Entradas

Las reformas o la redecoración de tu oficina te pueden generar estrés

  • La mayoría de las veces se piensa que el estrés solo puede venir del ritmo de vida, el trabajo o las cargas familiares. Sin embargo, muchos profesionales y empresas sienten estrés cuando llega el momento de reformar los espacios de trabajo. Desde Splacing analizan lo que puede generar ese estado en la oficina y cómo combatirlo

La relación entre la realización de reformas u obras dentro de cualquier espacio laboral, ya sea hotel, oficina, industrial o retail y el estrés y ansiedad que pueden generar siempre han ido muy de la mano en el sector de la construcción. Y es que, existen muchos factores que generan esta sensación y desde la buildtech Splacing, la primera plataforma B2B desarrollada por expertos de la arquitectura e ingeniería para pymes y profesionales, ponen la atención en este foco de generación de estrés y detallan cómo trabajarlos para minimizarlos o incluso en algunos casos poder llegar evitarlos.

La gente no es consciente de los múltiples factores que hacen que la reforma o redecoración de un espacio de trabajo pueda generar estrés. Sin embargo, es más habitual de lo que se piensa que un profesional sufra ese estado derivado de buscar profesionales, comparar presupuestos y quedarse con el mejor que se adapte a sus necesidades”, afirman desde la enseña.

En este contexto, desde Splacing analizan los problemas más frecuentes y cómo enfrentarse a ellos.

  • Experiencia/especialización. Muchas veces las personas encargadas de llevar a cabo la gestión o dirección de una obra, sea cual fuera su alcance no son las personas más adecuadas por su perfil técnico. Este desconocimiento inicia una etapa “pre-estrés” en muchos casos antes incluso de la fase de ejecución.
  • Definición del proyecto. Definir un proyecto de reforma es un proceso lento y que requiere de profesionales en función del alcance de la intervención a realizar, (arquitectos, decorador, técnicos de obra…). Y es que cerca del 60% de los proyectos que sus profesionales llevan a cabo están faltos de definición en parámetros tan importantes como acabados, distribución del espacio o incluso factores más relevantes como los materiales a trabajar o incluso presupuesto económico. Estos “vacíos” son elementos altamente peligrosos puesto que no ayudan al buen desarrollo ni finalización de los proyectos.
  • Expectativas. Presentación de 3D, proyecciones, gafas virtuales, hay muchos elementos que nos muestran cómo va a quedar nuestro espacio laboral acabado generando en los usuarios una alta expectativa de finalización en cuanto acabados, o estética, por ejemplo. Sin embargo, a veces el resultado final dista de esa proyección inicial y por tanto a medida que el proceso de la reforma avanza y no es lo que inicialmente habíamos previsto nos genera una sensación de ansiedad y falta de control que acaba provocando ciertos cuadros de tensión en las obras.
  • Tolerancia al cambio: No todas las personas tienen la capacidad de realizar una cambio en su proyecto que implique tener que explicar a sus responsables o equipo de trabajo precisamente ese cambio de ruta, bien fuera en la creación de una nueva sala, eliminación de cierto espacios como zona común o simplemente reducción de una sala de archivo. Muchas veces la falta de comunicación entre equipos internos y la capacidad de explicar y entender por parte de los usuarios y los profesionales esta situaciones resultan siendo una escalada de tensión durante la obra con generalmente un momento de explosión. Siempre es recomendable entender por parte de los usuarios propuestas lanzadas por los profesionales y transmitiéndolas al equipo o responsables de una forma abierta, positiva evitando ocultar o posponer decisiones que posteriormente una vez finalizado el proyecto serán 100% visibles.
  • Tomar conciencia/aceptar. La rutina y el orden de nuestro espacio van a alterarse. Esto significa que por un tiempo vamos a tener que convivir con estresores ambientales que van a afectar nuestros hábitos cotidianos.
  • Conflictividad/negociación. Es necesario intentar en todo momento huir de algo tan frecuente como son los conflictos derivados de diferentes situaciones; cambio de cualquier situación preestablecida, ralentización de la reforma, o errores en la ejecución del proyecto. Antes de generar un ambiente nocivo y tensionado hay que volver a redefinir el proyecto, poner los nuevos límites dejando claro cuáles son y  asumiendo en algunos casos que el 100% de lo previsto no se podrá llevar a cabo.

