Entradas

  • La vuelta a las aulas de forma presencial y la mayor cantidad de profesionales trabajando en un modelo híbrido ha influido en la recuperación de la demanda por este tipo de viviendas que se destinan no solo a estudiantes, sino también a profesionales que buscan opciones de vivienda asequible, como compartir piso.

Con el avance de la campaña de vacunación y la vuelta a la presencialidad en las aulas, son muchos los estudiantes que este año se han desplazado nuevamente a sus ciudades de estudio para comenzar un nuevo curso escolar. Con ello, las residencias de estudiantes y pisos compartidos también han notado la vuelta a la normalidad aumentando su demanda para acoger a todos estos estudiantes en diversos modelos y formatos de alojamiento en función de las necesidades y presupuesto de cada alumno. Pero más allá de los estudiantes, estos modelos de vivienda atraen también a otros públicos como pueden ser los jóvenes profesionales que comparten piso para ahorrar gastos.

No cabe duda de que, los alojamientos para jóvenes profesionales y estudiantes están experimentando una gran recuperación gracias la vuelta a las aulas y a la oficina, así sea en formato híbrido. Por ello, desde Instituto de Valoraciones han analizado cómo está siendo la evolución de estos formatos de vivienda:

Pisos compartidos, muy demandado por profesionales y estudiantes y una opción de inversión con
altas posibilidades de rentabilidad

El formato de vivienda compartida es cada vez más común, y no solo entre estudiantes sino también entre jóvenes profesionales. De hecho, si bien es cierto que los precios de los alquileres han experimentado ajustes a la baja en el último año, sobre todo, en las ciudades principales como Madrid y Barcelona, la cantidad que deben pagar los jóvenes que quieren arrendar una vivienda en estas ciudades sigue siendo muy alta, si se compara con la media de los sueldos. Según se indica en el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España, en el segundo semestre del 2020, una persona joven que quisiera alquilar una vivienda en solitario debía destinar el 91,6% de su sueldo a este concepto. Mientras que el coste de compartir piso suponía el 27,8% de sus ingresos.

Así, ante esta situación, queda claro que la formula del alquiler de piso compartido no es una opción destinada únicamente a los universitarios, sino también a un amplio público de jóvenes profesionales asalariados que recurren a este tipo de opciones para poder emanciparse de sus hogares familiares.

Y es que además de este ahorro en costes de alquiler que supone un piso compartido frente a una vivienda en solitario u otros formatos como las residencias de estudiantes, los pisos compartidos son una opción preferida por muchos, pues permiten una mayor libertad y flexibilidad en cuanto a horarios o normas de uso.

De cara a los particulares o inversores, invertir en un inmueble para destinarlo al alquiler de estudiantes o jóvenes en formato de piso compartido, supone una opción con altas posibilidades de rentabilidad. Y los datos lo demuestran, teniendo en cuenta que en el curso 2020-2021, hubo, tan solo en la Comunidad de Madrid, un total de 295.938 matriculados en la Universidad en nivel de grado, ciclo y máster. Y es que de aquellos que estudian en Madrid, se estima que más de un 30% proceden de una comunidad de residencia distinta, según la Estadística de Estudiantes Universitarios (EEU) del curso 2020-2021 publicada por el Ministerio de Universidades. Lo que implica que, al menos el 30% de los estudiantes matriculados necesitan adquirir una vivienda en la que residir
durante sus estudios, y los pisos compartidos, son una de las opciones principales.

Residencias de estudiantes, un formato cada vez más en auge y en el punto de mira de los inversores

El curso escolar 2021-2022 ha traído consigo un boom de las residencias universitarias. Son muchas las ciudades en las que las residencias están llenas e incluso tienen listas de espera. Y es que se presentan como una opción ideal por sus ubicaciones cercanas a los centros de estudios, además de las facilidades que ofrecen para conocer a otros estudiantes y los servicios de comida, limpieza, lavandería o zonas comunes. El auge de las residencias de estudiantes ha sido tal que los grandes inversores tienen la mirada puesta en este formato. De hecho, en el último año se han cerrado importantes transacciones para aumentar el número de plazas existentes en estas residencias y dar respuesta a la demanda que existe.

Se trata de un modelo de negocio que, por un lado, dada su gran demanda, lleva asociado un bajo riesgo como producto de inversión. Y que, por otro, da respuesta a una necesidad permanente como es proveer de alojamiento a los estudiantes que se desplazan a otras ciudades para cursar sus estudios, ofreciéndoles todas las comodidades y facilidades. Tal es el auge de este modelo habitacional que las residencias de estudiantes se encuentran actualmente en el punto de mira de los inversores tanto nacionales como internacionales y, de hecho, en ciudades como Madrid, Barcelona, Salamanca y Sevilla se están ya desarrollando diversos proyectos de nueva construcción
impulsados por grandes operadoras para ofrecer más plazas en estos alojamientos y responder a la demanda.

