, Movimiento, Confort térmico, Sonido, Materiales, Mente y Comunidad.

Son muchas las empresas que empiezan a preparar sus oficinas adaptándolas a la nueva realidad laboral producida por la pandemia de coronavirus. Los nuevos espacios deben garantizar a sus usuarios mantener sus puestos de trabajo una distancia mínima de 2 metros, reducir la densidad y el aforo en sus instalaciones creando turnos de trabajo. Además se impulsa la conciencia ecológica y la transformación digital, el mobiliario ergonómico, las mamparas de seguridad, materiales antibacterianos, así como, espacios flexibles y polivalentes. Se desarrollan también protocolos de higiene para los trabajadores y su puesto de trabajo, señaléticas que garanticen la circulación segura y nuevas tecnologías como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que evitan tocar zonas de uso compartido como ascensores o baños.

Para no dejar nada al azar, Actiu, compañía española líder en diseño y fabricación de mobiliario para espacios de trabajo y hospitality ha puesto a disposición de las empresas la Guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid19” para ayudar a recuperar la nueva normalidad garantizando la seguridad de sus plantillas, sin renunciar a la productividad y eficacia necesarias para superar esta crisis. La guía facilita el rediseño de los entornos de trabajo y socialización a las nuevas condiciones sanitarias e higiénicas, a compaginar el teletrabajo con la oficina tradicional y a garantizar la seguridad y salud en los espacios de coworking y ocio.

Espacios y empresas

La capacidad de reinventar estos entornos, desde el diseño, el mobiliario y la decoración, a las nuevas necesidades, es primordial. En esta reinterpretación post Covid19 de los lugares de trabajo, Actiu aplica su experiencia y su modelo Cool Working a los distintos estilos de trabajo de la oficina,  para facilitar el rediseño de espacios centrados en la salud de los trabajadores:

  • Primero, las zonas de concentración de puestos de trabajo son las que están sufriendo mayores cambios de uso.
  • Segundo, además de combinar el trabajo presencial con el teletrabajo, se reducirá la densidad de personas y utilizará el mobiliario para flexibilizar y maximizar seguridad.
  • Tercero, las zonas de socialización -recepción, cafetería…-asistirán a un cambio cultural. Frente a la saturación encontraremos elementos de separación, fijos y móviles, elaborados con materiales resistentes y lavables.
  • Cuarto, en las zonas de aprendizaje distancia, flexibilidad y la modularidad serán  claves junto al elearning. Del mismo modo, las áreas de colaboración, claves en las empresas modernas, alternarán zonas con mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con mobiliario flexible. En ellas cambiará, sobre todo, la manera de utilizarlos e interactuar, basadas en buenas prácticas y tiempo de uso, sin olvidar las reuniones telemáticas.
  • Quinto, los espacios de privacidad personal o de equipo se verán afectados su uso y la interacción del usuario en estos con una tendencia hacia la semi privacidad operativa.

Home Office complementario
En el post Covid19, el ‘home office’ o teletrabajo, se configura como una solución ideal para el control de la densidad en la empresa. El objetivo es optimizar los recursos y garantizar la salud de todos los que regresen a su puesto de trabajo presencial. Pero el resto, deberá seguir trabajando desde casa. Un modelo que contempla alternancias entre la plantillas, tanto en jornada de mañana o tarde o diferentes días de la semana.  Tras la improvisación inicial, conviene ahora crear las condiciones adecuadas para que el home office sea eficiente y satisfactorio, con espacios adhoc, bien iluminados y ventilados, con mobiliario ergonómico y polivalente, cuando el espacio se comparte con la familia. Un entorno para trabajar conectado, con las herramientas adecuadas y lo más atractivo, funcional y cómodo posible para favorecer creatividad y bienestar.

Well frente a Covid19

Actiu fue la primera empresa española que obtuvo la certificación Well V2, que evalúa espacios desde la perspectiva de la salud y el bienestar de las personas dentro de los edificios de acuerdo  a diez elementos: Aire, Agua, Alimentación, Iluminación, Movimiento, Confort térmico, Sonido, Materiales, Mente y Comunidad. Y extiende esta filosofía, más actual que nunca, a todos sus diseños y proyectos. La guía expone los parámetros Well específicos de seguridad antivirus tanto en el aire, agua, movimiento de las personas, la temperatura, los materiales y la comunidad.

Mantenimiento e higiene

El último capítulo de la guía identifica estrategias y protocolos de mantenimiento, higiene y desinfección de las instalaciones y equipamiento, con atención especial a las superficies y materiales de los puestos de trabajo como son las melaminas, metacrilatos, plásticos o el metal.

Algunos Tips de la guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid-19”.

Densidad

  • Reducir el número de sillas para reducir la tasa de ocupación
  • Alternar los asientos en los puestos de trabajo
  • Utilizar pantallas de separación como mamparas para divisorias de mesa en los puestos de trabajo
  • Separación entre sillas/puestos para zonas de reunión y colaboración
  • Delimitar zonas de movimiento/circulación
  • Reubicación de mobiliario auxiliar y/o elementos de mayor facilidad de transporte
  • Señalización de zonas de cruce, preferencias y puntos de higiene.

