Entradas

  • La contratación de seguros por impago de alquiler se ha disparado en los últimos meses, y entre enero y abril Avalisto ha firmado las mismas pólizas que durante todo el año anterior.

La crisis económica que ha provocado la pandemia de la COVID-19 ha hecho que los impagos por alquiler se multipliquen en el último año (hay estudios que los sitúan por encima del 200%), lo que está llevando a cada vez más propietarios que arriendan sus inmuebles a contratar seguros para cobrar las rentas. El final del estado de alarma el pasado 10 de mayo no ha afectado a una demanda creciente por este tipo de garantía debido a la ampliación de moratorias hasta agosto.

Avalisto, startup española que desde su plataforma ofrece cobertura de protección de alquileres, ha firmado entre enero y mayo de este año el mismo número de pólizas de protección frente al impago que durante todo 2020.  Según explica Raúl Pérez Acebo, Presidente Ejecutivo de Avalisto, “este año esperamos incrementar el número de seguros contratados por nuestros clientes hasta un 500%”.

Este crecimiento ha permitido a Avalisto trabajar en una próxima ampliación de su catálogo de servicios hasta convertirse en una correduría online multiproducto. El actualidad, la plataforma ofrece un producto integral de protección de alquileres, tanto residenciales como comerciales, que incluye varios servicios que gracias a su componente tecnológico aportan un valor añadido tanto para propietarios como para inquilinos.

Avalisto permite validar la solvencia de los inquilinos en tiempo real, lo que ofrece una mayor seguridad y confianza al propietario, pero también facilita al inquilino poder alquilar una vivienda sin tener que aportar documentación física o datos personales sensibles, como su nacionalidad. Es decir, agiliza los trámites considerablemente. Las pólizas ofrecen diferentes plazos de cobertura, adaptándose a las necesidades de los propietarios, y es la única del mercado que la ofrece más allá de los 18 meses de indemnización por desahucio, pudiendo contratarse también con coberturas de 6, 12, 24 y 36 meses. Según explican desde la firma, “esta ampliación del tiempo de cobertura es especialmente útil para patrimonialistas y grandes tenedores de inmuebles, dado que este tipo de instituciones soportan plazos más largos para poder desahuciar”.

La plataforma también cuenta con un plan de partners para agencias inmobiliarias y profesionales del sector, del que en la actualidad forman parte más de 500 usuarios. “A este plan se sumarán en los próximos meses grandes grupos inmobiliarios del país”.

 

  • La pandemia ha tenido una repercusión directa en el coste de los servicios para las empresas, aumentando el número de personas que deciden abrir una franquicia para sobrevivir a la crisis
  • Los proveedores de servicios para el franquiciado están realizando descuentos de hasta un 10%, especialmente en lo respectivo a obras y adaptaciones

Según el VII Mapa de emprendimiento, elaborado por South Summit, 2 de cada 3 emprendedores han decidido crear un nuevo negocio desde marzo del año pasado a pesar de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19. De hecho, son muchos los pequeños emprendedores que decidieron invertir en una franquicia en 2020 como vía de escape.

A raíz de esta situación, tal y como han podido observar desde Jeff, el modelo de emprender a través de una franquicia se ha convertido en una de las mejores maneras de solventar la actual crisis. Entre los principales factores de esta tendencia se encuentran la disminución de los alquileres y la bajada de los precios por parte de los proveedores, así como la reducción del riesgo de emprender de forma asesorada gracias a un modelo corroborado como el de franquicias.

En lo que respecta al primer punto, el precio del alquiler para pequeño y mediano comercio (retail, hostelería, etc.) ha caído hasta en un 25% en los principales mercados, un factor muy positivo ya que es uno de los escollos más importantes que debe superar un emprendedor, dándoles la oportunidad de negociar más agresivamente uno de los principales costes estructurales.

Esta situación, sumada a la fuerza de una franquicia, ha generado posibilidades extra de negociación, ya que las franquicias van ligadas a marcas reconocidas y dan más seguridad al arrendador, lo cual facilita las contrataciones”, declaran desde Jeff, la solución global para emprendedores.

Por otro lado, ante la crisis devenida del COVID, los principales proveedores de servicios para el franquiciado han ajustado sus precios, especialmente en lo respectivo a obras y adaptaciones, siendo en algunos casos rebajas de hasta un 10%. De igual manera, han empezado a adoptar políticas más accesibles, con incentivos más favorables por compras de gran volumen.

Formar parte de una franquicia facilita este tipo de negociaciones, al haber acuerdos preestablecidos que aumentan la confianza del proveedor. Un ejemplo muy claro lo vemos en el sector del motor, que se ha adaptado a esta nueva situación, facilitando nuevas opciones de acceso y financiación para el transporte comercial, o el sector eléctrico que ha lanzado agresivos descuentos superiores al 15%”, afirma Marc Vicente, COO de Jeff.

