Entradas

  • • Congelación de tuberías, desplome de infraestructuras dañadas y problemas de accesibilidad son los principales problemas identificados por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE)
  • • El CGATE recuerda que hay pequeños gestos que pueden evitar grandes problemas en los edificios y que sirven para combatir las heladas. Otros como la ventilación de nuestros hogares no deben olvidarse pese a las bajas temperaturas.

Tras la histórica nevada que todavía está recorriendo España, la borrasca “Filomena” está ya provocando un acusado desplome de las temperaturas que puede seguir causando problemas para los ciudadanos.

Los edificios no son inmunes a una bajada tan radical de las temperaturas y pueden registrar problemas de difícil solución ya que, en estos momentos, es prácticamente imposible que un profesional pueda desplazarse para solucionarlos.

Ante esta situación, el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) ha querido recordar a los ciudadanos algunos gestos que pueden hacer para prevenir problemas en sus hogares.

1.- Pese al frío hay que ventilar nuestros hogares. Las bajas temperaturas no pueden eximirnos de ventilar nuestros hogares, aunque sea de forma muy rápida. Las conclusiones preliminares de un estudio en el que está trabajando el CGATE indican que las concentraciones de CO2 pueden ser nocivas para los habitantes de una vivienda a las cuatro horas en espacios pequeños y cerrados.

2.- El aislamiento térmico es la mejor solución para evitar el frío en el interior de los hogares y dotarlos de eficiencia energética. Pero si nuestra vivienda no cuenta con él, ante la ola de frío polar, podemos colocar burletes en puertas y ventanas que evitarán que el aire y el frío se cuelen en el interior de las viviendas. Las alfombras y cortinas también nos protegerán de la desagradable sensación térmica que provocan las heladas.

3.- Se recomienda abrir los grifos cada poco tiempo para evitar la congelación de las tuberías. También es recomendable dejar un pequeño goteo que prevendrá la congelación del agua en el interior de las tuberías y cañerías.
4.- Atención a las llaves de paso. Los aparejadores y arquitectos técnicos recuerdan que antes de que se produzca un problema tengamos bien localizada la llave de paso por si hubiera escapes de agua tras la congelación o rotura de una tubería.

5.- También, en viviendas unifamiliares con sistemas de riego hay que tomar la precaución de vaciar las conducciones de agua para evitar problemas de congelación. Para las tuberías que transcurren en el exterior del edificio o sistemas de riego por goteo, el CGATE recomienda que se protejan con un material específico para el aislamiento de tuberías. “Si no tenemos en nuestros hogares los materiales más adecuados y ante la imposibilidad de acceder a puntos de venta, lo importante es que “abriguemos” las tuberías con cualquier material a nuestro alcance. Con cinta aislante y papel de periódico podremos salir del paso”, asegura Alfredo Sanz Corma, presidente del CGATE.

6.- Pero si los grifos dejan de funcionar de forma súbita, es posible que las tuberías ya se hayan congelado. Ante esta situación es fundamental no tratar de descongelarlas con agua caliente, ya que podrían reventar. “Es mucho más aconsejable y, siempre que las tuberías estén a la vista aplicar calor seco como el de un secador de pelo”, aconseja Alfredo Sanz.

7.- Otra de las recomendaciones es llenar envases o cubos con agua que nos pueda servir para las necesidades básicas en el caso de que una tubería se congele o los cortes de aguas se prolonguen.

8.- En el caso de que la tubería haya reventado, la primera de las recomendaciones es cerrar la llave de paso, apagar los calentadores de agua y poner cubos o protecciones plásticas, si es posible, donde se haya producido la rotura.

La accesibilidad de los edificios también puede verse comprometida por el hielo

9.- El acceso a los edificios es otro de los grandes problemas que pueden originarse por las heladas. En su libro, “Las 7 llaves para un edificio saludable», el CGATE explica que para que una vivienda sea accesible no debe haber diferencia de nivel entre la acera de la calle y el interior del portal”. Pero con la llegada de las heladas las rampas que solucionan los problemas de accesibilidad pueden convertirse en un auténtico peligro. Los aparejadores recomiendan que las comunidades de vecinos intenten despejar la nieve de los accesos al portal antes de que esta se hiele y se arroje sal para evitar la formación de hielo que puede provocar peligrosos resbalones.