 

Todos estos son algunos puntos que mejorarán y ayudarán a una correcta definición, dirección y ejecución de cualquier proyecto que cualquier persona tenga que llevar a cabo.

El 70% de los inquilinos españoles acusa a los caseros de alquilar viviendas “descuidadas” y en “mal estado”

  • No hacerse cargo de una reparación (48%), retener la fianza sin motivo (25%), y pedir “pagos en negro” (20%), son algunas de las principales desavenencias entre inquilinos y propietarios. Además, casi 7 de cada 10 arrendatarios acusan a los caseros de alquilar viviendas “descuidadas” y sin las reformas necesarias.
  • 3 de cada 10 inquilinos españoles reconocen haber tenido en alguna ocasión conflictos con su casero y, además, el mismo porcentaje afirma que la razón fue por una subida del precio del alquiler, que llegan a considerar “abusiva e injustificada”.
  • Casi el 50% de los españoles que viven de alquiler confiesa hacerlo por no poder permitirse comprar una vivienda. Y un 64% admite haber tenido dificultades para encontrar un piso.

En la última década el mercado del alquiler en España ha experimentado un crecimiento moderado. Así, entre 2007 y 2017, se han incrementado los alquileres un 3,3%, alcanzando ya los 3,5 millones de viviendas (el 18% del total). Esto es debido, fundamentalmente, a la situación económica, la dificultad de acceso a las hipotecas o el cambio de la propia mentalidad de los españoles, entre otros motivos. La subida de precios y la disminución de la oferta disponible son otros de los inconvenientes que se encuentran a la hora de buscar un piso.

Casi el 30% de los inquilinos españoles reconoce haber tenido un conflicto con su casero por una subida que llegan a considerar “abusiva e injustificada” del precio del alquiler. En este sentido, las disputas entre arrendatarios y arrendadores parecen ser habituales, ya que 3 de cada 10 personas que viven de alquiler en España afirma que ha sufrido, en alguna ocasión, algún conflicto con el propietario de la casa que renta.

No hacerse cargo de una reparación (48%), retener la fianza sin motivo (25%) y pedir “pagos en negro” (20%) son algunas de las desavenencias más comunes entre inquilinos y caseros españoles. Además, 7 de cada 10 arrendatarios españoles acusan a los caseros de alquilar viviendas “descuidadas” y sin las reformas necesarias.

Aunque no es algo habitual, en los casos más extremos, 1 de cada 10 inquilinos ha tenido que acudir a un procedimiento de mediación o arbitraje por desacuerdos con su casero.

Estas son algunas de las principales conclusiones extraídas del informe “Inquilinos vs Caseros. Los conflictos en la vivienda de alquiler en España (2019)”, realizado por la División de Hogar de Línea Directa Aseguradora y basado en una encuesta realizada a más de 1.700 personas de todo el país y que viven en régimen de alquiler.

El 60% de las viviendas en alquiler en España, sin seguro de hogar

A pesar de ser uno de nuestros bienes más valiosos, asegurar la vivienda sigue sin ser una prioridad para los españoles; incluso para quienes deciden poner su propiedad en el mercado del alquiler. De hecho, la División de Hogar de Línea Directa estima que en España hay aproximadamente 2,2 millones de viviendas residenciales alquiladas sin seguro del hogar, lo que supone el 63% del total. Un fenómeno que, quizás, sea debido al desconocimiento que existe en relación al aseguramiento de una vivienda alquilada: el propietario tiende a asegurar la propiedad que alquila (el continente) y el inquilino sus muebles y enseres (el contenido).

Este desconocimiento va más allá y casi el 30% de los inquilinos españoles declara ignorar por completo si la casa en la que viven está asegurada, especialmente los más jóvenes (18-29 años) quienes muestran un menor grado de conocimiento sobre estas cuestiones.

Respecto a la accidentalidad en el hogar, el 23% de los inquilinos afirma haber sufrido algún siniestro estando de alquiler. Los más comunes en estos hogares son los daños por agua o inundaciones (60%), los daños eléctricos (21%) y las roturas de cristales (16%). Asimismo, un 4% de los siniestros en las viviendas de alquiler españolas fueron causados por la típica decoración de Navidad.