Concentración

  • Ampliar de 11m2 a 22m2 por persona.
  • Realizar la incorporación escalonada y progresivamente, 60%-80% (100% en el mejor de los casos).
  • Fomentar el teletrabajo con aquellos perfiles que lo puedan realizar para descongestionar el espacio e ir ocupándolo progresiva y escalonadamente.
  • Turnos de trabajo por equipos a lo largo de la jornada laboral, partiendo equipos en mañana y tarde con el fin de limitar el aforo y evitar aglomeraciones de trabajadores en la oficina.

Socialización

  • Reducir el aforo a 4 personas cada 10m2.
  • Respetar la medida recomendada de 2m siempre que sea posible.
  • Separar las mesas entre sí con mamparas o elementos divisorios.
  • Ampliar la distancia entre mesas y sillas reduciendo el aforo y mejorando los pasos.
  • Respetar flujos de paso y esperar a que pase la persona sin forzar un encuentro intentando mantener una distancia de 1m como mínimo.
  • Al ser un espacio de alta concurrencia, marcar unas direcciones de paso intentando mantenerlas siempre libres para evitar las aglomeraciones en zonas de circulación, respetando las personas sentadas el turno para levantarse y acceder a estas.

Aprendizaje

  • Reducir aforo en un 60-70%.
  • Ubicar las mesas o sillas en posiciones que permitan la correcta circulación del espacio y queden siempre los dos puestos a los lados libres.
  • Uso de pantallas y de elementos que faciliten la conectividad
  • Realizar clases online al 100% o alternar parte presencial y otra online para reducir la densidad del espacio.
  • Colocación de mamparas y divisorias entre las mesas para aportar más seguridad y poder conseguir un mayor aforo, siempre respetando las medidas de higiene y seguridad.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Situar puntos de higiene en el acceso al aula para desinfectarse antes de entrar y al salir y ventilar mínimo 15 min antes de ocupar.

Colaboración

  • Reducir la capacidad de las salas a la mitad el aforo o un 60%
  • Utilizar las salas solo cuando sea imprescindible.
  • Apoyo con pantallas para favorecer la conexión del resto de participantes desde casa o en otro punto de la oficina.
  • Reducir tiempos de reunión, realizando estas más concretas y eficientes. Entre 15-30 min
  • Acceder respetando distancias y flujo sentándose solo en una silla, dejando la del lado libre o respetando el espacio y no cambiando de puesto.
  • Situar paneles de protección tanto frontales como laterales para aportar más seguridad a la sala.
  • Mantener un orden de entrada, los primeros sentándose en las sillas más lejanas a la entrada y los últimos en las más próximas, para salir lo realizaremos  a la inversa.
  • No dejar ningún elemento encima de la mesa que dificulte su limpieza.
  • Situar puntos de higiene a la entrada o cerca de las mesas para su uso antes y después de utilizar las salas.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.
  • Dejar las puertas abiertas en todo momento.

Privacidad

  • Que sean siempre utilizados por el mismo usuario o restringir su uso a ciertas tareas puntualmente en la jornada.
  • Si dispone de mesa de reunión auxiliar, limitar el aforo al 50-60%, separar sillas de la mesa o situar mamparas frontales para la realización de la reunión.
  • Limitar el uso de confidentes a una persona y siempre utilizando mamparas frontales y ampliando la distancia entre estos.
  • Realizar fuera del despacho todas las tareas que no sean exclusivamente de trabajo en concentración.
  • Respetar turnos para entrar y salir del despacho y realizarlo ordenadamente, al entrar ocupar un sitio para permitir el acceso al siguiente compañero, de igual manera al salir de este.
  • Respetar las distancias mínimas de 2 m, utilizando el espacio y situando a los usuarios dentro de él para respetar estas distancias.
  • Mantener limpio y libre de elementos el puesto o mesa para su fácil desinfección y limpieza.
  • Ubicar punto de higiene cerca de la puerta o en el acceso para su utilización al entrar y salir del despacho.
  • Realizar una correcta ventilación de mínimo 15 min antes de ocupar.

Home Office

  • Saber auto-organizarse para que el hogar no se convierta en una oficina los siete días de la semana.
  • Crear un espacio de oficina dentro de casa: una buena conexión a Internet, un ordenador, una silla ergonómica que cuide de la salud mientras se trabaja, un escritorio y espacio de archivo
  • La elección del mobiliario debe seguir criterios de diseño, funcionalidad y comodidad para facilitar la creatividad, el bienestar y la productividad.
  • Pasamos una media de 9h y 19 minutos en el puesto de trabajo, la gran mayoría, sentados delante de un ordenador. Hay que cuidar  la postura y el ambiente y mantener hábitos saludables en el trabajo.Una mala postura puede ocasionar problemas graves de salud.
  • Si es posible, llevar a casa la silla de la oficina.