10.- En el interior de los portales o el acceso a ascensores y escaleras puede esparcirse serrín o colocar unos cartones para que el hielo derretido no provoque caídas.

11.- Las calderas modernas disponen de termostatos que las protegen de posibles heladas, pero hay que tener cuidado de proteger las calderas más antiguas si las temperaturas son extremas, si estas instalaciones están en terrazas o tendederos necesitarán mayor protección.
12.- Ojo con estufas y braseros. Aunque son fuentes rápidas de calor, cada año suelen registrarse numerosos percances asociados a su mala combustión que generan gases tóxicos y al riesgo de incendios.

Estos consejos nos ayudarán a pasar esta ola de frío pero el principal consejo que el CGATE quiere ofrecer es que los ciudadanos rehabiliten sus hogares con patologías o carencias para prepararlos frente a estas contingencias. “Como en el resto de circunstancias, para nuestros edificios también es más importante prevenir que curar”, asegura Alfredo Sanz, “un correcto aislamiento térmico, la revisión y sustitución de instalaciones, el mantenimiento correcto del edificio y sus accesos, nos ayudarán a contar con edificios seguros y resistentes frente a cualquier contingencia”, concluye.

  • Greenmociónate llama a la concienciación para un futuro inmobiliario sostenible y eficiente en España.
  • El encuentro virtual, organizado por UCI y SIRA y celebrado el jueves 19 de noviembre, ha tenido como objetivo ayudar a los agentes inmobiliarios a liderar la transición ecológica de las viviendas en España.
  • En cuanto a los elementos clave para una eficiencia energética, el uso de energías renovables como la fotovoltaica, biomasa, la aerotermia o la geotermia, así como la necesidad de mejora de la envolvente de los edificios o la aplicación de la domótica en el hogar fueron los más mencionados. 

UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios), entidad especialista en la financiación sostenible de la vivienda, y su área de desarrollo para profesionales inmobiliarios, SIRA, celebraron Greenmociónate durante toda la jornada del 19 de noviembre: un encuentro virtual enfocado en ayudar a los agentes inmobiliarios a ser líderes del futuro, que pasa por la transición ecológica de las viviendas en España y el fomento de la rehabilitación y la creación de inmuebles más eficientes, saludables y sostenibles. En definitiva, una jornada para la concienciación en el ámbito Green Inmobiliario.

Sobre la situación actual del mercado inmobiliario a raíz de la pandemia, Roberto Colomer, director general de UCI, ha apuntado en clave positiva “los profesionales inmobiliarios tienen una gran oportunidad puesto que el actual contexto pone de manifiesto que no son necesarios grandes espacios de oficinas infrautilizados para seguir trabajando. Hemos pasado del teletrabajo al working anywhere, y eso muestra una gran oportunidad para la compraventa de viviendas que dejarán de ser únicamente turísticas”.

Durante Greenmociónate, Ricardo Pedraz, de AFI (Analistas Financieros Internacionales) ha señalado también cómo el sistema financiero apuesta cada vez más por el Green y ha apelado a la necesidad de “un lenguaje común para las finanzas sostenibles para definir qué es y no sostenible e identificar las áreas en las que esta tipología de inversión puede tener impacto”.

 ¿En qué punto se encuentra la certificación energética de los inmuebles en España?

Durante Greenmociónate se ha puesto encima de la mesa la información real que hay sobre la eficiencia energética de los inmuebles en nuestro país. España cuenta con un parque inmobiliario muy envejecido, con una antigüedad media de 45 años. Además, “la mitad de los edificios se construyeron antes de la obligación de instalar aislamientos térmicos en las viviendas”, según apuntó Benito Pérez, de Reformador.

A lo que hay que sumar, de acuerdo con los expertos participantes en Greenmociónate, la necesidad de unificar medidas, normativas y herramientas para la certificación energética. En este sentido, Benito Pérez señaló que “los ciudadanos no son conscientes de las carencias energéticas de las viviendas. Más de 1,2 de millones de inmuebles deberán rehabilitarse antes de los 2030 y siete millones tendrán que ser renovadas antes de 2050”.

De hecho, la certificación energética todavía tiene un alto potencial de mejora, concretamente en un 85% de edificios en España, según sentenció en su participación en Greenmociónate Belén López, de ASECENER, al asegurar que “21 millones de viviendas siguen sin evaluación energética y solo cuenta con esta certificación un 12%”. Y, entre las que sí cuentan con certificación, “el 51% sigue correspondiendo a la categoría E y el 85% al E, F, G”.