Además de los dolores de cabeza que conllevan, estos siniestros también son una importante causa de conflicto. Tal es así, que el 55% de los españoles que viven en alquiler asegura haber tenido problemas con su arrendador por algún siniestro. Entre las razones más frecuentes se encuentra el no tener contratado un seguro del hogar, y así lo asegura 1 de cada 5 inquilinos.

Andalucía, la Comunidad Autónoma con más conflictos

Una de las principales conclusiones de la encuesta realizada por la División de Hogar de Línea Directa es que el 34% de los inquilinos españoles reconoce haber tenido algún problema con su casero.

Ahora bien, no todas las Comunidades Autónomas presentan el mismo grado de conflictividad entre arrendadores y arrendatarios. En este sentido, los territorios con más desavenencias son Andalucía (44%), Galicia (42%) y Extremadura (41%). En el lado contrario se sitúan La Rioja (14%), Navarra (24%) y País Vasco (28%), donde inquilinos y caseros se “llevan mejor”.

Limitar de los precios y más oferta, principales demandas

Según los datos que arroja la encuesta, casi el 50% de los españoles que vive de alquiler lo hace porque no le queda más remedio, al no poder permitirse económicamente adquirir una vivienda en propiedad. Y en esta situación, un 64% admite haber tenido dificultades para acceder al alquiler, ya fuera por el precio del inmueble o por los requisitos exigidos por los caseros.

El pasado septiembre el Ministerio de Fomento publicó el boletín del Observatorio de Vivienda y Suelo, en el que señalaba el precio medio real de alquilar una vivienda en las principales ciudades españolas: 819€ en el caso de Madrid y 769€ en Barcelona. Además, el Banco de España afirma que los precios de los alquileres se han disparado un 50% de media en los últimos cinco años.

¿Qué puede haber causado esta situación? Según los propios arrendatarios, los responsables son: con matices contrapuestos, el gobierno por no limitar los precios o no fomentar la oferta (58%), el auge de los alquileres turísticos (39%) y los propios caseros por querer especular con la vivienda (38%).

Ante este panorama, no es de extrañar que los inquilinos exijan soluciones. Entre sus propuestas, algunas son más intervencionistas como, por ejemplo, pedir mayores ayudas económicas (49%) o la intervención del mercado, regulando los precios (45%); y otras, menos intervencionistas, como proponer una legislación más dura que proteja a los propietarios de morosos (33%).También se dan otras posibles soluciones como aumentar la vivienda pública destinada al alquiler (52%), entre otras opciones.

 

Para Francisco Valencia, Director de Gobierno Corporativo de Línea Directa Aseguradora: “La situación actual en la que se encuentra el mercado de la vivienda de alquiler no es del todo satisfactoria. Por eso, Línea Directa ha querido analizar los principales conflictos que se producen en las viviendas en régimen de alquiler y sus consecuencias en distintos niveles: el aseguramiento o la tensión en los precios de estos alquileres, entre otros”.

Las reformas ecoeficientes del hogar permiten ahorrar hasta un 30% en facturas

  • Aislar correctamente la vivienda, invertir en electrodomésticos con certificación eficiente e instalar dispositivos domóticos son algunas de las medidas para conseguir una mayor eficiencia en el hogar
  • Los hogares españoles gastan en energía 990 euros de media, y el mayor componente de gasto está destinado a la calefacción
  • El 30% de la temperatura de la vivienda se pierde por el tejado

La bajada de temperaturas se ha generalizado en todo el país. En esta época los hogares españoles afrontan el mayor consumo energético del año derivado, en mayor parte, del uso de calefacción. De hecho, el 20% de la energía que se consume en España está destinada a los hogares, según datos de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía). En cuanto al gasto de energía en los hogares, la media por habitante es de 990 euros anuales siendo el principal componente el gasto en calefacción, que representa casi la mitad de todo el consumo (47%). Según datos internos de Nemuru, la primera fintech que origina préstamos online para que los profesionales de las reformas ofrezcan financiación a sus clientes en el punto de venta, las reformas ecoeficientes del hogar permiten ahorrar hasta un 30% de media en facturas, lo que supone casi 300€ al año*.