 

En 2020, la ciudadanía se ha replanteado algunas de sus prioridades, entre ellas, el hogar. Por ello, ROCKWOOL, líder fabricante de aislamiento a base de lana de roca, recoge los cinco aprendizajes más importantes del año sobre las casas españolas.

Barcelona, 18 de enero de 2021 – El 2020 ha puesto la vivienda en el foco. El hecho de estar tantas horas en casa y que esta se haya convertido en un espacio multiuso ha puesto en evidencia las debilidades del parque residencial español. De hecho, el 90% de los hogares fueron construidos antes de la aplicación del primer Código Técnico de la Edificación y, más de la mitad de estos, antes que existiría cualquier normativa en eficiencia energética. Un dato para destacar si tenemos en cuenta que se estima que el 92% de estos edificios seguirán en pie en 2050.

De esta manera, tal y como apuntan des del sector, los hogares no estaban preparados para el confinamiento. El largo período en casa de los meses de marzo y abril destapó las carencias de estos. “Ruido, frío, calor, poca luz o aumento del gasto energético, son algunos ejemplos de situaciones cotidianas a las que la población se ha enfrentado en 2020 en sus domicilios”, aseguran desde ROCKWOOL, empresa fabricante de aislamiento a base de lana de roca. En este sentido, el mercado inmobiliario ya ha empezado a notar los efectos de la pandemia: ha aumentado la demanda de espacios exteriores, confortables y eficientes.

Por ello, ROCKWOOL presenta las cinco lecciones más importantes del 2020 relacionadas con la vivienda ¡Toma nota y empieza el nuevo año con un hogar más confortable, saludable y eficiente!

  1. Es posible mantener la temperatura ideal en casa y, al mismo tiempo, ¡ahorrar!

Mantener la temperatura adecuada en el hogar durante todo el año es un reto para muchos. Además, a raíz de la pandemia, este problema se ha vuelto aún más visible. De ahí, el crecimiento en la búsqueda de viviendas donde no pasar ni frío en invierno, ni calor en verano.

Este tipo de edificaciones, que los expertos las catalogan como eficientes, son espacios diseñados con materiales aislantes sostenibles como, por ejemplo, la lana de roca, que “por sus propiedades de aislamiento térmico ayuda a mantener una temperatura óptima y constante, lo que disminuye la demanda de energía en el hogar”, aseguran desde ROCKWOOL. Gracias a esta bajada del consumo, “el usuario de en una vivienda media, no pagaría más de 300 euros al año en energía”, añaden.  

Un dato interesante, si tenemos en cuenta que, según IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro Energético), la factura de la luz supone cerca de 2.000 euros anuales por domicilio en España.

Así que ya sabes, si quieres conseguir un hogar más agradable y que, además, te ayude a ahorrar, ¡la lana de roca es tu mejor aliado!

  1. Si el ruido nos impide concentrarnos, el motivo podría ser la falta de un aislante acústico

La mayoría de las personas, cuando escogen una vivienda lo hacen basándose en criterios de precio, ubicación y estéticos, pero no suelen tener en cuenta los niveles de confort acústico que ésta pueda aportar.

En cambio, durante estos meses, nos hemos dado cuenta de que este aspecto es fundamental a la hora de adquirir un domicilio. El hecho de compaginar la actividad laboral con la familia y el ocio en el mismo espacio ha sido un desafío para muchos. No contar con un buen confort acústico puede reducir los niveles de concentración hasta en un 48%”, explican desde ROCKWOOL.

Por ello, aislar correctamente las viviendas es necesario para poder concentrarse, ser más eficientes en el trabajo y estar más relajados. Una buena manera de hacerlo es con soluciones aislantes a base de lana de roca. Un material versátil que absorbe los ruidos de los pisos y salas contiguas. ¡Aplica este consejo a tu hogar y se convertirá en un espacio de lo más silencioso y relajante!

  1. La necesidad de tener espacios al aire libre

El confinamiento nos ha hecho apreciar más aquellos rincones de la casa con luz natural o salida al aire libre… No obstante, pocas personas han podido disfrutar de ellos. Hoy en día, en España, solo entre un 10% y un 20% de los edificios disponen de espacios exteriores y, la mayoría de ellos se encuentran en bajos y áticos.

En este sentido, disponer de un espacio exterior para tomar el sol o, simplemente, para que nos dé el aire, se ha convertido en uno de los grandes privilegios del 2020. De hecho, en las grandes ciudades ya se ha disparado el interés por casas con terraza o estancias al aire libre. Un cambio que, sin duda, marcará la arquitectura de los próximos años.