En paralelo, todavía es habitual que exista poca información sobre la certificación energética de la vivienda en nuestro país. De hecho, de acuerdo con Daniel del Pozo, director de Idealista Data, únicamente 3 de cada 10 anuncios de venta de inmuebles y un 37% de viviendas en alquiler a través de su portal cuentan con esta información. Algo que es más común en el norte de España, especialmente en Cantabria, Euskadi, La Rioja y Cataluña, en gran parte por la obligatoriedad en estas regiones de incluir esta información para el trámite de las operaciones inmobiliarias.

No obstante, el valor de los inmuebles con certificación energética sí aumenta, especialmente en el caso de la compraventa, según afirmó Del Pozo, a la vista de la información de los anuncios de Idealista. Pero no es fácil la tasación de estos inmuebles en función de la eficiencia energética. Como compartió Germán Barrios, de la Asociación del Análisis de Valor, los certificados de eficiencia energética que podrían ayudar a cuantificar el valor de un inmueble no siempre se realizan con el grado necesario de rigor y, a veces, las sociedades de tasación no disponen de ellos”.

Sin embargo, Barrios apuntó un mejor pronóstico: “la normativa europea sobre eficiencia energética y la necesidad de las entidades financieras de disponer de estos datos para evaluar sus riesgos llevarán a las sociedades de tasación a tener esta información energética con rigor”. En este sentido, Barrios también señaló su visión de que a corto-medio plazo, la UE y los gobiernos nacionales darán incentivos para hipotecas verdes y penalizarán las viviendas con nula certificación energética.

Por su parte, sobre la falta de información en certificación energética, Miguel de la Quadra-Salcedo, de Global Valuation, afirmó que se trata de “reeducar el mercado. No hay que quedarse con la letra del certificado. Hay que ir más allá. Los inmuebles hay que entenderlos como un conjunto de las cualidades”.

En esta línea, Ismael Kardoudi, director de Estudios de Fotocasa, también sentenció que “falta mucha información. Estamos en un momento donde la concienciación es fundamental. Es clave que todos los profesionales y actores del Green Inmobiliario se involucren en dar importancia a las viviendas verdes”.

Una opinión compartida por Ferrán Font, director de Estudios de Pisos.com, que puntualizó que “las Administraciones Públicas van a forzarnos a la eficiencia energética. Es un reto y un compromiso. Todos somos responsables de explicar al sector la importancia de esta información energética porque a corto plazo va a ser clave a la hora de interesarse o no por una vivienda”.

¿Qué supone tener una vivienda con eficiencia energética y qué elementos son necesarios?

Hablar de eficiencia energética es sinónimo de mejora del confort del hogar, de ahorro en las facturas, de sostenibilidad, de operaciones inmobiliarias Green, de una mayor revalorización del inmueble, de más rentabilidad, de ayudas y subvenciones a favor de la sostenibilidad y eficiencia y de bonificaciones y mejoras en el tipo de interés. En definitiva, todos los expertos participantes en Greenmociónate han concluido que el presente y futuro del sector inmobiliario pasa por el Green.

En palabras de Javier Torremocha, director del canal reformas y rehabilitación de UCI, “la vivienda es la tercera causa de emisiones de CO2, tras el Transporte y la Industria. El sector inmobiliario debe contribuir a esa reducción del consumo por el medio ambiente, el ahorro, la salud y la calidad de vida”.

Así, Catia Alvés, responsable del proyecto Green de UCI, planteó el reto de hacer del Green inmobiliario “una apuesta clave para la recuperación económica, más a raíz de la pandemia de la Covid-19, no solo en España sino en toda Europa”. En su participación, aseguró que “apostar por la sostenibilidad será hacerlo por el futuro. Por eso, en UCI hemos creado nuestro propio proyecto Green en los últimos años”.