La concienciación ecológica de los ciudadanos ligada con la eficiencia energética, así como la búsqueda de un mayor confort en el hogar han hecho que las reformas ecoeficientes se hayan incrementado en los últimos años”, afirma Pere Monràs, CEO y cofundador de Nemuru. “Reformar en invierno implica invertir en la vivienda para conseguir un hogar más cálido y eficiente energéticamente. Cambiar las ventanas con doble acristalamiento, aislar térmicamente la vivienda, instalar una caldera de condensación y utilizar dispositivos domóticos hacen que el ahorro para el usuario sea significativo en la factura”, señala Monràs.

6 consejos para proteger la vivienda del frío durante este invierno

 

Calefacción

 

El 99% de las casas pueden sufrir pérdidas de calor debido a un aislamiento térmico insuficiente. Con un parque inmobiliario altamente envejecido en España, es habitual que las viviendas tengan diversas carencias y las fugas de calor son comunes en puntos de la fachada, ventanas o tuberías. Una de las medidas a tener en cuenta es el cambio de una caldera tradicional por una caldera de condensación. “Este tipo de sistemas de calefacción ahorran energía y gastan menos -hasta un 30% en la factura de gas- y reducen hasta en un 26% las emisiones de gases contaminantes. El coste de la caldera de condensación es de unos 1.800 euros”, afirma Albert Jané, director técnico de Aquí tu Reforma, red líder de franquicias de reformas y partner de Nemuru.

 

Techo y tejado

 

El 30% de la temperatura de la vivienda se pierde por el tejado. Las reformas integrales para mejorar el aislamiento de las viviendas, ya sea en comunidades de vecinos o en casa unifamiliares, implican realizar obras de acondicionamiento en la parte superior de las viviendas. Una manera eficaz de aislar el techo es utilizar capas de diferentes materiales como poliestireno expandido fijados a la cubierta. Por su parte, la lana mineral es otro material útil para aislar los techos, puesto que tiene componentes aislantes acústicos e ignífugos además de ser un material capaz de salvaguardar bien los cambios de temperatura.

 

Aislamiento térmico

 

Instalar burletes en las puertas y ventanas o sellar los marcos son algunas de las medidas más básicas que se pueden tener en cuenta a la hora de mejorar el aislamiento de una vivienda. Para la fachada exterior, en caso de que la vivienda solo tenga un muro, se puede incorporar unas planchas de yeso laminado e incluso incorporar porexpan entre el muro y la pared para evitar las fugas de calor. Y con el fin de evitar la condensación de agua, otra medida es incluir láminas de aluminio.

 

Domótica para la gestión inteligente de la vivienda

 

La incorporación de elementos domóticos en el hogar permite gestionar de forma eficiente y a distancia elementos como electrodomésticos, calefacción o iluminación. Estos aparatos inteligentes permiten monitorizar los consumos y tener un control real sobre el gasto. Por ejemplo, con los enchufes inteligentes, que permiten controlar el apagado y encendido de cualquier aparato que conectamos a ellos, se puede ahorrar hasta un 10% en electricidad.

 

Suelos

 

El suelo es otra de las zonas donde se pierde gran parte de calor. Los elementos más aislantes son las tarimas de madera que, además, hacen el hogar más confortable y acogedor. Otra opción es instalar una calefacción con suelo radiante que reparte el calor de manera eficiente por todo el hogar. Este tipo de calefacción con suelo radiante necesita alcanzar una temperatura de 29 grados, mientras que los radiadores convencionales precisan ser calentados más (65-75 grados), por lo que este sistema permite ahorrar un 20% respecto a otro tipo de técnicas.

 

Electrodomésticos de bajo consumo

 

Usar electrodomésticos con alta eficiencia energética favorece al medio ambiente y contribuye a ahorrar de manera significativa en la factura de la luz. Frigorífico, lavadora, secadora, televisor, horno, vitrocerámica, lavavajillas y microondas, son los electrodomésticos que más gastan, de mayor a menor medida. Las etiquetas energéticas vienen delimitadas por la A a la G, de mayor a menos eficiente. La clase A+++ es la más eficiente y permite ahorrar al mismo tiempo que se cuida el planeta haciendo un menor uso de los recursos.