“En este auge de las residencias influyen, entre muchos otros, dos aspectos principales: en primer lugar, hay que resaltar el interés de estudiantes extranjeros por alojarse en este tipo de viviendas que les permiten mayores facilidades para habituarse a las ciudades y conocer gente, además de mayor flexibilidad en el contrato que en el caso de un piso. Además, hay que tener en cuenta que los intercambios culturales internacionales son cada vez más comunes y que se están recuperando después de la pandemia. Y, por otro lado, la situación actual, que pone más en valor si cabe los espacios amplios y diferenciados en los que desempeñar distintas funciones diarias como el estudio y el ocio, además del cumplimiento de ciertos estándares de higiene, algo que podría también influir
en el aumento del interés por parte de los estudiantes por vivir en este tipo de inmuebles en los que tengan a su disposición servicio de restauración y limpieza, además de zonas comunes para el ocio y el estudio”, así lo explica Mariola Soriano, Research Analyst en Instituto de Valoraciones. No obstante, también se debe tomar en cuenta que la rentabilidad de estos activos depende de ciertos factores como su ubicación, que debe ser cercana a los centros educativos, la calidad de las instalaciones o la cantidad de plazas que ofrezcan.

  • Los usuarios que reservan una habitación a través de Badi tienen una estancia media de seis meses
  • Badi confirma que los usuarios que reservan a través de su plataforma lo hacen a largo plazo para vivir en grandes ciudades.
  • La plataforma ha anunciado recientemente también un nuevo sistema de reservas que ofrece mayor seguridad, trazabilidad y simplicidad en el proceso de reserva de una habitación.

Badi, la plataforma líder en alquiler de habitaciones a largo plazo, ha confirmado hoy que los usuarios que reservan a través de su plataforma lo hacen para estancias de larga duración con una permanencia media de seis meses.

Badi afianza su posición líder en el alquiler de larga estancia en España después de anunciar el pasado mes de octubre la mejora de su sistema de reservas de habitaciones. El objetivo de la plataforma con esta nueva actualización es contribuir a solucionar el problema actual de acceso a la vivienda  dinamizando las grandes ciudades y ofreciendo una solución segura y trazable con un solo clic.

Algunos de los beneficios para los anunciantes, gracias a la actualización del nuevo sistema de reservas son:

  • Cancelación de último minuto – esta nueva política de cancelación protege contra los cambios de última hora. Si la reserva se cancela en el último minuto, el propietario seguirá recibiendo el importe equivalente del alquiler correspondiente a la primera mensualidad.
  • Daños en la propiedad – si el inquilino causa algún daño en la propiedad durante su estancia, Badi proporciona una cobertura adicional a la fianza de hasta 400€, siempre que cumplan todas las condiciones del contrato.
  • Salida anticipada – si el inquilino se muda antes de la fecha acordada, Badi compensará al propietario con hasta un mes de alquiler mientras busca un inquilino nuevo.

Por otro lado, los beneficios para los inquilinos son:

  • Seguridad en el pago – desde la plataforma se transferirá́ el dinero 48 horas después de la entrada del nuevo inquilino, dando un plazo de tiempo al usuario para verificar la habitación e informar de posibles discordancias de la habitación respecto al anuncio.
  • Cancelación de último minuto – si el propietario cancela en el último minuto, desde la plataforma proporcionarán todo el apoyo necesario para encontrar otro alojamiento el mismo día.

Carlos Pierre, Founder y CEO de Badi comenta: “El hecho de disponer de un sistema de reservas de habitaciones 100% online no solo ayuda a los ciudadanos en la búsqueda de un lugar seguro donde vivir, sino que les permite abrirse a nuevas oportunidades que antes no hubieran podido hacer tan fácilmente sin la ayuda de la tecnología.”

“Nuestro objetivo fundacional ha sido siempre colaborar a dinamizar las ciudades; adaptándonos a un nuevo estilo de vida flexible y cambiante marcado por el crecimiento de oportunidades laborales en todo el mundo y la aparición de nuevos modelos y estilos de vida. Badi permite deshacerte de todas las preocupaciones tradicionales derivadas de una mudanza haciendo este proceso seguro, sencillo y trazable a través de su mejorado sistema de reservas de habitaciones. 

“De hecho, las transacciones en todas las verticales  del sector inmobiliario se basan exactamente en las mismas características: confianza y seguridad. Y creemos que con esta actualización, hemos llegado al nivel óptimo necesario para satisfacer esta demanda creciente de nuestros usuarios y simplificando a su vez todo el proceso.”

El perfil que reserva una habitación a través de Badi son jóvenes profesionales con una media de edad de 32 años. Concretamente, más de la mitad el total de usuarios se sitúa entre los 25 y los 35 años de edad.

Barcelona, Madrid y Valencia lideran el top tres de ciudades con más demanda concentrando el 95% del total de reservas de Badi en el mercado español.

En cuanto a nacionalidades de los usuarios, Barcelona sigue siendo la ciudad más internacional de España, con un 30% de usuarios provenientes de toda Europa (Francia, Italia, UK y Alemania principalmente) que han reservado habitación a través de la plataforma. En contraposición Madrid es la ciudad preferida para los españoles con un 55% del total de usuarios.