El marco de Greenmociónate ha servido también para visibilizar qué elementos hacen que una vivienda sea más sostenible, eficiente y saludable. Entre los principales aspectos destacados, se encuentran:

  1. Domótica para apertura de persianas: el Código Técnico de la Edificación, que se aplica desde junio de 2020, recomienda para edificios nuevos y renovaciones de más del 25% de la superficie de la fachada protecciones solares móviles activas. Es decir, automatización y monitorización de persianas y toldos, que permite asegurar un buen uso de estos aislamientos a favor de la eficiencia energética, según explicó Juan Villar, arquitecto técnico de Project Business de SOMFY. Se trata, por tanto, de un paso hacia la construcción de hogares inteligentes a favor del ahorro.
  1. Envolvente del edificio:el edificio tiene una piel y tenemos que ponerle un abrigo”, recordó David Mimbrera, de SERYMA, que además aseguró que “un buen aislamiento térmico contribuye a un ahorro del 60%, del gasto de calefacción, en concreto más de 150 euros mensuales”. Asimismo, subrayó cómo una buena envolvente puede ayudar a mejorar la salud por la reducción del moho y las humedades, contribuyendo a reducir las enfermedades autoinmunes, los problemas en el sistema inmunológico o del sueño, la fatiga, las migrañas o el dolor de articulaciones. Dentro de la parte envolvente del edificio, las ventanas representan uno de los elementos más esenciales porque, como apuntó en su participación Albert Jané, de Aquí tu Reforma, “es el punto débil de las fachadas, a nivel acústico, térmico y de seguridad, sobre todo en edificios antiguos. Por tanto, apostar por el cambio de ventanas ayuda mucho a la eficiencia energética”.
  2. Uso del aire para calentar la casa de manera eficiente: Elías García, de GI Energy, compartió con los asistentes a Greenmociónate su experiencia sobre la aplicación de la aerotermia y la geotermia a los sistemas de calefacción. Según recordó, la calefacción supone el 46% del gasto energético de un hogar. Una cuantía que podría reducirse al apostar por estos sistemas de energías renovables basados en el aire, que permiten un ahorro de hasta el 85% en la factura. A esta ventaja, se suma las reducciones de emisiones de CO2 y del ruido, la eliminación de combustibles y la obtención de una certificación energética alta. Además, García subrayó que “estos sistemas son aplicables a obra nueva y también a reformas de cualquier tipo de edificios, incluso históricos. Y que una sola instalación permite el abastecimiento de varios inmuebles, pagando cada uno de ellos acorde a su consumo”.
  1. Energía fotovoltaica: se trata de una tecnología rentable por sí misma, como ha apuntado en Greenmociónate José San Frutos, de Contigo Energía, que invitó al uso de las cubiertas de la comunidad para colocar placas fotovoltaicas para su aprovechamiento en zonas comunes y particulares del inmueble. Para su instalación, San Frutos recordó la importancia de contar con espacio y zonas sin sombras y la posibilidad de recurrir a bonificación del IBI y de algunas ayudas que proporcionan la mayoría de las CCAA.
  2. Biomasa: es una energía sostenible, renovable, barata y disponible en cualquier momento. Así la definió Juan Jesús Ramos, de la Asociación Española de la Biomasa, quien apuntó que “en España casi un 4% de viviendas tiene calefacción por este sistema, que permite un ahorro por hogar de un 23% al año”.

 

 

  • Greenward Partners publica el manifiesto Rehabilitar el Futuro, para promover la rehabilitación energética de edificios como motor de la recuperación y de la lucha contra el cambio climático.
  • Esta iniciativa cuenta con la participación de A3E, ANESE y GBCe, que representan a más de 500 empresas del sector.
  • El 80% de los edificios en España es ineficiente y es responsable del 40% del consumo de energía y de un tercio de las emisiones de CO2.

Greenward Partners, la primera empresa de activación de capital ecológico en España, ha hecho público hoy un manifiesto, al que se han adherido las principales asociaciones del sector de la eficiencia energética en la edificación y en el que se insta a las Administraciones Púbicas a adoptar veinte medidas que permitan aprovechar todo el potencial de la rehabilitación energética de los edificios como motor de la recuperación económica y como herramienta para la lucha contra el cambio climático.

Además de Greenward, el manifiesto, que tiene como lema Rehabilitar el Futuro, cuenta como primeros firmantes con la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos (ANESE), la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3e) y Green Building Council España (GBCe), que aglutinan a medio millar de empresas, asociaciones profesionales y empresariales, centros de investigación, instituciones académicas y centros tecnológicos, entre otros, de toda la cadena de valor del sector de la eficiencia energética en la construcción y rehabilitación de edificios.