Existen otras acciones que se pueden realizar en casa para ahorrar como reemplazar las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo o led, poner alfombras y cortinas para absorber puntos fríos, utilizar grifos eco o cisternas con doble descarga para ahorrar agua, siendo conscientes de que es un bien escaso”, concluye Albert Jané

Tendencias en reformas: Espacios abiertos y multifuncionales, luz natural y materiales sostenibles

  • Las casas se reforman con algunos objetivos definidos: atender invitados, ser respetuosos con el ambiente u obtener la mayor cantidad de luz posible.
  • Toman protagonismo conceptos como Smart Homes (casas inteligentes) u Open
    Spaces (espacios abiertos).

La reforma de un inmueble hacia una apariencia más actualizada y moderna puede traer beneficios como la revalorización del inmueble y el llamamiento de posibles compradores. Aunque la reforma integral de una vivienda de 90m2 cuesta aproximadamente 26.000€, según estima la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Material de Construcción (Andimac), esta inversión puede aumentar su precio hasta un 20%, siempre variable según la inversión y la transformación que se haga.

Existen diversos tipos de reforma en función del capital con el que se cuente, el estado original en el que esté la casa, el trabajo que se esté dispuesto a hacer y el concepto de vivienda que se quiera conseguir en función del estilo de vida, género y edad de sus habitantes. Los expertos del portal inmobiliario Vitrio recomiendan 10 reformas sencillas y asequibles para revalorizar una vivienda transformándola en un entorno más cómodo, eficiente y atractivo:

  1. Ventanas aislantes para ahorrar en electricidad y reducir ruidos. Contar con ventanas aislantes es un factor que aporta mucho valor pues cumple triple función: ahorro energético, reducción de ruidos y mejora de estética. El ahorro de electricidad y un certificado energético de mayor puntuación, ayudará a la hora de poner una vivienda en el mercado. Integrar persianas de aluminio es un factor que, en verano, permitirá mantener las viviendas más frescas y reducir costes en sistemas de ventilación.
  2. Baños tipo suite y adaptados al número de estancias. Se debe contemplar la adaptación de baños al número de habitaciones, lo que traerá una gran revalorización, sobre todo, en el mercado del alquiler de pisos compartidos. Una buena opción es instalar baños tipo suite en las propias habitaciones, o en caso de que no se disponga de tanto presupuesto o espacio, se podrían instalar aseos según el número de estancias
    como valor añadido y diferencial de la vivienda.
  3. Ubicar las zonas comunes hacia la orientación sur para disfrutar de más luz solar. Cualquier reforma que se haga con el objetivo de aportar más luz natural aumentará el atractivo de la vivienda. Los más jóvenes son muy propensos a reformar sus inmuebles al instalarse en las zonas del centro de las ciudades donde las viviendas suelen ser antiguas y dan especial valor a las zonas comunes y de ocio de sus casas. El comedor, el salón y la cocina son las áreas que, a la hora de distribuir la vivienda, se ubicarán hacia la orientación que más luz solar reciba. En Madrid, por ejemplo, la orientación sur recibe sol durante todo el día, por lo cual es perfecta para mantener buena temperatura en las estancias, aunque en verano, será necesario proteger la entrada solar para controlar el calor.
  4. Nuevos suelos, nuevo hogar. Los suelos de una vivienda entran por los ojos del visitante y definen el aspecto general del inmueble. Suelos claros y frescos como el parquet o las tarimas laminadas son perfectos para las habitaciones mientras que materiales como cerámicas o azulejos son más convenientes para baños y cocina. El suelo de vinilo se presenta como una nueva alternativa a la madera pues es un material resistente, hipoalergénico y aislante de ruidos.
  5. El comedor ahora se ubica en la cocina camuflada. Las cocinas han ido quitando protagonismo a otras áreas de la casa y la tendencia se dirige hacia espacios abiertos y conectados. Es común integrar barras o islas a estos espacios para hacer más fácil el entretenimiento de invitados; al igual que esconder los electrodomésticos integrándoles dentro del propio mobiliario, camuflando así el concepto cocina como espacio de ocio. Aunque esta reforma suele implicar un importante desembolso económico, es un factor
    que aporta mucho a la apariencia y la utilidad de la vivienda.
  6. Open concept, la tendencia americana que llega a Europa. Los open spaces son la clave para hacer que, en viviendas pequeñas, los espacios parezcan más amplios. El modelo de construcción de pasillos con puertas que desembocan en un salón se ha quedado obsoleto. Ahora, los espacios como el “open kitchen”, que implica juntar el salón-comedor en la misma área que la cocina, se convierte en tendencia en las viviendas más nuevas. A veces implica una reforma de distribución complicada, pero en otros casos solo es necesario quitar paredes de yeso.
  7. El gotelé es cosa del pasado. Una reforma sencilla y de bajo presupuesto que aporta valor a la estética de la vivienda es eliminar cualquier tipo de acabado rugoso que pueda haber en las paredes, dejando paredes lisas y con colores neutros. Se pueden agregar elementos diferenciadores como un papel pintado o detalles con ladrillo o piedra de la estructura original, que pueden transmitir un aire contemporáneo y moderno.
  8. Las instalaciones eléctricas y bajantes también necesitan actualización. Aunque sean elementos que no se ven a simple vista, es muy importante rehabilitar los sistemas eléctricos y de agua para lograr mayor eficiencia energética y evitar posibles problemas que pueda traer como consecuencia la falta de mantenimiento.
  9. ¿Espacio libre? Úsalo para almacenamiento. El espacio nunca sobra, y esto lo aprecian especialmente las familias que necesitan almacenamiento adicional para guardar los enseres de sus hijos u objetos de ocio estacional. Los armarios empotrados son la mejor solución para crear espacios de almacenamiento utilizando la menor proporción de espacio útil de la vivienda. Lo ideal es aprovechar las esquinas, pasillos, techos altos y otros espacios para almacenamiento de sábanas, toallas, herramientas y cualquier otro elemento que no se use a diario.
  10. Smart homes, el elemento diferencial. Aunque no es una de las prioridades a la hora de hacer una reforma, equipar una casa con elementos de domótica, así sean básicos, es un valor añadido muy apreciado por los interesados en la vivienda, sobre todo, entre los millennials (jóvenes alrededor de 25-35 años) y los fanáticos de la tecnología. Se puede comenzar por montar un sistema eléctrico que permita regular la intensidad de la luz y programar la calefacción o instalar persianas eléctricas. Estos pequeños gadgets harán
    que la vivienda sea más atractiva.

Andimac y Nemuru se asocian para aumentar un 50% los ingresos de los profesionales de la reforma

La Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), y Nemuru, la primera plataforma de intermediación financiera que genera y administra préstamos 100% online, han unido fuerzas para ayudar a los profesionales de la reforma a incrementar un 50% sus ingresos a través de la financiación online de sus clientes.

Fruto de este acuerdo, más de 1.200 empresas españolas vinculadas a esta organización tendrán acceso a una financiación inmediata, flexible y personalizada en el punto de venta, tanto profesionales como particulares. Además, esta herramienta crediticia online no sólo repercutirá en los negocios aumentando el ticket medio, sino que también impulsará en un 30% el volumen de clientes.

En este contexto, en el que tres de cada 10 tiendas especializadas en materiales de construcción se ven desafiadas por las grandes superficies y los gigantes tecnológicos, según un estudio de Andimac, la Fintech y la patronal de la reforma han unido esfuerzos para ayudarles a escalar sus negocios.

De esta manera, los clientes profesionales de las empresas de distribución, así como las propias compañías, podrán contar con beneficios en los servicios de intermediación financiera de Nemuru, que les permitirá ofrecer planes de financiación a sus clientes –incluso al 0% de intereses y sin comisiones –, para que estos puedan adaptar los pagos al plan que mejor se adecúe a sus posibilidades.

Nemuru ofrece préstamos personales de hasta 20.000 euros a devolver hasta en 36 meses. Por medio de un análisis de riesgo de cada cliente, se genera el mejor crédito, a un precio competitivo; de manera que el profesional anticipa el cobro total o parcial de forma inmediata y se puede centrar en prestar sus servicios sin necesidad de estar pendiente de los cobros.