  1. La rehabilitación de viviendas, una asignatura pendiente en España

Otro de los temas estrella del 2020 ha sido la rehabilitación de viviendas. El objetivo de renovar y rehabilitar energéticamente más de 1 millón de casas se definió antes de la pandemia. Sin embargo, ahora, con las crisis del COVID-19, se ha vuelto fundamental para impulsar la economía del país de una forma sostenible.

En la última década, en España, se han rehabilitado en profundidad aproximadamente el 0,8% de los edificios. Mientras que, en otros países como Francia o Alemania, este porcentaje aumenta por encima del 15% de su parque edificado. Una actividad poco “ambiciosa” en España, según los expertos. ROCKWOOL afirma que “invertir en rehabilitación permitiría disponer de espacios más confortables, saludables y sostenibles, que disminuirían el impacto ambiental”.

De hecho, actualmente, los inmuebles son responsables del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Unión Europea. Así pues, y ante el desafío de la UE hacia la senda de la descarbonización, meta fijada en 2050, España ha anunciado que invertirá 5.300 millones de euros en la renovación y rehabilitación de edificios. Con estas ayudas, el Gobierno pretende reformar casi 500.000 viviendas entre el 2021 y el 2023. La inversión en esta actividad supondrá la creación de empleo en un sector crucial para la economía española, como el de la construcción.

Una medida ideal para promover ¡viviendas más confortables y eficientes!

  1. El nuevo CTE, una medida que no termina de convencer al sector

Seguramente, en los últimos meses, hayas oído hablar de la actualización del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE). Un avance que está alineado con las recientes iniciativas legislativas nacionales y europeas enfocadas a ahorrar energía y fomentar las energías renovables.

Con la modificación del documento, el sector esperaba que éste fuera más exigente en algunos puntos, como, por ejemplo, en los relacionados con la seguridad frente al fuego. Un aspecto fundamental si tenemos en cuenta que, actualmente, debido al uso de materiales combustibles, los incendios en los edificios se propagan entre 5 y 10 veces más rápido que hace 50 años.

Por ello, y pese a la mejora de algunos aspectos relacionados con la eficiencia energética, salubridad, confort y seguridad, los expertos señalan que “ha faltado ambición, ya que existen los mecanismos y herramientas para mejorarlo aún más”.

En definitiva, el 2020 ha sido un año clave para el sector de la edificación que afronta un 2021 lleno de retos.

  • UCI ha elaborado una guía para ayudar a paliar la ‘cuesta de enero’ del año que empieza, un mes en el que a las complicaciones habituales se suman las restricciones por el Covid-19 y las nevadas y heladas, con el precio de la luz en máximos históricos.
  • Entre las principales claves: usar todo lo posible la luz natural, apostar por bombillas LED, contratar una tarifa de discriminación horaria y la potencia eléctrica realmente necesaria, así como hacer un buen uso de dispositivos electrónicos, calefacción y electrodomésticos.

Enero no sólo ha traído el temporal de nieve y frío Filomena, que ha congelado las temperaturas, también un importante aumento del precio de la luz. Concretamente, un 27% más en el precio en tarifa regulada, al pasar de 13,24€ por kilovatio/hora a inicios de 2020 a 16,81€, en los primeros días de 2021, según Facua.

El precio de la luz registró su segundo nivel más alto de la historia el pasado viernes, con 95 euros por megavatio/hora (Mwh). Tras una ligera bajada el domingo, este lunes, 11 de enero, la tendencia vuelve a ser al alza, con un coste medio de 82,45 euros/MWh, especialmente acusada en la franja horaria de las 21-22h. Y, en la jornada del martes, 12 de enero, subirá de nuevo hasta los 84,25 euros el MWh de media, según datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE).

El principal motivo de esta subida se debe al gran aumento de la demanda por las bajas temperaturas y al mayor uso de gasoil y carbón para la producción de electricidad, en detrimento de energías renovables procedentes del sol y el viento, con mayor escasez por las condiciones climatológicas adversas, pero más baratas y sostenibles.

Este incremento afecta a aquellos hogares con tarifa indexada, con un funcionamiento regulado por el mercado mayorista de electricidad –similar a la Bolsa- y con cuantías diferentes cada hora, que hará aún más difícil la ‘cuesta de enero’ para estas familias, que engloban a 11 millones de personas en España. Según Facua, el recibo de la luz para un hogar estándar rebasaría los 80 euros al mes, frente a los 67 euros mensuales de media.

Para conocer la tipología de tarifa eléctrica del hogar, basta con comprobar en la factura de la luz los datos del contrato. En los casos que aparezca ‘tarifa PVPC’ o ‘tarifa regulada’, afectará la mencionada subida del precio de la luz.