Rehabilitar el Futuro propone al Gobierno desarrollar 20 líneas de actuación, encabezadas por el reconocimiento de la eficiencia energética de los edificios como un interés general prioritario en la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 19 de mayo y que ahora comienza su tramitación parlamentaria.

La eficiencia energética es la primera fuente de energía sostenible en el mundo y un 30% de dicho potencial se esconde en los edificios. El parque inmobiliario es uno de los elementos que más contribuyen al calentamiento del planeta y a la contaminación: es responsable del 40% del consumo de energía final y de un tercio de las emisiones de CO2.

En España, el 80% de los edificios es ineficiente en términos energéticos (certificación energética E, F o G). Asimismo, más de la mitad del parque edificatorio tiene más de 40 años y es anterior a la introducción de cualquier normativa en materia de aislamiento energético.

La rehabilitación energética de edificios genera de forma inmediata un volumen importante de puestos de trabajo -que, además, no se pueden deslocalizar-, al tiempo que reduce las emisiones y mejora la calidad de vida de los ciudadanos. El plan de rehabilitación anunciado por el Gobierno español antes de la epidemia del coronavirus contemplaba la necesidad de movilizar 45.000 millones de euros en ahorro y eficiencia energética para renovar, entre otras tipologías de inmuebles, 1,2 millones de viviendas y crear entre 42.000 y 80.000 empleos cada año hasta 2030.

De todas las líneas de actuación en la lucha contra el cambio climático, la rehabilitación energética es la que mayor número de puestos de trabajo genera por cada millón de euros invertidos (entre 24 y 27 empleos creados y mantenidos al año, según la CEOE).

Por su parte, la primera prioridad de la política de recuperación económica de la Unión Europea es lo que la Comisión Europea ha llamado una “oleada de renovación inmobiliaria”, con un presupuesto de inversión anual de 250.000 millones de euros, que será cubierto en una quinta parte con financiación pública a través de fondos estructurales y del Banco Europeo de Inversiones, y el resto, supuestamente con financiación privada.

España cuenta con la voluntad política, la tecnología, el tejido empresarial y los recursos privados para cubrir las necesidades de financiación que los fondos públicos no pueden cubrir”, señala el manifiesto.

“Tenemos la oportunidad de aprovechar el potencial de la rehabilitación energética para afrontar de forma unida estos dos grandes retos a los que nos enfrentamos: la recuperación económica tras la pandemia y la lucha contra la emergencia climática”, añade.

El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica que el Gobierno ha remitido al Congreso de los diputados es “ambicioso en sus objetivos” y eleva hasta un mínimo del 35% el ahorro en el consumo de energías primarias que se tiene que producir por la aplicación de medidas de mejora de la eficiencia (con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria).

“Desde Rehabilitar el Futuro, aplaudimos la firme decisión con la que las administraciones públicas están situando la lucha contra el cambio climático en el centro de sus políticas. Una vez establecidos los objetivos, es necesario el desarrollo de las políticas e instrumentos efectivos que permitan alcanzarlos. Es hora de pasar de la emergencia climática a la emergencia legislativa; de las palabras y compromisos, a los hechos y los medios”, afirma el comunicado.

Además del citado reconocimiento del carácter de interés general de la mejora de la eficiencia energética, las propuestas de Rehabilitar el Futuro incluyen medidas fiscales, administrativas, financieras y de certificación y seguimiento, entre otras, en un marco de colaboración público-privada, con el objetivo de maximizar la contribución de la rehabilitación energética a la recuperación económica y a la lucha contra el cambio climático, con el mínimo impacto en las cuentas públicas, y favoreciendo los esquemas de autofinanciación a través de los ahorros energéticos.

  • La propuesta sigue las recomendaciones de la última directiva europea de eficiencia energética en edificación con el fin de conseguir el mejor resultado posible en rehabilitaciones llevadas a cabo por fases
  • Se dirige a todos los agentes del sector de la edificación, desde la administración y la industria hasta los habitantes de las viviendas, propietarios e inquilinos
  • Es un instrumento que acompañará a cada comunidad de vecinos a lo largo del proceso de rehabilitación del edificio para mejorar la calidad de vida y reducir su impacto ambiental

Cíclica y Green Building Council España (GBCe) lanzan el PAS-E, Pasaporte del edificio, un instrumento para la rehabilitación profunda por pasos que puede descargarse en la web www.pas-e.es. Se trata de un plan de acompañamiento a la comunidad y un plan de rehabilitación del edificio, que se traduce en una hoja de ruta que marca una secuencia de intervenciones a realizar adaptada a las necesidades de las personas. Incluye ejemplos prácticos e indicaciones para abordar el marco legislativo, operativo, financiero y social.