Según el CEO de Nemuru, Pere Monras, “se trata de un proceso en el que no hay que presentar nóminas ni completar formularios interminables. La plataforma les ayuda a escalar su negocio gracias a la posibilidad de cerrar más presupuestos y de mayor importe promedio, y sin coste operativo para ellos”.

Andimac estima que la reforma integral de una vivienda cuesta de media unos 26.000 euros

  • La patronal informa de que las obras más costosas y frecuentes son las de los baños y cocinas, llevándose casi la mitad del presupuesto

Recuerda que una reforma revaloriza las casas en torno al 20% y permite obtener hasta un 30% más de renta de alquiler

Andimac estima que, de media, la reforma integral de una vivienda -de 90 metros cuadrados- cuesta unos 26.000 euros, de los que en torno al 60% corresponderían a los materiales de construcción y el restante 40%, al pago de la mano de obra; según la primera edición del “Reformar por el Precio Justo”, un estudio en el que la patronal desglosa detalladamente el coste de mantener una casa en buen estado de confort y salubridad.

Andimac informa de que las actuaciones más caras son las que se realizan en cocinas y baños, estancias que requieren desembolsos de unos 5.700 y 5.400 euros, respectivamente. Es decir, las reformas que al mismo tiempo son más frecuentes, como éstas, acaparan casi el 49% del presupuesto total sin aplicar el IVA correspondiente.

Por otra parte, las más baratas son las que se acometen en dormitorios y otras zonas, como el recibidor o las terrazas; costando cada una de ellas en torno a los 1.600 euros. Asimismo, del informe también se desprende que la factura de las reformas de salones y comedores, de media, escala por encima de los 3.500 euros, es decir, más de un 15% del total desembolsado.

Una cantidad que incluso supera el montante de lo que costaría reformar las zonas del exterior de la vivienda, obras que a su vez casi duplican el precio de las que se ejecutan en las estructuras de las casas, a las que se dedican unos 1.700 euros o, lo que es lo mismo, el 7,5% del presupuesto.

El informe de Andimac muestra que las reformas bien hechas no sólo contribuyen a mejorar la calidad de vida en los hogares sino que además revalorizan las casas hasta un 20%. Sin embargo, esta revalorización no es el principal motivo que lleva a los españoles a mejorar sus viviendas, ya que más de la mitad de las obras se realizan por criterios estéticos y por la búsqueda de un mayor confort.

No en vano, el estudio “Reformar por el Precio Justo” también señala que por una vivienda reformada se puede obtener hasta un 30% más de renta. De ahí, la importancia de valorar el estado de mantenimiento de los inmuebles en el sistema estatal de índices de referencia del precio del alquiler que debe elaborar el Gobierno, de acuerdo al Real Decreto de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler.

Pero tan cierto es que en el 70% de las viviendas que se compran se realizan, antes o después, obras de mantenimiento y mejora; como que actualmente en España apenas se reforman cuatro casas de cada 100.

La patronal lamenta que en nuestro país no exista un culto hacia el estado de las viviendas, a diferencia de lo que ocurre con los coches, a cuyo cuidado y mantenimiento los españoles dedican el 5% de su presupuesto familiar, pese a permanecer cerca del 90% de su tiempo estacionados. Mientras tanto, sólo destinan el 1,5% de la renta a la mejora de sus hogares, donde cada vez se pasa más tiempo.

Con el objetivo de incentivar la reforma y garantizar un crecimiento sostenible del sector de la construcción, Andimac propuso recientemente 10 medidas al nuevo Gobierno. Entre ellas destaca la rebaja al 10% del IVA de los materiales de construcción, siempre y cuando representen menos del 40% del valor del trabajo; la recuperación del IRPF por reformar la vivienda habitual; la creación del Código Técnico de la Reforma (CTR); o el impulso del Asesor Técnico en Reforma, entre otras.

Según el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, “reformar es invertir. Más que como un gasto, la reforma de un inmueble puede concebirse como una rentable inversión, tanto en términos económicos como de confort y de calidad de vida”.