Ante esta situación para muchos hogares españoles, UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios), entidad especialista en financiación sostenible de la vivienda, a través de su división Green, ha elaborado una guía con las claves para ahorrar en la factura de la electricidad, sin importar la tipología de tarifa contratada, y así ayudar a paliar la ‘cuesta de enero’ de este 2021.

  1. Luz natural: aprovechar al máximo todas las horas de sol con las cortinas y persianas abiertas para que entre la luz natural. Apagar siempre la luz si no se está utilizando o no es estrictamente necesaria.
  2. Bombillas LED: la tipología de bombillas repercute notablemente en la factura de la luz. Apostar por las de LED en lugar de incandescentes supone un ahorro de más del 80%, pues necesitan mucha menos energía para su funcionamiento y la cantidad de luz que dan es la misma. Además, duran mucho más: de media 9 años, frente al año y medio de las bombillas tradicionales. Igualmente, las bombillas LED son más eficientes y suponen un mayor ahorro que las de tipo halógenas o de bajo consumo.

Otra buena práctica es reducir el número de bombillas por estancias, ya que en muchas ocasiones una lámpara tiene más de las necesarias o hay dos focos de luz muy seguidos. Se pueden eliminar algunas de estas bombillas o, en lugar de dos, utilizar una sola pero más potente, que consume menos.

  1. Prácticas de ahorro en dispositivos electrónicos: cargar la batería al completo y en modo avión, no dejar los aparatos eléctricos en modo standby para reducir así un 10% al año en la factura o sustituir pantallas normales por LCD para ahorrar hasta un 37% de energía son algunos trucos de ahorro en el uso de dispositivos electrónicos.
  2. Potencia real vs contratada: normalmente la potencia eléctrica contratada es mayor a la necesidad real de consumo de un hogar, pagando un coste superior al que realmente se necesita. Por tanto, es recomendable revisar la potencia de electricidad contratada, es decir el número de aparatos que se pueden tener enchufados al mismo tiempo sin que salte la luz. ¿Cómo? Sumando el gasto de todos los aparatos eléctricos del hogar y a partir de esta suma contratar la potencia necesaria. La calefacción eléctrica tira mucho de la luz y necesita entre 1.000 – 2.000W de potencia, aunque si es calefacción de bajo consumo, baja a 400-800W. El horno, la lavadora y el lavavajillas son los electrodomésticos que más potencia necesitan, con 1.200–2.200W, 1.500W y 2.200W, respectivamente.
  3. Tarifa de discriminación horaria: tanto para hogares con tarifa regulada o PVPC como para los que ajustan su factura eléctrica según el mercado libre, es posible contar con las ventajas de discriminación horaria. Se trata de concentrar una gran parte del consumo eléctrico (al menos el 30%) en una franja horaria que va de las 22h hasta las 12h todo el año y desde las 23h a las 13h en verano. Estas serían, por tanto, las mejores horas para poner la lavadora o el lavavajillas, cocinar o cargar los dispositivos electrónicos, y evitar las horas normalmente más caras (14-17h y 21-22h). En los hogares con tarifa PVPC, es mejor concentrar el consumo eléctrico el fin de semana, que suele ser más económico.
  4. Uso eficiente en calefacciones eléctricas: a mayor número de grados, más gasto de calefacción. De media, por cada grado menos se ahorra entre un 7-11% de la energía. La temperatura ideal está en torno a los 19-21 grados y se recomienda no sobrepasar los 16º por la noche. Además, es recomendable el uso de termostatos automáticos de regulación de temperatura, así como vestir en casa con ropa acorde al invierno y no tener encendidos los radiadores de estancias que no se utilicen habitualmente.
  5. Buen uso de los electrodomésticos en la cocina: estos aparatos suponen un importante gasto en la factura eléctrica y con pequeños trucos se puede reducir esta cuantía:
    • No abusar del uso del horno para cocinar, pues es uno de los electrodomésticos de mayor consumo. Cuando se utilice, no abrirlo varias veces porque pierde temperatura y gasta más al tener que calentarse de nuevo.
    • Aprovechar calor residual de la vitrocerámica y el fuego, apagándolo unos minutos antes de que la comida esté lista.
    • Evitar abrir y cerrar el frigorífico con mucha frecuencia y mantenerlo en una temperatura de 5º para refrigeración y -18º para congelación.
    • A la hora de lavar la ropa, poner la lavadora a una temperatura entre 40-60º implica un ahorro del 40%.

La situación climatológica y la pandemia están llevando a pasar mucho más tiempo del habitual en casa, lo que repercutirá en el gasto doméstico. Por tanto, incorporar estos trucos ayudará a reducir la factura eléctrica, hacer más llevadera la ‘cuesta de enero’ y contribuir a la sostenibilidad y eficiencia energética para también beneficiar al planeta.