Con esta herramienta se pretende acelerar la rehabilitación energética de edificios en nuestro país, conforme a la Directiva (UE) 2018/844 relativa a la eficiencia energética, que exige la completa descarbonización del parque edificado de la Unión Europea para 2050 y una tasa de rehabilitación energética integral del parque residencial de un 3% anual hasta esa fecha.

La directiva se enmarca en el conjunto de propuestas políticas del Green Deal o Pacto Verde Europeo, promovido por la Comisión Europea. Entre las medidas concretas que recoge se encuentra la implementación de un sistema de pasaporte del edificio a nivel comunitario. Además de estudiar en profundidad esta propuesta, para la publicación del PAS-E, Pasaporte del edificio también se han estudiado otras iniciativas y experiencias de referencia en varios estados europeos, como Alemania, Francia o los Países Bajos, entre otros.

La propuesta del PAS-E da respuesta a las peticiones y demandas de diversos expertos del sector que creen que para dinamizar la rehabilitación es necesario desarrollar nuevos instrumentos técnicos de alta calidad, útiles y fiables. Integrando las diferentes herramientas y sellos existentes, como el Certificado de Eficiencia Energética, el Libro del Edificio o el Informe de Evaluación del Edificio, deben permitir fijar objetivos concretos de calidad del parque construido en un plazo de tiempo definido y facilitar, fomentar y financiar las actuaciones precisas para alcanzarlos. El Pasaporte del edificio es la respuesta europea a esta necesidad, en forma de instrumento normativo de nueva generación.

Hacia la rehabilitación: más calidad de vida y menos impacto ambiental

El PAS-E, Pasaporte del edificio es un instrumento creado para acompañar a cada comunidad de vecinos a lo largo de todo el proceso de rehabilitación de su edificio. Contempla cinco fases: diagnóstico, planificación, compromiso, ejecución y evaluación.

Su objetivo final es aumentar la calidad de los edificios rehabilitados con una visión integral, con el fin de mejorar las condiciones de vida y reducir el impacto ambiental en todo su ciclo. Es, por tanto, un plan individualizado para cada edificio unifamiliar o plurifamiliar que considera de forma holística los tres ámbitos relacionados con la mejora de la habitabilidad: la calidad técnica de los sistemas constructivos y las instalaciones, la calidad funcional de las viviendas y la eficiencia en el uso de los recursos, especialmente los energéticos e hídricos.

“La intención no es tanto proporcionar un modelo perfectamente definido, como abrir un debate a nivel nacional sobre la oportunidad de aprovechar el impulso europeo para acelerar la regeneración urbana en España, que representa el segundo objetivo estratégico de la Agenda Urbana Española. En los próximos meses, seguiremos trabajando en ese sentido”, señala Dolores Huerta, secretaria técnica de GBCe. Por ello, el Pasaporte está dirigido a todos los agentes del sector de la edificación, desde la administración y la industria, hasta los propios usuarios y propietarios de los inmuebles.

Por su parte, Joaquim Arcas, presidente de Cíclica, recuerda que “activar el sector de la rehabilitación es clave, pero sin duda depende de nosotros desarrollar las medidas e instrumentos necesarios para acelerar la transición. De ahí la importancia de contar con una herramienta como el PAS-E, pasaporte del edificio”.

Red de apoyo al Pasaporte del edificio

La iniciativa del Pasaporte del edificio en España cuenta con el apoyo de instituciones, empresas y profesionales pertenecientes o con fuertes vínculos con el sector de la edificación. Conjuntamente, forman la red de apoyo sobre la que iniciar el proceso participativo de definición e implementación de este nuevo instrumento. “Únicamente desde la colaboración y el consenso entre todos los agentes es posible alcanzar un modelo de Pasaporte del edificio útil y eficaz que permita hacer realidad la regeneración urbana en clave de calidad de vida y sostenibilidad”, concluye Arcas.